Tag

robaron

Browsing

La máquina fue alquilada por una inmobiliaria de Trelew que luego la trasladó a una localidad, donde fue sustraída en el 2018 y la encontraron este domingo.

Un ciudadano con residencia en Trelew, denunció el robo de una máquina cargadora que le había alquilado a una inmobiliaria de esa ciudad. Tras varias averiguaciones, logró conocer que se encontraba en la localidad de Cholila, por lo que en la jornada del domingo personal policial procedió a retirar la máquina que estaba en la vía pública en esa localidad.

De acuerdo al parte policial, un ciudadano de Trelew denunció que en el año 2013 alquiló una maquina cargadora (pala retroexcavadora) marca NEW HOLAND 4X4 a una inmobiliaria de esa misma ciudad y, en el marco de aquel contrato, dicha maquina fue traslada a la localidad de Lago Puelo quedando bajo la responsabilidad y uso de otro ciudadano. Pasado un tiempo, luego de finalizar los términos del contrato y ya en el año 2018, el denunciante tomó conocimiento de que había sido sustraída de un predio de esa localidad.

Ante esta situación, el damnificado sin realizar denuncia alguna comenzó a realizar averiguaciones respecto a la ubicación de su máquina, logrando determinar este domingo 14 de noviembre, que se encontraba en Cholila. En virtud a ello, el Segundo Jefe de la Unidad Regional de Esquel, Cristián Cedrón, y personal a cargo procedieron a retirar la máquina que se encontraba en la vía pública, determinado además que se encontraba bajo la responsabilidad de un vecino, con domicilio en calle Los Cipreses S/Nro.

En el lugar se realizó la correspondiente verificación de chasis y motor con la documentación original que tenía el damnificado, diligencia que fue llevaba adelante por el personal de la Planta Verificadora Lago Puelo.

Finalizada la diligencia y por disposición del MPF de la Comarca Andina con asiento en la localidad de El Hoyo, se trasladó el rodado a la Comisaría a los fines de su resguardo.

Fue en dos hechos que sucedieron en el transcurso de la tarde de este miércoles: el del magistrado en las cercanías del barrio Parque “Las Margaritas”, al sur de Trelew y el del jefe comunal en las inmediaciones de la Legislatura en zona céntrica de la capital provincial, aunque dijeron desde la policía que Pol Huisman no pudo precisar el lugar concreto en donde le abrieron la camioneta para sustraerle una Notebook, una Tablet y un bolso con prendas de vestir.

El caso del jefe comunal fue denunciado por él mismo en la comisaría capitalina, en donde Pol Huisman declaró que el hecho fue en la Toyota Hilux de la Municipalidad, sin ejercer fuerza ni violencia, aclaró.

En el otro hecho; el de Trelew, el perjudicado fue el juez Penal Gustavo Daniel Castro, quien denunció en la policía que le rompieron uno de los vidrios del coche y que de la cabina, del lado del acompañante, le llevaron el morral que había dejado con un par de zapatillas y unas prendas de vestir, reservándose el derecho de ampliar la denuncia si constataba que le faltaba algo más.

El hecho ocurrió entre las doce del mediodía y las cinco de la tarde en A.P.Bell y Capitán Murga, en la zona sur de Trelew y las autoridades que tomaron intervención investigan si dos jóvenes a los que un vecino vio como sospechosos, merodeando por ese sector, tuvieron relación con el robo. Analizaban también algunas cámaras de seguridad de domicilios cercanos.

Castro, aparentemente, dejó el automóvil estacionado y se fue a hacer alguna actividad física por un sector de chacras de la zona sur cercano a la ciudad, que es muy frecuentado por runners, ciclistas y gente que hace footing. Aunque en otras versiones se daba cuenta que había ido a visitar a un conocido que tiene su casa por ese lugar. Fue en un lapso de cuatro a cinco horas que los ladrones le saquearon el vehículo.

Fue este miércoles a la tarde en el radio céntrico de la ciudad cuando de la camioneta le sustrajeron un maletín conteniendo una importante suma de dinero y documentación. El robo ocurrió, aparentemente, cuando bajó a un corralón de materiales, dejando el vehículo en doble fila.

En las primeras versiones, se decía que Bermejo había sido asaltado en la vía pública pero la policía lo desmintió. El robo –que habría sido registrado por unas cámaras de seguridad—ocurrió antes de las 19 en las inmediaciones de 25 de Mayo y Buenos Aires, indicaron algunas fuentes consultadas por Radio 3.

Un enfermero robó dosis de Sputnik V, de la de Sinopharm y de Covishield, luego montó un vacunatorio con su pareja. Intentan dar con los inmunizados.

Un repentino faltante de dosis de la vacuna contra el coronavirus en la capital de Santiago del Estero que estaban en un lugar blindado, custodiado por el Ejército y de acceso restringido generó un escándalo. De acuerdo con lo que indicaron fuentes del caso, un enfermero las había robado y las aplicaba en un vacunatorio clandestino, consigna Minuto1.

La denuncia fue presentada por la titular de Inmunizaciones del Ministerio de Salud de Santiago del Estero, María Florencia Coronel, y se le dio intervención inmediata al personal de la División Homicidios y Delitos Complejos. De acuerdo con lo que reveló Nuevo Diario, se estudiaron las cámaras de seguridad y descubrieron que uno de los empleados del área se llevó dos cajas: era un enfermero del área de Inmunización, que debía controlar junto a los uniformados las dosis de la vacuna contra el coronavirus guardadas en el depósito.

De este modo, la jueza de Control y Garantías, Ana Cecilia Vittar, dispuso un allanamiento y la detención del trabajador de la salud, identificado como Dante Daniel Díaz, de 42 años.

Fue así que la Policía de Santiago del Estero allanaron su domicilio en calle Necochea al 600, del barrio 8 de Abril, donde detuvieron al enfermero y lo acusaron de “hurto agravado y adulteración de sustancias medicinales, en perjuicio del Estado provincial”.

En el operativo también hallaron 268 dosis de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V, 14 de la Sinopharm y una de Covishield. Además se secuestraron otras 510 dosis de diferentes vacunas que no serían contra el Covid-19.

Los efectivos también incautaron elementos informáticos, un revólver, y numerosos insumos de enfermería como materiales descartables, jeringas, agujas, guantes descartables, barbijos, bolsas de residuos patógenos, libretas sanitarias de vacunación del Covid-19, gran cantidad de cremas, cánulas de oxígeno y documentación de distinto tipo.

Por otra parte, la esposa de Díaz, identificada como María Angélica Coronel, quien es educadora sanitaria y trabaja en el call center 107, también fue detenida por orden judicial.

Luego trascendió que la pareja había armado un lugar de vacunación privada. La enfermería, llamada Consultorio de Enfermería del Sur, también fue allanada y se secuestraron elementos de residuos patológicos y una gran cantidad de dinero en efectivo, que estaba en una conservadora.

Según fuentes policiales de Santiago del Estero, todo apuntaría a que este lugar funcionaba como una “pyme” de aplicación de la vacuna contra el coronavirus, por la cual cobraban ilegalmente.

Ahora, la Policía y la Justicia trabajan para lograr dar con todas las personas que habrían sido inmunizadas de forma clandestina. En caso de ser identificadas, también podrían quedar detenidas.

Ocurrió este sábado en una vivienda de la calle San Martín. Fueron tres sujetos. Sometieron a la dueña de la vivienda y a una acompañante para que le entregaran el dinero de la venta de un auto. Las víctimas incriminaron a una amiga por tener relación de complicidad con los autores del robo.

Anoche un grupo de delincuentes ingresaron violentamente a una vivienda, amenazaron a dos mujeres y escaparon con una suma de $130 mil.

El hecho se produjo alrededor de las 00:16 horas del sábado en un domicilio de la calle San Martín al 1000, entre Buenos Aires y Ramón y Cajal.

Según indicó la Policía, los ladrones comenzaron a revolver el inmueble exigiendo una suma de dinero por la venta de un vehículo marca Renault Clio modelo 2003 que la propietaria de la casa había hecho días antes. Así fue que a los pocos minutos los sujetos hallaron la importante suma de dinero que había sido escondida por la mujer en la cajonera de una de las habitaciones de la vivienda.

Fueron las propias víctimas las que luego del ataque denunciaron ante la Policía la complicidad de una amiga en el robo. Conforme a lo explicado por la Policía, la mujer a la que hacían referencia había “vendido” la información de la transacción del rodado. También la acusaron de dejar la puerta de la casa sin llave para facilitar el ingreso de los delincuentes. Esto fue certificado por una conversación de Whatsapp que la incriminaba de ayudar a cometer el delito, no en su ejecución material, pero si su responsabilidad en la intelectualidad del hecho.

Fue por esto que la fiscalía realizó el secuestro del teléfono que las víctimas tenían en su poder y que contienen el diálogo entre la mujer y los maleantes.

Lo llamaron por teléfono indicando que necesitaban sus datos bancarios para que pudiera cobrar 100 mil pesos y los estafadores se apoderaron de una suma superior a los 590 mil pesos.

Pese a las constantes advertencias realizadas justamente para evitar que la comunidad sea víctima de estafadores, el día de ayer miércoles cerca de las 12:30 horas personal de la Comisaría de Rada Tilly recibió la denuncia de un hombre mayor de edad quien indicó que recibió un llamado telefónico de quienes indicaban pertenecer al Ministerio de Desarrollo Social de Buenos Aires y le informaban que debía cobrar la suma de $100.000 pero para ello debía darle sus datos bancarios para que pudieran hacer la transferencia del importe.

Luego de una explicación que sonaba “coherente” y de insistir en que debía cobrar el dinero, el hombre terminó aportando los datos que solicitaban pero posteriormente lejos de ver reflejado en su cuenta bancaria que incrementara su capital, se encontró con que le habían sustraído la suma de $400.011 de una cuenta y $190.000 de otra de ellas.

Ante la situación decidió radicar la denuncia correspondiente para intentar recuperar los ahorros que habían logrado sustraerle los estafadores.

Tanto autoridades policiales como judiciales piden a la comunidad que al recibir llamados telefónicos constaten que sea el interlocutor que dice quién se está comunicando y no brindar datos personales, de tarjetas, números de cuenta, códigos de seguridad mediante esta vía así como no concretar trasferencias a cuentas bancarias desconocidos, para evitar caer en el “cuento del tío”.

Aparentemente, el ladrón no sabía manejar y al doblar en una esquina el vehículo se le fue impactando de lleno una vivienda, a las pocas calles de donde lo había robado. El hecho ocurrió en el barrio Planta de Gas, una hora y media después de la sustracción del otro automóvil en el barrio INTA, del frente de la sala de primeros auxilios.

Allí la dueña lo dejó con las llaves puestas al entrar al centro asistencial y cuando volvió ya no estaba: se lo habían llevado.

El hecho ocurrió, según la policía, momentos antes de las once y media en la zona oeste de Trelew, cuando el coche se encontraba estacionado entre las calles 25 de Mayo y Gastre.

Es un automóvil Peugeot 207, de color gris, chapa patente HUS 117 que hasta estas horas no aparecía.

El otro robo ocurrió minutos antes de las 13 entre las calles Moyano y José Mármol. Ahí estaba estacionado el coche, aparentemente con el motor encendido, cuando un ladrón al que el propietario del rodado describe alto, de contextura física normal, con tapaboca y un buzo con capucha, se subió al vehículo y se lo llevó.

Pero no fue muy lejos, porque huyendo a gran velocidad terminó chocando una vivienda situada a pocas calles de donde había robado el auto. El vehículo, coincidentemente con el del otro caso, es también un Peugeot 207, de color rojo, apareció incrustado contra la pared de un domicilio situado entre Moyano y Echeverría.

Ahí lo encontró el dueño y llamó a la policía. El coche tuvo importantes daños en la parte delantera a consecuencia de la colisión y por lo que se supo la fiscalía accedió a que se lo entregaran al damnificado en el mismo lugar del choque. Del ladrón, ni señas. La policía tampoco invirtió mucho tiempo en buscarlo.

Dos hombres de 26 y 27 años entraron a un bar, golpearon al dueño del local para intentar llevarse la caja registradora, pero fueron detenidos.

La policía de  la ciudad de Sarmiento detuvo a dos jóvenes por robo y lesiones. Al llevarlos a la comisaría descubrieron que uno de ellos tenía pedido de captura en Río Negro.

Ocurrió cerca de las 22:40 horas, cuando efectivos policiales detuvieron a dos hombres de 26 y 27 años, quienes ingresaron a robar en un bar ubicado en España al 200.

Según pudo saber ADNSUR, allí además agredieron al dueño del local e intentaron llevarse la caja registradora.

Una vez que los hombres fueron detenidos y trasladados a la dependencia policial, constataron que uno de ellos contaba con pedido de captura de la localidad de El Bolsón.

Dos sujetos abordaron un remís y una vez en barrio Jorge Newbery atacaron al trabajador al volante y le robaron.

Por las características del hecho, se investiga si se trata de individuos que a mediados de año protagonizaron una serie de delitos contra taxistas.

Ayer cerca de las 2 de la madrugada dos sujetos abordaron un remís de la agencia Apolo en la base de la misma, ubicada en inmediaciones de avenida Rivadavia al 1.800, y pidieron ser trasladados a la intersección de Sarmiento y Florida en barrio Jorge Newbery; una vez en el lugar, uno de los pasajeros tomó por el cuello al remisero amenazándolo mientras el restante le sustrajo la billetera con documentación y una suma de $1.500 en efectivo.

Tras ello, los malvivientes descendieron del rodado y escaparon a pie del lugar mientras que el remisero comentó por radio lo sucedido a sus pares quienes se acercaron al lugar, comprobando que el trabajador damnificado no presentaba lesión alguna pese al mal momento vivido. Posteriormente realizó la denuncia por el ilícito en Seccional Segunda de Policía para que tomaran intervención.

El hecho ocurrido guarda similares características con una serie de sucesos acontecidos en julio del corriente; en uno de ellos, un taxista resultó apuñalado en medio de un robo luego de que un joven lo abordara tras dejar a dos pasajeros en inmediaciones de las calles Malvinas Norte y pasaje Sarmiento del barrio Jorge Newbery. En aquella oportunidad solo se trató de lesiones leves, y pese a que otro malviviente se acercó y rompió un vidrio del rodado para asaltarlo mientras era atacado, no lograron su cometido.

Previo a ello, un taxista que dejó a una pasajera en inmediaciones de Florida y Blas Parera del mismo barrio, fue interceptado por dos hombres quienes portando un cuchillo le provocaron varias lesiones, alzándose con un celular y la billetera con la recaudación del damnificado.

Por ambos hechos fueron identificados dos menores de edad de 15 y 17 años de edad, quienes resultan ser inimputables, publicó El Comodorense.

El nuevo hecho de inseguridad ocurrió en una vivienda ubicada sobre la calle Estados Árabes, del barrio Roca. Los delincuentes ingresaron por la puerta de una habitación que da al patio y que estaba sin llaves.

Un vecino del barrio Roca sufrió un robo en su casa ubicada sobre la calle  Estados Árabes. Los ladrones ingresaron entre el lunes y el martes, cuando el dueño no se encontraba en la vivienda, y se llevaron varias herramientas valuadas en más de 55 mil pesos.

Según la denuncia a la que accedió ADNSUR, los delincuentes ingresaron por la puerta de una habitación que da al patio y estaba sin llaves. De esta manera lograron alzarse con un rotopercutor, dos amoladoras, una cierra circular, un atornillador, una lija eléctrica y una cierra caladora.

El robo fue denunciado en la Seccional Tercera de Policías.