Tag

alimentos

Browsing

En un mes complejo por cuestiones estacionales, señalan que un menor incremento en los alimentos puede ayudar a contener la suba del IPC

Diciembre suele ser uno de los meses con más problemas en materia de inflación, debido a los aumentos estacionales en distintos bienes y servicios. El IPC tiende a acelerarse en el último mes del año.

En ese sentido, una menor evolución del precio de los alimentos y distintos productos de consumo masivo, puede ayudar a contener la suba del índice general, según publica Ámbito.

Desde el inicio del programa Precios Justos, se fijó un tope del 4% en los aumentos para distintos artículos esenciales durante cuatro meses.

A partir del acuerdo entre el Gobierno y las empresas, la inflación en alimentos desaceleró su marcha en las últimas semanas. Y eso, aseguran consultoras privadas, se vería reflejado en el dato de inflación de noviembre y también se percibe en los primeros días de diciembre.

Al respecto, desde la consultora Eco Go señalaron que el “relevamiento correspondiente a la primera semana de diciembre exhibió una variación de 0,6% de los precios de los alimentos con respecto a la semana previa”.

“Esto implica una desaceleración del indicador, que se redujo 0,1 p.p. en el margen. Con este dato y considerando una proyección de variación del 1% para las semanas restantes, la inflación de alimentos consumidos en el hogar en diciembre alcanzaría el 4,2% mensual”, agregaron.

Se llevará a cabo el jueves 8 y viernes 9 de diciembre de 17 a 20 horas en la Sede Vecinal del barrio Roque González. Las inscripciones se realizarán el lunes 5 y el martes 6. Es abierto a la comunidad.

La Subsecretaría de Prevención y Protección Ciudadana y la Oficina de Asociaciones Vecinales de la Municipalidad de Puerto Madryn convocan a una nueva edición del curso de manipulación de alimentos.

Esta capacitación tiene como objetivo brindarle a los manipuladores de alimentos y a la población interesada, conocimientos, herramientas y competencias técnicas requeridas para llevar a cabo un adecuado proceso en el manejo de alimentos.

El curso se desarrollará el jueves 8 y viernes 9 de diciembre de 17 a 20 horas en la Sede Vecinal del barrio Roq ue González, ubicada en José Alberdi y Albarracín. Las personas interesadas deberán anotarse con DNI el lunes 5 a las 10 horas en la Sede mencionada o el martes 6 a las 10 horas en la Sede Vecinal del barrio Jardín Gobernador Fontana (Buenos Aires entre España y Avenida Gales).

Cabe destacar que las inscripciones serán por orden de llegada hasta completar los 30 cupos en cada lugar.

Luego de anotarse, se deberá abonar un canon de 4118 pesos en Belgrano 585.

El día del curso es obligatorio presentar la constancia de inscripción, comprobante de pago, cuaderno y lapicera.

En las primeras cuatro semanas del mes, los alimentos acumularon una suba de 3,5%. Es el dato más bajo este año.

La inflación es uno de los temas que más preocupa al Gobierno Nacional y que tiene en vilo a todo el país. Aunque noviembre parece darle un respiro al bolsillo, ua que la suba en el precio de los alimentos se desaceleró con relación a los meses previos.

El índice de alimentos y bebidas que releva la consultora LCG presentó una suba del 3,5% en las primeras cuatro semanas de noviembre, medido de “punta a punta”, publicó Ámbito.

Se trata del incremento más bajo en lo que va del año para este indicador, si se lo compara con las mismas semanas de meses anteriores.

“En la cuarta semana de noviembre el índice cerró con un aumento de precios del 1% semanal, acelerando 0,3 p.p. respecto a la semana previa. La inflación promedio mensual desaceleró por sexta semana consecutiva, ubicándose en 4%, el menor valor en cuarenta y tres semanas (finales del mes de enero)”, señalaron desde la firma.

“Esta semana el porcentaje de productos con incrementos de precios volvió a disminuir, ubicándose en un 17%. El promedio de las cuatro semanas se ubica en un 24%, lo cual significa que todos los productos de la canasta tendrían al menos un incremento de precios en algo más de un mes”, agregaron.

Tal como se desprende del estudio, en lo que va de noviembre, las frutas encabezan las subas, con un alza de 12,5%. Le sigue “azúcar, miel, dulces y cacao” y “comidas listas para llevar”, con 6,9%. Los “productos lácteos y huevos” subieron 6,3%. Las carnes, en tanto, treparon 1,4% y las verduras, 0,1%.

Los supermercados ya comenzaron a surtir sus locales con productos para las Fiestas. El cepo a las importaciones afecta la variedad en decoración. El costo de la cena de Noche Buena

Si bien todavía falta un mes para las Fiestas, y en el medio los argentinos estarán pendientes del Mundial, las góndolas de los supermercados ya empezaron a tener espacios exclusivos con oferta navideña, aunque con precios que superan la inflación interanual, como sucede con muchos productos que son estacionales.

Tanto es así que las típicas cajas que ofrecen las cadenas comerciales subieron, en la gran mayoría de los casos, entre 100% y 130% respecto de las que ofrecían para la misma época del año pasado; varios puntos por sobre la tasa de inflación que a octubre -último dato del Indec- alcanzó el 88 por ciento.

En lo que respecta a la oferta de decoración, este año las fuentes consultadas por Infobae destacaron que será más pobre. Las fuertes restricciones a las importaciones de los últimos meses debido a la falta de dólares hizo que los supermercados no pudieran ingresar al país lo que habitualmente ingresan del exterior para esta época, por lo que los salones serán vestidos con lo que les quedó del año pasado más algo de lo que el Gobierno les haya aprobado en los últimos días y parte de productos nacionales.

Los salones serán vestidos con lo que les quedó del año pasado más algo de lo que el Gobierno les haya aprobado importar

Si bien el equipo de la Secretaría de Comercio les prometió a los supermercados que si participaban del programa Precios Justos les liberarían los permisos (SIRA) adeudados, todavía ello no ocurrió y los tiempos burocráticos de liberación de la mercadería que está en el puerto y la llegada a las sucursales no se da de un día para el otro. El arbolito se arma el 8 de diciembre, por lo que sólo restan dos semanas.

Lo que sí ya comenzó a estar presente en las góndolas son los alimentos típicamente navideños, que llegaron con aumentos variados pero la gran mayoría por encima del 100% respecto de fines de 2021. Las cajas que ofrecen las cadenas de supermercados, de distintos colores y precios, tuvieron incrementos de hasta 140%, en algunos casos.

Según pudo detectar Infobae, Coto ofrece la caja más económica (verde) a $1.299, cuando el año pasado costaba $550 (136% más), mientras que la media (roja) pasó de $1.259 a $2.999 (138%) y la premium (negra), de $1.899 a $3.999 (110%).

En el caso de Carrefour, el mix básico de productos subió 105%, de los $579 del año pasado a $1.190 este año; el intermedio subió de $979 a $2.190 (123%) y la más costosa, la caja azul, trepó de $1.689 a $3.790 este año, es decir, 124 por ciento.

En el caso de las canastas de Disco, la roja subió de $690 a $1.149 (66%); la verde, de $1.099 a $2.499 (127%), y la negra, de $1.999 a $3.999 (100 por ciento).

Al margen del costo de las cajas, que igualmente se considera en el sector una muy buena referencia porque incluyen todos productos vinculados con las Fiestas, un pequeño relevamiento de Infobae -a partir de precios promedio de distintos ítems tomados por Consumidores Libres el año pasado y las mismas referencias de las páginas web de los supermercados para este año-, arrojó incrementos de 100% o más en los últimos 12 meses.

Igual producto, valores diferentes

Otra característica del momento es la enorme dispersión de precios, al punto que un mismo producto en distintas cadenas o comercios de proximidad puede tener una variación notable. El pan dulce Marcolla, por ejemplo, que para las Fiestas de 2021 costaba, según Consumidores Libres, $463, hoy se presenta a $875 en un supermercado y $930 en otro (89% y 100%, de diferencia, respectivamente).

A su vez, el budín con frutas marca Arcor de 215 gramos tenía un valor de $215 y hoy está en $450 o más. El pan dulce Bagley subió de $493 a $976 o $1.170, según la cadena, y las garrapiñadas de maní Bariloche trepó de $125 a $242. El atún La Campagnola de 170 gramos costaba $330 el año pasado y hoy vale más de $600. El kilo de asado se mantuvo en $1.000 a $1.200 el kilo aproximadamente, mientras que el de pollo sí subió de $230 a 350 pesos.

En cuanto a las bebidas, la sidra Real blanca de 720 ml tenía un precio de $400 a fines de 2021 y hoy vale $650, mientras que la marca Victoria también se duplicó en un año, al pasar de $220 a $449. A su vez, el champagne Federico de Alvear se encareció de $445, según Consumidores Libres, a $777, aunque actualmente está en promoción y llevando 3 se puede comprar a $518 en algunas cadenas.

El pasado martes, el INDEC informó la suba de precios de los alimentos. Se trató del rubro que más incidió en la inflación de todas las regiones, con verduras, tubérculos, legumbres y frutas como los productos que más se incrementaron, todos estacionales.

Los alimentos que forman parte de la canasta básica se encuentran entre los que mayor aumento de precio registraron en la comparación interanual.

En el top 10 se encuentran cebolla, papa, batata, azúcar, aceite de girasol, huevos de gallina, fideos secos tipo guisero, café molido y harina de trigo común 000, todos por encima del 120%, y hamburguesas congeladas, apenas rozando ese porcentaje.

Los únicos tres productos cuyo aumento interanual no superó el 50% fueron arroz blanco simple, tomate entero en conserva y tomate redondo.

De acuerdo con los datos del INDEC, la cebolla fue el alimento que más subió de precio en octubre respecto del mismo mes de 2021, al pasar de $56,67 a $380,97, el kilo, lo que representó un incremento del 572,26% en apenas 12 meses. La papa le siguió de cerca, con un aumento del 323,87%, al subir de $52,86 a $224,06 el kilo. En ambos casos se trata de productos básicos de consumo para la mayoría de las familias argentinas.

El tercer aumento más alto fue el de la batata, que pasó de $82,07 a $307,11 el kilo, lo que representó una suba de 274,20%. El azúcar se incrementó 214,83% (subió de $78,87 a 248,31 por kilo); mientras que el aceite de girasol creció un 146,22% (de $290,33 a $714,85 el litro).

Por debajo se ubicaron los huevos de gallina, 145,27% (pasaron de $153,69 a $376,96 la docena); los fideos secos tipo guisero, 128,44% (de $77,52 a $177,09 el medio kilo); el café molido, 124,96% (de $429,75 a $966,76 el medio kilo); la harina de trigo común 000, 123,26% (de $59,29 a $132,37 el kilo) y las hamburguesas congeladas, 119,58% (de $310,7 a $682,25 por cuatro unidades), el único producto que no superó el 120% interanual dentro del top 10.

De las diez frutas y verduras que releva el INDEC dentro del Índice de Precios al Consumidor (IPC), tres encabezan los primeros tres alimentos y bebidas que más subieron de precio, y en total son cinco las que forman parte del top 20 (cebolla, papa, batata, manzana deliciosa y zapallo anco). Todos más que duplicando su valor en apenas un año.

Solo dos, lechuga y tomate redondo, se encuentran entre los cinco que menos subieron, pero con cifras también muy altas, 62,94% y 20,04% interanual, respectivamente.

La Subsecretaría de Prevención y Protección Ciudadana y la Oficina de Asociaciones Vecinales de la Municipalidad de Puerto Madryn convocan a una nueva edición del curso de manipulación de alimentos.

Esta capacitación tiene como objetivo brindarle a los manipuladores de alimentos y a la población interesada, conocimientos, herramientas y competencias técnicas requeridas para llevar a cabo un adecuado proceso en el manejo de alimentos.

El curso se desarrollará el sábado 19 de noviembre de 9:30 a 15:30 horas en el Bingo Municipal (Belgrano 585). Las personas interesadas deberán anotarse con DNI el jueves 17 a las 10 horas en las Sedes Vecinales del barrio Gobernador Galina (Dorrego 1288) o la del barrio del Desembarco, ubicada en Libertad y Avenida Roca.

Cabe destacar que las inscripciones serán por orden de llegada hasta completar los 30 cupos en cada lugar mencionado.

Luego de anotarse, se deberá abonar un canon de 4118 pesos en Belgrano 585.

El día del curso es obligatorio presentar la constancia de inscripción, comprobante de pago, cuaderno y lapicera.

Este martes el INDEC informó la suba de precios de los alimentos, el cual alcanzó el 6,2% en octubre y acumuló un alza del 91,6% en los últimos 12 meses.

Se trató del rubro que más incidió en la inflación de todas las regiones, con verduras, tubérculos, legumbres y frutas como los productos que más se incrementaron, todos estacionales.

Los alimentos que forman parte de la canasta de los sectores más desprotegidos se encuentran entre los que mayor aumento de precio registraron en la comparación interanual.

En el top 10 se encuentran cebolla, papa, batata, azúcar, aceite de girasol, huevos de gallina, fideos secos tipo guisero, café molido y harina de trigo común 000, todos por encima del 120%, y hamburguesas congeladas, apenas rozando ese porcentaje.

Los únicos tres productos cuyo aumento interanual no superó el 50% fueron arroz blanco simple, tomate entero en conserva y tomate redondo.

Top 10 de los alimentos que más subieron de precio.

De acuerdo con los datos del INDEC, la cebolla fue el alimento que más subió de precio en octubre respecto del mismo mes de 2021, al pasar de $56,67 a $380,97, el kilo, lo que representó un incremento del 572,26% en apenas 12 meses. La papa le siguió de cerca, con un aumento del 323,87%, al subir de $52,86 a $224,06 el kilo. En ambos casos se trata de productos básicos de consumo para la mayoría de las familias argentinas.

El tercer aumento más alto fue el de la batata, que pasó de $82,07 a $307,11 el kilo, lo que representó una suba de 274,20%. El azúcar se incrementó 214,83% (subió de $78,87 a 248,31 por kilo); mientras que el aceite de girasol creció un 146,22% (de $290,33 a $714,85 el litro).

Por debajo se ubicaron los huevos de gallina, 145,27% (pasaron de $153,69 a $376,96 la docena); los fideos secos tipo guisero, 128,44% (de $77,52 a $177,09 el medio kilo); el café molido, 124,96% (de $429,75 a $966,76 el medio kilo); la harina de trigo común 000, 123,26% (de $59,29 a $132,37 el kilo) y las hamburguesas congeladas, 119,58% (de $310,7 a $682,25 por cuatro unidades), el único producto que no superó el 120% interanual dentro del top 10.

De las diez frutas y verduras que releva el INDEC dentro del Índice de Precios al Consumidor (IPC), tres encabezan los primeros tres alimentos y bebidas que más subieron de precio, y en total son cinco las que forman parte del top 20 (cebolla, papa, batata, manzana deliciosa y zapallo anco). Todos más que duplicando su valor en apenas un año.

Solo dos, lechuga y tomate redondo, se encuentran entre los cinco que menos subieron, pero con cifras también muy altas, 62,94% y 20,04% interanual, respectivamente.

Hace años que el país dejó de tener movilidad social ascendente, salvo algunos períodos que los expertos consideran “burbuja”.

La clase media argentina: ese gran ideal, la aspiración máxima de un país que siempre se enorgulleció de ser, justamente, un “país de clase media”. Los pilares de ese gran conjunto empezaron a flaquear: ingresos erosionados por la alta inflación, devaluaciones, dificultades para acceder a la casa propia y un trabajo formal que ya ni siquiera garantiza la salida de la pobreza. Hoy, en cambio, más y más argentinos se autoperciben de clase baja, publica TN.

Es más, seis de cada 10 argentinos reconocen que son (o se sienten) de clase media baja o baja. En cambio, cuatro de cada 10 se autoperciben de “clase media típica” y un porcentaje menor de clase media alta o alta, según un informe de la consultora Moiguer y Asociados al que TN accedió en exclusiva.

“Argentina es un país que estuvo históricamente fragmentado, pero que se construía bajo el imaginario de clase media, sostenido en la idea de la movilidad social ascendente. Hoy nos encontramos con otra realidad: una estructura social donde los extremos son cada vez más fijos”, señala el informe de la consultora.

El problema, señala Fernando Moiguer, director de la consultora, es que aunque la Argentina crezca a tasas chinas durante cerca de una década, la base de la pirámide está cada vez más asentada. Y estar asentada, en este caso, es una palabra con tinte negativo.

Un 50% de la clase baja superior y un 91% de la clase baja ya son “crónicos”, es decir, están en posiciones casi inamovibles hacia arriba, según el informe.

“Hay escasísima movilidad social -apunta Moiguer-. Nos estamos pareciendo más a otros países de América Latina como Bolivia o Chile”.

Clase media en rojo

“Hace décadas que la Argentina ha dejado de tener movilidad social ascendente, salvo procesos con vigencias muy breves. El imperio de la inflación, que ha sido endémica, hace detener procesos que podrían ser mucho más largos”, suma, en el mismo sentido, Sergio Visacovsky, investigador principal de Conicet. El especialista dedicó años al estudio de la clase media argentina y publicó libros al respecto.

Visacovsky señala que, a pesar de que la clase media se achica cada vez más y cambia sus consumos, su capacidad de ahorro y de inversión, todavía hay una identidad muy fuerte relacionada con este concepto. “La clase media es muy central en buena medida de las políticas públicas y eso trasciende los colores políticos: los discursos están muy marcados por ese ideal de inclusión y de recuperación, al estilo: ‘Vamos a volver a ser un país de clase media’”, dice.

Otro de los grandes problemas es que los pilares sobre los que históricamente se construyó la clase media en la Argentina están débiles. Por un lado, la casa propia, un sueño cada vez más lejano en un país sin crédito hipotecario y con desfasaje entre los salarios y el precio del metro cuadrado.

Por el otro, el trabajo formal: ya no garantiza un pase a la clase media. “Hay una percepción de nostalgia de un pasado en el que fue posible materializar el ideal de la clase media, en el que hubo años en los que se podía acceder a la casa propia y al auto. El ideal de la clase media, en ese entonces, se correspondía con su posibilidad concreta de materialización”, detalla Visacovsky.

El dato corresponde a las primeras dos semanas de noviembre y crece la preocupación por los productos frescos, que quedaron al margen de Precios Justos. El martes, el Indec publicará el dato de la inflación de octubre
Horas después de que el Gobierno nacional anunciara Precios Justos, el plan para mantener los valores de 1500 productos, se conoció que en la segunda semana del mes los alimentos aumentaron un 1,2%. Sumado al 0,7% de incremento que se había registrado en los primeros siete días, arroja casi un 2% en noviembre.

El dato, obtenido a partir de un relevamiento de la consultora LCG, preocupa en la Casa Rosada ante la imposibilidad de frenar la escalada inflacionaria de los productos que quedaron fuera del congelamiento. Por ejemplo, el grueso de los alimentos frescos, con excepción en algunos lácteos.

Es que mientras una parte de los productos de consumo masivo tendrán -en caso de cumplirse el acuerdo sellado entre la Secretaría de Comercio Interior y los empresarios del rubro- precio fijo durante cuatro meses, alimentos como el grueso de los lácteos, huevos y frutas continúan en un alza sin control.

Según el estudio, que mide 8000 alimentos en cinco cadenas comerciales, en la segunda semana de noviembre la suba de precios de los alimentos promedió 1,18%, acelerándose 0,47 puntos porcentuales respecto de la semana anterior.

El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual del 6,1% en promedio en las últimas cuatro semanas, y de 4,6% punta a punta en el mismo período.

El trabajo de LCG reveló que el rubro frutas lideró las subas por tercera semana consecutiva. Solo en la segunda de noviembre registró una inflación de 4,8%, seguido por azúcar, miel, dulces y cacao; y aceites, ambos con un 2% de incremento.

Detrás se ubicó el rubro condimentos y otros productos alimenticios (1,9%); productos lácteos y huevos (1,7%); bebidas e infusiones para consumir en el hogar (1,7%); y comidas listas para llevar (1,7%). Finalmente se sitúan los productos de panificación, cereales y pastas (1,1%); y carnes (0.3%).

El único rubro que mostró una reducción de precios fue el de las verduras, con una retracción del 0,2% tras la escalada inflacionaria que sufrió durante el primer tramo del año.

Entretanto, este martes se conocerá el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec, un dato clave que definirá si efectivamente el año terminará con una inflación anual de tres dígitos o se mantendrá en las dos cifras. Las estimaciones de las consultoras privadas anticipan un 6,2% para octubre, lo cual confirmaría que no habrá desaceleración respecto del mes anterior.

El Centro de estudios José María Rey del Partido Socialista de Puerto Madryn sigue adelante con el relevamiento mensual de precios de la canasta básica de alimentos en nuestra ciudad.

Así, en Octubre 2022, el aumento de precios de dicha canasta fue del 7,3%.

En este sentido remarcaron los artículos que registran el mayor porcentaje de aumentos; Puré de tomate x 540 grs. (40%), Pan Común x Kg (44%), Papa lavada x Kg (41%)Asado s/h x Kg (38%), Aceite girasol x 1,5 lts- (20%), Azúcar x kg (41%), Banana x Kg (21%).

El relevamiento de precios del mes de octubre muestra que la inflación se mantiene lo cual sigue minando el poder adquisitivo de los ingresos de las familias.

Los productos relevados corresponden a productos cárneos, vegetales y frutas, no perecederos y artículos de limpieza, tomándose siempre las mismas marcas y en las mismas bocas de expendio. El índice comunicado no refleja el aumento del costo de vida ya que no incluye tarifas de servicios, vestimenta, esparcimiento, combustibles, etc.

Con el porcentaje de aumento de precios relevado en el mes de Octubre 2022 y de mantenerse estos guarismos, se llega a la conclusión que durante todo el año 2022 el porcentaje de aumento de los 50 productos de la canasta para cubrir las necesidades básicas en Puerto Madryn será del 92,1 %, es decir que, si en enero 2022 un hogar gastaba $ 30.000 mensuales en alimentos y productos de limpieza, en diciembre de 2022 deberá disponer de $ 57.630.

Como siempre desde el centro de estudios agradecieron a los comercios que les permiten realizar el trabajo, a quienes mes a mes realizan el relevamiento y a los medios de prensa por la difusión.