Tag

santiago del estero

Browsing

Un macabro hallazgo sucedió en las últimas horas, una pierna humana fue encontrada enterrada en una caja. Fue el cuidador de la iglesia quien enterró la caja sin saber lo que contenía, y por sus servicios cobró 500 pesos.

Un cuidador de una iglesia evangélica le contó al pastor de dicho lugar una situación que lo tenía agobiado desde hace días: enterró una caja con sábanas llenas de sangre en el patio de la iglesia.

En el relato del cuidador, que trabaja en una iglesia evangélica ubicada en la provincia de Santiago del Estero, “una mujer del barrio” le ofreció 500 pesos con el fin de que entierre una caja con sábanas llenas de sangre adentro.

Sin embargo, tras pasar un mes del trato que hizo con la mujer, el cuidador se arrepintió y le contó todo al titular de la iglesia evangélica, el pastor Rosendo Salto. Tras su confesión, el pastor decidió llamar a la policía para que realizaran las investigaciones correspondientes.

Cuando desenterraron la caja, descubrieron que en el interior había restos de una pierna humana, por lo que inmediatamente se dio aviso al fiscal de turno.

Ante el macabro hallazgo, se dispuso el traslado de los restos a la morgue judicial, para que fueran analizados por el Cuerpo Médico Forense y se tomaran muestras de ADN para ser cotejadas a futuro con eventuales patrones genéticos.

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis en torno al hecho. Los forenses determinarán si se trata de restos de un hombre o una mujer, el tiempo que llevan enterrados, y la forma en que fueron seccionados.

Una polémica situación tuvo como protagonista a una nena de 10 años que había acompañado a su prima al banco en la localidad de Brea Pozo, de Santiago del Estero. Por descuido, Érika se olvidó de llevar su tapabocas y en el camino se cruzó con un policía. Después, pasó 50 minutos en calidad de aprehendida en un calabozo.

Según expuso más tarde la madre, ese fue el tiempo que demoró el comisario en informarle la situación a la familia, según difundió el sitio Visión Santiagueña. E incluso, cuando la mujer fue a buscar a su hija, no la liberaron sin antes obligarla a firmar un acta.

Aunque el jefe policial, Adrián Argañaraz, intentó justificarse y les dijo a los padres de Érika que solo la quería “asustar, para que tome conciencia”, la indignación fue incontenible y así se vio reflejado en el posteo que la mamá subió a las redes sociales.

“Diez años tiene mi niña, traumada de por vida, firmando su libertad. Ni los oficiales que se encontraban ahí podían creer lo que hacía el jefe, nadie sabía como proceder, nos quería hacer firmar mentiras que él mismo inventaba y con amenazas quiso detener a mi esposo” relató la mujer.

Con el correr de las horas, la familia de la menor buscó asesoramiento legal con la abogada y concejal de Juntos por el Cambio, Belén Pinto, quien los acompañó a radicar una denuncia contra el policía en cuestión por violencia institucional y abuso de autoridad, que recayó en la fiscal Jesica Lucas.

“Estos abusos no pueden seguir ocurriendo, aquí se ha cometido una doble impericia, violándose primero los derechos humanos, y por otros los de una niña. La mala aplicación de la cuarentena ha desnudado algo que lamentablemente siempre ocurrió, que es el abuso por parte de un sector de las fuerzas policiales que se cree dueño de la vida de las personas”, expresó Pinto en diálogo con los medios locales.

De todas maneras, el caso está siendo investigado por la fiscal Jesica Lucas. “No ha sido detenida ni aprehendida la menor; a la mayor, de 20 años, se le labró un acta; es lamentable cómo el padre (el policía retirado) tergiversó los hechos y viralizó las fotografías”, se lamentó.

“Que no utilicen los medios para tergiversar los hechos”, advirtió el jefe de Policía Adrián Argañaraz, que aseguró que ya habló con los efectivos de la seccional de Brea Pozo y se interiorizó de la situación.

Fuente: TN

Emanuel es el primer bebé del año, ya que nació a las 0.03 en la provincia de Santiago del Estero, mientras que Rodrigo, lo hizo en la ciudad santafecina de Rosario a las 0.25 del 1 de enero del 2021.

El primer nacimiento del año sucedió a las 0.03 cuando nació Emanuel en la Maternidad Faustino Herrera, en la ciudad santiagueña de La Banda.

El bebé pesó 4,100 kg y llegó al mundo por parto natural, sin ninguna complicación, ya que “tanto la mamá como el bebé están bien de salud y mañana se les dará el alta”, según contó el enfermero Diego Aguirre a Télam.

En tanto, la joven madre de 28 años, Ervelinda Suárez, oriunda de Monte Quemado, comentó que el miércoles ingresó al hospital con trabajo de parto, y agregó “es mi primer hijo, fue una experiencia única y ya me siento muy bien”.

Además, la mamá indicó que le puso el nombre Emanuel, no sólo porque le gustaba, sino porque es de origen hebreo y significa “Dios está con nosotros”, y aún no hay fotos del bebé.

El segundo bebé, que nació en una maternidad pública de la ciudad de Rosario, se llama Rodrigo y llegó a 25 minutos de comenzado el 2021.

El intendente de Rosario, Pablo Javkin, manifestó que el bebé nació en la maternidad del Hospital Roque Sáenz Peña, de la zona sur de Rosario.

Añadió que, «se llamará Rodrigo, pesó 2,400 kilogramos y fue por parto natural. Su mamá, Nadia, de 19 años, esta muy bien y muy contenta».

Es tradicional que en esta ciudad del sur de Santa Fe, todos los años cada intendente dé la bienvenida a los nacidos en las primeras horas de cada año y entregue obsequios para el bebé y para la madre; rito que este año por la pandemia no se cumplió.

«Rodrigo, vino en un año especial y esperamos que con él podamos abrirnos a la esperanza para poder superar la pandemia, estamos todos muy contentos», agregó Javkin y adelantó que visitará al bebé y a su familia en los próximos meses cuando los protocolos establecidos se lo permitan.

Un sujeto de 52 años, que tenía fiebre y otros síntomas propios de la enfermedad, no evitó ninguna reunión social y familiar.

Santiago del Estero está viviendo un brote de coronavirus que lo hizo retroceder de fases., Es que un empleado público infectado fue siete días a fiestas y asados sin hacerse revisar.

Como consecuencia de su accionar, un numeroso grupo de personas en Santiago del Estero contrajo el Covid-19. Se cree que al menos fueron 24 casos.

El sujeto de 52 años, que tenía fiebre y otros síntomas propios de la enfermedad, no evitó ninguna reunión social y familiar. Y en efecto, contagió por lo menos a 24 personas. Ahora, falta conocer el resultado de 134 hisopados más.

Este famoso caso 41 -que tuvo durante siete días fiebre y otros síntomas- sin preocuparse por las medidas de prevención sanitarias, decidió recorrer la ciudad capital: visitó La Banda, Manogasta (a 25 kilómetros al sur de Santiago) y hasta Pinto (a 230 kilómetros al sur).

La Policía y la Justicia de Santiago del Estero investigan un supuesto abuso sexual que habría sufrido una joven estudiante de 20 años, la que habría concurrido a un domicilio para realizar un trabajo de peluquería, pero mientras esperaba a su clienta, el esposo quien fuese el docente de ésta, se habría propasado con ella y la habría manoseado en sus partes íntimas. Pese a los pedidos de disculpas del matrimonio, la damnificada decidió denunciar el hecho.

De acuerdo con lo manifestado por fuentes policiales y judiciales, el hecho se registró en la ciudad de Ojo de Agua, hace poco más de una semana, pero recién se conoció en las últimas horas.

Según confiaron las fuentes, la damnificada relató a los uniformados que acudió a la vivienda del acusado, quien además sería profesor suyo en un establecimiento educativo, ya que ella debía realizarle un trabajo de peluquería a la esposa del docente.

Al llegar, el acusado la hizo ingresar, le dijo que su esposa no se hallaba, que la esperara. Sin embargo, en un momento la habría abordado y comenzó a tocar sus partes íntimas. La joven trató de quitárselo de encima y en esos momentos llegó la mujer.

El denunciado salió del inmueble, y ella le contó a la mujer lo sucedido, para luego retirarse a su casa.

Horas más tarde, la mujer y el docente se presentaron en el domicilio de la joven, pidiéndole disculpas, argumentando que se trató de “un impulso”.

La Fiscalía interviniente ya habría ordenado una batería de medidas para tratar de establecer cómo sucedieron los hechos.

Fuente: El Liberal

En Santiago del Estero, la ciudad de Fernández, departamento Robles amaneció consternada ante la noticia que una adolescente de 17 años embarazada, había sido encontrada alcoholizada e inconsciente en las calles de la localidad.

Tras la denuncia, la joven fue trasladada de urgencia al hospital zonal, donde se encuentra recibiendo la asistencia correspondiente.

El hecho tuvo lugar en la mañana de este martes, alrededor de las 7:30 am, cuando empleados del Centro Integrador Comunitario de Fernández, notaron un «bulto» sobre los pastizales de la zona montuosa.

Rápidamente alertaron al personal de la Comisaría Comunitaria Nº35 de la localidad. Al arribar, los agentes se acercaron al sitio y para su asombro encontraron a una adolescente inconsciente, por lo que solicitaron su traslado a un centro de salud. La adolescente es residente del barrio Las Américas de la Ciudad.

Al llegar al hospital y ser examinada por los médicos de guardia, se pudo determinar que se encontraba cursando un embarazo de seis meses. Ante tal descubrimiento se dio informó sobre el caso a la Fiscalía de turno de los departamentos de Banda y Robles, para saber cómo proceder.

Por el momento no trascendieron las circunstancias del estado en que encontraron a la joven, ni si fue visitada por sus familiares o sus condiciones de vida.

Santiago del Estero llevaba más de 20 días sin registrar nuevos contagios por coronavirus, pero el engaño de cuatro personas que ingresaron a la provincia, procedentes de Lomas de Zamora, en el Gran Buenos Aires, los obligó a aislar seis localidades. En el grupo familiar viajó una mujer que dio positivo para Covid-19. 

Según informaron fuentes policiales, el viernes pasado cerca de las 23, una camioneta Jeep con cuatro tripulantes, una mujer y tres hombres, fue detenida en un control vehicular sobre la Ruta Nacional 34, en el límite de esta provincia y la de Santa Fe. Allí, los tres pasajeros mostraron un permiso de «Circulación Nacional de Alcance Interjurisdiccional» con fecha del jueves 25 y validez por 48 horas, que indicaba que su destino final era Salta.

En la camioneta viajaban Diego Ariel Pérez, el chofer, y tres hermanos, Fabio Rolando Véliz, Susana Véliz y Reyna Felisa Véliz. Estas personas le contaron a los efectivos que debían llegar hasta la provincia vecina para asistir al velatorio de su hermana, y la policía los dejó seguir. Pero, antes, les advirtió que no podían detenerse ni descender del rodado en ninguna ciudad santiagueña.

El sábado, una denuncia alertó a las fuerzas de seguridad de la presencia de «tres bonaerenses» en la localidad Los Quiroga, en La Banda, que estaban participando de un sepelio sin respetar el distanciamiento social y en contacto estrecho con los vecinos. Según informó El Liberal, la Policía se comunicó con el Comité de Emergencia y, de inmediato, se activó todo el protocolo.

Los efectivos acudieron al lugar y constataron que se trataba de los hermanos Véliz, entre ellos estaba la mujer que viajó junto a ellos,  fueron detenidos y puestos a disposición de la Justicia.

El fiscal Sebastián Robles ordenó que se les realice un hisopado y la mujer, que viajó con el grupo, dio positivo por coronavirus, por lo que se decidió internarla en el Hospital Independencia con vigilancia policial, donde evoluciona favorablemente. Mientras tanto, los otros dos hermanos fueron alojados en el Nodo Tecnológico.

La Policía montó un operativo cerrojo para encontrar a Pérez, el chofer que los llevó de Buenos Aires a Santiago del Estero, y logró detenerlo.

Estos bonaerenses estuvieron en contacto estrecho con, al menos, 45 personas que participaron del velatorio. Por eso, las autoridades de la provincia decidieron aislar preventivamente a seis localidades: Chaupi Pozo, Los Véliz, Los Gómez, Los Corbalán, Los Soria y Los Quiroga, todas ubicadas a menos de 50 kilómetros de la capital provincial.

«La conducta irresponsable de un grupo de personas nos ha puesto nuevamente en una situación de alerta», aseguró este martes Pablo Mirolo, intendente de la ciudad de La Banda, en diálogo con la prensa local.

El fiscal general de la Provincia Luis Alberto de la Rúa explicó que los parajes continuarán aislados mientras la policía realiza entrevistas e investiga para ver si hay más personas que hayan tenido contacto con los hermanos.

Además, de la Rúa adelantó: «Van a ser imputados por violar el artículo 205 del Código Penal, y vamos a investigar si tenían conocimiento de que estaban contagiados de coronavirus o si tenían los síntomas. Todo ello surgirá de la investigación».

Finalmente el fiscal sentenció: «Si nos concientizamos de que hoy nosotros no tenemos circulando el virus, pero por nuestra propia actitud de prevenir y cumplir los protocolos, vamos a andar bien. Ahora, si violamos eso, no quepan dudas de que vamos a tener el virus circulando entre nosotros y tendremos que volver a la fase 1».

 

Tras el doble crimen, el atacante se suicidó con una escopeta. La macabra explicación del femicida, en una carta.

Un peón rural mató a balazos a su mujer y a su hijo de 6 años y luego se suicidó con la misma arma de fuego, en un campo de Santiago del Estero. Según lo que pudieron reconstruir los investigadores, el nene abrazó a su mamá herida antes de ser ejecutado de un disparo en la cabeza.

«La escena era desgarradora. Se notó que, con toda su fuerza, el chico se prendió a la ropa de su madre y murió sobre su pecho”, contó uno de los primeros policías que llegó al lugar tras enterarse del brutal hecho.

El doble crimen ocurrió el martes pasado, en la medianoche, cuando el agresor, identificado como Juan Rodríguez, cuidador del campo «Las Violetas», mató con una escopeta calibre 12 a su esposa, Soledad Escobar, y a su hijo Mateo. Una de las hipótesis es que el asesino llevó a las víctimas hasta un corral del paraje Aerolito y le disparó a la mujer, que cayó boca arriba. En ese momento, el chico habría abrazado a su madre antes de morir de la misma manera.

Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados en un sector donde funciona un bebedero. (Foto: gentileza Informate Salta)
Los cuerpos de las víctimas fueron encontrados en un sector donde funciona un bebedero. (Foto: gentileza Informate Salta)

Luego de cometer los dos homicidios y con la misma arma de fuego que volvió a cargar, Rodríguez se suicidó con un disparo a la altura del tórax. Alertados por una llamada, efectivos de la Comisaría 29 de Quimilí, encontraron los tres cuerpos a pocos metros de un bebedero para animales. Examinados por un médico de Sanidad Policial, se determinó que los cuerpos tenían heridas provocadas por las perdigonadas de la escopeta.

Soledad estuvo más de 12 años en pareja con Rodríguez, y según le dijo a su madre antes de morir, el hombre «había cambiado» en las últimas semanas. En diálogo con el diario local El Liberal, la mujer contó que su hija le había dicho que la relación «estaba mal». Además, le pidió ayuda porque el agresor la maltrataba.

Dentro de la propiedad, los peritos encontraron una macabra carta escrita a mano por el asesino. «Yo voy a salir de este pozo y nuestra relación va a cambiar. Todo va a estar mejor», decía el texto que apareció dentro de un cuaderno con distintas anotaciones sobre la finca.

Una joven embarazada de 19 años murió ayer al recibir una fuerte descarga eléctrica cuando intentó encender un ventilador en su casa de la localidad de Los Telares, distante a 178 kilómetros al sur de la capital de Santiago del Estero, informaron fuentes policiales.

El trágico episodio ocurrió en horas del mediodía, cuando la víctima identificada como Maricel Barreto, en su octavo mes de gestación, tomó contacto con un ventilador de pie, en su casa de campo, así lo detalló el chubut.

En esa circunstancia, la víctima recibió una fuerte descarga eléctrica que le provocó la muerte en forma instantánea.

Encuentran a una mujer y su hijo adolescente de 14 años ahorcados en una casa del barrio Juan Díaz de Solís, en Santiago del Estero. Los investigadores creen que la mujer, que padecía trastornos psiquiátricos, mató a su hijo y luego se suicidó.

El episodio ocurrió este miércoles a la tarde, cuando la mujer, identificada como Reina Rivero (39), presuntamente ahorcó a su hijo, al que tiempo atrás la Justicia santiagueña le había restituido.

Rivero, quien durante varios meses estuvo internada en el Hospital Neuropsiquiátrico Diego Alcorta, se colgó con un cable en el patio de la misma vivienda, donde los dos cuerpos fueron hallados por familiares, informaron fuentes consultadas por la agencia Télam.

“Ella estaba con tratamiento psiquiátrico e incluso había sido internada varias veces en el Diego Alcorta. Su hijo tenía 14 años y era autista. Ella lo tenía encerrado nomás y no quería darle de comer porque ella decía que no se debe comer carne”, relató una vecina, según publicó el Nuevo Diario.

Agregó que “aparentemente por su problema le querían quitar la tenencia del hijo» y recordó que el padre del nene «no aparecía nunca, unicamente venía la hermana y la mamá para darle comida o algunas cosas para el chico”, así lo informó el clarín.

Por disposición del fiscal Ángel Belloumini los cadáveres fueron trasladados a la Morgue Judicial que funciona en el Hospital Independencia de la capital provincial para que se realicen las autopsias.

La Justicia tomará durante esta jornada testimonios de vecinos y familiares, quienes aportarían datos sobre los malos tratos de la mujer hacia el adolescente.