Tag

Papa Francisco

Browsing

El canciller de Irán, Mohammad Yavad Zarif, sostuvo un encuentro este lunes con el papa Francisco sobre el conflicto de Palestina e Israel, y otros temas de interés internacional, en el marco de su gira por países europeos.

Zarif calificó el encuentro con el sumo pontífice de “maravilloso”, precisando sobre reuniones con el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, y el secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, arzobispo Paul Richard Gallagher, que calificó de “buenos encuentros”.

El canciller detalló que su encuentro con el papa giró en torno a los bombardeos de Israel sobre la Franja de Gaza y de los impactos humanitarios que dejan las ilegales sanciones de tipo económico, financiero y comercial que Estados Unidos (EE.UU.) y la Unión (UE) le imponen al país, así como temas de acuerdos bilaterales.

Esta visita al Vaticano se enmarca en un itinerario del canciller iraní que ya ha incluido también a España e Italia, donde sostuvo encuentros con su contraparte española Arancha González y reiteró el tema palestino.

También a su paso por Italia, el ministro iraní se reunió con su homólogo, Luigi Di Maio, confirmó el Ministerio italiano de Exteriores, para dialogar sobre el tema palestino de modo prioritario.

Antes, en su encuentro en Siria con el presidente del país persa, Bashar Al-Assad, trató igualmente el tema de las agresiones israelíes a Gaza en primer orden de agenda.

En cambio, el paso del titular de exteriores iraní por Austria fue cancelado, tras conocer que en ejercicios gubernamentales ondearían banderas israelíes, pese a que los israelitas cometen una masacre contra el pueblo palestino.

Al respecto, Zariff afirmó desde Twitter: «Es impactante ver en oficinas gubernamentales austriacas la bandera del ocupante que mató con brutalidad a decenas de civiles, incluidos niños y mujeres».

El conflicto israelo palestino resultado de una escalada de tensiones en las últimas dos semanas ha dejado un saldo de al menos 200 palestinos y diez personas en Israel, con la denuncia y llamados de paz de la Organización de Naciones Unidas, y la propuesta de mediación de China.

Fuente: Telesur

El enviado especial del presidente Joe Biden para las negociaciones sobre el cambio climático, John Kerry, se reunió el sábado en privado con el papa Francisco.

El pontífice es “una autoridad moral convincente sobre el tema de la crisis climática”, pues ha estado “a la vanguardia”, dijo Kerry tras el encuentro.

El ex secretario de Estado norteamericano dijo al diario Vatican News que la adopción por el papa de los asuntos climáticos “con suerte puede empujar a la gente a una mayor ambición para lograr el objetivo”.

Kerry está visitando varias capitales europeas para fortalecer la cooperación en la lucha contra el cambio climático antes de la siguiente ronda de negociaciones de la ONU sobre el clima, en Glasgow, en noviembre.

Kerry dijo que Estados Unidos, que es el segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero en el mundo después de China, debe asumir la vanguardia en la reducción de emisiones y que otros grandes emisores deben sumarse.

Las noticias locales nunca han sido más importantes
Suscríbase para obtener acceso digital ilimitado a las noticias importantes de su comunidad

“Todo el mundo tiene una obligación en esto. Ningún país puede hacerlo solo. Si Estados Unidos lograra cero emisiones mañana, seguiríamos en crisis”, dijo.

Estados Unidos es responsable del 11% de las emisiones de gases de invernadero en el mundo. Bajo el mandato de Biden, el gobierno norteamericano se ha fijado el objetivo de reducir sus emisiones en la próxima década, entre 50 y 52%, dijo Kerry.

Otros 20 países desarrollados son responsables por 73,75% de las emisiones, añadió.

“Necesitamos que otros países con grandes emisiones den el paso y ofrezcan reducciones también. No se puede seguir con plantas eléctricas impulsadas por carbón”, dijo Kerry.

Fuente: El Nuevo Herald

El presidente Alberto Fernández calificó el encuentro que mantuvo este jueves con el papa Francisco como “muy lindo” y aseguró que el sumo pontífice le expresó su apoyo “en todo lo que pueda”.

“Fue un muy lindo encuentro, hacía un tiempo que no lo veía por lo tanto reencontrarlo fue muy grato para mí”, manifestó el mandatario ante los periodistas que cubren la gira oficial a Europa.

Y agregó: “Hablamos de todos los problemas que aquejan al mundo y que aquejan a la Argentina; le comenté lo que estamos haciendo, cómo estábamos avanzando en las negociaciones y como siempre él con su gran predisposición para ayudarnos”.

Por otro lado, al ser consultado sobre si lo había invitado al país, Fernández aseguró que “siempre” lo invita, y aclaró: “Es una decisión de él”.

Alberto Fernández: “Fue un muy lindo encuentro”

El contacto del jefe de Estado con los periodistas duró menos de un minuto. La agenda de la comitiva en Europa continúa con un almuerzo y más tarde el Presidente irá al Palacio Chigi, donde lo espera el primer ministro Mario Draghi.

La audiencia entre Alberto Fernández y el Papa arrancó a las 5 (hora argentina) y duró 25 minutos. Se trató del primer encuentro personal entre ambos desde la sanción de la ley del aborto en el país.

Fernández llegó al Vaticano acompañado por la primera dama, Fabiola Yáñez; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el canciller Felipe Solá; los secretarios Guillermo Oliveri, Juan Pablo Biondi, Julio Vitobello y Gustavo Béliz -que se sumó este miércoles a la comitiva y que fue incluido luego a la visita papal-, y la embajadora María Fernanda Silva.

Fuente: Mitre

El Presidente de la Nación se reunió en el Vaticano con el Papa en el marco de su cuarta y última escala de la gira europea que esta semana lo llevó a Portugal, España y Francia.

Alberto Fernández se reunió a solas con el Papa Francisco en el Vaticano. En su visita, el Presidente estuvo acompañado por la primera dama Fabiola Yánez y su comitiva.

Arribó a las 4.50 hora argentina (9.50 hora de Roma) allí, donde fue recibido por autoridades de la Casa Pontificia y un cordón de honor de la Guardia Suiza, que se encarga de la seguridad del Papa y la Santa Sede. Luego, tras los saludos de rigor, comenzó a las 9.55 (hora de Roma) la audiencia a solas entre el Papa y el mandatario argentino en el estudio del Aula Pablo VI -conocido dentro del Vaticano como «Il Fungo», que se extendió durante 25 minutos.

Tras la reunión a solas, se tomó una foto oficial y hubo un saludo del pontífice a los integrantes de la comitiva oficial, así como intercambio de obsequios, lo que duró hasta las 10.40 hora de Roma.

El Papa saludó uno por uno a los integrantes de la comitiva argentina e intercambió saludos y palabras con algunos de ellos, informaron fuentes oficiales.

Integran la delegación oficial, además de Yañez, el canciller Felipe Solá; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el secretario de Culto, Guillermo Oliveri; y el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi.

Tras el encuentro con el Papa, el mandatario se reunió con el secretario de Estado, Pietro Parolin, y monseñor Paul Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados, encuentro del que también participaron el canciller Solá y Oliveri.

Luego de la audiencia con el Papa, Fernández almorzará con su par de Italia, Sergio Mattarella, en el Palacio del Quirinale, para después mantener una reunión de trabajo, en el Palacio Chigi, con el presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi.

 

El papa Francisco envió un video mensaje con motivo de la Solemnidad de Nuestra Señora de Luján, que se celebra el próximo sábado, en el que expresó su cercanía con el pueblo argentino.

«Quiero estar cerca de ustedes el viernes 7, en las vísperas, donde todos los obispos se van a reunir para rezar el Rosario por la salud del pueblo argentino. Desde aquí los acompaño», comienza su mensaje el papa argentino Jorge Bergoglio.

Y agrega: «Y también el sábado 8 en el cual tendrán la conexión con el Rosario desde el santuario que corresponde ese día a las 13.00 y a las 19.00 la misa del cambio de manto. En esa misa sé que ustedes van a ser convocados para preparar juntos el novenario del 2030 para celebrar los 400 años del milagro».

Se refirió así a las actividades previstas por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) para celebrar la solemnidad de la Virgen patrona de la Argentina.

Mañana a las 22, los obispos rezarán desde Luján el rosario para pedir por el «fin de la pandemia» y luego habrá una vigilia de oración y música.

«Es un camino muy largo, pero que pasa rápido, pero hay que hacerlo. Un camino de memoria de lo que la Virgen hizo allí, quiso quedarse allí. Un camino de memoria, de tantos años y años de peregrinaciones, de búsquedas, de milagros, de hijas e hijos que caminan a ver a la madre», agregó Francisco.

Por último, expresó en el video mensaje: «Que en ese encuentro, la memoria sea la guía de ustedes, porque una memoria fuerte garantiza un futuro seguro»

«Recuerden todo lo que la Virgen ha hecho en nuestra patria. Déjense acompañar por ella y acompáñenla en su camino. Que Dios los bendiga a todos y que la virgen los cuide. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias”, finalizó.

El papa Francisco calificó hoy de «vergüenza» la desaparición de 130 migrantes desde el jueves tras un naufragio en el mar Mediterráneo, y se declaró «muy entristecido por esta tragedia»

«Les confieso que estoy muy entristecido por la tragedia que, una vez más, se ha producido estos últimos días en el Mediterráneo. Hermanos y hermanas, interroguémonos sobre esta enésima tragedia. Es un momento de vergüenza», dijo a los fieles tras la oración Regina Coeli, en la plaza San Pedro del Vaticano.

El barco Ocean Viking, de la ONG SOS Mediterráneo, y tres naves mercantes estuvieron horas buscando supervivientes, sin éxito hasta que el jueves pasado detectaron cerca de las costas de Libia decenas de cuerpos al lado de una barca neumática, que volcó mientras viajaban en ella unos 130 migrantes.

Alarm Phone, un servicio telefónico de ayuda a los inmigrantes, alertó desde el miércoles que las barcazas en las que viajaban estaban en gran dificultad por la marea.

Las embarcaciones habían zarpado desde Libia con olas de hasta seis metros.

Las ONG humanitarias acusan a los países de la Unión Europea (UE) no solo de no querer socorrer a los migrantes en peligro, sino también de impedir sus actividades de salvamento.

«Ciento treinta migrantes murieron en el mar, son personas, son vidas humanas que durante dos días enteros imploraron en vano ayuda. Una ayuda que no llegó» prosiguió el Papa, citado por la agencia de noticias AFP.

«Pidieron ayuda durante dos días. Recemos por ellos, por los que siguen muriendo y por quienes podrían ayudar y miran a otro lado», señaló Francisco.

Según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), al menos 453 migrantes murieron ahogados en el Mediterráneo desde principios de 2021, la mayoría de ellos en la ruta central que conecta las costas de Túnez y Libia con las de Italia.

El dirigente social Juan Grabois fue nombrado miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano.

Designaron como miembro del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano, considerado el “ministerio social y ambiental” de la Santa Sede, al dirigente social Juan Grabois. Fue propuesto como miembro consultor por el titular del Dicasterio, el cardenal ghanés Peter Turkson. Según consignó Télam, la designación del abogado fue luego respaldada por el papa Francisco.

Bajo la órbita del Dicasterio trabajan las fundaciones de orientación social del Vaticano, como la Popolorum Progressio, enfocado en América Latina; y la Juan Pablo II, en el Sahel.

Turkson ya había designado a Grabois como consultor del Pontificio Consejo de Justicia y Paz. La misma es una de las instituciones que, con la firma del decreto papal de agosto de 2016, derivaron desde el 1 de enero de 2017 en el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

El Papa consideró que el Dicasterio “será competente en las cuestiones que se refieren a las migraciones, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura”.

En 2020, Francisco instituyó la comisión vaticana COVID-19, que se encarga de centralizar los programas de la Santa Sede para la denominada pospandemia en temas sociales, ambientales y económicos.

El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, sostuvo un encuentro este miércoles con el papa Francisco, en la que conversaron sobre las posiciones del país suramericano en la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), informaron fuentes gubernamentales.

El Ministerio de Economía de Argentina comunicó que durante la reunión, el ministro y el Pontífice analizaron «las posiciones de la Argentina sobre la renegociación de la deuda con el FMI y sobre cómo abordar las problemáticas de la arquitectura financiera y económica internacional».

De acuerdo con la fuente, el sumo Pontífice se mostró comprometido con la propuesta argentina. Debido a ello, el Gobierno del país considera que la máxima autoridad religiosa ha sido «de gran ayuda» para la negociación de la deuda. «Está absolutamente comprometido», destacaron desde el equipo ministerial.

En el Ministerio de Economía destacaron que Argentina ha padecido los problemas de funcionamiento de la arquitectura financiera mundial, y que el Papa siempre ha sido de gran ayuda para que la gente esté mejor. Fuentes del Vaticano han considerado el encuentro como un «gesto importante».

Luego de su paso por Berlín y antes de continuar la gira por Madrid y París, el ministro Guzmán llegó a Roma el martes acompañado por el director ante el FMI para la Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos, y la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

La agenda de Guzmán en la capital italiana se inició a las 09H00 (hora local) con una reunión en la cual estuvieron presentes el presidente de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales (PACS), el economista italiano Stefano Zamagni y el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo.

Fuente: Telesur

Como en Navidad, en su segunda Semana Santa confinada por el coronavirus –sin masas de fieles y sin clima de fiesta-, el drama de una peste que aflige todo el mundo marcó el mensaje pasacual “urbi et orbi”, a la ciudad y al mundo, del papa Francisco. Al margen de asegurar que Cristo resucitado “es esperanza para todos los que aún sufren de la pandemia”, reclamó que todos tengan acceso a los tratamientos, especialmente los más frágiles y, al recordar que “las vacunas son una herramienta esencial en la lucha, en el “espíritu de un internacionalismo de las vacunas”, llamó a la comunidad internacional a “un compromiso común para superar los retrasos en su distribución y para promover su reparto, especialmente en los países más pobres”.

Como el año pasado, el Papa no pronunció su mensaje pascual “urbi et orbi” desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, visto que debido al confinamiento nadie puso ir a la Plaza, sino desde el interior, al final de la Misa de Resurrección. En la esta celebración –que normalmente tiene lugar en un clima festivo y es al aire libre, en una Plaza de San Pedro decorada con cientos de tulipanes y repleta de fieles y peregrinos de todo el mundo-, hubo apenas 200 fieles, todos con barbijo y distanciados. Sí decoraban el altar de la Cátedra, que queda al fondo de la Basílica –semi-vacía como en toda la Semana Santa, flores blancas donadas por Holanda. La ceremonia, a la que también asistieron una treintena de cardenales, comenzó con el tradicional rito del “Resurrexit”, acto de devoción del Pontífice ante un ícono y la aspersión. Concelebraron jel cardenal Giovanni Battista Re, decano del colegio cardenalicio y el argentino Leonardo Sandri, vicedecano.

El Papa Francisco se va después de celebrar la Misa de Pascua en la Basílica de San Pedro

Terminada la ceremonia solemne, como hizo anoche en la Vigilia Pascual, en su mensaje “urbi et orbi” a los 1300 millones de católicos del mundo, el Papa invitó a no perder la esperanza en un momento más que difícil en todo el mundo. “El anuncio de la Pascua no muestra un espejismo, no revela una fórmula mágica ni indica una vía de escape frente a la difícil situación que estamos atravesando”, dijo. “La pandemia todavía está en pleno curso, la crisis social y económica es muy grave, especialmente para los más pobres; y a pesar de todo —y es escandaloso— los conflictos armados no cesan y los arsenales militares se refuerzan. Ante esto, o mejor, en medio a esta realidad compleja, el anuncio de Pascua recoge en pocas palabras un acontecimiento que da esperanza y no defrauda: “Jesús, el crucificado, ha resucitado”. No nos habla de ángeles o de fantasmas, sino de un hombre, un hombre de carne y hueso, con un rostro y un nombre: Jesús”, evocó.

“Cristo resucitado es esperanza para todos los que aún sufren a causa de la pandemia, para los enfermos y para los que perdieron a un ser querido”, aseguró, al exhortar que el Señor dé consuelo y sostenga a médicos y enfermeros. Acto seguido, recordó que “todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios. Esto es aún más evidente en este momento en que todos estamos llamados a combatir la pandemia, y las vacunas son una herramienta esencial en esta lucha”. “Por lo tanto, en el espíritu de un ‘internacionalismo de las vacunas’, insto a toda la comunidad internacional a un compromiso común para superar los retrasos en su distribución y para promover su reparto, especialmente en los países más pobres”, pidió.

También mencionó a quienes “han perdido el trabajo o atraviesan serias dificultades económicas y carecen de una protección social adecuada”. E hizo un llamado a las autoridades públicas “para que todos, especialmente las familias más necesitadas, reciban la ayuda imprescindible para un sustento adecuado”. “Desgraciadamente, la pandemia ha aumentado dramáticamente el número de pobres y la desesperación de miles de personas”, lamentó, al evocar palabras de san Juan Pablo II, que en su viaje a Haití de 1983 había dicho que “es necesario que los pobres de todo tipo recuperen la esperanza”.

El Papa Francisco celebra la Eucaristía durante la Misa de Pascua

“Y precisamente al querido pueblo haitiano se dirige en este día mi pensamiento y mi aliento, para que no se vea abrumado por las dificultades, sino que mire al futuro con confianza y esperanza”, afirmó. “Jesús resucitado es esperanza también para tantos jóvenes que se han visto obligados a pasar largas temporadas sin asistir a la escuela o a la universidad, y sin poder compartir el tiempo con los amigos. Todos necesitamos experimentar relaciones humanas reales y no sólo virtuales, especialmente en la edad en que se forman el carácter y la personalidad”, dijo. Y evocó que en el conmovedor Vía Crucis hecho por chicos del viernes pasado, también hablaron de esta “cruz”. Afirmó luego sentirse cercano a los jóvenes de todo el mundo y, en este momento, de modo particular a los de Myanmar, “que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor”.

En un mensaje con el que suele hacer un repaso de los conflictos del mundo, Francisco también pidió por el “renacimiento para los emigrantes que huyen de la guerra y la miseria” y agradeció la generosidad de países como el Líbano y Jordania, que en los últimos años recibieron a miles de refugiados desde la “atormentada” y amada Siria. Al respecto de este país que cumplió el décimo aniversario de una terrible guerra civil, reclamó que cese el clamor de las armas y denunció las “condiciones inhumanas” en las que viven millones de personas. Algo que también sucede en Yemen, “cuyas vicisitudes están rodeadas de un silencio ensordecedor y escandaloso”, criticó y en Libia, “donde finalmente se vislumbra la salida a una década de contiendas y enfrentamientos sangrientos”.

Reclamó asimismo que en la Tierra Santa “israelíes y palestinos vuelvan a encontrar la fuerza del diálogo para alcanzar una solución estable, que permita la convivencia de dos Estados en paz y prosperidad”. Habló después a Irak, donde estuvo en marzo pasado, en una visita histórica, para quien auspició seguir “el camino de pacificación que ha emprendido, para que se realice el sueño de Dios de una familia humana hospitalaria y acogedora para todos sus hijos”.

El Papa Francisco sostiene el Libro de los Evangelios mientras celebra la Misa de Pascua

No ocultó su preocupación por pueblos de África que ven su futuro amenazado por la violencia interna y el terrorismo internacional, mencionando especialmente el Sahel y Nigeria, así como la región de Tigray y Cabo Delgado. En este marco, deploró que”¡todavía hay demasiadas guerras y demasiada violencia en el mundo!”. » Que el Señor, que es nuestra paz, nos ayude a vencer la mentalidad de la guerra”, clamó. “Que conceda a cuantos son prisioneros en los conflictos, especialmente en Ucrania oriental y en Nagorno-Karabaj, que puedan volver sanos y salvos con sus familias, e inspire a los líderes de todo el mundo para que se frene la carrera armamentista”, exhortó.

Recordó, además, que hoy se celebra el Día Mundial contra las minas antipersona, “artefactos horribles que matan o mutilan a muchos inocentes cada año”.

Y, finalmente, volvió a referirse a la pandemia, al subrayar que también este año, en diversos lugares, “muchos cristianos han celebrado la Pascua con graves limitaciones y, en algunos casos, sin poder siquiera asistir a las celebraciones litúrgicas”. “Recemos para que estas restricciones, al igual que todas las restricciones a la libertad de culto y de religión en el mundo, sean eliminadas y que cada uno pueda rezar y alabar a Dios libremente”, dijo. “En medio de las numerosas dificultades que atravesamos, no olvidemos nunca que somos curados por las llagas de Cristo. A la luz del Señor resucitado, nuestros sufrimientos se transfiguran. Donde había muerte ahora hay vida; donde había luto ahora hay consuelo. Al abrazar la Cruz, Jesús ha dado sentido a nuestros sufrimientos”, resaltó. “Y ahora recemos para que los efectos beneficiosos de esta curación se extiendan a todo el mundo. ¡Feliz Pascua a todos!”, auguró.

Después de que el cardenal Mauro Gambetti, arcipreste de la Basílica San Pedro, anunció la concesión de la indulgencia plenaria, finalmente el Papa impartió la bendición “urbi et orbi”, a la ciudad y al mundo, en otra Pascua extraña, solitaria, pero vivida intensamente en todo el mundo.

Cardenales y obispos asistiendo a la Misa de Pascua

El Papa Francisco advirtió que muchos viven la fe como si Jesús fuera un «personaje del pasado» e instó a encontrarlo sobre todo en los pobres y en los marginados.

«Jesús comenzó su misión dirigiendo su anuncio a los que bregan por la vida de cada día, a los excluidos, a los frágiles, a los pobres», destacó el Pontífice durante la ceremonia de la Vigilia Pascual, celebrada en la basílica de San Pedro, en la que los católicos esperan la Resurrección de Jesús.

En su homilía, el Papa reflexionó sobre el significado de ser cristianos y señaló que los seguidores de Cristo deben buscar «incansablemente a quien está desanimado o perdido» y desplazarse si hace falta «hasta los mismos límites de la existencia» porque a los ojos de Cristo «nadie es último, nadie está excluido».

El Papa instó a los fieles a estar presentes como Jesús en «la vida cotidiana» en «las calles» y «los rincones» de las ciudades.

En este sentido, pidió alejarse de la «pureza ritual» y encontrar a «Cristo resucitado en los pobres y en los marginados».

«El Señor nos precede y se hace presente, precisamente en la vida de los que pasan a nuestro lado y comparten con nosotros el tiempo, el hogar, el trabajo, las dificultades y las esperanzas», acotó.

Para el Papa, Galilea es el «lugar más lejano, en esa región compleja y variopinta viven los que están más alejados de la pureza ritual de Jerusalén» y «es allí donde el Resucitado pide a sus seguidores que vayan, también hoy».

Por otro lado, arremetió contra la fe que está «hecha de costumbres, de cosas del pasado, de hermosos recuerdos de la infancia», que ya «no conmueve», ni «interpela», según reseñó la agencia DPA.

«Muchos viven la fe de los recuerdos», como si Jesús fuera un personaje del pasado, un amigo de la juventud ya lejano», se lamentó.

Frente a esto destacó que para que la fe «esté viva» debe ponerse «de nuevo en camino» y confiar «sin la presunción de saberlo ya todo, sino con la humildad de quien se deja sorprender por los caminos de Dios».

«Dios no puede ser depositado entre los recuerdos de la infancia, sino que está vivo, siempre sorprende», afirmó.

Francisco invitó a «sobrepasar las barreras» y «superar los prejuicios» para encontrar a Cristo resucitado en los rostros entusiastas «de los que sueñan» y en «la resignación de los que están desanimados, en las sonrisas de los que se alegran y en las lágrimas de los que sufren».

Fuente: Telam