Tag

G20

Browsing

El presidente Alberto Fernández arribó este miércoles al país tras participar en Roma de la Cumbre del G20 y en Glasgow de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26).

El vuelo de Aerolíneas Argentinas, que había partido este martes desde el aeropuerto internacional de la ciudad escocesa de Glasgow, aterrizó 6.15 en el aeropuerto de Ezeiza.

Fernández viajó acompañado por la primera dama Fabiola Yáñez; los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero; de Medio Ambiente, Juan Cabandié; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez; y el embajador argentino ante los Estados Unidos y sherpa en el G20, Jorge Argüello.

También formaron parte de la comitiva la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca; la portavoz Gabriela Cerruti; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; el jefe de Asesores, Juan Manuel Olmos, la asesora presidencial Cecilia Nicolini y el subsecretario de Comunicación y Prensa, Marcelo Martín.

Por su parte, Cabandié y Kulfas se quedaron en la ciudad escocesa para seguir participando en la COP26, que se extenderá hasta el 12 de este mes.

En tanto, el ministro de Economía, Martín Guzmán; y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; permanecerán en Roma para continuar con la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su gira por Europa, el Presidente logró el apoyo de sus pares a los pedidos realizados al FMI para permitir a los países de bajos ingresos y renta media como Argentina puedan cumplir con sus compromisos financieros y al mismo tiempo continuar su recuperación económica con inclusión social, a la vez que consiguió el compromiso de una inversión de 8.400 millones de dólares de una empresa australiana para producir hidrógeno verde en Río Negro.

El presidente Fernández remarcó hoy la importancia de «canjear deuda externa por acción climática» y consideró claves «las menores tasas y plazos de pago más extensos».

Así lo dijo al exponer en Roma durante la segunda sesión plenaria de la jornada final de la Cumbre de Líderes del G20, cuya temática fue «Cambio Climático y Medio Ambiente».

El mandatario insistió en destacar la prioridad en «avanzar en acuerdos sostenibles en materia de deuda externa» e «identificar los avances en tecnologías limpias como bienes públicos globales», al hablar ante el foro que reúne a los Jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías del mundo que se lleva a cabo desde ayer y termina hoy en la capital italiana.

«Sin multilateralismo ambiental estaremos corriendo todos hacia el abismo», advirtió Fernández, y sostuvo que «la justicia ambiental requiere justicia financiera global».

En esa línea apuntó que «sin financiamiento sostenible no habrá desarrollo sostenible», a la vez que señaló que «los recursos para la implementación del Acuerdo de París siguen siendo insuficientes, especialmente para los países más desfavorecidos».

Además, el jefe de Estado consideró que «son los países desarrollados quienes más se beneficiaron del uso intensivo de los recursos ambientales del planeta durante los últimos siglos» y por eso hizo hincapié en que resulta esencial «el concepto de responsabilidades comunes pero diferenciadas».

«Los países que produjeron la mayor huella ambiental son los mismos que dominan las tecnologías que pueden reducir el impacto de la producción sobre el medio ambiente y esa transición tendrá sobre ellos un efecto positivo, no solo en materia ambiental, sino sobre la producción y el empleo», subrayó.

Sin embargo, el Presidente afirmó: «El desafío es enorme para los países en desarrollo y de renta media, como el que yo represento».

«Para nosotros el impacto de esta transición puede ser negativo en términos de cohesión social», completó Fernández.

Dijo que a causa de la «primarización de nuestras exportaciones, es imprescindible que las nuevas reglas ambientales estén respaldadas en evidencia científica para que no constituyan una barrera injustificada al comercio».

Al hacer referencia a la acción climática y ambiental llevada adelante en la Argentina, el mandatario aseguró que «ocupa un lugar central en las políticas públicas» y en ese sentido puntualizó que se elevó la Contribución Determinada Nacional un 27,7 por ciento respecto a la de 2016, dos puntos adicionales a la ya presentada en 2020.

«Se trata de un esfuerzo considerable y consistente con la meta de 1,5° grados centígrados y con la neutralidad de carbono al 2050», agregó Fernández, quien tras su paso por la capital italiana se dirigirá a la ciudad escocesa de Glasgow, donde este lunes y martes participará de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26).

También reafirmó que en el país «cuidamos especialmente nuestros bosques nativos, promoviendo el arraigo de las poblaciones locales con mejor calidad de vida y bregando por la compensación a través del pago de servicios eco-sistémicos».

En su participación en el Centro de Convenciones de Roma La Nuvola, el Presidente estuvo acompañado por los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero; y de Economía, Martín Guzmán; y el sherpa argentino ante el G20 y embajador ante los Estados Unidos, Jorge Argüello.

El presidente Alberto Fernández afirmó este sábado que la deuda externa que «heredó» del gobierno de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es «un claro ejemplo de lo que está mal».

«La deuda externa que mi gobierno heredó con el Fondo Monetario Internacional y que hoy estamos afrontando es un claro ejemplo de lo que está mal», resaltó Fernández en su primer discurso en la Cumbre del G-20 en la ciudad italiana de Roma.

Ante los líderes de las principales economías del mundo, el jefe de Estado afirmó que la deuda de la Argentina con el FMI es «única en la historia por su monto y por sus condiciones de repago».

En ese punto, cuestionó que fue «aprobada para favorecer a un gobierno en la coyuntura», y agregó: «Acaba condenando a generaciones que miran impávida el destino que le ha sido impuesto».

Al emitir su discurso, que se extendió por tres minutos, Fernández destacó: «No hay inocentes en esa historia. Son tan responsables los que se endeudaron sin atender las ruinosas consecuencias sobrevinientes, como los que dieron esos recursos para financiar la fuga de divisas en una economía desquiciada».

En otro tramo de su intervención, el Presidente subrayó: «El financiamiento internacional debe fijar nuevas reglas para poder igualar nuestras sociedades, con impactos positivos y enfrentando el cambio climático».

«El actual sistema, que prioriza a la especulación por sobre el desarrollo de los pueblos, debe cambiar», enfatizó el Presidente, horas antes del encuentro bilateral con la directora gerenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en el marco de la renegociación de la deuda argentina.

En ese marco, Fernández reiteró: «Nuestra templanza está a prueba. Quienes renegamos de un mundo en el que la riqueza se concentra y la pobreza hunde a millones, debemos fortalecer nuestras convicciones».

«Es hora de convocar a una reflexión colectiva. Es tiempo de que nuestras almas se involucren tanto como nuestros cerebros. Millones de hombres y mujeres viven en la pobreza. Esa población sufriente habita, en su inmensa mayoría, en países en desarrollo», agregó.

Asimismo, el jefe de Estado aseguró que ante la pandemia de coronavirus las «disparidades estremecen», ya que «casi el 80 % de las vacunas producidas se aplicaron en países de altos ingresos», mientras que «más del 60 % de la población de nuestra región aún no tiene completado su esquema de vacunación».

«La vacuna aún no es un bien global. Ese triste panorama se patentiza cuando vemos que se restringe la movilidad de las personas según haya sido la vacuna a la que pudieron tener acceso», cuestionó.

Por último, el Presidente destacó: «Que nadie se confunda. No vengo a renegar del capitalismo. Vengo a alzar mi voz contra los que han sometido al capitalismo de la producción y el trabajo a la lógica de la especulación financiera».

«La ética social debe darle contenido a la economía. El G20 debe involucrarse en esa tarea sabiendo que tanta injusticia social rodea nuestras vidas», concluyó.

Fernández participó este sábado de la ceremonia de bienvenida a los líderes en la Cumbre del G-20 en la ciudad italiana de Roma, un foro que reúne a las principales economías del mundo.

A las 10:45 (hora local, cinco horas menos en Argentina), el primer ministro italiano, Mario Draghi, recibió al jefe de Estado al arribar al Centro de Convenciones La Nuvola del barrio romano Eur, nacido durante la dictadura de Benito Mussolini.

Como parte de la primera actividad de la Cumbre, los líderes y jefes de Estado asistieron a la ceremonia de bienvenida, que se extendió por aproximadamente una hora y media, y luego se realizó la tradicional foto oficial del encuentro.

En la fotografía, el jefe de Estado se ubicó en la primera fila de líderes junto al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con quien intercambió un saludo.

Luego, mantuvieron una breve conversación en la que el argentino le recordó el triunfo de la Selección en la final de la Copa América: «En el saludo de la Cumbre del Mercosur, Bolsonaro le había dicho que Brasil iba a ganar 5-0 y Alberto le recordó que no lo felicitó porque terminó ganando Argentina. Además, hablaron de fortalecer el Mercosur», señaló la portavoz, Gabriela Cerruti.

Además, también charló informalmente con la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, acompañado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

Luego de la tradicional foto de familia, los líderes se trasladaron al salón donde tuvo lugar la primera sesión plenaria bajo la temática «Economía global y salud global», momento en el que el Presidente realizó su primer intervención en la Cumbre.

En su discurso inaugural, el primer ministro italiano precisó: «Es un placer darle la bienvenida después de dos años difíciles de pandemia». «Es claro que el multilateralismo es la mejor respuesta para los problemas que encontramos. Seguir adelante solos no es una opción. Debemos encontrar la forma de resolver nuestras diferencias», subrayó Mario Draghi.

En tanto, el discurso central de Alberto Fernández en la cumbre del G20 será este domingo en la III Sesión Plenaria en ocasión de la Cumbre de Líderes G20: «Desarrollo Sostenible», previsto entre las 13:50 y 15:35 (hora local, cinco horas menos en Argentina).

El presidente Alberto Fernández viajará la semana próxima a Italia para participar de la Cumbre de jefes de Estado del G-20, un foro que reúne a las principales economías del mundo y las naciones en desarrollo y que tendrá como eje central la «recuperación global pospandémica», y luego irá a Escocia para intervenir en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26).

Según informaron a Télam fuentes oficiales y tal lo cual lo hizo esta semana en un foro de finanzas del G-20, Fernández volverá a postular la «necesidad» de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda de los países de renta media ante el «riesgo generalizado de crisis de deudas externas en los países en desarrollo».

Argentina tiene vencimientos por 17.800 millones de dólares de capital para el 2022 y 18.800 millones para el 2023, de acuerdo a los números que difundió el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien cuestionó la deuda por 44.154 millones de dólares que contrajo el expresidente Mauricio Macri.

La Cumbre de Roma será la 16ª reunión del G20 a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno y, a diferencia de la realizada el año pasado en Arabia Saudita, que fue virtual, ésta será nuevamente presencial, con lo cual hay mucha expectativa ya que en ese marco se pueden entablar reuniones bilaterales.

En su paso por Roma, el Presidente estará acompañado por el canciller Santiago Cafiero; el ministro Guzmán y el embajador argentino en Washington y sherpa argentino del G-20, Jorge Argüello.

Fuentes oficiales remarcaron la «relevancia regional» que significará la presencia de Fernández en el foro mundial más importante del mundo, ante la ya anunciada ausencia del presidente de México, Manuel López Obrador, y el interrogante sobre si asistirá el de Brasil, Jair Bolsonaro.

El evento se celebrará en Roma el sábado 30 y domingo 31 de octubre, con la participación de los líderes de los países integrantes de ese bloque mundial, sus pares de los países invitados y los representantes de algunas organizaciones regionales.

Las reuniones de trabajo de Jefes de Estado y de Gobierno se llevarán a cabo en el Centro de Convenciones de Roma ‘La Nuvola’, en el distrito EUR de la ciudad.

Por su parte, el primer ministro italiano, Mario Draghi, anunció el miércoles que los jefes de Estado harán foco en la discusión del cambio climático -como antesala de la reunión de Glasgow-, el Covid-19 y la «recuperación global pospandémica».

En la cumbre del G20 de noviembre del año pasado, que organizó Arabia Saudita, Fernández había evaluado que «el mundo transita hacia niveles alarmantes de desigualdad» en cada uno de los países y a nivel «global entre países que viven realidades diferentes», en momentos en que el coronavirus estaba expandido por todo el planeta.

«La pandemia dejó en evidencia esa desigualdad, a la que debemos atacar para vivir en un mundo más equilibrado», expresó el jefe de Estado en su intervención del año pasado ante el foro mundial, que se realizó de forma virtual, bajo el lema «Hacer realidad las oportunidades del siglo XXI para todos».

Tras la cumbre del G20, el Presidente se trasladará de Roma a Glasgow, Escocia, donde el 1 y 2 de noviembre se celebrará la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Cambio Climático (COP26), bajo el lema «Uniendo al mundo para hacer frente al cambio climático».

Semanas atrás, al confirmar su participación en la cumbre climática, Fernández adelantó que Argentina presentará una «estrategia de largo plazo de neutralidad de carbono», anuncio que se conoció tras una videoconferencia con el secretario de Estado para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, Alok Sharma.

En ese camino, el jefe de Estado disertó además en septiembre pasado con otros mandatarios regionales en la Cumbre Latinoamericana sobre Cambio Climático, denominada «Diálogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas», de la que Argentina fue anfitriona y sirvió como antesala de la de Glasgow.

«O globalizamos la solidaridad o globalizamos la indiferencia. Es imprescindible que la transición climática y energética sea justa, y no agigante las brechas de bienestar en nuestro planeta», dijo al disertar en esa oportunidad.

El Presidente describió que «una triple crisis de pandemia, cambio climático y deuda golpea duramente a los países de renta media como Argentina» y planteó que es «urgente repensar una nueva arquitectura financiera internacional» que incluya «la capitalización de los bancos de desarrollo y el canje de deuda por clima».

En esa línea, enfatizó que la Argentina «ha decidido aumentar su ambición climática y comprometer la neutralidad de carbono hacia 2050» aún «en medio de una situación de endeudamiento, que resulta inédita a nivel mundial» y analizó que «una crisis generalizada de deuda sólo agravaría la degradación ambiental».

De esa cumbre participaron, entre otros, el Enviado Especial para el Clima de los Estados Unidos, John Kerry, y el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, impulsores de la reunión de Glasgow.

El evento reunirá a representantes de unos 200 gobiernos con el objetivo de acelerar la acción climática para el cumplimiento del Acuerdo de París, que -en el marco de las Naciones Unidas- establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

A fin de año, en diciembre, el presidente Fernández afrontará otro evento internacional gravitante, con la reunión en Brasil de los jefes de Estado del Mercosur, en un encuentro en el que -por la liberación de restricciones por la pandemia- se verá cara a cara con sus pares del país anfitrión, Jair Bolsonaro; de Uruguay, Luis Lacalle; y de Paraguay, Mario Abdo Benítez.

En el marco de la agenda bilateral, días atrás, los cancilleres Santiago Cafiero y su par de Brasil, Carlos França anunciaron los «consensos necesarios» para la revisión del Arancel Externo Común que rige el Mercosur, tras una reunión en el Palacio de Itamaraty.

La reducción de las tarifas de importación de productos fuera del Mercosur «contempla las distintas necesidades de los países miembros», expresó un comunicado conjunto, en el que también se indicó que la propuesta deberá ser presentada a los otros socios, Paraguay y Uruguay.

Fuente:Télam Digital

Con el objetivo de frenar el aumento de casos de COVID-19 durante el turismo, a partir de este lunes 3 de mayo entraron en vigencia los nuevos requisitos que deberán cumplir las personas que quieran ingresar o circular por Río Negro.

Las medidas resueltas por el Ministerio de Salud de Río Negro (Resolución Nº 2996), contemplan el requerimiento del test COVID negativo para quienes ingresen al territorio por transporte público de larga distancia, sea ómnibus o avión. Se permitirá la presentación de prueba PCR o test rápido siempre y cuando tenga la firma de un laboratorio habilitado.

Test

En este sentido, quedarán exceptuados de presentar el test quienes arriben a Río Negro en vehículos particulares y los que circulen en transpote interurbano provincial e interprovincial. También estarán exentos de hacerlo los niños menores de 10 años que viajen en ómnibus o avión con acompañante.

Por otra parte, también se deberá presentar el permiso de Circulación RN aprobado. Para eso es necesario registrarse en https://circulacionrn.rionegro.gov.ar o en la app CirculaciónRN y seleccionar la solicitud para turismo.

Permiso para circular

En el caso de los grupos familiares, un solo responsable puede gestionar el permiso incluyendo al resto de los miembros de la familia. La aprobación del permiso puede demorar unas horas, por lo que se recomienda hacer el trámite con 72 horas de anticipación.

Una vez que el permiso esté aprobado, se tendrá que ingresar al mismo y completar la declaración jurada donde consta que no se presentan síntomas compatibles con el Coronavirus. El seguro/asistencia al viajero con cobertura para COVID-19 es opcional.

Permiso de recreación

En caso de las personas que acudan a alguna localidad rionegrina a pasar el día, deberán solicitar el permiso de recreación que es de autorización inmediata. Además se recomienda en todos los casos tramitar el certificado nacional CUIDAR en https://www.argentina.gob.ar/circular

Respecto a las nuevas medidas, la ministra de Turismo y Deporte, Martha Vélez, manifestó que “desde el Ministerio acompañamos las medidas recomendadas y resueltas por el Ministerio de Salud ante el escenario particular que presenta la provincia con zonas de alerta como la región cordillerana y zonas de riesgo como los departamentos de General Roca y Adolfo Alsina”.

Además, la funcionaria agregó que “es urgente contener la situación y ahora es un buen momento para tomar medidas anticipadas y evitar que siga habiendo propagación del virus para que la situación sanitaria pueda mejorar de cara a la temporada de invierno, donde comienzan a emerger actividades turísticas en algunas regiones de la provincia, como la cordillera”.

Por último, Vélez sostuvo que desde la cartera que dirige “siempre acompañamos al sector turístico, tanto desde las gestiones ante Nación, como a la hora de pensar las aperturas y los protocolos para cuando la situación epidemiológica lo permitió, por lo que seguiremos trabajando en esta línea para que los daños sean lo más atenuados posible”.

Cabe destacar que la reapertura internacional está condicionada a las normativas que emane el Gobierno Nacional, tanto en el aspecto sanitario como de circulación en los diferentes medios de transporte y a los lineamientos a los que la provincia de Río Negro adhiera

El ministro de Economía solicitó hoy ante su pares del G20 que el Fondo Monetario Internacional (FMI) revise y modifique los recargos que aplica en los créditos que otorga sobre la tasa de interés básica, y que el organismo extienda los Derechos Especiales de Giro para respaldar la reactivación de países medios y bajos.

Guzmán disertó este viernes en la primera reunión virtual de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales, en el marco de la presidencia italiana del G-20, donde

advirtió que esta política de recargos “es desigual, porque afecta de manera desproporcionada a los países emergentes y de ingresos medios con las cuotas más bajas, y es procíclica, porque impone condiciones más duras a los países que tienen condiciones de mercado más adversas”.

“Esta política será revisada este año, y consideramos que para salvaguardar la estabilidad financiera global, es muy importante que trabajemos juntos para revisar y cambiar esta política, de manera que tengamos un sistema más equitativo y que no sea procíclico”, añadió el ministro.

Asimismo, el titular de Economía manifestó que “la Argentina apoya plenamente una nueva asignación general de Derechos Especiales de Giro, que proporcionará fondos para las economías de ingresos bajos y medios que se necesitan con urgencia”. En esta línea, Guzmán aseguró que “el momento en que más se necesitan es ahora, por lo que debemos actuar con rapidez”.

En otro sentido, Guzmán señaló que “la forma virtual en que estamos celebrando esta reunión nos recuerda que la pandemia todavía nos acompaña y que atravesamos desafíos sin precedentes para la formulación de políticas”. Por este motivo, el ministro aseguró: “Si no construimos las condiciones necesarias a nivel global, la recuperación será sin duda asimétrica”.

De esta manera, el ministro resaltó que “las proyecciones sugieren que si no hacemos nada para cambiar las asimetrías existentes a nivel global, la recuperación será más lenta para las economías emergentes, en desarrollo, y de bajos ingresos que para las economías avanzadas”.

En este sentido, Guzmán recordó: “Tal como dijo el presidente Alberto Fernández en la cumbre del G20, en la pandemia los países que están siendo olvidados son los de ingresos medios», y concluyó: “El desafío es construir condiciones que aseguren que podamos tener una recuperación sostenible, equitativa y duradera”.

El presidente Donald Trump participó en su última cumbre del Grupo de los 20 el sábado al tuitear durante la sesión de apertura y omitió una conferencia especial centrada en la pandemia de coronavirus.

Fue un final a la medida para la carrera de Trump en el multilateralismo global, por el que ha expresado su disgusto desde su primera cumbre grupal –una reunión del G7 celebrada en un acantilado en Sicilia–, lo que provocó la sensación de que otros líderes mundiales lo estaban atacando.

Durante toda la semana no estuvo claro si Trump estaría presente en el G20 de este año, que se celebra virtualmente debido a la pandemia. Pero el viernes por la noche, la Casa Blanca publicó un calendario confirmando su participación.

Cuando comenzó el evento, Trump se encontraba entre las casi dos docenas de líderes mundiales que aparecieron por videoconferencia, radiante desde la sala de situación de la Casa Blanca.

Pero solo 13 minutos después de la hora de inicio programada para las 8 a.m. (hora de Miami), Trump estaba enviando tuits centrados en sus esfuerzos por anular los resultados de las elecciones presidenciales de EE.UU.

A las 10 a.m. (hora de Miami), el presidente se había marchado de la Casa Blanca camino a su club de golf homónimo en las afueras de Washington, DC.

Estuvo allí cuando comenzó el «evento sobre preparación para una pandemia», con comentarios del presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente surcoreano Moon Jae-in y varios otros líderes mundiales. Trump no participó.

Pero esa es probablemente la última vez que Trump se reunirá en una cumbre con otros líderes mundiales a medida que se acerca el final de su presidencia.

La influencia de Trump en el escenario global está en un punto bajo después de perder las elecciones. La mayoría de los otros líderes del G20 han felicitado al presidente electo Joe Biden por su victoria, con una notable excepción en el presidente ruso Vladimir Putin.

No había muchas expectativas para el G20 de este año, a pesar de una pandemia que requerirá esfuerzos globales para contener el virus. Eso se debe en parte a la ausencia de liderazgo estadounidense, pero otros líderes mundiales también han luchado por acorralar a sus contrapartes en un esfuerzo conjunto para combatir el covid-19.

Trump nunca ha sido partidario de las reuniones cumbre, incluso cuando no se llevaron a cabo de manera virtual. Partió temprano de una reunión del G7 en Canadá y anuló su firma en su comunicado final. Antes del G7 del año pasado en Biarritz, Francia, preguntó a sus asistentes si era realmente necesario asistir.

Fue el turno de Trump de albergar al G7 este año, pero la pandemia frustró los planes de albergar a líderes en Estados Unidos. En un momento, Trump planteó la posibilidad de convocar al G7 después de las elecciones, pero los funcionarios dicen que ahora no hay planes para organizar una reunión antes de que la presidencia del G7 se transfiera al Reino Unido en enero.

El presidente Alberto Fernández participará de la Cumbre de Líderes del G20 que se llevará a cabo de forma virtual los próximos 21 y 22 de noviembre, bajo el lema «Hacer realidad las oportunidades del siglo XXI para todos».

Las intervenciones del Presidente serán el sábado alrededor de las 11:00 y el domingo cerca de las 10:50. En ellas delineará la posición nacional acerca de la pandemia, y resaltará la necesidad de recurrir a los principios de solidaridad y cooperación internacional para articular una respuesta común al nuevo desafío global, se informó.

Ese Pacto de Solidaridad Global se estructura a partir de tres ejes, fundados en la salud, la protección social para todos, y la recuperación económica, como puntos centrales para la promoción de la cooperación y la unidad, con el fin de fortalecer y garantizar oportunidades del siglo XXI para todos.

El G20 es un foro intergubernamental de coordinación económico financiera, creado en 1999, con el fin de considerar cuestiones globales en esa materia.

En 2008, el mismo se jerarquizó a nivel de líderes para garantizar la elaboración de respuestas coordinadas a la crisis económica mundial que se desató durante ese año.

Está compuesto por 19 países (Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos) y la Unión Europea.

Este año está encabezado por Arabia Saudita, que asumió la presidencia en diciembre de 2019, e invitó en esta ocasión a España, Jordania, Singapur y Suiza.

Fuente: Telefe Noticias

El G20 ha decidido que la deuda de los países más pobres quedará suspendida durante 12 meses para ayudar a estos países a liberar recursos y favorecer que puedan luchar con mayor fuerza contra el coronavirus. El ministro saudita di Finanzas y presidente por turno del G20, Mohammed al-Jadaan, encargado de anunciar el acuerdo, declaró que “tenemos un compromiso claro, junto con organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y nuestro acuerdo significa que los países pobres no deben preocuparse por sus vencimientos de deuda durante los próximos 12 meses”.

La suspensión, aclaró, es efectiva “inmediatamente desde el anuncio” y “para los países pobres que pidan contención”. Según los datos que maneja el Banco Mundial, el acuerdo afecta al pago de servicios de deuda por valor de 14.000 millones de dólares en lo que resta de 2020- El G20, en el comunicado emitido tras la reunión virtual, también insta “a los acreedores privados, a través del Instituto Internacional de Finanzas, a participar en esta iniciativa en términos comparables”.

En el acuerdo ha jugado un papel crucial la disposición de China, que en los últimos años se ha convertido en uno de los principales prestamistas de los países en desarrollo. En un comunicado conjunto, la directora del FMI Kristalina Georgieva, y el presidente del Banco Mundial, David Malpass, calificaron la iniciativa como “poderosa y de acción rápida”, celebrando por anticipado que “ayudará a proteger las vidas de millones de personas en los países más vulnerables”. “De esta forma, dejamos a los países afectados mayor margen de maniobra financiera para invertir en la protección sanitaria de sus poblaciones con efecto inmediato”, afirmó el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, que se refirió a la decisión como “un gesto de solidaridad internacional de dimensiones históricas”.

El G20 ha tomado esta decisión inmediatamente después de que los ministros del G7 apoyasen la pausa temporal en el pago de las deudas para este bloque de países, en respuesta a la petición efectuada por 18 jefes de Estado europeos y africanos, solicitando un alivio de la deuda y un paquete de estímulos de unos 100.000 millones de dólares para el continente africano.

Fuente: ABC.es

«Necesitamos encaminarnos a un nuevo rumbo y reestructurar la deuda para restablecer su sostenibilidad», dijo el ministro en la cumbre de ministros del G20. Mantuvo bilaterales con pares de Alemania, Francia, Suiza, India y Arabia Saudita.

En Arabia Saudita, el ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó que Argentina necesita «reestructurar la deuda para restablecer su sostenibilidad», y consideró que para que eso sea posible se requiere «el apoyo de la comunidad internacional». Lo hizo en la Primera Sesión de la Cumbre de Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales del Grupo de los 20 (G20).

Durante su primer día en Riad, donde se desarrolla la cumbre, el ministro mantuvo reuniones bilaterales con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y con sus pares de Alemania, Francia, Suiza, India y Arabia Saudita.

Martín Guzmán asistirá a la cumbre de ministros del G20 en Arabia Saudita.

Guzmán encara en Riad una agenda clave para el futuro de la deuda
En la ciudad saudí se debate sobre la situación económica global y el estado de la arquitectura financiera internacional. En este marco, Guzmán advirtió sobre el estado de la crisis de deuda soberana que atraviesa la Argentina y aseguró que “necesitamos encaminarnos a un nuevo rumbo y reestructurar la deuda para restablecer su sostenibilidad».

El ministro de Economía, Martín Guzmán, junto a su par de Alemania, Olaf Scholz.

Ministerio de Economía.
“Esta será la primera gran prueba de las reformas del enfoque contractual adoptado en 2014, una nueva forma de formular estos contratos de deuda soberana. Esperamos que sirva pero necesitamos cooperación. Durante el último año y medio, la combinación de la contracción de la política monetaria y de la política fiscal no funcionó. Tenemos muy en claro que eso ha cambiado y necesitamos el apoyo de la comunidad internacional”, explicó el Ministro.

Durante la exposición en la Sesión, en la cual también estuvo presente el Presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, Guzmán advirtió que “la situación de endeudamiento en nuestro país es crítica”, e hizo hincapié en que “el PBI cayó en tres de los últimos 4 años, el desempleo se sitúa en un nivel de 2 dígitos, la tasa de la pobreza se acercó al 40%, la inflación en 2019 fue de 52,7% y también está el problema de insostenibilidad de la deuda”.

Asimismo, el Ministro afirmó que “Argentina tiene el potencial para recuperar la estabilidad, pero claramente esta situación de emergencia económica necesita resolverse”. “Sabemos que los marcos no son perfectos y tenemos que mejorarlos y completarlos con la comprensión y la colaboración del mundo entero”, concluyó.

El G20 es el principal foro para la cooperación económica internacional. Reúne a los líderes de las economías más grandes del mundo para discutir temas financieros y socioeconómicos. Desde diciembre de 2019, Arabia Saudita asume la presidencia del G20 bajo el lema “aprovechar las oportunidades del siglo XXI para todos”.

Respaldo a la negociación de la deuda

Durante su primera jornada de actividades en Riad, el Ministro Guzmán mantuvo reuniones bilaterales con sus pares de Alemania, Olaf Scholz; de Francia, Bruno Le Maire; de Suiza, Ueli Maurer; de India, Nirmala Sitharaman; y de Arabia Saudita, Mohammed Al-Jadaan.

En estos encuentros, todos los Ministros le manifestaron a Guzmán el apoyo de sus países a las negociaciones que lleva adelante la Argentina para reestructurar su deuda soberana y acordaron una agenda de cooperación en pos de afianzar los vínculos estratégicos bilaterales. Asimismo, la ministra de India le anticipó al titular del Palacio de Hacienda las intenciones de su país de realizar inversiones productivas en la Argentina que generarán nuevos puestos de trabajo.

Antes de su exposición en la sesión, Guzmán y Georgieva mantuvieron una reunión en la cual profundizaron la comprensión mutua y analizaron los pasos a seguir en el marco de la relación entre Argentina y el FMI, tras las conclusiones alcanzadas luego de la visita de la misión técnica del organismo en Argentina.