Tag

Precios

Browsing

Las principales empresas fabricantes de alimentos le plantearon un cuadro muy preocupante a Miguel Pesce, titular del Banco Central. Advirtieron que por las últimas restricciones a las importaciones y la disparada de los dólares alternativos habrá un fuerte ajuste en los precios a partir de los próximos días. También mencionaron la posibilidad de desabastecimiento de productos en las góndolas.

El planteo quedó plasmado ayer durante un almuerzo que los ejecutivos de las compañías alimenticias más grandes de la Argentina mantuvieron con el jefe del Banco Central.

Allí, los empresarios comentaron que están recibiendo ajustes en los precios de sus insumos -de entre 20% y 25%- de parte de sus proveedores. Y que estarán obligados a trasladarlos a los precios de sus productos.

Esos aumentos abarcan a los principales insumos -algunos importados- de la industria alimenticia: desde papel y cartón a envases, latas y esencias, entre otros productos que abarcan a distintas ramas de la industria.

El escenario planteado por los industriales da cuenta de un agravamiento de la situación económica. Por la escasez de dólares, las trabas a las importaciones y la suba de los dólares alternativos (contado con liquidación, MEP y «blue»), hasta ahora se habían evidenciado aumentos de precios y faltantes en distintos rubros. Pero los alimentos habían quedado al margen de las anomalías.

Los valores acordados regirán hasta el 7 de julio. Aseguran que estarán disponibles en 1.000 supermercados y carnicerías de todo el país.

La secretaría de Comercio Interior anunció que acordó con supermercadistas y productores la actualización de la canasta de precios para productos frescos en los que se destacan 7 cortes de carnes a precios acordados para el consumo interno y que, según el Gobierno, estarán disponibles en 1.000 bocas de expendio de todo el país.

Los 7 cortes de carne serán la tira de asado, a $719 el kilo; vacío, a $917; matambre a $899; falda, a $478; tapa de asado, a $719; nalga, a $969 y paleta, a 779 pesos.

Cabe recordar que este miércoles el Gobierno publicó la actualización de la lista del programa Precios Cuidados, que incluye unos 1.300 productos, con incrementos en promedio de 2,2 por ciento.

La secretaría de Comercio Interior informó que si los consumidores no encuentran algún producto o lo encuentran a un precio distinto del acordado, pueden reclamar en la web o la app de Precios Cuidados, a través del Servicio gratuito de orientación y asesoramiento (0800-666-1518) o por mail a consultas@consumidor.gob.ar.

Se trata de 180 productos que estarán disponibles en comercios de todo el país. En el listado hay artículos alimenticios, de limpieza, de higiene y cuidado personal.

La Secretaría de Comercio Interior de la Nación oficializó este jueves la lista de precios de referencia de 180 productos en comercios de cercanía de todo el país, luego del acuerdo entre el Gobierno, la Unión Industrial Argentina (UIA) y la Confederación General del Trabajo (CGT) para «instrumentar iniciativas» con el fin de «mejorar el poder adquisitivo de los salarios».

La medida se formalizó mediante la Resolución 430/2022 publicada hoy en el Boletín Oficial, que incluye un anexo con el detalle de los precios de 180 productos alimenticios, de limpieza y de higiene y cuidado personal.

En el anexo se especifica la compañía elaboradora, los precios de venta del mayorista o distribuidor y al público (en ambos casos con IVA incluido) tanto para comercios de cercanía del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el resto del territorio bonaerense, Centro, Cuyo, Litoral, NEA, NOA y Patagonia.

La resolución remite como antecedente a la reunión que mantuvieron el 5 de abril los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Trabajo, Claudio Moroni, con representantes de la UIA y la CGT.

Si bien se acordó establecer «una canasta alimentaria de primera necesidad, integrada por entre 50 y 60 productos», el listado de la resolución triplica esa cantidad, aunque en la nómina se incluyen artículos comprendidos por los fideicomisos aceitero y del trigo.

El Gobierno, la UIA y la CGT acordaron en ese encuentro llevado a cabo en el Palacio de Hacienda «la necesidad de instrumentar iniciativas para concertar acciones que permitan afrontar las dificultades económicas locales con el fin de mejorar el poder adquisitivo de los salarios, cuidar la canasta básica de consumo de los argentinos y argentinas y preservar la reactivación de la economía».

El Gobierno, la UIA y la CGT acordaron en ese encuentro llevado a cabo en el Palacio de Hacienda «la necesidad de instrumentar iniciativas para concertar acciones que permitan afrontar las dificultades económicas locales con el fin de mejorar el poder adquisitivo de los salarios, cuidar la canasta básica de consumo de los argentinos y argentinas y preservar la reactivación de la economía».

El presidente Alberto Fernández advirtió hoy que hay «diablos que aumentan los precios y hay que hacerlos entrar en razón para que entiendan que tener una especie de oligopolio no los autoriza» a remarcar, y volvió a reivindicar el acuerdo con el FMI.

Fernández afirmó que la Argentina «tiene un montón de problemas, no solo con el Fondo Monetario, pero con el acuerdo hemos logrado sacar un problema que es la angustia de pagar 19 mil millones de dólares» de la deuda externa en lo inmediato, y volvió a sostener que su Gobierno está «resolviendo un problema que no generamos, que Argentina tuvo que hacerse cargo», aludiendo al empréstito tomado por el expresidente Mauricio Macri.

También aseguró que «no voy a hacer nada para que el Frente de Todos se quiebre» y dijo que en la coalición oficialista «hay una clara vocación de que no se rompa».

«Podemos tener diferencias, pero es un tema que nosotros sabremos resolver; estoy seguro de que nadie quiere romper nada. Hay una clara vocación de que esto no se rompa. Veo una tarea insidiosa de quebrarnos, ‘que Alberto dijo tal cosa, que Cristina dijo tal cosa’, pero mi preocupación ahora es me saqué la soga del cuello (del FMI) y tenemos que ponernos a caminar», expresó el Presidente.

En una entrevista con periodistas de la TV Pública, el primer mandatario también aseveró que «hay un sector del campo que ha tomado una posición político- partidaria» que se opone a las medidas del Gobierno para el sector, como el aumento de retenciones en algunos productos.

Además, reiteró que los planes sociales «tienen que convertirse en trabajo» pero aclaró que debe ser «trabajo formal», ya que «tenemos que recuperar la cultura del trabajo, pero el trabajo formal. La mayoría (de los que reciben planes) trabaja, pero en la informalidad».

«Hace falta que un mayor número de trabajadores de la economía popular pase a la formalidad, pero hay que darle un marco regulatorio para desarrollarse con un mínimo de seguridad», sostuvo.

Consultado por la inflación, sus causas y sus responsables, Fernández admitió que es un tema complejo y que quiere «quedar bien con Dios y con el diablo», pero alertó que hay «diablos que aumentan los precios y hay que hacerlos entrar en razón».

Consideró que hay «una inflación autoconstruida que tiene mucho que ver el modo en que se concentra la producción de alimentos; hay que llamarlos a la reflexión para que ellos (los empresarios) entiendan que el hecho de que tengan una especie de oligopolio no los autoriza a subir los precios».

Sobre las tarifas, ratificó que «acordamos que no pueden aumentar más del 80% del coeficiente de variación salarial, y para los que tienen tarifa social no más de 40%».

Añadió que «queremos terminar con lo más ineficiente que es subsidiar al más rico. Por eso el primer decil (de la sociedad) termina de recibir subsidios».

En cuanto a los servicios, sostuvo que el Gobierno «está haciendo todo lo necesario para garantizar la provisión de gas» en la próxima temporada invernal.

Al abordar el tema de la deuda externa, el Presidente afirmó que «es una ficción, una mentira» que se diga que había otra posibilidad de acuerdo con el FMI.

«Tuvimos un acuerdo que la ortodoxia del Fondo no aceptaba, dijimos no vamos a hacer ningún ajuste; fue una pelea muy dura, fue un acuerdo inusual, por eso no sabíamos hasta último momento como iba a votar» el directorio del Fondo.

Además, «tenía que haber de parte del FMI un reconocimiento de que hicieron algo que estaba mal», añadió Fernández.

En este punto, enfatizó que a su criterio el tema del acuerdo con el FMI y los debates internos en el oficialismo «está terminado»; y afirmó que «a algunos les gusta más, a otros les gusta menos» ese convenio, «pero hay que seguir adelante». Y sentenció que «cuando dicen que fui blando, no hubo nada blando».

«Estoy seguro de que nadie quería el default en el Frente de Todos», dijo el Presidente, y sentenció que «los argentinos me votaron para que decida y el tema está terminado», aunque «algunos crean legítimamente que se podría haber hecho un mejor acuerdo».

«No hice nada heroico, hice lo que tenía que hacer como negociador. A mí me votaron para gobernar», amplió.

Además, reafirmando su mensaje de unidad en el FdT, dijo que «comparte totalmente la idea» de la vicepresidenta Cristina Kirchner «de buscar un gran acuerdo, un contrato social».

Añadió que las cuestiones sobre las internas en el Frente de Todos «son debates que se ponen más en los medios que en la gente, que está preocupada por la inflación y los problemas económicos».

Y también se pronunció en favor de las elecciones primarias PASO, de las cuales dijo que «son algo saludable» porque «es bueno que la gente elija a sus candidatos» a través de ese mecanismo. Además elogió el sistema de referéndum, como el que se realiza en Uruguay. Justamente hoy se efectúa uno en ese país para consultar a la ciudadanía si se mantiene o no un paquete de reformas impulsadas por el presidente Luis Lacalle Pou.

La petrolera estatal YPF anunció esta noche que a partir de mañana aumentará un 9,5 por ciento en promedio sus combustibles básicos y un 11,5 en promedio los premium.

Los incrementos empezarán a correr a partir de las 0 de este lunes y según la empresa responden «a la evolución de las principales variables que conforman el precio de venta al público, sobre todo el aumento de los precios internacionales del petróleo y los niveles de demanda superiores a la prepandemia, que requieren importaciones para complementar la oferta local».

Al justificar el nuevo cuadro tarifario, YPF señaló que «los precios internacionales del petróleo se incrementaron significativamente durante las últimas semanas alcanzando niveles récords (50% por encima de los precios de inicios de febrero de 2022)». También se señaló que «el precio internacional de los combustibles con los que se complementa la oferta local aumentó incluso por encima del petróleo crudo».

Por último se advirtió que «la compañía continuará monitoreando la evolución de las variables que inciden en la formación de precios, teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país y la realidad internacional».

Se trata del segundo incremento que la petrolera anuncia en lo que va del añoEl primero se anunció el 2 de febrero y también estableció un alza en los combustibles del 9% para los combustibles generales y del 11% para la línea premium.  YPF, junto a Axion y Shell tienen la mayoría del mercado.  Tras el anuncio de la petrolera mayoritariamente estatal se espera el anuncio en la misma dirección de las otras dos marcas.

Las cifras de inflación que el Indec dio a conocer en Enero (3,9%), y que muy probablemente replicará la semana próxima cuando comunique el dato de Febrero –según los privados, volvería a ubicarse en torno al 4%– dejan nulo margen para que el primer trimestre cierre con un nivel de suba de precios inferior al 10 por ciento. A la estacionalidad típica de Marzo, reflejada en los aumentos del rubro educación, por ejemplo, se le agregarán otros factores coyunturales, que sumados a la propia inercia harán que la inflación este mes pueda llegar hasta el 5%, según algunas estimaciones. Y peor aún: las proyecciones de las consultoras auguran alta inflación también para el cuarto mes del año.

Con este arranque, y aún en un escenario en el que a partir de Mayo los números comiencen a ser más bajos, la inflación para el año oscilaría entre 55% y 60%, prevén en el sector privado. Y esos valores considerando que se logra un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que las metas pactadas se cumplen. Los escenarios posibles son varios y de ello depende que se acelere o no más la inflación –según publica Infobae-.

Pero por ahora los economistas, al menos públicamente, prefieren no ser alarmistas y ajustarse a lo prometido por el Gobierno. Aunque los riesgos de una mayor aceleración de los precios son altos, más todavía si se consideran los atrasos acumulados en varios sectores y el actual contexto internacional de suba de los precios de los commodities producto del contexto bélico.

“Febrero deja un arrastre importante. En la segunda quincena del mes pasado hubo aumentos significativos que ya te dejan un arrastre para Marzo. Para febrero esperamos una inflación del 4% y para Marzo, del 4,8%, por lo que el trimestre cerraría en 13,2%”, explicó el director de Ecolatina, Federico Moll.

También para la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) el número de Marzo se puede acercar al 5%, cifra que podría replicarse en Abril. Y un escenario similar es avizorado por Tiscornia & Asociados, donde estiman que la inflación de Marzo tendrá un piso de 4% y “podría ser mayor producto de la dinámica que están teniendo los alimentos a raíz de la suba de los commodities”, enfatizó María Castiglioni, economista de la firma.

Además de la inercia y del arrastre de Febrero, en Marzo hay varios aumentos previstos que impactarán fuerte en el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Por un lado, las cuotas de los colegios privados, que siempre suben en el mes de inicio de clases. Esta vez, se prevé un 10% de incremento. A su vez, las cuotas de las prepagas se incrementarán 6% en Marzo y otro 6% en Abril. También está previsto un alza del 12% en los sueldos de servicio doméstico y la incidencia del alza del valor del trigo en la harina, el pan y las pastas, por lo que también los alimentos tendrán fuertes subas este mes.

Por otro lado, las paritarias comienzan a cerrarse entre Marzo y Abril, lo que también presionará al alza los precios, al igual que el aumento de tarifas, en torno al 20%, también vigente a partir de este tercer mes del año.

“Hay una serie de elementos que hacen que la inflación de este año supere a la de 2021. Hoy estamos proyectando 59%, con algo de atraso cambiario y tarifario. Y este escenario es independientemente de si se firma o no con el FMI”, aseveró Juan Luis Bour, de FIEL. El analista remarcó que a todos los factores mencionados se suma el hecho de que en Febrero la emisión monetaria para financiar el déficit fiscal siguió siendo alta y no hay certezas de que el acuerdo con el Fondo reduzca fuertemente esta ayuda del BCRA al Tesoro, tal como está planteado en el Memorandum de entendimiento.

De acuerdo con el programa acordado con el staff técnico -que debe pasar todavía por el difícil filtro del Congreso y posteriormente por el board del organismo-, la emisión este año no deberá superar el 1% del PBI. El resto deberá ser conseguido en el mercado, a través de colocaciones de deuda, pero los privados dudan de que este objetivo sea fácilmente lograble.

“Si el Gobierno no puede cerrar bien los números con el FMI, tolerará un poco más de inflación”, planteó Bour, quien agregó que “esta gestión necesita de una tasa de inflación alta porque es la única forma de ajustar el gasto público”. Por su parte, Castiglioni remarcó: “Si la Argentina no cumple, tendría que usar parte de las reservas, pero escasean. Por lo tanto, eso puede llevar a más devaluación y más inflación. En ese contexto, no sería extraño que la inflación del año pueda ser del 70%”.

El Memorando de políticas económicas y financieras acordado con el Fondo blanquea niveles de inflación más realistas que los que había fijado el ministro de Economía, Martín Guzmán, en el proyecto de Presupuesto 2022 (33%). Según el documento consensuado con el organismo, el Gobierno procurará “reducir la inflación en un rango de 38%-48% para fines de 2022 y en 5 puntos porcentuales adicionales por año hasta fines de 2024″. A su vez, remarcan que “la estrategia de desinflación se basará en un enfoque de varios frentes que abarcará políticas fiscales, monetarias y de precio-ingreso, adecuadamente calibradas”.

El precio de la carne vacuna se incrementó en enero un 2,3%, por debajo de la inflación del mes que fue de 3,9%, mientras que en la primera quincena de febrero se registró una dinámica alcista del precio de ganado en pie, de acuerdo con un informe del Centro de Economía Política (CEPA).

“Enero mostró un incremento promedio de los cortes de carne vacuna del orden de 2,3%; en términos interanuales, los cortes de carne vacuna incrementaron su precio 55,5%», según el estudio elaborado por CEPA.

Luego de las subas por encima del 75% de los precios al mostrador de la carne vacuna en 2020, el primer semestre de 2021 comenzó con nuevas subas que totalizaron otro 35% de aumento.

«Ante esta situación, el Gobierno tomó una serie de medidas para frenar los incrementos generalizados en la cadena de valor» que «permitieron cortar la dinámica alcista entre julio y octubre, donde los precios retrocedieron 3%», destacó el centro de estudios que conduce Hernán Letcher.

Sin embargo, noviembre y diciembre, meses donde suele aumentar el consumo, hubo «nuevamente incrementos sensibles en el precio de la carne, promediando 11% y 10% respectivamente».

De acuerdo con el relevamiento, en enero se observó un «impacto heterogéneo» de los aumentos en relación a los cortes.

A la inversa de lo que ocurrió en diciembre, cuando los «cortes caros» fueron los que más incrementaron su precio, en enero, los «cortes económicos» fueron los que más aumentaron, con una suba de 6,2%.

Asimismo, aumentaron los productos sustitutos a la carne vacuna: el pollo en enero mostró un incremento de 4,9%, con lo cual se mantuvo prácticamente sin modificaciones el precio del asado en relación con el pollo.

En términos interanuales, las variaciones de algunos cortes continúan por encima del nivel general de precios de la economía (+50,9% aproximadamente) mientras que otros, de gran consumo interno, lograron quedar por debajo del promedio, sobre todo por el elevado punto de comparación que fue enero de 2021: asado (48,7%), vacío (48,9%) matambre (46,5%).

Entre los motivos del incremento del precio de la carne entre noviembre y enero, CEPA señaló la «poca transparencia en la oferta y demanda del mercado de hacienda de Liniers».

En noviembre el precio del novillito pasó de $ 208 (10/11) a $ 257 (18/11), con un aumento de 23% solamente en ocho días.

En tanto, en enero «el clima fue un factor determinante en la baja de la oferta ingresada al mercado de Liniers, primero por las altas temperaturas junto a la sequía y luego, por las lluvias que se registraron en una amplia zona ganadera», lo que «determinó una oferta por debajo de la habitual».

El estudio agregó que a partir del primero de febrero se confirmó la dinámica alcista del precio de ganado en pie y el 16 de este mes, el precio alcanzó $ 286,80 para el novillo de 300/390 kg, es decir, 14,2% de aumento respecto al precio al 28 de enero.

Al 16 de febrero se observó una recomposición de cabezas comercializadas en el Mercado de Liniers (en valores similares al mismo período en 2021 o en el primer mes de ese año), modificando el comportamiento observado en enero último, donde efectivamente se había reducido la oferta.

«El incremento del precio del kilo vivo nuevamente presenta un salto sensible, muy por encima incluso de la inflación estimada para febrero completo» al tiempo que «el valor de febrero implica un nuevo récord del precio real del novillo en décadas».

Según CEPA, esto «anticipa lo que puede llegar a suceder al respecto: en sólo siete días aumentó unos $ 20 en Liniers.

En términos deflacionados superó al último máximo de mediados de diciembre, planteando el desafío para la cadena cárnica de cómo podrá trasladarlo al mostrador».

En febrero, la Secretaría de Comercio Interior renovó el programa «cortes cuidados», un acuerdo alcanzado con el consorcio frigorífico ABC y las grandes cadenas de supermercados, con el objetivo de tener los siete cortes de mayor consumo popular a precio regulado hasta el 7 de abril, fecha en que se analizará la prórroga.

Al programa Vuelta al Cole que lanzó el Gobierno nacional que incluye 160 productos se suman las ofertas que ofrecen los bancos, las cadenas de supermercados y librerías.

El inminente inicio del nuevo ciclo lectivo trajo como todos los años diversas ofertas para la compra de útiles, que van desde la canasta escolar de precios acordados por el Gobierno con fabricantes y comerciantes, hasta promociones de librerías, supermercados y bancos.

El Gobierno lanzó la semana pasada el programa Vuelta al Cole con +Precios Cuidados 2022, que establece valores de referencia para la canasta escolar e incluye más de 160 productos de 25 rubros, que se ofrecen hasta el 31 de marzo, tanto en librerías comerciales como en grandes cadenas de supermercados en todo el país.

Se trata de una lista renovada que incorpora productos clave del rubro textil, como guardapolvos en todos los talles, pantalones y buzos de frisa y variedades de zapatillas; y artículos específicos de cuidado contra la Covid-19, como alcohol en gel y barbijos.

Todos los productos del acuerdo se pueden encontrar en las cadenas de supermercados Carrefour, Disco, Jumbo, Vea, Coto, La Anónima, Walmart y Changomas, librerías y comercios adheridos a la Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines (Capla), locales de Todo Moda y sucursales de Cooperativa Obrera.

La información del programa y el detalle completo de los productos incluidos puede encontrarse en el sitio web del programa.

Al respecto, el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, remarcó a Télam, que «el Gobierno tiene el propósito de consolidar una política de precios que cuide el esfuerzo y el trabajo de las argentinas y los argentinos evitando que los ingresos se vean erosionados», y aseguró que «Vuelta al Cole es un paso más, y muy importante, en esa dirección para que las y los estudiantes de todo el país puedan tener todo lo que necesitan de cara al inicio del nuevo ciclo lectivo».

Por su parte, el presidente de Capla, Daniel Iglesias López, señaló a Télam Radio, que «los precios de los elementos escolares son baratos», y detalló que «un lápiz negro tiene un valor de $ 32; una goma de borrar, $ 25 ó $ 30; unas tijeritas, $ 122; un cuadro de tapa blanda de 50 hojas, $90; y un cuaderno de tapa dura forrado, $ 175».

En simultáneo, bancos, cadenas de librerías y supermercados, pusieron en marcha diferentes opciones, beneficios y descuentos para sus clientes para facilitar el acceso a la canasta escolar 2022.

Pasará a valer entre $240 y $300. Según argumentaron desde el sector, la suba se debe a los incrementos en los precios del combustible y las materias primas.

El precio del pan aumentará entre un 20% y un 25% a partir del lunes 14 de febrero, y pasará a valer entre $240 y $300 el kilo. La medida se debe a la suba de precios de los combustible, de los servicios y de las materias primas.

De acuerdo al presidente de la FIPBA, Raúl Santoandré, “los huevos, por ejemplo, en diez días aumentaron un 30%; el azúcar un 33%; los plásticos y el papel, un 10%, y la levadura un 35% por ciento”.

“Es inevitable para nosotros tener que trasladar esos aumentos a nuestros precios”, agregó el dirigente empresario. De esta manera, uno de los insumos básicos de la canasta familiar influirá en la inflación de febrero.

De esta manera para llevar un kilo de pan a casa habrá que desembolsar entre $240 y $300 a partir del lunes. Mientras que las facturas, tradicionales para el desayuno o el mate de los fines de semana, costarán entre $400 y $600 la docena.

El precio promedio de los distintos cortes de carne vacuna aumentó 2,5% en enero último por debajo de la inflación esperada por el mercado y el Gobierno, en torno al 3,8% para el primer mes del año, y revirtió así la tendencia de noviembre y diciembre cuando los valores triplicaron al Índice de Precios al Consumidor (IPC).

De esta forma, la carne en el mostrador se ubicaría debajo de la suba general de precios por primera vez desde octubre del año pasado.

Mientras que el aumento promedio de los distintos cortes vacunos fue del 2,5%; el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), publicado por el Banco Central (BCRA), prevé una inflación de 3,8% para el mismo mes.

El REM antecede al IPC del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) que se publicará el próximo martes 15 de febrero.

Según el Instituto de Producción de Carne Vacuna Argentina (Ipcva), el incremento de enero presenta una desaceleración respecto a las subas de diciembre y noviembre pasado, cuando los precios saltaron 9,7% y 10,8%, respectivamente, más que triplicando la inflación general de dichos meses.

De acuerdo a un informe del Mercado Ganadero de Rosario (Rosgan), el repunte de noviembre y diciembre de más de 20 puntos porcentuales, responde al «atraso acumulado contra la inflación» en los meses anteriores.

Entre julio y octubre del año pasado, la carne vacuna no solo no aumentó por encima de la inflación (como había sido la tendencia en la primera mitad de 2021), sino que sus precios acumularon un descenso de 2,9%.

La caída en los precios de la carne se había dado luego de que el Gobierno implementara limitaciones a su exportación en junio pasado permitiendo exportar un volumen equivalente al 50% de lo que se enviaba al exterior en 2020.

Este esquema, luego de sucesivas flexibilizaciones, fue eliminado al comenzar el año en curso, manteniendo la prohibición para despachar siete cortes parrilleros de consumo interno.

Pese al descenso en el segundo semestre del año, los precios de la carne cerraron 2021 con una suba de 53,7%, 2,8 puntos porcentuales sobre la inflación del 50,9%.

La relativa estabilidad de los valores en enero puede responder a un «patrón de comportamiento» estacional, explicó el Rosgan.

«A partir de marzo y hasta mediados de año, el precio de la carne vacuna acumula las mayores subas mensuales mientras que, durante el segundo semestre, los ajustes suelen ser menores al promedio, situación que en varios años deriva en retrasos de precios», indicó la entidad rosarina.

Luego, hacia fin de año, se suele dar el «segundo periodo de mayor ajuste anual», el cual comenzó, según el Rosgan, a «instalarse con mayor firmeza en los últimos años».

Asimismo señaló que, pese a la falta de hacienda gorda para abastecer el mercado interno -por motivos que incluyen el bajo ingreso a feedlots, el costo de alimentación y las menores tasas de conversión-, dicha problemática aún no parece haberse trasladado a los precios en el mostrador, debido al menor consumo general de carne.

En ese sentido, y con el objetivo de morigerar los precios al consumidor, el Gobierno lanzó el programa Cortes Cuidados, que comenzó a regir ayer.