Tag

cambio

Browsing

Se trata de 14 servicios prestados por las aeronaves Embraer 190, cuyo personal de mantenimiento se encuentra aislado por haberse detectado casos positivos de Covid 19, mientras que los vuelos operados por aviones Boeing, no sufrirán modificaciones.

Son catorce servicios de Aerolíneas Argentinas que debían partir mañana desde el aeroparque metropolitano Jorge Newbery, y finalmente despegarán desde el aeropuerto internacional de Ezeiza, debido a que parte del personal de mantenimiento de la estación aérea de la ciudad de Buenos Aires se encuentra enfermo de coronavirus, según informó hoy el presidente de la compañía, Pablo Ceriani.

«La situación de aumento de contagios en todo el país también afecta al personal de Aerolíneas y nos obliga a modificar nuestra operación. En esta oportunidad, tuvimos que trasladar vuelos de aeroparque a Ezeiza por contagios en nuestro equipo técnico”, escribió Ceriani en la red social Twitter.

Y agregó: “Estamos realizando un esfuerzo muy grande para sostener las operaciones y cumplir con los pasajeros y pasajeras. Les solicitamos revisar las actualizaciones de sus vuelos en sus correos electrónicos”. La empresa informó que todos los pasajeros que tenían sus tickets para este domingo han recibido o están recibiendo en sus mails la advertencia del cambio de aeropuerto de salida, para que puedan prevén con anticipación el desplazamiento hacia Ezeiza.

Lo que sucedió en esta ocasión, es que en el turno tarde se enfermó una burbuja y ahora ocurrió otro tanto con la otra, por lo que no quedó personal disponible para realizar el mantenimiento de las aeronaves Los vuelos debían partir desde Aeroparque entre las 14 y las 21 a destinos como Rosario, Neuquén, Bahía Blanca, Iguazú, Mar del Plata, Córdoba, Jujuy, Esquel, Posadas y Santiago del Estero, que ahora lo harán desde Ezeiza en los mismos horarios.

Fuente: Esqnotas

La Casa Blanca invitó al presidente Alberto Fernández a participar de la Cumbre de Líderes sobre Cambio Climático, que se realizará el 22 de abril, en coincidencia con la celebración del Día Mundial de la Tierra.

La invitación fue transmitida por el Enviado Especial para el Clima del Presidente de los Estados Unidos, John Kerry, quien se comunicó este mediodía con Fernández para comunicarle que el jefe de Estado norteamericano, Joe Biden, lo convocaba a participar de ese encuentro.

Desde la residencia de Olivos, Fernández confirmó telefónicamente su asistencia al evento y coincidió con Kerry en la necesidad de abordar esta temática como «prioridad a nivel bilateral y multilateral» y de «trabajar en forma conjunta para que la recuperación económica post pandemia se pueda alinear con los compromisos climáticos a fin de promover un desarrollo integral y sostenible», informó Presidencia de la Nación.

«Vemos con mucha confianza la llegada de Biden al gobierno de los Estados Unidos. Esperábamos con ansiedad un cambio y tenemos buenas expectativas», señaló Fernández en el inicio de la conversación, y a la vez ratificó que la lucha contra el cambio climático es central para la Argentina y representa una política de Estado.

El mandatario argentino felicitó a Kerry por su asunción en el cargo y analizaron las propuestas que a comienzo de mes le envió a través de una carta, en la que aprovechó para felicitar al pueblo norteamericano por el regreso al Acuerdo de París.

Kerry le dijo a Fernández que «Biden quedó impresionado por la pasión y el claro rumbo» que impregnó en su carta y remarcó: «Tenemos un genuino deseo y hay una oportunidad inmensa para trabajar juntos entre nuestros países».

Por su parte, el Presidente le expresó que la Argentina tiene vocación de construir una unidad en la región «en busca de un camino para trabajar lo mejor posible con Estados Unidos» frente a esta temática. «Y con la administración de Biden podremos encontrar muchos puntos de encuentro», destacó.

A su vez, Kerry resaltó «el potencial» que tienen ambos países «para trabajar en tecnología e innovación» y cooperar a nivel internacional en vistas de fortalecer «el financiamiento para el empleo y el desarrollo tecnológico».

En la comunicación, Fernández también invitó al funcionario estadounidense a participar de un evento regional que se realizará en los próximos meses en nuestro país con el apoyo de Chile, que ostenta la presidencia del COP 25, sobre «Mecanismos innovadores de financiamiento para el cambio climático» para analizar el diseño de instrumentos financieros, evaluar capacidades y la transferencia de tecnología para la acción climática en la región.

El Jefe de Estado, que estuvo acompañado por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié y por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, ratificó su compromiso personal en el cuidado de la «casa común» tal como la denomina el Papa Francisco.

La llegada al poder de Joe Biden trae consigo cambios muy esperados. Muchos anticipan que la nueva Administración reconsiderará el régimen de sanciones contra Caracas y que la economía de la república bolivariana prosperará. ¿Sería posible restaurar la antigua gloria de la economía de Venezuela ahora que Joe Biden es el presidente de EEUU?

El Gobierno de Nicolás Maduro guarda mayores esperanzas en cuanto a las futuras políticas de Joe Biden. El mandatario venezolano incluso declaró estar dispuesto a «pasar la página» y establecer «un nuevo camino» con el nuevo Gobierno de Joe Biden. Las condiciones de Maduro son simples: las relaciones tendrían que basarse en «el respeto mutuo, el diálogo, la comunicación y el entendimiento».

El mismísimo Joe Biden dijo durante su campaña presidencial de 2020 que él perseguiría una política diferente respecto a Venezuela en comparación con el enfoque duro de la Administración Trump. Pese a esa retórica bastante amigable, Biden reafirmó que Estados Unidos sigue apoyando a Juan Guaidó.

Por ahora, el nuevo presidente de EEUU no baraja la posibilidad de reunirse personalmente con Maduro. El apoyo a Guaidó por parte de EEUU hace que la cita entre Biden y Maduro parezca improbable a corto plazo.

Sin embargo, se prevé que Biden cambie su enfoque en cuanto al levantamiento de las sanciones impuestas contra Venezuela, lo que refleja la actitud más diplomática y pragmática del nuevo líder norteamericano hacia la república bolivariana y su Gobierno actual.

La razón detrás del deseo del nuevo Gobierno de EEUU de alterar el enfoque hacia Venezuela tiene que ver directamente con el fracaso de la política de la Administración Trump hacia el país latinoamericano.

La alianza parlamentaria liderada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo una victoria abrumadora en las elecciones que se celebraron el 6 de diciembre de 2020. Ahora, el Gran Polo Patriótico Simón Bolívar cuenta con 253 de los 277 escaños en la Asamblea Nacional. Además, el chavismo goza del apoyo de tres parlamentarios indígenas.

Tras los recientes comicios, Juan Guiadó solo se quedó con cargos imaginarios, ya que dejó de ser el presidente de la Asamblea Nacional venezolana.

El Gobierno de Nicolás Maduro no solo logró sobrevivir el régimen de sanciones introducido por Trump, sino que también consiguió hacer ciertos avances, sobre todo, políticos. Pero tampoco se olvida de la economía. Actualmente, las autoridades venezolanas crean condiciones favorables para las inversiones extranjeras, lo que tiene un efecto saludable sobre la economía de la república.

Todo esto se da en el contexto de concesiones que hace el Gobierno de Maduro esperando en respuesta una política más astuta por parte de Joe Biden en relación a Venezuela. Hay indicios de que la política norteamericana respecto a ese país cambie de manera drástica, puesto que la nueva Administración entiende qué tan fallida fue la actitud de Trump hacia Caracas.

Viendo que Maduro logró consolidar el poder en Venezuela y superar en cierta medida la crisis política, las autoridades de EEUU llegan a la conclusión de que sería más lógico no tratar de derrocar al presidente legítimo de ese país, sino que tratar de encontrar puntos en común y empezar a cooperar.

El futuro de la independencia petrolera de Venezuela

Todavía hay esperanza de que Estados Unidos cambie su enfoque respecto a Venezuela con la llegada de la actual Administración y hay varias razones para pensar así. Una de las principales tiene que ver con el fracaso de la política del bloqueo, sanciones y de amenazas de una intervención militar contra Venezuela, declaró en diálogo con Sputnik el analista internacional venezolano Basem Tajeldine.

La esperanza de Estados Unidos «por sus lacayos» y «servidores en Venezuela» y, en particular, por Juan Guaidó también fracasó. Según el entrevistado, este último pierde cada día su respaldo: por ejemplo, Bruselas recientemente dejó de reconocer a Guaidó como el presidente interino de Venezuela.

La actual Administración de Estados Unidos plantea revisar toda la política exterior. Planea reconstruir su alianza con la Unión Europea que se vio duramente afectada por la política de Trump. Muchas empresas de la UE que hacían sus negocios en Venezuela han perdido mucho a causa de las sanciones unilaterales de Washington.

En otras palabras, «los aliados de Estados Unidos se ven amenazados por los propios Estados Unidos», subrayó Tajeldine.

Cualquier empresa europea que busque vender repuestos de la industria petrolera a Venezuela no es capaz de llevar a cabo estos planes porque teme a las sanciones de Washington. A menudo, las compañías europeas se convierten en víctimas de esta política económica de EEUU. Incluso la ONU reconoció que estas sanciones extraterritoriales son ilegítimas porque violan el derecho internacional.

«La Administración de Biden no es menos imperialista, pero está más inclinada hacia la diplomacia. Tratará de jugar en la diplomacia y revisará las sanciones impuestas por la Administración Trump», puso de relieve el analista.

De hecho, las nuevas autoridades estadounidenses ya dieron los primeros pasos: aliviaron el régimen de sanciones contra la industria petrolera y permitieron a las empresas norteamericanas vender productos a las empresas petroleras venezolanas. Hoy ya hay posibilidades de cambio de las que Venezuela podría sacar ventaja.

«La nueva Administración jugará a base de la realidad», concluyó Tajeldin

La sesión preparatoria del Concejo Deliberante de Esquel ratificó a Alejandro Wengier como Presidente. Se aprobaron licencias y se incorpora González Salinas.

El Concejo Deliberante de Esquel realizó la sesión preparatoria este lunes por la mañana donde quedó definido el esquema de conducción durante el período que iniciará formalmente el próximo 1° de marzo próximo.

El encuentro contó con la presencia de parte de los ediles en el edificio en tanto otros lo hicieron de forma virtual.

En cuanto al resto de las autoridades del cuerpo definieron que Gerardo Filippini quede como vicepresidente, y luego se determinaron las presidencias de bloque: Chubut al Frente, Dra. Valeria Saunders; Frente Vecinal Esquel; Cr. Osvaldo González Salinas, Partido Justicialista, Lic. Lis Aguirre; Por Esquel, Med. Vet. Dr. Hernán Alonso.

El bloque de Juntos por el Cambio es presidido por la edil María Eugenia Estefanía. La sesión fue presidida por el concejal de mayor edad, tal cual prevé la norma, en este caso el edil de Juntos por el Cambio, Gerardo Filippini En primer lugar se trató y autorizó el pedido de licencia de la concejal del frente Vecinal Esquel, María Martínez desde 22 el de febrero. El lugar será ocupado por el edil suplente Osvaldo González Salinas quien ocupa el primer lugar suplente en la lista del partido.

El fundador de la compañía tecnológica Microsoft, Bill Gates, aseguró que «el cambio climático es más difícil de resolver que una pandemia» de coronavirus, y afirmó que lograr solucionarlo sería «lo más extraordinario que la humanidad podría hacer».

El filántropo estadounidense realizó esa aseveración en su nuevo libro «Cómo evitar un desastre climático» que sale a la venta mañana, en el que manifestó que los efectos del cambio climático serán mucho peores que los de la pandemia «si no conseguimos reducir a cero las emisiones de efecto invernadero para el año 2050», consignó la agencia ANSA.

Según Gates, con el inicio de la vacunación en buena parte del mundo, dentro de un año, se habrán «superado en gran medida los efectos más dramáticos de la pandemia, aunque es posible que el virus siga circulando por algún lugar del mundo».

«La cuestión, ahora, es si seremos capaces de reducir la cifra (de contagios) a cero, o si se convertirá en una enfermedad endémica y tendremos que seguir vacunando a un nivel más o menos alto de manera continuada. No lo sabemos aún. Lo ideal sería lograr que el virus no se contagie entre humanos», agregó.

Gates volvió a destacar que «las emisiones de carbono están aumentando y en el futuro emanarán sobre todo de los servicios básicos de muchos países en desarrollo: del aire acondicionado, de la construcción, de tener luz”.

«Se habla mucho de reducir el consumo de electricidad, pero esa no es la vía adecuada para bajar las emisiones a cero. Puede resultar útil, pero la única manera de lograr esa meta no es conducir menos, sino conducir un vehículo de cero emisiones», agregó.

Gates consideró que es una misión titánica pero no imposible, si los mercados, la tecnología y la política se alinean con el mismo fin, concluyó.

Fuente: Telam

El cambio climático futuro provocará un desplazamiento regional desigual del cinturón de lluvia tropical una estrecha franja de fuertes precipitaciones cerca del ecuador lo que amenazara a la biodiversidad y la seguridad alimentaria de miles de millones de personas.

Resultará en futuros aumentos del estrés por sequía provocará un mayor estrés por sequía en América central.

«Nuestro trabajo muestra que el cambio climático ahora que la posición del cinturón de lluvia tropical de la tierra se mueve en direcciones opuestas de dos sectores longitudinales que cubren casi dos tercios del planeta un proceso que tendrá efectos en cascada sobre la disponibilidad del agua y la producción de alimentos en todo el mundo», explica en un comunicado el autor principal Antonio Mamalaskis , doctor en ingeniería civil y ambiental en la escuela de ingeniería Henry Samueli de la UCI ( Universidad de California Irvine) y becario postdoctoral en el departamento de ciencias atmosféricas de la universidad estatal de colorado.

Mamalaskis advierte de que el cambio radical detectado en su trabajo se disfrazó en estudios de modelos anteriores que proporcionaron un promedio global de la influencia del cambio climático en el cinturón de la lluvia tropical . Solo que se producirán en las próximas décadas.

El coautor James Robertson de la catedra Ralph J & Carol M. Cicerone de UCI en cantidades en Asia y en Océano Atlántico Norte.

En Asia las reducciones proyectadas en las emisiones de aerosoles, el derretimiento de los glaciares en el Himalaya y la pérdida de la capa de nieve en las áreas del Norte provocada por el cambio climático, harán que la atmósfera se caliente más rápido que otras regiones adelanta sabemos que el cinturón de lluvia se desplaza hacia este calentamiento y qué es un movimiento hacia el norte en el hemisferio Oriental es consistente con estos impactos esperados del cambio climático.

Añade qué es probable que el debilitamiento de la corriente del golfo la formación de aguas profundas en el Atlántico Norte tengan el efecto contrario provocando un desplazamiento hacia el sur en el cinturón de lluvia tropical en todo el hemisferio occidental.

la complejidad del sistema de la tierra es abrumadora con dependencias y ciclos de retroalimentación en muchos procesos y escala advierte el autor correspondiente profesor distinguido ingeniería civil y ambiental de la UCI cátedra de ingeniería Henry Samueli.

«Este estudio combina el enfoque ingeniería del pensamiento del sistema con el análisis de datos y la ciencia del clima para revelar manifestaciones sutiles y previamente no reconocidas del calentamiento global en la dinámica y los extremos de precipitación regional «, resalta.

Notimerica

El mundo tiene un tiempo limitado para actuar si quiere evitar los peores efectos del cambio climático.
La pandemia de covid-19 fue el gran problema de 2020, sin duda, pero espero que, para fines de 2021, las vacunas se hayan activado y hablemos más sobre el clima que sobre el coronavirus.

Este año que comienza será decisivo para enfrentar el cambio climático.

Según Antonio Guterres, secretario general de la ONU, estamos en un «punto de quiebre» para el clima.

Con el espíritu optimista de Año Nuevo, estas son cinco razones por la que creo que 2021 podría confundir a los fatalistas y ver un gran avance en la ambición global sobre el clima.

1. La crucial conferencia climática
En noviembre de 2021, los líderes mundiales se reunirán en Glasgow, Escocia, para trabajar en el sucesor del histórico Acuerdo de París de 2015.

París fue importante porque fue la primera vez que prácticamente todas las naciones del mundo se unieron para acordar que todas necesitaban ayudar a abordar el cambio climático.

El problema fue que los compromisos asumidos por los países para reducir las emisiones de carbono en ese entonces no alcanzaron los objetivos establecidos por la conferencia.

En París, el mundo acordó que para fines de siglo el aumento de la temperatura global no estaría por encima de 2 °C respecto a los niveles preindustriales. El objetivo era limitar el aumento a 1,5 °C, si era posible.

Naturaleza.
La conferencia de Glasglow es una nueva oportunidad para lograr las metas climáticas.

La realidad es que no estamos avanzando en ese sentido.

Según los planes actuales, se espera que el mundo supere el límite de 1,5 °C en 12 años o menos, y que alcance 3 °C de calentamiento para fines de siglo.

Según el acuerdo de París, los países prometieron volver a reunirse cada cinco años y aumentar sus objetivos de reducción de carbono.

Eso debía suceder en Glasgow en noviembre de 2020, pero debido a la pandemia se aplazó para este año.

Así, Glasgow 2021 puede ser un encuentro en el que se aumenten los recortes a las emisiones de carbono.

Estamos librando una «guerra suicida» contra la naturaleza, advierte el secretario general de la ONU

2. Grandes reducciones de emisiones
El anuncio más importante sobre el cambio climático el año pasado salió completamente de la nada.

En la Asamblea General de la ONU en septiembre, el presidente de China, Xi Jinping, anunció que su país tenía como objetivo convertirse en neutral en emisiones de carbono para 2060.

Los ambientalistas quedaron atónitos.

Reducir el carbono siempre ha sido visto como una tarea costosa, pero aquí estaba la nación más contaminante del mundo, responsable de cerca del 28% de las emisiones mundiales, comprometiéndose a cortar sus emisiones incondicionalmente, independientemente de si otros países seguirán su ejemplo.

Ese fue un cambio total respecto a las negociaciones anteriores, cuando todos temían asumir el costo de descarbonizar su propia economía, mientras que otros no hacían nada, pero disfrutaban a costa de los que sí habían hecho la tarea.

Planta de carbón.
Pie de foto,
China es responsable de cerca del 28% de las emisiones de gases de efecto de invernadero.

China no es la única en tener esta iniciativa.

En 2019, Reino Unido fue la primera de las principales economías del mundo en asumir un compromiso legal de cero emisiones netas.

La Unión Europea hizo lo mismo en marzo de 2020.

Desde entonces, Japón y Corea del Sur se han sumado a lo que, según estimaciones de la ONU, son ya más de 110 países que han establecido una meta de cero neto para mediados de siglo.

Según explica la ONU, el cero neto significa que no estamos agregando nuevas emisiones a la atmósfera. Las emisiones continuarán, pero se equilibrarán absorbiendo una cantidad equivalente de la atmósfera.

Los países que se han puesto la meta de llegar al cero neto representan más del 65% de las emisiones globales, y más del 70% de la economía mundial, dice la ONU.

Con la elección de Joe Biden en Estados Unidos, la economía más grande del mundo ahora se ha reincorporado al coro de reducción de carbono.

Estos países ahora necesitan detallar cómo planean lograr sus nuevas aspiraciones, que serán una parte clave de la agenda de Glasgow, pero el hecho de que ya estén diciendo que quieren llegar a ese punto es un cambio muy significativo.

3. La caída del costo de las energías renovables

Hay una buena razón por la que tantos países ahora dicen que planean tener cero emisiones netas: la caída del costo de las energías renovables está cambiando por completo el cálculo de la descarbonización.

En octubre de 2020, la Agencia Internacional de Energía, una organización intergubernamental, concluyó que los mejores esquemas de energía solar ofrecen ahora «la fuente de electricidad más barata de la historia».

Cuando se trata de construir nuevas centrales eléctricas, las energías renovables ya suelen ser más baratas que la energía generada por combustibles fósiles en gran parte del mundo.

Paneles solares
Pie de foto,
El costo de producción de las energías renovables está disminuyendo.

Si los países aumentan sus inversiones en energía eólica, solar y de baterías en los próximos años, es probable que los precios caigan aún más, hasta un punto en el que comenzará a ser rentable cerrar y reemplazar las centrales eléctricas de carbón y gas.

Esto se debe a que el costo de las energías renovables sigue la lógica de toda la industria: cuanto más produces, más barato se vuelve, y entre más barato se vuelve, más produces.

Esto significa que los activistas no tendrán que presionar a los inversores para que hagan lo correcto.

Por su parte, los gobiernos saben que al aumentar las energías renovables en sus propias economías, ayudan a acelerar la transición energética a nivel mundial, al hacer que las energías renovables sean aún más baratas y competitivas en todas partes.

Granja eólica.
La energía eólica es una alternativa para reducir las emisiones de carbono.

4. La pandemia lo cambia todo
La pandemia de coronavirus ha sacudido nuestra sensación de ser invulnerables y nos ha recordado que es posible que nuestro mundo se trastorne de formas que no podemos controlar.

También ha provocado la conmoción económica más significativa desde la Gran Depresión.

En respuesta, los gobiernos están dando un paso adelante con paquetes de estímulo diseñados para reactivar sus economías.

Y la buena noticia es que rara vez, si es que alguna vez, ha sido más barato para los gobiernos realizar este tipo de inversiones. En todo el mundo, las tasas de interés rondan el cero o incluso son negativas.

economía verde.
Muchos países tienen planes de incentivar la economía verde.

Esto crea una oportunidad sin precedentes para hacer las cosas mejor esta vez.

La Unión Europea y el nuevo gobierno de Joe Biden en EE.UU. han prometido billones de dólares en inversiones verdes para poner en marcha sus economías e iniciar el proceso de descarbonización.

Ambos dicen que esperan que otros países se unan a ellos, ayudando a reducir el costo de las energías renovables a nivel mundial. Pero también advierten que, junto con esta zanahoria, planean blandir un garrote: un impuesto a las importaciones de países que emiten demasiado carbono.

La idea es que esto puede ayudar a que los rezagados en la reducción de carbono, como Brasil, Rusia, Australia y Arabia Saudita, se animen a recortar emisiones.

La mala noticia es que, según la ONU, los países desarrollados están gastando un 50% más en sectores vinculados a los combustibles fósiles que en energías bajas en carbono.

5. Los negocios también se está volviendo verdes
La caída del costo de las energías renovables y la creciente presión pública para que se actúe sobre el clima también están transformando las actitudes en los negocios.

Existen sólidas razones económicas para ello. ¿Por qué invertir en nuevos pozos de petróleo o centrales eléctricas de carbón que se volverán obsoletas antes de que puedan amortizarse a lo largo de sus 20 o 30 años de vida?

De hecho, ¿por qué tener en sus carteras riesgos asociados al carbono?

La lógica ya se está desarrollando en los mercados. Solo este año, el vertiginoso precio de las acciones de Tesla la ha convertido en la empresa automotriz más valiosa del mundo.

Pie de foto,
Los autos eléctricos han ganado terreno en el mercado automotriz.

Mientras tanto, el precio de las acciones de Exxon, que llegó a ser la compañía más valiosa del mundo, cayó tanto que fue expulsada del Promedio Industrial Dow Jones de las principales corporaciones estadounidenses.

Al mismo tiempo, existe un impulso creciente para lograr que las empresas incorporen el riesgo climático en su toma de decisiones financieras.

El objetivo es hacer que sea obligatorio para las empresas y los inversores demostrar que sus actividades e inversiones están dando los pasos necesarios para la transición a un mundo de cero emisiones netas.

Setenta bancos centrales ya están trabajando para que esto suceda, y la integración de estos requisitos en la arquitectura financiera mundial será un enfoque clave para la conferencia de Glasgow.

Aún está todo en juego.

Por lo tanto, hay buenas razones para la esperanza, pero está lejos de ser un trato hecho.

Confinamiento.
El confinamiento causó una reducción de las emisiones, pero ya los niveles están volviendo a subir.

Para tener una posibilidad razonable de alcanzar el objetivo de 1,5 °C, debemos reducir a la mitad las emisiones totales para fines de 2030, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el organismo respaldado por la ONU que recopila la ciencia necesaria para informar las políticas.

Esto implicaría lograr cada año la reducción de emisiones que hubo en 2020 gracias a los confinamientos masivos debido a la pandemia.

Las emisiones, sin embargo, ya están volviendo a los niveles que tenían en 2019.

La verdad es que muchos países han expresado grandes ambiciones de reducir el carbono, pero pocos han implementado estrategias para alcanzar esos objetivos.

El desafío para Glasgow será lograr que las naciones del mundo se adhieran a políticas que comenzarán a reducir las emisiones ya.

La ONU dice que quiere ver el carbón eliminado por completo, el fin de todos los subsidios a los combustibles fósiles y una coalición global para llegar al cero neto para 2050.

Eso sigue siendo una tarea muy difícil, incluso si los sentimientos globales sobre enfrentar el calentamiento global están comenzando a cambiar.

BBC MUNDO

El Sumo Pontífice convocó, además, mejorar el acceso al agua potable, la alimentación y promover una transición energética con energías limpias.

El papa Francisco pidió «reacionar con urgencia» al cambio climático y convocó a cuidar el ambiente con educación para el cuidado de la Tierra y propuso para hacer frente a la crisis ambiental mejorar el acceso al agua potable, la alimentación y promover una transición energética con energías limpias.

«La ciencia nos dice, cada día con más precisión, que se necesita una acción urgente si queremos tener alguna esperanza de evitar el cambio climático. radical y catastrófico», planteó el pontífice en un videomensaje dirigido al evento «Countdown», organizado por TED para encontrar soluciones frente al cambio climático.

«Y para ello, actuar con urgencia. Esto es un hecho científico», destacó el papa.

«La conciencia nos dice que no podemos ser indiferentes ante el sufrimiento de los más pobres, ante las crecientes desigualdades económicas y las injusticias sociales», aseveró Francisco en su mensaje.

«Y la economía en sí no puede limitarse a la producción y distribución. Debe necesariamente considerar su impacto en el medio ambiente y la dignidad de la persona», subrayó Francisco

Lanzó además tres propuestas para hacer frente a la crisis ambiental, entre ellas «promover, en todos los niveles, una educación en el cuidado de la casa común» para que explique que «los problemas ambientales están vinculados a las necesidades humanas» y que esté «basado en datos científicos y un enfoque ético».

«Como segunda propuesta, debemos poner el énfasis en el agua y la alimentación», pidió Francisco, antes de convocar como tercera línea de acción a una «transición energética» que implique «una sustitución progresiva, pero sin retraso, combustibles fósiles con fuentes de energía limpia».

A partir de este martes 18, el recorrido de la Línea 6 del transporte urbano Ceferino del Sur cambiará parte de su trayecto. Dicha línea es la que hace el recorrido hasta el Barrio Solanas de la Patagonia.

En su vuelta hacia el centro, luego de pasar el Procrear, no seguirá su recorrido por la Avenida Roca, sino que tomará por la calle Triunvirato hasta Mitre y, por ésta, retomará normalmente. Desde la empresa de transporte aseguraron que esta modificación, no cambiará los horarios establecidos.

AMPLIACIÓN HORARIA
Por su parte, el intendente de Madryn, Gustavo Sastre, informó que junto con la empresa concesionaria del transporte público de pasajeros, tomaron la decisión de extender el horario del servicio.

Será para que a partir de la semana que viene acompañe la ampliación del horario de comercio, para que de esta manera los trabajadores del sector y clientes puedan hacer uso del servicio al salir del trabajo.

 

EE.UU.  propone «inducir un cambio» en China en plena escalada diplomática. «Las naciones libres del mundo debemos inducir un cambio en el comportamiento del Partido Comunista de China (PCC) de maneras más creativas y asertivas», dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, propuso este jueves «inducir un cambio» en el Partido Comunista chino «de maneras más creativas y asertivas», en un duro discurso que elevó aún más la tensión bilateral, tras semanas de sanciones, represalías, denuncias, advertencias y arrestos que hacen temer una escalada con consecuencias imposibles de prever.

«Las naciones libres del mundo debemos inducir un cambio en el comportamiento del Partido Comunista de China (PCC) de maneras más creativas y asertivas, porque las acciones de Beijing amenazan a nuestro pueblo y nuestra prosperidad», sugirió Pompeo en un discurso en la biblioteca del Presidente Richard Nixon, en California, según la agencia de noticias EFE.

Parafraseando a Nixon, el presidente que reconoció a la China comunista, Pompeo retomó el argumento de que Estados Unidos puede «inducir al cambio» a China desde una relación bilateral y no con una política de aislamiento, pero deformó su sentido original y lo utilizó como premisa para repasar todos los puntos de discordia que elevaron la tensión entre las dos potencias en los últimos tiempos.

Pompeo destacó la persecución y violaciones a los derechos humanos contra la minoría musulmana uigur en la provincia de Xinjiang -denunciada por las principales organizaciones humanitarias del mundo-, la reciente aprobación de una ley de seguridad nacional que limita dramáticamente las libertades en Hong Kong y, el tema por excelencia en la actualidad, el presunto ocultamiento de los inicios de la pandemia de coronavirus a fines del año pasado. EE.UU.

«Aquí estamos hoy con barbijos y vigilando el conteo de muertes de la pandemia porque el PCC no cumplió las promesas al resto del mundo», se quejó el jefe de la diplomacia del país más golpeado en el mundo por el coronavirus, con más de 4 millones de contagiados y más de 143.800 fallecidos.

La escalada actual con China no es una novedad para el Gobierno de Donald Trump.

Desde su asunción, el presidente eligió a la potencia como un rival y en su primer año en la Casa Blanca inició una guerra arancelaria que durante más de 18 meses tuvo en vilo a todo el mundo y golpeó con fuerza al comercio internacional.

Además, encabezó una campaña global para limitar el ingreso de Huawei y su tecnología de 5G en las economías de sus aliados, principalmente Europa, por considerar que se trataba de un riesgo para su seguridad nacional.

En los últimos meses, en un año electoral y con números de la pandemia y la economía cada vez más preocupantes, el Gobierno estadounidense profundizó la confrontación con China.

Impuso varias series de sanciones a funcionarios y empresas chinas por violaciones a los derechos humanos, presuntos hackeos y la represión en Hong Kong, rechazó explícitamente por primera vez todos los reclamos territoriales de Beijing sobre el disputado Mar de la China Meridional -por donde pasa el 30% del comercio internacional- y esta semana le ordenó al Gobierno de Xi Jinping cerrar su consulado en Houston por un presunto caso de hackeo.

Tras denunciar que China intentaba robar información valiosa sobre el desarrollo de una vacuna contra la Covid-19, el Gobierno estadounidense imputó a dos ciudadanos chinos por presunto hackeo, luego ordenó el cierre del consulado y hoy, finalmente, anunció la detención de tres chinos y denunció que un cuarto estaría escondido en el consulado de San Francisco.

Tras cada medida, China prometió represalias y las fue anunciando con un discurso duro, pero menos belicoso que el de Washington, que parece ser el más interesado de los dos en seguir alimentando esta escalada.

Esta mañana el vocero de la Cancillería china, Wang Wenbin, acusó al Gobierno de EE.UU. de violar «las normas básicas del derecho internacional» al dar la orden de cerrar el consulado de Houston, en el estado de Texas.

Además, desestimó las acusaciones estadounidenses de espionaje y robo de propiedad intelectual y advirtió que habrá represalias.

«Estas acusaciones son maliciosas y su único objetivo es difamar a China. El cierre del consulado es una medida completamente injustificada y China se reserva el derecho a tomar represalias», advirtió Wang, citado por el canal de noticias CNN.

Desde California, Pompeo ratificó la decisión de cerrar el consulado en Houston y lo enmarcó en la política directriz del EE.UU.y de la campaña electoral de Trump: Estados Unidos (EE.UU.) primero.

«El pueblo estadounidense no va a permitir que nuestro trabajo económico, nuestro talento sea robado por el Partido Comunista Chino», aseguró el secretario de Estado.