Tag

Combustibles

Browsing

Desde el próximo mes, varios servicios sufrirán aumentos. Algunos son programados y otros por vencimiento del plazo en el congelamiento.

Durante abril, por diferentes motivos, habrá aumentos en varios servicios en todo el país. Se vence el plazo de congelamientos de algunos rubros que se mantenían sin cambios desde el inicio de la pandemia de coronavirus.

Gas y luz

Las tarifas del gas y la luz se mantienen congeladas desde abril de 2019. Ahora, se espera que la posibilidad de aumentar estas tarifas que rige desde el 1 de enero de 2021 finalmente se aplique a fines de abril.

En el caso de la luz, las principales empresas distribuidoras pidieron aumentos de entre el 31% y el 34%, pero se descuenta que la suba que autorizará el Gobierno será menor. Aunque todavía no hay una decisión final, se estima que el aumento para las boletas de los consumidores finales estará más cerca del 9% o hasta el 15%.

Para el gas, un sector del Gobierno también espera autorizar una suba de alrededor del 9%, aunque otro sector impulsa una suba algo mayor para ayudar a equilibrar el Presupuesto.

Combustibles

En marzo último, YPF anunció una suba del 7% en el precio de los combustibles y anticipó que llevaría a cabo un aumento del 15% en total hasta mayo.

En abril tendrá lugar el segundo de los tres aumentos estipulados por la petrolera estatal. Luego de mayo, el precio de la nafta se mantendrá congelado al menos hasta fin de año.

Alquileres

El próximo 31 de marzo vencerá el DNU 320/2020 y sus prórrogas que mantuvieron congelados los precios de los alquileres desde marzo de 2020, producto de la pandemia de coronavirus.

De este modo, a partir de abril comenzarán a regir plenamente las subas estipuladas en los contratos.

Además, los inquilinos deberán empezar a pagar en cuotas la diferencia que no abonaron al propietario durante los meses que duró el congelamiento.

Al mismo tiempo, dejará de tener vigencia la suspensión de los desalojos por falta de pago, por lo que estos podrán volver a realizarse.

Expensas

También se espera para abril una suba general de las expensas de los edificios en todo el país. Esto se debe a que entrará en vigor el aumento paritario de los encargados de edificios, que será de un 32% en total, dividido en cuatro tramos.

El primero de ellos será del 7% en abril, por lo que se espera que redunde en un aumento de las expensas de entre el 5% y el 7%.

Cajeros automáticos

El 31 de marzo también vence la normativa del Banco Central (BCRA) que suspendió el cobro de comisiones para cualquier trámite en los cajeros automáticos de todo el país, que regía desde marzo de 2020 producto de la pandemia.

Así, únicamente no se cobrará comisión por los trámites que se hagan en cajeros del banco del cual el usuario es cliente.

Fuente: Mil Patagonias

 

Es una campaña de YPF para promover la vuelta a las clases presenciales. El beneficio alcanzará a todo el personal educativo y será aplicable en las estaciones de servicio de la compañía. Se accederá mediante una app de celulares.

La petrolera YPF anunció beneficios para todo el personal del sistema educativo, para acompañar el regreso presencial a clases. Los docentes, directivos, asistentes, preceptores, administrativos y personal de maestranza de todos los niveles tendrán descuentos de 15% en la carga de combustibles en las estaciones de servicio de esa compañía.

El beneficio alcanza al personal tanto de instituciones públicas y privadas de todo el país. Para obtenerlo hay que registrar los datos personales en el sitio web personaleducativo.ypf.com y aguardar un mensaje de confirmación. En el momento de presentarse en la estación de servicio, deberán tener descargada la aplicación para teléfonos celulares App YPF.

Además, tendrán un desayuno bonificado en las tiendas Full y podrán realizar el escaneo de su vehículo de manera gratuita a través del servicio YPF Boxes.

Del acto de lanzamiento de la promoción, realizado en un local a la vera de la autopista Buenos Aires-La Plata, participaron el flamante presidente de YPF, Pablo González; el CEO, Sergio Affronti; el ministro de Educación, Nicolás Trotta; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kiciloff; y la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza.

«Todos estamos haciendo un enorme esfuerzo para que nuestros hijos y nuestras hijas vuelvan a compartir el aula. Por eso, decidimos acercarnos a todo personal educativo con un beneficio que sólo una compañía como YPF les puede dar, porque es la única con presencia en todo el país», afirmó González.

A su turno, Trotta expresó que «hoy se está promoviendo una presencialidad cuidada en el contexto de pandemia e YPF se suma a acompañar el regreso a las clases presenciales, colocando su red de estaciones al servicio de las y los trabajadores de la educación».

Este beneficio se suma al que ya está vigente para el personal de la salud, entre otros acuerdos firmados por la petrolera en el marco de la pandemia.

El precio de los combustibles tendría un nuevo aumento a partir de este fin de semana. La suba sería del 2%, debido a una actualización de los impuestos que pagan los combustibles, que correrá desde el viernes. Se trasladaría en un 1,4% en el caso del gasoil y 2% para las naftas, que ya habían aumentado el 5 de enero, por una suba de los biocombustibles. La semana pasada ADNSUR había anticipado que se venía un nuevo incremento.

El incremento sería del 2% para las naftas y sería el segundo aumento en le mes. Desde agosto, los precios subieron un 32%.

Según detalla Clarín, como los combustibles ya subieron un 3% el martes, si se le suman estos nuevos impuestos, el aumento sería de entre 4,5% y 5% acumulado en menos de dos semanas.

En ese marco, el precio de la nafta súper superará los $ 70 en el caso de YPF, lo que implica una suba del 32% con respecto a agosto pasado.

El Gobierno decidió un aumento en los impuestos que pagan los combustibles en diciembre. Se aplicó una suba del 5,4% desde el 15 de ese mes y ahora viene otra del 7,7% desde el 15 de enero. Sería la séptima suba desde agosto.

El incremento impositivo del 15 de diciembre se pasó a los surtidores, junto con una actualización de márgenes del negocio. El aumento fue de 4,5% promedio y 5,5% en la ciudad de Buenos Aires.

Mientras tanto, la suba de la semana pasada responde, según algunas petroleras, al mayor precio que tienen que pagar por los biocombustibles que utilizan. El incremento impositivo no está cubierto, aclararon.

Para evitar la suba de impuestos, el Gobierno debería realizar alguna modificación a la resolución publicada. Según la Secretaría de Energía, esa posibilidad no está en los planes del Gobierno.

Hasta el momento, las petroleras terminaron trasladándo el incremento a los precios.

Aunque en las compañías no quisieron confirmar este aumento, en las estaciones de servicio lo daban casi por hecho. «No hay posibilidad de poder evitar un aumento de costos sin trasladarlo», manifestaron.

«Los precios ya están retrasados más del 11%» dicen las compañías para justificar que no hay margen para no realizar un aumento.

De aplicarse esta suba, los importes de los combustibles habrán crecido un 10% entre mediados de diciembre y mediados de enero.

Fuente: Clarín

Este miércoles se incrementarán dos impuestos que afectarán al precio de las naftas y el gasoil y, aunque aun no fue confirmado por las petroleras, la actualización impositiva podría trasladarse a los valores finales que los consumidores pagan en los surtidores de las estaciones de servicio.

A fines de noviembre, a través de un decreto, el Gobierno decidió postergar la actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y el Impuesto al Dióxido de Carbono (IDC), que se actualizan en forma trimestral de acuerdo al índice de precios al consumidor que mide el Indec, que estaba prevista para el 1º de diciembre.

Las empresas petroleras aun no confirmaron si trasladaran esta suba a los precios de los surtidores, como sucedió en otras oportunidades. Pero fuentes del sector, aseguran que los precios de los combustibles tienen un atraso de entre 7% y 10%. La decisión que tome YPF, que concentra más del 50% del mercado, será seguida por el resto de las compañías.

“La probabilidad que las petroleras trasladen la actualización de los impuestos a los precios es muy alta. Sería aproximadamente una suba del 3% y la desactualización en los precios que informan las empresas es de un 7%.Pero no creo que tengamos otra actualización más que esta actualización de los impuestos hasta antes de fin de año. Esa es la perspectiva“, explicó Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha).

Luego de permanecer virtualmente congelados durante la primera parte del año, los precios de los combustibles tuvieron cuatro aumentos: en los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre. La petrolera YPF decidió que las subas fueran más altas en la ciudad de Buenos Aires que en el resto del país, para lograr acortar la brecha de precios que existe entre las estaciones de servicio de la Capital Federal y el resto de las provincias.

Así, en promedio, los precios de los combustibles subieron un 19% en el año. Pero desde las empresas advierten que el precio internacional del crudo Brent aumentó en las últimas semanas y está cercano a los USD 50, lo que hace que los precios queden aun un poco más atrasados. Por eso no descartan que a la suba como consecuencia de la actualización impositiva se agregue un poco más.

De acuerdo con un relevamiento realizado por Cecha, la pandemia configuró una “nueva normalidad” con una circulación reducida – entre otros motivos por el home office y las escuelas cerradas – , donde la demanda de combustibles es un 20,4% menor, lo que pone en peligro la supervivencia de muchas estaciones de servicio que operan a pérdida.

En el caso de las naftas, la caída de ventas fue del 64,5% entre febrero y abril, luego se recuperó 72,2% en mayo y junio, y 16,2% adicional entre junio y octubre, quedando todavía 28,9% por debajo del nivel registrado en febrero, el último mes previo a la pandemia.

En el caso del gasoil, la caída fue del 25,9% entre febrero y abril, se recuperó 17,3% durante mayo y junio, y aumentó sólo 0,7% entre junio y octubre, quedando todavía 12.5% por debajo del nivel de febrero. Esto se debe en parte a que la demanda del gasoil históricamente está traccionada por la actividad del sector rural y transportista, que siguió trabajando pese a la pandemia, indicó ADN SUR.

Los precios de los combustibles de YPF se incrementaron 2,5% promedio a partir del lunes, 23 de noviembre, informó la petrolera.

«A partir de las 0 horas del lunes 23 de noviembre, YPF realizará un aumento de los combustibles del 2,5 % promedio país», señaló en un comunicado la empresa.

Este es el cuarto aumento que registra el sector -en general la primera en comunicarlo es YPF y luego se suman las demás compañías- en el precio de los combustibles.

El anterior incremento se produjo el 16 de octubre y fue de un 3,5% promedio. En esa oportunidad la suba fue el resultado de aplicar el aumento de los valores en el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ILC), el Impuesto al Dióxido de Carbono y los biocombustibles.

Las anteriores subas se concretaron el 19 de agosto, con un incremento promedio de 4,5% ; y el 19 de septiembre, con un ajuste de 3,5%, informó Red 43.

Tuvo especial incidencia de los productos premium, que se derrumbaron hasta un 76%, lo que provocó a las estaciones de servicio una merma de facturación de $42.354 millones.

Las ventas de combustibles durante abril, primer mes completo de aislamiento social obligatorio, cayeron un 47,4% respecto del nivel de febrero pasado, con especial incidencia de los productos premium, que se derrumbaron hasta un 76%, lo que provocó a las estaciones de servicio una merma de facturación de $42.354 millones.

A pesar del fuerte impacto de la pandemia en la actividad, mayo podría cerrar con un repunte del 20% respecto a abril, de acuerdo al comportamiento de la demanda en lo que va del mes, y en la proyección de la evolución de la actual coyuntura se prevé llegar a octubre con una venta estabilizada casi al 100%.

Así se desprende del Informe Estadístico Nacional sobre Expendio de Combustibles de abril, que el sector presentó esta tarde mediante una rueda de prensa virtual y que refleja un dispar comportamiento de la demanda en cuanto productos y regiones del país, según las actividades productivas habilitadas y el impacto sanitario de la pandemia.

El informe hizo la comparación específica entre abril y febrero para que se refleje la evolución de las ventas del sector entre el último mes en el que las actividades funcionaron a pleno y el primer mes en el que el aislamiento social estuvo completamente en vigencia, dado que la cuarentena entró en vigor el 20 de marzo.

El presidente de la Confederación de entidades de Comercialización de Hidrocarburos y Afines (Cecha), Gabriel Bornoroni, aseveró que «la magnitud de esta caída es inédita en la historia del sector, y hace que lo registrado en las cuatro recesiones de los últimos 10 años, las caídas en el expendió de combustibles fueran insignificantes en comparación con la actual».

También a futuro, dada la heterogeneidad del impacto de la pandemia en las estaciones de servicio, Cecha planteará al Gobierno nacional la posibilidad de pensar medidas puntuales para las distintas regiones teniendo en cuenta las realidades dispares que enfrentan y el movimiento de cada una.

En ese sentido, se destacó la importancia que tuvo para las empresas del sector la posibilidad de ser incluidas en el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), al cual accedió el 84% de las estaciones de servicio.

Los datos de informe

Según el documento, elaborado por la consultora Economic Trends para Cecha, se estima que el 84,3% de las Estaciones de Servicio del país hoy se encuentran operando a pérdida.

“Estos datos son en base a un cálculo optimista, pero podría ser incluso mayor el número de estaciones a pérdida. Hay que entender que la mayoría se trata de PYMES, que se esfuerzan para lograr estar al día”, sostuvo el titular de Cecha.

La mayor caída de los combustibles se registró en el segmento de naftas, con una baja del 67.5% que «reflejó el fuerte impacto del aislamiento sobre la movilidad de las personas, con una mayor caída en la variedad premium, de 73,6%, que en la súper que se cayó un 65.2%», precisó Bornoroni en la presentación

La caída en gasoil fue del 28%, sustancialmente menor como consecuencia de la reducción atenuada en la movilidad vinculada a la producción y el transporte, lo que explica que se haya registrado una mayor retracción de gasoil grado 3 o premium, del 52.1%, que de gasoil grado 2 , del 17.8%.

El informe precisó que las caídas en los volúmenes vendidos fue mayor en los grandes centros urbanos que en el resto del país.

Así, en la ciudad de Buenos Aires los volúmenes cayeron un total de 73.8%, resultado; en Córdoba de 61,1%, y en Rosario del 54,6%; mientras que en las principales provincias, la retracción fue del 51,5% en Buenos Aires; 29.1% en Córdoba; 37.8% en Santa Fe y 52.4% en Mendoza.

Tanto a nivel nacional, como de provincias y ciudades, cayó más la facturación que los volúmenes vendidos, ya que, junto con la caída en los volúmenes, se produjo un cambio de mix de combustibles, con caídas superiores en las variedades premium, que son los de mayor precio.

Esto agrava el impacto sobre las estaciones de servicio que, en conjunto, sólo considerando canal minorista, perdieron durante abril $ 42,354.5 millones de facturación.

En ese sentido, en abril de 2020, el 64,1% de las estaciones de servicio del país tuvo ventas por debajo del punto crítico, es decir el volumen por debajo del cual se producen pérdidas, en abril con un promedio de $ 304,636.70 de pérdidas.

En tanto que un 86.3% estuvo por debajo de punto de equilibrio, el volumen por encima del cual se produce un resultado equivalente a más del 3% sobre ventas.

Embarcaciones de National Shipping Embarcaciones de National Shipping: Más caras y más contaminantes, según un estudio de YPF.

Ante la denuncia impulsada por National Shipping (NS), en sede judicial, para tratar de revertir el nuevo contrato que entrará en vigencia en enero de 2021, los técnicos de la petrolera YPF elaboraron un detallado informe.

El trabajo demostró tanto las ventajas económicas del nuevo convenio, como las inconsistencias de las críticas que planteó NS, la empresa de la familia Virasoro que resultó perdedora en el proceso licitatorio.

Lo que está en juego es un megacontrato de US$ 70 millones que YPF licitó para el transporte fluvial de combustibles entre los puertos de San Lorenzo (Santa Fe) y Barranqueras (Chaco) por un período de 5 años.

El informe preparado para contrarrestar las acusaciones de NS puso de manifiesto las siguientes aristas relevantes que tuvo el proceso licitatorio:

  • Fue la primera vez en 20 años que se llevó adelante una licitación abierta con la participación de oferentes locales e internacionales, lo cual permitió contar con una mayor competitividad de precios y de calidad en la prestación del servicio.
  • Uno de los puntos salientes de la transparencia del proceso licitatorio fue el hecho de que se le dio a los oferentes el tiempo necesario para que puedan presentar propuestas que incluyeran la construcción de nuevos equipos dotados de una mejor tecnología que la que venía brindando el servicio prestado por NS en los últimos años.
  • No existió ninguna aceleración de los plazos licitatorios vinculada con el resultado de las elecciones PASO. YPF inició el proceso licitatorio en enero de 2019.  El llamado oficial fue lanzado el 11/04/2019, con una fecha inicial de apertura de ofertas para el día 31/05/2019. A pedido de los oferentes, esa instancia se postergó 2 veces hasta llegar a la apertura definitiva de los sobres el día 19/06/2019.  La fecha de adjudicación estaba fijada para antes del 31/07/2019 y debido a las postergaciones efectuadas se terminó de concretar el día 06/09/2019.
  • Participaron 12 compañías, aunque sólo 4 presentaron ofertas que cumplían los requisitos técnicos y económicos. Finalmente, la disputa quedó entre Horamar y la actual encargada de efectuar el traslado del combustible, la naviera local NS.
  • Lo que se licitó fue el servicio de transporte fluvial y no la construcción de embarcaciones, que era una cuestión exclusiva que debían resolver los oferentes.
  • Horamar y las restantes oferentes no tenían la obligación legal de construir sus embarcaciones en la Argentina. En el caso de Horamar, la intención originaria de fabricar las barcazas en el país no fue posible porque ningún astillero local podía cumplir, ni financiar la construcción de las embarcaciones en los tiempos y condiciones que exigía el contrato de YPF.
  • No obstante, Horamar logró cerrar un acuerdo para que el astillero paraguayo CIE y las empresas locales SPI (del ex subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Horacio Tettamanti) y Astilleros Corrientes (del empresario mesopotámico Miguel Gutnisky) trabajen conjuntamente en la distribución de las tareas para la construcción de las barcazas y la adaptación de los remolcadores fabricados en China que se utilizarán para impulsar los convoyes.

Con respecto a la oferta ganadora, el informe consignó los siguientes datos destacados:

  • Los valores ofertados implican un ahorro del orden del 50% en los gastos diarios que está desembolsando actualmente YPF por ese servicio. Los US$ 25.000 cada día por barco que debe pagar durante este año se reducirán a un promedio de US$ 12.000 diarios por barco con el nuevo contrato.
  • – Se incorporan nuevas embarcaciones con tecnologías más modernas para prevenir la contaminación por derrame de combustible y más eficientes que consumen menos combustible y están en línea con los estándares ambientales internacionales.
  • – Las nuevas embarcaciones están específicamente diseñadas para transitar en condiciones adversas y con poca agua. Eso evitará la situación registrada en los últimos meses en el puerto de Barranqueras, que estuvo cerrado porque las embarcaciones contratadas eran de mucho calado y no pudieron operar, lo cual llevó a que YPF tuviera que transportar el combustible por camiones a un costo más elevado.
  • – Los actuales tripulantes de los barcos que están afectados al servicio y que sean despedidos por NS podrán incorporarse a Horamar cuando entre en vigencia el nuevo contrato bajo las mismas condiciones laborales.
  • En tanto, al analizar el accionar de NS, el paper remarcó lo siguiente:
  • – La empresa NS  participó sin queja alguna de todo el proceso y perdió por tener una oferta más cara.
  • – Cuando comenzó a vislumbrar que podía quedar con las manos vacías, le ofreció a YPF una reducción del 40% en las tarifas que estuvo facturando en las últimas dos décadas para poder seguir prestando el servicio por otros 10 años más.
  • – Al quedarse con las manos vacías, NS lanzó una fuerte acción de lobby para presionar a YPF con el fin de que deje sin efecto la adjudicación del contrato.
  • – Para eso levantó el falso argumento de que la oferta de Horamar incumplía con la ley de promoción de la industria naval local por el hecho de haber dejado a cargo de astilleros paraguayos la fabricación de las nuevas barcazas comprometidas para el transporte de combustible.

A partir de la semana que viene, con el cambio de mes, tendría que haberse aplicado el impuesto a los combustibles líquidos, que ya había sido postergado durante Enero. Además, las petroleras estiman que los valores actuales tienen un retraso del 16%.

Sin embargo, no habrá cambios en los surtidores: mediante el decreto 118/2020, el Gobierno volvió a diferir el impuesto, esta vez hasta marzo. La medida fue publicada hoy en el ‘Boletín Oficial’ y aclaró que entrará en vigencia el 1° de Febrero.

El impuesto a los combustibles líquidos podría tener un impacto del 8% para las empresas, lo que representa un incremento del 2% en el precio final que pagan los consumidores en las estaciones de servicio, según las estimaciones del mercado.

A fines del año pasado, a través de otro decreto, el Gobierno había decidido postergar de Enero a Febrero la aplicación del impuesto a los combustibles líquidos. La reglamentación prevé que se actualice por trimestre según la inflación, de acuerdo a la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide el Indec.

Durante la gestión de Mauricio Macri, también se optó por retrasar en varias oportunidades los efectos del incremento en los montos del impuesto sobre los combustibles líquidos, para evitar un impacto en la inflación.

Con diez aumentos a lo largo del último año, los precios de los combustibles, las naftas y el gasoil, se incrementaron en promedio un 41,8% durante 2019 –según publica Urgente 24-.

La última postergación se dispuso a fines de Diciembre, ya durante el Gobierno de Alberto Fernández, luego de que YPF anunciara un aumento del 5% para enero de este año, una decisión que luego tuvo que dar marcha atrás.

El Gobierno entendió que por la situación económica era conveniente no avanzar con nuevos aumentos en los precios de las naftas y el gasoil que pagan los consumidores, en sintonía con la sanción de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que congeló el precios de varias tarifas de servicios públicos.

“Tales cuestiones exigen también la estabilización de los precios de los combustibles, para lo que se hace necesario diferir el impacto que podría derivarse de las actualizaciones de los montos del impuesto sobre los combustibles líquidos”, señaló el Gobierno en esa oportunidad, en el texto del decreto publicado a fines del año pasado.

El Presidente Alberto Fernández pidió el jueves a los directivos de las principales petroleras que operan en el país que acerquen “propuestas” para salir del actual esquema de precios de los combustibles, y confirmó que remitirá al Congreso un proyecto de Ley que incentive las inversiones en Vaca Muerta para tratar en el período de sesiones extraordinarias.

Fernández recibió el jueves a la tarde en la Casa Rosada a los directivos de las principales compañías petroleras, en una reunión de la que participaron el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y el secretario de Energía, Sergio Lanziani.

Tras el encuentro, el Presidente aseguró a la prensa que ratificó a los petroleros que mantendrá suspendidos los aumentos de precios de los combustibles -lo que logra a través de YPF- pero que pidió a los directivos de las empresas que acerquen una propuesta al Gobierno nacional para salir del actual esquema.

“Les pedí que ellos me traigan una propuesta y que yo iba a analizarla”, dijo Fernández al comentar la reunión en la que le explicó a los directivos del sector por qué había resuelto tomar esa medida sobre los precios, entendiendo que los aumentos en los combustibles generan un “efecto psicológico” en la sociedad que piensa que “aumenta la nafta y aumenta todo”.

Por el sector petrolero estuvieron presentes en la reunión el presidente de YPF, Guillermo Nielsen, Daniel De Negris y Matías Szapiro, de ExxonMobil; Marcos Bulgheroni y Rafael Machin, de Pan American Energy; Pablo Vera Pinto, de Vista Oil; Germán Machi y Adrián Vilaplana, de Plus Petrol Argentina; y Carlos Ormachea, de Tecpetrol.

También concurrieron Sean Rooney y Verónica Staniscia, de Shell; Eric Dunning y Dante Ramos, de Chevron; Carlos Seijo, de Total; Mandred Böckmann y Mariano Cancelo, de Wintershall Dea; y Hugo Eurnekian, de Compañía General de Combustibles.

El jefe del Estado también aseguró a los empresarios que el Gobierno enviará en breve un proyecto de ley para “incentivar las inversiones” en Vaca Muerta, cuyo tratamiento incluirá en las sesiones extraordinarias que se prevé sean convocadas para febrero.

La idea de un “blindaje” para Vaca Muerta ya venía siendo anticipada por dirigentes del oficialismo desde antes de que Fernández asumiera la presidencia, el 10 de Diciembre pasado.

El Presidente Fernández había dispuesto a fines de diciembre suspender la aplicación de un aumento de 5% que la petrolera YPF tenía previsto aplicar a partir del último día hábil de 2019, como parte de la recuperación del atraso acumulado tras el congelamiento dispuesto por el ex Presidente Mauricio Macri.

A tono con la suspensión de aumentos de todos los servicios públicos, el sector de combustibles adoptó ese mismo camino, ya que YPF controla más del 55% del mercado de combustibles, por lo que el resto de las empresas como Axion, Raizen y Puma también sostuvieron los precios vigentes a diciembre.

Fuentes del sector privado que participaron de la reunión explicaron a Télam que en “una muy buena reunión, el Presidente ratificó la importancia del sector para el desarrollo del país y la relevancia estratégica de Vaca Mueta, como así también de otras formas de explotación (convencionales) para el desarrollo del sector”.

Fernández expresó que “cuenta con el sector como actor preponderante para contribuir a que el país progrese y salga de la difícil situación, con el acompañamiento del Gobierno para promover las inversiones, el crecimiento y desarrollo de los recursos y de los empleos del sector”, dijeron las mismas fuentes.

“El Presidente aseguró en ese sentido que el Gobierno está trabajando en un marco normativo que permita dotar al sector hidrocarburífero de estabilidad, previsibilidad y sustentabilidad para las inversiones millonarias que requiere la industria”, agregaron.

Este encuentro del Presidente con las principales operadoras petroleras se da en un momento de posible conflictividad sindical en la Provincia de Neuquén, ante el temor de que las compañías avancen con unos 2.000 despidos en las operaciones petroleras, a raíz de la caída de actividad en los yacimientos.

La Federación de Empresarios de Combustibles avisó mediante una carta al Ministerio de Trabajo que, en un proceso de caída de ventas y congelamiento de precios, no podrán afrontar el pago del aumento decretado por Alberto Fernández.

Desde que se publicó el decreto por el cual el Gobierno estableció un aumento de $4.000 en dos tramos para los trabajadores privados, desde varios sectores empezaron a levantar la voz señalando que, en un contexto recesivo como reconoce el Ejecutivo, no podían afrontar el aumento decidido por la Casa Rosada.

Pero aunque los empresarios siempre que pudieron se quejaron en publico y en privado, hasta ahora ningún sector había presentado una queja formal ni se había negado a pagarlo. Sin embargo, hoy el ministro de Trabajo Claudio Moroni recibirá la primera negativa formal.

Mediante una carta a la que accedió Infobae, la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (Fecra), la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), la cámara de de GNC y la Asociación Estaciones de Servicio (AES) le señalaron al ministro que el “incremento solidario” que se determinó por el Decreto PEN 14/2020 “agrava nuestra situación”. Y Luego de explicar que las ventas están cayendo y que los precios están congelados, señalan que “entendemos el objetivo, también consideramos que hay EESS (estaciones de servicios) y son muchas, que no tienen espaldas para seguir asumiendo cada vez más erogaciones, máxime si la relación precio por volumen no revierte su vigente plena caída”.

En este contexto es que los estacioneros de todos el país le vuelven a reclamar a Moroni que deje a las estaciones de servicios eximidas del pago del incremento solidario.

“Atento a todo lo expresado y más allá de esta solicitud, resulta primordial encontrar un camino que encauce las pretensiones sindicales con las imposibilidades ciertas de las EESS, y lograr un entendimiento a través del Ministerio que Ud. dignamente ejerce, para acordar un plan de acción razonable, valedero social y económicamente, que resulte posible para todas las partes involucradas”, agrega la misiva.

Desde la Fecra también explicaron que este requerimiento, el primero por el cual un sector económico dice expresamente que no va a pagar el aumento decretado, tiene que ver con el contexto de caída y buscan diferenciarlo de una falta de colaboración. “Las estaciones como empleadoras de la fuerza laboral, siempre han contribuido con las necesidades del trabajador, convalidando acuerdos que han brindado mejoras sociales y económicas, ejemplo de ello es que durante el período abril 2019 a marzo 2020 los salarios acumulan un incremento del 55,78 por ciento”.

A partir de esto apuntan al secretario general del Foesgra y Soesgype Carlos Acuña, quien había dicho que el sector empresario “no está colaborando para nada”.

Biodiésel

Mientras las estacioneros anuncian que no pagarán, el sector conocido como la Liga del biocombustible emitió un comunicado en donde explica que el sector atraviesa una situación “compleja” y que no se está entregando biodiésel “no porque no quieran sino porque no pueden comprar el aceite, que aumentó casi USD 100 en el último mes”, a lo que se suma que Vicentín no está ofertando, lo que complica la situación.

Insisten en que el sector pasa una situación “gravísima” con empleados suspendidos y plantas paradas (sí se produce bioetanol) y que no reciben subsidios “al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en la Argentina”.

La industria tiene 54 plantas en Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos, La Pampa, San Luis, Santiago del Estero, Córdoba, Tucumán, Jujuy y Salta, y genera unas 60.000 fuentes de trabajo entre directas e indirectas. En el caso del bioetanol y el biodiésel de pyme, toda su capacidad de producción se destina al mercado interno.