Tag

Brasil

Browsing

«Fernando Cerimedo divulgó noticias fraudulentas sobre (el resultado de) las elecciones, en una estrategia ilícita y antidemocrática», destaca el documento de la Policía Federal brasileña al que accedió LPO, que investigó las «milicias digitales» que buscaron impedir la asunción de Lula.

Fernando Cerimedo, el estratega digital del presidente Milei es uno de los blancos de la Policía Federal brasileña, en la investigación por el intento de golpe contra Lula que tiene contra las cuerdas a Bolsonaro.

Cerimedo participó de la campaña de Bolsonaro y según la justicia brasileña fue una pieza clave en la construcción de las «milicias digitales» que impulsaron el ataque al Presidencia y el Congreso en Brasilia, para impedir la asunción de Lula, en una copia de la estrategia trumpista de deslegitimar el resultado electoral, luego de la derrota.

Este consultor fue y es el cerebro digital de Milei y es señalado como el creador del ejército de trolls que el libertario tiene en las redes para atacar a sus adversarios políticos, periodistas, artistas y cualquiera que exprese alguna crítica o algún comentario que le moleste.

LPO accedió en exclusiva al dictamen del juez de la Corte Suprema de Justicia de Brasil, Alexander de Moraes, que tiene a su cargo la investigación por el intento de subvertir el orden constitucional de Brasil para impedir que Lula asuma el cargo de presidente.

Según ese documento d ela justicia brasileña, el fundador de La Derecha Diario integró uno de los seis grupos que trabajaron de forma coordinada en una operación llamada «Tempos Veriatis».

Cerimedo es señalado como una pieza clave del grupo de «Desinformación y ataques al sistema electoral», liderado por el ex ministro de Justicia de Bolsonaro, Anderson Torres.

Los grupos detectados por la justicia para concretar el golpe cívico-militar estaban liderados por la primera línea del gobierno de Bolsonaro. Entre ellos se puede mencionar al grupo «Incitación a militares» comandado por el ex candidato a vice Walter Souza Braga Netto; «Legales» por el detenido Filipe Martins; «Inteligencia paralela» por el poderoso general Augusto Heleno, también detenido y «Oficiales de Alto Rango» liderado por el almirante Almir Garnier Santos.

Cerimedo es señalado por la justicia brasileña como una pieza clave del grupo de «Desinformación y ataques al sistema electoral», liderado por el ex ministro de Justicia de Bolsonaro, Anderson Torres.

La Suprema Corte de Brasil investiga la actuación de una organización criminal que participó en el «intento de golpe de Estado y abolición del Estado Democrático de Derecho» por el que ya hay cuatro detenidos y decenas de investigados. Se trata de una causa gravísima, por la que el ex presidente Bolsonaro ya tuvo que entregar el pasaporte y no puede salir del país. En la Justicia hablan de codenas de hasta 30 años, si se confirman las acusaciones.

En el tramo del documento que analiza la conducta de Cerimedo, se afirma que «el grupo investigado incluso actuó a través de milicias digitales para repercutir y amplificar a través de multicanales la idea de que las elecciones presidenciales fueron fraudulentas, animando a sus seguidores a «resistir» en frente a cuarteles e instalaciones de las Fuerzas Armadas y crear el entorno adecuado para la intervención federal comandados por fuerzas militares».

«Los ataques al proceso de votación electrónica no comenzaron después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2022. El grupo ahora investigado, desde 2019, utilizó el modus operandi desarrollados por la autodenominada GDO («Oficina del odio») para propagar la idea de vulnerabilidad y fraude en sistema de votación electrónica del país», agrega el documento.

En efecto, replicando la estrategia de Donald Trump ante la posibilidad de una derrota ante Joe Biden, los estrategas en estas guerras de desinformación que asesoraron a Bolsonaro, empezaron a tratar de socavar la credibilidad del sistema electoral de Brasil, para eventualmente desconocer un triunfo de Lula que impidiera la reelección de Bolsonaro.

La Oficina del Odio era un gabinete paralelo que funcionaba al lado del despacho presidencial en Brasilia y estaba comandado por Carlos Bolsonaro, el hijo de Jair que manejaba una maquinaria comunicacional de noticias falsas en las redes sociales y WhatsApp, que instaló la idea de fraude ante el triunfo de Lula. Cerimedo es investigado como una pieza clave de esas milicias digitales.

La Oficina del Odio era un gabinete paralelo que funcionaba al lado del despacho presidencial en Brasilia y estaba comandado por Carlos Bolsonaro. El hijo de Bolsonaro en los papeles es concejal de Río de Janeiro pero en los hechos manejaba esa maquinaria que distribuía noticias falsas en las redes sociales y WhatsApp, que instaló la idea del fraude ante el triunfo de Lula. Cerimedo es investigado como una pieza clave de esas milicias digitales.

En el reparto de tareas familiares, los hijo de Bolsonaro tienen roles bien claros: Carlos en el jefe de la manipulación de la información, Flavio se ocupa de la estructura económica y la relación con las milicias de Río de Janeiro y Eduardo maneja la agenda internacional con la ultraderecha global.

De hecho, Eduardo Bolsonaro visitó la Argentina duranta la pasada campaña electoral para apoyar a Milei. El vínculo es tan cercano, que en la ceremonia de asunción, Milei le dio al ex presidente de brasil un lugar destacado entre los presidentes en ejercicio, en el palco que armó en las escalinatas del Congreso.

Por la «Oficina del Odio», la Corte abrió una investigación en 2019 que todavía está en curso y también involucra a Cerimedo. Además, como jefe de esa estructura, Carlos Bolsonaro tenía nexos con agentes de una inteligencia paralela armada para espiar opositores y utilizar información para campañas de desprestigio. Por esta denuncia, la familia Bolsonaro fue blanco de allanamientos hace dos semanas, como reveló LPO.

Ante las mentiras difundidas por esta estructura y la logística garantizada por sectores militares y aliados económicos que proporcionaron camiones para el corte de rutas que buscó impedir la asunción de Lula, el actual presidente dispuso la intervención de Brasilia y la suspensión del gobernador bolosanrista y su secretario de Seguridad, Anderson Torres, jefe del grupo en el que operaba Cerimedo y que se fugó a Estados Unidos. En la Casa de Torres se encontró la «minuta del golpe» que detallaba todos los pasos del plan golpista.

Según la Policía Federal, «la presentación solicitada por el Partido Liberal ante el Tribunal Superior Electoral constituiría el último acto del grupo para protestar formalmente contra el resultado de las elecciones presidenciales, en la búsqueda de anticipar motivos para la ejecución de un golpe de Estado».

Revelado el intento de golpe, Lula dispuso la intervención de Brasilia y la suspensión del gobernador bolosanrista y su secretario de Seguridad, Anderson Torres, jefe del grupo en el que operaba Cerimedo y que se fugó a Estados Unidos. En la Casa de Torres se encontró la «minuta del golpe» que detallaba todos los pasos del plan golpista.

«Paralelamente al intento de revertir el resultado de las elecciones presidenciales, la autoridad policial señala que una segunda línea de acción fue adoptada por el grupo investigado, con la planificación y ejecución de actos encaminados a subvertir el Estado Democrático de Derecho, a través del ejército con un golpe para impedir la toma de posesión del Presidente legítimamente elegido, asegurando que el entonces Presidente Jair Bolsonaro permanezca en el poder», continúa el documento de 135 páginas.

La Policía Federal destaca en el documento que «Cerimedo utilizó los mismos argumentos falsos creados por los hackers, citados en una conversación sostenida entre Mauro Cid (el arrepentido que aportó toda la información para la investigación) y Sergio Ricardo Cavaliere de Medeiros y acusa al ex jefe de campaña de Milei de haber armado un Google Drive desde accedían a los archivos que contienen la grabación de la transmisión en vivo y la versión editada del video, para facilitar la difusión de noticias fraudulentas y amplificar la desinformación ilícita».

«Los expedientes estarían relacionados con la difusión de información falsa sobre máquinas de votación electrónica, destacando el vínculo entre el contenido abordado en la transmisión en vivo realizada por el argentino y el grupo ahora investigado», añade el texto, en referencia a Cerimedo a quien acusa concretamente de instrumentar un live de Facebook para difundir noticias falsas sobre fraude que socaven la credibilidad del triunfo de Lula.

Para la Justicia de Brasil hubo una «acción coordinada de miembros del grupo criminal para amplificar las falsas narrativas que construyeron y replicaron sobre el sistema electoral brasileño, mediante la acción mantenida entre Fernando Cerimedo y el resto de los miembros de la banda».

El texto de la Suprema Corte agrega que «la cronología de los hechos presentados demuestra que los investigados utilizaron, de manera coordinada, diversos medios para difundir información falsa sobre el proceso electoral brasileño. Como se explicó anteriormente, el material que presenta falsas vulnerabilidades en las máquinas de votación electrónica producidas antes de 2020, elaboradas por el grupo, incluso con la ayuda de lo que Mauro Cid llamó «nuestra gente», refiriéndose a expertos en el campo de TI (incluidos los piratas informáticos)».

Siguiendo la estrategia de difusión multicanal, los investigados reenviaron el contenido al argentino Fernando Cerimedo quien difundió el material falso en una transmisión en vivo realizada el 04/11/2022. El contenido en vivo fue resumido y difundido por varios miembros de la organización, incluido personal militar con el objetivo de eludir las órdenes judiciales de bloqueo, los investigados pusieron el contenido a disposición en servidores ubicados fuera del país.

«Siguiendo la estrategia de difusión multicanal, los investigados reenviaron el contenido al argentino Fernando Cerimedo quien difundió el material falso en una transmisión en vivo realizada el 04/11/2022. El contenido en vivo fue resumido y difundido por varios miembros de la organización, incluido personal militar con el objetivo de eludir las órdenes judiciales de bloqueo, los investigados pusieron el contenido a disposición en servidores ubicados fuera del país. También se identificó que el mismo contenido también figuraba en el documento denominado «bolsonaro min defensa 11.06- semifinal.docx», dirigido al general Paulo Sérgio Nogueira, entonces Ministro de Defensa y remitido por Mauro Cid al General Braga Netto, vía WhatsApp». concluye el texto.

Braga Netto fue ministro de Defensa y jefe de Gabinete de Bolsonaro y durante la crisis de la pandemia se convirtió en una suerte de presidente de hecho de Brasil, como representante del grupo de militares que sostenían a Bolsonaro.

Cerimedo es amigo de Eduardo Bolsonaro desde 2010, lo conoció en un curso de Durán Barba en Estados Unidos y organizó la visita a la Argentina del menor de los Bolsonaro. Cerimedo trabajó codo a codo en la campaña de Milei con otro ex pupilo de Duran Barba, el consultor Santiago Caputo, ahora principal asesor político del presidente Milei.

La investigación en Brasil por el intento de golpe a Lula no es menor. Por primera vez en la historia hay militares de alto rango detenido por conspirar contra la democracia, algo que no ocurrió ni siquiera al finalizar la dictadura.

Por eso, como publicó en exclusivo LPO, las Fuerzas Armadas buscan abrir un canal de negociación con Lula para evitar más detenciones que pongan en riesgo la reputación de la institución militar. Ante eso, habrá monedas de cambio que podrían terminar tras las rejas si esto avanza, entre ellos Jair Bolsonaro y dos militares muy importantes como Braga Netto y Augusto Heleno.

 

La Policía Federal de Brasil registró esta mañana el despacho del diputado bolsonarista Carlos Jordy, del Partido Liberal (PL), líder de la oposición al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva en la Cámara de Diputados, por su presunta responsabilidad en actos golpistas contra el actual mandatario.

La Policía brasileña lleva un año investigando el intento golpista del 8 de enero de 2023 protagonizado por miles de seguidores del expresidente Jair Bolsonaro (2019-2022) que pretendieron ocupar las sedes de los tres poderes constitucionales, pero esta es la primera vez en que registra presencialmente el despacho de un diputado bolsonarista.

Jordy es sospechoso de liderar actos antidemocráticos de respuesta al resultado de las elecciones de octubre de 2022, en las que Lula venció a Bolsonaro por un estrecho margen de votos.

Durante las elecciones, bolsonaristas de todo el país cortaron carreteras y organizaron acampes frente a los cuarteles del Ejército pidiendo una intervención militar, un movimiento que culminó con el intento golpista de Brasilia del 8 de enero.

Para los investigadores, los cortes de rutas y los acampes pueden haber sido momentos preparatorios para la destrucción del Congreso Nacional, el Palacio del Planalto y el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema).

Además del citado diputado, la policía también tiene como objetivo a otras diez personas, cuyas identidades no fueron divulgadas.

En sus redes sociales, el diputado calificó la acción de la policía de “autoritaria, sin fundamento, sin ningún indicio, que solamente busca perseguir, intimidar y crear narrativa en vísperas de las elecciones municipales (estos comicios se celebrarán en noviembre de este año)”.

Jordy también aseguró que el 8 de enero no incitó a las personas ni estuvo en los campamentos frente a los cuarteles del Ejército, aunque remarcó que las personas tenían derecho a manifestarse contra el Gobierno electo.

La selección argentina volverá al lugar en donde empezó su saga ganadora de los últimos dos años con la obtención de la Copa América en 2021: Brasil y su mítico escenario, el estadio Maracaná, para enfrentar este martes desde las 21.30 hs a un disminuido y convulsionado representativo local por la sexta fecha de Eliminatorias, en las que los dirigidos por Lionel Scaloni son líderes y los de Fernando Diniz se ubican quintos.

Y esto pasa no solamente por repetir en el Maracaná una victoria sobre Brasil como la alcanzada el 10 de julio de 2021 (1 a 0, con gol de Ángel Di María, en la final de la Copa América), sino porque está ante la gran oportunidad de despojar a los dueños de casa de una de las pocas marcas importantes que les quedan en Eliminatorias: su invicto como locales.

Por eso, no solamente el segundo triunfo consecutivo en el estadio “mais grande do mundo” será histórico, sino justamente lo que vendrá aparejado con ello, y máxime con Argentina luciendo su condición de vigente campeón del mundo.

Para los capitaneados por Lionel Messi esta ocasión luce inmejorable, es un “aquí y ahora”, ya que su último rival de este 2023 llega muy golpeado a este compromiso, con tres partidos sin ganar y las últimas dos derrotas en fila frente a Uruguay y Colombia. Previamente había empatado con Venezuela como local.

Esto provocó que la indefinida situación de Diniz, quien cumple un aparente interinato de larga duración mientras se espera para el año próximo la llegada del italiano Carlo Ancelotti, que se desvincularía de Real Madrid, sea cada vez más complicada por los cuestionamientos que recibe desde todos los sectores de la opinión pública y los medios locales el también entrenador campeón de la Copa Libertadores con Fluminense.

Y esta tarea “part time” se le dificulta sobremanera a partir de que media docena de las principales figuras de la “selecao” están lesionadas y no podrá contar con ellas para el superclásico sudamericano de este martes.

Esos seis ausentes con nada menos que los “Juniors”, Neymar y Vinicius, los dos principales referentes de su ataque, a los que se suma Richarlison, más el “equilibrista” de la mitad de la cancha, Casemiro, y dos puntales de su defensa como el arquero Everton y el central Danilo. Demasiado para sostener en el tiempo una estructura de juego sólida.

Y a todo esto le sumará Argentina, con otro triunfo, “sacarse de encima” los rubores de la derrota sufrida frente al Uruguay de Marcelo Bielsa en la Bombonera el jueves pasado, cuando mostró algunos puntos flacos tanto en lo individual como en lo colectivo, lo que lo hizo sucumbir ante un conjunto oriental más joven y más dinámico.

Este partido también representa la disputa de un partido de Eliminatorias entre ambos protagonistas del “superclásico sudamericano” en Brasil después de ocho años, puesto que en la clasificación para Qatar 2022 el encuentro que debía desarrollarse en San Pablo fue interrumpido apenas cinco minutos después de comenzado, cuando un funcionario de ANVisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) ingresó al campo.

La prevención sanitaria imperante a raíz de la pandemia de coronavirus aun en ese mes de septiembre de 2021 hizo que finalmente el partido no continuara y la delegación argentina regresó a Ezeiza sin jugar.

El seleccionado argentino realizó hoy el último entrenamiento antes de viajar a Brasil para afrontar mañana el clásico sudamericano en el estadio Maracaná de Río de Janeiro por la sexta fecha de las Eliminatorias rumbo al Mundial 2026.

Apenas cinco minutos después de las 11.00, el capitán Lionel Messi fue el primero que apareció en la cancha principal junto a Leandro Paredes y Rodrigo De Paul.

Atrás de ellos salió el cuerpo técnico encabezado por Lionel Scaloni.

Antes del inicio de la actividad, hubo una extensa charla de Messi, De Paul y Paredes, mientras el resto del plantel realizaba juegos con pelota.

Ángel Di María estuvo cerca de los tres referentes junto a Giovani Lo Celso, Cristian Romero, Nahuel Molina, Julián Álvarez y Nicolás Otamendi, el último en sumarse al grupo.

Del otro lado, la otra parte del plantel se juntó para hacer juegos con pelota.

Allí estaba Lucas Ocampos, quien se entrenó con normalidad tras quedarse afuera del partido contra Uruguay por una molestia.

Ya con todo el plantel completo, el preparador físico, Luis Martín, encabezó las tareas de entrada en calor.

Antes del cierre de los 15 minutos abiertos a la prensa, los futbolistas se reunieron en el círculo de la mitad de cancha para el tradicional loco.

En la última práctica, Scaloni afinará los detalles del equipo que visitará mañana a Brasil en el estadio Maracaná.

El entrenador brindará la habitual conferencia de prensa cerca de las 12.30 y se espera que pueda adelantar algo de la formación que presentará mañana desde las 21.30 en el último partido del 2023.

El plantel almorzará y descansará en la concentración del predio y a las 18.00 está programado el vuelo chárter hacia Río de Janeiro.

La presencia de Ángel Di María en lugar de Nicolás González desde el arranque respecto de la derrota ante Uruguay, o bien la salida del atacante de la Fiorentina, para que ingrese en su lugar Leandro Paredes, son las alternativas que maneja el entrenador del seleccionado argentino, Lionel Scaloni, para visitar este martes a Brasil, en el estadio Maracaná, por la sexta fecha de Eliminatorias.

Si bien el seleccionado entrenó esta mañana en el predio de AFA en Ezeiza y no se paró equipo alguno, lo cierto es que esas dudas, así como la repetida en el centro del ataque entre Lautaro Martínez y Julián Álvarez, con preferencia para el “Toro” si juega Paredes, son las que baraja el cuerpo técnico para afrontar este encuentro ante los brasileños, que tendrán seis ausencias de mucho peso por lesiones.

Efectivamente, las bajas de los dirigidos por Fernando Diniz son de seis titulares estelares, como Neymar´,Vinicius y Casemiro, más el arquero Ederson, Danilo y Richarlison.

Por lo pronto, parte de las dudas que hoy tiene Scaloni tratará de despejarlas desde las 10.30 de mañana en el predio de AFA, cuando realice el último entrenamiento antes de emprender vuelo rumbo a Río de Janeiro a partir de las 18.

Después de la práctica, sobre el mediodía, el entrenador argentino ofrecerá la habitual conferencia de prensa prepartido en el predio de Ezeiza.

Una vez en Brasil, la delegación se hospedará en un hotel de la exclusiva zona de Barra de Tijuca, a la espera del partido del martes a las 21.30 para el que ya se agotaron las 69.000 entradas que estaban disponibles.

Por lo tanto, la probable formación argentina sería la siguiente: Emiliano Martínez; Nahuel Molina, Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Alexis Mac Allister y Enzo Fernández; Lionel Messi, Lautaro Martínez o Julián Álvarez y Ángel Di María, Nicolás González o Leandro Paredes.

El seleccionado argentino, campeón del mundo en Qatar 2022, se rearma luego de la derrota ante Uruguay, por 2 a 0, de cara a un nuevo clásico ante Brasil, en el Maracaná, por la 6ta. fecha de Eliminatorias Sudamericanas.

El día después del gran triunfo uruguayo implicó un escenario distinto para un seleccionado acostumbrado a ganar y que no conocía la derrota desde el 2-1 ante Arabia Saudita, en el inicio de la última Copa del Mundo.

La amargura por el resultado ya quedó atrás y el plantel “albiceleste”, confiado de su potencial y consciente de que algún día iba a perder, se enfocó en recuperar energías para otro duelo clave de Eliminatorias.

Los campeones del mundo se entrenaron hoy pasadas las 10.30 en el predio de la AFA. Aquellos que no tuvieron rodaje en el clásico rioplatense hicieron ejercicios “de mayor carga e intensidad”, según apuntó la prensa de AFA, donde hubo bloques físicos y técnicos con movimientos futbolísticos en espacio reducido.

Los que fueron titulares en La Bombonera efectuaron tareas regenerativas en el gimnasio junto con el preparador físico Luis Martín.

El plantel quedó liberado hasta mañana, cuando retomen los entrenamientos en Ezeiza, desde las 18, a puertas cerradas, y repetirán el domingo, a las 10.30, sin acceso para la prensa.

El seleccionador Lionel Scaloni se mostró cauto poco después de la primera derrota en el año y admitió que la Argentina fue superada por Uruguay en todas sus líneas.

Scaloni deslindó responsabilidades puntuales y sus declaraciones se alinearon con el pensamiento del volante Rodrigo De Paul, quien poco después del 0-2 frente a los uruguayos, dijo: “Siempre que tenemos una derrota, creo que somos todos responsables como en las victorias. Me siento un jugador muy importante en este equipo, así que siempre las responsabilidades hay que tomarlas cuando son derrotas”.

Si bien Scaloni expuso un mensaje de unidad y apoyo, el análisis interno con el resto de sus colaboradores lo llevará a tomar decisiones con vistas al partido del martes en el Maracaná.

Argentina sabe que debe dar vuelta la página y ya analiza a un Brasil que no llega en su mejor momento, luego de la derrota 2-1 ante Colombia, con la ausencia de varios futbolistas de renombre como Neymar, Casemiro y Ederson.

Además, la reciente baja del crack de Real Madrid Vinicius Jr. deja aún más diezmado al plantel dirigido por Fernando Diniz, el DT de Fluminense.

“Es muy atractivo el partido que se viene. Los Brasil-Argentina son muy distintos, es un clásico, en el Maracaná, donde tenemos un lindo recuerdo de la última vez. Va a ser un partido muy difícil, pero estamos preparados para eso”, señaló De Paul.

El crack y capitán Lionel Messi finalizó el partido sin contratiempos, más allá de lo áspero y rudo que resultó por la intensidad de los jugadores uruguayos.

La zona media argentina fue el punto más bajo, con una deslucida actuación del volante de Liverpool, Alexis Mac Allister, quien fue reemplazado en el entretiempo.

Tanto Enzo Fernández, que no recibió tarjeta amarilla y esquivó una eventual suspensión, como De Paul se mostraron imprecisos y sobrepasados por la férrea marca uruguaya, pero son pilares con ascendencia en el equipo.

La línea defensiva tampoco ofreció garantías y sólo Cristian “Cuti” Romero obtuvo un “aprobado”.

El delantero Nicolás González no pudo aprovechar la titularidad y la entrada de Ángel Di María le dio más profundidad al ataque. El cuerpo técnico argentino también evaluará la condición física de “Fideo”, quien en la anterior doble jornada de Eliminatorias Sudamericanas quedó al margen por lesión.

Giovani Lo Celso, Exequiel Palacios, Marcos Acuña, Paulo Dybala y Leandro Paredes se posicionan otra vez como principales opciones en caso que Scaloni decida cambios para visitar a Brasil.

Scaloni brindará una conferencia de prensa el lunes, al mediodía, y horas más tarde se unirá a la delegación argentina que viajará con destino a Río de Janeiro.

Argentina, puntera de las Eliminatorias Sudamericanas con 12 unidades, visitará el próximo martes a Brasil (7) en el partido correspondiente a la 6ta. fecha que se disputará en el mítico Maracaná de Río de Janeiro, desde las 21.30, hora argentina.

La baja se produce justo antes de los compromisos clave contra Colombia y Argentina. El entrenador Fernando Diniz confirmó que Bento será su reemplazo.

Ederson sufrió un trauma en el pie izquierdo durante el partido del Manchester City contra el Chelsea, lo que llevó a su desafectación del equipo nacional.

Rodrigo Lasmar, médico de la selección brasileña, explicó que, aunque no se trata de una lesión ósea grave, la rapidez de los viajes y la falta de tiempo para realizar exámenes médicos detallados llevaron a la decisión de optar por otro arquero.

Bento, arquero del Athletico Paranaense, asumirá el rol de Ederson. A pesar de haber sido inicialmente convocado por Diniz en una oportunidad anterior, fue cortado por lesión en esa ocasión. Ante esta nueva oportunidad, se espera que Alisson sea el arquero elegido por el técnico para los partidos contra Colombia y Argentina.

Brasil se enfrentará a Colombia el jueves en el Estadio Metropolitano de Barranquilla y recibirá a Argentina el martes 21 en el Maracaná.

En Argentina, la relación entre el salario y el costo de vida es una métrica crucial para comprender la economía doméstica y el poder adquisitivo de sus ciudadanos. Un reciente informe de la consultora Focus Market pone de relieve esta dinámica, comparando la cantidad de horas de trabajo necesarias para adquirir bienes de consumo básicos en comparación con otros países de América Latina.

El estudio se basa en el ingreso mensual de un salario mínimo en Argentina, que actualmente asciende a 146 dólares estadounidenses al tipo de cambio informal. A partir de esta cifra, se calcula el número de horas que un trabajador argentino debe invertir para comprar artículos como un par de jeans, zapatillas y un smartphone.

Según Focus Market, para comprar un par de jeans, los argentinos necesitan trabajar 111 horas, lo que equivale a más de 13 jornadas laborales de 8 horas. Este número coloca a Argentina en el segundo lugar de la lista en América Latina, solo superada por Venezuela, donde se requieren 2400 horas de trabajo para adquirir el mismo producto. En contraste, países como Chile y Uruguay necesitan significativamente menos horas, con 21 y 29 respectivamente.

Damián Di Pace, director de Focus Market, señala que “en nuestro país la pérdida de poder adquisitivo del peso argentino ha deteriorado fuertemente el nivel de ingreso de los argentinos”. A pesar de que algunos bienes pueden ser más económicos en dólares que en otros países de la región, los argentinos deben trabajar más horas para poder adquirirlos. Di Pace destaca que, aunque el salario mínimo vital y móvil ha aumentado en diferentes tramos, ha perdido considerablemente su poder adquisitivo frente a la devaluación y la inflación.

El panorama no mejora al observar otros artículos de consumo. Para comprar un par de zapatillas, en Argentina se deben trabajar 131 horas. Nuevamente, el país se ubica en el segundo lugar en la región, detrás de Venezuela y seguido por Brasil, con 58 horas necesarias. En el caso de los smartphones, un argentino necesita trabajar 872 horas para adquirir un dispositivo de 256 GB, situando al país en el cuarto lugar en América Latina, a pesar de que el costo en dólares de este producto es relativamente más bajo en Argentina que en otros países de la región.

Di Pace comenta sobre los desafíos macroeconómicos que enfrenta el país: “Los desequilibrios macroeconómicos que recibirá la próxima gestión de gobierno son importantes, con un déficit fiscal muy por encima del 1,9% en el 3% del PBI que se financia con emisión monetaria”. Este escenario se agrava con la acumulación de pesos en los pasivos remunerados del banco central y una inflación que continúa su curso ascendente.

El informe también refleja una preocupante comparación con Venezuela, un país que ha experimentado una inflación desmedida y restricciones económicas significativas. “En algún momento y ya hace más de una década muchos argentinos sospechaban que podíamos acercarnos a Venezuela en materia inflacionaria, restricciones y regulaciones, intervención sobre la propiedad privada entre otros. Lamentablemente algo de esto ha sucedido”, lamenta Di Pace. Subraya que la inflación de la moneda argentina ha sido una estrategia constante para manejar el gasto público, lo que disminuyó el valor real del dinero que los argentinos tienen en sus bolsillos.

A días de una nueva doble fecha de Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Estados Unidos, México y Canadá 2026, la Selección Argentina ya conoce a los árbitros designados para los partidos ante Uruguay del jueves 16 de noviembre a las 21.00 en La Bombonera y del martes 21 a las 21.30 ante Brasil en el Maracaná.

Wilmar Roldán, el árbitro ante Uruguay

El cruce ante la Celeste en cancha de Boca tendrá como encargado de impartir justicia al colombiano Wilmar Roldán, que viene de dirigir la final de la Copa Libertadores entre el Xeneize y Fluminense.

Será secundado por Alexander Guzmán como asistente 1, Jhon León como asistente 2 y Carlos Betancur como cuarto árbitro. Además, Jhon Ospina estará en el VAR y el AVAR será Yadir Acuña.

El nacido en el municipio de Amalfi hace 43 años, es licenciado en Educación Física y amante del ajedrez. En enero de 2008, a sus 28, recibió la insignia de la FIFA que le permitiría ser designado para arbitrar en la Libertadores. Pocos meses después llegó su debut y se convirtió en uno de los réferis más jóvenes en dirigir un partido en este torneo, este fue en la ida de cuartos de final, justamente en La Bombonera, en un duelo entre Boca y Atlas de Guadalajara (2-2). En total dirigió nueve partidos a la Albiceleste, con cuatro triunfos, cuatro empates y una derrota.

 

El Partido de los Trabajadores de Brasil (PT), liderado por el mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, expresó este domingo su apoyo al candidato presidencial de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, y afirmó que es necesario derrotar a la «extrema derecha» para «construir un mundo de paz, cooperación y solidaridad».

En un comunicado difundido esta tarde, el PT Brasil afirmó que en el balotaje se enfrentarán «dos proyectos de sociedad: uno, representado por la candidatura presidencial de Sergio Massa, de perfil democrático y popular, con un programa de gobierno de desarrollo y justicia social; y otro, del candidato Javier Milei, en representación de la extrema derecha y el ultra neoliberalismo económico del sálvate a ti mismo».

«Los brasileños conocemos bien esta segunda alternativa de extrema derecha, que también gobernó nuestro país en el período anterior. Sabemos todo el dolor y sufrimiento que significó para nuestro país el desprecio por la vida de las personas», recordaron sobre el exmandatario Jair Bolsonaro, quien recientemente manifestó su apoyó al candidato de La Libertad Avanza, Javier Milei.

Por el contrario, destacaron que el postulante de Unión por la Patria, Sergio Massa, representa la «integración regional para traer la justicia social, la paz, la democracia y un proyecto de desenvolvimiento que coloque nuestra región de manera soberana en el conjunto de las naciones, en un mundo cada vez más complejo en que todos los días la democracia y la paz mundial está en riesgo».

Y llamaron a «derrotar a la extrema derecha, que se articula a nivel global, es una tarea esencial para construir un mundo de paz, cooperación y solidaridad».