Tag

ARA San Juan

Browsing

El Consejo General de Guerra resolvió este lunes que el exjefe de la Armada, Marcelo Srur, cumpla 45 días de “arresto riguroso”, tras investigar durante cuatro meses la responsabilidad de ocho altos oficiales de la fuerza en el hundimiento del submarino ARA San Juan.

En la resolución, el consejo impuso además, la destitución del excapitán de Navío, Claudio Javier Villamide; 25 días de arresto riguroso para el Contraalmirante, Luis Enrique López Mazzeo, y el capitán de Fragata, Hugo Miguel Correa; y 50 días de arresto para el capitán de Navío, Héctor Aníbal Alonso.

Por otro lado, el capitán de Corbeta, Jorge Andrés Sulía, y el Contraalmirante, Eduardo Luis Malchiodi, fueron absueltos por “falta de mérito” dentro de la causa.

El Consejo (perteneciente al Ministerio de Defensa) está conformado por el jefe y el subjefe del Estado Mayor Conjunto (EMCO) de las Fuerzas Armadas, el general Juan Martín Paleo (Ejército) y el brigadier Pedro Girardi (Fuerza Aérea).

En la presidencia, se encuentra un funcionario civil, el secretario de Estrategia y Asuntos Militares Sergio Rossi por delegación expresa del ministro Agustín Rossi.

El ARA San Juan mantuvo su última comunicación con tierra el 15 de noviembre de 2017, a las 7.30. La tripulación estaba formada por 44 integrantes que fallecieron.

El Consejo General de Guerra que investigó durante cuatro meses la responsabilidad de ocho altos oficiales de la Armada en el hundimiento del submarino ARA San Juan difundirá este lunes al mediodía su resolución, aunque los fundamentos del juzgamiento militar se conocerán en la semana, probablemente el viernes.

El Consejo de Guerra está conformado por el jefe y el subjefe del Estado Mayor Conjunto (EMCO) de las Fuerzas Armadas, el general Juan Martín Paleo (Ejército) y el brigadier Pedro Girardi (Fuerza Aérea), ambos en condición de vocales, mientras que lo preside un funcionario civil, el secretario de Estrategia y Asuntos Militares Sergio Rossi por delegación expresa del ministro Agustín Rossi.

El funcionamiento del Consejo General de Guerra que emitirá su resolución está reglamentado por la ley 26.394 (Justicia Militar) sancionada en 2008, que derogó el Código de Justicia Militar, introdujo modificaciones al Código Penal y Código Procesal (al personal castrense) y aprobó el Procedimiento Penal Militar para Tiempo de Guerra y otros conflictos, entre otras innovaciones.

En el caso de la desaparición y hundimiento del ARA San Juan, el Consejo de Guerra analizó desde el miércoles 25 de noviembre último, en audiencias celebradas en el Edificio Libertador (sede de la cartera de Defensa), la conducta y responsabilidad frente al hecho del exjefe de la Armada Marcelo Srur (a quien el exministro de Defensa Oscar Aguad le pidió el pase a retiro en diciembre de 2017) y del exjefe de la base naval de Puerto Belgrano, contralmirante Luis López Mazzeo, entre otros oficiales de la Armada.

El Consejo de Guerra también evaluó las acciones y responsabilidades del exjefe de Mantenimiento y Arsenales, Eduardo Malchiodi; del exjefe de Operaciones Carlos Ferraro; el excomandante de la Fuerza de Submarinos, Claudio Villamide; como también de los oficiales en actividad capitán de navío Héctor Alonso, capitán de fragata Hugo Correa y capitán de corbeta Jorge Sullia.

La resolución que se conocerá este lunes en horas del mediodía será la cuarta intervención del Consejo General de Guerra desde que el Congreso derogó el Código de Justicia Militar (a través de la ley 26394), precisaron a esta agencia desde la cartera de Defensa.

La proximidad de la difusión del fallo del Consejo de Guerra generó en los últimos días pronunciamientos de entidades ligadas a la Marina pero también de abogados que representan a familiares de los 44 submarinistas del ARA San Juan.

El Centro Naval, que nuclea a miembros de la Armada retirados o en actividad, difundió un comunicado en el que aseguró que “los marinos están en estado de vigilia por el cercano desenlace que juzga a un grupo de oficiales por los sucesos ocurridos con el submarino ARA San Juan”.

En el comunicado, el Centro Naval planteó que “el único responsable de la navegación segura, del rendimiento de ingeniería, de los disparos precisos (en el caso de guerra) y de la moral de la nave es el comandante”y luego señaló, en relación al fallo, que “aguarda que el Consejo de Guerra, en su decisión, resguarde estos principios, valores y votos, porque de otra forma estaría cambiando la esencia de la profesión del marino y la ancestral figura del Comandante en el mar”.

La ley e aprobada por el Senado de la Nación, establece que los familiares del personal militar tripulante del submarino «tienen derecho a recibir una indemnización por grupo familiar», que será percibida por hijos o hijas en partes iguales y la o el cónyuge, siempre y cuando no hubiesen estado separados de hecho al día de la desaparición del ARA San Juan.

El proyecto que establece una reparación económica para los familiares de las 44 víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan, ocurrido en noviembre de 2017, fue convertido este miércoles en ley por unanimidad, durante una sesión especial celebrada en la Cámara de Senadores de la Nación.

La iniciativa establece que los familiares del personal militar tripulante del submarino ARA San Juan, que se hundió en noviembre de 2017 en el Mar Argentino, «tienen derecho a recibir una indemnización por grupo familiar», que será percibida por hijos o hijas en partes iguales y la o el cónyuge, siempre y cuando no hubiesen estado separados de hecho al día de la desaparición del submarino.

El beneficio extraordinario económico es equivalente a la remuneración mensual de los agentes de Nivel A, Grado 0, del Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial del Personal del Sistema Nacional de Empleo Público (SINEP), multiplicado por 100. De acuerdo con los cálculos actuales, ese beneficio superaría los siete millones de pesos para cada grupo familiar.

Asimismo, el proyecto señala que el cobro del beneficio «importa la renuncia a todo derecho por indemnización de daños y perjuicios y será excluyente de todo otro beneficio o indemnización por el mismo concepto». Además, determina que el otorgamiento del resarcimiento «es incompatible con cualquier acción judicial en trámite, de reclamo de daños y perjuicios por parte de los y las beneficiarios y/o beneficiarias».

El proyecto, por otro lado, establece que los familiares de los marinos fallecidos tienen un año para reclamar la indemnización.

La nave, con 44 tripulantes, desapareció a mediados de noviembre de 2017 mientras realizaba un patrullaje por la zona económica exclusiva de la Argentina y fue encontrada un año después, a más de 900 metros de profundidad y a 500 kilómetros de la costa de Comodoro Rivadavia, en Chubut.

La presidenta de la Comisión de Defensa Nacional, Nancy González, cuestionó duramente al Gobierno de Mauricio Macri ya que el submarino desapareció durante su mandato.

«Ese 15 de noviembre de 2017 nuestro país sufrió la mayor tragedia naval en tiempos de paz y hoy no tenemos un responsable. Ojalá la justicia muy pronto falle porque responsables había, desde el Presidente de la Nación y el ministro (de Defensa Oscar Aguad) que en ese momento siguieron en sus puestos, no renunciaron pero se dedicaron a perseguir familiares e intervenir sus teléfonos», aseguró.

González también dijo que el submarino «no fue buscado por mucho tiempo» y que, luego, el rastreo se hizo «de manera irregular». Además, sostuvo que «nunca fue encontrado».

Por el contrario, la radical jujeña Silvia Giacoppo pidió que «se investigue a fondo, pero no solo desde el momento del accidente, sino desde que en septiembre de 2011 la entonces presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) dijo que se lo había reparado para que funcionara por treinta años». «Quiero que se averigüe cuánto se pagó por aquella reparación y cuál fue el desperfecto que causó el hundimiento», destacó.

Sin embargo, su coterránea del oficialismo, Anabel Fernández Sagasti, aseguró que el gobierno de Macri «montó un espionaje ilegal a los familiares de los marinos que buscaban justicia». Agregó que «a veinte días de la desaparición del submarino, el Gobierno de Macri sabía dónde había sido la implosión y que, por su magnitud, no había posibilidad de vida».

«Esta es una manera de reparar algo que es irreparable. Estoy convencida de que una de las formas es decir la verdad de lo que sucedió. El alma se empieza a reparar cuando hay memoria, verdad y justicia», concluyó.

Un plenario de comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Defensa de la Cámara de Diputados emitirá hoy dictamen favorable, para el proyecto del Gobierno nacional que otorga una reparación económica a los familiares de víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan, informaron fuentes parlamentarias.

La iniciativa será tratada mañana en el recinto de sesiones en la primera deliberación extraordinaria, en cuyo transcurso se buscará sancionar un conjunto de iniciativas económicas.

El plenario de las comisiones de Presupuesto y de Defensa -que presiden los diputados Carlos Heller (Frente de Todos) y Carlos Fernández (UCR), respectivamente- fue citado para hoy a las 14 para analizar el proyecto y emitir el despacho que se debatirá en la sesión.

El proyecto establece que los familiares del personal militar tripulante del submarino ARA San Juan, que se hundió en 2017 en el Mar Argentino, “tiene derecho a recibir una indemnización por grupo familiar”.

Además fija que la percibirán hijos o hijas por partes iguales y la o el cónyuge, siempre y cuando no hubiesen estado separados de hecho al día de la desaparición del submarino.

El beneficio acordado será equivalente a la remuneración mensual de los y las agentes de Nivel A, Grado 0 del Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial del Personal del Sistema Nacional de Empleo Público, multiplicada por el coeficiente cien.

El proyecto señala que el cobro del beneficio “importa la renuncia a todo derecho por indemnización de daños y perjuicios y será excluyente de todo otro beneficio o indemnización por el mismo concepto”.

Además, determina que el otorgamiento del resarcimiento “es incompatible con cualquier acción judicial en trámite, de reclamo de daños y perjuicios por parte de los y las beneficiarios y/o beneficiarias”.

Fuente: Metadata.

Familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan, agrupados en la querella que representa el abogado Luis Tagliapietra, negaron hoy haber reclamado al Estado una indemnización de 44 millones de dólares, al salir al cruce de una publicación periodística.

«Nosotros, que nucleamos once familias y no hemos realizado pedido alguno de índole económica, solo luchamos y exigimos verdad y justicia. No abonamos este tipo de reclamos y menos aún en este momento decisivo en distintos ámbitos», señaló este grupo de familiares a través de un comunicado.

En ese sentido, el grupo patrocinado por Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, oficial a bordo del sumergible siniestrado en noviembre de 2017, aseguró que se supeditan «a lo que la justicia determine oportunamente, independientemente de la propuesta que el poder ejecutivo realice por fuerza de ley».

“Por último, queremos decir que este tipo de manifestaciones es de una enorme irresponsabilidad en virtud de la situación de inseguridad que vive nuestro país. Noticias de este tipo pueden inferir que poseemos dinero que no tenemos ni tendremos, porque apelamos a la responsabilidad de las partes para que, quien considere hacer un reclamo de este tipo, lo realice por las vías correspondientes y la reserva correspondiente», subrayó el grupo de familiares en esta comunicación.

La misiva lleva la firma de Jorge Lucio Suarez Maria Rosa Belcastro Rumi Esther Rojas Luis Antonio Niz Claudio Rodríguez Ramos Vero Lazarte Miguel Toconas Luisa Alfaro Rodríguez Andrea Mereles Isabel Vilca Daniela Mariana Leiva Gustavo Leiva Martin Rodriguez Poly Celeste Alfaro Esther Alfaro Jesica Paola Medina Rafael Medina Marisa Tomaba y Luis Tagliapietra.

El Consejo General de Guerra que investiga la responsabilidad de ocho oficiales de la Armada Argentina en el hundimiento del submarino ARA San Juan, ocurrido el 15 de noviembre de 2017, recibió esta semana el alegato de apertura, escuchó a las defensas de los imputados e inició la etapa de producción de pruebas de la parte acusatoria con la declaración de peritos.

Las actuaciones del Consejo General de Guerra comenzaron el 25 de noviembre pasado en el Edificio Libertador para investigar la responsabilidad militar en el siniestro del submarino, en el que murieron sus 44 tripulantes.

En la audiencia del lunes, el Oficial Auditor Instructor, comodoro Ricardo Méndez, realizó su alegato de apertura «pronunciándose en orden respecto de los presuntos infractores», informó en un comunicado el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

En esa oportunidad, también hicieron uso de la palabra las defensas de las partes, quienes alegaron en relación a los hechos imputados, mientras que en la audiencia del miércoles se inició la etapa de producción de pruebas de la parte acusatoria con la declaración de peritos.

El Consejo investiga la responsabilidad del exjefe de la fuerza Marcelo Srur y los contralmirantes Luis López Mazzeo y Eduardo Malchiodi y el capitán de navío Carlos Ferraro, todos pasados a retiro.

También son investigados Claudio Villamide, Héctor Alonso, Hugo Correa y Jorge Sullia, todos ellos en actividad.

Además, se sigue una causa judicial por el hundimiento en la que instruye la jueza federal de Caleta Oliva Marta Yáñez, cuya competencia en el caso fue ratificada por un fallo de Casación.

La Cámara Federal de Comodoro Rivadavia ordenó en noviembre pasado determinar la eventual responsabilidad penal del expresidente Mauricio Macri, del exministro de Defensa Oscar Aguad y del exjefe de la Armada Marcelo Srur en el hundimiento del submarino ARA San Juan, ocurrido el 17 de noviembre de 2017, tal como habían reclamado los familiares de los 44 tripulantes, informaron fuentes judiciales.

En tanto la jueza María Eugenia Capuchetti investigan las posibles irregularidades ocurridas en el trámite de la contratación directa 4/2018 a través del sistema Comopr.ar mediante la cual se sugirió la pre-adjudicación de Igeotest Geosciences SL para la búsqueda del submarino que había desaparecido.

Los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, hundido en 2017, fueron homenajeados y ascendidos post mortem en un acto encabezado esta mañana por el ministro de Defensa, Agustín Rossi, en la Base Naval de Mar del Plata.

Los tripulantes del submarino hundido en 2017 fueron homenajeados esta mañana en la Base Naval de Mar del Plata.

Frente a familiares del submarinistas fallecidos tres años atrás, Rossi reafirmó el «compromiso con la justicia» del Gobierno y adelantó que el 27 de este mes se reunirá con las esposas de los tripulantes del ARA San Juan para seguir aportando a la resolución de problemas de las familias.

Además, leyó una carta del papa Francisco dedicada a los familiares -a través del presidente de la Comisión Episcopal monseñor Oscar Ojea-, en la que el sumo pontífice trasmitió sus oraciones por los submarinistas y reveló haber celebrado la misa de hoy «por el eterno descanso de los tripulantes».

Durante la ceremonia, que se realizó bajo los protocolos sanitarios exigidos por la pandemia de coronavirus, se entregó a las familias el Pabellón Nacional, jinetas y espadas correspondientes al ascenso post mortem de los 44 submarinistas dispuesto por el presidente Alberto Fernández el pasado 3 de marzo.

El 15 de noviembre de 2017, la Armada perdió la posición del navío con 44 marinos, tras el contacto establecido a las 7.30 de la mañana.

La última posición conocida fue en el área de operaciones del Golfo San Jorge, a 240 millas náuticas (a 432 kilómetros de la costa), al sudoeste de la Península Valdés.

Recién un año después, el 17 de noviembre de 2018, la empresa privada Ocean Infinity informó el hallazgo del submarino, muy cerca del punto de último contacto y a 907 metros de profundidad.

Del acto participó también el intendente de Mar del Plata, Guillermo Montenegro, y el jefe de la Armada, Julio Horacio Guardia, quien repasó las operaciones de búsqueda desplegadas desde la desaparición del submarino y aseguró que recién en la madrugada del 17 de noviembre de 2018, «después de un año de incertidumbre pudimos conocer la localización precisa de los restos del Ara San Juan».

Contó también que, al mismo tiempo en que se realizó el acto en Mar del Plata, dos buques de la Armada rendían honores a los tripulantes en alta mar, en el lugar donde se produjo el naufragio.

Guardia garantizó además que la fuerza tiene la firme decisión de «continuar colaborando con la justicia para el esclarecimiento de los hechos».

Este 15 de noviembre quedará grabado en la memoria de los argentinos al producirse en el 2017 el hundimiento del ARA San Juan, por lo cual se sigue adelante una investigación seria, que es el pedido de los familiares de los 44 tripulantes del submarino.

El 15 de noviembre de 2017 desapareció en el Mar Argentino el ARA San Juan, buque insignia de la Armada Argentina. El buque con 44 personas a bordo, 43 hombres y 1 mujer, dejó de aparecer en los radares, cuando se trasladaba desde la costa sureña de Ushuaia hasta Mar del Plata, a la altura de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en la zona del golfo San Jorge, en el Atlántico sur, a unos a 432 kilómetros de la costa, posiblemente a causa de su hundimiento como consecuencia de una implosión.

Ni bien se dio a conocer la información, comenzó una etapa relacionada directamente con la búsqueda del buque. Dieciocho países colaboraron en la operación de búsqueda y rescate (SAR), pero quince días después el gobierno argentino consideró que no había posibilidades de encontrar vivos a los tripulantes y ordenó dar por terminada la búsqueda de sobrevivientes, continuando con las operaciones destinadas a hallar la nave.

Hoy está perfectamente acreditado que, al momento de emitirse el alerta naval, la suerte de la nave y sus tripulantes ya estaba definitivamente sellada. El submarino San Juan implosionó a las 10:55 hs del 15 de noviembre de 2017, luego de que -probablemente- una explosión en uno de sus bancos de baterías dejara a la tripulación incapacitada para poder maniobrar la nave para llevarla a la superficie.

El San Juan sin control se precipitó hacia las profundidades marinas. Al alcanzar una profundidad de aproximadamente 700 metros, su resistencia estructural colapsó por acción de la presión hidrostática que envolvía al submarino y que equivalió a unas 70 veces la presión atmosférica. Su descenso terminó al impactar con su proa en el lecho marino a 907 metros de profundidad.

Las causas y las eventuales responsabilidades, penales, profesionales y políticas sobre lo acontecido son materia de investigación.

Muchas hipótesis han sido descartadas a partir del hallazgo de los restos de la embarcación. Otras siguen ocultas tras un manto tan oscuro como el lecho marino en el que yacen el submarino y sus 44 tripulantes. Sin la posibilidad de peritar la nave, sin sobrevivientes que puedan brindar testimonio, sin saber en definitiva qué sucedió a bordo antes del momento final, cada vez son más las opiniones que abonan la teoría que sostiene que solamente una parte de la verdad saldrá a la superficie. El resto será un secreto que el San Juan guardará en sus entrañas para siempre.

La ceremonia de homenaje se desarrollará este domingo en la Plaza de Armas del predio naval marplatense, muelle natural del buque, que naufragó el 15 de noviembre de 2017 en el Atlántico Sur tras reportar un principio de incendio en la sala de baterías de proa.

Al cumplirse este domingo el tercer aniversario de su hundimiento, los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan serán homenajeados en un acto en la Base Naval de Mar del Plata, con la presencia de autoridades del Ministerio de Defensa y la Armada Argentina, y de familiares de marinos, quienes recibirán las insignias del ascenso post mortem otorgado por el Gobierno nacional.

Según informaron fuentes oficiales, la ceremonia de homenaje se desarrollará desde las 10 en la Plaza de Armas del predio naval marplatense, muelle natural del buque, que naufragó el 15 de noviembre de 2017 en el Atlántico Sur tras reportar un principio de incendio en la sala de baterías de proa.

En el acto está prevista la presencia del ministro de Defensa, Agustín Rossi, así como de familiares de los marinos, a quienes la Armada entregará un pabellón nacional, y las jinetas y espadas correspondientes al ascenso post mortem dispuesto para cada uno de ellos por el presidente Alberto Fernández, el último 3 de marzo.

La ceremonia «se desarrollará bajo los protocolos sanitarios exigidos ante la pandemia» de coronavirus, informó la cartera de Defensa.

Por otra parte, los familiares y allegados de los tripulantes indicaron a Télam que, una vez finalizado el acto central, se concentrarán desde las 12 frente al puesto de guardia de la Base, para reponer junto a vecinos de la ciudad las banderas con mensajes para los tripulantes en el cerco perimetral del predio.

Desde las 12.15, trasmitirán  además por Facebook y Youtube un video de homenaje para los tripulantes.

El tercer aniversario se produce mientras se aguarda una definición por parte de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia, en el marco de la causa que investiga el hundimiento del submarino y las eventuales responsabilidades penales, a cargo de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez.

El tribunal deberá expedirse en los próximos días respecto de diferentes planteos realizados entre el 29 y 31 de octubre últimos, tanto por parte de las defensas de los seis altos mandos de la Armada procesados en la investigación, como de las querellas que representan a los familiares de los tripulantes.

También solicitaron que se investigue y se cite a indagatoria al expresidente Mauricio Macri, al exministro de Defensa Oscar Aguad y al exjefe de la Armada Marcelo Srur, pedido que fue acompañado por el fiscal ante el tribunal, Norberto Bellver.

 

Al menos desde el 5 de diciembre de 2017, el Gobierno que en ese entonces comandaba Mauricio Macri tenía información de donde estaba el ARA San Juan. Es decir 20 días después de su desaparición. La posición la habría revelado el buque chileno Cabo de Hornos. Así lo dijo ante la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia el contralmirante retirado Luis Enrique López Mazzeo, ex comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada y uno de los imputados en la causa por el hundimiento del navío.

La revelación generó indignación entre los familiares de los 44 tripulantes fallecidos y los abogados querellantes que los representan, entre ellos Fernando Burlando y Valeria Carreras.

El ex oficial declaró ante el tribunal superior integrado por los jueces Javier Leal de Ibarra (presidente), Aldo Suárez y Hebe Corchuelo de Huberman para defenderse del procesamiento que el 31 de enero pasado le dictó la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yánez, por no haberse asesorado debidamente ni ocuparse personalmente de verificar el estado de la nave en forma previa a la realización de un ejercicio naval combinado de gran envergadura.

Las palabras exactas de López Mazzeo ante los magistrados fueron las siguientes: “Cuando usted vea toda la documentación, se va a dar cuenta de que nosotros, cuando tuve que firmar el mensaje más doloroso en toda mi carrera que fue el cierre del caso SAR (por la búsqueda y rescate) teníamos detectada la posición del submarino y por eso habíamos coordinado con la Marina Británica el 5 de diciembre (de 2017) el pedido de un vehículo autónomo, porque sabíamos que podía estar únicamente en dos cañadones, que era lo que no podíamos verificar con todos los medios internacionales requeridos”.

Es la primera vez que se reconoce públicamente que el “contacto” que a través del sonar (sonido, no imágenes) realizado por el buque chileno pertenecían al ARA San Juan.

Las razones son varias: en primer lugar porque el capitán Enrique Balbi, por entonces vocero de la Armada, descartó esa posibilidad.

Ese mismo 5 de diciembre, al que hizo referencia López Mazzeo, la cara visible de la Marina dijo en conferencia de prensa: “No hay mayores novedades”, respecto de la búsqueda del submarino. Y agregó: “En estos momentos se encuentra inspeccionando ese objeto o alteración de fondo, que puede ser metálico o no metálico, que detectó hace unos días el buque oceanográfico Cabo de Hornos de la Armada de Chile y que se encuentra a 940 metros”.

Balbi también explicó que el objeto tenía solo 30 metros de largo y que el ARA San Juan tenía una dimensión mayor.

Sin embargo, cuando un año después el buque noruego Seabed Constructor, operado por la empresa norteamericana Ocean Infinity, lo halló en una zona muy próxima a la señalada por el buque chileno, por efecto de la presión, el submarino tenía esa dimensión, 33 metros.

El segundo punto que llama a la indignación es porque, dada la profundidad en la que se encontraba, la zona debía ser explorada por un vehículo submarino autónomo. La armada británica, que formó parte de la búsqueda y rescate con el imponente rompe hielo HMS Protector, se ofreció a realizar la tarea. Sin embargo, la Armada Argentina, en ese momento a cargo del almirante Marcelo Srur, nunca autorizó esa búsqueda.

En este punto, existe una controversia que por ahora no fue saldada. López Mazzeo sostiene que Srur, su jefe directo, nunca le dio la autorización para que los ingleses realicen la tarea que podría haber terminado con el hallazgo de los restos del submarino a 20 días de su desaparición. Lo sostuvo en su declaración indagatoria.

El ex jefe de la Marina, en cambio, dice que al enterarse del hallazgo del Cabo de Hornos, y la recomendación realizada por la propia armada de los Estados Unidos para que se explore esos cañadones, asegura que ese 5 de diciembre, efectivamente se le solicitó la utilización del ROV. Que por esa razón informó al Ministerio de Defensa, que estaba a cargo de Oscar Aguad, a través del entonces secretario de Estrategia y Asuntos Militares, Horacio Aldo Chighizola.

El funcionario le habría dicho que tenía que solicitar autorización a Cancillería, por tratarse de Gran Bretaña, la potencia con la cual Argentina mantiene su disputa internacional por la soberanía de las Islas Malvinas.

Siempre según relatan en el entorno de Srur (que hasta ahora no está imputado en la causa), Chighizola obtuvo la autorización política para que la Marina Británica inicie la exploración en el área señalada por el buque Cabo de Hornos. En este punto, fuentes vinculadas a Srur le dijeron a Infobae que el ex jefe de la Armada de manera telefónica le dio el aval a López Mazzeo, pero que sin embargo este “por razones que deberá explicar no intensificó la búsqueda en ese lugar”.

“En caso de confirmarse lo que dijo López Mazzeo ante el tribunal estamos frente a un escandalo sin precedentes”, le dice a este medio la abogada Valeria Carreras, quien junto a Fernando Burlando integran la querella mayoritaria y que han impulsado, incluso, las imputaciones en la causa del ex presidente Macri, el ex ministro de Defensa, Aguad, y del ex jefe de la Armada, Srur.
La solicitud contó con el acompañamiento del fiscal de Cámara y ahora será el tribunal quien deberá decidir si acepta o no las nuevas imputaciones solicitadas.

Carreras recordó también que durante su declaración indagatoria, realizada el 25 de noviembre de 2019 ante la jueza Yáñez, López Mazzeo dijo: “Nunca presencié mayor ignominia hacia la Armada, que la actitud cobarde y mentirosa de quien fuera su Jefe en aquellos momentos, así como la de algunos pocos que lo secundaron y de quienes -movidos por intereses personales- causaron la demora en el hallazgo del naufragio, ignorando y desprestigiando el trabajo profesional al que afanosamente se entregó el personal naval durante la búsqueda de sus camaradas naufragados. Se extendió en forma inaudita la agonía de los familiares y seres queridos, integrantes de la familia naval, a la que pertenezco junto con mi propia familia, al negarles, durante todo el tiempo en que veladamente se discontinuó con la búsqueda del ARA San Juan, el derecho a un duelo de sus seres queridos, muertos en acto de servicio”.

“Legalmente la declaración de López Mazzeo obliga a realizar una causa aparte, por el ocultamiento y la complicidad que venimos denunciando siempre, pero desdobla la causa en dos porque no hay que olvidar que se debe determinar quienes son los responsables de las 44 muertes”, afirma la querellante y precisa: “En ese segundo expediente deberá investigase a los responsables de semejante ocultamiento, de las contrataciones a empresas de búsqueda, del beneficio que trajo la saga de cargos, gastos, y movidas para seguir tapando la verdad. Especialmente habrá que analizar, quienes estaban en conocimiento de la ubicación de los restos del submarino”.

El procesamiento fue el 31 de enero de este año y se completa con el capitán de navío Claudio Villamide, ex comandante de la fuerza de submarinos; el contraalmirante Luis Malchiodi, ex jefe de mantenimiento y arsenales; el capitán de navío Héctor Alonso, ex jefe del Estado Mayor del Comando de la Fuerza de Submarinos; el capitán de fragata Hugo Miguel Correa, ex jefe de departamento de operaciones de la Fuerza de Submarinos; y el capitán de corbeta Jorge Andrés Sulia, ex jefe del departamento logística de la fuerza submarina. Se los acusa de “estrago culposo agravado, incumplimiento de los deberes de funcionario público y omisión de oficio”.
El posible hallazgo del ARA San Juan los primeros días de diciembre de 2017 se vio reflejado en la prensa y en la propia armada trasandina que reprodujo las declaraciones del Capitán de Navío César Miranda, comandante del buque Cabo de Hornos, quien señaló: “En el marco de las incesantes labores y de los múltiples contactos establecidos, realizamos un hallazgo de un objeto a 940 metros de profundidad a través de los ecos del buque. Aún resta que la Armada Argentina, con apoyo del buque ruso Yantar y un robot submarino, precise la naturaleza del objeto detectado, pero de todas formas estamos orgullosos del largo y sacrificado trabajo efectuado para apoyar a un país amigo”.
El Yantar efectivamente exploró la zona. La Marina Rusa nunca comunicó los resultados en la amplia zona que barrió. Por su parte, la Armada Argentina aseguró que ninguno de los “contactos” detectados por el Yantar o el Cabo de Hornos eran del ARA San Juan. Sin embargo, las palabras de López Mazzeo ponen en duda esas afirmaciones y aviva las especulaciones que detrás de la posterior búsqueda del submarino, existió un posible negocio económico.
De hecho, el anuncio del hallazgo del ARA San Juan, el 17 de noviembre de 2018, despertó en su momento suspicacias, sobre todo porque el buque Seabed Constructor dejó para su último día de rastrillaje la zona que había señalado un año antes el buque Cabo de Hornos y que las Armadas de Reino Unido y los Estados Unidos habían aconsejado explorar en profundidad.
“Si la Armada lo sabía, si Aguad lo sabía, si Macri lo sabía, ¿por qué fingir la búsqueda y contratarla?», se pregunta ante este medio Burlando, e intenta aproximar una posible respuesta: “Mentiras, traición, corrupción, espionaje, pérdida de vidas, de esperanzas, y mucho más, en eso se transformó la causa por el hundimiento del ARA San Juan. Lamentablemente es una investigación inconexa y una trama que ni en ficción se puede reproducir. El gran final de toda esta insensatez es el último dato de que ‘aparentemente’ se conocía la ubicación del submarino. Es una gran locura, una gran traición que solo puede justificarse en las almas negras de la corrupción o del afano ¿Cómo se le puede mentir a una madre, a una esposa a una mujer en una situación así?”.
La querella representaba por Burlando y Carreras le adelantó a Infobae que impulsarán a la Justicia para que, a través de distintas medidas de prueba, los dichos de López Mazzeo, uno de los seis imputados en el expediente, sean ratificados y desmentidos.
Fuente:NA

Familiares de los tripulantes del ARA San Juan piden que el 15 de noviembre sea declarado feriado nacional “para hacer honor a los 44 héroes”. La petición.

“El 15 de noviembre en este momento de mi vida representa orgullo y quiero que sea un día representativo a nivel nacional”, aseguró Anabella Aguirre, la viuda del cabo principal Enrique Damián Castillo, en diálogo con Info Región.

Compartió que “la iniciativa está desde siempre latente” y si bien hay un proyecto de ley presentado en la Cámara de Diputados, buscan “acelerar los pasos” para que este próximo aniversario de la tragedia ya sea decretado feriado nacional. Ese es el objetivo de la petición que circula en redes.

Muy consciente de que “hay que aprender a vivir con el dolor”, Anabllea considera que un día para recordarlos sería “un mimo y un abrazo” para quienes perdieron un ser querido en el submarino. “Yo perdí al amor de mi vida en ese submarino”, insistió.

En la misma línea, Itatí Leguizamon, viuda del sonarista del ARA San Juan Germán Suárez, explicó que la iniciativa surge para “que los recuerden y que estén presentes en la memoria de la sociedad”. “Que los reconozcan va a ser algo gratificante dentro de lo malo, me va a hacer sentir mejor que los recuerden”, consideró.

“Todavía no me recupero, no estoy bien, sigo como puedo. No pude reconstruirme totalmente después de esa fecha”, expresó a Info Región la mujer, que comparte el dolor. “Aunque parezca que un marido vale menos que un familiar sanguíneo, a mi me arruinó la vida”, sentenció.

“A pesar de sentir la soledad del olvido, vivimos para resguardar su memoria”, señalan los familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan. Piden que no los olviden y con ese objetivo, esperan que el 15 de noviembre sea declarado feriado. Para ello, pusieron en circulación una petición en Change.org.

El 15 de noviembre de 2017 el submarino ARA San Juan se contactó por última vez con tierra. Navegaba hacia Mar del Plata y se encontraba a la altura de la ciudad de Puerto Madryn, a unos 432 kilómetros de la costa. Tras meses de no saber nada, los restos fueron hallados a 907 metros de profundidad, a unos 500 kilómetros del Golfo San Jorge, a la altura de Comodoro Rivadavia.