Puerto Madryn

Los hermanos Sastre destacaron la nueva inversión de Red Chamber

Red Chamber, firma que se hiciera cargo de la planta de Alpesca en Madryn, había anunciado un plan de recupero para la flota de barcos pertenecientes a la ex firma.

Así, Red Chamber Argentina consiguió que el Promarsa III vuelva a pescar, recicló completamente al desmantelado Cabo Vírgenes y comenzó a reconstruir el Promarsa I, que actualmente se encuentra en dique seco donde se le están realizando las primeras reparaciones.

Recordemos que en octubre del año pasado la compañía firmó un acuerdo con Cancillería Argentina y Tandanor para invertir un total de 45 millones de dólares en la construcción de dos nuevos barcos pesqueros, que reemplazarán a los buques hundidos en la costa de Puerto Madryn. El plan también contempla la reparación de la planta de procesamiento.

“Cuando una empresa como Red Chamber Argentina realiza inversiones constantes, es imposible no recordar aquellos años de lucha durante el conflicto de Alpesca, y las gestiones para recuperar la planta. Nos tocó estar al frente del municipio y en conjunto con el gobierno provincial de Martín Buzzi, pudimos llegar a un acuerdo con Red Chamber. Hoy, con el paso de los años, nos damos cuenta que la decisión fue acertada”, admite el vicegobernador.

Y resalta además que “desde que se hicieron cargo de la planta, la misma ha tenido grandes avances, al margen de celebrar que se apuesta al crecimiento continuo y a la generación de fuentes de trabajo genuinas”.

Por su parte el intendente Gustavo Sastre, indicó que “para la ciudad estas inversiones son muy importantes. Estamos hablando de seguir generando puestos de trabajo, y de seguir ampliando la capacidad operativa de una planta que seguirá siendo modelo. Tenemos una excelente relación con la firma y con sus representantes, y con Marcelo Mou, Presidente de la empresa, existe un diálogo fluido y constante que nos permite seguir articulando acciones en beneficio de los ciudadanos”.

MAYOR INVERSIÓN

La empresa recibió el barco completamente desmantelado y un año después ya está listo para navegar. “Fue un trabajo intenso en el que prácticamente construimos un nuevo barco” admitió Marcelo Mou, Presidente de la compañía, que reconstruyó a nuevo el buque Cabo Vírgenes, en medio de la pandemia.

“En total reemplazamos más de 50 toneladas de acero y sustituimos el 80 por ciento de las instalaciones eléctricas del buque que habían sido robadas, al igual que los motores, cables y mobiliario” detalló Mou, agregando que “nuestra empresa da trabajo a más de 400 personas en relación de dependencia y confiamos que los barcos que volverán a navegar dinamicen aún más la industria y sumen valor agregado a la Patagonia” finalizó Mou.

Dejanos tus comentarios

Comments are closed.