Nacionales

Milei: “Los últimos 20 años han sido una orgía de gasto público”

Javier Milei arribó este viernes 1° de marzo al Congreso de la Nación Argentina para inaugurar las 142° Sesiones Ordinarias junto a la vicepresidente Victoria Villarruel.

Durante su discurso, el presidente cuestionó a la política nacional, criticó los gobiernos socialistas de los últimos años y además habló de la herencia tras el final del mandato del gobierno de Alberto Fernández.

“Luego de más de 100 años de modelo empobrecedor, los últimos 20 años han sido un desastre económico, con una orgía de gasto públicoemisión descontrolada y la peor herencia que un gobierno haya recibido”, lanzó el mandatario.

Dirigiéndose a las gestiones previas, Milei criticó y dijo: “esto nos dejaron a nosotros, en un país de los más importantes del mundo. Un Estado que hace todo y todo lo hace mal. Como señalara Milton Friedman, nada de lo que venga del Estado puede funcionar. La mejor manera de gastar es el dinero propio en uno mismo. Cuando se gasta el dinero de otro en uno mismo se cae en el despilfarro. No hay forma peor de gastar que gastar el dinero de otros en otros, que es lo que hace el Estado”, explicó.

“Si bien hubo licuación, hubo motosierra y fue todo para la política. La inflación seguirá cayendo y la salida del cepo está cada vez más cerca”, enfatizó.

Por otro lado, hizo mención de la situación en materia de seguridad en todo el país. “En materia de seguridad nos encontramos con una sociedad abandonada a su suerte, ciudades enteras rehenes del narcotráfico, las calles tomadas por el caos y el desorden, ambos generados por las organizaciones de izquierda en su afán de extorsionar constantemente a los distintos gobiernosun caos que la política alimentó durante los últimos 20 años para beneficio propio». Además, añadió: «unas Fuerzas de seguridad maltratadas y pisoteadas por los gobiernos anteriores que los ataron de manos y les impidieron cumplir con su trabajo, poniéndose del lado de los delincuentes ejemplificados en el absurdo de soltar presos durante la pandemia”.

Con más declaraciones, el presidente fue a la parte educativa e hizo un crudo análisis de lo que observó en su asunción. “Es una crisis que ya arrastra décadas, que es cada vez más profunda y que ha redundado en que hoy la mitad de los chicos de 3er grado no entiendan lo que leen en Argentina y el 70% no pueda resolver un problema de matemática básica. Esa es la realidad del país con más premios nobel de la región que supo ser en su pasado un faro de la calidad educativa. En analfabetismo insipiente es a la educación lo que la inflación es a nuestra economía. En el plano de la educación superior la creación de universidades de ha convertido en un negocio más de la política y en los profesorados constituidos de formación docente proliferan currículas educativas de izquierda, abiertamente anticapitalistas y antiliberales en un país donde lo que se necesita es más capitalismo y más libertad”.

Además, admitió no contar con el apoyo legislativo, pero reveló que sí tiene uno muy importnate. “Soy un presidente que puede no tener el poder de la política, pero tengo el apoyo de millones de argentinos que quieren un cambio de verdad. La victoria en la guerra no depende de sus soldados, sino de las fuerzas que vienen del cielo”, dijo con su tradicional frase.

“A diferencia de algunos de ustedes, que están pensando en su próxima reelección, o en sus propios intereses, nosotros sólo pensamos en la causa de la libertad, en reconstruir nuestra nación y brindar un futuro de libertad a nuestros hijos a cualquier precio. Sin embargo, la confrontación no es el camino que queremos ni el que elegimos, hay otro posible, distinto, de acuerdo y no de conflicto. Acuerdo sí, no al consenso contra el cambio”, sostuvo.

Dejanos tus comentarios

Comments are closed.