Tag

Madrid

Browsing

El capitán del seleccionado argentino y jugador del Paris Saint Germain fue grabado cuando salía de una clínica, mientras busca tratarse los dolores en su pierna izquierda.

Dos medios españoles publicaron el recorrido de Lionel Messi por España, luego de acudir a una clínica de regeneración la cual es famosa porque estrellas mundiales del deporte como Cristiano Ronaldo y el español Pau Gasol acudieron a la misma.

«Jugones» LaSexta, El ChiringuitoTV y diario Marca fueron los medios que se anoticiaron del arribo de Messi a Madrid y posteriormente de la salida del rosarino de la clínica, la misma donde el crack se trató y rehabilitó de una lesión ligamentaria colateral en 2015, cuando jugaba para el Barcelona FC.

Fuente: Télam Digital

Los resultados de las elecciones en la región española de Madrid hicieron saltar el tablero político del país: dejaron sin representación legislativa al centrista Ciudadanos (Cs), provocaron la salida política del líder de la formación de izquierda Unidas Podemos (UP), Pablo Iglesias, y relanzaron al conservador Partido Popular (PP) como principal fuerza aglutinadora de la derecha, que con aires renovados pretende ahora replicar su triunfo a escala nacional.

A una década del estallido del movimiento de los indignados españoles, popularmente conocido como 15-M, las dos principales formaciones catapultadas en ese período -Cs y UP- pasaron de poner en jaque al bipartidismo, ejercido entre el PP y los socialistas del PSOE, a sufrir un desgaste que pone en duda su futuro.

«Hace 10 años se veía como una posibilidad que Podemos fuese el nuevo partido hegemónico en la izquierda y el PSOE desapareciese, pero hoy nos encontramos con todo lo contrario: Podemos se desinfla y los socialistas están más fuertes», explicó a Télam el periodista y politólogo José Pedro Marfil, miembro del consejo directivo de Asociación de Comunicación Política (ACOP).

En el mismo sentido se refirió a Cs: «Hace tres años se decía que probablemente fuese el partido que capitanease la centroderecha en España y ahora estamos viendo que Cs se está desintegrando y el PP está consiguiendo volver a llamar a los votantes de ese espacio».

«Hace 10 años se veía como una posibilidad que Podemos fuese el nuevo partido hegemónico en la izquierda y el PSOE desapareciese, pero hoy nos encontramos con todo lo contrario»
JOSÉ PEDRO MARFIL

En una jugada inesperada, la presidenta regional de Madrid y figura ascendente del PP, Isabel Díaz Ayuso, disolvió en marzo su coalición de Gobierno con Cs y convocó a elecciones anticipadas con el fin de capitalizar en las urnas las simpatías ganadas por su rechazo a las restricciones recomendadas por el Gobierno del socialista Pedro Sánchez para mitigar la pandemia de coronavirus.

Una apuesta que ganó con creces: el PP obtuvo más del doble de escaños y quedó a cuatro de la mayoría absoluta, por lo que podrá gobernar en solitario, mientras que Cs acabó afuera de la Asamblea, tras no superar el 5% de los votos.

En tanto, los socialistas pasaron de ser la fuerza más votada en los comicios de 2019 a quedarse con 24 bancas, las mismas que logró Más Madrid, una escisión de Podemos fundada hace apenas dos años.

El ultraderechista Vox sumó un escaño y se quedó con 13, mientras que UP sumó tres y logró 10, pese a que Iglesias había dejado su cargo de vicepresidente del país para liderar la candidatura.

Golpeado por el resultado, decidió dar un paso al costado y dejar aflorar nuevos liderazgos en su partido.

Si bien los analistas insisten en que estos resultados no son extrapolables a nivel nacional, todos coinciden en que reflejaron nuevas tendencias en un contexto político muy dinámico.

«Se está produciendo un claro desgaste de determinadas formas de hacer política», señaló a Télam José Luis Ayllón, director de contexto político en la consultora Llorente y Cuenca.

«Algunos dieron demasiado rápido por muerto el sistema bipartidista, pero creo que tampoco podemos darlo por resucitado», agregó el también exdirector de gabinete del expresidente conservador Mariano Rajoy, al precisar que a nivel nacional aún hay cinco partidos muy representados en el Parlamento.

«Algunos dieron demasiado rápido por muerto el sistema bipartidista, pero creo que tampoco podemos darlo por resucitado»
JOSÉ LUIS AYLLÓN

En cambio, para el consultor político Luis Arroyo, estos resultados demuestran que los nuevos partidos ya no son tan nuevos y entraron en la dinámica de la política tradicional, mientras que el PP y PSOE siguen siendo centrales.

«Ya no tienen el 70% del voto, pero si el 40 y casi 50% entre los dos. El bipartidismo probablemente esté muerto, pero los dos grandes partidos siguen vivos y bastante», dijo a Télam el asesor de comunicación política, que trabajó también para el Gobierno del exmandatario socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Algo que para Marfil podría atribuirse a la larga trayectoria de estas dos formaciones, que les permite aguantar mejor las embestidas, mientras que UP y Cs son partidos más «efervescentes» que en apenas cuatro años necesitaron tener presencia en todo el país.

«En estos 10 años España ha aprendido la lección de que gobernar no es tan sencillo», manifestó y añadió: «El 15-M fue el pistoletazo de salida para que la sociedad se dé cuenta que cualquiera puede montar un partido, pero que va a tener que encarar los problemas enfrentados por cualquier político».

Como ejemplo de ello citó el caso de Vox, que hasta ahora no ha integrado ningún Gobierno para evitar institucionalizarse.

De cara a las próximas elecciones generales, previstas para 2023 pero que los expertos subrayan que podrían adelantarse, el peso de Cs y UP dependerá de su capacidad de refundarse.

Si bien los analistas consultados por Télam coincidieron en que la situación de Cs es más frágil y su camino a la desintegración parece inevitable, Podemos cuenta con un electorado más fiel, pero su influencia dependerá de la aceptación de los nuevos liderazgos -probablemente femeninos- tras la salida del omnipresente Iglesias y el replanteamiento de su relación con sus franquicias locales.

Una sorpresa podría venir de la mano de Más País, la versión nacional de Más Madrid, que podría alzarse como una fuerza de la izquierda ecologista, un espacio aún no explotado en el país.

«En España no existe un gran partido verde y quizás la formación de Errejón pueda tener éxito ya que los jóvenes están cada vez más preocupados por el cambio climático»
LUIS TEJERO

Aunque en los comicios generales de 2019 la formación solo logró dos diputados, la creciente visibilidad de su líder, Iñigo Errejón, y sus propuestas novedosas, como la jornada laboral de cuatro días, podrían catapultarlo.

«En España no existe un gran partido verde y quizás la formación de Errejón pueda tener éxito ya que los jóvenes están cada vez más preocupados por el cambio climático y es un tema que podría ser uno de los grandes debates de las próximas décadas», consideró Luis Tejero, director de Asuntos Públicos de la consultora Grayling.

Resta ver si la arrolladora victoria del PP en Madrid y su capacidad de reagrupar a la derecha, tanto liberal como conservadora, comienza a trasladarse a las encuestas nacionales, donde hasta ahora el PSOE se mantenía firme como la fuerza mayoritaria.

El líder Atlético de Madrid, dirigido por el argentino Diego Simeone, visita este sábado al Barcelona de Lionel Messi, uno de sus escoltas, en un partido trascendental para la definición de LaLiga de España a cuatro fechas de concluir la temporada.

Atlético (76) lleva una ventaja de dos puntos sobre los catalanes y Real Madrid, diferencia que intentará sostener o ampliar este sábado desde las 11:15 de Argentina (DirecTV Sports) cuando se presente en el Camp Nou.

El encuentro será el primero del uruguayo Luis Suárez ante Barcelona desde su salida del club, decidida por la dirigencia del expresidente Josep María Bartomeu y comunicada por el actual entrenador, Ronald Koeman, en septiembre del año pasado.

«Será algo extraño para él y también para los jugadores de nuestro equipo. Puede ser extraño, pero somos profesionales y cada uno dará lo máximo, no hay que darle más vueltas», dijo Koeman sobre la particularidad de enfrentar al «Pistolero», que estuvo ausente en la victoria 1-0 de la primera rueda en el Wanda Metropolitano.

Suárez, de 34 años, ganador de 13 títulos en su etapa en Barcelona (2014-2020), adelantó que no festejaría un gol ante el conjunto «culé» por respeto a su pasado.

El uruguayo, con 19 tantos, es el cuarto máximo goleador de LaLiga, detrás de Messi (28), el francés Karim Benzema (21) y Giovanni Moreno (20).

Sin embargo, no marca desde el 21 de marzo pasado ante Alavés en un encuentro previo a la lesión muscular de la que retornó hace dos partidos.

Barcelona perdió la semana pasada la ocasión de subirse a la punta cuando cayó de local ante Granada en un partido pendiente, por lo que este sábado tendrá quizás la última oportunidad de perfilar la competencia a su favor.

Messi atraviesa una actualidad fructífera con cinco goles en los últimos cuatro partidos, dos de ellos en la pasada victoria sobre Valencia en Mestalla.

La fecha se puso en marcha hoy con la victoria de Real Sociedad, en puestos de Liga de Europa, 2-0 sobre Elche, que se hunde en la zona del descenso a segunda división.

En Elche fueron titulares Paulo Gazzaniga y Lucas Boyé y entraron desde el banco Emiliano Rigoni, Iván Marcone, Guido Carrillo y Pablo Piatti.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, prometió ser un «contrapeso» al Gobierno central del socialista Pedro Sánchez, luego de que su Partido Popular (PP) obtuviera una contundente victoria en los comicios regionales que hace soñar a la derecha con reconquistar el poder nacional en las próximas elecciones.

Tras una campaña basada en la estrategia de Díaz Ayuso de no aplicar las restricciones por coronavirus dictadas por el Gobierno central, apoyada por comerciantes, empresas y ciudadanos madrileños, su derechista PP arrasó en las elecciones autonómicas y quedó a un paso de la mayoría absoluta en la Asamblea de Madrid.

Los resultados abrieron un nuevo capítulo de la volátil realidad política de España a dos años de las próximas elecciones generales, al poner otra vez a los conservadores en carrera para arrebatar el poder a la coalición entre el partido socialista PSOE de Sánchez y Podemos, un partido ubicado más a la izquierda, que gobierna desde 2018.

El PP duplicó las bancas de su última elección

El triunfo en Madrid «va a ser un estímulo y un cambio de ciclo», dijo Díaz Ayuso a la emisora EsRadio, luego de que su PP cosechara el 44% de los votos en las elecciones de la región que incluye la capital de España, más que la sumatoria de votos que sacaron todos sus rivales de izquierda y centroizquierda.

«Seguiremos aquí siendo un contrapeso, el contrapoder que hace falta» a Sánchez, agregó la dirigente con proyección nacional, de apenas 42 años.

En lo que fue el tercer mejor resultado de la fuerza de derecha en Madrid, el PP se quedó con 65 de las 136 bancas de la Asamblea de Madrid, a solo cuatro de la mayoría absoluta y duplicando los escaños obtenidos en la anterior elección, en 2019.

Díaz Ayuso: abierta a alianzas

Los comicios debían celebrarse dentro de dos años, pero fueron convocadas de manera anticipada luego de que Díaz Ayuso rompiera su coalición con el partido liberal Ciudadanos con la esperanza de capitalizar en las urnas las simpatías ganadas por su oposición a las restricciones recomendadas por el Gobierno de Sánchez.

Si bien el resultado le permitiría formar un Gobierno sin el apoyo de otros partidos, dado que solo necesita la abstención del partido ultraderechista Vox para retener el poder, Díaz Ayuso reveló que está dispuesta a aceptar consejeros de otros partidos.

«Quiero a los mejores, vengan de donde vengan, con el criterio claro de unas políticas sensatas. He tenido consejeros de Ciudadanos que han merecido la pena y, si los encuentro en Vox, contaré con ellos», aseguró en la entrevista radial.

Vox ya anticipó que no pedirá entrar al Gobierno a cambio de su apoyo.

Los perdedores

Ciudadanos quedó afuera de la Asamblea al no poder superar el umbral del 5% de los votos, pero Vox mantuvo posiciones e incluso sumó un escaño más, para un total de 13.

Por contra, los partidos de la coalición progresista de Sánchez sufrieron un duro revés a pesar de la implicación personal del presidente del Gobierno y de su socio Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Iglesias, que había dejado su cargo de vicepresidente para liderar la candidatura de Podemos en Madrid, anunció su retirada de la política luego de que la alianza integrada por su partido sacar solo 10 escaños.

Los socialistas, que habían sido la formación más votada en 2019, obtuvieron 24, por lo que se vieron superados incluso por Más Madrid, una escisión de Podemos fundada hace apenas dos años que sacó 26 escaños.

¿Vuelve la derecha?

Aunque sea difícil extrapolar al resto de España lo ocurrido en este distrito controlado por los conservadores desde 1995, los resultados hacen soñar a la derecha con reconquistar el poder central.

Tanto Díaz Ayuso -que probablemente aspire ahora a la presidencia del PP de Madrid- como los estrategas del partido, esperan que el triunfo en la capital sea un escalón para un cambio de mando a nivel nacional de la mano de Pablo Casado, el líder del partido.

La atención está puesta ahora en la orientación que tome el PP a nivel nacional luego de un triunfo que deja atrás el retroceso que había sufrido tras una serie de escándalos de corrupción en la cúpula del partido que socavaron su base electoral y provocaron una fuga de votos hacia Ciudadanos y Vox.

La agrupación enfrenta un debate interno entre quienes, como Díaz Ayuso, quieren profundizar la batalla ideológica contra el progresismo para recuperar los votos de Vox y quienes pretenden mantenerse más cerca del centro del espectro político.

Todos contra Sánchez

Casado celebró en Twitter la victoria y dijo que «uniendo el voto del centro derecha derrotaremos a Sánchez y recuperaremos el futuro de España».

«La libertad ganó hoy en Madrid pero mañana ganará en toda España», agregó.

Editoriales de los principales diarios españoles reflejaron el cimbronazo político provocado por las elecciones de Madrid.

La incidencia definitoria de la pandemia

El diario conservador El Mundo dijo que en las elecciones se enfrentaron «dos modelos de país» y celebró los resultados como «una masiva aprobación de las políticas de Díaz Ayuso bajo el flagelo de la pandemia».

El diario El País, de centroizquierda, dijo que los madrileños respaldaron la respuesta de Día Ayuso al coronavirus pero también «su enfoque económico ultraliberal, sus políticas polarizantes y sus fuerte tono demagógico».

«La votación refuerza el giro a la derecha del centro de gravedad conservador y da nueva energía a la colisión de polos que está sacudiendo a España», agregó El País.

El tenista argentino Federico Delbonis le ganó al español Albert Ramos Viñolas y avanzó a la tercera ronda del Masters 1000 de Madrid, en tanto que Diego Schwartzman quedó eliminado en su presentación ante el ruso Aslan Karatsev.

El azuleño Delbonis, ubicado en el puesto 77 del ranking mundial, venía de sorprender en el debut y este miércoles continuó con su buena racha para eliminar a Ramos Viñolas (37) por 7-6 (5) y 6-3 en una hora y 39 minutos de juego.

Delbonis, de 30 años, sacó en la primera ronda al también español Pablo Carreño Busta (12) por 3-6, 6-4 y 6-3. En la próxima instancia, el argentino enfrentará al italiano Mateo Berrettini (10), campeón del ATP de Belgrado este año y que superó en la segunda ronda a su compatriota Fabio Fognini (28) por 6-3 y 6-4. Delbonis y Berrettini nunca se midieron en el circuito oficial.

Más temprano, el porteño Schwartzman, número 9 en el ranking de la ATP y séptimo preclasificado, perdió en la segunda ronda del Mutua Open Madrid ante el ruso Aslan Karatsev (27 del mundo) por 2-6, 6-4 y 6-1.

El «Peque» Schwartzman no pudo con Karatsev, una de las revelaciones de la actual temporada, ya que llegó a las semifinales del Abierto de Australia, conquistó el Abierto de Dubái y luego derrotó al número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, en las semifinales de Belgrado.

En Australia, en la tercera ronda del primer Gran Slam de este año, el ruso había eliminado en Melbourne a Schwartzman en tres sets, en lo que era el único antecedente entre ambos por el circuito profesional.

 

Guido Pella (55), el otro argentino anotado en la competencia, debió abandonar el martes en su debut ante el joven italiano Jannik Sinner (18), por molestias en el aductor derecho.

El bahiense Pella estaba 4-4 en el segundo set contra Jannik luego de haber perdido 6-4 en el primer juego, cuando el dolor en la pierna no lo dejó seguir.

El Masters de Madrid, ganado por el argentino David Nalbandian en 2007, regresa al circuito tras un año de ausencia por la pandemia de coronavirus y tiene como máximo favorito al número 2 del mundo, el español Rafael Nadal, campeón en 2005, 2010, 2013, 2014 y 2017.

Djokovic, último ganador en 2019, decidió no participar del torneo y descansar para encarar desde el 8 de mayo el Masters 1000 de Roma, como previa de Roland Garros, segundo Grand Slam del año.

En el torneo de dobles, el marplatense Horacio Zeballos -en dupla con el español Marcel Granollers- avanzó a los cuartos de final del torneo luego de ganarles a los rusos Karen Khachanov y Andrey Rublev por 6-3 y 6-2.

 

Tras el arrollador triunfo de Isabel Díaz Ayuso, la mirada se ha centrado en Mónica García. A la izquierda y el bipartidismo le han sacado ventaja. Por primera vez, ni el PSOE ni el PP liderarán la oposición en la todopoderosa Comunidad de Madrid. Sin duda, García fue la gran sorpresa de la noche electoral madrileña. La candidata de Más Madrid adelantó al PSOE en 4.500 votos contra todo pronóstico. Ninguna encuesta ofrecía esta posibilidad. Solo algunos miembros del partido vaticinaban este resultado en los últimos días, fruto de lo que observaban por la calle durante los paseos con la candidata.

A las 23.07 del martes, la planta 13 de la sede que el partido había alquilado en plena Gran Vía para las elecciones tembló. Eran Mónica García y su equipo, que gritaban enfebrecidos ante una gesta sin precedentes. Por primera vez, el bipartidismo del PP y PSOE quedaba roto en Madrid. Estas son las cinco claves del éxito de un partido ecologista y feminista que se fundó hace dos años tras una escisión de Unidas Podemos y fruto de una cena entre Íñigo Errejón y Manuela Carmena.

Líder de la oposición en la sombra. Mónica García, de 47, confirmó anoche su fulgurante ascenso político, pese a que en abril solo era conocida por el 60% de los madrileños. “Con estos resultados, hemos sembrado y construido un liderazgo a futuro”, señalaban anoche fuentes de la dirección del partido. Entró en la política en 2015 de la mano de Unidas Podemos. Anestesista de profesión y sanitaria en el Hospital 12 de Octubre desde hace más de 20 años, su imagen se multiplicó entre los trabajadores de la sanidad madrileña cuando ejerció de portavoz en la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid durante los años de hierro de Esperanza Aguirre.

En 2019 dio el salto como la figura más importante del partido en la región. Para las elecciones adelantadas del pasado 4 de mayo, se le consideró la cabeza de lista idónea. ¿Por qué? García había sido la diputada más detestada por los populares durante este corto año y medio de mandato de coalición entre PP y Ciudadanos. Su ascenso político se potenció de golpe durante la pandemia, que la aupó como uno de los mazos más fuertes contra Ayuso en la Asamblea de Madrid. La mayoría de sus discursos y preguntas se viralizaban de inmediato, muy por encima del resto de diputados de la oposición. La mayoría de los miembros del PP la detestan.

Algunos, incluso, la llaman “la pistolera” por un gesto que hizo con la mano a un consejero durante una sesión parlamentaria. El pasado 1 de octubre, por ejemplo, revolvió del asiento al consejero de Sanidad con un discurso durísimo: “Cuando teníamos 100 fallecidos, ustedes no vieron que esto era una urgencia. Ahora esto es una emergencia social, sanitaria y económica”. Fueron siete minutos con datos, punzadas y con conocimiento interno

Una campaña encarrilada y el éxito de Errejón. El adelanto electoral pilló a Más Madrid con una candidata en potencia. Con una campaña diferente, centraban en marcar la agenda con propuestas, García logró sobresalir en todos los medios en mitad de una vorágine de bloques. Desde el inicio de la campaña, vivió un ascenso fulgurante. Más Madrid supo desde el primer día que era  una candidata muy potente para los menores de 45 años. “Antes de la campaña, notábamos cierta dificultad para calar en el electorado de los mayores, pero todo ha dado un giro en estos días”, contaba un alto cargo del partido. García tenía la baza de ser una candidata muy vertical. El CIS de abril la situaba, incluso, como la más valorada entre los propios votantes de Podemos, muy por encima de Pablo Iglesias. Durante la campaña ha arrastrado al voto joven y al voto femenino, los dos pilares sobre los que ha pilotado gran parte de su campaña.

Con dos o tres grandes propuestas a la semana, Más Madrid quiso seducir también al 20% de indecisos, como así ha sido. Según sus cálculos internos, una quinta parte de ellos estaba cerca de escoger su papeleta. “Seguramente los mensajes tradicionales no les motiven. Por eso, queremos atraerles con propuestas serias y alejadas de la actualidad política”, contaba el jefe de la campaña, Pablo Gómez Perpinyá durante estos días. A esto se suma la gran campaña de Íñigo Errejón, el líder de Más País ―la marca del partido a nivel nacional―, que en la mayoría de mítines lanzaba mensajes centrados en propuestas que se viralizaban de inmediato y contribuían a difundir el mensaje.

El debate de Telemadrid. García partía como la menos conocida y tenía todo por ganar. Ella y su equipo marcaron este debate en rojo en el calendario. 22 de abril: el momento del salto. La candidata no dudó y así se presentó a los madrileños en su primer minuto frente a las cámaras: “Bien. Yo quiero empezar el debate dando un abrazo a los familiares y amigos de las víctimas del covid”, dijo. Y, como sabía que era la menos conocida, fue la única que se presentó por su nombre a todos los madrileños. “Me quiero presentar. Soy Mónica García, soy médica del Hospital 12 de octubre y madre de tres críos. Vengo a este debate por primera vez y quiero centrarme en los temas importantes”. Dos horas después, las encuestas y la mayoría de los analistas la situaron como la gran sorpresa y la ganadora del debate junto a Ayuso.

García fue desde el principio contra la presidenta madrileña: “¿Cuántos ingresos hospitalarios ha habido en Madrid durante la pandemia, señora Ayuso?”. Y no hubo respuesta. La candidata de Más Madrid comparó el debate con las oposiciones del MIR, a las que ella misma se enfrentó hace casi 20 años. “Esto no se puede preparar el último día. Tienes que tener mucho trabajo hecho antes”, opinaba en referencia a sus dos años de oposición en la Asamblea.

La estructura del partido. Más Madrid ganó las elecciones municipales en 2019 con Manuela Carmena como candidata. Lograron 503.990 votos y 19 concejales, 11 más que el PSOE y cuatro más que el PP. Desde entonces, la estructura del partido se ha instalado en los 21 distritos de la capital. Durante estos dos años, la militancia se ha multiplicado con actos semanales en las sedes vecinales. Más aún durante la pandemia. Este hecho ha provocado que durante la campaña la militancia se multiplicara de golpe. “Hemos tenido una caravana solo de Mónica García y en paralelo desarrollamos múltiples actos por la comunidad fruto de nuestra militancia”, señala por teléfono Gómez Perpinyà.

La negativa a ir en coalición con Pablo Iglesias y una izquierda que no tiene la mochila de la coalición de Gobierno. El 15 de marzo, Pablo Iglesias anunciaba que daba el salto a la política madrileña y ofreció a Más Madrid ir en coalición. Al día siguiente, García lo rechazó con un golpe: “Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que en los momentos históricos nos pidan que nos apartemos”. Un portavoz del partido ve este hecho fundamental: “Esto nos catapultó”. A esto también se suma que tanto el bloque del PSOE como el de Unidas Podemos leyeron estas elecciones en clave nacional. Sin embargo, el CIS decía que más del 60% de los madrileños querían votar por motivaciones regionales y solo el 11% por motivos nacionales. Más Madrid supo leer esto muy rápido. Y ahí están los resultados: 24 escaños y 614.600 votos, cuatro diputados y 170.000 papeletas más que en 2019. Y, como colofón, el adelanto al PSOE.

Fuente: El País

El tenista argentino Federico Delbonis le ganó al español Albert Ramos Viñolas y avanzó a la tercera ronda del Masters 1000 de Madrid, en tanto que Diego Schwartzman quedó eliminado en su presentación ante el ruso Aslan Karatsev.

El azuleño Delbonis, ubicado en el puesto 77 del ranking mundial, venía de sorprender en el debut y este miércoles continuó con su buena racha para eliminar a Ramos Viñolas (37) por 7-6 (5) y 6-3 en una hora y 39 minutos de juego.

Delbonis, de 30 años, sacó en la primera ronda al también español Pablo Carreño Busta (12) por 3-6, 6-4 y 6-3. En la próxima instancia, el argentino enfrentará al italiano Mateo Berrettini (10), campeón del ATP de Belgrado este año y que superó en la segunda ronda a su compatriota Fabio Fognini (28) por 6-3 y 6-4. Delbonis y Berrettini nunca se midieron en el circuito oficial.

Más temprano, el porteño Schwartzman, número 9 en el ranking de la ATP y séptimo preclasificado, perdió en la segunda ronda del Mutua Open Madrid ante el ruso Aslan Karatsev (27 del mundo) por 2-6, 6-4 y 6-1.

El «Peque» Schwartzman no pudo con Karatsev, una de las revelaciones de la actual temporada, ya que llegó a las semifinales del Abierto de Australia, conquistó el Abierto de Dubái y luego derrotó al número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, en las semifinales de Belgrado.

En Australia, en la tercera ronda del primer Gran Slam de este año, el ruso había eliminado en Melbourne a Schwartzman en tres sets, en lo que era el único antecedente entre ambos por el circuito profesional.

El exministro y ex número dos del Gobierno español, líder de la fuerza de izquierda Unidas Podemos y candidato a la Asamblea de Madrid, Pablo Iglesias, anunció este martes que se retira de la política,tras reconocer una contundente derrota en la capital con el conservador Partido Popular.

“Dejo todos mis cargos. Dejo la política entendida como política de partido e institucional”, aseguró el dirigente frente a sus seguidores en el bunker electoral en Madrid.

Iglesias dejó hace apenas semanas la vicepresidencia del Gobierno para ser candidato en Madrid en busca de evitar un nuevo triunfo conservador, pero aunque Unidas Podemos mejoró algo respecto de su desempeño en la capital en 2019, sus apenas 10 bancas en el legislativo capitalino suenan a poco.

Pablo Iglesias dejó la política en España: «Mi presencia no contribuye a sumar»

“Que te hayan convertido en un chivo expiatorio hace que tu papel en tu organización y tu papel para mejorar la democracia en tu país se vea enormemente limitado y movilicen lo peor de los que odian la democracia. Y uno debe tomar decisiones y las tiene que tomar sin contemplaciones» explicó Iglesias, rodeado de buena parte de la plana mayor partidaria.

El exvice consideró “evidente que al día de hoy, los resultados dejan claro” que su presencia no contribuyó “a sumar” y fue aún más tajante: “No soy una figura política que pueda contribuir a que en los próximos años nuestra fuerza política pueda consolidar su fuerza institucional”.

Iglesias insistió en que no quiere “ser un tapón para una renovación de liderazgos que se tiene que producir” en el partido y hasta especuló con que la ministra de Trabajo y vice tercera, Yolanda Díaz, “puede ser la próxima presidenta del Gobierno”.

“Yo no sé lo que es el destino; caminando fui lo que fui”, dijo Iglesias, al citar un fragmento de El necio, una canción del cubano Silvio Rodríguez.

Parte del descontento del ahora exvice puede explicarse también por el notable desempeño de Mas Madrid, una fuerza nueva, también de izquierda y liderada por su examigo y socio político Iñigo Errejón, que logró sumar 24 bancas y se convierte en la fuerza emergente del sector en esa ciudad.

Con una melena sujeta en una cola de caballo o un moño, este antiguo profesor de Ciencia Política de 42 años fue protagonista indiscutible de la política española desde la creación en 2014 del partido de izquierda Podemos, heredera del movimiento de los indignados y las masivas protestas contra la austeridad impulsada por la Unión Europea de 2011.

Con el puño en alto y gritando «Sí, se puede», Iglesias y sus camaradas de Podemos entraron en 2014 al Parlamento europeo y en 2015 pusieron fin junto a los centristas de Ciudadanos al bipartidismo de socialistas y conservadores en España.

Denunciando la austeridad y la «casta» política y económica, Podemos se convirtió en tercera fuerza del Congreso español, donde las formas y el aspecto de sus integrantes contrastaban con la solemnidad parlamentaria.

Frustrado su intento de rebasar a los socialistas como primera fuerza de izquierda, en 2018 terminó por entenderse con ellos para desbancar con una moción de censura al conservador Mariano Rajoy e investir al socialista Pedro Sánchez.

Con él, en enero de 2020, formó el primer gobierno de coalición de centro-izquierda de España tras la dictadura franquista y se convirtió en uno de los vicepresidentes del país.

Después de varios momentos de tensión y de diferencias dentro de la coalición de Gobierno, sorprendió al país al renunciar a ese cargo hace unas semanas para presentarse a las elecciones regionales de Madrid y tratar de que Unidas Podemos venciera en un bastión que le había sido provechoso en los inicios, pero donde hace años gobierna la derecha.

La arriesgada apuesta, sin embargo, terminó en sonado fracaso y hoy anunció lo que podría ser su última sorpresa: su salida de la política partidaria de España.

El plantel y su entrenador,Simeone, «han mostrado su satisfacción por la decisión del club, al entender que los méritos deportivos deben primar por encima de cualquier otro criterio”, informó el comunicado difundido por el Aleti.

El Atlético de Madrid decidió este miércoles retirarse del proyecto de la Superliga, anunciado el domingo pasado por 12 clubes europeos, con lo cual suman siete ya las instituciones que se bajaron de una propuesta que quedó trunca en las últimas horas.

“El Consejo de Administración del Atlético de Madrid, reunido este miércoles por la mañana, ha decidido comunicar formalmente a la Superliga y al resto de clubes fundadores su decisión de no formalizar finalmente su adhesión al proyecto», señala el comunicado oficial del club difundido en sus redes sociales.

El «colchonero» explicó que tomó la decisión el pasado lunes «de sumarse a este proyecto atendiendo a unas circunstancias que al día de hoy ya no se dan».

«Para el club es esencial la concordia entre todos los colectivos que integran la familia rojiblanca, especialmente nuestros aficionados», agrega el comunicado, en referencia a la reacción de miles de hinchas de los clubes involucrados que rechazaron la creación de la Superliga.

El plantel del «Aleti» y su entrenador, el argentino Diego Simeone, «han mostrado su satisfacción por la decisión del club, al entender que los méritos deportivos deben primar por encima de cualquier otro criterio”, indicó el texto difundido por el club.

La Superliga Europea fue anunciada el pasado domingo por sus 12 socios fundadores, todos ellos empinados clubes europeos, y durante la jornada del martes -apenas 48 horas después de su lanzamiento- terminó su fugaz existencia con la renuncia de la mitad de sus integrantes: Chelsea, Arsenal, Liverpool, Tottenham Hotspur, Manchester City y Manchester United.

Los clubes ingleses resolvieron ayer bajarse de la iniciativa ante la presión del arco deportivo e institucional del mundo entero, en medio de fuertes posturas por parte de la UEFA y la FIFA, que amenazó con la prohibición de jugar la Copa del Mundo a nivel selecciones para los futbolistas que participaran de la Superliga.

Las críticas contra la Superliga excedieron inclusive el ámbito del fútbol, cuando el propio papa Francisco expresó su rechazo, mientras los hinchas del Chelsea protestaban en la calle al paso del micro que transportaba al plantel, rumbo al partido que empató sin goles ante el Brighton, por la Premier League.

Manchester City fue el primero de «los 12» en hacer oficial el martes -a través de un comunicado difundido en sus redes sociales- su retiro del proyecto de la Superliga Europea, y pocas horas después se bajaban los otros cinco equipos ingleses.

Ahora resta conocer la posición de los tres clubes italianos (Juventus, Milan e Inter), y de los españoles Real Madrid y Barcelona, aunque el presidente de la «Juve», Andrea Agnelli, ya anticipó que «es imposible hacer un torneo solo con 6 equipos», indicaron los medios italianos.

En el Barça hicieron mucho ruido las críticas de miles de sus hinchas y la opinión de uno de los símbolos «culé», el defensor Gerard Piqué, quien se mostró contrario a la movida, mientras que para el Real Madrid queda la incómoda posición de que su presidente, Florentino Pérez, es también el presidente de una Superliga que nunca arrancó.

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, comienza hoy un viaje oficial a Europa, donde tiene previstas desde este domingo reuniones en diversos países para renegociar la deuda de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París, indicaron fuentes oficiales.

El objetivo central del viaje, según un comunicado ministerial, es «conseguir los apoyos necesarios de los accionistas del FMI para concretar un programa que le sirva a Argentina».

La agenda comienza este domingo en Berlín con una reunión con el ministro federal de Asuntos de Economía y Energía de Alemania, Peter Altmaier, y continuará el martes con el secretario del Ministerio Federal de Finanzas, Wolfgang Schmidt. Después, Guzmán se trasladará a Roma, donde se reunirá el miércoles con el ministro de Economía y Finanzas italiano, Daniele Franco, mientras que el jueves será el turno de encontrarse en Madrid con la ministra de Economía y vicepresidenta segunda del Gobierno de España, Nadia Calviño.

El recorrido en busca de apoyos finalizará el próximo día 16 en París, con una reunión con el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire.

La representación del Gobierno argentino intentará así «construir consensos y entendimientos sobre lo que la Argentina necesita para estabilizar su economía». Además de con los representantes gubernamentales, Guzmán se verá con «representantes de la sociedad civil y sector privado». En la comitiva de Guzmán viaja el director ante el FMI para Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos.

Argentina negocia desde el año pasado un nuevo programa con el Fondo para refinanciar deudas con el organismo por unos 44.000 millones de dólares.

Por otra parte, el país suramericano busca refinanciar su deuda pendiente con el Club de París, por unos 2.400 millones de dólares, y que, de no mediar un acuerdo con este grupo, debe saldar antes de finalizar mayo o, de lo contrario, el foro de países acreedores podría declarar a Argentina en cese de pagos pasados 60 días desde el plazo límite.

El Club de París se creó en 1956, cuando Argentina acordó reunirse en París con los países con los que había contraído deudas. Desde entonces, según datos del propio grupo, el Club de París ha alcanzado 473 acuerdos con un centenar países deudores. En el caso de Argentina, han sido nueve acuerdos, el último suscrito en mayo de 2014.

Fuente: CincoDíaz