Tag

Pobreza

Browsing

El papa Francisco criticó los altos índices de pobreza e inflación que afectan a la Argentina y los adjudicó a la “mala administración y malas políticas”.

En una entrevista con la agencia de noticias Associated Press también consideró que el aumento de precios en el país es “impresionante”.

“Argentina en este momento, y no hago política, leo los datos, tiene un nivel de inflación impresionante”, enfatizó Francisco en una entrevista en la que también sentenció que la homosexualidad “no es un delito”, según recoge el sitio Infobae.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el índice de inflación acumulado durante los últimos doce meses de 2022 fue de 94,8%, a partir del índice de Precios al Consumidor (IPC).

Mientras que durante los tres años de gestión del presidente Alberto Fernández, suma casi 300% de inflación desde que llegó a la Casa Rosada, superando a los 295,7 puntos que acumuló Macri, los 177 puntos del segundo mandato de Cristina Kirchner.

Las declaraciones del Papa respecto a la preocupante inflación en la Argentina, van a contramano de los dichos del jefe de Estado, quien en un reportaje a un medio de Brasil aseguró que era “autoconstruida” y apuntó a los “diablos” que suben los precios.

Francisco también expresó otra de sus preocupaciones por los sectores vulnerables, a quienes más afecta la suba de precios.

“En el año 55, cuando terminé mi escuela secundaria, el nivel de pobreza era del 5%, hoy la pobreza está en el 52%. ¿Qué pasó? Mala administración, malas políticas”.

Los datos surgen del informe semestral que elabora el Observatorio de la Deuda Social de la casa de estudios. Hay 17 millones de personas que no llegan a fin de mes y más de 3 millones de indigentes.

En 2022 en la Argentina hay 17 millones de personas pobres. 3,3 millones viven en condiciones de indigencia. Los datos son de un informe de la Universidad Católica Argentina, indican que en el último año, la pobreza aumentó de 42,4% a 43,1%, mientras la indigencia bajó levemente, de 9% a 8,1%, publicó TN.

Agustín Salvia, director de Investigaciones del Observatorio de la Deuda Social Argentina, subrayó que de no haber mediado la intervención del Estado a través de diferentes medidas de asistencia social, la indigencia se habría elevado al 19,6% y la pobreza por ingresos a la mitad de la población.

Sin embargo, el eje central durante la presentación del informe giró en torno a las posibilidades reales de cambio estructural que suscitan los programas sociales, sobre todo, ante el constante ascenso de la inflación y las dificultades para atraer inversiones y generar empleo formal.

De los datos de los últimos años se desprende que:

En 2019, las tasas de pobreza e indigencia fueron del 39,8% y el 8,4%, respectivamente;
En 2020 -con la pandemia-, subieron 44,7% y 9,8%.
En 2021 la pobreza fue de 42,4% mientras que la indigencia se redujo al 9%.
En 2022, las cifras fueron de 43,1% y 8,1%, respectivamente.
Los planes sociales y la crisis por el alza del gasto

“En 2022, el 40% de los hogares recibió alguna asistencia social (el 50% de la población urbana ha sido asistida por alguno de los programas o complementos implementados). Sin estas asistencias,la tasa de indigencia habría alcanzado el 20% de la población y la tasa de pobreza al 50%”, señaló Salvia. Sin embargo, durante la presentación, el especialista remarcó que los programas sociales no constituyen una solución al problema estructural de la pobreza.

Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía durante el gobierno de Cristina Kirchner, participó de la presentación del informe y analizó: “Después de ver los números de pobreza entiendo que hay una razón por la que no explota todo y es el acuerdo tácito que existe en la Argentina por el cual, si sube la pobreza, hay que subir el gasto”.

En este sentido, el economista enfatizó que ahora ese consenso está entrando en crisis por el costado tributario. Hay salir de los lugares comunes y encontrar una diagonal fiscal -tributaria y de gasto- que debe ponerse a prueba durante 5, 10 o 15 años.

“Tenemos un consenso unánime en el modelo de decrecimiento: tratar de obturar todo lo que hace el otro, la eficiencia para obstaculizar al oficialismo siendo oposición es una característica que salta la grieta, pero lo que necesitamos es un modelo de crecimiento.

A su vez, Álvarez Agis aludió a la problemática de la inflación: “Es un desafío político. El mundo se está cuestionando si alcanza con laspolíticas tradicionales para bajar una inflación del 7% o del 8%, y la respuesta es ‘no’. Imagínate si alcanza para bajar una inflación de 100%”, concluyó.

Médicos del Hospital Regional vienen hace días efectuando una protesta para visibilizar la situación de sus salarios y, ante la falta de respuesta del Gobierno Provincial, están convocando a autoridades municipales y diputados.

En diálogo con el programa NSLM de LaCienPuntoUno, el médico Hernán Abat contó que “llevamos casi tres semanas y hasta el momento no ha habido ninguna reunión por parte de las autoridades, habían prometido una para la semana pasada, no se dio, hoy habían prometido otra, estamos esperando si se cumple. Entonces estamos empezando a convocar al resto de las autoridades, municipales, diputados y a la Comisión de Salud”.

Y agregó que “hemos tratado de visibilizar esto sin cortar la atención, porque sabemos que los perjudicados son la gente que no tienen nada que ver, pero la situación es crítica porque esto no es algo de ahora, es un desgaste que lleva años, donde cada vez somos menos y donde es imposible que se incorpore nuevo personal, porque estamos hablando de traer a un especialista al Hospital y le estarías ofreciendo 160mil pesos, estamos casi por debajo de la línea de pobreza de Comodoro”.

Leopoldo Tornarolli, investigador del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) de la Universidad Nacional de La Plata, habló este lunes en CNN Radio sobre el flagelo de la inflación en Argentina y su relación con los niveles de pobreza y desempleo.

“Hay cosas que se han ido acumulando en los últimos gobiernos y problemas que no se supieron resolver. Este gobierno puede decir lo de la deuda del gobierno Macri, y el expresidente puede decir de la presión cambiaria del anterior”, explicó, sobre algunos de los motivos que se fueron arrastrando con el tiempo y que dificultaron una solución concreta al alto índice de precios en el país.

En Los Primeros de la Tarde, con Pepe Gil Vidal, el experto precisó que “los niveles de empleo están por encima de los que hubo en los últimos 6 o 7 años en Argentina, pero el gobierno sigue siendo incapaz de crear empleo formal y los que ya estaban con trabajo registrado han ido perdiendo poder adquisitivo”.

“La explicación principal del crecimiento de la pobreza tiene que ver con la pérdida de poder adquisitivo de los salarios”, agregó Tornarolli, y afirmó que “los buenos acuerdos de algunos sindicatos no cubren a la gran porción de argentinos que trabajan, muchos de ellos en la informalidad”.

Además, comentó que “incluso para los registrados que tienen aumentos, con esta inflación creciente, el valor adquisitivo de esas mejoras se va perdiendo cada vez más rápido”.

“Las paritarias tienen que ser con más frecuencia: antes se negociaba por un año y ahora cada seis meses con revisión a los tres”, finalizó.

«Una familia tipo, sin alquiler, necesitó 224.250 pesos para ser considerada de clase media en Comodoro. A diferencia de Buenos Aires, hay un 15% y en otras oportunidades cercano al 10%», le dijo esta mañana a EL COMODORENSE el experto en la materia con algunas cifras puntuales sobre la actualidad económica.

La información debido al alto índice inflacionario fue presentada por el economista local, César Herrera, dando un panorama de la situación económica y hablando de lo que resta para los próximos dos meses del 2022.

En estos términos, también agregó que una familia para no ser pobre necesitó 143.380 pesos. «Sería un 11% más a comparación de la canasta bonaerense», subrayó Herrera.

Si uno tiene en cuenta los precios de Capital Federal y los de Comodoro, no existe una gran diferencia en cuanto a los alimentos y bebidas. Pero el motivo puntual de esto apunta a otros rubros como la telefonía celular, el transporte e internet, que claramente no son las mismas cifras.

En otros términos, el economista local hizo mención de la situación inflacionaria a nivel nacional y dio su punto de vista sobre las medidas que el gobierno busca tomar para que los argentinos no padezcan tanto este fenómeno. «Estamos muy cerca de superar las tres cifras de inflación, debido a eso, el gobierno está haciendo esfuerzos denodados con los Precios Justos para aminorar, negociando con las cadenas más importantes del país para bajar esa expectativa inflacionaria», señaló.

«Creo que los Precios Justos pueden llegar a funcionar, lo están encarando de una manera diferente. Hay un discurso político del control de precios, pero no hay una voluntad efectiva», remarcó Herrera.

En conclusión, se adelantó a lo que podría llegar a ser una hiperinflación en caso de que sean tres las cifras finales de 2022. «En los próximos meses continuará siendo alta a pesar de que bajó un poco, seguramente continúe entre 5 y 6%, para luego estar en diciembre con sus costos estacionales específicos que son las fiestas, donde se puede esperar un 95% de inflación o ya un 100% que complicaría mucho a las personas», cerró.

La canasta básica total aumentó el mes pasado un 7,1%, un incremento que queda casi un punto por encima de la inflación que fue del 6,2% en ese mismo período, según informó el INDEC. En los últimos 12 meses esta canasta subió más del 81%.

Según el relevamiento que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos publicó este miércoles, una familia de cuatro integrantes necesitó en septiembre un ingreso mensual de $128.214 para no caer bajo la línea de la pobreza, tras un aumento de 7,1% ese mes de la Canasta Básica Total (CBT).

En tanto, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) -que establece la línea de indigencia- también tuvo un incremento de 7,1% y estabeció que un hogar tuvo que sumar ingresos de al menos $56.732 para que sus integrantes no sean considerados indigentes.

En los últimos doce meses, la CBT experimentó un incremento anual de 81,8% y la alimentaria, un 89 por ciento.

Ambos datos son decisivos para medir el impacto de la crisis económica en los indicadores sociales. Eso sucede porque la canasta básica –que además de alimentos incluye otros ítems del gasto como indumentaria, salud, transporte o educación– determina la denominada “línea de pobreza”. Es decir, los hogares con ingresos menores a la CBT son los que pasan a ser considerados pobres.

De la misma manera, la canasta alimentaria –que tiene un alcance limitado a bienes de primera necesidad– es la que configura la “línea de la indigencia”: aquellas familias que no lleguen a cubrir los ingresos necesarios para adquirir la CBA son indigentes.

En Comodoro Rivadavia hay un total de 62.812 personas en situación de pobreza, lo que equivale a un 25% del total de su población, según los datos publicados hoy por el INDEC, para el primer semestre de 2022. El indicador significa un leve empeoramiento frente al primer semestre del año pasado, pero sigue por debajo del promedio de la Patagonia y muy lejos de la media nacional. El conglomerado Rawson-Trelew quedó cerca del 34%, con 50.000 personas en situación de pobreza y casi 10.000 indigentes

Se trata de una mejora leve frente al primer semestre del año pasado y se mantiene entre los indicadores más bajos del país.

En núcleo Rawson-Trelew sigue con indicadores altos, cercanos a la media nacional, que tuvo un retroceso de 3,5 puntos en relación al mismo período del año pasado. A nivel nacional, subió la indigencia a raíz de que los precios de los alimentos suben por encima de otros bienes y servicios.

Los datos relevados por la Encuesta Permanente de Hogares para el primer semestre de este año reflejaron que el indicador de pobreza alcanza a un 36,5% de la población total del país, lo que equivaldría a alrededor de 17 millones de personas, si se hace una extrapolación de los porcentajes medidos por la encuesta, que sólo incluye a 31 aglomerados urbanos de toda la Argentina y excluye a las áreas rurales (en Chubut, por ejemplo, sólo se mide en dos aglomerados y se deja afuera a todas las demás ciudades).

En rigor, los números oficiales del INDEC muestran hoy que la cantidad de pobres son 10,6 millones de personas, que es lo que representa el porcentaje aplicado sobre la población total involucrada en las ciudades donde se realiza la encuesta.

En cualquier caso, los números presentan una mejora en relación al primer semestre del año pasado, cuando el indicador había alcanzado el 40% y la proyección representaba en ese momento a 18,9 millones de personas. Aunque metodológicamente no es correcto comprar contra semestres diferentes, la medición de la primera mitad de este año también confirma la baja observada en la segunda parte del año pasado, cuando la medición había reflejado un 37,3%.

Aumento de la indigencia en el país

Un dato preocupante, en el contexto nacional, es el crecimiento de la indigencia, ya que entre el total de personas bajo la línea de pobreza, 4,1 millones de habitantes no reúnen los ingresos mínimos para comer todos los días. De hecho, la línea de indigencia subió desde el 8,2 al 8,8% de la población.

Esa contradicción entre la baja de pobreza y suba de la indigencia es explicada porque la inflación tiene una mayor aceleración en los precios de los alimentos que, comparativamente, sobre otros bienes y servicios que componen la canasta básica total.

Así lo explica un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que indica que desde enero de este año los alimentos crecieron a un ritmo más elevado que el transporte público o los servicios de electricidad y gas, que mantienen subsidios y tuvieron precios pisados en comparación a la evolución inflacionaria.

Según los datos registrados para el primer semestre del año, la pobreza disminuyó hasta el 36,5%. Mientras tanto, la indigencia creció hasta el 8,8%.

De acuerdo a las cifras que difundió el Indec, alrededor de 17 millones de argentinos estuvieron por debajo de la línea de pobreza durante el primer semestre. Según las últimas estadísticas, la pobreza afectó al 36,5% de la población, mientras que la indigencia fue del 8,8%.

Según el documento oficial, el porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza alcanzó el 27,7%; en ellos reside el 36,5% de las personas. Dentro de este conjunto se distingue un 6,8% de hogares por debajo de la línea de indigencia, que incluyen al 8,8% de las personas. Esto implica que, para el universo de los 31 aglomerados urbanos de la Encuesta Permanente de Hogares.

Con respecto al segundo semestre de 2021, la incidencia de la pobreza registró una reducción de 0,8 puntos porcentuales. Sin embargo, en el caso de la indigencia, hubo un aumento de 0,6 puntos.

¿Por qué bajó la pobreza y subió la indigencia?

Dado que la incidencia de la pobreza y la indigencia resultan de la capacidad de los hogares de acceder a la canasta básica alimentaria (CBA) y a la canasta básica total (CBT) mediante sus ingresos monetarios, se observó que, con respecto al semestre anterior:

En promedio, el ingreso total familiar aumentó un 29,1%.

Las canastas regionales promedio aumentaron 33,8% (CBA) y 29,0% (CBT)
Es decir, los ingresos en el período estudiado aumentaron a un nivel similar a la CBT, lo que dio lugar a la reducción de la tasa de pobreza; y menos que la CBA, lo que explica el aumento de la tasa de indigencia del conjunto de la población en el promedio del semestre.

Otro dato a tener en cuenta es que el ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de $ 58.472, mientras la CBT promedio del mismo grupo de hogares alcanzó $ 93.177. Así, la distancia entre los ingresos de los hogares pobres y la CBT aumentó levemente respecto del segundo semestre de 2021.

En cuanto a los grupos de edad según condición de pobreza, se destaca que un poco más de la mitad (50,9%) de las personas de 0 a 14 años son pobres. El porcentaje total de pobres para los grupos de 15 a 29 años y de 30 a 64 años es de 43,3% y 32%, respectivamente. En tanto, para la población de 65 años y más, el 12,1% se ubicó bajo la línea de pobreza.

Las mayores incidencias de la pobreza en personas se observaron en las regiones GBA y Cuyo, 37% cada una; y Noreste (NEA), 36,7%. Las menores, por su parte, se registraron en las regiones Patagonia, 31,4%; y Noroeste (NOA), 36%. Tanto en los aglomerados de 500.000 y más habitantes como en los de menos de 500.000 se observó una reducción de la pobreza de 0,2 puntos con respecto al segundo semestre de 2021.

 

Así lo establece el informe mensual que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) elabora tomando como referencia precios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El precio de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) aumentó 6,3% en julio y alcanzó los $49.465 para que un grupo familiar integrado por una pareja con dos hijos compre la comida indispensable y no caiga en la indigencia, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

El INDEC dio cuenta además que el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que junto a alimentos reúne indumentaria y transporte, también subió 6,8% en julio, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $111.297 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

En los primeros siete meses del año la CBT aumentó 46,2% y la CBA 50,1%, diferencia que se debe a esencialmente en que las tarifas de los servicios públicos, y el transporte, se encontraban con escasos aumentos por lo cual aumenta la ponderación que tiene la comida dentro de los índices.

En los últimos doce meses, el costo de la CBA avanzó 70,6% y la CBT 64,7%, precisó el INDEC.

Guillermo Spina triunfó en las elecciones del gremio docente Sitraed el viernes pasado y asumirá el próximo 30 de junio. Adelantó que la propuesta de su gestión será comenzar a escuchar la voz de los afiliados que no estaba siendo tenida en cuenta por la anterior conducción.

El nuevo secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Educación de Chubut (SiTraEd), Guillermo Spina, habló con ADNSUR sobre cómo se desarrollaron las votaciones donde salió elegido y además, de los objetivos a futuro a partir de la renovación de la conducción del gremio estatal.

“La cantidad de afiliados que asistieron a votar fue de alrededor del 43% del padrón. Fue una participación importantísima que hay que destacar y es lo que queríamos, porque sino la nueva Comisión Directiva no iba a tener el sustento necesario para poder transitar estos 4 años”, afirmó.

Y recordó que el gremio cuenta con 2600 afiliados y que de ese total, fueron a votar más de 1100 personas. «Fue una elección importante considerando que hace 10 años no había una elección en SITRAED».

Asimismo Spina aclaró que la demora en las elecciones surgió porque «existió una judicialización y luego tomó intervención la CEA (Confederación de Educadores de Argentina) y luego el ministerio de Trabajo”.

El dirigente gremial que asumirá el próximo 30 de junio aseguró que el objetivo de su gestión será “ revalorizar al afiliado», para que el afiliado se entere lo que se firma en las Paritarias a través de los medios de comunicación o a través de las redes sociales.

“No se consultaba a los afiliados ni eran considerados en función del aporte que hacían. SITRAED no tiene servicios y al afiliado se lo dejaba a un lado”, recordó.

“Nosotros proponemos revalorizar al afiliado para hacer valer sus derechos, brindar los servicios y acompañarlos en situaciones de salud en el caso que tengan que viajar a Buenos Aires”, subrayó y anticipó que «en Comodoro Rivadavia y Sarmiento, va a haber seccionales por la cantidad de afiliados para que tengan autonomía propia”, anticipó.

Discusión salarial 

Spina también habló de la situación salarial de los trabajadores de la educación en Chubut. “Es inconcebible que el sueldo de un docente esté por debajo de la línea de la pobreza. Luego será cuestión de sentarse a dialogar para ver cómo el sueldo del docente que hoy está en un promedio de $ 52000 llegue a los $ 90000 que es la canasta básica alimentaria. Si no se llega a un acuerdo, los afiliados decidirán las medidas y para eso vamos a armar los ‘cuerpos de delegados”, explicó.

“Mientras que la pretensión laboral del docente sea la que corresponda, las medidas de fuerza no tendrían que existir. Si uno consigue lo que pretende, las medidas no serían necesarias», opinó en diálogo con ADNSUR

«Nuestra premisa es defender al afiliado y a todo el colectivo docente y a los auxiliares que también están comprendidos dentro de nuestro gremio con el sueldo y las condiciones de trabajo que corresponden”, concluyó.