Tag

aumento

Browsing

La Secretaría de Comercio de la Nación determinó desde este miércoles, un incremento del 4% en los precios de referencia sin impuestos de la harina a la salida del molino. En la Patagonia, la suba será mayor.

La Secretaría de Comercio determinó un aumento del 4% en los precios de referencia sin impuestos de la harina a la salida del molino, en el marco del Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, a través de la resolución 119/2022 publicada hoy en el Boletín Oficial.

Comercio subrayó que «el Estado Nacional viene adoptando una serie de políticas públicas que buscan estabilizar los precios de los productos a favor del consumidor, como el programa Precios Justos».

A partir de esto, indicó que «a fin de mejorar el impacto de la herramienta financiera tanto en la estructura de costos como en el producto al consumidor, resulta necesario aumentar la oferta de la harina con compensación en el mercado y, asimismo, actualizar sus valores para que sean consecuentes con la evolución del resto de los componentes del costo de los productos derivados de la harina de trigo».

Así, la bolsa de 25 kilogramos de harina 000 pasa a valer $1.531 y la de harina 0000, $1.837.

Los precios son sin impuestos, a la salida del molino, sin costos de entrega, y a ellos se les debe incorporar en concepto de costos logísticos por región, 3,5% para ciudad y provincia de Buenos Aires; 5,5% para Centro, Cuyo y Litoral; 7% para NEA y NOA; y 8% para Patagonia.

El Fondo Estabilizador del Trigo Argentino se dispuso mediante el decreto 132/2022 del 19 de marzo de este año, «debido el aumento sostenido del precio de los alimentos» que «impactó fuertemente en el trigo, el maíz, el girasol y sus derivados a partir del inicio del conflicto bélico entre la Federación de Rusia y Ucrania».

La resolución también explicó que la actualización de los precios del Fondo será determinada mensualmente por Comercio, considerando varios parámetros de modo referencial.

Así se desprende de la información brindada por el Consejo de Bienestar policial. Con el último aumento acordado, el haber más bajo de un agente policial será de $ 125 mil pesos mientas que un comisario llegará a los $ 352 mil. Los cadetes del 1er año cobrarán $ 50 mil.

En las últimas horas el Consejo de Bienestar Policial (CoBiPol) dio a conocer los montos actualizados de los haberes a partir del aumento acordado este mes con el Gobierno provincial.

De esta forma, con los haberes de noviembre (a cobrar en diciembre) el haber más bajo, para un Agente, será de 125.417 pesos mientras que el rango más alto, Comisario General, llegará a 541.945 pesos.

En lo que respecta a los cadetes, también tendrán incrementos que percibirán en el caso de los de 1er año 50.259 pesos, 2do año 72.823 pesos y 3er año 102.948 pesos.

En cuanto a los integrantes de la agrupación “Servicios” (personal administrativo, profesionales, mecánicos automotores y música, entre otros) percibirán una cifra menor a la de la agrupación “Comando”.

Este lunes los trabajadores municipales de Esquel, nucleados en el SOEME, acordaron un nuevo aumento salarial con el Ejecutivo esquelense para el último tramo del 2022.

En asamblea, los trabajadores aceptaron la propuesta de un incremento del 25% a pagar en 2 tramos, un 15% en noviembre y un 10% en enero.

De esta forma, este 15% sumado al 20% acordado en septiembre, en el 2º semestre del 2022 los trabajadores municipales lograron un aumento acumulado del 52% y con los anteriores el incremento anual será del 105,7%.

 

El Gobierno provincial, mediante Decreto 1361, otorgó un incremento salarial del 15% que será liquidado tomando como base de cálculo los haberes de octubre y pagadero con el sueldo de noviembre.

El instrumento estatal establece que se exceptuará del aumento al personal que percibió incrementos salariales a liquidarse con los haberes de noviembre de 2022, a través de acuerdos paritarios homologados ante la Secretaría de Trabajo.

La medida se adoptó para mitigar los desequilibrios financieros del sector público. Y que realiza una labor constante para reordenar las cuentas públicas provinciales.

La CGT, la CTA y las cámaras empresarias acordaron este martes en el Consejo del Salario un aumento del mínimo, vital y móvil del 20% en cuatro tramos, que se abonará un 7% en diciembre, 6 en enero, 4 en febrero y otro 3% en marzo de 2023, lo que para la cartera laboral totalizó una mejora paritaria del 110,5% en un año y permitirá que ese haber llegue a casi 70 mil pesos en marzo próximo.

«El nuevo incremento del mínimo, vital y móvil para el año paritario, comprendido entre marzo de este año e igual mes de 2023, totalizó un 110,5 por ciento», informó Trabajo.

Los dirigentes gremiales de la CTA Autónoma votaron en contra del nuevo incremento y señalaron que el acuerdo implicó que «el ingreso mínimo se eleve a 69.500 pesos recién en marzo» próximo, indicó el estatal y líder de esa central, Hugo Godoy.

Sindicalistas y empresarios sesionaron este martes de forma virtual en primer término en la Comisión Técnica y, desde las 16.30, iniciaron la plenaria, que determinó el nuevo monto del haber mínimo, vital y móvil y de las prestaciones mínima y máxima por desempleo, y convinieron revisar nuevamente el acuerdo salarial en febrero de 2023.

La CTA, la CGT y las cámaras respaldaron la propuesta de aumento salarial del 20% en cuatro tramos y la revisión en febrero, lo que mereció un duro rechazo de la CTA Autónoma, que ratificó en el encuentro sus posiciones históricas al respecto.

El último encuentro del Consejo del Salario Mínimo había sido el 22 de agosto, cuando las partes convinieron -también con el voto en contra de la CTAA- una mejora salarial del 21% en tres tramos de 7% entre septiembre y noviembre.

A partir de ese acuerdo, el ingreso mínimo pasó a ser de 51.200 pesos en septiembre, de 54.550 en octubre y de 57.900 este mes, mientras que en agosto el ingreso era de 47.850 pesos para los trabajadores mensualizados a jornada completa.

Sindicalistas y empresarios deliberaron este martes de forma virtual bajo la supervisión de la cartera laboral y determinaron el nuevo valor del mínimo, vital y móvil, actualmente de 57.900 pesos, para un tramo corto cuatrimestral y con nueva revisión en febrero.

El encuentro tripartito fue convocado por el Gobierno ante el elevado proceso inflacionario y de alza de precios y se realizó de forma virtual entre cámaras y centrales obreras.

La CGT se había reunido este martes a la mañana en la sede nacional del gremio de Sanidad (Fatsa) para fijar una posición, al igual que lo hizo la CTA Autónoma, en tanto la CTA del diputado nacional Hugo Yasky reclamó que el nuevo valor del mínimo superase en 4 puntos el índice de inflación de diciembre y que en enero se produzca otro aumento salarial.

El Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil sesionó primero en la llamada Comisión Técnica y, luego, comenzó la plenaria de 32 integrantes -16 por la parte trabajadora y 16 por la empleadora-, y consensuó el acuerdo final.

Yasky había señalado que ante «la imposibilidad de anticipar la inflación» deben realizarse «revisiones trimestrales» -en este caso fue cuatrimestral-, porque solo para no perder poder adquisitivo «serían necesarios en diciembre 63.856 pesos en relación con ese mes del año anterior y 69.197 pesos para recuperar el de diciembre de 2019», y dijo que para alcanzar el valor de 2015 el haber mínimo tendrá que ser de 90.000 pesos.

La Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA) de Godoy y Ricardo Peidro rechazó este martes nuevamente el acuerdo y ratificó que para no perder contra la inflación de este año el ingreso mínimo en diciembre debería ser de 64.000 pesos; reclamó otra vez «una política integral para que ese haber supere a la inflación y no pierda poder adquisitivo» y también sostuvo la necesidad de legislar y aprobar «un salario universal».

La CTA Autónoma reclamó este martes por la tarde una actualización del mínimo del 47% y, en un documento posterior al encuentro, Godoy sostuvo que desde hace tiempo «la inflación no es determinada por los aumentos de precios sino por la especulación empresaria, que no realiza ningún esfuerzo para distribuir los ingresos a favor de los trabajadores».

En medio de un contexto atravesado por los altos índices de inflación, gremialistas de las tres Centrales Obreras y dirigentes de las Cámaras Empresariales negociarán una nueva actualización del haber mínimo, vital y móvil, en una reunión plenaria del Consejo del Salario, que se concretará de manera virtual a partir de las 16. También se discutirán en el mismo marco las prestaciones por desempleo ante el proceso de suba de precios.

Siguiendo lo establecido en la Resolución 12/2022, publicada 12 días atrás en el Boletín Oficial, los integrantes del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil deberán reunirse para llegar a un acuerdo. Sin embargo, algunas centrales como la CGT y la CTA Autónoma aún no fijaron una posición respecto a la propuesta de incremento salarial que discutirán en la mesa con el sector empresario -según publica Infobae-.

Por un lado, la CGT, co-liderada por los dirigentes Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano, no fijó aún una postura sobre el porcentaje a discutir. Aunque, detallaron que hoy desde las 11 horas, antes de que comience el Consejo, la delegación de la central mayoritaria deliberará en el gremio de Sanidad (Fatsa) para arribar al encuentro con una postura definida.

En tanto, la CTA de los Trabajadores, conducida por el diputado nacional del Frente de Todos, Hugo Yasky, puso el foco en reclamar un nuevo valor del haber mínimo. Según expresan, pretenden que el mismo se ubique 4 puntos por arriba del índice de inflación de Diciembre y que en Enero de 2023 se acuerde el pago de otra cuota, con la idea de que no sea superado por la inflación de ese mes.

“La Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) propondrá en la mesa de discusión un acuerdo corto para Diciembre-Enero sobre los valores vigentes en Noviembre y reabrir el diálogo en el Consejo en Febrero”, afirmaron los voceros de la central encabezada por el legislador y gremialista Yasky.

Las palabras del dirigente se desprenden de los valores que arrojó su Centro de Investigación y Formación (Cifra). De esta manera advirtieron en uno de sus últimos análisis que el poder adquisitivo del salario mínimo tuvo una tendencia decreciente desde 2011. A través de este informe, la Central detalla que la caída del poder de compra fue más fuerte en 2018, 2019 y 2020.

A partir de esa información recabada, exclaman que en los años siguientes tampoco fue posible recomponer el poder adquisitivo: “En 2021 y 2022 solo se evitó una nueva caída. En términos reales, se mantuvo el bajo valor de 2020. Se procuró seguir la inflación y no recomponer poder de compra de ese ingreso mínimo y se subestimó el proceso inflacionario. Este año, el resultado promedio fue una baja del 1,6% y, considerando el salario de octubre, una interanual del 9,3%”.

En ese sentido, la CTA propone que se realicen revisiones trimestrales y que, para no perder poder adquisitivo, sería necesario un ‘shock’ de $63.856 pesos en diciembre. Al mismo tiempo, puntualizan que para alcanzar el valor que se tenía siete años atrás el haber mínimo debería subir a $90.000.

El 22 de Agosto pasado, gremialistas y representantes del sector empresario llegaron a un acuerdo para un incremento del salario del 21% en tres tramos, aunque con el voto en contra de la CTA Autónoma. Así ese ingreso pasó a ser de $57.900 pesos este mes.

Para la CTA-A, que lideran Hugo Godoy y Ricardo Peidro, como el 2021 concluyó con un ingreso mínimo, vital y móvil de 32.000 pesos y la inflación en este año estará alrededor del 100%, para que “ese haber no pierda contra el proceso inflacionario de 2022 debería determinarse mañana que en diciembre (el salario mínimo) sea de 64.000 pesos”.

Gremialistas de las tres centrales obreras y dirigentes de las cámaras empresarias negociarán este martes en sesión plenaria virtual del Consejo del Salario una nueva actualización del haber mínimo, vital y móvil, como también de las prestaciones por desempleo, ante el proceso de suba de precios, con la supervisión del Ministerio de Trabajo.

El encuentro se realizará desde las 16, aunque la CGT y la CTA Autónoma aún no fijaron una posición definitiva respecto a la propuesta de incremento salarial que llevarán a la mesa de discusión con el sector empresario en esa reunión tripartita.

La CGT que colideran los dirigentes Héctor Daer, Carlos Acuña y Pablo Moyano «no determinó aún una posición», confiaron a Télam las fuentes cegetistas, aunque detallaron que este martes a las 11, horas antes de iniciarse el Consejo, la delegación de la central mayoritaria deliberará en el gremio de Sanidad (Fatsa) para acordar una postura.

En tanto, la CTA de los Trabajadores, que conduce el diputado nacional por el Frente de Todos Hugo Yasky, aseguró que reclamará que el nuevo valor del haber mínimo «se ubique 4 puntos por arriba del índice de inflación de diciembre» y que en enero de 2023 «se acuerde el pago de otra cuota, para que el ingreso no quede por debajo de la inflación de ese mes».

«La Central de los Trabajadores de la Argentina (CTA) propondrá en la mesa de discusión un acuerdo corto para diciembre-enero sobre los valores vigentes en noviembre y reabrir el diálogo en el Consejo en febrero», confiaron los voceros de la central encabezada por el legislador y gremialista de origen docente Yasky.

El Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil sesionará primero a las 15 en la llamada Comisión Técnica y, una hora después, comenzará la plenaria de 32 integrantes -16 por la parte trabajadora y otros 16 por la empleadora-, en ambos casos a través de una videoconferencia.

El poder adquisitivo del salario mínimo

A través de su Centro de Investigación y Formación (Cifra), la CTA de los Trabajadores advirtió en uno de sus últimos análisis que el poder adquisitivo del salario mínimo tuvo una tendencia decreciente desde 2011.

Y detalló que la caída del poder de compra fue más fuerte que los haberes promedio y que las reducciones se concentraron en especial en los dos últimos años de gobierno macrista y en 2020, el primer año de la pandemia.

«En 2021-22 las negociaciones no lograron recomponer el poder adquisitivo y solo evitaron una nueva caída. En términos reales, se mantuvo el bajo valor de 2020. Se procuró seguir la inflación y no recomponer poder de compra de ese ingreso mínimo y se subestimó el proceso inflacionario. Este año, el resultado promedio fue una baja del 1,6% y, considerando el salario de octubre, una interanual del 9,3%», analizó la central sindical.

En sus conclusiones, el informe de Cifra-CTA propuso que ante «la imposibilidad de anticipar la inflación» se realicen «revisiones trimestrales», porque solo para no perder poder adquisitivo «serían necesarios en diciembre 63.856 pesos en relación con ese mes del año anterior y 69.197 pesos para recuperar el de diciembre de 2019, cuando se fue Cambiemos».

Además, la CTA puntualizó que para alcanzar el valor que tenía en el año 2015 el haber mínimo debería ascender a 90.000 pesos.

El 22 de agosto último y, con el voto en contra de la CTA Autónoma (CTA-A), representantes gremiales y del sector empresario convinieron un incremento del salario mínimo del 21% en 3 tramos de 7% entre septiembre y noviembre, por lo que ese ingreso pasó a ser de 51.200 pesos en septiembre, de 54.550 en octubre y de 57.900 este mes, mientras que en agosto el ingreso era de 47.850 pesos para los trabajadores mensualizados a jornada completa.

Para la CTA-A, que lideran Hugo Godoy y Ricardo Peidro, como el 2021 concluyó con un ingreso mínimo, vital y móvil de 32.000 pesos y la inflación en este año estará alrededor del 100%, para que «ese haber no pierda contra el proceso inflacionario de 2022 debería determinarse que en diciembre (el salario mínimo) sea de 64.000 pesos».

«Se impone una política y estrategias constantes y permanentes de parte del Gobierno para que el ingreso mínimo supere a la inflación y no pierda poder adquisitivo, como ocurrió durante los dos últimos años de macrismo y en plena pandemia», exhortó Peidro.

Para la CTA-A, esos 64.000 pesos a diciembre 2022 deben compararse con el valor de la canasta de indigencia para una familia tipo, que mide el costo de los alimentos indispensables para vivir, que a septiembre último era de 56.732 pesos y, en diciembre próximo, llegaría a 67.750 pesos, «un umbral que debería superar el haber mínimo».

La postura de esa central obrera es que para que el salario mínimo no pierda contra la inflación proyectada para 2022 debería ser de 64.000 pesos; para que no se ubique por debajo de la línea de indigencia, de 67.750 pesos, y para que esté en sintonía con lo que determina la propia ley tendría que fijarse en 133.272 pesos.

Peidro adelantó a Télam que la CTA-A se reunirá este lunes para determinar una postura definitiva y elaborar una propuesta que será trasladada a la mesa de discusión de mañana.

En el último encuentro de agosto, el nuevo valor del haber mínimo para el trimestre septiembre-noviembre fue apoyado por la CGT, la CTA de los Trabajadores se abstuvo y la CTA-A votó en contra.

Antes de aplicarse esa actualización, el ingreso mínimo alcanzaba los 47.850 pesos y había sido convenido el 16 de marzo, cuando se acordó una mejora del 45%.

«Es preciso, aunque sea de forma gradual, convenir un plan de recuperación salarial por lo perdido desde el macrismo y superar el guarismo inflacionario del año. Además, el (salario) mínimo debe alcanzar a quienes hoy no contempla, como municipales, peones rurales y empleadas domésticas, y debe haber un ingreso universal», reclamó Peidro.

El Gobierno había ratificado en mayo que «la recuperación del salario es una prioridad y una condición necesaria para que la economía sostenga la actual reactivación».

En caso de no producirse mañana un acuerdo entre los representantes del sector gremial y los directivos de las cámaras empresarias, la ministra de Trabajo, Raquel «Kelly» Olmos, tiene la atribución de laudar.

En consonancia con las protestas que se vienen dando en distintos puntos del país, ayer en hospitales de Chubut también médicos visibilizaron el malestar que se vive en salud pública principalmente por la cuestión salarial y tras una convocatoria de la Asociación Gremial Médica del Chubut (AGREMEDCH) realizaron una jornada para dar visibilidad a lo que ocurre realizando “RCP a la salud pública” frente al nosocomio.

En este sentido, una de las médicas, Romina Galarza, expresó que “estamos acá por la firma de la última paritaria de salud que nos deja afuera en realidad de beneficios, tenemos la hora guardia congelada hace mucho tiempo como todos saben, no se planteó el aumento de hora guardia en la última paritaria. Lo firmaron los gremios de ATSA, ATE, UPCN y en disconformidad AGREMEDCH que es el gremio de médicos, en base a eso nos juntamos en forma virtual para poder hacer uno el reclamo a nivel provincial y defendernos. Hay una inflación en aumento día tras día y nosotros quedamos relegados, no nos vamos a quedar callados”.

Por su parte, la médica psiquiatra, Marta Rodríguez, hizo lectura del escrito para exponer la compleja y difícil situación que atraviesan en la actualidad y el reclamo que están llevando adelante.

“Desde hace varios años, este sector médico fue postergado o dejado de lado muchas veces. Los acuerdos salariales que se lograron para el sector de salud no han contemplado las necesidades de los profesionales. Esto abarca desde aspectos muy relevantes como la no participación de nuestro sector en la Comisión Permanente de Interpretación y Carrera (COPIC) y hasta cuestiones más simples como no considerar nuestra opinión, sugerencias, o recomendaciones construidas desde la experiencia en las áreas en donde nos desarrollamos. Desde ya hace varios años la única manera que el Ministerio de Salud ofreció para mejorar los sueldos fue a través del uso de ‘horas de guardia’ siendo esta una forma ‘camuflada’ de aumento salarial que claramente no es la manera que deseamos los profesionales. Y en caso específico de los médicos de los centros de salud, directamente ningún tipo de mejora” expresó.

Asimismo, comentó que “no contamos con una jerarquización profesional, lo cual se traduce en que, aunque se realicen especializaciones o cursos de perfeccionamiento, no se obtenga ningún tipo de ascenso en la categoría”.

Asimismo, continuó diciendo que “las residencias a nivel nacional se encuentran en crisis, cada vez son menos los médicos que deciden continuar con su formación como especialistas. Existen diversas razones, pero sabemos que la salarial es una muy importante, ya que la residencia implica dedicación exclusiva, gran número de horas de trabajo, tener un sueldo menor por al menos 3 años para que luego de obtener la especialidad no exista reconocimiento jerárquico de la misma. Esto último significa que en los próximos años no contaremos con especialistas que puedan dar atención a las problemáticas de la población”.

Ya con la voz quebrada, Rodríguez, continuó con la lectura, indicando que “todos los profesionales que trabajan en Salud Pública lo hacemos con mucha vocación y compromiso, y pese a que el contexto es desfavorable, se intenta hacer la tarea de la mejor manera posible. Y si hemos decidido permanecer en el sistema es por las numerosas satisfacciones que tenemos día a día a nivel profesional y personal realizando la profesión que elegimos y de la que estamos orgullosos”, pero no pudo continuar pues la angustia ganó.

La convocatoria tuvo lugar mientras se llevaba a cabo la reunión entre los representantes del Ejecutivo Provincial y el Consejo de Bienestar Policial en Rawson.

Luego de fracasar la semana pasada la reunión entre el Consejo de Bienestar Policial y el gobierno del Chubut, este lunes desde las 16 horas, tal como se había acordado, se llevó a cabo un nuevo encuentro con el objetivo de acercar posturas en el marco de la negociación salarial.

Cabe recordar que en esa ocasión el Ejecutivo Provincial ofreció un aumento del 8% al básico más una suma no remunerativa, propuesta que fue rechazada por los representantes del Consejo de Bienestar Policial.

Mientras se llevaba a cabo la nueva reunión en Rawson, en Esquel un grupo de policías activos y retirados autoconvocados se manifestaron en la Plaza General Sana Martín, solicitando que se llegue a un acuerdo por el aumento salarial.

Al respecto, el Suboficial Mayor José Antieco, señaló que el Consejo de Bienestar Policial planteó en una primera instancia que el agente ingresante llegue a cobrar 150 mil pesos.

“Están reunidos para ver qué sale en la reunión, para llegar a la cifra pretendida tendríamos que estar hablando de un 45% de aumento”, detalló Antieco.

“El personal tiene derecho a vivir dignamente”

Por su parte, el Suboficial Mayor (Re) Alberto Jaramillo, remarcó que se está tratando de llegar a un acuerdo tras la cuarta reunión. “No estoy en contra del gobierno pero estoy a favor del personal que tiene derecho a vivir dignamente”, afirmó.

Jaramillo señaló que luego del rechazo a la propuesta del Gobierno Provincial, ahora están solicitando cobrar 25 mil pesos como un adicional remunerativo no bonificable para todo el personal.

“Acá estamos peleando por los derechos de todos, hay poca demostración de interés, tendría que estar la familia y el personal policial activo apoyando para que se vea que la cosa está mal”, concluyó.

El Gobierno del Chubut mantendrá este viernes una nueva reunión paritaria con los gremios que representan a los trabajadores de la salud pública en la provincia.

Previos a ello, se realizó este jueves una asamblea entre los empleados en el Hospital Zonal de Trelew. Tras la misma, Verónica Camandaro dialogó con la prensa e indicó que en el último encuentro paritario «Provincia nos dio dos ofertas pero son bajísimas, por lo cual no fueron aceptadas».

Manifestó además que «hace falta una decisión política para mejorar los sueldos de los trabajadores de la salud».

La vocera de los empleados sanitarios reconoció que «solicitamos como mínimo un -aumento- del 25% al básico», y lamentó que con la inflación «nuestro salario perdió valor». Piden también un incremento del 100% en los valores de la horas guardias.

Por otro lado, contó que dialogan con la ministra de Salud, Miryám Monasterolo, pero dijo que en los ofrecimientos del Estado «no se traducen esas buenas intenciones».

Para finalizar, Camandaro manifestó que «vamos a esperar a ver si tenemos alguna respuesta en nuestro reclamos», pero si no la hay «nos veremos obligados a tomar alguna medida de fuerza».