Tag

volcán

Browsing

Las autoridades de Chile están en alerta y evaluando medidas preventivas ante la posible erupción de un volcán al sur del país. Se trata del volcán Villarrica, uno de los más activos de Sudamérica.

Su cráter de 200 metros de diámetro está cercano a varias centros poblados como Lican Ray, Coñaripe y Pucón, y que además son importantes atractivos turísticos.

Actualmente el volcán está bajo alerta amarilla debido a su constante actividad registrada en las últimas semanas. El Subdirector Nacional de Geología del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin), Álvaro Amigo, explicó que “este cambio de alerta es producto de un análisis exhaustivo de nuestra Red Nacional de Vigilancia Volcánica. Muestra una actividad anormal del volcán y que justifica que pasemos a alerta técnica amarilla”.

Autoridades neuquinas recibieron un primer reporte este sábado por la noche. «El volcán Villarrica está muy activo y nos preocupa», expresó el subsecretario de Defensa Civil de la Provincia, Martín Giusti.

Desde entonces, siguen de cerca el comportamiento del volcán y los reportes diarios que envían desde Chile. «Esto es lo más preocupante, lo que estamos siguiendo día a día. Las cenizas ya nos han complicado en el área cordillerana», indicó el funcionario provincial en declaraciones a LU5.

Vale recordar que en 2015 el volcán Villarrica erupcionó, reavivando el fantasma de las cenizas que emanó el Puyehue en 2011, transformando la cordillerana en un paisaje lunar que provocó estragos para el turismo y daños en la salud de la población. Entonces mucha gente no pudo dormir pensando que el cielo podía volver a ponerse negro.

Una nueva isla nació en el Océano Pacífico luego de la erupción de un volcán submarino. «La nueva» integrante forma parte de las islas centrales de Tonga y emergió en las aguas del sureste del océano más grande del mundo, en el territorio que le pertenece al continente de Oceanía.

El archipiélago surgió en la superficie terrestre once horas después de que el volcán submarino Home Reef, sumergido entre el grupo de islas Ha’apai en el centro del archipiélago de Tonga, empezara a erupcionar. La actividad del volcán duró varios días y constó de lava, columnas de vapor y cenizas. Mientras tanto, la isla recién nacida se encuentra en Late Island y creció con gran rapidez.

En un principio, los investigadores de los Servicios Geológicos de Tonga estimaron que el área de la isla era de alrededor de 4.000 metros cuadrados. Sin embargo, seis días después de su nacimiento, para el 20 de septiembre, había crecido seis veces para cubrir un área de 24.000 metros cuadrados.

Desafortunadamente, el Observatorio de la NASA determinó que la nueva isla podría no tener una vida muy extensa: «Las islas creadas por volcanes submarinos a menudo son de corta duración, aunque a veces persisten durante años». Además, ejemplificaron: «Una isla creada por una erupción de 12 días del cercano volcán Late’iki en 2020 desapareció después de dos meses, mientras que una isla anterior creada en 1995 por el mismo volcán permaneció durante 25 años”.

La catástrofe natural masiva que atemoriza a los científicos: «Estamos mal preparados»

El mundo está «lamentablemente mal preparado» para una erupción volcánica masiva y las probables repercusiones en las cadenas de suministro mundiales, el clima y los alimentos, generando una catástrofe natural sin precedentes. Es la conclusión de un estudio realizado por expertos del Centro para el Estudio del Riesgo Existencial (CSER) de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Birmingham, ambas en Reino Unido.

En su estudio, publicado en la revista Nature, afirman que existe una «idea errónea generalizada» de que los riesgos de grandes erupciones son bajos, y califican de «imprudente» la actual falta de inversión gubernamental en la vigilancia y respuesta a posibles catástrofes volcánicas. Sin embargo, los investigadores sostienen que se pueden tomar medidas para protegerse de la devastación volcánica –desde la mejora de la vigilancia hasta el aumento de la educación pública y la manipulación del magma– y que los recursos necesarios para ello están muy atrasados.

«Los datos recogidos en los núcleos de hielo sobre la frecuencia de las erupciones a lo largo del tiempo profundo sugieren que hay una posibilidad entre seis de que se produzca una explosión de magnitud siete en los próximos cien años. Eso es una tirada de dados. Este tipo de erupciones gigantescas han provocado cambios climáticos bruscos y el colapso de civilizaciones en el pasado lejano», explica la coautora del artículo e investigadora del CSER, la doctora Lara Mani, experta en riesgo global.

«La última erupción de magnitud 7 se produjo en 1815 en Indonesia. Se calcula que murieron 100.000 personas a nivel local, y las temperaturas globales descendieron un grado de media, provocando pérdidas masivas de cosechas que condujeron a hambrunas, revueltas violentas y epidemias en lo que se conoció como el año sin verano», recordó el doctor Mike Cassidy, experto en volcanes e investigador visitante del CSER, que ahora trabaja en la Universidad de Birmingham, y coautor del estudio.

La explosión submarina cerca de las islas Tonga se escuchó a más de 800 kilómetros de distancia y fue registrada por varios satélites. Como consecuencia, las olas invadieron la región costera y arrasaron las construcciones cercanas a las playas.

La erupción de un volcán en las islas Tonga originó este sábado alertas de tsunamis en todo el Pacífico Sur hasta la costa oeste de Estados Unidos, mientras Japón informó que un tsunami con riesgo de olas de hasta tres metros alcanzó su costa.

Habitantes de las islas Tonga huyeron hacia las zonas altas ante la nueva erupción de un volcán en Nuku’alofa, la capital del pequeño archipiélago del océano Pacífico, según informaron autoridades locales.

Alertas similares se emitieron en Nueva Zelanda, Fiyi, Vanuatu, Australia y Chile, donde la Oficina Nacional de Emergencia alertó sobre la posibilidad de que un «tsunami menor» llegase a la Isla de Pascua.

En tanto, un tsunami con riesgo de olas de hasta tres metros alcanzó la costa de Japón, horas después de la fuerte erupción volcánica en las islas Tonga, informó la agencia meteorológica nipona.

Según el reporte, el tsunami, de 1,2 metros, tocó la isla meridional de Amami a las 23H55 del sábado (11.55 de Argentina), en tanto que en otras partes del litoral del país podía observarse un tsunami de menor amplitud.

A través de imágenes tomadas desde el espacio, se pudo observar el momento en que la erupción envió un hongo de humo y ceniza al aire y una onda expansiva a través del mar circundante, informó la agencia de noticias AFP.

La Oficina de Meteorología de Australia dijo que se había observado una ola de tsunami de 1,2 metros en la capital de Tonga.

«Fue una explosión masiva», explicó al sitio de noticias Stuff una residente, Mere Taufa, que estaba en su casa preparando la cena. «El suelo tembló, la casa entera estaba sacudida. Venía en olas. Mi hermano menor creía que bombas explotaban cerca de nuestra casa», contó.

En las islas Tonga los habitantes este sábado huían hacia las alturas ante el tsunami cercano a los 1,2 metros provocado por una nueva erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’apai. El fenómeno afecta al Pacifico y en Chile alertaron a los habitantes de Isla de Pascua.

La Onemi, Oficina Nacional de Emergencia, de Chile alertó este sábado sobre un posible “tsunami menor” en Isla de Pascua tras la erupción de un volcán en Tonga.

A través de las redes sociales, pidió «abandonar zona de playa frente a la posibilidad de un tsunami menor en dichos sectores”.

“Por precaución abandone zona de playa, por tsunami menor, en Isla de Pascua”, fue el mensaje de emergencia que llegó a todos los habitantes de la isla, ubicada en medio del océano Pacífico.

En Islas Tonga este sábado la situación era desoladora. Los habitantes huían hacia las alturas ante el tsunami cercano a los 1,2 metros provocado por una nueva erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’apai.

La erupción duró ocho minutos, y se escuchó “como un trueno lejano” en las islas Fiji, a más de 800 km de distancia.

Las autoridades locales, con unos 71.000 habitantes, no han informado de momento sobre víctimas, mientras los medios locales alertan que varias zonas del país permanecen incomunicadas.

 

Una gran ola golpeó algunas casas y edificios ubicados en primera línea de playa e inundó rápidamente las inmediaciones.

Los habitantes de las islas Tonga huían este sábado hacia las las zonas altas ante el tsunami provocado por una nueva erupción del volcán Hunga Tonga Hunga Ha’apai, que fue escuchada a cientos de kilómetros.

«Se observó un tsunami de 1,20 metros en Nuku’alofa», la capital del pequeño archipiélago del océano Pacífico, anunció la oficina australiana de meteorología.

«Fue una explosión masiva», explicó al sitio de noticias Stuff una residente, Mere Taufa, que estaba en su casa preparando la cena cuando escuchó la erupción.

«El suelo tembló, la casa entera estaba sacudida. Venía en olas. Mi hermano menor creía que bombas explotaban cerca de nuestra casa», contó.

Unos minutos más tarde, el agua invadió su casa y vio caer la pared de una vivienda vecina. «Supimos enseguida que era un tsunami, con el agua que brotaba en la casa. Se oían gritos por todas partes, y todo el mundo empezó a huir hacia las alturas», afirmó, según la agencia de noticias AFP.

El rey de los tongas Tupou VI fue evacuado del palacio real de Nuku’alofa y llevado a una villa alejada de la costa.

La erupción duró ocho minutos, y fue tan fuerte que se escuchó «como un trueno lejano» en las islas Fiji, a más de 800 km de distancia, dijeron funcionarios de Fiji.

También advirtieron a los residentes que cubrieran las reservas de agua para protegerlas de la lluvia o las cenizas ácidas.

Victorina Kioa, de la comisión de servicios públicos de Tonga, pidió a la población que «se aleje de todos los lugares amenazados, es decir, las playas, los arrecifes y todas las costas planas».

 

Un colapso parcial del cono del volcán de Cumbre Vieja, en la isla española de La Palma, dejó expuesta una «enorme» cantidad de lava en diferentes puntos del cono, informó hoy el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan).

El director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, precisó que la nueva colada surgida el pasado sábado se encuentra parada desde hace unas 20 horas en la zona del Corazoncillo, muy cerca de las instalaciones fotovoltaicas, y prácticamente no se ha movido desde ayer, consignó la agencia DPA.

En tanto, indicó que las coladas situadas al norte siguen sin disponer ningún movimiento y se espera que puedan tomar dirección sudoeste.

Morcuende señaló que hay una serie de canales lávicos que están aportando la mayor parte del flujo hacia la zona de las coladas 1, que formó el delta lávico, y 4, situada por encima de la Montaña de Todoque, y detalló que estos canales lávicos -fundamentalmente dos- se abren y aparecen en superficie o se bifurca en varios pequeños tubos lávicos, haciendo que siga habiendo aporte en la isla baja situada en la zona de Los Guirres, donde también hay un crecimiento del delta lávico a consecuencia de este aporte de lava.

Morcuende añadió que desde el inicio de la erupción ha habido diez centros emisores, de los cuales cinco permanecen activos, y algunos se han ido abriendo y cerrando a lo largo de la erupción.

Por su parte, la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias y portavoz del Comité Científico, María José Blanco, agregó que el problema que tiene la elevada tasa de emisión de lava es que pueda deteriorar el cono en la parte superior, pero insistió en que el centro de emisión «está ahora en la posición óptima para no causar un daño mayor».

En cuanto a la sismicidad, Blanco señaló que ayer se registraron notables amplitudes en la señal del tremor, siendo las mayores desde hace un mes, acompañado de gran sismicidad, principalmente en la zona intermedia y advirtió que sigue siendo probable que se produzcan terremotos que pueden alcanzar la intensidad VI, por lo que insistió que la ciudadanía lea las recomendaciones sobre qué hacer ante temblores con estas intensidades.

Según los últimos datos del Catastro, en cuanto al número de construcciones destruidas, se calcula que el proceso eruptivo afectó a un total de 1.287 edificaciones y 453 personas debieron ser albergadas en centros hoteleros.

La isla de La Palma ha experimentado este lunes a las 12.17 horas (local) un terremoto de magnitud 4,3, el mayor registrado desde que entrara en erupción el volcán de Cumbre Vieja el pasado 19 de septiembre, según ha registrado la red de vigilancia volcánica de seguimiento 24 horas del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

El sismo se ha detectado al suroeste de Villa de Mazo, a 35 kilómetros de profundidad, y ha sido sentido por la población de la isla. Desde el inicio de la actividad volcánica se han producido millares de pequeños terremotos, lo que es conocido como enjambre sísmico, pero este ha sido el de más intensidad hasta la fecha.

Los expertos del IGN por el momento han descartado que este  nuevo repunte de la actividad sísmica provoque la apertura de una nueva boca en el volcán, debido a la gran profundidad a la que se ha registrado. Asimismo han explicado que es habitual que se sigan produciendo terremotos mientras la lava siga fluyendo.

Además, del sismo, la novedad de este jueves es que una nueva lengua de lava ha llegado al mar procedente de la colada que se había quedado retenida en la colina de Todoque. Se ha precipitado a las aguas atlánticas sobre la fajana que se creó en 1949 con la erupción del cercano volcán Teneguía.

Después de 18 días de erupción, el volcán se ha estabilizado y mantiene comportamientos constantes. Continua emitiendo una gran cantidad de lava y preocupa los regímenes de vientos, que podrían hacer empeorar la calidad del aire en La Palma. Actualmente el aeropuerto se encuentra cerrado por la acumulación de cenizas y las dos aerolíneas que operan en la isla han suspendido todos los vuelos de este jueves.

Así, una caída de la intensidad de los vientos alisios ha ocasionado que la concentración de dióxido de azufre se incrementara durante la primera mitad del día y la calidad del aire ha llegado a ser muy mala de madrugada debido a este gas tóxico en el entorno de El Paso.

Las coladas de lava han arrasado ya más de 422 hectáreas, mientras que la isla baja o fajana creada tras la llegada de la lava al mar ocupa ya una extensión de 38 hectáreas. Más de 6.000 personas continúan desalojadas de la zona afectada por el volcán, mientras que más de 1.000 edificios han sido destruidos.

Las distintas administraciones se están coordinando para ayudar a los afectados y paliar los daños causados por la erupción. Por el momento, el Gobierno de España ya ha aprobado dos paquetes de ayudas, el segundo de los cuales asciende a 213 millones de euros.

Fuente: Actualidad RT

El volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, tuvo un nuevo foco de emisión de lava, además continuaban las explosiones y incrementa la cantidad de viviendas dañadas.

Un nuevo foco de emisión de lava se abrió este sábado en el volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma, en medio del recrudecimiento de las explosiones, mientras la cantidad de viviendas dañadas se elevó a 1.005, de las cuales 885 fueron destruídas en forma total, informó el Instituto Volcanológico de Canarias y medios españoles

Además, al menos 28 kilómetros de carretera han quedado inutilizadas y 201 personas fueron evacuadas, lo que totaliza más de 6.000 desde el inicio de la erupción, hace dos semanas.

Las autoridades detallaron que la calidad del aire en La Palma «está mejorando» aunque se mantiene el alerta por gases nocivos en la zona de la erupción volcánica, mientras pueden desplazarse las 3.500 personas a las que se les ordenó permanecer en el interior de sus viviendas.

Y con ellos también los otros 300 isleños que en los últimos días habían estado confinados en sus hogares pero las autoridades pidieron a la población que permanezcan en alerta, según la agencia de noticias Ansa.

Indicaron además que no descartan nuevos episodios como el que el viernes disparó la alarma en tres municipios por la posible presencia de sustancias tóxicas.
El problema, explicó el director técnico del plan anti-erupción Miguel Ángel Morcuende, se produjo cuando la lava del volcán Cumbre Vieja invadió varios cultivos de banano, quemando invernaderos y fertilizantes y provocando humos contaminantes que no se disiparon adecuadamente en la atmósfera debido a las condiciones térmicas y eólicas actuales en la isla.

«El fenómeno puede repetirse», dijo Morcuende, «no haremos nuevos confinamientos, pero por si acaso avisaríamos a la población con megáfonos para que se quede en casa».

El aviso por la posible caída, en algunas zonas, de ceniza volcánica también permanece activo.

Precisamente la furia de la lava en los bananeros -recurso que da trabajo a miles de personas en La Palma- es una de las mayores preocupaciones para muchos de los habitantes afectados por la erupción.

En las últimas horas el magma también destruyó el último de los conductos que quedaban activos para el riego de 600 hectáreas de tierra cultivada, lo que fue calificado como «una auténtica catástrofe», por la alcaldesa de Los Llanos, Noelia García.

La desesperación entre los isleños, de los cuales 5.700 siguen evacuados, debido al impacto de un fenómeno natural impredecible y aterrador, aumentaba.

Más allá de la línea de costa, alcanzada el martes por la noche, la lava ya sacó 27,7 hectáreas de superficie del mar.

El geólogo Juan Carlos Carracedo dijo al diario El País que la actividad volcánica en las Islas Canarias podría continuar durante millones de años: algunas islas del archipiélago pueden incluso desaparecer, mientras que surgirán otras nuevas.

La lava del volcán de la isla de La Palma que cae al mar ya ganó terreno al agua y formó una lengua de casi 20 hectáreas de superficie, según informó hoy el Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan).

Desde la llegada de la lava al mar, el volcán Cumbre Vieja, en erupción desde hace 11 días, no dejó de expulsar material sin parar y la cascada de lava continúa cayendo al océano Atlántico por la costa oeste de La Palma, tras recorrer seis kilómetros de distancia que ha arrasado con todo a su paso, por lo que el delta que se está formando crece constantemente.

«Siguen los ríos de lava descendiendo por el canal de lava hacia el mar, estamos en una fase de estabilidad», expresó David Calvo, portavoz del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan).

Por su parte el Cabildo de La Palma precisó en Twitter que «la erupción ha afectado a 476 hectáreas aproximadamente».

Si bien no ha dejado víctimas, la erupción ha destruido unas 855 construcciones, según el sistema de medición geoespacial europeo Copernicus.

Además, 6.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares en esta isla con una superficie de 70.000 hectáreas de 85.000 habitantes y que forma parte del archipiélago canario, de origen volcánico, informó la agencia AFP.

El contacto de la lava con el mar no produjo de momento los efectos que más se temían, como explosiones u oleaje de agua hirviendo, aunque sí desprendimiento de gases potencialmente tóxicos.

«El agua del mar está a poco más de 20 grados, y este magma está a más de 1.100 grados, con lo cual obviamente se produce un cambio repentino: el magma se solidifica y se evaporan grandes cantidades de agua de mar, que generan estas nubes que tienen cloro», explicó Arnau Folch, vulcanólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Para Fernando Tuya, investigador en biodiversidad de la Universidad de Las Palmas en Gran Canaria, la lava en el mar causará una «devastación» entre los organismos en un primer momento, pero será «una buena noticia» a largo plazo.

«La lava va a generar una plataforma rocosa que va a ser sustrato para un montón de especies marinas que podrán colonizarlo en el futuro», dijo Tuya.

Para evitar intoxicaciones con los gases que continúan manando, los barrios de Tazacorte, el municipio donde la lava llegó al mar, se mantienen confinados desde el lunes.

Asimismo, sigue vigente una zona de exclusión de 3,5 km a la redonda en tierra y de 2 millas náuticas en el mar.

En tanto el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología española, Rubén del Campo advirtió que «fuertes vientos alisios soplarán hasta el viernes en Canarias y dispersarán las emisiones del volcán hacia el océano, de manera que no habrá problemas con la calidad del aire en zonas pobladas», aseveró.

El Consejo de Ministros de España ha declarado este martes a la isla canaria de La Palma como «zona gravemente afectada por una emergencia de protección civil», lo que se conoce como zona catastrófica, después de que el volcán de Cumbre Vieja entrara en erupción el pasado 19 de septiembre y en estos nueve días haya llevado la precariedad a los habitantes de la isla.

La lava ya cubre más de 250 hectáreas y ha destruido más de 600 edificios, sobre todo viviendas, y numerosas infraestructuras, entre ellas, 21 kilómetros de carreteras. Además, cerca de 6.000 personas han sido evacuadas en una isla que no tiene más de 85.000 habitantes.

La portavoz del Gobierno de España, Isabel Rodríguez, ha informado este lunes que el Consejo de Ministros ha adoptado otras dos medidas. Entre el paquete de medidas socioeconómicas ha destacado una primera fase, que constará de una dotación de 10,5 millones de euros para los afectados por la pérdida de sus viviendas.

Así, se destinarán 5,5 millones de euros al Gobierno de Canarias para facilitar la compra de 107 viviendas para alojar a los vecinos afectados. Además, otros 5 millones de euros estarán destinados a la adquisición de los enseres más básicos por parte de estas familias, a través del procedimiento de tarjeta monedero.

Por último, Rodríguez ha detallado una tercera medida, que consiste en la creación de dos comisiones. La primera de ellas será una comisión mixta que agrupa a todas las instituciones que garantizarán el seguimiento de la gestión de las ayudas y que se reunirá esta misma tarde, presidida por el responsable del Gobierno, Pedro Sánchez.

La segunda será una comisión interministerial en la que estarán implicados 12 Ministerios que participarán en la gestión de la reconstrucción de la economía y de las infraestructuras destruidas en la isla.

Según la portavoz del Ejecutivo, este plan de reconstrucción se extenderá por varios frentes, destacando sectores como el urbanismo, la vivienda, la reconstrucción de carreteras y redes de abastecimiento de energía y agua, el impulso a las energía renovables y la puesta en marcha de un programa de relanzamiento turístico.

¿Qué significa la declaración de zona catastrófica?

La declaración de zona catastrófica, potestad solo del Consejo de Ministros, viene recogida en la ley del Sistema Nacional de Protección Civil y se puede aplicar a zonas en las que «se hayan producido daños personales o materiales derivados de un siniestro que perturbe gravemente las condiciones de vida de la población» o cuando haya dado lugar a la paralización de todos o algunos de los servicios públicos esenciales.

¿Qué supone para La Palma?

Para la isla esta declaración puede suponer una gran inyección económica que palie los daños causados por la erupción y que revitalice su economía. La normativa fija un abanico de medidas que pueden ser acordadas por el Gobierno, algunas de las cuales ha anunciado hoy Isabel Rodríguez:

Ayudas económicas a particulares por daños en vivienda habitual y enseres de primera necesidad.
Compensación a Corporaciones Locales por gastos derivados de actuaciones inaplazables.

Ayudas a personas físicas o jurídicas que hayan llevado a cabo la prestación personal o de bienes.

Ayudas destinadas a establecimientos industriales, mercantiles y de servicios.

Subvenciones por daños en infraestructuras municipales, red viaria provincial e insular.

Ayudas por daños en producciones agrícolas, ganaderas, forestales y de acuicultura marina.

Apertura de líneas de préstamo preferenciales subvencionadas por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

¿Quién se beneficiará?

Aunque la erupción en Cumbre Vieja ha afectado a alrededor de 6.000 vecinos, que han tenido que ser evacuados, y ha cubierto más de 250 hectáreas de lava, toda la isla se podrá beneficiar de las ayudas aprobadas en el seno del Consejo de Ministros.

Además del arrasamiento de tierras y viviendas, toda La Palma ha sufrido efectos colaterales, como la destrucción de infraestructuras, entre las que se encuentran varias carreteras, la afectación de plataneras de las que depende casi un tercio de la economía local, o el coste de atender a los millares de desplazados y afectados.

Otras ayudas en marcha

El Gobierno de Canarias ya anunció el pasado viernes la concesión de ayudas para los damnificados por el volcán: 6 millones de euros para los particulares y otros 7 para las empresas afectadas.

Entre las medidas puestas en práctica se encuentra la compra de 280 viviendas para dar respuesta habitacional a aquellos vecinos que hayan visto destruidas sus primeras residencias por las coladas de lava. Así, se ha determinado que un primer lote de algo más de unas 100 viviendas podrá ponerse a disposición de los afectados durante el próximo mes de octubre.

Para llevar a cabo estas adquisiciones el Gobierno regional dispone de un presupuesto cercano a los 3 millones de euros de fondos propios. Además, espera contar con fondos provenientes tanto de la Unión Europea (UE), como del Gobierno de España, para tal fin.