Tag

Patagonia

Browsing

Para analizar el alcance del desafío ambiental, el Extremo Sur dialogó con Lino Pizzolón, biólogo, Magíster en Ecología Acuática, docente e investigador de la Universidad Nacional de la Patagonia.

Pizzolón advierte desde hace años las consecuencias que sufre la región patagónica tras el avance de proyectos de forestación y megaminería, y afirma que «el problema central que enfrenta hoy la zona es lo que denomina ‘megapinería’: la invasión de la plantación de pinos en reemplazo de los bosques nativos».

Pizzolón señaló la forestación de pino como uno de los agravantes de los incendios forestales, sumado a un clima desfavorable, altas temperaturas y un sistema de leyes ambientales ineficientes. Detalló el largo proceso que deberá atravesar el ecosistema comarcal para regenerarse: «Necesitamos desarrollar acciones para tratar las especies, recuperar el suelo y reforestar con plantas de las zonas vecinas».

Además, advirtió que «hay una tercera ola de deforestación que vamos a recibir», con la complicidad de «muchos lacayos dentro de las instituciones de la investigación y dentro de los gobiernos dispuestos a abrirle el camino a las nuevas inversiones».

¿Qué consecuencias inmediatas se observan en los bosques tras los incendios forestales?

El problema central es que el bosque nativo de la zona de los incendios fue completamente sustituido por el pino. Se trata de un proyecto que empezó alrededor de 1980. Toda la zona que se ha quemado es plantación pura de pinos. Lo curioso es que incluso si no se siguen plantando luego del incendio las semillas siguen activas para volver a germinar.

Usted ha trabajado mucho sobre la industria relacionada con el pino. ¿Es una especie especialmente peligrosa para propagar los incendios?

Es combustible puro. El riesgo es cada vez mayor, sumado al cambio climático y altas temperaturas. Esto está advertido por científicos de primera línea. En Chile, por ejemplo, hay millones de hectáreas forestadas con pino, un proceso que empezó con la dictadura de Pinochet y supuso la expulsión de los pobladores. Los incendios en Valparaíso fueron por la forestación de pino. Lo mismo ocurre aquí en Esquel con los bosques comunales, han reemplazado el bosque nativo.

Hay grandes intereses de la industria de la alimentación en la forestación de los bosques.

Hay una tercera ola de deforestación que vamos a recibir. Hay muchos lacayos dentro de las instituciones de la investigación y dentro de los gobiernos dispuestos a abrirle el camino a las nuevas inversiones. Muchas empresas de alimentos, con Nestlé a la cabeza, se han comprometido a reducir las emisiones de carbono y los gases de efecto invernadero. En la Cumbre Internacional del Cambio Climático afirmaron que reducirían sus emisiones a cero para 2050. Al mismo tiempo, se calcula que Nestlé va a aumentar su producción en 68% para 2030. Sabemos que la industria de los lácteos, por ejemplo, es una de las que más producen gases de efecto invernadero. Es una estafa mundial que están planeando. ¿Cómo van a recudir las emisiones de dióxido de carbono si aumentan su producción? Eso implica un acaparamiento brutal de tierras; es peor de lo que hemos visto hasta ahora.

¿Esta situación agravó la magnitud de los incendios? ¿El bosque nativo podría haber atenuado el desastre?

Sí, totalmente. Los pinares transmiten el fuego cinco veces más rápido que el bosque nativo, más si se trata de estepa.

¿Pese a eso todavía hay intenciones y planes para continuar con la forestación?

Hay intenciones de volver a plantar pinos, lo cual sería la peor de las opciones. La zona que pasa por la Ruta 40 ya atravesó varios incendios en la última década. Los pinares que se quemaron rebrotaron y hoy son árboles que tras diez años tienen muchos metros de altura. Y todo eso se volvió a prender fuego. Este es el momento de sacarlos, cuando son pequeños, ya que si hay que sacar un pino grande cuesta un dineral. Tenemos que decir que en la Patagonia hay miles de hectáreas forestadas y que Benetton es el forestador más grande de Chubut. No ha parado de forestar en esta pandemia. La única especie que hay casi en un 90% es el pinus ponderosa, y nadie lo quiere como madera. Ni hablar para postes, se pudre. Es mentira que la forestación compensa la emisión de dióxido de carbono, eso se investigó y se demostró que es falso.

¿De qué manera afectan los incendios forestales a la composición del suelo?

Con los incendios se produce un cambio del suelo, se pierde una gran cantidad de nitrógeno, que contiene una numerosa cantidad de nutrientes para la tierra. Yo rogaba que no viniera una lluvia intensa, sino que viniera esa lluvia fina, para que las cenizas se quedaran ahí. De lo contrario, el nitrógeno se pierde con las lluvias y el agua. Por eso tras los incendios a veces utilizan los mismos troncos cortados y quemados para retener los suelos.

¿Podría producirse una contaminación hacia los ríos y lagos si las lluvias arrastran las cenizas o los materiales que permanecieron tras el incendio?

Hay trabajos que investigan, a nivel mundial, lo qué ocurre con el agua después de los incendios, especialmente la contaminación de metales pesados. En este caso, hay que estudiar qué sucederá con esta zona quemada en particular. Ya han empezado a tomar muestras para analizar. Lo que sí es cierto es que tenemos una gran pérdida de nitrógeno. Ahora lo importante es trabajar en el crecimiento de pasto y diversas plantas, no perder las semillas.

¿De qué manera se planea avanzar con la recuperación de la flora y fauna?

Está muy dañada la naturaleza, es una tristeza caminar por ahí. Se necesitan décadas para reconstruir el bosque de lenga. Las áreas quemadas se irán recolonizando por las áreas vecinas que se hayan salvado. Cuando el suelo se repare, irán creciendo las plantas pioneras y luego volverán los animales que habitan allí.

¿En cuánto tiempo, aproximadamente, se podría recuperar la totalidad de las áreas afectadas?

Todavía se está estudiando. Están trabajando en esto personas con más experiencia en la recuperación post-desastres. El bosque mismo se regenera, pero hoy nos preocupa la secuencia del incendio generado, que rompe ese ciclo y no permite que se regenere. Necesitamos desarrollar acciones para tratar las especies, recuperar el suelo y reforestar con plantas de las zonas vecinas.

¿Existen áreas de bosque nativo que no hayan sido invadidas por el pino?

Afortunadamente, hay lugares que se conservaron prístinos, es una belleza caminar por ellos. La invasión es bastante progresiva. Hay áreas que se incendiaron tres veces en una década y el pino sigue apoderándose. Hay muchos lugares que proteger, deberían plantearse no seguir con las plantaciones, o tener plantaciones acotadas, sujetas a estudios de impacto ambiental. Deberían ser pocas y en lugares específicos con poco viento.

¿Considera que las leyes ambientales no se cumplen o deben ser reformuladas?

Lo principal es el trabajo de la política forestal, que debe ser reformulada. Las leyes de bosques deben ser reformuladas de raíz. Tenemos una Ley de Incendios que dice que los bosques deben ser reforestados. Pero van a seguir plantando pinos en la estepa. Tenemos pino en toda la franja que cruza la Ruta 40, con las nacientes del Río Chubut.

¿La forestación de pino podría afectar el agua?

Sí. El pino consume entre 40 y 60% más agua que el bosque nativo. De tal manera, si plantan cerca de las orillas -como está haciendo Benetton- habrá un problema con los caudales del Río Chubut, que ya han sido afectados por el cambio climático. Se va a intensificar porque estamos plantando una especie ladrona de agua.

Hace tiempo advirtió: «Visite la Patagonia antes que desaparezca». ¿Considera que hay una contradicción entre la fascinación por los paisajes patagónicos y su constante desprotección?

El problema es que la gente no distingue entre pino y bosque nativo. La gente en Esquel planta pinitos. Entonces nos vamos adentrando en un túnel de pinos. Hay un secuestro del paisaje: es lo más aburrido ver la misma planta desde Neuquén hasta San Martín de los Andes. La belleza del otoño de los bosques nativos, con sus colores, todo eso se va a perder.

 

La ciudad de Esquel fue elegida a través de una encuesta por Twitter como la más linda para hacer turismo en la Patagonia, incluso por encima de otras muy visitadas, como Ushuaia y Bariloche.

La encuesta se realizó a través de la cuenta @vototendencia, con la pregunta «¿Cuál es la ciudad de la Patagonia más linda para hacer turismo?», ante la cual Esquel resultó ganadora con un contundente 43% de los votos.

De la propuesta participaron 2.251 votantes, destacándose que Ushuaia obtuvo el 10%, San Martín de los Andes el 15.1%, en tanto que Bariloche, que suele ser una de las más elegidas a nivel nacional, obtuvo el 31.7% del total de los votos.

La encuesta que llevó adelante la cuenta @vototendencia posicionó a Esquel como la ciudad patagónica elegida por los turistas para visitar, con el 43% de los votos.

Ante la pregunta en redes sociales ¿Cuál es la mejor ciudad turística para visitar?, la respuesta de los usuarios fue rotunda: Esquel.

De la misma participaron 2.251 votantes de twitter que eligieron posicionar con el 43% de los votos a la ciudad de Esquel para pasar los días de vacaciones o descanso.

Las localidades que quedaron por debajo son Bariloche con el 32% de los votos, San Martín de los Andes con el 15% y Ushuaia con el 10%.

Desde el portal turístico de la ciudad cordillerana, descubrimos que pueden realizarse:

Cabalgatas, excursiones por la montaña, senderismo, rafting, recorrido en el expreso patagónico La Trochita, visitas a los túneles de hielo y descansar tomando unos mates en la Laguna La Zeta.

Además, en época invernal, se destaca la oferta en Centro de Actividades de Montaña La Hoya, donde se puede disfrutar de un centro de esquí en altura.

Así lo anticipan desde el Servicio Meteorológico Nacional. El mes de abril fue más cálido de lo habitual en todo el país y se ubicó así en  el tercer abril más cálido desde 1961.Aunque en Comodoro Rivadavia y alrededores el invierno anticipado ya comenzó a sentirse esta semana con sensación térmica bajo cero y nevadas. Qué pasará con las temperaturas en los próximos meses.

Durante el martes las localidades chubutenses de Comodoro Rivadavia, Esquel, Puerto Madryn y Trelew formaron parte del ranking del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), como las ciudades más frías del país. Incluso, ya con un invierno anticipado, la ciudad petrolera presentó en sus alrededores presencia de nieve y temperaturas por debajo de los 2 grados en el comienzo de semana,

Sin embargo, esta situación estaría dentro de lo previsto según el informe trimestral publicado por el Servicio Metereológico Nacional. Las temperaturas «típicas hacia finales del otoño» se ubican «entre los 2 y los 8 grados» centígrados de promedio, explicó Cindy Fernández, meteoróloga del SMN. Incluso anticipó «la probabilidad de que sea normal, inferior o superior» las temperaturas.

El informe del SMN da cuenta que la Patagonia Argentina durante este 2021 «no tendrá un invierno tan crudo como el habitual», ya que «es más probable que las temperaturas sean superiores a las normales». No obstante, aclaró que eso no significa que «no va a hacer frío».

Según el organismo, el mes de abril fue más cálido de lo habitual en todo el territorio argentino y se ubicó así en el tercer abril más cálido desde que se tienen registros meteorológicos completos, que datan de 1961.

En el transcurso del mes se batieron tres récords históricos de «temperatura mínima más elevada», que ocurrieron en las localidades de Río Colorado, con 20.8 grados registrados el 6 de abril; Esquel, con 15 grados el 12, y en el primer día del mes la ciudad de Bariloche registró 13.2 grados, según publica el diario de Río Negro.

Fuente: ADNSUR

El Servició Meteorológico Nacional compartió la actualización del Pronóstico Climático Trimestral, en el cual se muestran las tendencias de temperaturas y precipitaciones para el próximo trimestre. Este tipo de pronóstico revela las condiciones medias que tienen mayor probabilidad de ocurrir en los próximos 90 días. Es una herramienta de gran utilidad para la toma de decisión a mediano y largo plazo pero no brinda detalles sobre las condiciones meteorológicas de un día determinado ni contempla singularidades, como olas de calor o frío, lluvias intensas o tormentas severas, por lo que debe complementarse con los pronósticos diarios y alertas.

Tendencia de anomalía de precipitación Mayo, Junio y Julio-2021

El pronóstico climático de precipitación concluye que en el norte del Litoral, este de Buenos Aires y centro-norte de Patagonia la mayores probabilidades son las de registrar un trimestre normal a más seco de lo normal. Por otro lado, en las provincias del norte y centro, sur del Litoral, Mendoza y sur de Patagonia un trimestre con lluvias dentro del rango normal es más probable.

Lo opuesto es esperable en las provincias del Noroeste Argentino. Allí, la tendencia es de un trimestre entre normal a más lluvioso de lo normal. Pero hay que aclarar que sobre el centro-oeste del NOA y norte de Cuyo no se suministra pronóstico de precipitaciones por ser Estación Seca.

Tendencia de anomalía de temperatura Mayo, Junio y Julio-2021

La tendencia pasada se mantiene en la Patagonia. Nuevamente las mayores probabilidades son las de tener un trimestre más cálido de lo normal en esa región. Y un poco más al norte, en Cuyo, se esperan condiciones entre normales a más frías de las normales.

En el resto del centro y norte de Argentina es esperable un trimestre con temperaturas cercanas a los valores normales para esta época del año.

¿Qué sucedió en abril 2021?

El mes estuvo dominado por un patrón de circulación semiestacionario que favoreció a condiciones de bloqueo y que afectó a todo el hemisferio sur. En Argentina, esto generó la persistencia de temperaturas más cálidas que lo normal, junto al continuo ingreso de humedad, especialmente en la zona central y el norte de Patagonia, que provocaron condiciones óptimas de inestabilidad para que cualquier perturbación produjera el desarrollo de lluvias y tormentas.

En Argentina, este abril se posicionó como el 3° más cálido desde 1961. Los desvíos positivos de temperatura más significativos se registraron sobre el centro y sur de Buenos Aires, y el norte y noreste de Patagonia. Varias localidades registraron el abril más cálido en más de 60 años, sin embargo, en todo el mes solo hubo tres récords diarios de temperatura mínima más elevada, que fueron para las localidades de Río Colorado (20.8°C el 6/4), Esquel (15.0°C el 12/4) y Bariloche (13.2°C el 1/4 ).

Si pasamos a las precipitaciones, podemos observar que gran parte de la zona central estuvo afectada por excesos, mientras que hacia el extremo noreste de Argentina y el oeste y sur de Patagonia predominaron las lluvias deficitarias.

Durante el transcurso del mes, y bajo el dominio de aire cálido y húmedo, 2 sistemas frontales lograron interrumpir temporariamente las condiciones de bloqueo y dieron lugar a fuertes temporales de lluvias, tormentas, granizo de gran tamaño y fuertes ráfagas de viento en distintos sectores del país.

El primer evento tuvo lugar entre los días 7 y 10 de abril, en el sur del Litoral, provincia de Santa Fe, este de Córdoba, oeste de Buenos Aires y este de La Pampa. Varios registros de lluvias superaron los 100 mm y hasta hubo reportes mayores a los 200 mm que provocaron inundaciones. La ciudad de Marcos Juárez, en Córdoba, marcó un récord histórico diario con 225 mm, de los cuales más de 200 mm se acumularon en menos de 6 horas. Sauce Viejo reportó 161 mm en 24 horas, Paraná 132 mm, Gualeguaychú 87 mm y Bolívar 84 mm en el mismo periodo.

El segundo episodio de lluvias extremas se dio entre los días 20 y 23 de abril en el centro de Mendoza, este de Neuquén, centro y este de Río Negro, noreste de chubut, noreste de La Pampa y centro de Santa Fe. Allí se registraron lluvias entre 50 y 120 mm. En 24 horas, Cipolletti registró 90mm , San Rafael 81mm, Puerto Madryn 60mm,Santa Rosa 53mm, Neuquén 49 mm y Sunchales 116 mm. Además, el temporal estuvo acompañado de granizo de gran tamaño que provovó daños en Mendoza, Neuquén y Río Negro.

También se destacaron otros fenómenos extremos. A comienzos del mes se reportó un tornado de gran dimensión cerca de la ciudad de Malargüe, al sur de Mendoza que afortunadamente no produjo daños.

Fabián Puratich, puso en valor la conformación del «protocolo de bloque patagónico» para unificar los criterios para enfrentar la pandemia de coronavirus, sobre todo porque «tenemos problemas en común y medidas que acá, por los fríos, no se podrán poner en práctica como que transiten los colectivos con los vidrios bajos».

Puratich, en diálogo con Radio Chubut, hizo referencia así a la reunión virtual que mantuvieron los gobernadores patagónicos para abordar pautas en común frente a la pandemia, que «permitirá establecer criterios por ejemplo en el pedido de certificados de PCR que se venía aplicando de manera separada».

En el encuentro entre los gobernadores entre otras cosas se definió reforzar aerooeuertos, medidas con los transportes de carga y en general todo lo que tenga que ver con las provincias australes.

En cuanto a las camas de internación en Chubut, el ministro de salud sostuvo que «tenemos disponibilidad de camas porque la ocupación llegó al 75% es decir que contamos con unidades para dar respuesta pero la nuestra es una provincia tan variada en su geografía que la situación es distinta según la comarca».

En tal sentido explicó que «por ejemplo en Esquel llegamos a la ocupación plena de camas de Terapia Intensita pero ahí se explica en que es hospital cabecera y recibe a toda la comarca de la cordillera donde hay varias localidades que derivan».

Citó casos puntuales donde «se dispararon los casos» como la localidad de Río Pico y Cushamen.

«En el caso de Cushamen se confirmó que un pastor evangélico que había viajado desde Bariloche con Covid terminó contagiando a los asistentes y eso provocó una disparada de casos, por eso recomendamos que se eviten los eventos sociales porque esa es la vía de irradiación» aseguró.

En general la provincia está ante una «meseta descendente» de casos y citó que durante en la última semana se habían registrado 1247 casos cuando en la anterior se reportaron más de 2.000 lo cual muestra que el número de casos es alto pero tiende a la baja.

El funcionario recordó que el transporte público debe mantener las restricciones en cuanto a los pasajeros transportados, porque los protocolos no cambiaron desde un principio y están vigentes hasta el próximo lunes 3 de mayo.

Lo mismo rige para los eventos deportivos y en general sociales.

En otro tramo de la entrevista concedida a Radio Chubut, Puratich aseguró la eficacia de todas las vacunas que son parte de la campaña más formidable que se está realizando a nivel mundial y recomendó que no se le preste atención a los cuestionamientos que no tienen ningún rigor científico.

La campaña de vacunación sigue para los mayores de 60.

Además, hay una «espontánea» -es decir sin turno previo- para los mayores de 80 y se completa para la población entre 18 y 59 con factores de riesgo.

Fuente: Radio Chubut

Se trata de un hombre de 55 años que se encuentra internado en un Hospital de la ciudad de Neuquén.

La cartera sanitaria neuquina informó en un comunicado oficial que “se detectó la presencia de las mutaciones marcadoras de la variante de preocupación (VOC, siglas en inglés) 501Y.V3 (linaje P.1, Manaos) en una muestra de un hombre de 55 años que se encuentra internado en un hospital de la ciudad de Neuquén”.

El 31 de marzo pasado, el paciente con residencia en la ciudad de La Plata, arribó a Neuquén vía aérea al aeropuerto local.

El 3 de abril se aisló debido a la presencia de síntomas compatibles con Covid-19 y dos días después se confirmó su diagnóstico positivo en un laboratorio privado.

Al comprobarse con el seguimiento de atención domiciliaria que su evolución era desfavorable se dispuso internarlo y hacer un nuevo hisopado a través del cual se pudo determinar que era un caso de la cepa Manaos de coronavirus.

“Actualmente, el paciente continúa internado, con buena evolución”, según fuentes oficiales, en tanto “sus contactos estrechos, (familiares) se encuentran realizando el aislamiento correspondiente en la ciudad de La Plata” mientras que “su pareja es la única con resultado positivo para Covid-19”.

En el ámbito laboral fueron aislados sus compañeros de trabajo a los que se les realiza el seguimiento domiciliario.

El Proyecto Argentino Interinstitucional de Genómica difundió este lunes cuántos casos fueron detectados con las variantes de coronavirus y sus mutaciones en la Ciudad de Buenos Aires y localidades de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Neuquén.

Con respecto a las cepas oriundas de Río de Janeiro (Brasil), el informe indicó que se descubrió la mutación S_L452R en siete muestras correspondientes a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (un caso), Almirante Brown (un caso), La Matanza (un caso), Lanús Oeste (un caso), La Plata (un caso) y San Martín de los Andes (un caso) y otra muestra con diagnóstico en CABA. Sobre estos casos se informó que ninguno tiene historia de viaje, ni contacto estrecho con viajeros.

Por otra parte, la mutación S_L452Q se detectó en 63 muestras correspondientes a 23 casos de CABA, 26 al sur del Gran Buenos Aires, cuatro al oeste del Gran Buenos Aires, una endetectaSuipacha, una en Bolívar, una de La Plata, una de Neuquén capital y dos de Santa Fe. Estos casos no presentaron nexo epidemiológico entre sí y corresponderían a infecciones adquiridas en la comunidad.

Fuente: Radio 3

 

El panorama es desolador por la angustiante realidad que impera después del paso de la tormenta de fuego, ocurrida el 9 de marzo, hace exactamente un mes. La desesperación personal y colectiva en la Comarca Andina es inconmensurable.

Miles de cordilleranos siguen sin casa, sin luz, sin agua y -lo peor de todo- es que en el horizonte cercano se avecina otro crudo invierno patagónico al que nadie sabe cómo enfrentar habiendo perdido todo.

No solamente el panorama actual es crítico: lo peor es la ausencia de futuro para una región que ya estaba olvidada y sufre la incertidumbre total en materia económica y social. Si el Estado -tanto el Nacional como el Provincial- no se toman en serio el problema e invierten todo lo que se necesita urgentemente en los próximos 45 días la bellísima Comarca Andina se transformará por muchos años en una zona de desastre y desolación difícilmente recuperable. Así como un ciprés tarda varias décadas en crecer, las generaciones actuales no volverán a ver lo que conocieron como un prodigio de la naturaleza.

Las penurias en la Comarca Andina Patagónica no se resolvieron obviamente con la inmensa solidaridad inmediata del pueblo o con los anuncios, muchos de ellos formales, que hicieron los gobernantes. El fuego destruyó mucho de lo material pero también parece haber derretido el futuro de una de las zonas más maravillosas que tiene Chubut y el país.

Miles de personas y familias afectadas se las ingenian por su cuenta para encontrar algunas soluciones de transición hacia diferentes direcciones que les imponen los múltiples problemas a resolver. Los más perjudicados se quedaron sin casa y perdieron todo, literalmente. No tienen un techo ni tampoco las cosas imprescindibles para sobrevivir

La solidaridad, como sucede siempre frente a las catástrofes, llegó casi de manera inmediata y hasta sobrepasó la cobertura de las necesidades urgentes. Hasta sobró ropa enviada desde distintos puntos del país y ahora se piensa en usarla entre medio de los miles de paredes que quedan por levantar. Lo que falta es otra cosa: una inversión medida en millones.

Los problemas de la Comarca van mucho más allá de lo que un pueblo solidario puede donar o lo que los voluntarios pueden ir a hacer con sus manos a la hora de limpiar el desastre o ayudar a levantar parte de lo devastado. Reconstruir tras los incendios no es una tarea que pueda depender de la solidaridad, sino del Estado en sus diferentes niveles, porque desde lo personal ya es muy difícil vivir sin una catástrofe en un panorama de crisis agravado por el Coronavirus. Solamente hay que imaginar lo trágico que puede ser intentar levantarse con la miseria, la inflación, los sueldos atrasados, entre otros

Necesidades imperiosas que no admiten demora Lo que hace falta de manera imperiosa son viviendas e infraestructura para recomponer y mejorar los raquíticos servicios públicos que había desde antes del incendio y que ahora están desaparecidos.

Las casas de emergencia pueden ayudar para encontrar un techo para dormir, pero se viene el invierno y vaya a saber si alguien puede subsistir en un container enfrentando crudo frío, las lluvias y las nevadas de un invierno que está por llegar y se extenderá por varios meses. Ni qué hablar de lo que implica intentar pasar no uno, sino varios inviernos en una casilla de chapa. Son más de 500 las viviendas afectadas, 392 de manera total y 102 parcial; aunque cálculos no oficiales llevan el número hasta las 1000 casas. Por eso, no alcanza para encarar las soluciones de fondo con las viviendas modulares. Con ellas se logrará tener un techo, pero jamás una vivienda digna.

Para tener un panorama justo basta preguntarle a los comodorenses que también perdieron todo y cuatro años después siguen alquilando por su propia cuenta e inclusive intentan subsistir en un trailer. Concretar las obras de infraestructura del tendido eléctrico, plantar postes y cables que lleven la luz e internet parece una misión casi imposible cuando el Estado se muestra paquidérmico en sus movimientos.

Además, hace falta imperiosamente el aprovisionamiento de redes de agua potable y cloacas para que la higiene sea una tarea cumplida en el devenir de lo cotidiano en tiempos de pandemia. Hay que empezar casi de cero.

Reconstruir la Comarca es mucho más que un anuncio oficial para cumplir, se trata de invertir con fuerza y planificación para que el desastre quede en el pasado y el futuro se convierta en una esperanza real. Hasta ahora, lo más concreto ha sido el lanzamiento de los préstamos de 2,8 millones por parte del gobierno provincial a través del IPV.

Se verá con qué diligencia se tramitan o si la burocracia los demora infinitamente hasta que la devaluación los devore. Como sostuvo el economista Joseph Stiglitz, el maestro del ministro de Economía Martín Guzmán, «en el futuro estaremos todos muertos».

El Estado nacional anunció fondos relativamente relevantes, pero las administraciones locales aseguran que están llegando a cuentagotas. Cada municipio sabe que son la primera línea de contención, y que no solo recibirán los insultos de centenares de vecinos desesperados sino que pagarán todo el costo político si se dedican a encubrir o solapar las demoras de sus jefes políticos nacionales o provinciales, porque la gente hará tronar el escarmiento.

Del incendio a las inundaciones

Todo debe hacerse de manera planificada y en serio, porque la devastación de los bosques traerá problemas adicionales. La liquidación de flora nativa que equilibraba el ecosistema ahora ya no está y cuando las lluvias caigan sobre la Cordillera y la nieve se deshiela el agua invadirá sin contención las zonas a su merced. La anegación de miles de hectáreas de la Comarca es una problemática de corto plazo.

Los bosques ya no están para contener el agua que inevitablemente el clima genera año a año en la zona y lo que se presagia que es el agua que faltó para apagar el fuego llegue tarde y se transforme en inundaciones que pongan en peligro lo poco que quedó en pie y lo que se vaya a reconstruir.

Fuente: Límite 42

Científicos de Argentina, Brasil y Chile descubrieron e identificaron un nuevo mamífero que habitó la región del Estrecho de Magallanes y el sur del país trasandino hace 74 millones de año, según publicó la prestigiosa revista Scientific Reports, del grupo Nature.

Se trata de un pequeño mamífero del tamaño de una sarihuella, bautizado con el nombre de Orretherium tzen, cuyos restos fueron localizados en rocas de la Era Mesozoica, también conocida como la «Era de los Dinosaurios».

Los restos hallados consisten en una mandíbula con 5 dientes y un diente molar del maxilar, de pequeño tamaño, descubiertos en rocas de la Formación Dorotea (Cuenca Magallanes), con una antigüedad aproximada de entre 74 a 72 millones de años.

El origen del nombre tiene dos raíces: Orre significa «dientes» en Aonikenk, y therium significa «bestia» en griego, una terminación frecuentemente usada en géneros de mamíferos. Por otro lado, la especie tzen significa «cinco» en Aonikenk, en referencia a tener preservados 5 dientes consecutivos en la mandíbula.

El descubrimiento de Orretherium es de suma importancia porque la mandíbula preservada, de menos de 3 cm largo, posee los cinco dientes en posición, permitiendo conocer la variación de la morfología dental en esta especie, y por lo tanto ser una herramienta para ayudar a clasificar dientes que se encuentran aislados, con una posición en la mandíbula o maxilar a veces tentativa.

«Durante fines de la Era Mesozoica los ecosistemas terrestres eran notoriamente diferentes a los actuales y los fósiles que se encuentran en rocas Cretácicas de la región de Magallanes están develando una historia fascinante justo en el momento anterior a la gran extinción de los grandes dinosaurios y otros reptiles», indicó una publicación de la Fundación Azara.

Fuente: ADNSUR