Tag

Moscú

Browsing

El undécimo vuelo de Aerolíneas Argentinas a Moscú para traer al país vacunas contra el coronavirus arribó esta tarde a Buenos Aires con un nuevo cargamento de 497.745 dosis de Sputnik V, y fue recibido por el presidente de la compañía, Pablo Ceriani.

Bajo el número de vuelo AR1069, el Airbus 330-200, matrícula LV-GIF, el avión aterrizó a las 13.10 en el aeropuerto Internacional de Ezeiza, luego de haber partido anoche, a las 20.43 hora de Argentina -las 2.43 local-, desde el aeropuerto internacional de Sheremétievo, adonde había arribado el miércoles último.

“El esfuerzo logístico que se realiza para sacar los vuelos en cuestión de horas se puede hacer porque hay una línea aérea puesta al servicio de los argentinos. Cada avión que llega con vacunas permite darle continuidad al plan de vacunación trazado por el Gobierno nacional”, señaló Ceriani.

El 24 de diciembre arribó el primer vuelo desde Moscú con 300.000 dosis; el 16 de enero llegaron otras 300.000 dosis en el segundo vuelo. El tercer vuelo se concretó el 28 de enero trayendo 220.000 dosis para nuestro país y 20 mil que fueron enviadas a Bolivia; en tanto que el 12 de febrero llegó el cuarto servicio con 400.000 dosis.

Posteriormente el 28 de febrero el quinto vuelo trajo 517.500 dosis y un día después, el 1 de marzo, el sexto llegó con 732.500 dosis. El 19 de marzo se concretó el arribo de 330.00 dosis en el séptimo vuelo y tres días más tarde, el 22 de marzo llegaron 500.000 dosis en lo que constituyó el octavo vuelo a la capital rusa.

Ya en los últimos días, el 27 de marzo arribaron 370.000 dosis en el noveno servicio, el 30 de marzo, 300.000 dosis en el décimo vuelo y hoy llegaron 497.745 dosis en el undécimo vuelo totalizando hasta el momento 4.467.745 dosis llegadas desde Rusia. De esta manera sumando una totalidad de 7.266.500 dosis de las distintas vacunas desde el comienzo del proceso de inmunización.

Unas 370 mil dosis de Sputnik V provenientes de Moscú llegaron la tarde del viernes al país en un vuelo de Aerolíneas Argentinas. Se trata del noveno vuelo que trae dosis de Sputnik V, mientras que el octavo había llegado el último martes y trajo 500 mil dosis, y el séptimo 300 mil. Tras el arribo de las vacunas, las mismas serán distribuidas a las 24 jurisdicciones del país durante el fin de semana.

Las vacunas que llegaron este viernes, serán utilizadas para fortalecer la inoculación de personas mayores de 70 años, en el marco del plan de inmunización que lleva adelante el Gobierno nacional para combatir el Covid-19.

De acuerdo al criterio dispuesto por el Ministerio de Salud, en base a la cantidad de población de cada distrito y a la unidad mínima de embalaje (que es de 600 dosis por conservadora), la nueva partida de Sputnik V se asignó de la siguiente manera: 116.400 dosis irán a la provincia de Buenos Aires; 20.400 a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; 3.000 a Catamarca; 8.400 a Chaco; 4.200 a Chubut; 25.200 a Córdoba; 7.800 a Corrientes; 9.600 a Entre Ríos; 4.200 a Formosa; 5.400 a Jujuy; 2.400 a La Pampa; 3.000 a La Rioja; 13.200 a Mendoza; 8.400 a Misiones; 4.800 a Neuquén; 5.400 a Río Negro; 9.600 a Salta; 5.400 a San Juan; 3.600 a San Luis; 3.000 a Santa Cruz; 23.400 a Santa Fe; 6.600 a Santiago del Estero; 1.200 a Tierra del Fuego y 11.400 a Tucumán.

Hasta este viernes por la mañana, y según el Monitor Público de Vacunación, ya son 4.197.945 las vacunas que fueron distribuidas en el país, de las cuales se aplicaron 3.474.415.

Del total de vacunas aplicadas, 2.824.344 personas recibieron la primera dosis y 650.071 las dos.

En la madrugada de este jueves sale rumbo a Moscú un nuevo vuelo para traer otra partida de Sputnik V. En el aeropuerto de Sheremetyevo está disponible la novena partida de vacunas y, como ya es habitual, la cantidad de dosis no se sabe todavía: depende de factores como la provisión y el embalaje.

En las últimas horas se confirmó también que el domingo a las siete de la mañana llegan 218.400 dosis de la vacuna de Oxford/AstraZeneca, provistas por el programa Covax de la Organización Mundial de la Salud. En el caso de la Sputnik, el gobierno argentino intentará que la mayor cantidad sea de la dosis 1, porque como lo están disponiendo casi todos los gobiernos, la estrategia es inmunizar todas las personas posibles con la dosis 1, posponiendo la dosis 2. En el caso de Oxford/AstraZeneca las dos dosis son iguales, de manera que todas esas vacunas se utilizarán en personas no vacunadas.

Pese a que la oposición parece tener como consigna “no hay vacunas y nos vamos a morir todos”, el flujo de dosis se mantiene bastante constante. La Argentina no está entre los países centrales de enorme billetera -Estados Unidos pagó más de 40.000 millones de dólares a los laboratorios y Europa 21.000 millones de euros-, pero logró cierto ritmo y con la llegada de estas dos partidas superará ampliamente la cifra de cinco millones de dosis.

Las negociaciones con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF) y el Instituto Gamaleya están a cargo de la ministra Carla Vizzotti, la asesora presidencial Cecilia Nicolini y a veces hasta interviene el propio presidente de la Nación, Alberto Fernández. Como anticipó Página/12, el noveno vuelo se concreta antes del fin de semana. Hasta ahora, la partida más chica fue de 220.000 vacunas y la más grande fue de 700.000, de manera que la cantidad de dosis estará en ese rango. El viernes un avión de Aerolíneas trajo 330.000 y el lunes otro avión trajo medio millón.

Desde hace días, el Gobierno nacional sabe que recibirá la partida de Covax, un programa de la OMS cuyo nombre proviene de las palabras colaboración y vacunas (vax). La Argentina le compró y pagó a Covax nueve millones de dosis, pero como ocurrió en todos los casos, la provisión es tardía y exigua: hay falta de vacunas y los países centrales se quedan con la casi totalidad. El programa Covax intentaba igualar las oportunidades de los países en el acceso a las dosis. En ese sentido, empezó proveyendo a algunos países africanos que no habían recibido ni una sola. Las dosis que llegan el domingo a las 7 provienen de Holanda.

Están pendientes tres vuelos a China a buscar tres millones de vacunas de Sinopharm. El contrato está firmado y las dosis se supone que están disponibles, pero hay un retraso por problemas de embalaje -se necesitan cajas especiales, que no son fáciles de conseguir- y hay una demora en la documentación. En la Casa Rosada también están a la expectativa con la esperada autorización de la Anmat para que la Sinopharm se aplique a mayores de 60, tal como se hace en China, Pakistan y Senegal.

La otra provisión pendiente también es de Oxford/AstraZeneca.
En febrero se acordó la compra de dos partidas de 580.000 dosis. Llegó la primera y la segunda iba a venir en marzo. Por ahora no llegó pero hay chances de que el envío llegue en los primeros días de abril. Estas vacunas vienen de India y tienen la marca Covishield. Después, ya a mediados del mes próximo, empezarían a llegar las dosis de Oxford/AstraZeneca cuya parte activa se fabricó en Argentina, en el laboratorio mAbxience.

El final de la fabricación y el envasado se hace en México, donde hubo problemas para conseguir unos filtros que son imprescindibles para la producción y que Estados Unidos bloqueó la exportación. Tras una gestión del canciller mexicano, se pudo superar el obstáculo, pero debido al retraso AstraZeneca puso a disposición una fábrica en Estados Unidos. Eso explica que las primeras dosis vengan del país del norte y, desde la segunda partida, las vacunas llegarán desde México. El primer embarque a la Argentina, después del 15 de abril, será de 900.000 dosis.

Fuente: Tropical Rawson

El octavo vuelo de Aerolíneas Argentinas que viajó a Rusia en busca de un nuevo cargamento de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus regresará esta tarde al país con 500.000 dosis, informaron fuentes oficiales.

El avión despegó poco después de la medianoche desde Moscú y tiene previsto su arribo al aeropuerto de Ezeiza alrededor de las 18.

Según informaron fuentes oficiales, el nuevo lote de vacunas está conformado por 300.000 dosis del componente 1 y 200.000 dosis del componente 2, y con este embarque, Argentina contará con 4.880.540 de dosis.

Las dosis, luego del procedimiento de desaduanaje, recepción, control térmico, conteo, fraccionamiento y acondicionamiento, serán distribuidas a las 24 jurisdicciones en los próximos días, tras la autorización de uso de la Anmat.

Según el Monitor Público de Vacunación, el registro online del Ministerio de Salud que muestra en tiempo real el operativo de inmunización en todo el territorio argentino, hasta la mañana de este lunes ya eran 3.142.444 las vacunas aplicadas: 2.535.054 personas recibieron la primera dosis y 607.390, ambas.

El vuelo, a cargo de un Airbus 330-200, matrícula LA-GIF, especialmente preparado para el transporte de carga, bajo el número AR1063, partió a las 6.14 hora local (las 0.14 de Argentina) del aeropuerto internacional de Sheremétievo, tras permanecer en la estación aérea poco más de seis horas para concretar el proceso de estiba de la carga de vacunas.

El vuelo de Aerolíneas Argentinas que traerá al país una nueva partida de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus partió esta madrugada rumbo a Moscú en el marco de la octava operación realizada por la compañía de bandera hacia territorio ruso.

El vuelo, a cargo de un Airbus 330-200, matrícula LA-GIF, especialmente preparado para el transporte de carga, bajo el número AR1062, despegó a las 2.29 del aeropuerto internacional de Ezeiza y estima su arribo al aeropuerto internacional de Sheremétievo a la 1 hora local rusa (17 de Argentina).

La aeronave permanecerá hasta las 6 de mañana (las 0 de Argentina) realizando los trabajos de carga de las vacunas y aterrizará en Ezeiza a las 18.30, tras 18 horas de vuelo sin escalas.

El nuevo operativo se concreta luego de que el viernes arribara el séptimo vuelo desde Moscú. Desde diciembre, Aerolíneas Argentinas se encuentra realizando operaciones de vuelo especiales con el objetivo de traer vacunas al país.

En los siete vuelos completados hacia y desde la capital de la Federación Rusa se trajeron 2.799.000 dosis de Sputnik V.

Además, se realizó un vuelo a Beijing, República Popular China, en el cual vinieron 908.000 dosis de la vacuna producida por Sinopharm.

Hasta el momento, la cantidad de vacunas que llegaron al país en vuelos de Aerolíneas Argentinas es de 3.707.000.

El embajador de Rusia en Estados Unidos aterrizó este domingo en Moscú tras ser llamado a consultas para revisar la relación con Washington luego de que el presidente Joe Biden fuera consultado si su par ruso Vladimir Putin era un asesino y respondiera que «sí».

Putin respondió insinuando que el asesino era Biden y enrostrando a Estados Unidos su pasado y presente de violencia, incluyendo los bombardeos atómicos sobre Japón, las masacres de pueblos originarios y la esclavitud.

Este cruce de reproches dañó todavía más unas ya tensas relaciones entre Moscú y Washington por las acusaciones de injerencia electoral y la decisión de las autoridades rusas de encarcelar al opositor Alexey Navalny.

El embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antonov, aterrizó en el aeropuerto moscovita Sheremetievo por la mañana, informaron las agencias de noticias rusas Tass y Sputnik, tras ser llamado a consultas.

Antes de despegar de Nueva York, el diplomático dijo a las agencias que estaría en Moscú «el tiempo necesario» y que tenía previstas varias reuniones.

Biden hizo su polémica declaración la semana pasada durante una entrevista con la cadena ABC

«La parte rusa siempre ha subrayado que estamos interesados en el desarrollo de las relaciones ruso-estadounidenses en la misma medida en que nuestros pares de Estados Unidos lo están», dijo Antonov, según TASS.

La última vez que Moscú llamó a consultas a un embajador en Estados Unidos fue en 1998 por una campaña de bombardeos occidentales en Irak.

Biden hizo su polémica declaración la semana pasada durante una entrevista con la cadena ABC.

La entrevista tuvo lugar luego de que la inteligencia de Estados Unidos desclasificara un informe en el que afirma que Putin autorizó operaciones para ayudar a Donald Trump a derrotar a Biden en las elecciones de noviembre de 2016.

Putin «pagará un precio» por haber hecho eso, dijo Biden.

El Gobierno confirmó que esta madrugada partirá otro vuelo en busca de más vacunas Sputnik. Pablo Ceriani, presidente de Aerolíneas Argentinas, confirmó el adelanto de TN.com.ar: a las 2.30 despegará otro avión rumbo a Moscú.

“Luego de recibir ayer la septima operación desde Rusia, podemos confirmar que mañana a 02:30 am despega el octavo vuelo de @Aerolineas_AR con destino a Moscú para traer al país más dosis de la vacuna Sputnik V”, confirmó Ceriani vía Twitter.

Noticia en Desarrollo

Fuente: TN

El Laboratorio Richmond de la Argentina informó este viernes que en Moscú se suscribió un Memorándum de Entendimiento con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (DRIF) para que se fabrique en la Argentina la vacuna Sputnik V. La producción estará a cargo del Laboratorio Richmond en asociación con Hetero Labs Limited de India y por eso Richmond hizo el anuncio oficial con una carta a Bolsas y Mercados, que es una nueva bolsa en la que cotizan las principales empresas del país. El desarrollo debería garantizar, a mediano plazo, seguramente en el segundo semestre de 2022, una provisión fluida de la vacuna creada por el Instituto Gamaleya. Sucede que la transferencia de tecnología tarda y no es sencilla, pero la clave es tener una provisión porque habrá nuevas mutaciones y variantes, frente a los cuales se requerirá un stock de vacunas. Richmond, que tiene una tradición de proyectos farmacéuticos estratégicos, no cuenta con una planta en la Argentina, de manera que tendrá que construir una y la localidad elegidas es Pilar. En el corto plazo, el gobierno está esperando un flujo semanal de la vacuna Sputnik y las primeras partidas llegarán dos vuelos que salen este viernes desde Ezeiza (ver aparte).

El anuncio hecho por el Laboratorio Richmond redondea las negociaciones que se vienen llevando adelante en Moscú desde hace meses. Es un acuerdo de máxima importancia porque los científicos consideran que es muy probable que el coronavirus siga el camino de la influenza, es decir que el virus vaya mutando, aparecen variantes nuevas significativas todas las semanas, por lo que posiblemente se requerirá la producción de vacunas contra el Covid en los próximos años, con elecciones y diseños diferentes.

En el corto tiempo que existe el virus, ya aparecieron siete variantes, dos de ellas anunciadas en los últimos días. La nómina arrancó con la del Reino Unido y fueron apareciendo la de Sudáfrica, Manaos, Rio de Janeiro, California, Nueva York y una variante en un neonato. Este jueves, el equipo de la Universidad de California, encabezado por el profesor Charles Chiu, publicó una nota científica con el título El diablo está aquí, referida a la variante de California. La publicación produjo un impacto fuertísimo. No obstante, hasta el momento, las vacunas lograron neutralizar las distintas variantes, aunque en algún caso se requirió de una mayor concentración de anticuerpos. La variante más resistente es, hasta ahora, la de Sudáfrica. El contrapeso a ese panorama pesimista es que cuando se reduzca la circulación del virus, la lógica indica que las mutaciones también se reducirán muchísimo. Con todos estos elementos a la vista, lo que queda claro es que tener producción propia de vacunas es decisivo, porque permite no depender de vuelos ni aviones ni farmacéuticas de otros países para tener un stock de vacunas. Como en el caso de la gripe, habrá un intercambio internacional de información sobre cada nueva variante y las vacunas se irán adecuando.

Hay otro elemento sobre el que todavía no existen precisiones: la eficiencia de los anticuerpos creados por las vacunas a lo largo del tiempo. El Covid es muy nuevo de manera que resulta imposible diagnosticar con seguridad si de acá a un año siguen siendo eficaces los anticuerpos surgidos de las vacunas. Es un interrogante que se suma al del surgimiento de las distintas variantes.

De acuerdo a los expertos consultados por este diario, la transferencia de tecnología del Gamaleya y la colaboración entre el Laboratorio Richmond y el Hetero Labs de India son valiosísimos en sí mismos porque constituyen un avance científico para la Argentina. Hoy en día, la concentración en los países centrales es máxima y se traslada a la cantidad de vacunas de las que disponen y dispondrán: nueve por cada habitante en Canadá, siete por habitante en Estados Unidos, cinco por habitante en Europa, mientras que en América Latina se está peleando por lograr una vacuna por habitante.

El Laboratorio Richmond producirá la Sputnik V en una planta que construirá en Pilar. El desarrollo lleva bastante tiempo: se habla de más de un año y medio. Para que se tenga una dimensión de lo que se demora, pero que en términos históricos es una velocidad asombrosa, la fabricación de la vacuna de Oxford/AstraZéneca empezó antes de su aprobación, y en junio pasado arrancaron los diálogos entre AstraZeneca y el laboratorio argentino mAbxience, de Hugo Sigman. La provisión de las primeras dosis estará disponible en abril, o sea que aún en la urgencia se tardó diez meses. Quienes conocen toda la mécanica cuentan que la transferencia de la tecnología es lenta, que las pruebas de laboratorio llevan su tiempo, que los reactivos y los volúmenes tienen que ser idénticos y que la fabricación del envase también es un proceso engorroso. Lo mismo está ocurriendo en estos días con la transferencia de tecnología de la Sputnik V. El Instituto Gamaleya y el Fondo Ruso acordaron con el mayor productor de vacunas del mundo, India, pero todo se está demorando por cuestiones de tests de calidad. A todos estos factores se suma cierto boicot norteamericano en la provisión de aparatos y maquinaria para la producción de vacunas. En el trasfondo hay una batalla en la que están en juego miles de millones de dólares.

Moscú comenzó a probar en voluntarios la vacuna monodosis contra el coronavirus llamada Sputnik Light, que podría usarse como revacunación de la Sputnik V o para generar una primera protección contra el virus de hasta cinco meses, informaron las autoridades de la capital rusa.

«Los primeros participantes de las pruebas de la vacuna contra el coronavirus Sputnik Light fueron inoculados» este sábado, comunicó la vicealcalde de la ciudad para asuntos de desarrollo social, Anastasía Rákova.

La funcionaria recordó que cualquier adulto mayor de 18 años y sin contraindicaciones médicas puede participar en los ensayos.

Esta vacuna disminuye la probabilidad de un desarrollo grave del coronavirus, pero no la excluye
Sputnik Light es una vacuna monocomponente que protegerá contra el coronavirus durante un período de 4 a 5 meses, informó la agencia de noticias Sputnik.

Rákova había manifestado previamente que se prevé verificar la hipótesis de que la replicación de la vacunación permite obtener un nivel de anticuerpos suficiente para garantizar la protección del ser humano.

«Si esta hipótesis se confirma, entonces se podrá usar Sputnik Light a la par con Sputnik V para revacunar a los vacunados, o aplicar Sputnik Light a las personas que, tras haber sufrido coronavirus, desarrollaron insuficiente cantidad de anticuerpos o si el nivel de éstos decrece», explicó.

Por su parte, Alexandr Guintsburg, el director del Centro Gamaleya, organismo responsable de desarrollar el fármaco, afirmó que Sputnik Light se usará en países que no son capaces de desarrollar su propia vacuna y no disponen de recursos suficientes para adquirir oportunamente los preparados que se fabrican en otros Estados.

Esta vacuna disminuye la probabilidad de un desarrollo grave del coronavirus, pero no la excluye, aclaró Guintsburg.

Moscú continúa lidiando con una de las mayores nevadas de los últimos tiempos y se estima que la tasa de precipitación de nieve puede batir un récord de 65 años.

Desde el viernes y hasta el momento en la capital rusa se han acumulado hasta 56 centímetros de nieve, unos volúmenes que no se veían desde marzo de 2013. «Es muy posible que este 13 de febrero batamos el récord de acumulación de nieve en Moscú. Este es de 60 centímetros y se estableció en 1956», señaló el especialista principal del centro meteorológico Fobos, Mijaíl Leus.

Entre tanto, en algunos lugares de la región de Moscú se han acumulado montículos de nieve de hasta 71 centímetros.

Al mismo tiempo, las temperaturas en la capital se mantienen entre los -10°C y -12°C y pueden bajar hasta -19°C durante la noche. Las ráfagas de viento podrían alcanzar los 15 metros por segundo.

En la mañana de este sábado también se batió el récord de precipitación diaria en la capital rusa, ya que cayeron 15 milímetros de nieve, 1,4 milímetros más que el indicador más alto anterior, registrado en 2019.

En total, en la ciudad de Moscú ha caído un tercio de la norma de nieve habitual para febrero, una cifra que en la región de Moscú es de hasta más del 60 % de la norma.