Tag

dólares

Browsing

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) acumuló compras por US$ 360 millones en el mercado cambiario en la última semana y, en lo que va de octubre, lleva un saldo de unos US$ 310 millones, un nivel inusualmente alto dado el período de bajas liquidaciones del sector agroexportador y que configura el mejor año de intervenciones en el mercado desde 2012.

Si se tienen en cuenta las últimas siete jornadas hábiles el rally comprador de la autoridad monetaria superó los US$ 500 millones, un fenómeno que responde a una serie de medidas adoptadas tanto por por el BCRA como por la Comisión Nacional de Valores (CNV) para frenar la inercia dolarizadora en tiempos electorales y así evitar sobresaltos en el mercado cambiario y destinar las reservas a los sectores productivos que precisan importar bienes intermedios y de capital.

En cualquier caso, la fuerte suba en los precios internacionales de los productos exportables de la Argentina durante 2020 y los límites a la compra de dólares para atesoramiento y compras de ciertos producto finales permitieron al BCRA acumular US$ 6.530 millones en compras en lo que va de 2021.

Se trata del mejor dato de intervención neta acumulada para esta época del año desde 2012, cuando se habían obtenido US$ 8.081 millones, y muchísimo mejor que los registros de los últimos tres años cuando se habían vendido reservas por US$ 4.450 millones en 2020, US$ 6.505 millones en 2019 y US$ 16.474 millones en 2018.

«La mejora que se está viendo en estas ruedas forma parte de una política cambiaria que pone parche sobre parche para evitar un episodio devaluatorio, lo cual es deseable, pero que implica reforzar este supercepo que se impuso exigiendo el despacho a plaza para pagar las importaciones», explicó a Télam el economista Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica.

«Más allá de que este es el peor trimestre para el ingreso de dólares dada la baja liquidación de cosecha, no creo que sea una estrategia demasiado sostenible», analizó Delgado.

En ese sentido, el Central pudo volver a comprar dólares en el mercado por primera vez desde agosto luego de que el miércoles de la semana pasada se modificara el mecanismo por el cual se realizan los pagos anticipados de algunas importaciones, que solo estarán habilitadas para empresas que tengan confirmado el despacho a plaza de los bienes.

La medida estará vigente -en principio- hasta el 31 de octubre y aplica a los casos en que se estén realizando compras en el exterior por mayor valor de lo que se ha ingresado ya que, según argumentó el Central, desde junio que se registran pagos por casi US$ 2.000 millones más que el valor de los despachos de mercadería a plaza.

Según datos informados por la autoridad monetaria en junio se registraron importaciones por US$ 5.600 millones mientras que los pagos alcanzaron los US$ 5.900 millones; en julio fueron US$ 5.400 millones de importaciones y pagos por US$ 5.700 millones; en agosto, US$ 5.400 millones de ingreso de bienes y US$ 6.200 millones de pagos; y en septiembre, US$ 5.500 millones de importaciones y US$ 5.900 millones de pagos.

A esto se sumaron medidas de la CNV para limitar el volumen de operaciones de arbitrajes con bonos que cotizan en pesos y dólares y que son las más usadas para dolarizar carteras por parte de empresas y privados por afuera del mercado de divisas.

El propio presidente del BCRA, Miguel Pesce, reconoció días atrás que «en los momentos donde podemos relajar las regulaciones cambiarias a favor de la producción, de la inversión y del intercambio lo hacemos y en el momento donde necesitamos introducir alguna regulación para evitar un desborde que comprometa la estabilidad cambiaria, lo hacemos también».

«Este año hemos mostrado que tenemos experiencia y éxito en la regulación cambiaria. Tenemos capacidad de proteger las reservas y cuidarlas para aquellos que ahorran que producen y que invierten», aseguró Pesce.

Fuentes de BCRA confirmaron a Télam que se está trabajando con las principales cámaras empresarias para atender cualquier situación puntual que pueda afectar el normal desenvolvimiento de la economía y que es posible que se dé una reunión entre autoridades del Banco Central y de la Unión Industrial Argentina (UIA) en las próximas semanas, aunque aún falta confirmación por cuestión de agendas.

Según Delgado, si bien en el corto plazo la estrategia puede dar resultados -es el mejor octubre de compra de dólares para el BCRA que se tenga registro- no hay forma de pensar en su sostenibilidad si actuar por el lado del oferta de divisas en el mediano y largo plazo.

«Es bastante obvio que el problema estructural de la Argentina es que no hay dólares suficientes para que la economía pueda funcionar en términos normales, en particular para el sector productivo. El día de mañana cuando el sector privado demande más divisas, uno de ellos el sector turismo, no los va a haber. Por eso es imprescindible resolver con la manera de sumar divisas a la economía», afirmó el director de Analytica.

Fuente: Télam Digital

El hecho fue denunciado en las últimas horas en la comisaría de la localidad y la damnificada asegura que eran pocos de su cercano entorno los que sabían que tenía ese dinero en su domicilio.

El robo fue en una vivienda de la calle Gonzalo Delfino del barrio Rincón del Valle y ocurrió entre las siete de la mañana del jueves y los primeros minutos de la madrugada de este viernes.

Los ladrones que lo cometieron entraron al lugar por una ventana trasera, de manera violenta, luego de saltar un paredón y directamente se fueron al morral en donde estaba el dinero.

En esa mochila la dueña de casa tenía 500.000 pesos en billetes de mil, y quinientos y la suma de 15.000 dólares estadounidenses en billetes de cien y cincuenta, según denunció en la comisaría de Gaiman. La policía local manejó el hecho con total discreción y hermetismo.

El gobierno de Alberto Fernández utilizó una herramienta que ya había sido empleada por Cristina Fernández en 2009, que es la de utilizar los recursos por USD4.334 millones que recientemente le había transferido el Fondo Monetario Internacional (FMI), incrementando el gasto en las próximas semanas.

La decisión ejecutiva fue plasmada en el DNU N°622 y lleva la firma de todos los miembros del anterior Gabinete Nacional. De este modo, utilizando los fondos enviados por el FMI, el Gobierno evitaría estar en infracción a la restricción respecto a los “adelantos transitorios” que el Banco Central (BCRA) le puede pasar a Tesorería y que no deben excederse de la suma del 20% de la recaudación de los últimos 12 meses, y del 12% de la base monetaria.

Los primeros artículos del DNU permiten “incorporar al cálculo de recursos corrientes” del actual Presupuesto un total de $422.174 millones de pesos, equivalentes a los a USD4.334 millones que el Fondo había transferido semanas atrás; el dinero sería utilizado para asistencia social, apuntando a revertir el resultado de las elecciones Primarias, de cara a las generales del próximo 14 de noviembre.

“Dichos recursos serán destinados a financiar el Presupuesto General de la Administración Nacional”, apunta el Decreto.

El precio del bitcóin, que volvió a crecer el mes pasado, lleva más de una semana oscilándo cerca de los 50.000 dólares.

Al igual que todo en el mercado, la principal criptodivisa tiene fama de ser volátil: entre enero y mediados de abril su valor creció más del 100 %, después de lo cual cayó a la mitad en los siguiente tres meses antes de subir un 65 % en julio y agosto.

¿Entonces por qué ahora está poniendo el freno la criptodivisa apodada ‘oro digital’?
En primer lugar, los inversores están reorientando su foco hacia las monedas digitales alternativas, también llamadas altcoines, según explica el periodista Paul Vigna en su análisis para Wall Street Journal.

Así, el precio de Cardano se duplicó el mes pasado, convirtiéndose en la tercera mayor criptomoneda del mundo. Por su parte, Avalanche vio triplicar su valor en agosto, mientras que Binance Coin creció un 50 %.

Conforme a datos de CoinShares, el influjo de inversiones en los fondos de ethers ―la moneda del sistema descentralizado Ethereum― contabilizó 22,4 millones de dólares el mes pasado, mientras las inversiones en Cardano ―otra plataforma basada en la tecnología de ‘blockchain’― se situaron en 18,7 millones de dólares.

El valor del ether ha crecido el 25 % en una semana y más del 400 % en lo que va de año.

NFT

Paralelamente, los tokens no fungibles (NFT), que se dispararon la pasada primavera boreal, siguen en alza y algunos de esos activos han visto cómo su valor se cuadriplicaba en pocos días.

Conforme a estadísticas de DappRadar, el volumen de negocios en OpenSea, la mayor plataforma de NFT, sumó 3.500 millones de dólares en los últimos 30 días, que contrasta con los cerca de 1.000 millones de dólares acumulados entre su fundación en 2016 y agosto de este año.

Este sector del criptomercado ha llamado la atención de dos gigantes estadounidenses: por un lado, el sistema de pagos Visa adquirió en agosto una imagen digital única de la colección CryptoPunks compuesta por 10.000 avatares por 150.000 dólares, mientras Facebook anunció que considera la creación de servicios para los NFT en su futuro monedero digital.

Este tipo de noticias, de ser aplicadas al bitcóin, habrían dado un impulso significativo al valor de la moneda descentralizada, como solían hacerlo, indica Vigna.

Algunos analistas citados por Bloomberg atribuyen el éxito de los altcoines al hecho de que los especuladores se están reorientando hacia «nuevos y más emocionantes criptoproyectos», como generalmente sucede después de grandes redadas en el mercado.

¿Fuga definitiva o patrón del pasado?

El crecimiento del mes pasado no logró atraer a muchos nuevos inversores de bitcóin. Datos de CoinShares revelan que los fondos de bitcoines vieron una fuga de 61 millones de dólares. Además, la pérdida fue registrada en 14 de las 16 últimas semanas.

Bret Oliver, analista de Momentum Structural Analysis, compara la dinámica de negocios en bitcoines tras el máximo histórico en abril con lo que ocurrió en 2017. Aquel año, su precio llegó a unos 20.000 dólares, cayó drásticamente en los tres meses siguientes y pasó más de un año en un extenso descenso antes de que comenzara un nuevo aumento.

El descenso no necesariamente debe ser tan largo, señala el experto, pero espera que el mercado se detenga en una banda después de una venta masiva este año antes de formar una nueva base. Esto significa que incluso si el mínimo de julio se mantiene, la recuperación sería un proceso extendido.

Al momento de la redacción de este artículo, el bitcóin cotiza en 50.747 dólares, según datos de CoinMarketCap.

En las últimas 24 horas, la moneda perdió cerca del 27 % de su valor.

En una prolongada caída que se desarrolla desde de la semana pasada, el bitcóin se ha depreciado este miércoles hasta situarse alrededor de los 30.689 dólares, según el portal CoinDesk.

Al alcanzar este mínimo, la moneda ha subido un poco y ahora se vende por alrededor de 32.870 dólares.

En las últimas 24 horas, la moneda perdió cerca del 27 % de su valor.

Otras criptodivisas también sufren fuertes pérdidas. Así, la segunda divisa digital más capitalizada, el ethereum, ha perdido cerca del 30 % de su valor y vale ahora alrededor de 2.320 dólares. Por su parte, el dogecóin, que se cotiza a 0,31 dólares, ha caído un 35 %.

El tipo de cambio de la divisa digital más grande lleva a la baja durante varios días, desde el pasado miércoles cuando el fundador de Tesla, Elon Musk, informó que se abandonaría el uso del bitcóin para las compras de automóviles. Esta tendencia se ha acelerado por la caída generalizada de criptomonedas tras prohibición de China anunciada este martes de que puedan ser usadas en sus instituciones financieras.

Como resultado, previamente hoy el bitcóin regresó a niveles anteriores a la inversión multimillonaria de Tesla, que tuvo lugar el 8 de febrero.

Los préstamos en dólares a las empresas exportadoras cerraron abril con un aumento del 14,3% en comparación con dos meses atrás, por lo que cerraron su mejor bimestre en casi cuatro años y revirtieron una tendencia de caída de créditos de este tipo que se sostenía desde mediados de 2019.

Los créditos en documentos en dólares al sector privado, normalmente utilizados por las empresas para prefinanciar sus exportaciones, cerraron abril con un saldo de US$ 3.878 millones, unos US$ 485 millones más que el cierre de febrero (+14,3%), según datos del Banco Central (BCRA).

La última vez que se había dado un crecimiento de esta dimensión en los préstamos en dólares para las empresas había sido en el cuarto bimestre de 2017, cuando habían crecido 18,4% entre mayo y julio de ese año.

El dato cobra aún más relevancia si se piensa que es el primer bimestre que cierra con saldo positivo después de una caída ininterrumpida desde julio de 2019, cuando habían alcanzado los US$ 13.000 millones, hasta febrero de este año, que tocaron un piso de US$ 3.350 millones.

«Hay una multiplicidad de factores de ayudan a este escenario pero, fundamentalmente, es el primer momento en meses en el que no hay expectativas fuertes de devaluación, aunque puede durar poco si se extiende la cuarentena y hay que emitir», señaló a Télam el director del la Ecolatina, Matías Rajnerman.

En ese sentido, sostuvo que «es el primer momento desde 2018 en el que no se piensa en la devaluación inminente», por lo que los empresarios están más predispuestos a tomar deuda en moneda extranjera para hacerse de bienes intermedios, o bien, maquinaria que les ayude a aumentar su nivel de producción destinada a la exportación.

«Es el primer momento en meses en el que no hay expectativas fuertes de devaluación, aunque puede durar poco si se extiende la cuarentena y hay que emitir»
MATÍAS RAJNERMAN

Para el socio de First Capital Group, Guillermo Barbero, lo que pasó en abril con el crédito en dólares es una confirmación del dato de marzo, cuando ya se había empezado a ensayar una recuperación tenue del saldo de este tipo de deuda.

«Cuando (el ministro de Economía, Martín) Guzmán salió a decir que el ritmo de devaluación iba a ser más bajo que el de la inflación fue un guiño para los exportadores a que puedan prefinanciar la venta al exterior. Efectivamente, fue lo que pasó», dijo Barbero a Télam.

Aún así, destacó que se trata de una recuperación «desde mínimos históricos», y que hay que seguir monitoreando qué sucede con este desempeño en los próximos meses.

Otros factores que ayudaron a este escenario fueron la recuperación de la demanda global y el aumento de los precios internacionales de los productos argentinos que, en promedio, crecieron 13,5% durante el primer trimestre del año en relación con el mismo período de 2020, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

«También hay que tener en cuenta que, cuando el Frente de Todos ganó las elecciones en 2019, hubo temor de corralito que llevó a un brutal retiro de depósitos. Los bancos habían pedido a las empresas que precancelaran los créditos en dólares para asistir una demanda por pánico que hoy paró porque ese miedo se empezó a disipar», dijo Rajnerman.

En ese contexto, y con niveles de liquidez en dólares cercanos al 80%, los bancos están cambiando de estrategia y ofreciendo nuevamente a sus clientes habilitados a que vuelvan a tomar deuda en dólares.

«Eso puede ayudar a que se recupere el stock porque, hay que tener en cuenta, además, que los exportadores tienen muy limitado el crédito en pesos», dijo el director de Ecolatina.

«La construcción y la industria están generando un aumento significativo de la inversión»
MATÍAS KULFAS

La predisposición por parte de las empresas para volver a invertir se ve también en los datos de comercio exterior del Indec que, para el primer trimestre del año, mostraron incrementos superiores al 30% en comparación con el mismo período del año anterior, previo a la pandemia, para las importaciones de insumos industriales.

Puntualmente, las importaciones en Bienes de capital alcanzaron los US$ 2.308 millones (+41,6%), las de Bienes intermedios US$ 5.075 millones (+37,3%), y las Piezas y accesorios para bienes de capital US$ 2.537 millones (+32,1%), y representaron casi el 80% del total de importaciones que ingresaron al país en los primeros meses de 2021.

El ministro de Desarrollo Industrial, Matías Kulfas, aseguró esta semana que «la construcción y la industria están generando un aumento significativo de la inversión», y que desde que asumió el actual Gobierno «ya se han producido más de 600 anuncios de inversión por más de US$ 28.000 millones, en varios sectores».

«Esto ratifica que, lejos de la idea de éxodo inversor, estamos viendo una recuperación de la inversión», afirmó Kulfas en declaraciones radiales.

El valor del bitcóin, que este miércoles alcanzó una suma récord tras superar los 64.717 dólares por unidad, se ha desplomado este domingo un 14 %, situándose en los 51.541 dólares, informa Reuters.

Según el portal especializado CoinMarketCap, se habría producido una venta masiva de la criptodivisa más importante del mundo debido a un apagón ocurrido en la región china de Sinkiang, que, supuestamente, concentra una gran cantidad de actividad de minería de bitcóins.

«[La gente] pudo haber vendido por la noticia del apagón en China y no por el impacto que realmente tuvo en la red», explicó Luke Sully, director ejecutivo en Ledgermatic, compañía que se dedica a la tesorería de activos digitales.

En este sentido, el experto sostiene que el corte de energía expone una «debilidad fundamental», la de que, si bien la red del bitcóin está descentralizada, su minería no lo está.

«Volatilidad típica»
Por su parte, algunos analistas llaman la atención sobre la fuerte caída registrada en la tasa de ‘hash’, que es el índice de volatilidad que mide la capacidad de procesamiento de toda la red bitcóin y determina la potencia requerida por los mineros para producir nuevas unidades.

«Por lo general, los choques en la tasa de ‘hash’ no provocan caídas de precios», declaró Edan Yago, cofundador del protocolo de finanzas descentralizadas basado en Bitcoin Sovryn.

En este sentido, asegura que una reducción de la tasa de ‘hash’ ralentiza las transacciones, lo que, «irónicamente», hace que sea más difícil mover monedas a los intercambios para la venta. «La reciente caída de precios está dentro de los límites de la volatilidad típica, es ruido, no señal», afirmó.

Año alcista

Este viernes el precio del bitcóin cayó un 3 % tras la decisión del Banco Central de Turquía de prohibir los pagos directos e indirectos con criptodivisas por la falta de «regulación de parte de la autoridad central» y «mecanismos de supervisión» para las criptomonedas.

«El mercado se ha vuelto demasiado agresivo y alcista en todo», explica Edward Moya, analista sénior de mercado en OANDA. «Podría haber sido cualquier titular bajista el que hubiera desencadenado esta reacción», comenta en declaraciones recogidas por la agencia.

Pese a la venta masiva repentina de bitcóins, la criptodivisa ha subido un 89 % en lo que va de año, impulsada por su aceptación generalizada como inversión y medio de pago, a lo que se une la avalancha de efectivo minorista a acciones, fondos negociables en bolsa y otros activos de riesgo.

Puede parecer un golpe de suerte, pero un error se convirtió en una pesadilla. Una mujer fue arrestada en Nueva Orleans, EE.UU., acusada de negarse a devolver más de 1,2 millones de dólares que habían sido depositados por error en su cuenta bancaria.

Kelyn Spadoni, de 33 años, fue arrestada por cargos de robo valorado en más de 25.000 dólares, fraude bancario y transmisión ilegal de fondos monetarios, informa CBS12.

Pero no todo quedó allí, ya que después de ser detenida, la oficina del alguacil de la parroquia de Jefferson, donde trabajaba como operadora de emergencias, tomó la decisión de despedirla de su trabajo.

Qué pasó con el dinero

La corporación de servicios financieros Charles Schwab & Co debía transferir en febrero la pequeña suma de 82 dólares.

Kelyn Spadoni, de 33 años, fue detenida por fraude bancario y transmisión ilegal de fondos monetarios.

Sin embargo, por un error administrativo, lo que depositaron en la cuenta terminó siendo la enorme cantidad de 1.205.619 dólares.

Como era de esperar, la entidad intentó cumplió con los pasos necesarios para recuperar el dinero, pero su solicitud fue rechazada debido a que el monto de dinero ya no estaba disponible.

Fue cuando comenzó una investigación, que puso a Spadoni en la mira. Resulta que la mujer, informa el medio local, había transferido los fondos a otra cuenta.

Charles Schwab & Co, una importante corporación de servicios financieros.

La oriunda de Nueva Orleans no demoró y casi de inmediato gastó parte del dinero que había aparecido en su cuenta. Con parte de la suma se compró una nueva casa y un fabuloso automóvil 0 kilómetro: un Hyundai Genesis 2021.

El capitán Jason Rivarde, portavoz del alguacil local, sostuvo: «Ella no tiene ningún derecho legal a ese dinero. Incluso si se colocó allí por error. Fue un error de contabilidad».

Según fue dado a conocer, la corporación logró recuperar el 75 % del dinero.

 

La criptomoneda ha aumentado más del doble de precio este año en medio de una creciente aceptación por parte de inversionistas y como medio de pago.

El bitcóin ha alcanzado este martes una nueva cotización récord de 62.575 dólares por unidad, su máximo histórico hasta la fecha.

La criptomoneda ha aumentado más del doble de precio este año en medio de una creciente aceptación por parte de inversionistas y como medio de pago.

Grandes empresas como BNY Mellon, Mastercard o Tesla son algunas de las compañías que han invertido en criptomonedas o las han incorporado como medio de pago, impulsando así su repunte.

Recientemente el gigante de pagos en línea PayPal también anunció la admisión de cuatro criptomonedas como forma de pago, mientras que Visa habilitó los pagos en la llamada ‘moneda estable’ USD Coin, disponible en la plataforma Ethereum.

Argentina registró un déficit de cuenta corriente por 1.372 millones de dólares en el pasado cuarto trimestre y cerró el 2020 con un saldo positivo de 2.985 millones de dólares, dijo el martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El país viene de un superávit corregido de 1.181 millones de dólares en el tercer trimestre de 2020 y de un déficit también ajustado de 3.997 millones de dólares en todo 2019, según datos oficiales.

La economía argentina cerró el 2020 con una recesión del 9,9%, afectada principalmente por la pandemia de coronavirus. (Reporte de Jorge Iorio; Escrito por Jorge Otaola; Editado por Nicolás Misculin)

Fuente: Infobae