Tag

Wuhan

Browsing

Los investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indagan los orígenes del coronavirus en China han descubierto indicios de que el brote fue mucho más amplio en Wuhan en diciembre de 2019 de lo que se pensaba anteriormente. Y están buscando acceso urgente a cientos de miles de muestras de sangre de la ciudad que China no les ha dejado examinar hasta ahora.

El investigador principal de la misión de la OMS, Peter Ben Embarek, le dijo a CNN en una amplia entrevista que la misión había encontrado varios indicios de la propagación más amplia de 2019, incluido el establecer por primera vez que había más de una docena de variantes del virus en Wuhan ya en diciembre. El equipo también tuvo la oportunidad de hablar con el primer paciente que las autoridades chinas dijeron que había sido infectado, un oficinista de unos 40 años, sin historial de viajes, cuyo contagio se reportó el 8 de diciembre.

La OMS dice que una «especie anfitriona intermediaria» es probablemente la forma en la que se introdujo el covid-19 en los humanos
La lenta aparición de datos más detallados recopilados durante el largamente esperado viaje de la OMS a China podría sumarse a las inquietudes expresadas por otros científicos que estudian los orígenes de la enfermedad sobre que esta pudo haberse propagado en China mucho antes de su primera aparición oficial a mediados de diciembre.

Personal de seguridad monta guardia frente al Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan mientras los miembros del equipo de la Organización Mundial de la Salud hacen una visita.

 

Embarek, quien acaba de regresar a Suiza desde Wuhan, le dijo a CNN: «El virus circulaba ampliamente en Wuhan en diciembre, lo cual es un nuevo hallazgo».

El especialista en seguridad alimentaria de la OMS agregó que científicos chinos habían presentado al equipo 174 casos de coronavirus en Wuhan y sus alrededores de diciembre de 2019. De estos, 100 habían sido confirmados por pruebas de laboratorio, dijo, y otros 74 a través del diagnóstico clínico de los síntomas del paciente.

Embarek dijo que era posible que este número mayor –de casos probablemente graves que habían sido notados por los médicos chinos desde el principio–, significara que la enfermedad podría haber afectado a unas 1.000 personas en Wuhan en diciembre.

«No hemos hecho ningún modelo de eso desde entonces», dijo. «Pero sabemos … en grandes cifras … de la población infectada, alrededor del 15% termina con casos graves y la gran mayoría son casos leves».

Esto dijo a CNN un experto de la OMS que inspeccionó el Instituto de virología en Wuhan, China
Embarek dijo que la misión, que incluía a 17 científicos de la OMS y 17 chinos, había ampliado el tipo de material genético del virus que examinaron de los primeros casos de coronavirus en aquel diciembre. Esto les permitió observar muestras genéticas parciales, en lugar de solo completas, dijo. Como resultado, pudieron recopilar por primera vez 13 secuencias genéticas diferentes del virus SARS-COV-2 a partir de diciembre de 2019. Las secuencias, si se examinan con datos más amplios de pacientes en China durante 2019, podrían proporcionar pistas valiosas sobre la geografía y el momento del brote antes de diciembre.

Embarek dijo: «Algunas de ellas son de los mercados … Algunas de ellas no están vinculadas a los mercados», lo que incluye el mercado de mariscos de Huanan en Wuhan, que se cree que jugó un papel en la primera propagación del virus. «Esto es algo que encontramos como parte de nuestra misión … parte de la interacción que tuvimos todos juntos».

Las variantes plantean preguntas más importantes
Los cambios en la composición genética de un virus son comunes y normalmente inofensivos, y ocurren con el tiempo a medida que la enfermedad se mueve y se reproduce entre personas o animales. Embarek se negó a sacar conclusiones sobre lo que las 13 variantes podrían haber significado para la historia de la enfermedad antes de diciembre.

Pero el descubrimiento de tantas posibles variantes diferentes del virus podría sugerir que había estado circulando más allá de ese mes, como sugirieron anteriormente algunos virólogos. Este material genético es probablemente la primera evidencia física que surge a nivel internacional para respaldar tal teoría.

El profesor Edward Holmes, virólogo de la Universidad de Sydney, en Australia, dijo: «Como ya había diversidad genética en las secuencias del SARS-CoV-2 probadas en Wuhan en diciembre de 2019, es probable que el virus estuviera circulando durante más tiempo que solo ese mes».

Holmes, que ha estudiado detenidamente la aparición del virus, dijo que estas 13 secuencias podrían indicar que el virus se propagó durante algún tiempo sin ser detectado antes del brote de diciembre en Wuhan. «Estos datos encajan con otros análisis de que el virus surgió en la población humana antes de diciembre de 2019 y que hubo un período de transmisión críptica antes de que se detectara por primera vez en el mercado de Huanan».

Miembros del equipo de la OMS que investiga los orígenes de la pandemia de coronavirus abandonan el Hotel Jade en un autobús después de completar su cuarentena en Wuhan, el 28 de enero.

El equipo de la OMS dio una conferencia de prensa de tres horas junto con sus homólogos chinos en Wuhan para presentar sus hallazgos la semana pasada. Desde entonces, han ido surgiendo más detalles sobre los datos precisos a los que tenían acceso, y en ocasiones a los que no tenían.

Embarek dijo que científicos chinos entregaron a la misión análisis de 92 casos sospechosos de covid-19 de octubre y noviembre de 2019, pacientes que tenían síntomas similares a los de covid y estaban gravemente enfermos. El equipo de la OMS pidió que estos 92 se examinaran en enero de este año para detectar anticuerpos. De estos, 67 aceptaron hacerse la prueba y todos resultaron negativos, dijo Embarek. Añadió que se necesitan más pruebas, ya que no está claro si los anticuerpos permanecen en los antiguos pacientes hasta un año después.

Sin embargo, la forma en que estos 92 casos se distribuyeron en esos dos meses y geográficamente en Hubei también intrigó a Embarek, dijo. Embarek dijo que los 92, tal como se presentaron al equipo de la OMS, no surgieron en grupos como es común en los brotes de enfermedades. En cambio, se espaciaron en pequeñas cantidades en ambos meses y en toda la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan.

«No hubo agrupamiento en lugares particulares», dijo. «Eso habría sido recogido.» No está claro si estos 92 casos estaban relacionados con el coronavirus y qué podría indicar esta falta de agrupación.

Embarek también dijo que la misión pudo conocer al primer paciente de covid-19 que China dijo haber registrado. Residente de Wuhan de unos 40 años, el hombre no ha sido identificado y no tenía antecedentes de viajes recientes.

«No tiene ningún vínculo con los mercados», dijo Embarek. «También hablamos con él. Tiene una vida muy, en cierto modo, aburrida y normal, nada de senderismo en las montañas. Era un empleado de oficina en una empresa privada».

China promete cooperación
China ha prometido transparencia con la investigación de la OMS. En respuesta a las críticas de Estados Unidos de que debería proporcionar acceso a sus datos en bruto anteriores, la Embajada de China en Washington dijo: «Lo que Estados Unidos ha hecho en los últimos años ha socavado gravemente a las instituciones multilaterales, incluida la OMS, y ha dañado gravemente la cooperación internacional sobre covid-19 «, dijo un portavoz de la Embajada de China en Estados Unidos en el comunicado.

«Pero Estados Unidos, actuando como si nada de esto hubiera sucedido nunca, está señalando con el dedo a otros países que han estado apoyando fielmente a la OMS y a la OMS misma», prosigue el comunicado.

El equipo de la OMS espera regresar a Wuhan en meses posteriores para continuar con sus investigaciones, dijo Embarek, aunque no pudo proporcionar fechas concretas para un viaje confirmado.

Las hipótesis de la OMS sobre el origen del covid-19 0:41
Dijo que el equipo espera examinar con urgencia muestras biológicas que, según los expertos, no estaban disponibles en este primer viaje, específicamente miles de muestras del banco de donantes de sangre de Wuhan que datan de hace dos años.

«Hay alrededor de 200.000 muestras disponibles allí que ahora están aseguradas y podrían usarse para un nuevo conjunto de estudios», dijo Embarek. «Sería fantástico si pudiéramos [trabajar] con eso».

Embarek dijo que podría haber dificultades técnicas para acceder a esas muestras. «Entendemos que estas muestras son muestras extremadamente pequeñas y solo se utilizan con fines de litigio», dijo. «No existe ningún mecanismo que permita realizar estudios de rutina con ese tipo de muestra».

Dijo que algunas otras muestras de pruebas biológicas que podrían haber resultado útiles durante la misión de Wuhan tampoco estuvieron disponibles para ellos. «Muchas de las muestras se descartaron después de algunos meses o semanas, dependiendo del propósito por el que se tomaron», dijo.

Embarek dijo que las circunstancias de la misión, de intensos períodos de cuarentena y distanciamiento social, habían provocado algunas frustraciones, junto con el escrutinio global de su conducta y hallazgos.

«Estuvimos trabajando en estrecha colaboración durante un mes entre dos grupos de un grupo más grande de científicos», dijo. «Y, por supuesto, de vez en cuando … tú, como siempre, entre científicos apasionados, tienes una discusión acalorada y luego una discusión sobre esto y aquello.

«Recuerda, hemos tenido todo el planeta sobre nuestros hombros las 24 horas del día durante un mes, lo que no facilita el trabajo entre los científicos».

El equipo de la OMS en Wuhan afirmó este martes durante una conferencia de prensa sobre los resultados de su investigación sobre los orígenes del SARS-CoV-2 que el coronavirus tiene un origen zoonótico. No obstante, los expertos aún no han logrado identificar la especie que originó el virus o que actuó como huésped y facilitó que este pasara a los humanos.

La misión de la OMS ha estudiado cuatro hipótesis de la transmisión del virus a los humanos: de un animal, de un intermediario, de alimentos congelados y como resultado de un incidente en un laboratorio.

Según los científicos, la transmisión directa del SARS-CoV-2 de murciélagos a los humanos es «poco probable», mientras que la fuga de un laboratorio fue considerada como «extremadamente improbable».

«Se cree que los coronavirus detectados en murciélagos y pangolines están estrechamente relacionados con el nuevo coronavirus. [Algunos expertos] sugieren que estos animales pueden ser portadores del nuevo coronavirus», detalló el experto de la Universidad de Tsinghua, Liang Wannian, subrayando que de momento esa correlación «no es suficiente» para concluir que los virus transportados por estos dos animales se convirtieran «en los antepasados directos» del SARS-CoV-2.

De esta manera, la transmisión de animal a humano a través de un intermediario es la hipótesis «más probable» del origen del coronavirus, según declaró el jefe del equipo de la OMS, Peter Ben Embarek, agregando que son necesarios más estudios e investigaciones al respecto.

Al mismo tiempo, Embarek subrayó que la transmisión del virus en cadena de frío, es decir, a través del transporte y comercialización de alimentos congelados, también es una «posibilidad» que merece una mayor investigación.

«No hay evidencia» de que el SARS-CoV-2 circulara en Wuhan antes de diciembre de 2019
Asimismo, los especialistas concluyeron que «no hay evidencia» de que el SARS-CoV-2 circulara en Wuhan antes de diciembre de 2019.

«Hemos realizado una revisión de los datos de vigilancia sobre […] la mortalidad en la ciudad de Wuhan y el resto de la provincia de Hubei durante el período de julio a diciembre de 2019. Estos produjeron poca evidencia de inesperadas fluctuaciones sustanciales en la mortalidad que podrían sugerir la ocurrencia de la transmisión del SARS-CoV-2. No hay indicios de la transmisión del SARS-CoV-2 en la población en el período anterior a diciembre de 2019. No hay evidencia suficiente para determinar si el SARS-CoV- 2 se había extendido en Wuhan antes de diciembre de 2019», declaró Liang.

Por otra parte, los miembros de la misión indicaron que, según los datos disponibles, resulta «imposible» establecer cómo el virus entró en el mercado de carnes y mariscos de Wuhan, donde se detectaron los primeros casos.

La misión
Un equipo de especialistas internacionales dirigido por la OMS llegó a mediados de enero a la ciudad china de Wuhan, donde se registró el primer brote del SARS-CoV-2 conocido. La misión, integrada por expertos de EE.UU., Australia, Rusia, Alemania, Japón, Reino Unido, Países Bajos, Catar y Vietnam, tenía como objetivo realizar una investigación sobre los orígenes del coronavirus.

Durante la misión, los investigadores se reunieron con expertos médicos chinos y mantuvieron entrevistas tanto con el personal de institutos de investigación y hospitales como con residentes locales. Asimismo, visitaron el hospital que trató a los primeros pacientes con covid-19, así como el mercado de carnes y mariscos de Wuhan.

El pasado miércoles, el equipo realizó una visita al Instituto de Virología de Wuhan. Los investigadores de este centro trabajan con algunas de las enfermedades más peligrosas del mundo, incluidas cepas de coronavirus de murciélago similares al SARS-CoV-2.

Era una misión difícil y acaba sin una conclusión definitiva, pero sí aportando detalles importantes.

El equipo internacional enviado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China para investigar el origen de la pandemia de covid-19 concluyó su estadía en el país con una rueda de prensa en la que desveló algunas claves de sus averiguaciones.

«No ha cambiado nuestro entendimiento [sobre el coronavirus], pero definitivamente sabemos más sobre él», señaló Peter Ben Embarek, jefe de la misión de la OMS y especialista en zoonosis.

Su investigación duró aproximadamente dos semanas y fue estrictamente controlada por las autoridades chinas, que se resistieron a esta misión en un principio entre llamados de EE.UU. a que fuera más trasparente y críticas de Pekín a Washington por «politizar» el asunto.

Tras meses de negociaciones y una vez en el país, desde la OMS aseguraron que los expertos chinos en el terreno se habían mostrado abiertos con ellos.

Resumimos las primeras conclusiones de la OMS anunciadas en una conferencia de casi tres horas.

1- La fuga de un laboratorio es «extremadamente improbable»
En la conferencia de prensa, celebrada en Wuhan, el jefe de la misión internacional descartó la teoría de que el virus se hubiera filtrado de un laboratorio, un argumento en el que insistió el gobierno de Donald Trump sin presentar prueba alguna y que ha sido objeto de teorías de la conspiración.

En concreto, la administración Trump apuntó a la posibilidad de que el virus surgiera del Instituto de Virología de Wuhan, uno de los principales de China en el estudio de patógenos de nivel 4, que requieren el máximo grado de seguridad biológica, y que fue uno de los designados por las autoridades para analizar la secuencia del genoma del nuevo coronavirus.

Tras visitar este laboratorio y otros, Embarek destacó los «estrictos protocolos de seguridad» en este tipo de instalaciones y argumentó que antes de la aparición del virus «ninguna publicación científica ni ningún informe en ningún laboratorio del mundo» había hablado sobre él.

Las filtraciones de este tipo son «infrecuentes», remarcaron.

Por todo ello, el equipo de la OMS señaló que esa línea de investigación no será incluida en estudios futuros.

2- Murciélagos
El equipo de la OMS investigó cuatro fuentes potenciales del origen del contagio de SARS-CoV-2 a humanos:

Transmisión directa de animal a humano
Transmisión a través de un huésped animal intermedio (de animal a animal y luego a humanos)
Transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío
Posible fuga de un laboratorio
«Los investigadores consideran que la más probable es la segunda opción y esta línea de investigación fue priorizada», informó el corresponsal de la BBC en China Stephen McDonell, que asistió a la rueda de prensa.

«Todo continúa señalando a una reservorio de este virus, o de un virus similar, en poblaciones de murciélagos», señaló Embarek.

No obstante, consideraron improbable que esto se encontrara en Wuhan. El equipo, por tanto, intentó encontrar «otras especies animales que pudieron contribuir a introducir el virus» en la urbe china, como huéspedes intermedios.

«No parece que hubiera una gran circulación del virus en ninguna especie animal en el país», donde los científicos chinos analizaron miles de especies sin que se pudiese identificar a ninguna especialmente portadora, indicó.

3- Cadena de frío
Pese a que la transmisión a través de un huésped animal intermedio «es la [causa] más probable y la que requerirá mas estudio e investigación», Embarek también consideró posible la transmisión por medio de algún alimento congelado de la cadena de frío, aunque dijo que no sabían mucho sobre ello.

El zoólogo explicó que el equipo había identificado a vendedores del mercado «mojado» de Huanan, al que se vincularon algunos de los primeros casos oficiales de covid-19 y en el que se vendían productos animales congelados, incluido animales salvajes.

«Así que tenemos el potencial de continuar esta pista e investigar la cadena de suministro y los animales que fueron distribuidos al mercado», recalcó.

Las autoridades chinas han atribuido los últimos rebrotes vividos en el país a los congelados importados del extranjero y a las personas venidas de otros países, sugiriendo que el virus pudo haberse originado en otra nación.

«Sabemos que el virus puede sobrevivir en condiciones que se encuentran en estos ambientes helados, fríos, pero en realidad no sabemos si el virus se puede transmitir a humanos» o en qué condiciones, precisó Embarek.

De ahí que recomendara más estudios sobre esta área.

4. Antes de Huanan

El equipo de la OMS además reveló que no encontraron «grandes evidencias» de que el virus estuviera circulando en Wuhan antes de que se registraran los primeros casos en diciembre de 2019.

«Para entender el panorama de diciembre de 2019 nos embarcamos en una investigación muy detallada y profunda de otros casos que pudieron no haberse detectado, previos en 2019», explicó Embarek.

«Y la conclusión fue que no hallamos pruebas de grandes brotes que puedan estar relacionados con casos de covid-19 antes de diciembre de 2019 en Wuhan o en otro sitio», añadió.

No obstante, la viróloga holandesa Marion Koopmans explicó que eso no significa que no hubiera, informó el periodista de la BBC.

Los primeros casos en la ciudad no se dieron solo en el mercado de Huanan, sino también «simultáneamente» en otros lugares no relacionados con aquel, de cuyo rastro no proporcionaron más detalles.

En ese sentido, Liang Wannian, el jefe del equipo de expertos chinos que investigó el SARS-CoV-2, señaló que el virus pudo circular antes en otra parte.

«En los dos meses previos a diciembre no hay pruebas de que estuviese en la ciudad», destacó Liang, apuntando a posibles fallos en la detección del virus en otras regiones.

Los expertos de la OMS consideraron por tanto que se debe ampliar el estudio y examinar muestras de sangre y reservorios de animales tanto en China como en otros países.

«El posible camino desde cualquier especie animal de origen hasta el mercado de Huanan pudo haber sido largo y convulso, incluyendo movimiento transfronterizo», dijo Embarek.

El rastreo del origen del virus, concluyó, es un «trabajo en curso».

Fuente: BBC

 

Un equipo de expertos liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que fue enviado a China para investigar los orígenes del coronavirus afirma estar «realmente progresando» tras haber obtenido datos «que nadie ha visto antes» y hasta el momento no ha descartado por completo la posibilidad de que el SARS-CoV-2 escapara de un laboratorio, según afirmó uno de los miembros del grupo en una entrevista con Sky News.

«Estamos viendo nueva información y es buena, es algo muy valioso que está empezando a ayudarnos a buscar las direcciones correctas para este virus», destacó el especialista Peter Daszak, director de la organización no gubernamental EcoHealth Alliance.

El domingo, el equipo comenzó una visita al mercado de carnes y mariscos de la ciudad de Wuhan donde se detectaron los primeros casos de covid-19 en el mundo. «Estamos en el mercado mirando a nuestro alrededor por nuestra cuenta y haciendo preguntas. Nos reunimos con gerentes del mercado, con vendedores que trabajaron allí y personas de la comunidad y les hacemos preguntas», contó Daszak.

Según el especialista, los científicos chinos «están compartiendo datos con nosotros que no hemos visto antes y que nadie ha visto antes. Ellos están hablando con nosotros abiertamente sobre todos los caminos posibles. Realmente estamos llegando a algún lugar y creo que todos los miembros del equipo dirían eso».

«Creo que China está abierta y dispuesta a trabajar con nosotros y lo estamos viendo todos los días», añadió.

Visita al Instituto de Virología de Wuhan

Asimismo, el equipo de la OMS tiene previsto visitar el Instituto de Virología de Wuhan este miércoles. Los investigadores de este centro trabajaron con unos coronavirus, pero rechazan las afirmaciones de que el covid-19 surgió como resultado de una fuga de laboratorio. Daszak, por su parte, comentó a Sky News que no se ha descartado todavía esa posibilidad. «Todos somos conscientes de las hipótesis sobre la posible participación del laboratorio en esto y ciertamente vamos a hacer preguntas sobre todos los aspectos clave del Instituto de Virología de Wuhan», señaló el científico.

«Si hay datos que apunten hacia cualquier hipótesis, seguiremos los datos, seguiremos la evidencia hacia dónde nos lleve. Si nos lleva a un mercado de mariscos y a una cadena de frío, lo seguiremos allí. Si nos lleva a un laboratorio, iremos allí. Todo está sobre la mesa y mantenemos una mente abierta», subrayó.

A pesar de que el propio Daszak tiene una larga relación de trabajo con el Instituto de Virología de Wuhan y con Shi Zhengli, un investigador de este centro, el especialista rechazó de que sus conexiones con el laboratorio comprometan su imparcialidad. «Mi relación con China, mi trabajo aquí, mis conexiones con el Instituto de Virología de Wuhan y Shi Zhengli son muy conocidas. Y son muy conocidos porque he pasado 20 o 15 años publicando los datos. Creo que es algo que vale la pena lo que hemos estado haciendo», comentó.

Además, Daszak se mostró optimista con que el equipo será capaz de encontrar la causa del origen del coronavirus. «Llegaremos allí y al final de esta misión produciremos un informe que tendrá algunas indicaciones de cuáles son los escenarios más probables», acotó. Sin embargo, incluso si se descubre el origen, Daszak indicó que la aparición de nuevas variantes del virus significa que viviremos junto con el covid-19 para siempre, pero destacó que las vacunas y sus modificaciones ayudarán en este escenario.

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se encuentran de misión en la ciudad china de Wuhan (centro) para intentar aclarar los orígenes del coronavirus, visitaron este sábado el primer hospital de la localidad que recibió a enfermos de covid-19.

La agenda concreta de los expertos sigue siendo un secreto y solo sus mensajes en Twitter y los de la OMS informan de sus pasos.

China permanece prácticamente muda sobre esta visita, muy delicada a nivel político, ya que al gigante asiático se le reprocha a menudo haber tardado en reaccionar tras la irrupción de los primeros casos de coronavirus.

Los miembros del equipo, que respetaron hasta el jueves 14 días de cuarentena, acudieron el sábado por la mañana, escoltados y lejos de las cámaras de la prensa, al hospital Jinyintan de Wuhan, comprobó la AFP.

Este establecimiento es el primero en haber acogido a finales de 2019 a pacientes que sufrían lo que entonces se consideraba un virus misterioso que se había comenzado a detectar en esta ciudad china, considerada el kilómetro cero de la pandemia que asola el mundo.

Esta visita fue «un momento importante para hablar directamente con los médicos que estuvieron ahí en ese momento crítico de lucha contra el covid», dijo en Twitter Peter Daszak, uno de los miembros de la misión. – «Una agenda muy muy cargada» –

No obstante, persisten las dudas sobre el interés de los elementos que los investigadores puedan recabar más de un año después del comienzo de la pandemia y debido a que las autoridades chinas son conocidas por su opacidad sobre los temas polémicos.

Salpicado por las críticas debido a su gestión de las primeras semanas de la pandemia, el gobierno comunista chino inauguró en estos días en Wuhan una inmensa exposición para ensalzar su imagen y celebrar su victoria frente a la pandemia.

Según cifras oficiales, solo dos personas han muerto del nuevo coronavirus desde mediados de mayo. En total el país asiático ha registrado oficialmente 4.636 muertos desde el comienzo de la pandemia.

Esta cifra contrasta mucho con los más de 2,1 millones de decesos en el mundo. En las últimas semanas, China ha registrado pequeños brotes de infección en zonas del norte y en la periferia de Pekín.

Fuente; La Nación

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que viajaron a China para investigar el origen del brote de coronavirus visitaron el hospital de Wuhan, en la provincia de Hebei, en el que se atendieron los primeros pacientes con Covid-19.

Ni el panel de expertos ni las autoridades chinas brindaron detalles sobre la misión, que sigue siendo un secreto y es muy delicada a nivel político ya que el mundo tiene los ojos sobre China por su presunta reacción tardía a los primeros casos.

Los miembros del equipo, que respetaron hasta el jueves 14 días de cuarentena, acudieron esta mañana, escoltados y lejos de las cámaras de la prensa, al hospital Jinyintan de Wuhan, informó la agencia de noticias AFP.

Este establecimiento es el primero en haber acogido a fines de 2019 a pacientes que sufrían lo que entonces se consideraba un virus misterioso.

Esta visita fue «un momento importante para hablar directamente con los médicos que estuvieron ahí en ese momento crítico de lucha contra el covid», escribió en Twitter Peter Daszak, uno de los miembros de la misión.

No obstante, persisten las dudas sobre el interés de los elementos que los investigadores puedan recabar más de un año después del comienzo de la pandemia.

El viernes, primer día de su misión en el terreno, la OMS intentó moderar las expectativas sobre sus resultados.

«Me gustaría advertir a todo el mundo: el éxito de una investigación sobre la transmisión de animal a personas no significa forzosamente encontrar el origen (de la pandemia) en la primera misión», declaró a la prensa Michael Ryan, director de operaciones de emergencia en la OMS.

Pese a la «agenda muy muy cargada» del equipo de expertos en Wuhan, Ryan no entró en detalles sobre el programa.

Pero sí mencionó visitas al Instituto de Virología de Wuhan, donde se manipulaban coronavirus, y a un mercado local, en el que se vendían animales exóticos vivos y desde donde el virus pudo transmitirse a las personas.

El Gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump planteó la hipótesis de que el virus de la Covid-19 pudiera haber salido del Instituto de Virología contagiando a investigadores, una teoría que por ahora no se apoya en ninguna prueba científica.

China, por su parte, sostiene la teoría de que el virus puso haber ingresado al país a través de alimentos congelados, algo de lo que tampoco existen pruebas.

Según cifras oficiales, solo dos personas murieron de coronavirus en China desde mediados de mayo. En total el país asiático registró oficialmente 4.636 muertos desde el comienzo de la pandemia.

Esta cifra contrasta con los más de 2,1 millones de decesos en el mundo. En las últimas semanas, China registró pequeños brotes de infección en zonas del norte y en la periferia de Beijing.

Tras 14 días de cuarentena y a más de un año después del brote del coronavirus en Wuhan, los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) iniciaron en esa ciudad china su investigación sobre los orígenes de la enfermedad, mientras en buena parte del mundo la pandemia crece, incluida América latina, donde Perú, próximo a una nueva cuarentena estricta, alertó que su segunda ola es «más agresiva» que la anterior.

La investigación, que China tardó más de un año en organizar, es extremadamente delicada, ya que el gigante asiático intenta eximirse de cualquier responsabilidad en la aparición de la pandemia.

Mientras el país lograba contener el contagio en su territorio, el virus se extendió por todo el mundo y dejó hasta ahora más de 2,1 millones de muertos y más de 100 millones de infectados.

La cifra oficial de fallecidos en China es de 4.636, la gran mayoría de ellos en Wuhan (casi 3.900), una ciudad que fue puesta en cuarentena durante 76 días desde el 23 de enero de 2020.

Los expertos del Gobierno chino habían explicado inicialmente que el virus apareció en un mercado de Wuhan, donde se vendían animales vivos, cerrado desde hace más de un año.

El virus se habría transmitido de los murciélagos a otras especies animales antes de pasar a los humanos, pero los medios locales descartaron esa teoría y la reemplazaron por otra -aún no probada- según la cual el virus podría haber sido importado a China a través de carne congelada.

Fuera de China también circularon diversas teorías, entre ellas la de una transmisión del virus, accidental o no, desde el laboratorio de virología de Wuhan, donde se fabricaba coronavirus de forma experimental.

Tanto el laboratorio como el Gobierno chino negaron esta hipótesis, planteada en particular por el expresidente estadounidense Donald Trump.

«Todas las hipótesis están sobre la mesa; está claro que es demasiado pronto para llegar a una conclusión sobre el origen de este virus, ya sea en China o fuera de ella», dijo Michael Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS, en Ginebra la semana pasada.

El nuevo Gobierno estadounidense, a cargo del demócrata Joe Biden, abogó el miércoles por una investigación internacional «clara y exhaustiva», y la vocera de la Casa Blanca juzgó “imperativo” llegar “al fondo del brote”.

El vocero del Ministerio chino de Relaciones Exteriores, Zhao Lijan, confió en que Estados Unidos «respete los hechos y la ciencia y el duro trabajo de los expertos del equipo de la OMS», y rechazó los «prejuicios negativos» y la «interferencia política» en esa tarea.

Además de los aspectos científicos, Beijing fue acusada de responder tarde a los primeros casos de contaminación descubiertos en Wuhan en diciembre de 2019, o incluso antes.

Fuente: Telam

Tras 14 días de cuarentena y a más de un año después del brote del coronavirus en Wuhan, los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) iniciaron en esa ciudad china su investigación sobre los orígenes de la enfermedad.

La investigación, que China tardó más de un año en organizar, es extremadamente delicada, ya que el gigante asiático intenta eximirse de cualquier responsabilidad en la aparición de la pandemia.

Mientras el país lograba contener el contagio en su territorio, el virus se extendió por todo el mundo y dejó hasta ahora más de 2,1 millones de muertos y más de 100 millones de infectados.

La cifra oficial de fallecidos en China es de 4.636, la gran mayoría de ellos en Wuhan (casi 3.900), una ciudad que fue puesta en cuarentena durante 76 días desde el 23 de enero de 2020.

Los expertos del Gobierno chino habían explicado inicialmente que el virus apareció en un mercado de Wuhan, donde se vendían animales vivos, cerrado desde hace más de un año.

El virus se habría transmitido de los murciélagos a otras especies animales antes de pasar a los humanos. Sin embargo, los medios chinos descartaron esa teoría y la reemplazaron por otra -aún no probada- según la cual el virus podría haber sido importado a China a través de carne congelada.

La OMS descartó la contaminación a través de los alimentos, pero muchos chinos parecen ahora convencidos de que la pandemia es de origen estadounidense, indicó la agencia de noticias AFP.

Incluso un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino sugirió el año pasado que el virus podría haber sido introducido en Wuhan a finales de 2019 por soldados estadounidenses que participaron en una competición deportiva.

Fuera de China también circularon diversas teorías, entre ellas la de una transmisión del virus, accidental o no, desde el laboratorio de virología de Wuhan, donde se fabricaba coronavirus de forma experimental.

Tanto el laboratorio como el Gobierno chino negaron esta hipótesis, planteada en particular por el expresidente estadounidense Donald Trump.

«Todas las hipótesis están sobre la mesa. Está claro que es demasiado pronto para llegar a una conclusión sobre el origen de este virus, ya sea en China o fuera de ella», dijo Michael Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS, en Ginebra la semana pasada.

Trump acusó a la OMS de estar a las órdenes de Beijing y había retirado a su país de la organización internacional, pero el nuevo Gobierno estadounidense, a cargo del demócrata Joe Biden, abogó el miércoles por una investigación internacional «clara y exhaustiva».

«Es imperativo que lleguemos al fondo del brote de la pandemia en China», dijo la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Sin embargo, Washington volvió a echar un manto de duda sobre la investigación y Psaki agregó que se evaluará «la credibilidad del informe de la investigación una vez que esté terminado».

Ante esta declaración, el vocero del Ministerio chino de Relaciones Exteriores, Zhao Lijan, confió en que Estados Unidos «respete los hechos y la ciencia y el duro trabajo de los expertos del equipo de la OMS».

También rechazó los «prejuicios negativos» y la «interferencia política» en el trabajo de los investigadores.

Además de los aspectos científicos, Beijing fue acusada de responder tarde a los primeros casos de contaminación descubiertos en Wuhan en diciembre de 2019, o incluso antes.

La semana pasada, un comité bajo mandato de la OMS determinó que «las autoridades chinas locales y nacionales podrían haber aplicado medidas de salud pública de forma más enérgica en enero» de 2020.

Un reciente estudio realizado en Wuhan, China, donde se originó la pandemia de coronavirus, buscó describir las consecuencias de los síntomas  a largo plazo de los pacientes recuperados tras haber pasado por un hospital y sus factores de riesgo de asociados. Concluyó que 7 de cada 10 pacientes conserva al menos un síntoma durante seis meses.

Los autores del trabajo publicado en la revista The Lancet señalaron que si bien se describieron “las características epidemiológicas y clínicas, la patogenia y las complicaciones de los pacientes en fase aguda, las consecuencias a largo plazo de la enfermedad siguen siendo poco claras”, debido a que esta patología es nueva y aún se empiezan a comprender los efectos tardíos en los pacientes.

Para determinar estas manifestaciones se realizó esta investigación -la más grande de su tipo hasta ahora- y mostró que el 76% de los pacientes (1265 de 1655) reportaron al menos un síntoma durante el seguimiento. A la vez, se mostró que las manifestaciones persistentes fueron más frecuentes en mujeres.

Los síntomas más frecuentes tras el alta fueron fatiga o debilidad muscular en 1038 de 1655 pacientes (63%) y dificultades para dormir en 437 de 1655 (26%). Además, el 23% (367 de 1617) de los participantes informaron ansiedad o depresión durante el seguimiento, que fue más usual también en personas del sexo femenino.

En total, para el estudio se inscribieron 1733 de 2469 pacientes dados de alta, después de excluir a 736. El seguimiento de todos ellos se realizó del 16 de junio al 3 de septiembre de 2020, y la mediana del tiempo de seguimiento después de la aparición de los síntomas fue de 186 días.

Los científicos encontraron que los pacientes que estuvieron más graves en su internación tenían capacidades de difusión pulmonar más gravemente deterioradas y manifestaciones anormales de imágenes de tórax.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de los EEUU indican que “si bien la mayoría de las personas con Covid-19 se recuperan y vuelven a su salud normal, algunos pacientes pueden tener síntomas que pueden durar semanas o incluso meses después tras recuperación de una enfermedad aguda, Incluso las personas que no están hospitalizadas y que tienen una enfermedad leve pueden experimentar síntomas persistentes o síntomas tardíos”.

Fuente: RED43

 

 

El tan esperado equipo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargado de investigar los orígenes del coronavirus aterrizó hoy, tras meses de negociaciones, en la ciudad centro-oriental china de Wuhan, donde a finales de 2019 comenzaron a registrarse los primeros contagios de la covid.

Imágenes retransmitidas por la cadena estatal CGTN mostraron hoy la llegada de los miembros del equipo al aeropuerto de la ciudad procedentes de Singapur y su recibimiento por parte de personal enfundado en trajes blancos de protección.