Tag

EEUU

Browsing

Muchos hispanos en Estados Unidos, EEUU, no se han vacunado contra el COVID-19 por temor a perder horas de trabajo, que les cobren, o en algunos casos, por temas de inmigración, revela una encuesta que ofrece ideas sobre cómo elevar las tasas de vacunación en la minoría étnica más grande del país.

La encuesta de monitoreo de vacunas de la Kaiser Family Foundation publicada el jueves halló que muchos hispanos en realidad quieren recibir la inyección. La renuencia a recibirla es menor que entre personas negras y blancas.

Uno de cada tres adultos latinos no vacunados dijo que quiere vacunarse contra el COVID-19 lo antes posible, el doble que los adultos blancos (16%) o negros (17%) no vacunados.

Por el contrario, apenas el 17% de los hispanos no vacunados dijeron que no recibirían la inyección, comparado con el 34% de los blancos y 26% de los adultos negros no vacunados.

“No es un problema de renuencia sino de logística”, dijo Jane Delgado, presidenta de la Alianza Nacional por la Salud Hispana, una ONG que busca incluir la situación de los latinos en los debates sobre salud pública, Dice que las campañas publicitarias nacionales excluyen una y otra vez a los hispanos. “Necesitamos que la gente ayude a la gente a conseguir las vacunas”, dijo Delgado.

Hay vacunas en abundancia, pero al reducirse los casos de COVID-19 ha disminuido la cantidad de personas que reciben la inyección. Estados Unidos no ha alcanzado el nivel de protección necesario para la inmunidad generalizada, y se teme la aparición de variantes que pudieran ser resistentes a las vacunas.

La encuesta halló que el 60% de los adultos blancos han recibido al menos una dosis, comparado con 47% de los latinos y el 51% de las personas negras.

Entre los adultos latinos no vacunados, el 64% temía perder el empleo debido a los efectos secundarios de la vacuna, comparado con el 41% de blancos y 55% de adultos negros. Los hispanos constituyen una gran proporción de empleados en trabajos de bajos ingresos y sin beneficios, como los restaurantes, limpieza, jardinería y la construcción.

La encuesta halló que había cierto temor de que la vacunación creara problemas con las autoridades de inmigración a pesar de que un gobierno tan restrictivo en este tema como el de Donald Trump había dicho que ése no sería un problema.

El 35% de los adultos de los adultos hispanos no vacunados expresó el temor de sufrir consecuencias negativas respecto de su estatus migratorio, ya fuera para ellos o algún familiar.

Fuente: AFP

“El Gobierno cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero, en aras de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas contra la Covid-19”, aseguró la representante comercial estadounidense Katherine Tai.

Estados Unidos sacudió el tablero de la Organización Mundial del Comercio (OMC) al apoyar la liberación de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, una posición que hasta ahora tanto ese país como las potencias europeas y varios de sus aliados más cercanos vetaban pese a la creciente escasez de dosis en casi todo el planeta y la profundización de la pandemia.

“Se trata de una crisis sanitaria mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de Covid-19 exigen medidas extraordinarias“, aseguró la representante comercial estadounidense, Katherine Tai, en un comunicado.

Añadió que “el Gobierno cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero, en aras de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas contra el covid-19”,

“Estamos a favor de la exención en la OMC, estamos a favor de lo que los impulsores de la exención están tratando de conseguir, que es mejor acceso, más capacidad productiva y más dosis administradas”, explicó.

El gobierno de Joe Biden restringirá los viajes desde la India a partir del próximo martes, informó este viernes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

«Por el consejo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la administración restringirá los viajes desde la India», señaló en un comunicado.

«La política se implementará debido la extremadamente alta cantidad de casos de covid-19 y las múltiples variantes que circulan en la India. La medida entrará en vigencia el martes 4 de mayo», añadió.

El gobierno de Biden emitirá una orden 212 (f) que restringe la entrada a Estados Unidos a ciudadanos extranjeros que hayan estado en la India durante los 14 días anteriores, dijo una fuente familiarizada con la medida. A las aerolíneas ya se les informó sobre la decisión, dijo una fuente.

La nueva política entrará en vigencia a las 12:01 a.m., hora de Miami, del martes.

La medida no incluye a ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes legales u otras personas con exenciones. Al igual que con todos los viajeros internacionales, las personas que cumplen con dichos criterios y viajan desde la India deben tener un resultado negativo de covid-19 antes de salir del país, ponerse en cuarentena si no han sido vacunados y dar negativo nuevamente al volver a entrar a EE.UU.

Las restricciones tampoco se aplican a los trabajadores humanitarios.

Fuente: CNN

India recibió este viernes el primer envío de suministros médicos de Estados Unidos para hacer frente a su devastador brote de coronavirus, luego de que registrara casi 3.500 muertes y un nuevo récord mundial de más de 386.000 casos en un día.

Un avión de transporte militar con más de 400 botellas de oxígeno, otros equipos médicos y casi un millón de test rápidos de coronavirus aterrizó en el aeropuerto internacional de Nueva Delhi, la capital india, que lucha contra una crisis sanitaria sin precedentes.

El cargamento, que salió desde la base militar de Travis, en California, llegó luego de conversaciones mantenidas esta semana entre el presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro indio, Narendra Modi.

«Estados Unidos entregará un cargamento por valor de más de 100 millones de dólares para proporcionar ayuda urgente en los próximos días a nuestros socios en India», dijo el jueves el vocero del Departamento de Estado, Ned Price.

Funcionarios estadounidenses dijeron que los vuelos especiales, que también llevarán equipos donados por empresas y particulares, continuarán la próxima semana.

Además de Estados Unidos, numerosos países pusieron en marcha una importante operación de ayuda internacional y prometieron asistencia al país de casi 1.400 millones de habitantes.

Japón anunció que también contribuirá al esfuerzo internacional para ayudar a India y planea enviar 300 concentradores de oxígeno y 300 respiradores.

«Japón está junto a India, nuestro amigo y socio, en sus esfuerzos por combatir la pandemia de coronavirus mediante esta ayuda de emergencia adicional», dijo la Cancillería de Japón en un comunicado, informó la agencia de noticias AFP.

Más de 40 países se comprometieron a enviar ayuda médica, incluyendo oxígeno, anunció el jueves el ministro de Relaciones Exteriores indio, Harsh Vardhan Shringla.

En total, las promesas de ayuda incluyen casi 550 instalaciones de producción de oxígeno, más de 4.000 concentradores de oxígeno, 10.000 botellas de oxígeno y 17 camiones cisterna criogénicos.

También se enviaron cientos de miles de dosis de vacunas, así como componentes esenciales para la producción de vacunas y medicamentos, agregó el Ministro. «Se trata de una situación sin precedentes», dijo Shringla.

India registró unos 18,5 millones de casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia, incluidos más de 6 millones solo en abril.

La Casa Blanca enviará a otros países hasta 60 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca contra el coronavirus. Así lo anunció este lunes un funcionario del Gobierno de Joe Biden, quien aclaró que, por ahora, hay pocas disponibles.

La vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, explicó que la decisión de compatir esta vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y el Laboratorio AstraZeneca, es porque el país no la aplica ya que el organismo regulatorio norteamericano no la aprobó y aplica otras.

Fuente: Radio Nacional

 

La tasa de nuevos contagios de coronavirus está disminuyendo en Estados Unidos, que registró un promedio de menos de 60.000 casos diarios en los últimos siete días por primera vez en más de un mes, mientras los expertos destacaron el impacto de las vacunas en este declive.

Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) mostraron que, al 24 de abril, el promedio móvil era de 57.123 casos, y que ya había terminado una pequeña alza registrada en un mes.

La importancia de la vacunación

Este fenómeno coincide con el aumento en la cantidad de personas diarias vacunadas en el país donde casi 140 millones de personas recibieron al menos una dosis de la vacuna, un equivalente al 42% de la población total de Estados Unidos, informó la agencia de noticias AFP.

Esta disminución puede ser permanente, según Ashish Jha, decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Brown, quien explicó en su cuenta de Twitter que «a mediados de marzo, cuando comenzó el último pequeño aumento (de contagios) el 21% de la población había sido vacunada», a diferencia de hoy que «somos el doble».

El experto subrayó que un 42% con una sola inyección no es «suficiente» para revertir la situación, pero agregó: «42% se acerca al número en el que deberíamos ver una disminución constante en las infecciones».

«En Israel, una vez que el 45% de la población estuvo completamente vacunada, el número de casos comenzó a desplomarse.», argumentó.

Problemas en el acceso a las dosis

Sin embargo, los expertos están preocupados por la tasa de vacunación, que alcanzó su punto máximo a principios de este mes con un promedio de más de 3 millones de dosis por día, pero que ahora bajó a 2,6 millones diarias.

Denuncian problemas de acceso a la vacuna especialmente para personas de color.

Muchas personas que deseaban vacunarse ya lo hicieron, pero persisten algunos problemas de acceso, particularmente entre comunidades de personas de color. Además, el escepticismo sobre la efectividad de las vacunas sigue siendo alto entre algunos, en particular políticamente conservadores.

Estados Unidos lidera desde casi el inicio de la pandemia las listas de contagios con el coronavirus y de decesos por esa enfermedad. Según el último dato de la Universidad Johns Hopskins, los contagios superan los 32 millones y acumula más de 572.000 decesos.

En vísperas de que Joe Biden cumpla sus primeros 100 días en el cargo de presidente, un jurado en Minneapolis compuesto por 12 miembros declaró a Derek Chauvin, un expolicía blanco, culpable de tres cargos por el asesinato de George Floyd, un hombre negro.

“Hoy damos un suspiro de alivio. Aún así, no puede quitarnos el dolor. Una medida de justicia no es lo mismo que justicia equitativa”, dijo el martes la vicepresidenta Kamala Harris, refiriéndose a la ingenuidad política que siguió a un veredicto que fue más una excepción que una regla. “Todavía tenemos trabajo que hacer”.

El veredicto marcó una especie de cambio para Biden. El presidente ahora deberá hacer la transición del triaje que enfrentó inmediatamente al asumir la Oficina Oval en medio de la pandemia de coronavirus a la difícil tarea cumplir promesas de campaña más ambiciosas —como promover la justicia racial para las comunidades negras que le entregaron la nominación demócrata y, en última instancia, la Casa Blanca.

“Mientras piensa en cómo será su discurso ante una sesión conjunta del Congreso la semana que viene, él tiene toda la intención de utilizar esta oportunidad para priorizar este tema y hablar sobre la importancia de implementar medidas de reforma policial”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, durante una conferencia de prensa el miércoles.

De hecho, si quieres comprender las turbias aguas de la equidad racial que el presidente debe navegar en los próximos meses y años, deberás ver cómo él y otros demócratas lidian con la crisis policial actual que perjudica desproporcionadamente a los estadounidenses negros.

A principios de este mes, el equipo de Biden renunció en silencio a una promesa de campaña de establecer una comisión de vigilancia policial dirigida por la Casa Blanca para dirigir su atención hacia algo con más fuerza: aprobar la reforma policial a través de los canales legislativos.

“El gobierno de Biden-Harris apoya firmemente la Ley de Justicia Policial George Floyd y trabaja con el Congreso para promulgar rápidamente una reforma policial significativa que traiga cambios profundos que se necesitan con urgencia”, afirmó la directora del Consejo de Política Nacional, Susan Rice, en un comunicado.

¿Qué futuro le espera a Derek Chauvin? 0:46
El proyecto de ley fue aprobado por los demócratas de la Cámara de Representantes el mes pasado, pero enfrenta grandes retos con una división de 50-50 en el Senado, donde incluso con los demócratas en el poder debido al voto de desempate de Harris, la mayoría de las leyes necesitan 60 votos para superar un obstruccionismo.

Lee Drutman, principal investigador del programa de Reforma Política en New America —donde yo solía trabajar— no se anda con rodeos al describir los obstáculos políticos que le aguardan a Biden en una variedad de cuestiones sociales debido a la dificultad de abolir o cambiar el obstruccionismo.

ANÁLISIS | Crecen las esperanzas de un compromiso de reforma policial, pero acechan enormes obstáculos políticos
“[El senador demócrata Joe Manchin de West Virginia] ha sido bastante claro en que no va a romper el obstruccionismo”, dijo Drutman. “Es difícil ver que algo obtenga 60 votos en el Senado de Estados Unidos, cualquier otra cosa que no sean las iniciativas más recientes, como una comisión para ver si hay un problema de violencia policial en este país”.

Es importante destacar que en EE.UU. la economía y la raza están relacionadas entre sí.

“Desde 1619 hasta al menos finales de la década de 1960, las instituciones, empresas, asociaciones y gobiernos estadounidenses —federales, estatales y locales— saquearon repetidamente a las comunidades negras”, escribió el periodista Ta-Nehisi Coates en 2016. “Tan grande fue este saqueo que Estados Unidos, como lo conocemos hoy, es simplemente inimaginable sin eso. Sus grandes universidades fueron fundadas en eso. Su economía inicial fue construida por eso. Sus suburbios fueron financiados por eso. Su guerra más mortífera fue resultado de eso”.

El presidente, en ese entonces, podría asegurar cierto grado de justicia racial a través de sus propuestas económicas, partes clave que puede pasar a través de la reconciliación, un proceso presupuestario que requiere una mayoría simple de votos en el Senado de Estados Unidos.

“Veo a los líderes demócratas estructurando las cosas para que puedan liderar los asuntos económicos y de gasto”, dijo Drutman. “Y sienten que pueden lograr ciertos elementos de justicia racial invirtiendo dinero en comunidades pobres, desatendidas, principalmente minoritarios —pero haciéndolo como parte de programas que son ampliamente populares y distribuyendo beneficios en todas partes”.

EE.UU.: analizan otro paquete de empleo e infraestructura 0:52
Como escribí a principios de este mes, al menos parte de lo que hace que el Plan de Empleo Estadounidense de US$ 2 billones ofrezca esperanza para muchos ciudadanos negros es el hecho de que no rehuye enfrentar la desigualdad racial que está incrustada en la infraestructura del país.

Por ejemplo, Biden gastaría US$ 45.000 millones en reemplazar todas las tuberías de plomo y líneas de servicio de EE.UU. porque según la hoja informativa de la Casa Blanca “ninguna familia estadounidense debería seguir recibiendo agua potable a través de tuberías de plomo y líneas de servicio”.

Esta postura ilustra que Biden ha aprendido de la crisis del agua de muchos años que comenzó en su mayoría en Black Flint, Michigan, en 2014 cuando la ciudad comenzó a tomar agua contaminada del río Flint y a transportarla a través de viejas tuberías de plomo.

La encuestadora demócrata Celinda Lake destacó cuán expansiva e incluso radical es la estrategia económica de Biden.

El veredicto de culpabilidad de Chauvin produce suspiros de alivio, pero los activistas afirman que el trabajo por la justicia racial está lejos de terminar
“Esta agenda económica no es la agenda económica de su abuelo: es una agenda económica muy moderna con una perspectiva económica del siglo XXI”, le comentó Lake al analista político senior de CNN, Ronald Brownstein. “Esta agenda económica tiene más equidad, raza y género que cualquier agenda económica que haya visto en mi vida para este partido”.

Lake continuó: “No es una agenda económica daltónica. Realmente se entrelaza con razón y de forma efectiva los componentes de raza y género de nuestros tiempos modernos”.

No obstante, una pregunta crucial aún no se ha respondido: ¿compensará, complacerá y ayudará fundamentalmente cualquier tipo de justicia racial que Biden implemente –como las descritas anterioremente– a los votantes negros que lo ayudaron a ganar la Casa Blanca?

Olvídense de los pronósticos. Es demasiado pronto para saberlo.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, declaró este martes que el veredicto contra el expolicía Derek Chauvin, que poco antes fue declarado culpable del asesinato de George Floyd, supone un «paso adelante», pero agregó que se trata de una condena «muy poco común» en un país plagado de racismo sistémico.

«Este puede ser un gran paso adelante en la marcha hacia la justicia en EE.UU.», afirmó Biden. «El racismo sistémico es una mancha en el alma de nuestra nación. Una rodilla en el cuello para los estadounidenses», agregó el mandatario.

Noticia en desarrollo

Fuente: RT

La decisión, adelantada el martes por la Casa Blanca, se hará efectiva antes del 11 de septiembre, fecha en que se cumplen 20 años de los atentados de la red islamista Al Qaeda contra las Torres Gemelas.

El presidente Joe Biden anunciará este miércoles formalmente la retirada de todas las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre, al tiempo que dará detalles sobre el cronograma de repliegue y su visión sobre el futuro del país asiático.

La decisión, adelantada el martes por la Casa Blanca, se hará efectiva antes del 11 de septiembre, fecha en que se cumplen 20 años de los atentados de la red islamista Al Qaeda contra las Torres Gemelas de Nueva York y el edificio del Pentágono.

Los ataques con aviones comerciales secuestrados del 11 de septiembre de 2001 motivaron la invasión estadounidense de Afganistán que derrocó a los talibanes, luego de que este movimiento islamista se negara a entregar a los líderes de Al Qaeda.

Biden presentará su visión para el futuro de Afganistán y detallará el cronograma de retirada de las tropas durante una intervención en la Casa Blanca a las 14.15 (las 15.15 de Argentina), informó la Casa Blanca.

La decisión de retirar las tropas en el otoño del hemisferio norte incumple el plazo del 1 de mayo pactado en un acuerdo de paz alcanzado el año pasado entre los insurgentes talibanes y el Gobierno de Trump
Luego se dirigirá al Cementerio Nacional de Arlington para honrar el sacrificio de los estadounidenses que pelearon y murieron en Afganistán en estos 20 años de guerra, la más prolongada de todas las que ha peleado Estados Unidos.

La decisión de la retirada

La decisión de retirar las tropas en el otoño del hemisferio norte incumple el plazo del 1 de mayo pactado en un acuerdo de paz alcanzado el año pasado entre los insurgentes talibanes y el Gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump. Sin embargo, la retirada será definitiva y no dejará lugar a ninguna extensión de la presencia de las tropas, dijeron funcionarios.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo que había llegado el momento de que las fuerzas estadounidense regresasen «a casa», y que Washington elaboraría un plan de retirada «coordinado» con sus aliados de la OTAN, informó la agencia de noticias AFP.

«Juntos hemos alcanzado los objetivos que nos propusimos. Y ahora es el momento de traer a casa a nuestras tropas», dijo Blinken antes de mantener conversaciones con sus socios de la OTAN en Bruselas.

El acuerdo de febrero de 2020 del Gobierno de Trump con los talibanes establecía que la retirada se haría a cambio de la promesa de los insurgentes de no respaldar a Al Qaeda
La ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, aseguró que la OTAN probablemente se unirá a Estados Unidos en la retirada de sus tropas para septiembre. «Siempre dijimos: iremos juntos, nos iremos juntos», declaró a la televisión pública ARD.

Y según el periódico británico The Times, el Reino Unido también retirará sus aproximadamente 750 soldados. El Gobierno no desmintió la información.

El acuerdo de febrero de 2020 del Gobierno de Trump con los talibanes establecía que la retirada se haría a cambio de la promesa de los insurgentes de no respaldar a Al Qaeda y a otros extremistas extranjeros, la razón que llevó a la invasión estadounidense de 2001.

Hace una década, Estados Unidos tenía unos 100.000 soldados en Afganistán. Al final de la presidencia de Trump, la cifra se había reducido a 2.500.

La retirada comenzará en mayo y el retraso se explica en gran medida por razones logísticas, aunque las tropas posiblemente salgan de Afganistán mucho antes del 11 de septiembre
Según funcionarios, la retirada comenzará en mayo y el retraso se explica en gran medida por razones logísticas, aunque las tropas posiblemente salgan de Afganistán mucho antes del 11 de septiembre.

La decisión de Biden coincide con el anuncio de Turquía de acoger del 24 de abril al 4 de mayo una conferencia de paz respaldada por Estados Unidos que reunirá al Gobierno afgano, a los talibanes y a socios internacionales.

Su objetivo es lograr algún tipo de acuerdo político y el «fin del conflicto», según el Ministerio de Relaciones Exteriores turco.

Pero Mohammad Naeem, vocero de la oficina de los talibanes en Qatar, dijo que los insurgentes no participarán en ninguna conferencia «antes de que todas las fuerzas extranjeras se hayan retirado por completo».

El presidente Alberto Fernández mantuvo este martes 13 de abril un almuerzo de manera virtual desde la Residencia de Olivos con un importante funcionario del mandatario de Estados Unidos, Joe Biden. En la reunión dialogaron sobre vacunas, FMI y cambio climático.

El encuentro con el asistente Especial del Presidente de Estados Unidos y Director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, Juan González, se realizó de manera virtual, dado que el jefe de Estado todavía se encuentra aislado en la Quinta Presidencial tras haber contraído coronavirus el pasado 2 de abril.

Pese a que el almuerzo fue virtual, se lo vio a Alberto Fernández usar barbijo. De esta manera, el Gobierno quiere concientizar sobre su uso en medio de la segunda ola de Covid-19 que sigue marcando récords de contagios y pone en jaque al sistema de salud.

Fuentes oficiales indicaron a la agencia NA que durante el almuerzo, que se extendió durante dos horas, Fernández y los enviados de los Estados Unidos dialogaron «sobre los posibles modos de cooperación para la adquisición de vacunas contra el COVID-19».

Además, analizaron «la negociación entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional, y coincidieron en la necesidad de diagramar una hoja de ruta hacia el futuro que tenga en cuenta una agenda superadora».

Del encuentro también participaron el canciller Felipe Solá, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; y por los Estados Unidos, la encargada de Negocios a cargo de la embajada estadounidense en la Argentina, MaryKay Carlson.

En ese marco, Alberto Fernández recibió una carta de su par de los Estados Unidos, Joe Biden, que le hicieron llegar el director para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de ese país, Juan González, y la subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung.

Según indicó Presidencia en un comunicado, el presidente de Estados Unidos envió «su saludo personal» a Alberto Fernández, y destacó «la futura participación de la Argentina en la Cumbre del Clima», que se desarrollará por medio de videoconferencias el 22 y el 23 de abril próximos.

Biden había invitado a Fernández personalmente a participar de la Cumbre junto a otros 40 líderes de todo el mundo, con el objetivo de buscar «un diálogo de civilizaciones y culturas» frente a la «crisis del cambio climático».

Tras el almuerzo, la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires informó en su cuenta de la red social Twitter que González y Chung «conversaron con el presidente Alberto Fernández sobre el compromiso conjunto para enfrentar los desafíos de la crisis climática y el COVID-19, y otros intereses compartidos para la región».

Fuente: Perfil