Tag

Argentina en transición

Browsing

Dos días antes para el cambio de Gobierno el presidente Mauricio Macri y su sucesor Alberto Fernández comparten la misa por la «unidad y la paz» convocada por la Iglesia católica en la basílica de Luján, por el día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

La ceremonia arrancó a las 11, fue convocada por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) y es presidida por su titular Oscar Ojea. Mientras que la homilía estará a cargo de monseñor Jorge Eduardo Scheinig, arzobispo de Mercedes-Luján. En el llamado a la misa la Iglesia convocó «al Pueblo de Dios y a todos los sectores sociales y políticos que deseen participar, a rezar juntos por la Patria».

Macri y Fernández llegaron minutos antes de las 11 y están acompañados por sus respectivas esposas, Juliana Awada y Fabiola Yañez. Del lado del Presidente están entre otros su vice Gabriela Michetti; la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal y jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, y su gabinete.

De parte de Fernández hay dirigentes cercanos, de su futuro gabinete, como Santiago Cafiero, que coordinará a los ministros. También asisten a la misa representantes de los sindicatos, las empresas, los movimientos sociales y otros credos.

El mandatario saliente y su sucesor, si bien compartieron comunicaciones telefónicas y mensajes de WhatsApp, se vieron por última vez el 28 de octubre en Casa de Gobierno, un día después de las elecciones generales en las que ganó el candidato del Frente de Todos.

Previo a la misa monseñor Scheinig dijo que se trata de «un gesto a los pies de la Virgen», que considera, «es un regalo de ella misma para la Nación, teniendo en cuenta los momentos tan delicados para América Latina y para la Argentina». En diálogo con la agencia de católica de noticias AICA indicó que se trata de «un momento histórico para nuestra democracia, en plena transición y llegando a fin de año en paz».

Dijo que están «muy comprometidos a rezar» para que en la Argentina crezca «unidad y diálogo», para poder vivir «en una ‘Cultura del Encuentro'». «La principal misión de la misa es pedir para que podamos hacer una Patria de hermanos», afirmó.

La transición interminable un día tenía que terminar. El viernes que viene Alberto Fernández presentará su gabinete, estirando todo lo posible los plazos, lo que evitó un desgaste prematuro de los elegidos y la sensación de cogobierno con Mauricio Macri, pero también habilitó un sube y baja de nombres, muchas veces alimentado por rumores u operaciones políticas. Al fin, en la semana que inicia se despejarán todas las incógnitas. Por lo que se sabe, Fernández optará por un gabinete numeroso, con 19 ministros. Varias áreas volverán a tener rango ministerial, luego de la devaluación que les hizo la gestión macrista que las redujo a secretarías. Podrían leerse como una declaración de principios: Trabajo, Salud, Ciencia y Técnica, Obras Públicas, Cultura, Medio Ambiente. Más dos que se agregan: Equidad y Género y Vivienda y Hábitat.

* Jefatura de Gabinete

Se viene repitiendo una tradición desde las épocas, justamente, de Alberto Fernández. Quien actúa como jefe de campaña en la victoria luego sigue como jefe de Gabinete en el gobierno. El gesto se repetirá con Santiago Cafiero, uno de los cargos que nunca estuvo en duda. Miembro fundador del Grupo Callao, desde el año pasado Cafiero actúa como la mano derecha de Alberto Fernández y es de imaginar que se convertirá en una de las caras más reconocibles de la nueva gestión. Puede presumir de peronismo pura sangre: es nieto de Antonio e hijo de Juan Pablo, quien probablemente vuelva a la embajada argentina en el Vaticano, cargo que ocupó hasta 2014. En una de las secretarías que dependerán de él, la de Asuntos Parlamentarios y Gestión Política, trabajará el referente del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro, otro de los que colaboró en la campaña del Frente de Todos y tiene una relación muy cercana con Fernández.

* Secretarías de Presidencia

Hay secretarías que dependen directamente del presidente. La más conocida es la secretaría general de la Presidencia, siempre reservada a alguien de estrecha confianza del mandatario porque, entre otras cosas, se encarga de manejar el protocolo y también el funcionamiento de la Casa Rosada y de la Quinta de Olivos. En este caso irá Julio Vitobello, un abogado que se desempeñó en la Sigen y en la Oficina Anticorrupción durante el kirchnerismo. Vitobello es uno de los integrantes de la mesa de amigos de la política de Fernández, que cada tanto se juntan a comer. Gustavo Beliz ocupará la secretaría de Asuntos Estratégicos, un cargo desde que manejará todo lo que tenga que ver con la reforma y modernización del Estado. Si bien se conocen desde hace muchos años y trabajaron juntos en el primer tramo del gobierno de Néstor Kirchner, Beliz volvió hace unos pocos meses a acercarse a Fernández, que quedó encantado con varias de sus propuestas. La secretaría de Legal y Técnica la ocupará Vilma Ibarra. Otro lugar que siempre se reserva para alguien de confianza porque por allí pasan todos los decretos y leyes. El dirigente del peronismo porteño Juan Manuel Olmos será el jefe de asesores del presidente y Alberto Iribarne uno de esos asesores. Una importancia estratégica de estas secretarías y asesorías es que tienen despacho en la Casa Rosada, dato que muchas veces permite una mayor cercanía con la toma de decisiones que varios ministros que sólo ven al presidente cada tanto. El procurador del tesoro será Carlos Zannini.

* Relaciones Exteriores

Otro de las cargos que quedó rápidamente zanjado, cuando Felipe Solá comenzó a acompañar a Fernández en cada viaje al exterior. Político experimentado pero sin antecedentes en materia diplomática, como vice Solá pondrá a Pablo Tettamanti, quien se desempeñaba como embajador en Rusia hasta que Susana Malcorra lo sacó por unas expresiones a favor del kirchnerismo de su esposa. La economista Paula Español, en tanto, ocupará Comercio Exterior y Guillermo Oliveri volverá a la secretaría de Culto. Las dos embajadas más importantes ya están definidas: a Estados Unidos irá Jorge Argüello y Daniel Scioli a Brasil.

* Interior

Eduardo “Wado” de Pedro es conocido desde hace tiempo como el más político de los integrantes de La Cámpora, con relaciones con dirigentes de diversos sectores. Rápidamente se entendió muy bien con Fernández, que lo designará su ministro de Interior, ministerio político por excelencia. Como su segundo iría el diputado del Frente Renovador Raúl Pérez, con quien Wado negoció la incorporación del massismo al Frente de Todos.

* Desarrollo Social

Nunca hubo muchas dudas porque el diputado Daniel Arroyo es el principal especialista en temas sociales del Frente de Todos y trabajó activamente cerca de Fernández. Es una cartera que tendrá gran protagonismo en el primer tramo del gobierno por el cúmulo de urgencias por atender. La concejala platense Victoria Tolosa Paz ya se viene ocupando en lo que tiene que ver con el Plan contra el Hambre, una de las grandes apuestas del próximo gobierno. Una novedad del ministerio será la creación de una secretaría de la Economía Popular donde trabajaran las organizaciones sociales con el objetivo de transformar los planes en trabajo efectivo.

* Trabajo

Volverá a ser ministerio y su titular será Claudio Moroni, un abogado que trabajó con Fernández en la Superintendencia de Seguros y en el Bapro. Moroni ya tuvo una reunión con la CGT en la que le advirtió que no tenían que esperar mejoras salariales inmediatas porque asumirán sin recursos.

* Defensa

Un poco de manera imprevista, Agustín Rossi fue designado para volver al ministerio que ocupó durante el último tramo de la gestión de Cristina Kirchner. Los sucesos de la región volvieron necesario una fuerte conducción política para las fuerzar armadas. De paso, su salida dejó lugar para que Máximo Kirchner se convierta en jefe del bloque de diputados.

* Salud

Algo parecido ocurrió en Salud con Ginés González García, que originalmente no aparecía en la lista de ministeriables. Pero a Alberto Fernández no lo convencían las otras opciones y se decantó por lo seguro. Al PAMI irá la diputada electa Luana Volnovich, especialista en temas previsionales.

* Justicia

Marcela Losardo cumple el doble requisito de ser la confianza del Presidente -comparten estudio jurídico- y contar con una buena llegada a Tribunales, uno de las áreas calientes para la próxima gestión. El juez federal Daniel Rafecas será propuesto como Procurador General de la Nación.

* Educación

El lugar está reservado para el rector de la UMET, Nicolás Trotta, quien actuó como coordinador de los equipos técnicos del Frente de Todos. Como vice tendrá a una especialista de vasta experiencia como Adriana Puiggrós.

* Ciencia y Tecnología

La ciencia volverá a tener rango ministerial, una decisión que en su momento tomó Cristina Kirchner. Lino Barañao fue el encargado del área en ambas gestiones, quien ahora será reemplazado por el diputado Roberto Salvarezza, investigador y ex titular del Conicet.

* Obras Públicas

Estará a cargo de un intendente bonaerense, Gabriel Katopodis, de San Martín, de muy buena relación con Alberto Fernández. De acuerdo a las últimas versiones, podría incorporar el área de Transporte, que perdería el rango de ministerio y que todavía no tiene un encargado luego de que se frustrara la llegada del senador Carlos Caserio.

* Seguridad

Hubo muchas versiones en los últimos días sobre este ministerio en el que se daba como número puesto a Diego Gorgal, un especialista vinculado a Sergio Massa Pero Alberto Fernández lo desmintió y el puesto lo ocuparía Sabina Frederic, una antropóloga e investigadora del Conicet con varios libros escritos sobre la problemática.

* Cultura

Otra área que vuelve a convertirse en ministerio que encabezará el cineasta Tristán Bauer, quien estuvo a cargo del Sistema de Medios Públicos durante la gestión de Cristina Kirchner y trabajó en la parte visual de la campaña.

* Turismo y Deportes

La semana que pasó quedó definido que lo ocupará el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, ex candidato a jefe de gobierno porteño. La secretaria de Deportes será la ex leona Inés Arrondo, con experiencia en el área social del deporte, y en la de Turismo probablemente recale Miguel Cuberos, amigo personal de Fernández, a quien acompañó en todos sus últimos viajes al exterior.

* Medio Ambiente

Según las últimas versiones, podría volver a ser ministerio, pero no estaba totalmente definido. La otra posibilidad era que siguiera como secretaría pero dependiendo directamente de Presidencia, como la de Beliz. Luego de sus encuentros con representantes de organismos internacionales y de personalidades como la cantante Patti Smith, Fernández se habría convencido de jerarquizar el área para atender temas que se discuten mucho en el mundo como el del cambio climático. Al frente quedará el diputado Juan Cabandié, muy cercano a Fernández y promotor de su reencuentro con Cristina Kirchner.

* Vivienda y Hábitat

Una de las novedades del nuevo gabinete, un ministerio dedicado a un problema que se volvió grave en el país. Lo encabezará la arquitecta María Eugenia Bielsa, ex precandidata a gobernadora de Santa Fe, especialista en cuestiones de vivienda social.

* Equidad y Género

La otra novedad del gabinete, fruto de una época marcada por el crecimiento del movimiento feminista. Quien lo ocupará será la abogada Elizabeth Gómez Alcorta, defensora de Milagro Sala y presidenta del Movimiento de Profesionales para los Pueblos. A otra de las posibles candidatas que se mencionaba para el cargo, la diputada Victoria Donda, le ofrecieron ir al Inadi, pero se inclinaría a rechazarlo y seguirá en el Congreso.

* Agricultura

Ganadería y Pesca. Aunque se especulaba que se convertiría en secretaría, dado el carácter estratégico que adquirirán las exportaciones de la agroindustria y la polémica por las retenciones que ya comenzó a despuntar, se mantendría como ministerio, algo que le pidieron por carta 23 entidades agropecuarias. Quien lo ocupará será Gabriel Delgado, ex secretario de Agricultura durante el gobierno de CFK, que cuenta con el visto bueno de las entidades.

* Economía

La gran incógnita del futuro gabinete. En las últimas horas quien corre con ventaja es Matías Kulfas, ex subsecretario Pymes y ex director del Nación, miembro del Grupo Callao. Primero se lo había mencionado para Producción, pero en las últimas horas surgió con fuerza la versión de un cambio de cartera. La secretaría de Finanzas la ocuparía Martín Guzmán, un colaborador del Nobel Joseph Stiglitz, que plantea una prórroga de dos años sin quita para la deuda, el gran tema que deberá afrontar el gobierno que se inicia.

* Producción

Junto a Kulfas, Cecilia Todesca es la economista más cercana a Alberto Fernández, por lo que era fija para algún ministerio. Sin embargo, ella prefiere un puesto de menor exposición, por lo que quedará como asesora en Presidencia. El nombre de su marido, Martín Abeles, ex funcionario de Economia y director de la Cepal, surgió como posible ministro en los últimos días, pero nadie confirmó la versión. En definitiva, si Kulfas va a Economía no hay un candidato que suene para ocupar Producción. Sí para las secretarías, que tendrá varias. En Energía estará Sergio Lanziani, actual ministro en Misiones, y en Minería suena Alberto Hensel, que ocupa la misma función en San Juan.

La nueva gestión no sólo debe definir ministerios sino también las autoridades de una serie de organismos y empresas, a veces tan o más importantes que un ministerio. Así, está definido que Miguel Pesce irá al Banco Central, Mercedes Marcó del Pont a la AFIP, Alejandro Vanoli a la Anses, Marco Lavagna al Indec. En YPF, un lugar estratégico por el desarrollo de Vaca Muerta, podría volver Miguel Galuccio o un especialista vinculado a él. En definitiva, están la mayoría de los nombres definidos, pero también algunos por resolver. Lo bueno es que ya la espera se termina.

El Gobierno aseguró hoy que hará «una transición ordenada» y estará «a disposición» de la gestión entrante, pero consideró que el 41% de los argentinos los eligió «para estar en la oposición y equilibrar el poder», y en ese sentido serán «muy firmes» en la defensa de la Constitución y el sistema republicano.

«Vamos a trabajar en la búsqueda de diálogos y consensos en todas aquellas políticas que entendamos que sirvan para desarrollar nuestro país, pero también vamos a ser muy firmes en la defensa de nuestra Constitución, del sistema democrático y republicano, y de las libertades», aseguró hoy el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Alejandro Finocchiaro.

El funcionario ofició de vocero de la reunión de gabinete nacional que esta mañana encabezó el presidente Mauricio Macri, junto al secretario de Modernización y viceje de Gabinete, Andrés Ibarra, en una rueda de prensa en la que ambos respondieron consultas sobre el balance del Gobierno y cómo será la transición a la próxima gestión.

«Vamos a hacer una transición ordenada y vamos a estar a disposición del gobierno entrante en todo aquello que nos pidan», indicó el titular de la cartera educativa.

Confirmó que «el Presidente, como corresponde, el día 10 de diciembre le va a entregar al sucesor los atributos del mando», y a partir de entonces trabajarán, porque «el 41% de los argentinos nos ha elegido para estar en la oposición y equilibrar el poder».

El vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, aseguró que el gobierno de Cambiemos dejará «alrededor de unos 10 mil millones de dólares de reservas líquidas contra cero de lo que recibimos nosotros», al salir al cruce de las declaraciones del presidente electo Alberto Fernández, quien el lunes dijo, en referencia a un informe de gestión elaborado por la administración de Mauricio Macri, que «tienen que parar con la mentira».

«Vamos a dejar alrededor de unos 10 mil millones de dólares de reservas líquidas contra cero de lo que recibimos nosotros, o sea reservas negativas por la situación de déficit que heredamos», respondió Ibarra a Télam acerca de las declaraciones de Fernández.

Ibarra, quien ofreció una rueda de prensa en la Casa Rosada tras la reunión de gabinete encabezada por el presidente Mauricio Macri, apuntó que «otra transformación muy importante es que este año el país tenga déficit primario cero, o se que se ha logrado equilibrar las cuentas fiscales en lo que tiene que ver con déficit primarios, lo cual es enormemente importante».

«Eso es un avance cultural muy relevante», resaltó el vicejefe de Gabinete, y evaluó que «fue una de las enormes transformaciones que lideró el presidente Macri en todo este período».

Según el funcionario, el gobierno de Cambiemos «recibió un Estado nacional sin tecnología, sobredimensionado en términos de personal, con muy poca transparencia».

«Hoy dejamos un Estado que funciona en su gran mayoría de manera digital, dejamos un Estado en muy buen funcionamiento», diferenció Ibarra.

En ese plano, insistió en que «estas son cuestiones concretas de cómo dejamos la economía y son indicadores duros, concretos, que tienen que ver con estos temas».

Al respecto, el vicejefe de Gabinete aseguró no tener «ninguna duda que el país que dejamos es un país mucho mejor que el que recibimos en 2015».

Faltando poco más de un mes para que se concrete el traspaso de mando, el Gobierno elaboró un documento titulado «Ocho puntos sobre la economía» en el que detalla la herencia que le dejará al presidente electo, Alberto Fernández.

El informe fue elaborado por el la Jefatura de Gabinete, que conduce Marcos Peña y el Ministerio de Hacienda, a cargo de Hernán Lacunza. En el texto oficial se afirma que el país está «listo para crecer» ya que se «pudieron revertir la herencia de 2015».

«Sin magia, sin mentira, sin ficción», reza la misiva sobre la manera en la que, según el propio Gobierno, se gestionó durante estos años.

Los tópicos para discutir elegidos por el Gobierno fueron: «La herencia económica que dejamos»; «Sobre nuestro programa económico»; «Sobre la inflación», «Sobre la situación fiscal»; «Sobre los impuestos», «Sobre la deuda»; «Sobre la energía»; y «Sobre el empleo».

«Sobre la herencia económica que dejamos»
Según el texto, el país está «listo para crecer» ya que «pudieron revertir la herencia de 2015». «Sin magia, sin mentira, sin ficción», agregaron. Entre los puntos más importantes, destacaron el equilibrio fiscal primario, menor presión tributaria, menos ganancias, menos bienes personales, menos retenciones a las exportaciones, menos impuesto al cheque a cuenta de otros tributos y menos impuestos al trabajo para crear empleo.

“Sobre nuestro programa económico»
El Gobierno aseguró que «por primera vez en mucho tiempo, Argentina tuvo una idea de largo plazo basada en reglas claras, estabilidad económica e inserción al mundo» por lo que prometieron que, con la nueva gestión, «en 2020 las exportaciones serán el motor más dinámico del crecimiento, con las cantidades exportadas cerca de su máximo histórico, con previsiones de una buena siembra y cosecha, la maduración de algunas inversiones (como Vaca Muerta) y la tracción de Brasil como destino principal de nuestras manufacturas industriales».

“Sobre la inflación”
“Argentina tiene una historia crónica con la inflación pero que, en realidad, es el reflejo de otros problemas”. Comienza el apartado en el que señala que “no se puede eliminar la inflación de un día para el otro”. Para el Gobierno, las recurrentes crisis “son el reflejo de una economía que, en forma permanente, parece querer vivir por encima de sus posibilidades”.

“Sobre la situación fiscal”
Según el documento en 2019 el Estado “prácticamente” va a alcanzar el equilibrio primario, tanto a nivel nacional como provincial. «El esfuerzo fiscal se logró preservando la inversión social, devolviendo recursos a las provincias y reduciendo la presión tributaria. Así en 2015-2019 el gasto primario excluyendo prestaciones sociales, tuvo una reducción de 5,1 puntos del PIB, regresando a los niveles de 2006», agregaron.

“Sobre los impuestos”
El texto reivindica que durante la gestión oficial se llevaron adelante “varias medidas para aliviar la carga tributaria de las personas y las empresas”. “En estos años redujimos la presión tributaria por 3,1 puntos del PBI y hoy está en 28%, aproximadamente, el menor valor desde 2011”, consigna.

“Sobre la deuda”
«En estos años tuvimos que pedir prestado, porque heredamos un déficit enorme y porque habían quedado muchas cuentas sin pagar del gobierno anterior, como la deuda con los holdouts”, señala el documento al tiempo que argumenta se realizó “un gran esfuerzo para equilibrar nuestras cuentas”. “Si mantenemos el compromiso de tener un presupuesto equilibrado en los próximos años, la deuda pública dejará de ser un problema», justificaron.

“Sobre la energía”
En el texto el Gobierno aseguró que volvieron a crecer la producción de petróleo y la producción de gas, que en los primeros nueve meses del año tuvo la mayor producción de la última década. «En estos años se construyeron y se inauguraron 29 centrales eléctricas de generación térmica y se terminaron otras 12 que estaban en obra. Esto permitió reducir un 40% la cantidad de cortes en el servicio eléctrico», detallaron.

“Sobre el empleo”
El oficialismo asegura que durante su gestión «se crearon 1.250.000 puestos de trabajo, incluidos los informales. El desempleo sube en parte porque hay más gente saliendo a buscar trabajo (hoy estamos en niveles récord). El aumento del desempleo no se da por una destrucción del empleo sino porque más personas se vuelcan a un mercado laboral que no puede crear la cantidad de puestos necesarios. Integrarnos al mundo también nos permite generar más y mejor empleo. Por eso logramos un acuerdo histórico con la Unión Europea».

El senador nacional y presidente del Pro, Humberto Schiavoni, sostuvo hoy que el presidente Mauricio Macri va a “liderar” la oposición luego de concluir su mandato, y que también va a seguir encabezando la coalición Cambiemos, que “va a ser necesario reformularla”.

Schiavoni dijo que el presidente Macri dejó un importante mensaje ayer, al pronunciar su discurso de cierre de la última reunión de gabinete ampliado de su mandato en el Centro Cultural Kirchner (CCK), cuando dijo que con el espacio de Juntos por el Cambio se va a ejercer una “oposición, responsable, constructiva, aportante y sin palos en la rueda” a la nueva gestión que va regir los destinos del país a partir del 10 de diciembre.

Además, el senador nacional misionero destacó que Macri deja a los argentinos una nueva forma de hacer política y una nueva forma del poder en Argentina.

En ese sentido, resaltó que la coalición Cambiemos se va de la gestión “sin ningún tipo de corrupción sistémica. Eso hace que nos vayamos tranquilos del Gobierno”, remarcó el legislador nacional en declaraciones formuladas la emisora de Cadena 3.

Al referirse al futuro político al espacio de Juntos por el Cambio, Schiavoni consideró que va a ser “necesario reformularlo” a partir de la “incorporación importante de una pata peronista que lidera el senador Miguel Pichetto”, y que una vez definido ese nuevo espacio “claramente va a necesitar el liderazgo de Macri”.

Es un hecho que el presidente electo, Alberto Fernández, convocará a sesiones extraordinarias en diciembre para tratar el Presupuesto 2020 con la nueva composición parlamentaria en funciones, pero también se anexaría un temario de reformas en sintonía con su programa de Gobierno.

Será un fin de año intenso en el Congreso, luego de la parálisis en que estuvo sumido durante el 2019 debido a la coyuntura electoral y la falta de acuerdos.

La convocatoria formal será cuando Fernández asuma la presidencia y pronuncie su primer discurso ante la Asamblea Legislativa el próximo 10 de diciembre.

Ya hubo contactos informales iniciados por el futuro presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con los que probablemente sean confirmados como jefes de bloques de la futura oposición Mario Negri (UCR) y Cristian Ritondo (PRO), en la búsqueda de los consensos necesarios para poder sesionar.

El Frente de Todos debe sentarse a negociar con Juntos por el Cambio, que seguirá como primera minoría después del 10 de diciembre, y el quórum estará sujeto a los acuerdos que se puedan arribar.

El proyecto de presupuesto 2020, que contempla las estimaciones de ingresos y erogaciones totales, ya fue enviado por el Poder Ejecutivo en septiembre pasado, pero ahora se encuentra bajo proceso de revisión por parte de los equipos técnicos del presidente Mauricio Macri para actualizarlo a las necesidades del programa del Gobierno entrante, en el marco del proceso de transición.

Otro proyecto que para Fernández es prioritario y que buscará aprobar antes de fin de año es la creación del Consejo Federal de Seguridad con control parlamentario, que asumiría las funciones del actual Ministerio de Seguridad.

En carpeta también aparecen una «Ley de Góndolas», congelada el año pasado en Diputados; un proyecto para captar inversiones en yacimientos hidrocarburíferos, una reforma tributaria en beneficio de las pymes, la creación de un Consejo Económico y Social, y una norma vinculada a regular la reestructuración de deuda externa, aunque primero Fernández quiere acordar con los acreedores.

El presidente electo Alberto Fernández ofrecerá hoy una conferencia magistral en el antiguo colegio San Idelfonso en la ciudad de México, en el penúltimo día de su visita protocolar al país norteamericano.

En la conferencia prevista para las 18 hora local (21 hora argentina), abordará «Los desafíos de América latina», informaron fuentes de la comitiva que lo acompaña desde el sábado en su visita a México, que agregaron que la actividad será «abierta al público».

Alberto Fernández también tiene en su agenda de hoy una reunión con autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El lunes, mantuvo una reunión con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el Palacio Nacional, sede del gobierno mexicano, en la que conversaron sobre comercio, inversiones, la relación bilateral y la situación en Venezuela, entre otros temas.

El secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez, aseguró que el sindicalismo «acompañará» la gestión de gobierno del presidente electo Alberto Fernández y no se le reclamará un bono de fin de año porque «la situación es muy difícil».

«No vamos a exigirle a Alberto un bono navideño ni de fin de año porque sabemos que la situación es muy difícil», manifestó Rodríguez.

En declaraciones formuladas a radio Futurock, el titular de la Unión de Personal Civil de la Nación aseguró que el próximo viernes mantendrá una reunión con Alberto Fernández «para discutir la situación del empleo en la Argentina».

Por otra parte, Rodríguez se refirió a la unificación de la CGT y la CTA, al señalar que «aún está fría»: «Estamos en un proceso de diálogo, esto requiere ciertos pasos», advirtió.

Asimismo expresó que «ningún dirigente sindical tiene como meta ser ministro de Trabajo. El ministro de Trabajo que elija Alberto Fernández va a ser aceptado por nosotros».

«Todo esto no se va a resolver fácil ni en poco tiempo, tenemos que acompañar. Creo que el acuerdo económico y social se va a dar», expresó.

Son medidas de corto, mediano y largo plazo. Algunas ya tienen nombre y apellido, otras apenas están delineadas. El gobierno entrante de Alberto Fernández atraviesa el desafío de armar una estructura de Estado en función de las promesas de campaña. La desdolarización de las tarifas, la disminución de la pobreza, políticas de género, la reactivación económica, aumento del ingreso, el frente financiero y la relación con las provincias, son apenas rasgos salientes que empiezan a delinear la acción del futuro gobierno.

Reactivación económica

Alberto F. salió a delinear su perfil industrialista en su primera semana como presidente electo. Visitó la fábrica textil en San Martín junto al intendente local, Gabriel Katopodis, al que lo invitaron a encabezar una eventual cartera de Producción o Infraestructura. En el municipio se encargaron de comunicar que por el momento el recién reelecto intendente seguirá en el palacio municipal. Pero Alberto F. necesita gente de confianza y con el intendente compartió la aventura de la candidatura de Florencio Randazzo casi en soledad en 2017. Es que el sector industrial pyme y el grande, que está instalado en los cordones del Conurbano, es sujeto destinatario de las políticas de reactivación que le prometió de manera específica al sector. La principal es la desdolarización de las tarifas, propuesta elaborada incluso antes de la devaluación post PASO.

En cambio, el objetivo de reactivación económica reclama medidas distintas en las demás provincias, cuyo territorio recorrió durante la campaña y en donde recogió demandas regionales específicas. Una de las promesas proselitistas fue la salida al Pacífico para las provincias cordilleranas, pero también la revisión de las retenciones, lo que devino en el rechazo electoral de las regiones productoras de comodities agrícolas.

También se les prometió a las provincias la descentralización administrativa y una nueva reorganización de la estructura de impuestos con el objetivo de darle un carácter más federal a la recaudación y distribución de ingresos.

En relación al aumento de los salarios y haberes de la clase trabajadora activa y pasiva, Fernández anunció el incremento de las jubilaciones, medida que puede implementar de manera directa desde la cúpula del Estado. Pero para los trabajadores y trabajadoras activos, la negociación pasa por los sindicatos, actor que tomó relevancia dentro del armado del Frente de Todos y las cámaras. Una de las medidas que se evalúa -resistida por los empresarios-es poner un freno a los despidos como herramienta de urgencia para paliar la crisis.

En el frente financiero, Gustavo Béliz y Guillermo Nielsen serían los coroneles para renegociar la deuda con el FMI y el resto de los acreedores, bajo una eventual conducción central de Matías Kulfas al frente de la cartera económica y Cecilia Todesca y Mercedes Marcó del Pont para cargos clave en organismos financieros estatales.

Desarrollo Social

Otra de las prioridades que marca el presidente electo es la atención a la emergencia social que atraviesan los sectores más empobrecidos. Para atacar la inflación que sufren los que gastan la mayoría de su ingreso en alimentos, propuso, bajo la consigna Argentina contra el hambre, una serie de medidas paliativas, pero también la implementación de la frenada Ley de Góndolas, resistida por los supermercadistas, pero impulsada por las organizaciones de la economía informal, como la Ctep.

Además, desde el área de desarrollo social, una de las pocas carteras que sí tiene nombre asegurado, y que conducirá Daniel Arroyo, elaboraron un diagnóstico de la situación de las 700 mil personas que reciben algún tipo plan social. El objetivo es lograr un traspaso no conflictivo hacia el mercado laboral formal.

...
Según evaluaron en el equipo que rodea a Arroyo, el universo de los beneficiarios y beneficiarias se puede dividir en tres. Están aquellos de mayor capacidad de inserción laboral en caso de que la economía se reactive. Consideran que los sectores más receptivos de esta mano de obra son la industria textil y la metalmecánica, el comercio y los frigoríficos. También identifican un segundo grupo, caracterizado por la falta de formación y capacitación, y un tercer estamento de mayor vulnerabilidad social. Las políticas públicas que se están delineando desde el equipo de Arroyo son tres. La primera consiste en armar una red de 20 mil tutores, entre lo que se pueden contar al cura o pastor del barrio o la maestra, con el objetivo de “generar el vínculo entre escuela y trabajo, entre planes sociales y trabajo”, señalaron.

La segunda propuesta supone la convivencia entre el plan social y el trabajo en blanco, que podría llegar a extenderse hasta 24 meses. A la vez se contempla una quita progresiva del beneficio. La tercera iniciativa consiste en generar un gran sistema de créditos no bancarios “con una tasa muy baja, del 2 o 3% anual” destinado a la compra de herramientas y máquinas. Con la mira puesta en la economía informal, que genera su propio trabajo, esta pata del plan apunta a changarines, artesanos, pequeños emprendedores y hasta empresas recuperadas. “Los créditos tienen una doble lógica: capitalizar, pero también desendeudar, porque muchos tomaron deuda al 200% anual en la financiera de la esquina”. “Todas las dimensiones del plan forman un sistema que tiene el objetivo de vincular a las personas que tienen planes sociales con el trabajo asociado al mercado interno”, diagnosticaron desde el área de trabajo de desarrollo social del Frente de Todos.

En este rediseño del Gabinete se incluye el ya anunciado Ministerio de la Vivienda que encabezará la santafesina María Eugenia Bielsa. La industria de la construcción, motorizada desde el Estado, estará vinculada de manera directa con las organizaciones de la economía social que podrían aportar conocimiento y mano de obra desde sus cooperativas a un plan de viviendas populares.

Por lo pronto, desde el equipo que rodea al presidente electo, mantienen el hermetismo sobre medidas específicas. “Primero está la transición”, se atajan y recuerdan que los lineamientos del futuro gobierno fueron trazados a grandes rasgos durante la campaña. En todo caso, ya lo dijo Alberto Fernández: “Si me ven claudicar, salgan a la calle para hacérmelo saber”.