Tag

argentino

Browsing

El árbitro argentino Fernando Rapallini tuvo este miércoles su debut mundialista al ser el encargado de impartir justicia en el partido entre Marruecos y Croacia que igualaron 0 a 0 en la primera jornada del Grupo F de la Copa del Mundo en Qatar 2022.

Además, el oriundo de La Plata estuvo acompañado por sus compatriotas Juan Pablo Belatti y Diego Bonfa, en lo que fue su primer encuentro en un Mundial.

El árbitro de 44 años no tuvo mayores complicaciones, ya que no fue llamado desde el VAR porque no hubo polémicas, y apenas sacó una tarjeta amarilla, la cual mostró recién en la agonía del cotejo. Además, tampoco adicionó tiempo excesivo como si se pudo observar en otros encuentros desde que comenzó la cita.

En una primera etapa que no paso mucho, Rapallini tuvo que intervenir en una fuerte entrada de Luca Modrić sobre Hakimi: el mediocampista del Real Madrid dejó el pie extendido e impactó el tobillo del defensor, y aunque el el colegiado sancionó la falta y decidió no mostrarle ninguna tarjeta al capitán croata, tampoco fue llamado para volverla a ver la acción.

Ya en el cierre de los primeros 45 minutos, Croacia reclamó penal luego de que el arquero Bono tapara un remate y la pelota diera en el brazo de Sofyan Amrabat, pero el argentino entendió que fue casual y decidió continuar con el juego.

En el complemento, Sofiane Boufal quiso sorprender a Dominik Livaković y remató desde afuera del área. Sin embargo, su disparo se encontró con Dejan Lovren y, pese a que la pelota le dio en la mano y todo Marruecos pidió penal, Rapallini no sancionó nada, ya que el brazo del defensor de Zenit estaba pegado al cuerpo.

Por su parte, Amrabat vio la única tarjeta amarilla que sacó argentino: el mediocampista marroquí se dio cuenta que Modrić iba a llegar antes que él a la pelota y, una vez que el capitán croata se hizo del balón, el futbolista del combinado africano decidió derribarlo para que no inicie en el contraataque

El argentino José Luis Am, un artista aficionado nacido en Salta, ganó el concurso de la campaña «Spotlight: Your Dreams», según lo anunció hoy en forma oficial la FIFA, que eligió su obra entre 16 que llegaron a la final.

El salteño se adjudicó el premio de un viaje a la Copa Mundial de Qatar, según confirmó la FIFA, que además precisó que las obras se presentaron en las redes sociales mediante el hashtag #FIFA DreamContest en un concurso del que participaron 16 muestras previamente seleccionadas entre personas de todo el mundo.

«Como parte de la Gira del Trofeo de la Copa Mundial de la FIFA y en la antesala de la competición que comienza el 20 de noviembre en Qatar, la FIFA ha contado con la colaboración de ocho artistas de todo el mundo y con la estrella de las redes sociales Noah Beck, designado embajador internacional de la campaña «Spotlight: Your Dreams», comunicó la FIFA.

Según la FIFA «el objetivo de esta campaña es dar visibilidad a nuevos talentos, celebrar el optimismo de los aficionados al fútbol en vísperas del torneo y ensalzar el poder unificador e inspirador del trofeo».

Am, por su parte, confesó: «Estoy encantado de haber ganado este concurso. Creo firmemente que el arte y el fútbol te permiten soñar, por lo que combinar ambos mundos y expresarlo a través de este concurso fue muy especial para mí».

«Esta campaña se hizo por y para los hinchas: no hay nada como la Copa Mundial de la FIFA para alimentar los sueños de los amantes del fútbol y de naciones enteras. Nos da mucha ilusión ofrecer a todo el mundo una plataforma para imaginar, ilustrar y compartir esos sueños a través del poder del arte aficionado. Estamos deseando ver qué sueños se hacen realidad el domingo 18 de diciembre»» dijo Colin Smith, director de Operaciones de la Copa Mundial de la FIFA.

En el marco del crecimiento constante y sostenido de Puerto Madryn como destino turístico, el buscador de vuelos Viajala.com.ar dio a conocer su reporte anual de tendencias de viaje, ubicando a la ciudad como la que más creció proporcionalmente, siendo el punto más buscado en toda la Argentina.

El estudio analizó millones de búsquedas realizadas por los usuarios en distintos puntos de América Latina, entre enero y septiembre del corriente año, comparándolo con los mismos períodos de 2021 y 2019, previo a la pandemia por Covid-19.

Concretamente, Madryn tuvo un incremento del 421% en 2022, comparando con el año inmediatamente anterior, con un alza de precio del 25%, muy por debajo del incremento promedio nacional, que fue del 48%. Además, entre 2019 y el corriente año, «La más linda» creció un 153%.

Consolidación del destino 

Al respecto, el intendente Gustavo Sastre se mostró contento por la noticia y reconoció que «esto no hace más que confirmar y ratificar todo lo que hemos hecho durante el último tiempo».

«Hace ya muchos meses que cada vez que conocemos indicadores vinculados a la actividad turística, Madryn está en los primeros puestos. Ahora observamos que nuestra ciudad es la que más crecimiento tuvo en la búsqueda de vuelos a nivel latinoamericano, lo que es una excelente noticia para esta industria», destacó el mandatario.

Finalmente, Sastre indicó que «nuestro objetivo es seguir consolidándonos como uno de los destinos más elegidos por los argentinos y también apuntamos a incrementar el flujo de turistas de otros países, por lo que este reporte es sumamente positivo. Seguiremos trabajando bajo los mismos lineamientos, articulando acciones con el sector privado, promocionando constantemente el destino y fortaleciendo la conectividad aérea».

Atractivos rurales

En la presentación del informe, el VP de ventas y cofundador de Viajala, Josian Chevallier, destacó: «Puerto Madryn es la capital del buceo y reúne algunos de los principales atractivos naturales, de fauna y paisajes, de la Patagonia: ballenas, toninas, pingüinos, además de buena cultura y gastronomía. La ciudad es una opción más barata, más caliente y menos remota para conocer las bellezas de la Patagonia que en otros destinos populares como Bariloche o Ushuaia».

En cuanto a ello, vale recordar que Aerolíneas Argentinas inauguró en 2021 vuelos directos entre Buenos Aires y Puerto Madryn, mientras que en junio del mismo año Flybondi se sumó a esta ruta.

La Copa Argentina tiene fecha, horario y sede confirmadas. Banfield, Talleres, Patronato y Boca: uno de ellos será el campeón.

En esta parte del mundo nos vamos acercando al final de temporada. El fin de semana pasado (23/10), se definió al campeón de la Liga de Fútbol Profesional (LPF) -que fue el Boca de Ibarra-, además de quedar sellados los descensos y los clasificados a las copas. Lo cierto es que, ahora, cuatro semifinalistas pelearán por otro importante torneo: la Copa Argentina.

Culminado un frenético campeonato local, en donde los jugadores tuvieron que disputar partidos cada tres días por los apretados calendarios que impuso AFA (Asociación del Fútbol Argentino), debido a la proximidad al Mundial de Qatar 2022, la organización salió a confirmar el fixture para la definición del certamen más federal de Argentina.

Los cuatro equipos que siguen en carrera y que buscan su lugar en la final son son Boca Juniors, Patronato de Paraná, Talleres de Córdoba y Banfield. Quien resulte ganador de la competición, además del título, se llevará una plaza para jugar la Copa Libertadores del año próximo. El Xeneize -ya clasificado- cedería su lugar al otro finalista, en caso de derrotarlo en la final.

Es decir; si el conjunto del Negro Ibarra sale campeón de la Copa Argentina, el cupo para el torneo continental será otorgado al subcampeón (Banfield o Talleres), ya que Boca tiene asegurada su participación en la Libertadores desde mayo de este año, cuando se consagró en la Copa de la Liga Profesional.

«Celebro que la Argentina haya llenado sus plazas reivindicando la convivencia democrática y celebrando que Cristina Fernández está bien. Tenemos que volver a poner en práctica un pacto en donde la violencia sea excluida y el respeto sea un valor», expresó el Presidente en Twitter.

Tras la masiva movilización de organizaciones políticas, sociales y sindicales de este viernes a la tarde en Plaza de Mayo y gran parte del país en repudio al atentado sufrido por Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández se manifestó en Twitter.

El Presidente no estuvo en la Plaza de Mayo en donde se leyó un texto en el que se convoca a la paz, pero agradeció a través de la red social a quienes se sumaron a la convocatoria.“El pueblo argentino demostró que la unidad y el amor son el camino. Todos por la Democracia. Hoy vimos que es posible», expresó Alberto Fernández junto a un video de la masiva movilización.

“El intento de asesinato a nuestra vicepresidenta evidencia que la violencia y los discursos de odio no pueden tener lugar”, agregó en otro tuit el Presidente y sumó: “Debemos construir consensos entre todos los sectores de la sociedad para defender la democracia y recuperar la paz social”.

Finalmente, celebró “que la Argentina haya llenado sus plazas reivindicando la convivencia democrática y celebrando que @CFKArgentina está bien. Tenemos que volver a poner en práctica un pacto en donde la violencia sea excluida y el respeto sea un valor”.

La venta de autos eléctricos parecía algo muy lejano en la Argentina hasta hace un tiempo atrás. Sin embargo, con el surgimiento de algunos vehículos de fabricación local, como es el caso de Tito, la posibilidad de hacerse realidad empezó a ser viable.

El auto Tito protagoniza un boom inesperado. A pocas semanas de lanzar la preventa se agotaron las unidades y su fabricante Coradir tuvo que ampliar los planes de producción. Luego, sumó una edición especial de 5 puertas con 50 unidades, y lo mismo sucedió en 48 horas.

El éxito de este modelo trajo aparejado el surgimiento y posicionamiento de otros competidores, algunos que ya estaban en el mercado, como Sero Electric y Volt Motors, y otros que aprovecharon para salir a la luz lo antes posible, como el auto eléctrico misionero, el CR2.

Tito, el auto eléctrico que es furor
Así, son cuatro hoy las marcas de autos eléctricos argentinos que tienen todo listo para circular por la calle o que están cerca de recibir la homologación. Además, fueron mejorando el equipamiento y la calidad. Repasamos las propuestas y un dato clave que con la suba del dólar preocupa: ¿Salen más o menos que los autos chicos a combustión?

Autos eléctricos nacionales: desde $2.310.000

El precio es uno de los primeros factores que se analiza a la hora de elegir un vehículo, y en el caso de los eléctricos, ahora tienen una contra: si bien arrancaron como propuestas económicas, la suba del dólar erosionó los precios, y hoy algunos modelos pueden llegar a salir lo mismo que autos a combustión.

En el caso de Tito, el más vendido, arranca en u$s16.500 o $2.310.500 con un dólar oficial de 140 pesos. El más equipado, que es el 5 puertas con una autonomía de 300 kilómetros y aire acondicionado, sale u$s23.250 o 3.255.000 pesos. En poco tiempo Tito sumará también la camioneta eléctrica, que arrancará en u$s18.000 o $2.520.000.

En el caso de Sero Electric, cuenta con 8 modelos, de los cuales 4 están homologados para circular en la vía pública. Los precios son:

Utilitario alto con puertas: 2.447.000 pesos.

Sedán con puertas: 2.533.000 pesos.

Utilitario bajo largo: 2.420.750 pesos

Utilitario furgon: 2.843.000 pesos.

A esto hay que sumarle el valor de la batería, que puede ser de litio o plomo:

Batería plomo 620.000 pesos.

Larga duración 785.000 pesos.

De esta manera, el Sero Electric más barato sale $3.040.750 o $3.205.750 según la batería; mientras que el más caro, sale $3.450.000 o $3.615.000.

En el caso de Volt Motors, los precios van entre los u$s15.000 o $2.055.000 para las unidades de baja gama, hasta u$s25.000 o $3.500.000 los de alta gama. En este caso, ofrecen una línea de financiamiento de 48 meses con tasa del 24% anual. El plazo de entrega va de 60 a 90 días. Hasta el momento, la empresa lleva vendidas 60 unidades.

A estos se suma el nuevo CR2, fabricado en Misiones, que salió con un valor de preventa de $1.5 millones. También comercializan un tractor eléctrico y autónomo Huampa I, al mismo precio, y el tractor inteligente Huampa II que saldrá u$s35.000 o 4.900.000 pesos.

Autos eléctricos: modelos, autonomía y velocidad

Las diferentes propuestas de autos eléctricos se caracterizan por ser city car, en el caso de los autos, o utilitarios de carga. En general, no pueden circular en rutas y autopistas, aunque están homologados para la ciudad. En construcción, el Tito es el único que usa chapa, y el resto fibra de carbono.

Qué diferencia de precio hay con los autos a combustión

Un dato a tener en cuenta, es que diferencia de precio existe entre estos modelos y los más baratos a combustión. El modelo más barato del mercado es el Toyota Etios, un auto con capacidad para 4 personas. Luego se ubican modelos como Fiat Cronos, Chevrolet Onix y Fiat Mobi. E

En este caso, los eléctricos no tienen ventajas. Sin embargo, donde pueden tener una diferencia es en el uso. De acuerdo a las marcas, la relación entre cargar la batería y llenar el tanque de combustible es 10 a 1 más barato para los primeros.

También se ahorra en patente, ya que en muchas ciudades no se paga, y en service, ya que se debe controlar pero es más económico.

De esta manera, mientras que los autos eléctricos nacionales fueron subiendo en precio, todavía siguen manteniendo algunas ventajas en costos diarios para salir a la calle.

En junio, los precios en la región crecieron 5,1%, mientras que en el primer semestre ya se acumula 36,2%. En la medición interanual, el mayor impacto lo causaron los precios de Prendas de vestir y calzado (+83,4%); Restaurantes y hoteles (+82,5%); y Alimentos y bebidas no alcohólicas (+68,2%).

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) del mes de junio llegó a 5,1% en las provincias de la Patagonia, esto es 0,2 puntos porcentuales por debajo de la media nacional, según se desprende del último informe de Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Sin embargo, los datos más relevantes provienen del análisis de la acumulación de subas de precios en lo que va del año (enero-junio) y en los últimos doce meses (junio 2021-junio 2022): en el primer semestre de este año, la inflación en las provincias patagónicas ya suma 36,2%, empujada por las subas de precios en los rubros Educación (+53,4%); Prendas de vestir y calzado (+47%); y Restaurantes y hoteles (+45,1%).

En tanto, en la medición interanual, la inflación en la región patagónica ya acumula un 63,6%, con mayor impacto en los rubros Prendas de vestir y calzado (+83,4%); Restaurantes y hoteles (+82,5%); y Alimentos y bebidas no alcohólicas (+68,2%).

Junio, sin freno

Según el reporte del INDEC, uno de los rubros que más impactó en la medición de la inflación de junio en la región patagónica fue el de Restaurantes y hoteles, cuyos precios crecieron un 7% en el mes, básicamente impulsados por la fuerte actividad turística, que por un lado reactivó al sector pero tiene como contrapartida una suba de precios que terminan afectando al índice inflacionario.

Otro rubro que tuvo un fuerte aumento el mes pasado fue Prendas de vestir y calzado, también con un crecimiento de 7%. Los otros grupos de productos y servicios que estuvieron por encima del 5,1% promedio del nivel general en la Patagonia fueron Bebidas alcohólicas y tabaco, con 6,9%; los gastos de Salud, con 6,5%; y Bienes y servicios, con 5,2%.

Los rubros de impacto similar al promedio del mes fueron Vivienda, agua y electricidad, y Equipamiento y manetenimiento del hogar, con 5%; Transporte, con 4,7%; y Alimentos y bebidas no alcohólicas, con 4,6%.

Con menos impacto en junio estuvieron rubros como Educación (0,9%) y Comunicación -telefonía e inyernet- (0,5%).

Alimentos y bebidas

En la medición del IPC de junio, el comportamiento de los precios en el rubro Alimentos y bebidas promedió una suba de 4,6%, pero en el desagregado por productos, hubo matices: las verduras, tubérculos y legumbres, aumentaron un 6,6%; el azúcar, dulces, chocolate y golosinas, 6,4%; los aceites, grasas y manteca, 6,3%; las aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos, 6,2%; la leche, otros productos lácteos y los huevos, 5,3%; las bebidas no alcohólicas, 5,3%; el pan y los cereales, 4,9%; los alimentos 4,5%; la carne y sus derivados, un 3,8%; el café, té, yerba y cacao, 3,4%; y las frutas, sólo 0,9%.

Nivel país

A nivel país, según reportó el INDEC, la inflación de junio fue de 5,3%, impulsada por alimentos, salud y los gastos de alquiler y mantenimiento de la vivienda. El índice se ubicó finalmente por encima de las expectativas del Gobierno nacional, que esperaba anunciar un retroceso del costo de vida en el mes de junio con relación al 5,1% registrado en mayo pasado. Pero la renuncia del ahora exministro de Economía, Martín Guzmán, no estaba en los planes de nadie.

De esta forma, a nivel nacional el primer semestre de 2022 cerró con una suba de precios minoristas de 36,2%, con un incremento interanual de 64%, el más alto en tres décadas, superando a la de mayo, que había sido de 60,7%.

El IPC de junio, además, quebró la desaceleración que había mostrado la tasa de inflación desde el pico de 6,7% de marzo, tras descender a 6% en abril y 5,1% en el período siguiente.

La variación del mes pasado estuvo levemente también por encima de lo estimado por el conjunto de analistas que participan de la encuesta del Banco Central, que la habían calculado en 5,1%.

Durante el mes pasado los alimentos subieron 4,6%, según la medición oficial del INDEC, pero en el acumulado semestral el alza es de 39,9% y en el interanual de 66,4%.

Esto quiere decir que el precio de la comida aumentó más que el del resto de los bienes y servicios que mide el órgano estadístico.Por los ajustes registrados en la medicina prepaga y en los precios de los medicamentos, el rubro Salud, con un incremento de 7,4%, fue el sector de mayor incremento en el mes. Además, las variaciones para el semestre y anual fueron de 37,5% y 67,2%, respectivamente.

Alquileres en la mira

A partir de la suba de los alquileres y de las tarifas de los servicios públicos, los gastos para mantener una vivienda digna durante el mes pasado subieron 6,8%. Sin embargo, en este caso y producto de los subsidios sobre los servicios, las mediciones del primer semestre y del año dan por debajo del promedio: 30,3% y 47,8%, poniéndole un freno a la escalada general.

En la misma línea de observó la evolución de precios en el equipamiento y mantenimiento del hogar, que expresó un avance de 6% en el mes.

El precio de la indumentaria sumó otro mes por encima del promedio general, al crecer un 5,8%. Desde enero la ropa y el calzado aumentaron 44,2% y en el año avanzaron 83,6%, siendo las variaciones más fuertes de todos los segmentos que estudia INDEC.
Si se toma en cuenta el 64% interanual del IPC general, la indumentaria aumentó casi 20 puntos más.

Mientras que el transporte registró un alza de 4,7%, con lo cual en los primeros seis meses del año los precios crecieron 33,2% y 59% en los últimos doce meses.

Al calor de la recuperación del turismo, en Restaurantes y hoteles se verificó una suba de 6,2% a nivel país, llevando a 40% la semestral y a 81,9% la interanual.

La Educación mostró un incremento de 2% en el mes, de 39,7% desde el inicio del año y de 59% frente a junio de 2021.

“Efecto Guzmán”

Un dato no menor: la última medición informada por el INDEC no capta ninguno de los aumentos que se dieron en las góndolas tras la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía, hace tres semanas.

Antes de su renuncia, los economistas que participan del REM ya habían elevado su proyección de inflación a 76% y se espera que tras lo sucedido en los primeros días de julio, el nuevo cálculo la ubique por encima de 80%. Este escenario –advierten los analistas- obliga a modificar las metas de inflación que ya se habían incluido en la revisión que se realizó tras la evaluación del primer trimestre. En esa oportunidad se había acordado que el nuevo rango sería entre 52 y 62%, que a la luz de los hechos no se podrá cumplir.

Canasta básica

Los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron en junio pasado en todo el país un promedio del 4,6% y se ubicaron por segundo mes consecutivo por debajo del nivel general. Pero aún se mantienen por encima de la inflación en la comparación anual.

En lo que va del año, los alimentos de la canasta básica acumularon hasta el último día de junio un 39,9% de suba, tres puntos porcentuales por encima de la inflación de precios minoristas.

En los últimos doce meses, el costo de vida trepó un 64%, mientras que el de los alimentos lo supera por más de dos puntos porcentuales y se ubicó en un 66,4% (en la Patagonia está dos puntos por encima).

El aumento de junio en el rubro Alimentos superó al del mes de mayo, que fue del 4,4%, con una desaceleración respecto al récord del 8,6% de febrero pasado.

El INDEC señaló que en junio “el alza de Alimentos y bebidas no alcohólicas fue la que tuvo mayor incidencia en todas las regiones.

Dentro de la división se destacó el aumento de verduras, tubérculos y legumbres, aunque el alza de carnes y derivados fue lo que más incidió en la mayoría de las regiones”

El dólar blue volvió a superar un récord y se acomodó arriba de los 300$, dejando en evidencia la velocidad en la que el peso argentino se devalúa día a día. La brecha cambiaria, actualmente, es superior al 130% y genera preocupación.

En ese sentido, los salarios y jubilaciones argentinos, medidos al tipo de cambio paralelo, quedaron ubicados entre los más inferiores de la región, acorde a una medición de ingresos medios, salario mínimo, piso de jubilaciones y las remuneraciones de empleados como docentes, médicos y policías en la Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Perú y Ecuador que realizó Infobae por la economista Natalia Motyl.

La evaluación dejó como resultado el impacto que tiene la dispersión de cotizaciones del tipo de cambio en el ranking salarial regional. La Argentina, en ese sentido, aparece en el último lugar (con USD 151) de la lista de seis países considerados al tomar en cuenta el salario mínimo y el salario promedio con el dólar paralelo a $300. Si se calculara con el precio de la divisa oficial mayorista administrada por el Banco Central, sería de USD 335.

En lo que va del séptimo mes del año, el dólar libre subió a 63 pesos o un 26,5%. El contexto de presiones cambiarias le hace realmente difícil al BCRA poder acumular reservas. La autoridad monetaria vendió otros USD 120 millones en la rueda oficial.

En el mes, el Banco Central mantiene un saldo neto negativo por su intervención en el mercado de cambios del orden de los 891 millones de dólares. Y en 2022, acumuló compras netas en la plaza mayorista por unos USD 951 millones, una cantidad que representa el 12,8% del saldo neto a favor obtenido en el mismo lapso del año pasado, que acumulaba unos USD 7.430 millones al 19 de julio de 2021.

Las reservas internacionales brutas cayeron el lunes USD 130 millones y finalizaron en 40.013 millones de dólares.

Razones de la caída

Para Natalia Motyl, “la Argentina es uno de los países de la región latinoamericana con uno de los niveles de pass through (traslado a precios de la devaluación) más altos. Por lo tanto, cualquier suba del tipo de cambio se ve inmediatamente reflejado en un aumento de precios. Además, como la brecha entre el dólar oficial y el blue es altísimo, superando el 130%, los precios de la economía comienzan a responder al dólar blue y no al oficial, por eso vemos que toman como referencia el tipo de cambio paralelo”.

“Por otro lado, en una Argentina en el que el nivel de vida de un trabajador privado se ha erosionado en 40% en los últimos 10 años, el 50% de un salario promedio se va a satisfacer las necesidades más básicas y los rubros que más incremento de precios tuvieron en los últimos meses fueron alimentos, bebidas e indumentaria. Esto se da porque toda suba del tipo de cambio impacta más sobre bienes transables que sobre bienes no transables. Que estos últimos tienen menor margen de ajuste”, dijo a Infobae.

“Por otra parte, entramos en un periodo en el que la suba de tasas de los principales bancos del mundo, está impactando negativamente sobre el valor de las monedas locales. La Argentina no quiere subir las tasas de interés entonces es como una política monetaria expansiva que termina erosionando, aún más, el valor de la moneda local”, concluyó.

En tanto, el ex secretario de Finanzas y director de la consultora Quantum Daniel Marx mencionó que “el vínculo que hay entre devaluación y poder de compra pasa por el Índice de inflación. Ciertamente lo que vemos acá es que esta devaluación del dólar contado con liquidación o la suba del costo de los futuros en el mercado del Rofex tiene algún traslado en la tasa de inflación y esto sí afecta a los salarios y su poder de compra”.

Sebastián Menescaldi, director de EcoGo, en tanto, consideró que “el problema no es solo el salario en dólares sino más bien qué está ocurriendo con el precio de los bienes en dólares. Contra el dólar financiero, la reciente suba se comió toda la mejora del poder adquisitivo del salario que tuviste en el año y te lleva a niveles de capacidad de compra similares a los de fines de 2020″.

Para Damián Di Pace (Focus Market), “la pérdida de poder de compra se ve de forma acelerada porque la variación de precios, con restricciones a importaciones, más la renuncia de Martín Guzmán más las expectativas que no se revierten y la emisión monetaria para salvar a los bonos en pesos. Si vemos en términos vinculados al tipo de cambio, los salarios están en un nivel casi un 30% por debajo del 2019 cuando se generó la segunda devaluación de Mauricio Macri”, dijo.

“Además la Argentina tiene una inflación en dólares. Los autos aumentaron casi 90% en dólares en 2022 en comparación con 2019 y la indumentaria aumentó 60 por ciento. Eso sucede porque tenemos un tipo de cambio retrasado frente a una inflación elevada. Y las restricciones de importaciones hacen que algunos insumos clave para la producción se pongan a un tipo de cambio más cerca del paralelo que del oficial”, mencionó.

Llegó el lunes a un nuevo récord de $236 para la venta. El contado con liqui superó los $ 246.

Tras el anuncio de mayores restricciones a las importaciones, el dólar blue alcanzó un nuevo récord y cerró el lunes a $234 para la compra y $236 para la venta, mientras que el contado con liqui alcanzó los $ 246.

La cotización del dólar blue en $236 marcó un nuevo récord y llevó la brecha cambiaria con el dólar mayorista a 86%. En lo que va de junio el blue subió 26 pesos, lo que equivale a un alza del 12%, el mismo porcentaje en el que aumentó en el año.

El dólar oficial cotiza a $ 129,75 y el riesgo país se mantiene en 2.430 puntos

El dólar minorista abrió este martes a $ 123,75 para la compra y a $ 129,75 para la venta en la pizarra del Banco Nación, en los mismos valores de cierre del lunes.

Por su parte, el riesgo país argentino se mantenía en 2.430 puntos básicos, de acuerdo con el índice que elabora el JP Morgan.

En medio de la expectativa por el récord alcanzado el lunes por el dólar blue, que cerró en $ 232, la divisa norteamericana se cotiza oficialmente en el Banco Nación a $ 129,75, mientras que el el riesgo país se mantiene en los 2.430 puntos.

Una serie de hechos generó la aparición fortuita de este protagonista de los asados que era el desecho de la carne que se exportaba.

En Argentina el asado es un emblema nacional. De hecho, una de las preguntas recurrentes es cuáles son las mejores parrillas para comer un buen asado en Buenos Aires. Pero, ¿sabías que el asado de tira fue un «invento» argentino? Daniel Balmaceda te lo cuenta en esta nota:

Ladislao Martínez Castro y Braulio Costa eran vecinos en San Isidro, donde tenían sus chacras, y mantenían una muy buena relación. El primero, nacido en 1792; el segundo en 1794. Casualmente, ambos murieron en mayo de 1855.

Ese año, sus hijos, que eran buenos amigos y de la misma edad, firmaron un trato. Ladislao, homónimo de su finado padre, les rentó a Eduardo y Luis Costa un campo que formaba parte de su herencia, situado a unos setenta y cinco kilómetros al norte de Buenos Aires, al margen del río Paraná, en una zona conocida como Rincón de Campana.

Eso dicen los papeles pero, según tradiciones familiares, el arreglo lo habían hecho Braulio Costa y Ladislao Martínez. Y hasta aquí llega la historia de Ladislao hijo, quien algunos años después vendió las tierras a los Costa. Pero antes de despedirlo, agreguemos que también negoció con la empresa del ferrocarril la cesión de un terreno en San Isidro donde se edificó la estación que lleva su nombre.

Los Costa se abocaron al desarrollo de la estancia en Campana, sembrando, criando ovejas y también algo de ganado vacuno. Eduardo dejó la administración agropecuaria en manos de Luis y regresó a Buenos Aires con el objetivo de hacer carrera en la política. Era amigo de Bartolomé Mitre y también un decidido seguidor de su actividad pública. Cuando asumió la presidencia en 1862, Eduardo Costa fue nombrado ministro de Justicia e Instrucción Pública. Mientras tanto, su hermano menor se dedicaba a las tareas rurales.

Llegó la Guerra del Paraguay y Campana se convirtió en un punto logístico. Luis Costa no dejó pasar la oportunidad, asumiendo el papel de proveedor de carne del ejército, que enviaría desde el puerto, remontando el río. Para llevar adelante esta acción, se proveyó de la maquinaria necesaria y el matadero que inauguró fue modelo de su época. Los Costa siempre se encontraban un paso adelante en materia de equipamiento.

Primer traslado de carne congelada

Luego de la guerra, continuaron con la actividad de producción vacuna y bovina. Y podemos decir que estuvieron en el lugar y tiempo indicados. Porque el arribo del vapor Le Frigorifique desde Francia, a fines de diciembre de 1876, con el histórico primer traslado exitoso de carne congelada, abrió las puertas a un comercio exterior de grandes proporciones y beneficios que aprovecharía la Argentina.

Antes, solo se exportaba el cuero y la grasa. A partir de este acontecimiento, se sumó la carne, congelada con el fin de preservarla. Este nuevo escenario marcó el final de los saladeros (donde se realizaba el antiguo procedimiento de preservación cubriendo la carne con sal —para consumo interno—- y se procesaban el cuero y la grasa) y el surgimiento del frigorífico.

Es hora de presentar al inglés George Wilkinson Drabble. Arribó al Río de la Plata con veintiséis años, hacia finales del gobierno de Rosas, y participó en negocios vinculados con los bancos y los ferrocarriles. De hecho, fue quien convenció a los ingleses de que debían invertir capital en los trenes locales.

Advirtió tempranamente las ventajas comerciales que le depararía la exportación de carne. Entonces, hizo un primer ensayo: envió ganado en pie, más precisamente tres ejemplares de raza Hereford y tres Shorthorn.

Los animales fueron faenados en el destino y los capitalistas ingleses quedaron encantados con la calidad de la carne y con su sabor. Los comensales suponían que Drabble había hecho una selección muy exhaustiva de las vacas. Sin embargo, el pionero les aclaró que solo habían ido al campo y señalado, de cada especie, tres ejemplares de buen peso. En realidad, el secreto residía en las excelentes pasturas que consumía el ganado. El negocio estaba a la vista.

Drabble creó en 1882 la compañía The River Plate Fresh Meat, un frigorífico que, como su nombre lo indica, se encargaría de congelar carne, debidamente cortada, y exportarla a Inglaterra. Al año siguiente se despachó el primer embarque.

En Londres aparecieron las carnicerías de la Fresh Meat, con gran éxito por la calidad del producto que ofrecían. En poco tiempo se multiplicaron los frigoríficos en la Argentina y se dedicaron a invadir Inglaterra. Lo curioso es que aquellos locales y sus clientes fueron partícipes necesarios en la definición de los cortes de carne vacuna.

Así nació el famoso asado de tira

Así como Luis Costa se había provisto de herramientas modernas, George Drabble y sus hijos aprovecharon los adelantos tecnológicos aplicables al fraccionamiento de la carne. Primero fue el empleo de serruchos, que reemplazaron a los cuchillos y a las hachas usados por la paisanada. En la década de 1910, ya se contaba con la sierra eléctrica. Estos dos elementos permitieron que el costillar fuera trozado en huesos de menor tamaño y así nació —de pie, señores— el famoso asado de tira, un corte transversal de las costillas, cada seis u ocho centímetros.

Debemos a la cadena de hechos mencionados la aparición fortuita de este protagonista de los asados que, aclaremos, era el desecho de la carne que se exportaba. Inglaterra compraba cortes sin nada de hueso.

Como explica con claridad el historiador de Campana, Claudio Valerio (quien investigó los pormenores y reclama la denominación de «Capital del Asado de Tira» para su ciudad), en los primeros frigoríficos, este desecho era consumido por los propios empleados en los lugares de trabajo y también en sus casas. La propagación del manjar fue directamente proporcional al aumento de las exportaciones. Es más, hubo sobreabundancia de costillares y no era extraño ver varios flotando en el río, como si fueran camalotes.

Pero ¿qué pasaba con las costillas antes de la década de 1880? ¿Nadie las comía? Sí, por supuesto que en temporadas de escasez, cada centímetro de carne era aprovechada. El costillar fue alimento de los soldados en campaña, en situaciones críticas. Se conocen los casos de dos ejércitos que padecieron la falta de recursos: el de Belgrano apostado en Tucumán y el Libertador en Lima. Precisamente, desde la magnífica capital de Perú, rescatamos la receta de «costillas asadas» que Eulalia Deheza —hija del bravo guerrero de la Independencia Román Antonio Deheza— envió a Juana Manuela Gorriti con el fin de que se publicara en Cocina ecléctica, obra de 1890. Aquí la compartimos:

Asado de costillas:

Córtese al través del costillar de vaca una pieza cuadrilonga [rectangular], de la dimensión que se necesite. Lávesela con agua fría, y después de enjugarla, revuélquesela en un plato de caldo condimentado con bastante sal y una puntita de ajo y cebolla molidos. En seguida se le deja escurrir y se le extiende en la parrilla, del lado de los huesos, sobre un fuego muy vivo.

Cuando los huesos se hayan tostado, se tiene ya pronta otra cama de brasas, igualmente vivas, sobre la que se traslada la parrilla, volviendo con prontitud la pieza del lado de la carne, que, ya casi cocida al través de las costillas, con cinco minutos más de fuego, está a punto de servirse sobre una salsa líquida de tomate, condimentada con aceite, vinagre, pimienta, sal y tajaditas de ajíes verdes.

La receta de Eulalia Deheza de Carreño nos ofrece otra perspectiva del costillar, aprovechándolo de una manera diferente, lejos del asado de tira, corte insignia de Campana.

Para terminar, en 1901 se descubrió que no era necesario congelar la carne, sino que bastaba con refrigerarla, siempre y cuando se consumiera durante los cuarenta días próximos a la faena.

Surgió entonces el chilled beef, bien ancho, que cautivó aún más el paladar británico. En la Argentina se decía que la carne de exportación, la que comían los ingleses, jamás iba a ser admitida entre los consumidores puertas adentro. Por eso, tildaron de aventura sin sentido al emprendimiento de Francisco Lapietra, cuando el 14 de septiembre de 1935 abrió el restaurante La Cabaña en la avenida Entre Ríos, a cuatro cuadras del Palacio del Congreso.

Sus gruesos bifes se hicieron famosos y la «carne de exportación» encontró su lugar en el mercado local, cuando el asado de tira ya llevaba unos cincuenta gloriosos años en el plato de los argentinos.