Tag

visita

Browsing

Este viernes, en horas del mediodía, estaba previsto que los ministros Gabriel Katopodis, de Obras Públicas; Carla Vizzotti, de Salud; y Matías Lammens, de Turismo y Deportes, visiten Puerto Madryn, pero por problemas con el vuelo tuvieron que cancelar el viaje.

Los funcionarios nacionales tenían previsto cumplir una agenda oficial junto al intendente Gustavo Sastre y el vicegobernador Ricardo Sastre.

Según informaron, entre otras actividades, los ministros iban a recorrer las obras de la doble trocha entre Puerto Madryn y Trelew, y también al Hospital Modular.

FUnete: Radio 3

El diputado nacional Ignacio ‘Nacho Torres’ visitó el Hospital Rural de Sarmiento, donde recorrió las instalaciones junto a personal de la institución y vecinos de la localidad.

Torres estuvo en el Hospital de la ciudad de Sarmiento, recorriendo la institución con vecinos del lugar que reclaman por más recursos, al respecto manifestó que “en Sarmiento había un solo médico de guardia, es algo preocupante porque viven más de 20.000 personas”. “Hacen falta más médicos, pero no solo en Sarmiento, este es un déficit que se repite en muchas otras localidades de la provincia”.

Asimismo, el Diputado indicó que “el propio Intendente manifestó que ‘están en una situación compleja’, y que ‘no tienen estructura para operar’, lo que respalda el reclamo de los vecinos que se encuentran muy preocupados”. Además, agregó que “hay un ala del hospital que hace casi 5 años que está por inaugurarse y que sigue esperando, sumado al extenso atraso en el pago de sueldos de todo el personal, un patrón que se repite con todos los trabajadores públicos”.

Por otro lado, Torres expresó que “estos problemas de faltas de insumos llevan años perjudicando a los chubutenses, pero en este contexto tan difícil, donde la segunda ola de COVID19 afecta a todo el país, la situación es doblemente preocupante”.

Finalmente, el Legislador Nacional dijo que “vamos a seguir acompañando a los vecinos y a los trabajadores, dándole visibilidad a sus reclamos e insistiendo a las autoridades provinciales que den respuestas concretas y urgentes”.

Fuente: Con Sello Patagónico

La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, visitó hoy la localidad de El Hoyo luego de supervisar la llegada de un cargamento de vacunas contra el Covid-19 destinado a la población de riesgo y a quienes trabajan en los lugares más afectados por el incendio.

Con este refuerzo estratégico de 5 mil dosis, que se suman a los insumos sanitarios enviados a la zona por el Ministerio de Salud de la Nación, el Estado Nacional continúa con la asistencia y el acompañamiento permanente a la Comarca Andina ante la emergencia.

La Ministra llegó acompañada por la secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado; el secretario de Equidad en Salud, Victor Urbani y la asesora presidencial, Cecilia Nicolini; como también, del ministro de Salud de Chubut, Fabián Puratich y su equipo de trabajo.

El intendente Pol Huisman recibió a toda la comitiva y a su par de Lago Puelo, Augusto Sánchez, en un encuentro donde dialogaron de la situación sanitaria en el marco de la emergencia y la necesidad de comenzar a gestionar un hospital de alta complejidad para atender a las localidades del corredor cordillerano de Ruta 40.

«Acá estamos. No sólo para traer esta dosis de refuerzo, sino también para acompañarlos», declaró Vizzotti al cierre del encuentro.

Por su parte, el intendente Huisman destacó y agradeció la presencia del Estado Nacional desde el primer momento de esta catástrofe, con trabajo articulado entre los gobiernos de la Nación, la Provincia y los Municipios para estar cerca de quienes más lo necesitan.

Fuente: Red 43

El diputado nacional por Chubut, Nacho Torres, cuestionó que el papelón durante la visita del Presidente Alberto Fernández se llevó toda la atención, cuando debería estar en las familias afectadas por los incendios en la Comarca Andina. Además, detalló que Patricia Bullrich fue quien pidió estar presente en la zona del desastre.

Patricia Bullrich arribó a Chubut y, según describen desde Juntos por el Cambio, no llevó a cabo la agenda original prevista para su visita. “La verdad es que quiso estar en el foco crítico de la provincia hoy en día, que es lo que está pasando en la Cordillera”, dijo el diputado nacional chubutense, Ignacio Torres, en comunicación con El Comodorense Radio.

“Así que nos subimos a la camioneta y fuimos a la Comarca a hablar con algunos vecinos afectados de la zona, y volvimos hoy para poder llegar a tiempo a la presentación del libro en Puerto Madryn”, añadió sobre la visita de Patricia Bullrich.

El legislador cuestionó que Chubut sea noticia “por un papelón como el que sucedió hace pocos días”, refiriéndose a la visita del presidente Alberto Fernández a la Comarca Andina, donde sobrevoló la zona afectada por los incendios y luego fue agredido por un grupo de violentos que destrozaron el vehículo en el que era transportado.

Sobre lo dicho, sugirió que “la agenda tenía que pasar por las familias que perdieron todo, la situación es verdaderamente angustiante”.

En ese sentido, luego de su paso por las localidades de El Hoyo y Lago Puelo, afirmó que “al margen de la solidaridad de todos los chubutenses y de todos los argentinos, que es digna de destacar, la situación sigue siendo muy crítica. No hay contención psicológica y menos soluciones habitacionales”.

“Esto no se resuelve de un día para el otro, pero si tiene que hacerse a conciencia y con responsabilidad, y sin dar lugar a algunas avivadas que lamentablemente hemos estado acostumbrados en otras emergencias”, deslizó.

“HAY PROBLEMAS REALES Y LA GENTE TERMINA SIENDO REHÉN DE DISCUSIONES POLÍTICAS”

Sobre las versiones y acusaciones cruzadas luego del papelón vivido durante la vista del presidente a la provincia, Torres definió que “es más de mismo, esa interna del Gobierno Provincial es un cambalache”, e hizo especial hincapié en el hecho de “el ministro de Seguridad –Federico Massoni- echándole la culpa a un Diputado Nacional –Santiago Igón- que no tiene ninguna facultad en lo que hace a la seguridad del presidente de la Nación”.

“En vez de tener una custodia presidencial como corresponde estaba de fuerza de choque un gremio –por la UOCRA-, esto para la investidura presidencial es un papelón. Eso no somos los chubutenses, no somos violentos”, desarrolló.

El diputado nacional no dudó en decir “estoy convencido de que en los violentos había una intencionalidad claramente política que corresponde a una interna del Gobierno”.

Torres definió que “hay tantos ismos como bloques provinciales en ese poliamor peronista que no se define para donde va” aunque indicó “los problemas del peronismo son del peronismo, pero hay problemas reales de gente que termina siendo rehén de discusiones políticas que no le interesan a nadie. En algún punto todos pedíamos lo mismo, que no se politice el tema, que todos tiremos del mismo carro para el mismo lado y que brindemos respuestas rápidas para esta gente”.

Fuente: El Comodorense

Massoni

Como también se dejó en evidencia con la llegada del ministro de Educación de nación Nicolás Trotta los primeros días de febrero de este año, Chubut dista mucho de ser una provincia que pueda garantizar seguridad a un dignatario y así se dejó por sentado este sábado por la mañana, con la concurrencia del Presidente de la nación a Lago Puelo, que estuvo motivada por los estragos naturales que ocasionaron los incendios en la región.

La visita de Alberto Fernandez tenía como finalidad la firma de convenios con autoridades provinciales como el gobernador Mariano Arcioni, a efectos de reforzar un vínculo de colaboración para encarar los desastres provocados por los incendios forestales en la comarca andina de la Patagonia.

Ni bien el helicóptero presidencial aterrizó en las inmediaciones del centro cultural de Lago Puelo, los manifestantes anti-mineros se hicieron presentes y fue entonces que se produjeron las rispideces, donde en medio de pedradas y golpes de puño, rompieron las ventanas de la combi que transportaría al presidente para su recorrido por la región afectada y por un pelo, el primer mandatario no fue herido… aunque se dice que un miembro de su gabinete de asesores recibió golpes por parte del grupo activista.

El ministro de Seguridad Federico Massoni nuevamente dio la noticia con su inoperancia vehemente y lejos de dar un paso al costado como cualquier funcionario racional, salió a responsabilizar a las autoridades nacionales de lo que había pasado lavándose olímpicamente las manos acorde a su histriónico narcisismo exacerbado.

Massoni cuenta en el historial de su gestión con despilfarros inauditos de las arcas provinciales para la creación de unidades especiales policiales como el GRIM, GIR, aprovisionamiento de costosas armas de puño para el GEOP, ingreso por planta política de una gran cantidad de obsecuentes en oficinas nuevas de “INTELIGENCIA” que cobran una fortuna y además con bonos dinerarios de hasta $20 mil más, mientras el resto de la administración percibe sueldos con tres meses de atraso; sin embargo, cuando ha tenido que demostrar todo ese aparato de seguridad estatal para la protección de dignatarios nacionales o visitantes VIP como en este caso es nada mas y nada menos que el Presidente de la Nación, ha hecho más aguas que aciertos teniendo en cuenta toda parafernalia en la que se invirtió.

Lejos de eso, pareciera que la gestión del ministerio de Seguridad de la provincia del Chubut es mucho más eficaz (y hasta por ahí nomás) persiguiendo carteristas, “tranzas”, “descuidistas” y “chorros” de poca monta que persiguiendo narcotraficantes avezados o cuidando dignatarios nacionales que es donde realmente se ve de qué madera está hecho un ministro.

Alrededor de las 17 horas salió junto a la cuestionada alta cúpula policial por conferencia de prensa en la sala de situación de Jefatura de Policía; desencajado, ceño fruncido, movimientos motrices bruscos y denotando una imagen de impotencia sobre lo que había pasado y preocupación por su futuro; pero lejos de hacer una autocrítica, reconocer el fracaso rotundo de su gestión como bien se pudo ver este sábado y dar un paso al costado, (actitud que hubiera sido reconocida por este medio como un acto de dignidad, por lo menos) redobló la apuesta y buscó hacer la típica jugada del “discurso para la gilada” de la que tan hartos estamos todos los chubutenses de los políticos.

La excusa se basó en echarle la culpa de todo lo que sucedió a “Casa Militar” (organismo encargado de la custodia presidencial), justificándose en que supuestamente, la custodia del mandatario hizo un “cambio brusco de itinerario” del que el Ministerio de Seguridad provincial “no estaba enterado”, cabe preguntarnos entonces: ¿Cómo sabían los activistas de que Alberto Fernandez iba a estar en el centro cultural de Lago Puelo? ¿Tienen más información los manifestantes que el ministro de Seguridad? Si es así, más que justificada hubiera estado su renuncia al frente de la cartilla de Seguridad de la provincia, pues se trataría de una prueba palmaria de la falta de idoneidad tanto de Massoni como de su gabinete en ese organismo.

Si bien la custodia presidencial dejaba muchísimo que desear (cinco uniformados de la policía federal y por lo menos 3 miembros civiles de la AFI), la presencia del Ministerio de Seguridad y de la Policía de Chubut fue casi nula y se redujo a un puñado de efectivos civiles de la brigada de investigaciones y personal de APSV.

Recordemos que en casos de visitas presidenciales un organismo al frente de la seguridad provincial está compelido con un deber de colaboración exhaustiva a los efectos de proteger la integridad física del presidente, pero eso no ocurrió aquí.

Restaría esperar novedades sobre la permanencia de Massoni en su cargo luego de éste bochornoso hecho; hasta el momento el futuro del ministro de Seguridad en el Gobierno sería equiparable a caminar sobre los bordes de un andamio a gran altura, pero habría que ver cuáles son las decisiones del titular del poder ejecutivo de la provincia Mariano Arcioni.

Sin dudas, la mejor noticia con la que nos podríamos despertar los chubutenses sería la renuncia de ambos, tanto de Massoni como de Arcioni; considerados los precursores de todos los males de nuestra querida provincia… el sol brillará mucho más ese día…

Como también se dejó en evidencia con la llegada del ministro de Educación de nación Nicolás Trotta los primeros días de febrero de este año, Chubut dista mucho de ser una provincia que pueda garantizar seguridad a un dignatario y así se dejó por sentado este sábado por la mañana, con la concurrencia del Presidente de la nación a Lago Puelo, que estuvo motivada por los estragos naturales que ocasionaron los incendios en la región.

La visita de Alberto Fernandez tenía como finalidad la firma de convenios con autoridades provinciales como el gobernador Mariano Arcioni, a efectos de reforzar un vínculo de colaboración para encarar los desastres provocados por los incendios forestales en la comarca andina de la Patagonia.

Ni bien el helicóptero presidencial aterrizó en las inmediaciones del centro cultural de Lago Puelo, los manifestantes anti-mineros se hicieron presentes y fue entonces que se produjeron las rispideces, donde en medio de pedradas y golpes de puño, rompieron las ventanas de la combi que transportaría al presidente para su recorrido por la región afectada y por un pelo, el primer mandatario no fue herido… aunque se dice que un miembro de su gabinete de asesores recibió golpes por parte del grupo activista.

El ministro de Seguridad Federico Massoni nuevamente dio la noticia con su inoperancia vehemente y lejos de dar un paso al costado como cualquier funcionario racional, salió a responsabilizar a las autoridades nacionales de lo que había pasado lavándose olímpicamente las manos acorde a su histriónico narcisismo exacerbado.

Massoni cuenta en el historial de su gestión con despilfarros inauditos de las arcas provinciales para la creación de unidades especiales policiales como el GRIM, GIR, aprovisionamiento de costosas armas de puño para el GEOP, ingreso por planta política de una gran cantidad de obsecuentes en oficinas nuevas de “INTELIGENCIA” que cobran una fortuna y además con bonos dinerarios de hasta $20 mil más, mientras el resto de la administración percibe sueldos con tres meses de atraso; sin embargo, cuando ha tenido que demostrar todo ese aparato de seguridad estatal para la protección de dignatarios nacionales o visitantes VIP como en este caso es nada mas y nada menos que el Presidente de la Nación, ha hecho más aguas que aciertos teniendo en cuenta toda parafernalia en la que se invirtió.

Lejos de eso, pareciera que la gestión del ministerio de Seguridad de la provincia del Chubut es mucho más eficaz (y hasta por ahí nomás) persiguiendo carteristas, “tranzas”, “descuidistas” y “chorros” de poca monta que persiguiendo narcotraficantes avezados o cuidando dignatarios nacionales que es donde realmente se ve de qué madera está hecho un ministro.

Alrededor de las 17 horas salió junto a la cuestionada alta cúpula policial por conferencia de prensa en la sala de situación de Jefatura de Policía; desencajado, ceño fruncido, movimientos motrices bruscos y denotando una imagen de impotencia sobre lo que había pasado y preocupación por su futuro; pero lejos de hacer una autocrítica, reconocer el fracaso rotundo de su gestión como bien se pudo ver este sábado y dar un paso al costado, (actitud que hubiera sido reconocida por este medio como un acto de dignidad, por lo menos) redobló la apuesta y buscó hacer la típica jugada del “discurso para la gilada” de la que tan hartos estamos todos los chubutenses de los políticos.

La excusa se basó en echarle la culpa de todo lo que sucedió a “Casa Militar” (organismo encargado de la custodia presidencial), justificándose en que supuestamente, la custodia del mandatario hizo un “cambio brusco de itinerario” del que el Ministerio de Seguridad provincial “no estaba enterado”, cabe preguntarnos entonces: ¿Cómo sabían los activistas de que Alberto Fernandez iba a estar en el centro cultural de Lago Puelo? ¿Tienen más información los manifestantes que el ministro de Seguridad? Si es así, más que justificada hubiera estado su renuncia al frente de la cartilla de Seguridad de la provincia, pues se trataría de una prueba palmaria de la falta de idoneidad tanto de Massoni como de su gabinete en ese organismo.

Si bien la custodia presidencial dejaba muchísimo que desear (cinco uniformados de la policía federal y por lo menos 3 miembros civiles de la AFI), la presencia del Ministerio de Seguridad y de la Policía de Chubut fue casi nula y se redujo a un puñado de efectivos civiles de la brigada de investigaciones y personal de APSV.

Recordemos que en casos de visitas presidenciales un organismo al frente de la seguridad provincial está compelido con un deber de colaboración exhaustiva a los efectos de proteger la integridad física del presidente, pero eso no ocurrió aquí.

Restaría esperar novedades sobre la permanencia de Massoni en su cargo luego de éste bochornoso hecho; hasta el momento el futuro del ministro de Seguridad en el Gobierno sería equiparable a caminar sobre los bordes de un andamio a gran altura, pero habría que ver cuáles son las decisiones del titular del poder ejecutivo de la provincia Mariano Arcioni.
Sin dudas, la mejor noticia con la que nos podríamos despertar los chubutenses sería la renuncia de ambos, tanto de Massoni como de Arcioni; considerados los precursores de todos los males de nuestra querida provincia… el sol brillará mucho más ese día…

El Consejo del Partido Justicialista de la localidad chubutense de Esquel repudió hoy las agresiones sufridas por el presidente Alberto Fernández durante su visita a la zona de la Comarca Andina y responsabilizó por los incidentes al gobernador Mariano Arcioni y al ministro de Seguridad de la provincia, Federico Massoni.

“La responsabilidad de que su visita a la región se haya visto frustrada por violentos, le cabe al gobernador Mariano Arcioni y al ministro de Seguridad, Federico Massoni, quienes no garantizaron la seguridad del presidente”, remarcó el PJ de Esquel a través de un comunicado.

El peronismo esquelino señaló que “el presidente Alberto Fernández se acercó a la Comarca Andina con soluciones habitacionales, de energía y ayuda para todas las personas damnificadas por esta tragedia”, en alusión a los incendios forestales que destruyeron cientos de viviendas.

En ese sentido, enfatizó que el jefe de Estado se acercó se “acercó a la zona en un momento crítico, demostrando que el Presidente busca estar cerca de la gente y sus necesidades”.

Fuente: Metadata

El Presidente Alberto Fernández en su visita a Chubut, se vio envuelto en una bataola entre manifestantes anti minería y una grupo que estaría identificado con el gremio UOCRA.

Al respecto el vice intendente de Comodoro, Othar Macharashvili se sumó a las críticas y desde Twitter expresó

“Para un control de tránsito en la Av Tiburón a las 18hs se movilizó más de 50 agentes, incluyendo la GEOP. Para la custodia del Presidente que vino a la zona de incendio en cordillera, el Ministro de Seguridad dispone 5 policías. Tome nota escribano Arcioni, ¿esas son las prioridades?” se preguntó el mandatario.

Este sábado, el intendente Luque repudió los acontecimientos vividos en la zona de la comarca, tras la visita a la provincia del presidente Alberto Fernández.

El intendente de Comodoro Rivadavia señaló que «deberá analizarse el operativo vergonzoso organizado por el ministro de seguridad de la provincia».

«Repudio las acciones de un grupo reducido de violentos contra nuestro presidente, que llegó a la provincia a brindar toda la ayuda posible del gobierno nacional en esta tragedia terrible», señaló en sus redes sociales el mandatario de Comodoro Rivadavia.

Allí, por razones de seguridad, la conferencia de prensa del Presidente en la localidad chubutense debió suspenderse, como así también el resto de las actividades que iba a realizar en la zona.

Por ese motivo, Luque indicó que «deberá analizarse el operativo vergonzoso organizado por el ministro de seguridad de la provincia, para contener las acciones de estos pocos violentos».

En el marco de su visita a la Argentina, el ex mandatario de Bolivia, Evo Morales, cenó este lunes 8 de marzo con el presidente Alberto Fernández y pasó la noche en la casa de huéspedes de la Residencia Presidencial.

Así lo confirmaron a la agencia NA fuentes cercanas a Morales, que precisaron que el ex presidente permanecería en la Quinta de Olivos hasta este miércoles.

Las mismas fuentes indicaron que Fernández y Morales dialogaron sobre «la actualidad de ambos países» y la «situación mundial respecto de la pandemia», entre otros temas.

La noticia de la visita del ex presidente de Bolivia fue dada a conocer este lunes por el jefe de Estado, quien precisó: «Evo está acá en Buenos Aires. Lo tengo acá de huésped».

«Ahora se fue a ver un partido de Boca, porque en el Día de la Mujer se fue a ver un partido por la Copa Libertadores del fútbol femenino en la cancha de Boca. Después cenaremos juntos», indicó Fernández durante una entrevista con el canal C5N.

Evo Morales estuvo anoche en uno de los palcos del estadio Amalfitani para alentar a Deportivo Trópico, de Bolivia, en el partido ante Boca por la Copa Libertadores Femenina. El Xeneize ganó 10 a 1 y el mandatario boliviano compartió palco con el presidente de AFA, Claudio Chiqui Tapia.

«Asistimos al partido entre el Club Deportivo Trópico y @BocaJrsOficial por la Copa #LibertadoresFEM, en Buenos Aires, para apoyar al equipo que representa a Bolivia, oportunidad que sirvió para reunirnos con el Pdte. de AFA, Claudio Tapia, y embajador de Argentina, @Arielbasteiro», dijo el ex mandatario boliviano en Twitter.

Por la misma vía, informó que hoy se reunió con sindicalistas: «Una reunión que sostuvimos con los máximos dirigentes sindicales y populares de #Argentina decidió afianzar los lazos entre los trabajadores de la #PatriaGrande. Les agradezco a estos líderes su compromiso por la unidad por encima de las fronteras», expresó.

«Con los máximos dirigentes sindicales y populares de #Argentina estamos trabajando en la construcción de América Plurinacional, la consolidación de Runasur, como mecanismo de integración de los pueblos, y las estrategias para defender a gobiernos progresistas de nuestra América», añadió.

El ex mandatario boliviano se encontró exiliado en Argentina desde diciembre de 2019 hasta el pasado 9 de noviembre, tras haber renunciado a la presidencia del vecino país en medio de una crisis institucional.

Fuente: Perfil