Tag

Macron

Browsing

El presidente Alberto Fernández agradeció este miércoles el respaldo de Francia al país en el marco de la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París en su encuentro con su par Emmanuel Macron, quien a su vez expresó el anhelo de que la Argentina «llegue a un acuerdo para establecer una estabilidad económica».

Fernández y Macron brindaron una declaración conjunta en las escalinatas del Palacio del Eliseo, sede del Ejecutivo francés, antes del almuerzo que comparten ambos mandatarios, junto a la comitiva argentina.

Por su parte, Macron dijo que Francia desea «que la Argentina llegue a un acuerdo con el FMI para establecer una estabilidad económica».

Macron anticipó que en el almuerzo que ya están compartiendo con Fernández hablarán «de los compromisos financieros de la Argentina, sobre los cuales el presidente Fernández ha trabajado conmigo».

En relación a la renegociación de la deuda con el Club de París, Macron, dirigiéndose a Fernández, señaló: «Francia está a su lado, y queremos que Argentina hable de manera constructiva con el Club de París, lo que será muy importante para el conjunto de la población».

En respuesta, Fernández expresó: «Quiero agradecerle públicamente al presidente de Francia por su apoyo y acompañamiento en las negociaciones tanto con los acreedores privados como con el FMI y el Club de París”.

Asimismo, señaló que mantiene «enormes expectativas en avanzar» con Macron, al que calificó de «amigo» y destacó que tienen «miradas comunes sobre problemas ambientales y de género que hacen al desarrollo humano».

En su tercera escala por Europa, luego de recibir el apoyo en la renegociación de la deuda de Portugal y España, Fernández arribó ayer a Paris.

Previo al encuentro con Macron, el mandatario argentino mantuvo un encuentro con ocho empresarios franceses que ya invierten en la Argentina.

Tras el almuerzo con Macron, Fernández y su comitiva partirán hacia Roma, donde está prevista la llegada a las 15.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, instó a su par de Rusia, Vladimir Putin, a calmar las tensiones con Ucrania, en una conversación telefónica que se produjo luego de que comenzara el repliegue de una parte de las tropas rusas en su frontera con este país, en conflicto desde 2014, cuando Moscú decidió unilateralmente anexar la estratégica península de Crimea.

Macron urgió a Putin a «comprometerse de buena fe» para lograr una reducción de las tensiones con Ucrania, a través de la «retirada efectiva de las tropas y el material pesado» rusos, un apoyo «claro» al alto el fuego y «un relanzamiento creíble del diálogo», informó la agencia de noticias rusa Sputnik.

«Por iniciativa de Francia, el presidente ruso, Vladimir Putin, y el líder francés, Emmanuel Macron, mantuvieron una conversación telefónica, prestaron atención especial al conflicto interno en Ucrania», comunicó el servicio de prensa del Kremlin en un comunicado.

Putin llamó la atención de Macron a las «acciones provocativas de Kiev que agudizaba deliberadamente la situación en la línea de contacto, hace caso omiso a las disposiciones de los Acuerdos de Minsk».

En este contexto, indica la nota, «se subrayó la necesidad de que las autoridades ucranianas cumplan estrictamente con los acuerdos alcanzados, sobre todo para establecer un diálogo directo con Donetsk y Lugansk y legalizar el estatus especial de Donbás».

El servicio de prensa del Kremlin destacó que Putin y Macron reafirmaron su disposición de continuar la cooperación en el formato de Normandía (Alemania, Francia, Rusia, Ucrania), que es una de las principales plataformas para consultas sobre el conflicto en Donbás.

Rusia comenzó la pasada semana el repliegue de una parte de las tropas que había desplegado en su frontera ucraniana, aunque parte del armamento pesado seguirá en la zona, según Moscú, para utilizarlo en unos posteriores ejercicios militares.

Emmanuel Macron, pidió que los países más ricos destinen alrededor de un 5% de su stock de vacunas a naciones más pobres.

Así lo manifestó el mandatario al diario Financial Times, después de una enorme “desigualdad” a través de la distribución de las vacunas a nivel mundial.

En ese sentido, busca que los países con mayor cantidad de dosis de las diferentes vacunas, puedan liberar al menos entre un 4% y un 5% para los países del continente africano.

Y se refirió a una “guerra de vacunas” para completar el calendario y lograr la inmunidad: “Es evidentemente un problema de ventas por parte de los intermediarios”.

“Es una aceleración sin precedentes de la desigualdad global y también es políticamente insostenible porque está allanando el camino para una guerra de influencia sobre las vacunas”, destacó Macron.

El mandatario también manifestó que farmacéuticas como AstraZeneca venden su fórmula a precios más caros los países emergentes, siendo “dos o tres veces más alto”.

Y sentenció que esta donación no cambiará ni modificará el calendario de vacunación de los países más ricos: “No cambiará nuestras campañas de vacunación. Cada país debería apartar un bajo número de dosis pero muy rápido, así la gente puede ver lo que está pasando”.

“No son billones de dosis en lo inmediato ni billones de euros”, expresó durante este viernes el mandatario francés, durante una reunión virtual del G7, en donde los diferentes líderes mundiales analizan las formas correctas de cómo reaccionará el mundo ante la pandemia del coronavirus y su desarrollo de vacunas.

El presidente francés, Emmanuel Macron, afirmó que la «guerra mundial» contra la pandemia solo se ganará mediante una mayor cooperación internacional.

«Ahora estamos inmersos en una lucha contra las variantes [del coronavirus], que es una verdadera carrera contra el tiempo. Sin una acción colectiva internacional rápida, eficaz y unida, corremos el riesgo de que el virus se nos escape», dijo Macron a Le Journal du Dimanche.

«Debemos trabajar con los chinos y los rusos para que las vacunas desarrolladas por sus científicos encajen en este gran esfuerzo multilateral contra la pandemia, tan pronto como hayan sido objeto de las certificaciones necesarias por parte de la OMS», agregó.

Con sus declaraciones, el mandatario del país europeo se refería al programa de la OMS ‘Acelerador del acceso a las herramientas contra el covid-19’ (ACT, por sus siglas en inglés), puesto en marcha el pasado mes de abril para garantizar el acceso a las herramientas necesarias para luchar contra la enfermedad de forma global y equitativa.

Una de las partes fundamentales del programa es COVAX, mecanismo para compartir las vacunas verificadas por la OMS con las naciones más pobres. Los participantes en el programa ACT, entre los que se encuentra Macron, celebraron este viernes una reunión en línea para debatir los avances.

Rusia tensó este viernes sus relaciones con Europa, al decidir la expulsión de diplomáticos de Suecia, Polonia y Alemania por participar en protestas no autorizadas convocadas por los seguidores del opositor Alexey Navalny, una medida que fue cuestionada por los tres países pero que también generó críticas de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente francés, Emmanuel Macron.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso convocó al embajador de la misión diplomática sueca, el encargado de negocios polaco y el enviado de la embajada alemana para expresarles su rechazo por la participación de empleados en «manifestaciones ilegales» en San Petersburgo y Moscú.

«Los diplomáticos que participaron en los actos ilegales fueron declarados personas no gratas, de acuerdo con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas del 18 de abril de 1961», comunicó la Cancillería rusa, que explicó que esos actos son «inadmisibles» y no corresponden a su estatus, por lo que deberán abandonar Rusia en breve.

Las protestas del 23 de enero pasado fueron convocadas en defensa del opositor Navalny, a quien el martes pasado la Justicia le hizo efectiva una pena suspendida de tres años y medio de prisión

El gobierno ruso desplegó a sus fuerzas y varios simpatizantes de Navalny fueron detenidos.

La Cancillería de Rusia expresó además la esperanza de que en adelante las misiones diplomáticas «cumplan estrictamente las normas del derecho internacional».

Las repercusiones

La reacción europea ante la medida llegó de inmediato, no solo de parte de los tres países afectados, sino también de Merkel y de Macron, lo que, claro, le da otro vuelo a la polémica diplomática.

«Consideramos estas expulsiones injustificadas. Creemos que es otro aspecto más que se puede observar ahora mismo de que Rusia está muy alejada del Estado de derecho», indicó Merkel en la conferencia de prensa que compartió con Macrón.

El francés, en tanto, repudió “con la mayor firmeza posible lo que ha sucedido, desde el envenenamiento hasta la condena (de Navalny), y ahora la expulsión de los diplomáticos».

La visita de Joseph Borrell

Un dato central de la jornada, que parece agravar la decisión de Moscú, es que todo ocurrió mientras está de visita en la capital rusa el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, que fue informado de la expulsión durante una reunión con el canciller Sergei Lavrov. El vocero del español, Peter Stano, condenó «enérgicamente» la decisión de Moscú y destacó que «debe ser reconsiderada».

Un rato antes, Borell había admitido que la relación con Rusia estaba en su nivel «más bajo» por el caso Navalny, aunque acordó con Lavrov buscar maneras de cooperar.

Pese a las múltiples diferencias, también en la situación en Ucrania, Siria o Libia, Rusia y la UE expresaron su deseo a cooperar «cuando haya un interés común», en palabras de Lavrov.

Borrell citó como ámbitos de cooperación «la cultura, la investigación, el Covid-19 (y) el clima», pero precisó que considera cruciales otros temas como los derechos humanos o las libertades políticas.

Suecia, por su parte, señaló que la expulsión de uno de sus diplomáticos es «completamente infundada» y dijo que así «se lo comunicó a la parte rusa».

El de Borrell fue el primer viaje desde 2017 de una alta autoridad de la UE y el canciller del bloque había defendido esa visita como vía para transmitir de primera mano la preocupación europea por la deriva represiva en Rusia, ante la oposición de los países del Este y los bálticos.

La conferencia conjunta no fue cómoda. Cuando Borrell habló de la situación de Navalny, Lavrov hablo de la violencia policial en países de la UE y trazó un paralelo con el encarcelamiento de los líderes independentistas catalanes en España.

«Están en prisión por organizar un referendo, una decisión que la justicia española no ha revocado pese a que tribunales de Alemania y Bélgica hayan fallado en contra. Ante esto, España ha defendido su sistema judicial y ha pedido que no se dude de sus decisiones. Eso es lo que queremos de Occidente en términos de reciprocidad», argumentó Lavrov.

Frente a la expusión de su representante, Suecia advirtió que «se reserva el derecho a reaccionar de forma apropiada», según una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores difundida por la agencia de noticias AFP.

Y Polonia avisó que el incidente puede «profundizar aún más la crisis en las relaciones bilaterales», defendió a su diplomático porque solo estaba realizando «tareas oficiales» y no descartó otras medidas si Moscú no revoca «la decisión errónea».

Las cancillerías de Polonia y Alemania convocaron al embajador ruso en sus capitales para expresarles su malestar.

Navalny ante el tribunal

A Navalny le tocó otra vez este viernes comparecer ante un tribunal, acusado de difundir informaciones «falsas» e «injuriosas» sobre un excombatiente de la Segunda Guerra Mundial que defendió en un video un referendo de 2020 para dar más poderes a Putin.

El opositor, que podría ser condenado a pagar una multa o a una pena de prisión, había calificado a los participantes en el video de «vergüenza para la nación» y de «traidores».

Durante la audiencia, Navalny, que denuncia una persecución por motivos políticos, acusó a los allegados del denunciante de utilizar al anciano para «ganar dinero a su costa».

Las protestas del 23 de enero fueron convocadas en defensa de Navalny, a quien el martes pasado la Justicia le hizo efectiva una pena suspendida de 3 años y medio de prisión.

El opositor ya pasó 10 meses bajo arresto domiciliario, es decir que, si su apelación no prospera, se enfrenta a dos años y ocho meses de prisión.

Después del juicio, en el centro de Moscú tuvieron lugar concentraciones «no autorizadas», de acuerdo al Gobierno ruso.

Navalny fue detenido el 17 de enero en el aeropuerto de Sheremetievo de Moscú, apenas llegado de Alemania, donde había permanecido desde fines de agosto tras un supuesto envenenamiento en la ciudad rusa de Tomsk.

La detención fue promovida por el Servicio Penitenciario Federal (FSIN), que subrayó que en los últimos tres años, Navalny violó en más de 60 ocasiones los términos de su libertad condicional al no presentarse a revisiones en el marco de un expediente penal por fraude.

El presidente Alberto Fernández mantendrá hoy una videoconferencia con su par de Francia, Emmanuel Macron, se informó oficialmente.

La comunicación se realizará a las 13.30, informaron fuentes oficiales. Esta semana, Fernández mantuvo entrevistas el miércoles pasado con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa; y un día antes tuvo una comunicación con su par de la Federación Rusa, Vladimir Putin.

En febrero del año pasado Fernández y Macron se reunieron en Francia. En esa ocasión el presidente galo dijo que «Francia acompañará y se movilizará con el Fondo Monetario Internacional y con otros socios para ayudar a Argentina a volver al camino del crecimiento y de una deuda sostenible».

Fuente: Radio 3.

Un hombre de 57 años pasó varias horas detenido en Francia por haber dado un aviso de bomba en un cementerio al que tenía previsto asistir el presidente Emmanuel Macron, informaron fuentes policiales.

El incidente ocurrió el viernes y el hombre, que fue detenido el sábado durante algunas horas, explicó que solo quería divertirse, según fuentes policiales citadas por la agencias de noticias AFP.

El hombre llamó el viernes por la mañana al ayuntamiento de Jarnac -a unos 475 kilómetros al sudoeste de París- y afirmó que se habían puesto bombas en el cementerio de esa ciudad.

Macron tenía previsto visitar el cementerio de Jarnac para rendir homenaje al expresidente François Mitterrand, al conmemorarse el 25to. aniversario de su fallecimiento.

Mitterrand nació en Jarnac y sus restos descansan en el cementerio de esa ciudad. La policía investigó el caso y detectó al autor de la llamada, que no tenía antecedentes.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se encuentra «estable» y en aislamiento tras dar positivo por coronavirus, informó el Gobierno y aseguró que los exámenes médicos son «tranquilizadores».

El jefe de Estado, aislado en una residencia oficial en Versalles, a las afueras de París, «sigue presentando los mismos síntomas de la enfermedad (cansancio, tos, dolores musculares), que no le impiden cumplir con sus funciones», indicó un comunicado oficial firmado por el médico del mandatario.

Macron, de 42 años, fue diagnosticado con coronavirus luego de reunirse con numerosos líderes europeos, con quienes se lo vio saludándose con abrazos y estrechando manos con otros dirigentes, lo que los obligó a comenzar una cuarentena.

En un video de tres minutos difundido el viernes y filmado con un teléfono celular, el presidente galo dijo que el hecho de haberse contagiado se debió a una combinación de negligencia y mala suerte, y remarcó que su infección «muestra que el virus realmente puede afectar a todos, porque estoy muy protegido y soy muy cuidadoso».

“A pesar de todo, contraje este virus, quizás, sin duda, un momento de negligencia, un momento de mala suerte también”, indicó.

En Francia, Macron enfrentó críticas por acciones que fueron consideradas como un mal ejemplo, en momentos en que el país ve un nuevo repunte en los contagios, mientras las autoridades sanitarias advierten a la población e instan a que tomen precauciones en esta temporada navideña.

Macron generalmente usa una máscara y adhiere a las reglas de distanciamiento social, pero tras conocerse que dio positivo, varios líderes europeos iniciaron aislamientos preventivos tras reunirse con el mandatario en una cumbre de la Unión Europea (UE) la semana pasada.

El primer ministro eslovaco, Igor Matovic, que pasó un tiempo con Macron en esa cumbre, informó que dio positivo al test de coronavirus.

El mandatario francés se sumó a la lista creciente de líderes que lo contrajeron, entre ellos el primer ministro británico, Boris Johnson. y los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Brasil, Jair Bolsonaro.

Francia acumula cerca de 2,5 millones de casos de coronavirus y más de 60.000 muertos por la enfermedad desde el inicio de la pandemia.

Las autoridades sanitarias advierten de un empeoramiento aún mayor de la situación justo cuando las familias se preparan para las cenas de Navidad y Año Nuevo, a pesar del toque de queda vigente y los llamados a limitar las reuniones familiares a no más de seis personas, señaló Télam.

«El presidente de la república ha sido diagnosticado como positivo por Covid-19», indicó la Presidencia de Francia.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dio positivo de coronavirus y se mantendrá en aislamiento durante siete días, informó un comunicado del Palacio del Eliseo.

«El presidente de la república ha sido diagnosticado como positivo por Covid-19», indicó la Presidencia de Francia, según informó la agencia DPA.

De acuerdo con lo consignado, el mandatario francés había sido sometido a un test PCR.

«De acuerdo con las consignas sanitarias en vigor y aplicables para todos, el presidente de la república se aislará durante siete días. Continuará trabajando y asumiendo sus actividades a distancia», concluyó el comunicado de la Presidencia de ese país.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, acordaron proponer a la Unión Europea (UE) un plan para repartirse unos 400 menores migrantes que se quedaron sin refugio tras el incendio del campamento griego de Moria.

Fuentes cercanas a la iniciativa dijeron que el plan será presentado oficialmente este mismo jueves por Merkel, cuyo país ejerce actualmente la presidencia rotatoria de la UE.

El número final de menores podría variar ligeramente en función de la negociación para repartirlos, según las mismas fuentes.

El campamento de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, sufrió un pavoroso incendio este martes que dejó sin techo a unas 12.700 personas, entre ellas 4.000 menores.

El Gobierno griego anunció que 406 menores fueron trasladados de Lesbos a Grecia continental, al norte del país.

Poco antes de la iniciativa de Macron y Merkel la Comisión Europea, el ejecutivo de la UE, también evocó un plan para acoger a 400 menores no acompañados provenientes de Moria.

Las fuentes consultadas no pudieron precisar si se trata de la misma iniciativa.

Anoche, miles de personas se manifestaron de manera espontánea en ciudades de Alemania, sobre todo en Berlín, para que el Gobierno de Merkel se ocupe de los solicitantes de asilo afectados por el incendio de Moria.

«¡Tenemos espacio!», rezaban algunas pancartas de manifestantes en Berlín.

Renania del Norte-Wesfalia, la región más poblada de Alemania, se dijo dispuesta a acoger hasta un millar de migrantes atrapados en Moria.

«Necesitamos dos cosas: una ayuda inmediata para Moria y una ayuda europea sostenible para la acogida de los niños y las familias», aseguró el dirigente de la región, Armin Laschet, sucesor potencial de Merkel el próximo año, y quien aspira a obtener la jefatura de su partido conservador, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), en diciembre.

Laschet es uno de los pocos políticos que visitó en agosto el campamento de Moria, calificado de «vergüenza para toda Europa» por varias ONGs.

Otros Estados federados, como la Baja Sajonia o Turingia, también se ofrecieron a recibir a exresidentes de Moria.

Pero el Gobierno federal de Merkel rechazó hasta ahora los ofrecimientos, pues prefiere un compromiso europeo sobre la distribución de los migrantes en el continente.

La llegada de cientos de miles de refugiados a Europa en 2015 suscitó en un primer momento la solidaridad entre los alemanes.

Pero luego eso cambió tras agresiones sexuales del Año Nuevo de 2016 en Colonia atribuidas a migrantes norteafricanos, y diversos hechos usados por la extrema derecha en contra de la política de acogida.

Alemania tiene actualmente alrededor de 1,8 millones de personas que obtuvieron o pidieron el estatus de refugiado, señaló Télam.