Tag

Violencia

Browsing

La causa se inició con un sumario interno. Hay un solo agente imputado por haber golpeado a un detenido que estaba esposado.

La jueza penal Mirta Moreno autorizó la constitución de querellante del área de violencia institucional de la defensa pública en una causa que se inició con un sumario administrativo a un policía.

El hecho ocurrió en la comisaría primera de Trelew y tiene la particularidad de que la investigación del caso se inicia a partir de las actuaciones de la propia fuerza policial, en la cual, al menos cinco efectivos policiales declararon haber visto al imputado cuando golpeaba a un joven detenido y esposado.

En la audiencia realizada este miércoles en los tribunales de Trelew, los Dres. Carlos Pericich y Alejandro García, del área de violencia institucional de la defensa pública se presentaron como querellante en la causa, sin que existieran oposiciones a tal pedido por parte de la Dra. Verónica Fabbris, funcionaria de fiscalía, ni tampoco de la defensora pública Romina Rowlands, quien representa al imputado.

La causa, caratulada como “División Asuntos Internos s/investigación ref. apremios ilegales – Trelew” tiene como imputado al policía Matías Santana, en tanto que la víctima es Maximiliano Pulgar.

Según se indicó durante la audiencia, en la mañana del 18 de mayo de 2018 el policía Bruno Matías Santana, que por entonces cumplía funciones en el traslado de detenidos, ingresó a la sala de requisas de la comisaría primera de Trelew donde se encontraba esposado Pulgar a la espera de ser llevado a los tribunales.

En ese contexto, Santana aplicó un golpe de puño sobre el rostro del detenido, provocando el sangrado de la región nasal, situación que fue advertida por al menos tres agentes más que se encontraban allí.

Uno de los policías que observó la situación fue quien denunció el hecho, lo que dio lugar al inicio de investigaciones preliminares y la apertura de un sumario administrativo que derivó en esta causa penal.

La explosión de violencia actual entre palestinos y el Estado de Israel todavía no dejó tantas víctimas como el conflicto devastador en Gaza en 2014, pero en muchos sentidos es un episodio más sombrío y premonitorio. El enfrentamiento no se limita a bombardeos aéreos y al lanzamiento de cohetes sobre Gaza y el sur de Israel, sino que se ha extendido a las calles de ciudades israelíes, a barrios de Jerusalén y a lo largo de la Ribera Occidental.

La situación se alimenta siniestramente de una polarización cada vez más profunda, en la que las voces de los militantes de ambos lados son las que se escuchan más fuerte, y las de aquellos que piden la coexistencia apenas son un susurro.

Crece el conflicto palestino-israelí 

El 13 de septiembre de 1993, en el jardín de la Casa Blanca, el entonces primer ministro de Israel, Yitzhak Rabin, se paró junto al líder de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser Arafat, y declaró: «Nosotros, que hemos luchado contra ustedes, los palestinos, les decimos hoy en voz alta y clara, basta de sangre y lágrimas, basta».

El entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, observa cómo el primer ministro de Israel, Isaac Rabin, a la izquierda, y el líder de la OLP, Yasser Arafat, se dan la mano el 13 de septiembre de 1993 en la Casa Blanca tras la firma de los Acuerdos de Oslo.

Eso fue lo más cerca que estuvieron las dos partes de romper un ciclo de violencia que ya tiene un siglo de duración. El santo grial de una solución de dos estados parecía estar al alcance de la mano. Si ese momento de 1993 fue el punto álgido del diálogo, la región parece ahora atrapada en un vórtice de enemistad. Mientras tanto, la comunidad internacional recurre a los llamados al «autocontrol», pero no tiene ideas nuevas para atacar las raíces del conflicto.

Tal vez lo más alarmante en esta ocasión es que ciudades israelíes con poblaciones árabes, como Lod y Haifa, han sido absorbidas por esta espiral. Los árabes representan cerca del 20% de la población de Israel.

Incluso en 2014, y durante las intifadas palestinas, en estos pueblos en gran medida se mantuvo la paz. Sin embargo, en la última semana, jóvenes palestinos y judíos libraron batallas callejeras, se incendiaron lugares de culto y hogares y se impusieron toques de queda.

¿Hay posibilidades de un cese al fuego en Medio Oriente? 

«Perdimos completamente el control de la ciudad, y las calles están siendo testigo de una guerra civil entre árabes y judíos», dijo el miércoles pasado el alcalde de Lod, Yair Revivo.

La discriminación diaria que siente muchos árabes que viven en Israel se suma a otros motivos de quema que son parte de este último espasmo del conflicto. Comenzó con los intentos de nacionalistas judíos de hacer que familias palestinas fueran desalojadas de sus hogares en el barrio de Sheikh Jarrah en Jerusalén Este. Y se alimentó con los choques entre la policía y palestinos en el entorno del Monte del Templo/Haram al Sharif durante Ramadán, que siempre es una época del año incendiaria.

Entra Hamas —y notablemente no el Gobierno Autónomo Palestino— y se erige a sí mismo como el defensor de todos los palestinos, exigiendo a Israel que retire a sus fuerzas de la mezquita de Al-Aqsa y de Sheikh Jarrah o pague un «precio alto».

Esta es la cantidad de refugiados palestinos 
Y de esta manera se mantienen los extremos: la confrontación es la única moneda de cambio.

De cierta manera, esto le sirve tanto al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, como a Hamas. A través de la confrontación refuerzan sus respectivas bases y ahogan las voces que piden moderación. Hamas puede decir que es el verdadero representante de los palestinos, al tiempo que el envejecido presidente del Gobierno Autónomo Palestino, Mahmud Abbas, pospone las elecciones. Si se retomaran negociaciones impulsadas por la comunidad internacional, Hamas saldría perdedor, ya que su modus vivendi es la resistencia armada al Estado judío.

Emma Ashford, del grupo de expertos New American Engagement Initiative, argumenta que la «cancelación reciente de las elecciones palestinas significa que Hamas está desesperado por una oportunidad para demostrar su valía, y de ahí los ataques con cohetes y su intento de atar su causa más estrechamente a lo que está sucediendo en Jerusalén Este».

El pueblo de Gaza es víctima de Hamas, según analista 
Por su parte, Netanhayu depende de los ultranacionalistas para permanecer en el cargo y ha logrado desplazar los términos de debate con éxito durante su largo mandato como primer ministro. Hace dos años, su rival Benny Gantz, más de centro, prometió «fortalecer los bloques de asentamientos y los (Altos) del Golán, de donde no nos iremos nunca. El valle del Jordán será nuestra frontera, pero no dejaremos que millones de palestinos que viven más allá de la valla pongan en peligro nuestra identidad como Estado judío». La otrora poderosa ala izquierda de la política de Israel ahora parece desprovista de energía e ideas.

Perversamente, Netanyahu necesita a Hamas, según algunos analistas. Los alternativas son reasumir el control de esa abarrotada prisión a cielo abierto que es Gaza a un costo enorme o ver cómo más grupos militantes como la Yihad Islámica y grupos salafistas inspirados en ISIS se imponen entre una población joven radicalizada por cada capítulo de violencia.

Las alternativas son reasumir el control sobre la abarrotada prisión abierta que es Gaza, a un costo enorme, o ver que grupos aún más militantes como la Jihad Islámica o los grupos salafistas inspirados en ISIS se impongan entre una población joven radicalizada por cada capítulo de violencia.

Más allá del oportunismo político, la causa del conflicto —lo que significa permanecer— genera raíces incluso más profundas. En 2018, el Gobierno de Netanyahu promulgó una ley que consagraba el derecho de autodeterminación nacional como «exclusivo del pueblo judío», no de todos los ciudadanos de Israel. Además degradaba el árabe de idioma oficial a uno con «estatus especial».

Israel acusa a Hamas de usar civiles como escudos 

También promovió nuevos asentamientos judíos en la Ribera Occidental ocupada. Hasta el año pasado, más de 440.000 judíos vivían en la Ribera Occidental, según el grupo israelí de derechos humanos Peace Now. Los intentos actuales de desalojar a familias palestinas en Jerusalén Este encajan con este patrón.

Este mismo mes hace exactamente 100 años, mucho antes de que existiera el Estado de Israel, estallaron los disturbios en lo que entonces era Jaffa. Decenas de palestinos y judíos fueron asesinados. Una comisión de investigación británica (el Reino Unido controlaba Palestina y recibió un mandato de la Liga de Naciones para administrar el territorio en 1922) concluyó que los disturbios surgían de «un sentimiento entre los árabes de descontento y hostilidad hacia los judíos debido a causas políticas y económicas, y vinculado con la inmigración judía».

Esas causas subyacentes nunca se han borrado a lo largo de 1948, cuando el Estado judío nació en lo que los palestinos llaman al-Nakba o «la catástrofe», la guerra de 1967 cuando Israel tomó el control de la Ribera Occidental, Jerusalén Este y Gaza; los levantamientos de los palestinos a principios de este siglo y los conflictos de Gaza desde entonces.

Periodistas huyen de edificio antes de ataque de misiles 
Como observó Ben Wedeman de CNN la semana pasada en Belén de manera incisiva: «Los palestinos jóvenes tirando piedras, sus padres probablemente también arrojaron piedras. Y estos soldados israelíes disparando gases lacrimógenos, sus padres probablemente hicieron lo mismo».

La solución de dos Estados, que fue la base de la diplomacia internacional y está consagrada en resoluciones de la ONU, cada vez es menos viable, a medida que la Ribera Occidental se ha transformado en un mosaico de ciudades palestinas y asentamientos judíos, donde la ocupación comenzó a parecer una anexión. Un informe en profoundidad para el Carnegie Endowment for International Peace describió el mes pasado la solución de dos estados como el «andamiaje (que) sostiene la ocupación y es incapaz estructuralmente de ofrecer paz y seguridad humana».

Una solución de un Estado que diera ciudadanía plena a los habitantes de la Ribera Occidental y Gaza es un veneno demográfico para muchos israelíes e inconcebible en la atmósfera actual.

Edificios para refugiados dañados por los ataques en Gaza 
Este ciclo, como el de 2014, probablemente terminará cuando las dos partes sientan que pueden cantar «victoria» a pesar de la destrucción y la muerte de civiles, y cuando Egipto y Estados Unidos puedan diseñar los términos de una tregua. Pero no será más que una tregua.

Después del conflicto de 2014, Hamas se dedicó a reconstruir su inventario de cohetes y sus complejos de túneles al tiempo que fortalecía su control sobre Gaza. Es difícil visualizar algo diferente a la repetición de este mismo proceso.

En palabras de Martin Indyk, quien tiene décadas de experiencia en Medio Oriente como diplomático estadounidense, «el enfoque de la administración de Biden hasta ahora sugiere que Washington se sentirá cómodo aceptando este final infeliz».

CNN

Estados Unidos aseguró este domingo que es “hora de acabar con el ciclo de violencia” en Oriente Medio y volvió a ofrecer su mediación para buscar un posible alto el fuego entre israelíes y palestinos, una medida que a diferencia de la ONU y otros países no exigió de forma inmediata.

“Estados Unidos ha dejado claro que estamos preparados para ofrecer nuestro apoyo y buenos oficios en caso de que las partes busquen un alto el fuego”, señaló la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, ante el Consejo de Seguridad.

Funcionarios y dirigentes del oficialismo y la oposición coincidieron en que «la violencia nunca es el camino», al repudiar los incidentes protagonizados por un grupo de manifestantes antiminería, enfrentados con el gobernador de Chubut, Mario Arcioni, que arrojaron piedras contra la camioneta en la que se trasladaba el presidente Alberto Fernández y su comitiva por la localidad de Lago Puelo, afectada por incendios forestales.

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, escribió en su cuenta de la red social Twitter: «Repudio absoluto a la agresión desatada contra el presidente Alberto Fernández y su comitiva» y agregó que «la violencia nunca es el camino».

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, manifestó por la misma red social su «repudio la violencia contra el Presidente y su comitiva en Chubut, quienes viajaron para garantizar la respuesta del estado nacional frente a los incendios» y agregó que es «Incomprensible el recurrente comportamiento antidemocrático de aquellos que se oponen a la minería en la provincia».

«Nuestro país necesita de más diálogos, más construcción colectiva, respeto por el otro y menos violencia. Tenemos un Presidente que trabaja cada día por una Argentina unida, más tranquila y con más oportunidades. Somos millones quienes queremos ese camino y lo vemos posible», señaló el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El presidente del Partido Justicialista y diputado nacional por San Juan, José Luis Gioja, señaló que «se agredió a un Presidente que viajó a llevar soluciones» y aseguró en declaraciones a C5N que «la mayoría de los argentinos quieren vivir en democracia y repudiaron esos hechos».

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, rechazó «enérgicamente el ataque que sufrió el presidente de la Nación y su comitiva en la provincia de Chubut» y repudió «cualquier acto de violencia hacia la investidura presidencial por tratarse de un atropello a la propia Democracia y a la República».

La diputada nacional del Frente de Todos, Cristina Álvarez Rodríguez, tambié se sumó a los repudios «a la agresión hacia el presidente y su comitiva» y añadió que «en nuestro país no hay lugar para estas manifestaciones violentas. El único camino es el diálogo».

«El único camino es el diálogo», añadió mientras el diputado nacional por Consenso Federal Alejandro «Topo» Rodríguez, expresó «rechazo» y condena a la agresión y sostuvo que «el diálogo es la vía para resolver cualquier situación, por más compleja que sea y por más legítimos que resulten los reclamos».

Su colega Juliana Di Tullio afirmó en Twitter que «el ataque al Presidente de la nación y su comitiva debe ser repudiado por todas las fuerzas políticas que forman parte de la vida democrática de nuestro país» y consideró que «es grave».

Desde la oposición, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, repudió «el hecho de agresión que vivió el Presidente en Chubut» y señaló que «la manera de expresarse no es a través de la violencia».

El expresidente Mauricio Macri escribió en su cuenta de Twitter que «la violencia nunca es el camino» y manifestó: «Repudio lo sucedido hoy en Chubut durante la visita del presidente. Cualquier diferencia tiene que ser resuelta por la vía del diálogo».

El presidente de la Coalición Cívica y diputado nacional, Maximiliano Ferraro, expresó en la misma red social que «la única salida es la No Violencia, la paz, la defensa de los derechos humanos y que nuestras diferencias y posiciones se diriman dentro de las instituciones de la democracia».

Fuente: MIl Patagonias

Luego de los incidentes el intendente de Lago Puelo, Augusto Sánchez, se refirió a lo ocurrido y a la ayuda que ofreció Nación, con respecto a la vivienda y los servicios básicos.

Augusto Sanchez, brindó declaraciones a medios locales luego de la visita del Presidente. El intendente lamento que un grupo de manifestantes hayan roto vidrios de la traffic donde se trasladaba el mandatario nacional”.

Sanchez manifestó “Es un desafió sumamente importante, ahora hay que trabajar en conjunto para todos los vecinos de la comarca”.

Por otro lado al consultar sobre a las soluciones habitacionales que ofreció nación dijo que “hay que analizar la situación de cada vecino, en la medida que vayamos avanzando con los módulos y la ayuda de Provincia, con el tema de servicios, iremos viendo, obviamente va a llevar un tiempo”. “El monto por vivienda es de un millón cuatrocientos, ademas la próxima semana llegara un camión de Nación con agua potable, alimentos y frazadas”, señalo el mandatario.

Con respecto a los servicios públicos, dijo “Tenemos que reacondicionar el tema de la red eléctrica, demandara dos o tres semanas, hay gente que se dedicaba a la plantación y perdió todo, vamos a tener que llegar a esos lugares con agua”.

Al ser consultado Sanchez, por el operativo de seguridad dijo “no soy experto de seguridad, estuvo a cargo de Presidencia”. «El presidente vino con su seguridad y el gobernador también, nosotros no estuvimos a cargo del operativo y obviamente estoy en desacuerdo con cualquier tipo de violencia”.

Fuente: El Comodorense

Uno de los referentes de los manifestantes antiminería responsabilizó este sábado a la «patota de la Uocra» por los episodios de violencia que se produjeron en Chubut, que incluyeron ataques contra el presidente Alberto Fernández. “Nos cagaron a palos”, denunció el director de Hábitat y Tierra de Lago Puelo, Gustavo Castro, quien participó de la movilización contra la minería.

 

«Vino una patota de la UOCRA comandada por punteros políticos de Lago Puelo», afirmó Gustavo Castro, director de Hábitat y Tierra de Lago Puelo, a través de un video que grabó para la agencia de Noticias RedAcción.

Según Castro, los sindicalistas de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) fueron los que atacaron a los vecinos del lugar que se movilizaron contra la actividad minera en la zona.

«Durante la marcha los vecinos estábamos gritando y la Uocra empezó a cagar a palos a todos los vecinos. Me empezaron a cagar a palo, tengo identificado a todos los que me cagaron a palos, todos punteros de acá de Lago Puelo más los de Esquel, de la Uocra», remarcó Castro.

Y, entre lágrimas, lamentó: «Esto no puede ser así gente, estoy todo golpeado, esto no es así, esto no es el gobierno que tenemos, esto no es el país que necesitamos».

«Hay 300 familias que se quedaron sin nada y nos vienen a cagar a palos», se quejó.

Castro salió a hacer pública su acusación tras los ataques contra la combi que trasladaba al presidente Fernández y su comitiva, quienes supervisaron en el lugar la situación por los incendios que afectan a varias localidades de Chubut.

En el marco de un nuevo Día Internacional de la Mujer, las calles de la ciudad de Trelew congregaron a una gran cantidad de mujeres que conmemoran un nuevo año de lucha colectiva, exigiendo entre otras cosas, que se aceleren los procesos judiciales en contra de los funcionarios públicos y dirigentes de la Provincia.

Previo a la marcha por las calles céntricas de la ciudad, convocada por la Multisectorial Vivas y Libres de Trelew, las distintas agrupaciones de mujeres y diversidades, leyeron un documento que elaboraron conjuntamente para repudiar hechos de violencia en ámbitos públicos, exigiendo a la justicia y al poder político que se investigue.

“Hoy paramos porque la justicia en connivencia con el poder político nos sigue violentando, encubriendo funcionarios y dirigentes violentos y abusadores. Paramos porque estamos hartas del encubrimiento y protección a funcionarios violentos. Exigimos transitar nuestra vida laboral, personal y pública libre de toda violencia.

“(…) la denuncia contra el Intendente de Dolavon, Dante Bowen, denunciado por acoso y abuso sexual sigue cajoneada; y así también porque las instituciones educativas de nuestra provincia siguen sin resolver la denuncia contra el docente Bruno Sancci por discriminación y violencia”.

En otro tramo del documento, manifestaron que “exigimos celeridad en los procesos, basta de complicidad y basta de violencia psicológica, sexual, económica, física, simbólica, política, y laboral”.

Por último, entre otras exigencias, el documento pedía por mayor presupuesto en los organismos del Estado, para implementar políticas públicas en favor de las mujeres víctimas de violencia de género.

El área de Servicios de Protección de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes brindó una charla ayer por la tarde en la que participaron las integrantes del Movimiento Social Marea como parte de las actividades para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

En diálogo con EL CHUBUT, la abogada Agustina Sancha, coordinadora de Servicios de Protección de Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, expresó que estas charlas se realizan el marco de la Semana de la Mujer y que están organizadas por la Secretaría de Desarrollo Comunitario.

En esta actividad, también participó la abogada Indira Bianciotti de la Subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia; la oficial Blanco de la Comisaría de la Mujer y la Dirección de Equidad de Género de la Secretaría de Desarrollo Comunitario.

“Se van a estar teniendo estos encuentros para charlar respecto a las intervenciones en las situaciones de violencia familiar y participan no sólo el Servicio de Protección de Derechos sino que también la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia junto a la Comisaría de la Mujer”, destacó Sancha.

En ese sentido, Sancha detalló a EL CHUBUT que se van a hacer tres encuentros de este tipo pero con distintas agrupaciones sociales. Ayer le tocó al movimiento social Marea, hoy a las 18 se hará en el Teatro del Muelle con el movimiento Omuma y el 5 de marzo a las 10 también en el Teatro del Muelle con la multisectorial feminista de mujeres y disidencias de Madryn.

“Siempre hacemos estas charlas, a veces se dan desde el Servicio de Protección, o la Dirección de Equidad de Género. También brindamos capacitaciones que se dan en las escuelas, no solamente de violencia familiar, sino que en años anteriores se han dado den violencia en el noviazgo orientada hacia adolescentes y siempre participan, instituciones, organizaciones sociales o los Caps de cada barrio”, aseguró Sancha.

Por último, consultada acerca de las consultas que más les llegan en las charlas y capacitaciones, la abogada destacó a EL CHUBUT que preguntan acerca de qué ocurre ante una situación de denuncia familiar, donde se realizan las denuncias, que pasa después de eso, si la puede hacer un familiar y qué pasa cuando se trata de menores.

El histórico viaje se realizará del 5 al 8 de marzo. Será la primera vez que un Papa viaja al territorio ubicado en el suroeste de Asia. El objetivo es consagrar el restablecimiento de la comunidad cristiana tras la extensa ocupación del Estado Islámico.

El viaje de Francisco del 5 al 8 de marzo será el primero de un Papa a Irak, y hay quienes creen que podría ser el último al Estado iraquí tal como es hoy día. La posible partición de Irak no es idea nueva, pero una confluencia de factores la ha relanzado.

«¿Será 2021 el principio del fin del Irak que conocemos?, tituló el periodista iraquí Majid al-Samarrai un artículo publicado el mes pasado en The Arab Weekly, la revista del diario panárabe londinense Al-Arab.

La visita del Papa llega, en efecto, en horas críticas, justo cuando Bagdad busca dejar atrás picos simultáneos de tensión entre Estados Unidos e Irán y de hartazgo social con sus malabares para complacer a esos dos aliados mientras la plata no alcanza.

Las restricciones a las protestas por el coronavirus y el nuevo Estados Unidos de Joe Biden, algo menos hostil a Irán, parecieron dar respiro a Irak en ambos frentes.

Pero la pandemia hundió el precio del petróleo y acentuó las penurias de un país con una grieta sectaria que alienta ambiciones de autogobierno, y Biden es autor de un famoso plan para partir y poner fin a Irak en su forma actual.

Además, en un hecho que promete multiplicar las tensiones en Irak, el primer ataque ordenado por Biden desde su llegada al poder mató el jueves pasado a 22 integrantes de una milicia iraquí apoyada por Irán en una zona de Siria fronteriza con Irak.

Irán, un país persa y la mayor potencia musulmana chiita, es pieza clave en este juego, que tiene a Irak en el centro de la escena.

Irak es un país entre la espada estadounidense y la pared iraní», dijo el periodista argentino especialista en Medio Oriente Ezequiel Kopel.

Tras el fin de su guerra con Irak en 1998, Irán creó, a través de partidos políticos y milicias, una vasta red de influencia dentro de su vecino, que es de mayoría árabe chiita.

La invasión estadounidense de 2003 alteró el balance de poder en Irak, al derribar el Gobierno árabe y musulmán sunnita de Saddam Hussein y empoderar a los chiitas pro-Irán, además de cimentar la autonomía de facto de los kurdos en el norte del país.

Esto dio pie a una puja entre Washington y Teherán por alinear al Gobierno de Bagdad, y por otro lado, a una feroz persecución contra los sunnitas de fuerzas de seguridad y milicias chiitas y a una insurgencia sunnita, un combo que dejó miles de muertos.

Se desarrolló en Lago Puelo una jornada de talleres destinada a los equipos técnicos locales que trabajan en la prevención de violencias por motivos de género en la que participó el equipo de la secretaría de Mujeres, Género y Diversidad del municipio local y promotoras territoriales. La formación se dio en el marco de la Campaña Nacional «Argentina Unida contra las Violencias de Género».

«Estoy muy contenta y es muy importante que Lago Puelo sea la sede de estas capacitaciones porque es un respaldo para el equipo interdisciplinario del área y para las y los promotores territoriales. Los abordajes de las violencias por motivos de género tienen que ser integrales y las políticas transversales, por eso es fundamental que se garanticen estos espacios desde el Estado. Nos queda un gran camino por recorrer y poder identificar situaciones para prevenir las violencias a tiempo es clave», aseguró la secretaria de Mujeres Género y Diversidad de Lago Puelo, María Rosa Cavallaro.

«Estamos transitando este camino de la deconstrucción, aprendiendo del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. No tenemos claro el camino pero tenemos confianza en quienes vienen trabajando, en lo que está haciendo el equipo desde la secretaría, con los recursos que disponemos la incorporación de las nuevas operadoras, el funcionamiento de la línea 144», aseguró el intendente de Lago Puelo, Augusto Sánchez, quien participó de la inauguración de los talleres.

EJES TEMATICOS DEL ENCUENTRO

En el encuentro se generaron espacios de formación e intercambio de saberes y experiencias acerca de la prevención de las violencias por motivos de género y se buscó abordar la detección temprana de situaciones de violencia por motivos de género desde una perspectiva interseccional donde se reconocen las especificidades de cada territorio.

Los ejes temáticos que se trabajaron en los talleres consistieron en la Detección de Señales Tempranas: herramientas para la detección y acompañamiento en red, los Vínculos Responsables y Diversos y las Masculinidades sin Violencia. Asimismo, se entregaron materiales para poder replicar los encuentros de formación en distintos espacios de la gestión y del territorio.