Tag

arroyo

Browsing

Este viernes por la mañana, un ciclista encontró el cuerpo de una mujer flotando en el arroyo Goye, a pocos metros de la ruta provincial 79, en Colonia Suiza (Bariloche). Se trata de una turista de La Plata, de 25 años, que acampaba en un camping cercano.

Al detectar el cuerpo mientras cruzaba el puente en ese sector, el joven dio aviso de inmediato a la Policía que se constituyó en el lugar, junto al Gabinete de Criminalística y el médico policial.

La fiscal jefe Betiana Cendón y el fiscal Tomás Soto intervinieron en el caso «relevando el lugar y buscando evidencia», informaron desde el Ministerio Público Fiscal.

La joven estaba sola y tenía previsto su regreso a Buenos Aires este viernes. Ayer por la tarde, manifestó que saldría a caminar por Colonia Suiza pero nunca volvió al camping y esto llamó la atención de los administradores.

Según destaca el diario de Río Negro, los fiscales comprobaron que la joven tenía su riñonera, con la billetera, documentación y su teléfono celular. Esto permitió su identificación y notificar la situación a sus familiares.

Al recorrer el lugar donde se encontró el cuerpo, los fiscales notaron que a los costados del puente, hay varios senderos informales que no están señalizados. Incluso, detectaron un pequeño desmoronamiento en uno de los sectores.

Por eso, la principal hipótesis es que la víctima habría caído desde ese barranco, «a una altura de un cuarto piso». Sin embargo, no descartan nada y la causa está en plena investigación.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, afirmó que «es clave recuperar las clases presenciales» al sostener que durante el año pasado «aumentó la desigualdad educativa» como consecuencia de la falta de acceso tecnológico de muchas familias, en el contexto de la pandemia de coronavirus.

«Es clave recuperar las clases presenciales. Tenemos que recuperar las clases presenciales porque lo que organiza a las familias es la escuela», sostuvo el ministro en declaraciones a radio Mitre.

Las palabras de Arroyo se suman así a las brindadas esta semana por el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien se pronunció en el mismo sentido.

Arroyo sumó que la desigualdad educativa aumentó como consecuencia de que «hay falta de acceso tecnológico de los sectores más bajos» y ejemplificó con que «hay casas que tienen por ejemplo un solo celular y mientras que a algunos chicos la calidad educativa les aumentó porque tuvieron más contenidos, a otros no».

«Por eso, hay que volver a la presencialidad en las aulas, con protocolo, ordenando, con todos los cuidados, pero tenemos que ir por esos lados», definió.

Por otra parte, resaltó que durante la pandemia la asistencia social pasó de «ocho millones a once millones de personas» y que instrumentos como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) fueron creados «cuando se paró la actividad».

«Este año encaramos otras políticas, la idea es crear 300 mil puestos de trabajo; urbanizar 400 barrios porque tenemos cuatro millones de personas hacinadas; y el tercer objetivo, es poner en marcha 800 jardines», precisó.

Consultado sobre la posibilidad de un rebrote del coronavirus en Argentina, comentó que mantuvo «una reunión con todos los ministros (de su área) de América Latina, en un encuentro organizado por la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), donde hablamos del tema, y si hay rebrote y se cierran actividades vamos a generar políticas sociales excepcionales».

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, adelantó este viernes que el Gobierno evalúa “el aumento en el monto de la tarjeta Alimentar, que llega a un millón y medio de familias y tiene como objetivo la compra de alimentos”.

“Está claro que ha habido un aumento importante en el costo de los alimentos y por eso estamos evaluando un aumento en el monto de la tarjeta Alimentar”, indicó Arroyo al hablar con radio Futurock.

En este sentido, el funcionario precisó que del relevamiento que hace el ministerio en barrios populares surgió que “hubo un aumento de los alimentos de cerca del 50% este año (por 2020), y sobre esa base es que estaremos adecuando el monto de la tarjeta Alimentar rápidamente”.

En otro orden, el ministro consideró que “más allá del coronavirus y la falta de trabajo, el costo de los alimentos y el endeudamiento de las familias son los dos problemas que existen en los barrios”.

Arroyo dijo que el Gobierno analiza tres iniciativas para atacar estos problemas: el aumento del monto de la tarjeta Alimentar, la urbanzación de barrios y la extensión del plan Potenciar Trabajo.

“El aumento del monto de la tarjeta Alimentar, estamos extendiendo el plan Potenciar Trabajo, donde ya hay más de 800.000 personas, y estamos urbanizando barrios, ya estamos en 78 barrios llegando con lotes con servicio y abriendo calles”, precisó.

Al responder una pregunta respecto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y qué condiciones tendrían que darse para que se vuelva a aplicar, indicó que “el IFE tuvo que ver con el cierre de las actividades económicas” y explicó que ahora están viendo “qué pasa con los rebrotes, y si hay un rebrote y la situación económica se complica, se tomarán medidas excepcionales”.

Sobre la vuelta a clases, dijo que “tenemos que ir a la presencialidad claramente, con protocolos y condiciones específicas, pero tenemos que ir a la presencialidad, porque la familia funciona alrededor de la escuela”.

Asimismo, remarcó que “hay más de tres millones de chicos que comen habitualmente en las escuelas» y que por ese motivo, en el marco de la pandemia, en 2020 se entregaron bolsones de alimentos a las familias.

«Si vuelve la presencialidad a la escuela la idea es que el servicio escolar incluya esa asistencia alimentaria”, asumió.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, consideró hoy que “los nuevos pobres», que cayeron en la pobreza debido a la pandemia de coronavirus «se recuperaran en 2021» y sostuvo que «ya se está reactivando la actividad económica y va a haber más trabajo”.

“En el 2021 se van a recuperar todos aquellos que cayeron en la pobreza por la pandemia”, expresó el ministro en entrevistas que brindó esta mañana a radio Rivadavia y CNN, en las que planteó que uno de los objetivos del Gobierno nacional es la creación de 300.000 empleos, ya que «la clave para la recuperación es el trabajo”.

“Se van a recuperar el año que viene los llamados nuevos pobres, que no tienen problemas de vivienda, sino que el problema fue la falta de ingresos por la pérdida del trabajo”, precisó el funcionario nacional.

En ese marco, Arroyo afirmó que “el año que viene se va a ir recuperando el trabajo y el sector informal también y eso va a ayudar a regular la sociedad y la familia”.

En ese sentido, señaló que uno de los objetivos del Gobierno nacional es “la creación de 300.000 puestos de trabajo” y sostuvo que “el punto clave para la recuperación económica y el reordenamiento social y familiar tiene que ver con la recuperación del trabajo”.

Sobre la situación actual del empleo, señaló que “una parte del sector informal ya recuperó su empleo y ya tiene sus ingresos, pero otros no lo pudieron recuperar o lo hizo a medias y sus ingresos se redujeron”.

A pesar de que reconoció que “la situación es crítica” y que “hay gente que la está pasando mal”, Arroyo sostuvo que “en las últimas cuatro semanas hay un descenso de gente en los comedores”.

“Bajó la cantidad de gente en los comedores y eso tiene que ver con que hay más changas en el sector de la construcción y en el área textil”, fundamentó.

Con respecto a las cifras difundidas por la Universidad Católica Argentina (UCA), dijo que “la pobreza es del 44 por ciento en el tercer trimestre y en los más chicos llega al 60 por ciento, que es el dato más complicado”.

“Hay una pobreza estructural y una pobreza en pandemia. la Argentina tiene un 30 por ciento de pobreza estructural, ahora está en 44 porque se desacomodó la situación y el efecto de la pandemia”, agregó.

En tanto, aseveró que “no hay condiciones para un conflicto social en Argentina; no hay ánimo en la sociedad para un conflicto, pero es claro que hay gente que la está pasando mal y está angustiada”.

Para dar contención social en el último mes del año, el ministro reafirmó que se invertirán “63.000 millones de pesos en diciembre en la protección social” por diferentes vías como ser la duplicación del monto de la Tarjeta Alimentaria; un bono de $9.450 para los beneficiarios del programa Potenciar Trabajo; un plus de $6.000 por hijo de la Asignación Universal; incremento de fondos para los comedores y merenderos; y la entrega de 1.700.000 cajas navideñas”.

Entre otros objetivos para el 2021 del área social, remarcó “la urbanización de 400 barrios por año y la creación de 800 jardines de infantes y maternales porque otra de las claves será que todos los niños vayan a los jardines desde los 3 años y también concurran a los jardines maternales desde los 45 días para achicar la desigualdad en los más pequeños”.

Fuente: Telam

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró que “el Estado no se retira” de su rol de asistir a los sectores más vulnerables, a partir del anuncio de que ya no se pagará el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), y sostuvo que se continuará “acompañando a todas las personas que tienen dificultades para reinsertarse” en el mercado laboral.

“El IFE llegó a nueve millones de personas, una parte logró volver al esquema laboral y nosotros vamos a acompañar a los que no pudieron hacerlo”, subrayó Arroyo.

En este sentido, enumeró planes como el Potenciar Joven, que apuntará “a los jóvenes de 18 a 29 años” y el Potenciar Trabajo, para «quienes tienen trabajo pero perdieron ingreso”.

En este último caso, el funcionario explicó que “son 9.400 pesos, la mitad del salario mínimo y la persona tiene que dar una contraprestación de cuatro horas de trabajo”.

“En el caso de los jóvenes, que ampliamos la brecha de 18 a 29 años, la ayuda es una beca de 8.500 pesos hasta 12 meses. Los jóvenes presentan un proyecto y nosotros lo financiamos”, precisó.

Asimismo, Arroyo dijo que la ayuda estatal continuará con “la duplicación de la tarjeta alimentaria a fin de año» y reafirmó que desde el Gobierno se están «evaluando los bonos para los sectores que necesitan ingresos”.

El funcionario explicó qu,e durante los meses de abril, mayo y junio, la pobreza trepó “al 47 por ciento” y remarcó que “tenemos 56 por ciento de pobreza en los menores de 14 años”.

“En el caso de los jóvenes, que ampliamos la brecha de 18 a 29 años, la ayuda es una beca de 8.500 pesos hasta 12 meses. Los jóvenes presentan un proyecto y nosotros lo financiamos””

En tanto, sostuvo que desde su cartera impulsan también la creación de 300 mil puestos de trabajo en sectores como la alimentación, la construcción y el reciclado, a lo que se suman el plan para urbanizar 400 barrios populares por año y crear 800 jardines de infantes.

En cuanto a la ejecución del presupuesto de su cartera, manifestó que, “durante la pandemia, el 80 por ciento del presupuesto iba a asistencia alimentaria y el 20 a planes destinados al trabajo», y señaló que «el año que viene el foco estará en la inserción laboral”.

Asimismo, el ministro de Desarrollo Social consideró “un problema serio” el aumento en los precios de alimentos y dijo que la inflación de esos productos en los barrios es incluso superior a la inflación de alimentos a nivel país.

“Por eso estamos duplicando el monto de la tarjeta alimentaria y en diciembre haremos una carga doble”, informó Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, marcó como un objetivo del gobierno nacional “rescatar a los que a partir de la pandemia cayeron en la pobreza” y sostuvo que luego de la emergencia sanitaria por el coronavirus “hay que generar trabajo, llevar adelante proyectos productivos y que la gente acceda al monotributo social”.

En declaraciones a radio La Red, Arroyo manifestó que se “siente bien” tras este viernes haber confirmado que dio positivo de coronavirus, y señaló que «estaba yendo a los barrios, a todos lados, por lo que sabía que en algún momento me iba a tocar, ya que hay circulación comunitaria» del nuevo virus.

Con respecto a los efectos de la pandemia en la situación social y económica, el ministro consideró que desde el Gobierno “primero hay que rescatar a los que a partir de la pandemia cayeron en la pobreza y luego debemos atender a la pobreza estructural, histórica».

En ese sentido, aseguró que “hay que generar trabajo, llevar adelante proyectos productivos y que la gente acceda al monotributo social”.

«Otro eje importante en la reconstrucción del trabajo es la urbanización de los 4.000 barrios populares de Argentina», estimó el funcionario nacional.

Al respecto de los planes sociales, el titular de la cartera de Desarrollo Social afirmó que «el apoyo que da el Estado entendemos que debe tener una contraprestación, que puede ser trabajar o terminar el secundario», indicó Télam.

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, confirmó esta mañana que dio positivo en coronavirus y adelantó que continuará con sus tareas oficiales desde su domicilio y en forma remota.

«Quiero contarles que di positivo de COVID-19. Tengo síntomas leves y me encuentro bien de ánimo», informó Arroyo a través de su cuenta en Twitter.

El funcionario indicó que seguirá «trabajando de forma remota».

Por último, el ministro de Desarrollo Social pidió a la población: «Es muy importante que sigamos cuidándonos entre todas y todos», señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró hoy que “hay mucha gente sin ingresos y tiene que ser acompañada” al ser consultado sobre la continuidad, o no, del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o su reemplazo por el Ingreso Universal.

“No quiero adelantarme porque se están evaluando distintas alternativas, pero está claro que hay gente sin ingresos o bajos ingresos que tiene que ser acompañada”, dijo.

En este sentido, recordó que, “antes de la pandemia, había 8 millones de personas que recibían asistencia alimentaria» y ahora están en «11 millones”.

El funcionario explicó que a este número se llegó porque, como consecuencia de la pandemia, se agregó a la demanda de alimentos gente que vivía de changas y que, por las medidas de prevención de contagios, no pudo continuar con ellas.

“A los que ya estaban en los comedores y centros comunitarios se agregaron quienes hacían changas e iban a un comedor muy eventualmente; el que nunca había estado en un comedor e incluso el que tiene un trabajo formal pero sus ingresos no le alcanzan”, enumeró Arroyo.

El ministro indicó que esas 11 millones de personas que recibe asistencia de alimentos «va fluctuando cuando se recarga la tarjeta alimentaria, pero permanece estable en 11 millones de personas, y marca el nivel de ayuda del Estado pero también el nivel de deterioro social”.

Arroyo precisó que los datos actualizados al 31 de julio indican que el Estado invirtió “70.000 millones de pesos en alimentos, en sólo siete meses, comparados con los 28.000 millones durante todo el año pasado”.

“De este total de 70.000 millones -precisó- unos 52.000 millones fueron a través de la tarjeta alimentaria y el resto compra de alimentos y dinero derivados a comedores y comedores comunitarios, unos 3000 centros a los que transferimos fondos”.

Arroyo aseguró que “lo positivo» es que se logró cubrir la necesidad», pero asumió que aún es necesario «mejorar la calidad nutricional”.

Sobre la compra de alimentos, en tanto, dijo que el ministerio se rige “por los precios máximos que fija la Secretaría de Comercio» y que compran «por debajo de estos precios máximos”, señaló Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo hoy que el Gobierno busca generar 300 mil empleos a través de «un vínculo entre las prestaciones y los planes sociales», aunque indicó que ahora la prioridad es «la asistencia alimentaria, que alcanza a 11 millones de personas».

«Estamos haciendo un proceso para crear 300 mil puestos de trabajo y que permite ser monotributista social en un contexto en el que 11 millones de personas reciben asistencia alimentaria, cifra extendida por la pandemia», indicó el funcionario.

No obstante, aseguró que «hoy la prioridad es la asistencia alimentaria» y apuntó que, en una segunda etapa, se busca que «las medidas se vinculen en un 50% a la asistencia y el resto a la generación de empleo».

La salida es el trabajo y vemos cinco sectores como potenciales generadores de empleo: construcción, producción de alimentos, industria textil, economía del cuidado y reciclado

«Claramente, la salida es el trabajo y vemos cinco sectores como potenciales generadores de empleo: construcción, producción de alimentos, industria textil, economía del cuidado y reciclado», enumeró.

Por otra parte, aseguró que «permanentemente hay reclamos» vinculados al área de Desarrollo Social y mencionó que el Ministerio «trabaja en tomar nota, en particular, con «personas con discapacidad y los adultos mayores».

Arroyo también se refirió al registro que realizan las autoridades sobre los comedores y contó que «algunos funcionan todos los días y otros se van alternando».

«Vamos cubriendo todo: armamos un comité de emergencia en cada barrio y donde hay baches, vamos y acompañamos», expresó Télam.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, resaltó hoy que el Gobierno logró «una cobertura social importante», pero advirtió que hay que atender «el serio problema de calidad nutricional» y mencionó que «el costo de los alimentos, en aumento, juega en contra de la buena nutrición».

«Se logró una cobertura importante: hay 11 millones de personas que reciben asistencia alimentaria, pero hay un serio problema de calidad nutricional, ya que 67% de las compras realizadas con la tarjeta alimentaria eran destinadas a leche, carne, frutas y verduras previo a la pandemia de coronavirus y hoy es menos de 50%», precisó.

El funcionario participó esta mañana en una videoconferencia en la que se presentó el Observatorio de la Lucha Contra el Hambre, iniciativa enmarcada dentro del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre conformado por el Gobierno.

«Es muy importante el Observatorio y tener información, ya que, en la actualidad, hay dos grandes ejes de la política social: los planes Argentina contra el Hambre y Potenciar Trabajo, pero tenemos varios datos dispersos y la necesidad de tener información más precisa y analizada, por eso lo que va a hacer el ISEPCi es clave», sostuvo.

El ISEPCi (Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana) es uno de los entes que fueron convocados por el Gobierno para desarrollar el Observatorio presentado hoy, que incluye a universidades, institutos de investigación y organizaciones no gubernamentales.

La finalidad del Observatorio es evaluar el impacto de las políticas públicas en la lucha contra el hambre para corregir lo que sea necesario, robustecer las medidas que tengan efectos positivos y buscar alternativas a las que no tengan las consecuencias deseadas, informó el ISEPCi en un comunicado.

«Es evidente que el costo de los alimentos sigue subiendo y eso juega en contra de la buena nutrición porque, en la medida en que suben los precios, todo el mundo termina endeudándose», advirtió Arroyo.

El ministro evaluó que el costo de los alimentos y el endeudamiento que genera son «dos temas verdaderamente críticos» porque «se termina tomando crédito en la financiera del barrio a 200% de interés anual». 

En otro orden, el funcionario destacó la importancia de lanzar el Registro Nacional de Comedores e indicó que se busca seguir el modelo de los comedores «más formalizados».

En esos comedores «hay una cuenta bancaria para depositar fondos y descentralizar y que el propio comedor compre en los comercios de cercanía», explicó Arroyo en la videoconferencia, tras destacar que, de esa forma, las compras «se pueden orientar más a comprar leche y verduras».

Se informó también que, en los próximos meses, el ISEPCi realizará una encuesta nacional a 10.000 familias de barrios populares en varias provincias para relevar información sobre su situación alimentaria y la influencia de las medidas oficiales más relevantes en la materia, señaló Télam.