Tag

Salarios

Browsing

Durante casi todo el año pasado las facturaciones de los supermercados localizados en Chubut estuvieron inclusive por encima de la inflación. Las ganancias de los supermercadistas corrieron por arriba de las suba de precios. Fueron los grandes ganadores del 2022 con facturaciones superiores a la inflación.

Los datos del INDEC mostraron que en noviembre las facturaciones de los supermercados de Chubut estuvieron un 4,9% por encima de la suba inflacionaria y transformaron a los dueños de las grandes superficies comerciales en los grandes ganadores del 2022.

Los montos facturados en noviembre fueron la continuidad del mismo proceso que se desarrolló a lo largo de todo el año pasado, donde los supermercados ubicados en la provincia consiguieron aumentar sus recaudaciones inclusive por encima de los altísimos niveles de una inflación que rozó los tres dígitos.

El 2020 había sido con la pandemia un buen año para los supermercadistas, ya que sólo se podía salir a comprar y el consumo se mantuvo a pesar del avance del COVID y las restricciones de circulación.

En el 2021 comenzaron a sentirse los efectos de la crisis económica y la suba de precios que comenzaban a escalar a los altos niveles que perjudicaban fuertemente a los consumidores.

Ahora en casi la totalidad y con la inflación trepando al 94,3% interanual, las subas de las facturaciones en los supermercados consiguieron doblegar a los precios y se transformaron en las grandes ganadoras del año.

La inflación casi que se duplicó en el 2022 y los tickets emitidos por los supermercadistas inclusive estuvieron por encima de esos abultadísimos valores, no sólo porque los precios en Chubut subieron más que a nivel nacional sino porque también aumentó el volumen de las ventas.

La integrante del Comité de Agremedch, Anabel  Pena aseguró que la situción de los médicos por elcual los médicos van al paro entre el 1 y 3 de febrero, es «ante la falta de respuesta por parte de la Provincia. Seguimos pidiendo la recomposición salarial».

Los profesionales de la salud  realizarán un paro por 72 hs los primeros días de febrero, por considerar insuficiente el aumento del 38% anunciado por el gobernador, será en toda la provincia y afectará la atención en los turnos programados y consultorios en el Hospital Ísola y los centros de primarios de atención y, en Puerto Madryn.

EL CHUBUT consultó a la médico integrante del Comité de Agremedch, Anabel Pena, quién indicó: “A nosotros nos resulta insuficiente ese aumento del 38%, y no estuvimos de acuerdo con las últimas paritarias que fueron hacia la antigüedad o el adicional personal de salud, no nos modificaba el sueldo y seguimos pidiendo una recomposición real de los salarios  de todos los médicos y que no tenga que ver con el aumento de la hora guardia, que deja afuera al resto de profesionales que hacen consultorio, y deja afuera a los quienes trabajan en los primer nivel de atención de salud (CAPS)”.

Y detalló: “El sistema de salud se sostiene si funciona en todos sus niveles, un primer nivel donde las personas tienen que ir a atenderse con un médico, donde trabajamos todos los días y los sábados y no son guardias. Estamos en este pedido que sea para todos por igual, y lleva varios meses la situación, nos vienen dilatando con reuniones y mensajes que dan vuelta y no nos dan respuesta a lo que estamos pidiendo”.

“La idea como gremio es no perjudicar a la gente pero ante la falta de respuesta del gobierno, se toma esta medida extrema, y la realidad es que en todas las asambleas que se hicieron en la provincia se decidió de manera unánime, empujado por la falta de respuesta. El día 20 de enero, el ministro de gobierno (Ayala) nos citó una reunión  a las 11 de la mañana, y a las 10 la cancelaron”, agregó Pena.

Para este año, en principio podría esperarse una recuperación de los ingresos si es que se cumplen ciertas proyecciones. Y es que según una encuesta de WTW las empresas esperan aumentar los salarios de sus trabajadores fuera de convenio por encima del 80%. Si el Gobierno lograse el objetivo de una inflación de 60%, eso podría ocurrir por primera vez en varios años. Claro está, nada está garantizado. Ni que el aumento salarial sea el presupuestado, ni que la suba de precios sea la estipulada.

Algo que refleja la curva de incrementos salarios de los últimos meses de 2022 es que desaceleran en línea con la inflación. Es decir, mientras que a lo largo del año las revisiones eran del orden del 10%, ya para fines se moderaron. Esa estela continuaría en el arranque de 2023.

«El informe muestra un crecimiento de entre 4/ 5 puntos en los números de los presupuestos aprobados. A partir de esta diferencia hubo empresas que mejoraron su presupuesto salarial, con lo cual, de un porcentaje aprobado promedio en el mes de noviembre de 83,9 % pasaron a un 87,8%. Es decir que lo números continuaron cambiando. Un comportamiento que se dio a lo largo de todo el 2022», comenta Marcela Angeli, Directora de Work & Rewards -según publica Ámbito-.

Por otro lado, señala: «Un dato diferenciador de esta edición, y tomando como premisa el hecho de compensar algunos puntos que quedaron por debajo de mercado en el 2022 y que no impacte en el presupuesto de este nuevo año, consultamos si se daría algún tipo de ajuste extraordinario para el primer trimestre del 2023. La respuesta fue que el 22% de empresas lo hará y un 25% lo está analizando». «Con esto inferimos que este catch up que, estimativamente, van a hacer el 30% de las compañías podría impactar cambiando mínimamente el número final que cierre el 2022», concluye.

También agrega: «En la misma línea de continua revisión del presupuesto, para el 2023 hay algunos puntos de diferencia entre la encuesta anterior y ésta. Que van de 2 y 3 puntos (dependiendo si tomamos el promedio o la mediana). En el caso de la mediana, en noviembre se estimaba una proyección para el personal fuera de convenio del 80% y en diciembre se proyectaba un 82%. Y respecto al promedio, también se pensaba en un 80% y en esta edición cambia a un 83,2%. Es decir, hoy por hoy, el presupuesto salarial 2023 se presenta con ciertas modificaciones».

Según el paper de WTW, para 2023, el 51% de las empresas dará 4 ajustes salariales. Hay un 10% que otorgará 5 y un 6% dará más de 5 ajustes a lo largo del año.

Los 4 meses más significativos en los que se otorgarán estos aumentos son: Enero, Abril, Julio y Septiembre. Y, para las empresas que darán 5 o más, le siguen Marzo y/o Septiembre.

En cuanto a los sectores que podrían recibir mejor porcentaje de aumento está la construcción, finanzas, industria, y energía. Del otro lado, están turismo, comunicaciones, aseguradoras y consumo.

Los líderes de los gremios petroleros se reunieron con la nueva ministra de Trabajo de Nación, Kelly Olmos, y pusieron sobre la mesa el reclamo de una mejora salarial y que se exima de impuesto a las ganancias a los sueldos de los trabajadores de dicho sector.

Los líderes de los sindicatos petroleros mantuvieron ayer una reunión con la ministra de Trabajo de Nación, Kelly Olmos. Participaron del encuentro los secretarios generales del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Chubut y Santa Cruz, Jorge ‘Loma’ Ávila y Claudio Vidal, y el titular del Sindicato del Personal Jerárquicos y Profesional del Petróleo y Gas Privado de la Patagonia Austral José Lludgar, entre otros.

Los gremios petroleros le plantearon a la funcionaria que, si no se brinda una mejora salarial y no se encuentra una solución al impuesto a las ganancias, corre peligro la paz social en todos los yacimientos del país. El mismo mensaje será trasmitido a las cámaras empresariales.

«Estuvimos reunidos con la ministra de Trabajo y le manifestamos que no podemos garantizar la paz social en estas condiciones salariales», manifestó Rucci en declaraciones radiales.

«Me parece que es un tema que tenemos que analizarlo. Las empresas se habían comprometido a tratarlo y nunca nos llamaron, por eso se lo notificamos a la ministra de Trabajo para que tome cartas en el asunto», señaló respecto al impuesto a las ganancias, el cual consideran como «un impuesto perverso» donde el Estado se lleva gran parte de los aumentos salariales.

En la misma línea, el secretario adjunto del Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Carlos Gómez, indicó: «Hay una necesidad por parte de los trabajadores para solucionar el castigo que significa el impuesto a las ganancias».

«Se necesita que haya un reconocimiento al esfuerzo que han hecho los trabajadores desde el 2019 hasta la actualidad, así que se planteó que se habilite el marco paritario, que se exima del impuesto a la ganancia el sueldo de los petroleros y como se ha reconocido a distintos gremios, que haya un bono de fin de año», detalló el gremialista chubutense.

Ayer fue la primera vez que los representantes sindicales se reunieron personalmente después del aumento salarial a través de la actualización del adicional por ‘zona desfavorable’ que consiguió Rucci para los operarios que trabajan en la cuenca neuquina.

En octubre, la Cámara de Empresas de Exploración y Producción de Hidrocarburos homologó un nuevo bloque geográfico que unificó a Neuquén, Río Negro y La Pampa en una misma «Zona No Convencional Vaca Muerta» lo que implicó un incremento del salario neto del 10% para los trabajadores de dicha cuenca.

Desde los otros gremios, además de exigir un aumento similar para sus trabajadores, cuestionaron la estrategia de Rucci ya que consideraron que era contraria al espíritu que persiguió la creación de la Unión de Trabajadores Petroleros de la Argentina, que tiene como objetivo disputar de manera conjunta una agenda común para el sindicalismo petrolero.

La Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut (ATECH), dio a conocer un comunicado en donde expresan el rechazo a la propuesta salarial del 10 + 4% porque «es una reducción del salario real dada la altísima inflación».

En tanto, expresaron que el 4 de noviembre «tenemos la oportunidad y la necesidad de exigir con la fuerza del colectivo una verdadera recomposición salarial».

Por esto, el Consejo Directivo resolvió ratificar el paro propuesto para el día viernes 4/11 en reclamo de recomposición salarial y contra los atropellos del gobierno. Además, representantes de todas las Regionales estarán presentes en Rawson en la convocatoria conjunta frente al lugar de la paritaria.

Y detallaron que los reclamos de Atech son:

Que los 18 mil del BONO pasen íntegros al BÁSICO de manera inmediata, en camino a que un salario inicial alcance la canasta familiar.

AUMENTO DE LAS ASIGNACIONES FAMILIARES. A todas las y los docentes afectan los bajos salarios y la altísima inflación, pero quienes tienen hijas e hijos tienen mayores dificultades. Invitamos al resto de los sectores estatales a unirnos en este reclamo.

Cláusula gatillo por la inflación de los meses de diciembre, enero y febrero.

Derogación resoluciones 782/22 ME por ilegal y antidemocrática.

Rechazo a la jornada extendida en primaria. Resolución 714, pedimos su rechazo y nulidad. Convocar a la unidad docente frente a esta situación de imposición y sobrecarga laboral que esto supone. Denunciamos las acciones de algunas supervisoras que extorsionan y «aprietan» a docentes para imponer la voluntad del Ministerio.

Asimismo, el comunicado indica que exigen el cumplimiento del compromiso realizado por el Ministro José Grazzini de concretar una reunión entre el sindicato y Sueldos para resolver los múltiples reclamos y atrasos en el pago de sueldos.

«Llamamos al resto de las organizaciones sindicales docentes a confluir en esta medida. Es un pedido que nuestras compañeras y compañeros reiteran en la necesidad de fortalecer el reclamo salarial», sostienen.

En tanto, manifestaron el repudio a las declaraciones del Ministro Ayala «contra la medida de fuerza de compañeras y compañeros de ATE. Una vez más el gobierno opta por las amenazas».

«Llamamos a la unidad de todos los sectores contra el ajuste en las escuelas y en las calles», concluye el escrito.

El índice de salarios registró en agosto un incremento de 6,5 %, cinco décimas por debajo de la suba de 7% que marcó el índice de precios al consumidor el mismo mes, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La suba de agosto en los ingresos fue producto de una suba del 8,1% en los sueldos de los trabajadores privados, del 4,2 % en los de los empleados públicos, y del 5,4 % en los ingresos de los empleados no registrados.

De esta manera, en los primeros ocho meses del año, el índice de salario acumuló un alza de 51% promedio, contra una inflación del 56,4% producto de una suba del 55 % en los sueldos de los trabajadores privados, del 51,3% en los de los empleados públicos, y de los 38,8 % en los trabajadores no registrados, informó el organismo.

En la comparación de agosto de este año con igual mes del año pasado, el Índice acumuló un alza del 74,2 % en promedio, frente a una suba de precios del 78,5% producto de un incremento del 76,5 % en los sueldos de los trabajadores privados, del 76,4 % en los de los empleados públicos, y del 63,4 % en los trabajadores informales.

Los salarios promedio de la economía desde diciembre del 2019 aumentaron 31 puntos porcentuales menos que la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que define la línea de indigencia, según un informe elaborado por la Fundación Libertad y Progreso.

El relevamiento, realizado en base a datos del INDEC y el ministerio de Trabajo, indica que «entre diciembre de 2019 y julio de 2022 (último dato disponible) los salarios aumentaron 197%, mientras que la CBA lo hizo 228%».

El sector que más deterioro tuvo en sus ingresos «fueron los trabajadores privados no registrados, que tuvieron un incremento en sus salarios de 171% y los trabajadores registrados que perciben el Salario Mínimo Vital y Móvil que creció 170%».

«En ambos casos, la diferencia con el aumento de la CBA ronda los 60 puntos porcentuales» agrega el estudio.

El sector que salió menos perjudicado fue el de trabajadores privados registrados que tuvieron un aumento del 203% y los asalariados del sector público que mejoraron sus sueldos un 201%.

La Remuneración Promedio de los Trabajadores Registrados Estables (RIPTE), aumentó 206%, 22 puntos menos que la Canasta Básica Alimentaria.

Según el relevamiento de la Fundación los trabajadores registrados y los del sector público, los incrementos salariales estuvieron por encima de la suba acumulada de la Canasta Básica Total (CBT) relevada por INDEC.

Hasta septiembre último pasado, el estudio registró que la CBA tuvo un aumento acumulado de 276% y la CBT de 241%, lo que ubica los aumentos 79 y 44 puntos porcentuales por encima de los salarios promedio de la economía, según el relevamiento de INDEC».

El economista jefe en la Fundación Libertad y Progreso, Eugenio Marí expresó que «la pérdida del poder adquisitivo de los salarios responde a una economía donde el trabajo es cada vez menos productivo».

Marí agregó que esa pérdida salarial se debe a «las enormes distorsiones que dificultan la producción y la inversión; empezando por la inflación, pero también incluyendo el cepo cambiario, las regulaciones y la presión impositiva».

La tendencia de los datos publicados en los últimos días por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) sobre la inflación, que arrojan una de cal y una de arena, continúa. A días de que se conociera que el desempleo bajó a 6,9% durante el primer semestre, pero a costa del crecimiento del trabajo en negro, que saltó a 37,8% interanual –la cifra más alta desde 2008-, el organismo oficial publicó esta tarde el índice de salarios correspondiente a julio, que había marcado el pico inflacionario mensual en lo que va del año.

Según el Indec, los salarios del sector público en julio crecieron 7,3% y los del sector privado registrado, 5,4%. Se ubicaron, así, por debajo de la inflación de ese mes, que fue 7,4%. La peor parte, en línea con los datos oficiales sobre el mercado de trabajo difundidos la semana pasada, se la llevaron los trabajadores del sector no registrado, cuyos ingresos solo aumentaron 3%, mientas que, en la otra punta, se situaron los sueldos públicos, que perdieron una décima contra la inflación de julio.

A partir de la evolución mensual de esos tres tipos de salarios, el índice general arrojó un aumento del 5,5% en julio. En tanto, la variación interanual fue de 68,7% y el acumulado durante 2022 alcanza a 41,8%. Así, las cifras difundidas por el Indec muestran que todos los salarios volvieron a perder contra la inflación de dicho mes, ya que la variación interanual había sido de 71% y la acumulada, de 46,2%.

En diálogo con LA NACION, diversos analistas coincidieron en que los números “no llaman la atención”, ya que se enmarcan en un contexto macroeconómico complejo, signado por una alta inflación que, al finalizar el año, podría alcanzar el 100% interanual.

Gustavo Marangoni, consultor de M&R Asociados, afirmó que “ante una inflación corriendo hacia los tres dígitos, empieza una suerte de carrera de autos en la que unos se van pasando y otros quedan retrasados, pero luego se vuelven a pasar”, en una clara metáfora entre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) y los salarios.

En esa línea comparativa, el experto agregó: “A este ritmo, las paritarias se quedan cortas. Cuando se firmaron en enero o febrero, en el orden del 60%, en ese entonces parecía un numero fuerte y, sin embargo, se estaban equiparando con la inflación o se estaban adelantando, teniendo en cuenta que son secuenciales”. Por eso ahora se están renegociando los ingresos en varios rubros. “Hoy se conoció la [paritaria] de bancarios al 95% y, la del sindicato del seguro, al 109% a enero de 2023, lo que refleja que algunos gremios logran recomponer [los salarios] para después volver a retrasarse”.

“Lo que se está dando es el fenómeno propio de un régimen de alta inflación, es decir, ni de inflación normal ni de hiperinflación”, opinó Marangoni.

Andrés Borenstein, economista de la consultora Econviews, expresó: “Con los datos de julio está claro que el sector privado registrado perdió, que el no registrado lo hizo como en la guerra y que el sector publico es el ganador neto en este último año”. Pero aclaró: “Esto no quiere decir que el sector público gane mucha plata porque en otros años había perdido, pero sí esta vez [ganaron], ya que obtuvieron 74,7% de aumento interanual, contra una inflación que medida a julio fue de 71%”.

Consultado sobre las proyecciones para el segundo semestre, Borenstein aventuró: “Los próximos meses van a ser de más ajuste. Los salarios no venían mal hasta la primera mitad del año porque los registrados le venían peleando bastante bien a la inflación, excepto los no registrados”. Y añadió: “Más allá de algún mes mejor que otro, la inflación les va a seguir ganando a los ingresos y eso, de alguna manera, se va a empezar a notar en el consumo, que va a estar más débil que en el primer semestre”.

Por su parte, Camilo Tiscornia, economista de C&T Asesores, consideró: “Cada tanto viene una paritaria que puede recomponer un poco pero, como tendencia, más allá de los movimientos mensuales, es muy difícil que los salarios le puedan ganar a la inflación. Lo que paso en julio es gravísimo porque la inflación fue muy alta [7,4% mensual] y con [los datos de] agosto, que fue del 7%, es muy probable que [con el índice de salarios] pase algo parecido”.

Según los últimos datos publicados por el Indec sobre el mercado de trabajo, el desempleo había marcado 6,9% hasta junio último. Si bien se trata de una baja significativa en la comparación interanual, se aprecia muy distorsionada debido a la segunda ola de Covid-19, ocurrida durante ese período de 2021. Además, la recuperación del empleo privilegió la informalidad, que saltó de 31,5% a 37,8% en doce meses, el peor registro para esa tasa desde 2008.

En este contexto es que los ingresos de los trabajadores del sector no registrado solo aumentaron 3% en julio, con una variación interanual de 58,9% y una acumulada de solo 31,7%.

“El sector no registrado también contribuye a la indexación de la economía aunque, por supuesto, corriéndola desde atrás. Cuando un sector empresarial da un aumento nominal muy alto es porque lo traslada a precios, así que lo que eventualmente gana como trabajador lo pierde rápidamente como consumidor”, aseveró Marangoni.

En tanto, Tiscornia agregó: “El tema de los salarios no registrados no es una gran novedad porque vienen cayendo desde hace tiempo y bastante más que los sectores privado y público. Es el que peor está. Al ver la evolución del año, se ve que han caído mucho más que el promedio, lo que demuestra que en los sectores vulnerables es donde más se aprecia la caída del salario real”.

Por último, Juan Luis Bour, de FIEL, aseguró que “esta economía creó solo empleos de baja productividad” y que “la tasa de informalidad asalariada está en récord, ya que sólo crece el informal, el público y el cuenta propia”.

“El fuerte aumento de informales (hoy más de 8,1 millones) hace que el ingreso medio de ese grupo crezca poco. El promedio está en esta etapa 15 puntos o más abajo de la inflación. Y seguirá así”, concluyó Bour.

 

El Sindicato de Salud Pública (SISAP) realizó una asamblea abierta en el nosocomio local donde atendieron inquietudes de los trabajadores y hablaron de la modificación al convenio colectivo de trabajo.

Ayer en el ingreso al Hospital Regional de esta ciudad el titular del Sindicato de Salud Pública (SISAP) a nivel provincial, Carlos “Caito” Sepúlveda mantuvo un encuentro con trabajadores del nosocomio a los fines de abordar las inquietudes y reclamos que tuvieran, pero además para comentar los puntos que serán abordados en el marco de las modificaciones que serán propuestas al Convenio Colectivo de Trabajo (CCT).

En este sentido en diálogo con Crónica, Sepúlveda expresó que “estas asambleas se están realizando en toda la provincia, ya hicimos en Trelew y en la zona del Valle, ahora en Comodoro y vamos a continuar; se trata de un ida y vuelta con los compañeros y compañeras de lo que va a ser la modificación del Convenio Colectivo de Trabajo y cuáles son los puntos que tenemos como gremio para llevarlos a la mesa de discusión y abordarlos”. Y adelantó que entre los planteos se encuentran la precariedad laboral, regímenes horarios, adicionales y el valor de la hora guardia extraordinaria en todos los sectores.

“Nos llevamos algunas inquietudes que tienen que ver con estos mismos temas, porque SISAP tiene mucho terreno, más de un 90 por ciento de los temas ya estaban en agenda, por eso les damos la tranquilidad de que el sindicato está trabajando en este sentido” precisó el sindicalista.

De la misma manera, destacó que la cuestión salarial es otro de los puntos clave que entrará en debate, dado que se había acordado la apertura de la discusión en octubre-noviembre.

“Estamos trabajando con la Subsecretaría de Capacitación hacia abajo, el viernes que viene se hará una apertura de la continuación de todo esto, estamos esperando que la nueva ministra asuma para ver qué lineamientos va a llevar” apuntó Sepúlveda. Y consultado sobre su relación con la nueva ministra de Salud, Myriam Monasterolo, dijo que “la relación ha sido cordial en el abordaje a determinadas situaciones cuando era directora del Hospital Regional y del Área Programática Sur, esperamos que sigamos en el mismo sentido; lo salarial quedó pendiente en el acta para los meses de octubre, noviembre y diciembre, entonces esperamos que en septiembre se haga la convocatoria si no se pedirá en conjunto con el resto de los gremios”.

Desde la Asociación Bancaria dieron detalles de la situación de la negociación paritaria que mantiene el sector. Subrayó que pretenden, al menos hasta fines de 2022, que se discuta la pauta salarial de manera trimestral.

Mariano Eylenstein, de la Asociación Bancaria, se refirió a las negociaciones paritarias del sector y apuntó en este sentido que “no queremos actualizaciones mayores a 3 meses”.

El gremio se encuentran en plena negociación y adelantaron que no van firmar ningún acuerdo para todo el 2022 a causa de los altos niveles de inflación.

“Queremos hacer actualizaciones a corto plazo, que nada sea definitivo hasta fines del 2022”, remarcó y apuntó que esto es porque “no sabemos si van a poder controlar la inflación”.