Tag

francisco

Browsing

El papa Francisco intercedió personalmente con Rusia y Ucrania para facilitar el intercambio de prisioneros entre las partes, reveló el Pontífice en una charla con jesuitas celebrada en Kazajistán y publicada hoy.

En la charla, cuya transcripción fue publicada por la revista de la Compañía de Jesús, La Civilta Cattolica, el Pontífice cuenta que «algunos enviados ucranianos» se acercaron a él, «entre ellos, el vicerrector de la Universidad Católica de Ucrania, acompañado del consejero del presidente (Volodimir Zelenski) para asuntos religiosos, un evangélico».

”Hablamos, discutimos. También acudió un jefe militar que se ocupa del intercambio de prisioneros, siempre con el consejero religioso del presidente Zelenski. Esta vez me trajeron una lista de más de 300 presos. Me pidieron que hiciera algo para cambiar. Inmediatamente, llamé al embajador ruso para ver si se podía hacer algo, si se podía acelerar un intercambio de prisioneros”, señala Francisco.

La charla fue el 15 de septiembre, con la participación de una veintena de religiosos.

La publicación de estas declaraciones a los religiosos que trabajan sobre todo en Rusia y Bielorrusia se produce una semana después del anuncio del mayor intercambio de prisioneros militares entre Ucrania y Rusia desde el comienzo de la guerra.

Ucrania anunció el 22 de septiembre la liberación de 215 personas, incluidas 188 que habían defendido la acería Azovstal en Mariupol, símbolo de la resistencia a la invasión rusa.

El papa habló también de su visita a la embajada rusa en el Vaticano al día siguiente del inicio de la invasión a Ucrania a fines de febrero.

«Le dije al embajador que me hubiera gustado hablar con el presidente (Vladimir) Putin, pero con la condición de que me deje una pequeña ventana abierta para dialogar», confesó el Papa.

La Santa Sede, que intenta desde el 24 de febrero mantener un delicado equilibrio diplomático con los dos países, condenó una guerra «cruel y sin sentido», sin romper abiertamente con Rusia.

«Aquí la víctima de este conflicto es Ucrania. Me propongo reflexionar sobre por qué no se evitó esta guerra. Y la guerra es como un matrimonio, en cierto modo. Para entenderlo hay que investigar la dinámica que desató el conflicto. Hay factores internacionales que contribuyeron a provocar la guerra», explicó a los jesuitas.

El papa Francisco denunció hoy las «salvajadas y monstruosidades» de la guerra en Ucrania, al recordar el relato que le hizo uno de los cardenales que envió a ayudar al pueblo ucraniano bajo invasión rusa desde el 24 de febrero, al tiempo que renovó su condena al posible uso de armas nucleares en el conflicto.

El Papa contó que el cardenal polaco Konrad Krajewski, titular del Dicasterio para la Caridad de la Santa Sede, le narró «el dolor» del pueblo ucraniano desde la sureña provincia ucraniana de Odesa, donde estuvo repartiendo asistencia.

«Quisiera hacer presente una terrible situación de la martirizada Ucrania. El cardenal Krajewski fue por cuarta vez y ayer me llamó, está ayudando en la zona de Odesa y cercanía y me contó el dolor de este pueblo», dijo.

Según Francisco, el cardenal, cuyo auto fue atacado a tiros la semana pasada, le narró «las salvajadas, las monstruosidades, los cadáveres torturados que encuentran» en la zona.

«Unámonos a este pueblo tan noble y mártir», convocó el Pontífice.

«No hay palabras, no hay lágrimas», planteó ayer Krajewski a la prensa vaticana desde Ucrania al describir la situación que encontró al recorrer ciudades azotadas por ataques de Rusia.

A fines de la semana pasada, el cardenal polaco fue alcanzado por los disparos, resultando ileso, mientras entregaba ayuda en la sureña provincia de Zaporiyia junto con otros dos obispos, uno católico y otro protestante, acompañado por un soldado ucraniano.

«Por primera vez en mi vida no sabía a dónde correr… porque no basta con correr, hay que saber dónde», reconoció el purpurado.

Fuentes vaticanas dijeron a Télam que el cardenal regresará hoy a Roma desde Kiev.

Durante la audiencia, en la que se dedicó a recordar el viaje que hizo la semana pasada a Kazajistán, Francisco destacó la decisión del Gobierno del país asiático de desmantelar el arsenal nuclear que había heredado de la Unión Soviética y pidió que no se usen en el marco de la guerra en Ucrania.

«En un momento en el que esta trágica guerra nos lleva a que algunos piensen en las armas nucleares, esa locura, este país ya está diciendo no a las armas nucleares”, resaltó el Pontífice.

El papa Francisco destacó este jueves la «vida de incansable servicio al bien de la Nación» de la Reina Isabel II, fallecida a los 96 años, al enviar un telegrama al Rey Carlos III en el que se unió «a todos los que lloran su pérdida».

«Profundamente entristecido al enterarme de la muerte de Su Majestad la Reina Isabel II, ofrezco de corazón condolencias a Su Majestad, los miembros de la familia real, el pueblo del Reino Unido y la Commonwealth», planteó el pontífice en un telegrama enviado al heredero de 73 años y divulgado por la oficina de Prensa de la Santa Sede.

«De buena gana me uno a todos los que lloran su pérdida para orar por el descanso eterno de la difunta Reina, y rindiendo homenaje a su vida de incansable servicio, al bien de la Nación y la Commonwealth, su ejemplo de devoción al deber, su firme testimonio de fe en Jesucristo y su firme esperanza en sus promesas», continuó Jorge Bergoglio en la misiva.

La monarca Isabel II de Reino Unido falleció este jueves a los 96 años y tras siete décadas de reinado, informó el Palacio de Buckingham, que más temprano había indicado que los médicos estaban «preocupados por su salud».

«Encomendando su noble alma a la bondad misericordiosa de nuestro Padre Celestial, aseguro a Su Majestad mis oraciones para que Dios Todopoderoso la sostenga con su gracia inagotable mientras toma sus altas responsabilidades como Rey», planteó luego el Papa.

«Sobre Usted y todos los que aprecian la memoria de su difunta madre, invoco la abundancia de las bendiciones divinas como prenda de consuelo y fortaleza en el Señor», se despidió Francisco al saludar al hijo de la quien fue la monarca británica desde 1952.

El papa Francisco denunció la «violación del derecho internacional» en la guerra en Ucrania y advirtió por los riesgos de una «escalada nuclear» derivada de la invasión rusa al país europeo.

«Lamentablemente Europa y el mundo entero están trastornados por una guerra de especial gravedad, tanto por la violación del derecho internacional, por los riesgos de escalada nuclear, como por las graves consecuencias económicas y sociales», dijo el pontífice en un discurso que dio a los embajadores de la Santa Sede en todo el mundo.

«Es una tercera guerra mundial en pedazos, de la cual son testigos en los lugares donde están cumpliendo su misión», les dijo el Papa a los representantes pontificios, incluidos 91 nuncios apostólicos, seis observadores permanentes en organismos internacionales y personal de la secretaría de Estado.

En la segunda reunión con sus embajadores desde que fue elegido Papa, Francisco recordó a los representantes pontificios cómo desde 2019 «el temporal de la pandemia del Covid-19 nos ha obligado a diversas limitaciones de la vida cotidiana y de nuestras actividades pastorales».

«Ahora parece que lo peor ya pasó, y gracias a Dios podemos encontrarnos de nuevo», celebró.

El papa Francisco envió esta mañana un telegrama a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el que expresó su «solidaridad y cercanía en este delicado momento» tras el ataque que sufrió anoche en la puerta de su domicilio.

«Habiendo recibido la preocupante noticia del atentado que vuestra excelencia sufrió en la tarde de ayer, deseo expresarle mi solidaridad y cercanía en este delicado momento», dice la misiva del papa argentino, a la que accedió Télam, y agrega: «Rezo para que en la querida Argentina prevalezcan siempre la armonía social y el respeto de los valores democráticos, contra todo tipo de violencia y agresión».

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, expresó su «solidaridad» con la Vicepresidenta, ante el atentado que sufrió anoche en la puerta de su domicilio, y pidió que «se preserve la paz y la concordia» en el país.

«El presidente del Episcopado se comunicó con allegados a la Vicepresidenta y le expresó en nombre de la Iglesia su solidaridad ante los hechos ocurridos ayer», indicó la oficina de prensa de la CEA a través de sus redes sociales

Asimismo, se precisó que el titular del Episcopado le comunicó «el compromiso de la oración ferviente para que se preserve la paz y la concordia en nuestro país».

Funcionarios del Ejecutivo, dirigentes de todo el arco político, organizaciones de derechos humanos, sindicatos, movimientos sociales y figuras internacionales repudiaron anoche el intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, condenaron los discursos de odio y reclamaron el urgente esclarecimiento del hecho.

Anoche, frente a su domicilio, un individuo gatilló un arma cargada con cinco balas, que no llegó a dispararse, a centímetros de la cabeza de la Vicepresidenta y fue detenido tras la intervención de los custodios, mientras que la pistola utilizada en el ataque fue hallada a metros de lugar y retenida para pericias.

El ataque quedó captado en imágenes tomadas por la Televisión Pública en las inmediaciones del domicilio de la exmandataria, mientras el agresor fue detenido por la Policía Federal y puesto a disposición de la jueza federal María Eugenia Capuchetti y del fiscal Carlos Rívolo, a cargo de la causa por el intento de magnicidio.

El papa Francisco expresó este domingo su «preocupación y dolor» por la situación en Nicaragua y reclamó un «diálogo abierto y sincero» para resolver la crisis en el país centroamericano, a dos días de la detención de un obispo crítico del Gobierno del presidente Daniel Ortega.

«Sigo con preocupación y dolor la situación creada en Nicaragua que involucra personas e instituciones», dijo el pontífice Francisco  en el Vaticano tras rezar el tradicional Ángelus dominical.

«Quisiera expresar mi convicción y mi deseo de que por medio de un diálogo abierto y sincero se puedan encontrar aún las bases para una convivencia respetuosa y pacifica», agregó Francisco.

«Pedimos al señor, por intercesión de la purísima, que inspire en el corazón de todos esa concreta voluntad», dijo el Papa Francisco ante los fieles reunidos en la Plaza San Pedro.

El viernes, la Policía de Nicaragua ingresó a la residencia del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, quien se encontraba allí desde hacía dos semanas, y lo detuvo acusado de intentar «desestabilizar» el Gobierno.

Álvarez, obispo de Diócesis de Matagalpa, norte del país, permanecía en el interior de la sede de su diócesis junto a una decena de personas desde el pasado 4 de agosto.

El obispo entró en reclusión días después de denunciar el cierre por parte de las autoridades de cinco emisoras católicas y reclamar al Gobierno de Ortega respeto a la «libertad» religiosa en Nicaragua, un país muy creyente de abrumadora mayoría católica.

Esta semana, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), el obispo de San Isidro monseñor Oscar Ojea, había manifestado su «preocupación» por la situación de la Iglesia en Nicaragua en una carta al Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y primado del país centroamericano.

En nombre de los obispos argentinos, Ojea manifestó su “cercanía fraterna” y su oración “para que puedan llevar adelante el ministerio pastoral, sin restricciones de ninguna índole”.

La semana pasada, la Organización de los Estados Americanos (OEA) había condenado a Nicaragua por «el hostigamiento» a la Iglesia Católica, el «cierre forzado» de oenegés y la «persecución» de la prensa, a la vez que volvió a reclamar al Gobierno la liberación de lo que el ente considera «presos políticos».

La detención de Álvarez se dio en medio de crecientes tensiones entre el clero y el Gobierno de Ortega, un exguerrillero de 76 años que se mantiene en el poder desde el 2007, amparado en tres reelecciones sucesivas.

La última fue en noviembre del 2021, con sus opositores presos o exiliados y en medio de cuestionamientos internacionales.

El presidente, que fue parte clave de una revolución que en 1990 derrocó a una dictadura apoyada por Estados Unidos, acusa a los obispos de «golpistas» por apoyar las protestas opositoras que pidieron su dimisión en 2018.

La tensión entre Ortega y la Iglesia nicaragüense provocó que varias Conferencias Episcopales de América Latina y el Caribe emitieran comunicados manifestando su fraternidad con la Iglesia nicaragüense.

Hasta ahora, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Bolivia, México, Uruguay, Ecuador, Brasil, Perú, Colombia y Argentina han condenado enérgicamente lo que fue catalogada como «la creciente hostilidad del gobierno a la Iglesia y han exhortado a construir la paz», según el sitio web oficial del Vaticano Vatican News.

“En esta hora de testimonio martirial que vive el hermano pueblo de Nicaragua en fidelidad a los valores del Evangelio y en defensa de la dignidad de la persona humana, los Obispos del Perú expresan su solidaridad y cercanía al Episcopado y a todos los fieles católicos de ese hermano país acompañando de modo particular, con su oración, a quienes han sido privados de su libertad”, indicó, por ejemplo, la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) al pueblo nicaragüense, en el marco de su 123º Asamblea Plenaria, celebrada en Lima del 15 al 18 de agosto.

“Nosotros, obispos de Brasil, acompañamos con tristeza y preocupación los acontecimientos que han marcado la vida de la Iglesia. Nos sentimos profundamente unidos a los hermanos obispos y a todo el pueblo nicaragüense”, afirmó en el mismo marco la Conferencia Episcopal del Brasil esta semana.

Se trata del incendio que afectó 6 mil hectáreas de bosque y que se desató en El Bolsón, en enero del año pasado. Los 6 responsables son de Cipolletti, continuarán en libertad y deberán realizar 100 horas de trabajo comunitario.

La Justicia de Río Negro convalidó un acuerdo entre partes mediante el cual los 6 visitantes que ocasionar un importante incendio en El Bolsón, que terminó ingresando a Chubut; reconocieron su autoría y fueron condenados a 3 años de prisión condicional, por lo que continuarán en libertad.

Además, les impusieron 100 horas de trabajo comunitario a cumplir en una asociación deportiva de Neuquén, donde deberán llevar adelante tareas de limpieza, cocina, cuidado de infancias y el mantenimiento de instalaciones.

El acuerdo fue alcanzado entre la Fiscalía, la Municipalidad de El Bolsón, los 6 acusados y su abogado defensor; y fue homologado por el juez Bernardo Campana.

El incendio comenzó el 24 de enero de 2021, entre las 10 y las 13, en un lote del barrio El Mirador en el paraje Los Repollos; en la localidad rionegrina de El Bolsón.

Las llamas se extendieron y terminaron ingresando al territorio chubutense, llegando muy cerca de la localidad de El Maitén, ocasionando por aquellos días preocupación a los vecinos. El incendio terminó consumiendo 6 mil hectáreas de bosque, a lo largo de 43 días.

“Los imputados prendieron un fuego para la cocción de alimentos sobre una sartén en una parrilla, a escasos 50 centímetros de un pinar”, expuso el fiscal Francisco Arrien.

Los 6 turistas de Cipolletti son Noelia Alejandra Quiroga, Natalia Vanesa Quiroga, Morena Noemí Beltrán, Pablo Alberto Huinchaqueo, Miguel Matías Valenzuela y Juan Carlos Cárdenas.

“Aceptar este acuerdo es aceptar haber participado como coautores de este incendio, de este estrago culposo; es decir, algo que no es causado con intención pero que tuvo su origen en un acto imprudente”, expresó el juez Campana.

El Magistrado destacó que el daño generado por el incendio “fue público y notorio”, pero recalcó que los acusados no cuentan con antecedentes, por eso, “es acertada la propuesta de la Fiscalía. Pero la condena será efectiva si no cumplen las pautas convenidas. Es una pena importante”, dijo.

El pedido del Papa se da antes de que, el próximo miércoles, el canciller vaticano, Paul Richard Gallagher, viaje a Kiev para intentar avanzar en la búsqueda de una solución a casi tres meses de la invasión rusa iniciada el 24 de febrero.

El papa Francisco pidió este domingo “soluciones de conjunto y caminos de diálogo” para que concluya la guerra en Ucrania.

“Tristemente en el mundo crecen las distancias, aumentan las tensiones y las guerras. Que los nuevos santos inspiren soluciones de conjunto, caminos de diálogo, especialmente en el corazón y en la mente de quienes tienen funciones de gran responsabilidad y están llamados a ser protagonistas de paz y no de guerra”, dijo el Papa desde la Plaza San Pedro tras proclamar 10 nuevos santos de la Iglesia Católica.

El pedido del Papa se da antes de que, el próximo miércoles, el canciller vaticano, Paul Richard Gallagher, viaje a Kiev para intentar avanzar en la búsqueda de una solución a casi tres meses de la invasión rusa iniciada el 24 de febrero.

En la ceremonia de este domingo, la primera canonización en más de dos años, unas 45.000 personas se congregaron en la Plaza San Pedro, según estimaciones del Vaticano.

Entre los nuevos santos se encuentra María Francisca de Jesús Rubatto, considerada la primera santa uruguaya y conocida como “madre Francisca”.

Nacida el 14 de febrero de 1844 en la localidad italiana de Carmañola, en la provincia de Turín, región del Piamonte, por elección propia vivió y desarrolló su labor pastoral en Uruguay, donde falleció el 6 de agosto de 1904.

Junto a Rubatto, también fueron proclamados, entre otros nueve nuevos santos, Charles de Foucauld, el sacerdote francés que fue misionero en el desierto de Argelia, y Tito Bradsma, sacerdote carmelita asesinado en un campo de concentración nazi.

El papa Francisco dijo que busca «ir a Moscú a encontrar a (Vladimir) Putin» para pedirle al presidente ruso que frene la guerra iniciada a fines de febrero con la invasión a Ucrania, al tiempo que reiteró que por el momento no visitará Kiev y advirtió que «los ladridos de la OTAN» cerca de las fronteras rusas pudieron haber «facilitado» el origen del conflicto.

«A Kiev por ahora no voy. Antes debo ir a Moscú, encontrar a Putin», dijo el pontífice en una entrevista publicada este martes por el Corriere della Sera al ser consultado sobre un posible viaje suyo a la capital ucraniana.

En la entrevista, el Papa reveló que le pidió al cardenal secretario de Estado Pietro Parolin «después de veinte días de iniciada la guerra, que haga llegar el mensaje a Putin de que estoy dispuesto a ir a Moscú. Era necesario que el líder ruso concediera alguna ventana».

«No hemos tenido hasta ahora respuestas y estamos insistiendo», remarcó y consideró que «Putin no puede y no quiere hacer este encuentro en este momento».

«Incluso yo soy solo un sacerdote. ¿Qué puedo hacer? Hago lo que puedo. Si Putin abriera la puerta…», se esperanzó.

Al hacer un recorrido por las acciones emprendidas por la Santa Sede desde el 24 de febrero, Francisco afirmó que llamó al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, «el primer día de la guerra» y que luego quiso «hacer un gesto claro que viera todo el mundo» con su visita de ese día a la embajada rusa ante el Vaticano.

Bergoglio planteó que «los ladridos de la OTAN en las puertas de Rusia» indujeron a Putin al conflicto

Al analizar las posibles causas del conflicto, Jorge Bergoglio planteó que «los ladridos de la OTAN en las puertas de Rusia» indujeron a Putin al conflicto, en referencia a la supuesta expansión de la Organización del Atlántico Norte, de perfil pro-estadounidense, hacia los países fronterizos con Rusia.

El de Putin, para el Papa, «es un enojo que no sé decir si fue provocado, pero quizás sí facilitado».

Al mismo tiempo, Francisco no mostró un respaldo pleno a la entrega de armas a Ucrania ya que consideró que «lo que está claro es que en esta guerra se están probando armas».

«Los rusos ahora saben que los tanques sirven de poco y están pensando en otras cosas. Las guerras se hacen para esto: para probar las armas que hemos producido», denunció.

En un marco de crítica al belicismo, el Papa cerró además la puerta a cualquier encuentro por el momento con el patriarca ortodoxo ruso CIrilo, aliado de Putin, con quien tenía «un encuentro ya en agenda el 14 de junio en Jerusalén».

«Los rusos ahora saben que los tanques sirven de poco y están pensando en otras cosas. Las guerras se hacen para esto: para probar las armas que hemos producido»

«Hablé con él 40 minutos por Zoom. Los primeros veinte con un papel en la mano me leyó todas las justificaciones de la guerra. Lo escuché y le dije que de eso no entiendo nada. El Patriarca no puede transformarse en el monaguillo de Putin», advirtió Francisco.

De cara al futuro, Francisco contó en la entrevista que el primer ministro húngaro, Viktor Orban, le planteó hace dos semanas, durante una visita privada, que «los rusos tienen un plan y que el 9 de mayo terminará todo».

«Espero que sea así, así se entendería la escalada de estos días. Porque ahora ya no es solo el Donbass, es Crimea, es Odesa, es sacarle a Ucrania el puerto del mar Negro. Es todo», criticó el Papa sobre los últimos objetivos militares de la invasión.

«Yo soy pesimista pero debemos hacer lo posible para que la guerra se termine», sostuvo.