Tag

Pfizer

Browsing

Pfizer y BioNTech informaron este jueves que su vacuna contra el coronavirus tiene una eficacia de alrededor del 91% para prevenir la enfermedad de COVID-19 hasta seis meses después de que las personas sean inoculadas.

La vacuna también demostró ser 100% efectiva para prevenir enfermedades entre los participantes del ensayo en Sudáfrica, donde predomina una nueva variante llamada B1351, aunque el número de voluntarios fue relativamente bajo, con 800.

Si bien la nueva tasa de eficacia general del 91,3% es inferior al 95% que se informó originalmente en noviembre tras su ensayo con 44.000 personas, distintas variantes han ido apareciendo en todo el mundo desde entonces.

FOTO DE ARCHIVO: Una anciana surcoreana recibe su primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus en un centro de vacunación en Seúl, Corea del Sur, el 1 de abril de 2021. Chung Sung-Jun / Pool vía REUTERS

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo que los resultados actualizados, que incluyen datos sobre más de 12.000 personas completamente inoculadas durante al menos seis meses, permite a los fabricantes de medicamentos solicitar la aprobación regulatoria total en Estados Unidos. Actualmente, la vacuna está autorizada en caso de emergencia por la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU (FDA).

“La alta eficacia de la vacuna observada hasta seis meses después de una segunda dosis y contra la variante prevalente en Sudáfrica proporciona una mayor confianza en la eficacia general de nuestra vacuna”, añadió Bourla.

Los datos del ensayo “proporcionan los primeros resultados clínicos de que una vacuna puede proteger eficazmente contra las variantes que circulan actualmente, un factor crítico para alcanzar la inmunidad colectiva y poner fin a esta pandemia para la población mundial”, manifestó Ugur Sahin, director ejecutivo de BioNTech, en un comunicado. .

Los expertos temen que las nuevas variantes de coronavirus de Sudáfrica y Brasil puedan ser resistentes a las vacunas y a los tratamientos existentes. Se han detectado más de 300 casos de la variante sudafricana en más de 25 estados y jurisdicciones de EE. UU., según datos oficiales que recoge el medio estadounidense CNBC.

EFE/EPA/ANDY RAIN/Archivo

La vacuna fue 100% eficaz en la prevención de enfermedades graves según la definición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) y 95,3% eficaz de acuerdo a la FDA.

No se observaron preocupaciones serias de seguridad en los participantes del ensayo hasta seis meses después de la segunda dosis, dijeron las compañías.

Agregaron que, en general, era igualmente eficaz independientemente de la edad, la raza, el género o la etnia, y entre los participantes con una variedad de condiciones médicas existentes.

FOTO DE ARCHIVO: Un trabajador sanitario vacuna a una persona mayor con la vacuna de COVID-19 de Pfizer en una clínica de vacunación temporal en una iglesia en Sollentuna, al norte de Estocolmo, Suecia, 2 de marzo de 2021. Fredrik Sandberg/TT News Agency/vía REUTERS

El ensayo revisó más de 900 casos confirmados de COVID-19, la mayoría de los cuales fueron entre participantes que recibieron un placebo.

La publicación de resultados actualizados se produce inmediatamente después de que se demostrara que la vacuna es segura y efectiva en niños de 12 a 15 años, allanando el camino para que los fabricantes de medicamentos busquen la aprobación en Estados Unidos y Europa para usar el inoculante en este grupo de edad en pocas semanas.

Los resultados de ensayos clínicos de la vacuna contra el covid-19 de Pfizer/BioNTech mostraron que tiene una eficacia del 100% en adolescentes de los 12 a 15 años, según informaron las compañías este miércoles. Y además, esta población tolera bien la vacuna, añadieron las empresas.

Pfizer/BioNTech planea presentar los datos ante la Administración de Medicinas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) lo antes posible. Medida que busca ampliar la autorización de uso de emergencia de la vacuna de dos dosis.

Las vacunas de Pfizer y Moderna son 90% efectivas después de dos dosis en condiciones del mundo real, según estudio de los CDC
Durante un ensayo de fase 3 con 2.260 participantes de 12 a 15 años en EE.UU., la vacuna provocó fuertes respuestas de anticuerpos un mes después de la segunda dosis, indicó Pfizer. Lo que excedió las respuestas demostradas en personas de 16 a 25 años en ensayos anteriores, completó la compañía. La vacuna actualmente tiene autorización de uso de emergencia en EE.UU. para personas mayores de 16 años.

¿Por qué es importante vacunar a los adolescentes? 0:58
Los investigadores observaron 18 casos de covid-19 entre los 1.129 participantes que recibieron un placebo. Mientras que no hubo ninguna infección entre los 1.131 voluntarios que recibieron la vacuna. Sin embargo, datos aún no han sido revisados ​​por pares.

Pfizer/BioNTech agregó que los efectos secundarios observados en los adolescentes fueron similares a los registrados entre los jóvenes de 16 a 25 años. Los más comunes incluyen dolor en el lugar de la inyección, fatiga y fiebre. Los participantes serán monitoreados por protección y seguridad durante dos años después de su segunda dosis.

Ahora bien, esas comparaciones con la población un poco mayor son importantes. Justamente porque los investigadores se basan en los conocimientos que adquirieron durante los ensayos con adultos.

Los investigadores pueden definir una serie de anticuerpos que son un correlato de la protección que se observa en los adultos. Luego buscar ese nivel de anticuerpos en los participantes pediátricos para saber que la vacuna brinda protección. Es por eso que los ensayos de la vacuna contra el covid-19 en niños y adolescentes generalmente han requerido menos voluntarios que las pruebas en adultos.

Padre de niños en ensayo de vacuna: Aprovechamos la oportunidad 3:39
«Compartimos la urgencia de ampliar la autorización de nuestra vacuna para usarla en poblaciones más jóvenes y nos alientan los datos de los ensayos clínicos en adolescentes entre las edades de 12 y 15 (años)», dijo el CEO de Pfizer, Albert Bourla. «Planeamos enviar en las próximas semanas estos datos a la FDA como una enmienda propuesta a nuestra autorización de uso de emergencia y a otros reguladores de todo el mundo, con la esperanza de comenzar a vacunar a este grupo poblacional antes del inicio del próximo año escolar».

El Dr. Peter Hotez, codirector del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Texas Children’s Hospital, dijo este miércoles en el programa «New Day» de CNN que las escuelas pueden abrir sin vacunar a los estudiantes. Sin embargo, señaló que las vacunas ayudarán.

Pfizer/BioNTech presenta nuevos datos para mostrar que su vacuna contra el covid-19 se puede almacenar a temperaturas más cálidas
«Creo que es probable que haya luz verde para avanzar, para bajar (la edad) en términos de vacunación de adolescentes de 12 a 15 años», dijo Hotez. Aunque, también señaló que la vacuna todavía debe evaluarse para su autorización en ese grupo de edad.

«La conclusión es que para el otoño creo que hay una buena posibilidad de que vacunaremos a los adolescentes, de 12 años en adelante. Y para las escuelas intermedias, secundarias y preparatorias es una muy buena noticia en Estados Unidos, tanto para los maestros como para el personal. Vacunaremos a los maestros y al personal, vacunaremos a los estudiantes en esas escuelas intermedias y secundarias», completó.

El regreso a clases no es el único factor que está sobre la mesa. Los expertos en salud han enfatizado en la importancia de proteger a la mayor cantidad posible de personas a través la vacunación. Precisamente, mientras más variantes infecciosas de covid-19 continúan propagándose por todo el país.

«Todos anhelamos una vida normal. Esto es especialmente cierto para nuestros hijos», dijo el CEO de BioNTech, Ugur Sahin. «Los resultados iniciales que hemos visto en los estudios de adolescentes sugieren que los niños están especialmente bien protegidos por la vacunación. Lo cual es muy alentador dadas las tendencias que hemos visto en las últimas semanas con respecto a la propagación de la variante B.1.1.7 del Reino Unido».

Pfizer le dijo recientemente a CNN que la seguridad que demostró este ensayo en adolescentes ayudó a la compañía a tomar la decisión de comenzar a hacer pruebas de su vacuna en niños más pequeños.

Pfizer avanza en vacuna contra covid-19 para niños 0:48
Un estudio separado de fase 1/2/3 de la vacuna Pfizer/BioNTech en niños de 6 meses a 11 años empezó la semana pasada, cuando los primeros niños de 5 a 11 años recibieron una inyección. Las empresas planean comenzar a administrar la dosis a niños de 2 a 5 años la próxima semana y llegar hasta los participantes de 6 meses a 2 años. El objetivo es inscribir a 4.644 niños en el ensayo y espera resultados para finales de 2021.

Moderna también está haciendo pruebas de su vacuna en adolescentes y niños, en dos ensayos clínicos de niños de 12 a 17 años y de 6 meses a 11 años.

Los expertos anticipan que las vacunas contra el covid-19 no estarán disponibles para niños menores de 11 años antes del próximo año escolar. El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, ha dicho que es posible que esos niños más pequeños tengan que esperar hasta el primer trimestre de 2022.

El Dr. Buddy Creech, director del Programa de Investigación de Vacunas de la Universidad de Vanderbilt e investigador en los ensayos pediátricos de Moderna, estima que una vacuna contra el covid-19 podría estar disponible para niños de alto riesgo de 12 años o más en julio o agosto. Sin embargo, probablemente no estará disponible para niños menores de 11 años hasta noviembre o diciembre, como muy pronto, advirtió.

La vacuna desarrollada por Pfizer y BioNTech contra el coronavirus tuvo una eficacia del 100% y respuestas sólidas de anticuerpos, además de ser segura, en un ensayo clínico de fase 3 realizado sobre 2.260 participantes de entre 12 y 15 años -algunos habían tenido Covid-19 y otros no-, anunciaron este miércoles las compañías a través de un comunicado.

En el ensayo, que reclutó a los adolescentes participantes en Estados Unidos, se observaron 18 casos de Covid-19 en el grupo de placebo y ninguno en el grupo vacunado, informaron.

Además, la vacunación generó una «fuerte inmunogenicidad un mes después de la segunda dosis» y fue bien tolerada; tanto la respuesta de anticuerpos como la seguridad tuvieron resultados similares con los observados en participantes de 16 a 25 años.

Con estos resultados, las compañías anunciaron que se presentarán ante los organismos de regulación de Estados Unidos y Europa (FDA y EMA respectivamente) para solicitar una enmienda en la autorización de uso de emergencia que permita expandir su uso en adolescentes de 12 a 15 años.

«Todos los participantes del ensayo continuarán siendo monitoreados para la protección y seguridad a largo plazo durante dos años adicionales después de su segunda dosis», informaron las empresas, que también indicaron que los estudios serán enviados para publicar en una revista científica con revisión de pares.

La semana pasada, Pfizer y BioNTech comenzaron un estudio clínico en niños sanos de 6 meses a 11 años para evaluar la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad de su vacuna en un programa de dos dosis (aproximadamente con 21 días de diferencia) en tres grupos de edad: niños de 5 a 11 años, de 2 a 5 años y 6 meses a 2 años.

«La cohorte de 5 a 11 años comenzó a administrarse la semana pasada y las empresas planean iniciar la cohorte de 2 a 5 años la próxima semana», añadieron.

Según reveló una investigación periodística internacional de una organización inglesa de noticias sin fines de lucro, The Bureau of Investigative Journalism, en colaboración con Ojo Público, un medio de comunicación peruano, la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer les habría impuesto fuertes exigencias a al menos tres países de América latina, Argentina, Brasil y Perú, en el marco de la negociación de la venta de las vacunas contra el coronavirus.

El pedido de la empresa habría incluido la puesta en garantía de activos soberanos, como una especie de “reaseguro” para cubrirse de posibles conflictos legales en el futuro.

Polémica: Pfizer pidió «activos soberanos» a Argentina y Brasil

En el caso de un país latinoamericano (que no se puede nombrar ya que firmó un acuerdo de confidencialidad con Pfizer), las demandas del gigante farmacéutico llevaron a un retraso de tres meses en el acuerdo de una vacuna. En cuanto a Argentina y Brasil, no se llegó a ningún acuerdo nacional.

A su vez, en el caso de Perú, Pfizer habría solicitado incluir cláusulas que reducían la responsabilidad de la empresa ante posibles efectos adversos durante el proceso de negociación. En Argentina y Brasil, Pfizer habría pedido que los activos soberanos, como edificios de embajadas, bases militares y reservas del Banco Central, se pusieran como garantía para cubrir los costos legales futuros.

A principios de febrero de este año, el ahora exministro de Salud de la Nación, Ginés González García, ya había advertido que Pfizer pretendía “condiciones inaceptables”.

De hecho, a fines de diciembre del 2020, González García expuso: «No entendemos por qué Pfizer tiene tantas exigencias de inmunidad y prevención, es como si no le tuvieran fe a la vacuna».

Pfizer estuvo en contacto con más de 100 países y organizaciones supranacionales, y tiene acuerdos de suministro con 9 países de Latinoamérica y el Caribe: Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay. No obstante, se desconocen los términos de esos acuerdos.

«Las compañías farmacéuticas no deberían usar su poder para limitar las vacunas que salvan vidas en países de ingresos bajos y medianos», expresó al Bureau Lawrence Gostin, director del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud en Derecho de Salud Nacional y Global.

«(Esto) parece ser exactamente lo que están haciendo», aseveró. En esa misma línea agregó: «La protección contra la responsabilidad no debe usarse como la espada de Damocles colgando sobre las cabezas de países desesperados con una población desesperada».

Al respecto, Pfizer dijo al medio inglés: «A nivel mundial, hemos asignado dosis a países de ingresos bajos y medianos bajos a un precio sin fines de lucro, incluido un acuerdo de compra anticipada con Covax para proporcionar hasta 40 millones de dosis en 2021. Nosotros estamos comprometidos a apoyar los esfuerzos destinados a brindar a los países en desarrollo el mismo acceso a las vacunas que el resto del mundo».

En definitiva, la mayoría de los gobiernos ofrecen indemnización (exención de responsabilidad legal) a los fabricantes de vacunas. Esto significa que en el caso de que un ciudadano sufra un efecto adverso luego de ser vacunado, este puede presentar un reclamo contra el fabricante y, de tener éxito, el gobierno pagaría la compensación. Cabe destacar que, en muchos casos, los efectos adversos son tan raros que no aparecen en los ensayos clínicos y solo se manifiestan una vez que miles de personas recibieron la vacuna.

Sin embargo, en relación a las exigencias de otras vacunas, los funcionarios del Gobierno argentino y del país que solicitó no ser mencionado en la investigación indicaron que sintieron que las demandas de Pfizer iban «más allá que los otros fabricantes, y más allá de las condiciones de Covax», una organización internacional creada para garantizar que los países de bajos ingresos puedan acceder a las vacunas.

Además de los pedidos previamente expuestos, Pfizer habría solicitado también una indemnización adicional de los casos civiles, lo que significaría que la empresa no sería responsable de los efectos adversos raros o de sus propios actos de negligencia o fraude. Esto incluye aquellos relacionados con las prácticas de la empresa, por ejemplo, si Pfizer envió la vacuna incorrecta o cometió errores durante la fabricación.

«Se garantiza cierta protección de responsabilidad, pero ciertamente no por fraude, negligencia grave, mala administración o incumplimiento de las buenas prácticas de fabricación», explicó Gostin. «Las empresas no tienen derecho a pedir indemnización por estas cosas», concluyó.

Fuente: Iprofesional

Una dosis de la vacuna de Oxford reduce las hospitalizaciones hasta en un 94%, cuatro semanas después de recibir la primera dosis, mientras que con la vacuna de Pfizer el riesgo de ser ingresado en el hospital disminuye hasta en un 85% después del mismo período, según una investigación realizada en Escocia.

La investigación, que aún no ha sido revisada por pares, fue realizada por equipos de las universidades de Edimburgo, Strathclyde, Aberdeen, Glasgow y St Andrew’s, y Public Health Scotland, como se le llama al servicio público de salud, es la primera de su tipo y mide la efectividad de la vacuna en todo un país.

En la cuarta semana después de recibir la dosis inicial, se demostró que las vacunas Pfizer y Oxford-AstraZeneca reducen el riesgo de hospitalización por coronavirus hasta en un 85% y 94%, respectivamente.

El Reino Unido ya ha vacunado con una primera dosis a más de 17,5 millones de personas y estima que, para el 31 de julio, toda la población adulta esté cubierta con la vacuna.

Los datos se recopilaron entre el 8 de diciembre y el 15 de febrero, y, durante este período, se administraron 1.14 millones de vacunas y el 21% de la población escocesa había recibido una primera dosis, informó el Public Health Scotland.

Los investigadores compararon los resultados de quienes habían recibido su primer dosis con los que no.

Según el estudio, entre las personas de 80 años o más, uno de los grupos de mayor riesgo, la vacunación se asoció con una reducción del 81% en el riesgo de hospitalización en la cuarta semana cuando se combinaron los resultados de ambas vacunas.

En ese sentido, Jim McMenamin, director nacional de Incidentes de Coronavirus del Public Health Scotland, dijo que estos resultados son importantes a medida que pasamos de la expectativa a la evidencia firme del beneficio de las vacunas.

«En toda la población escocesa, los resultados mostraron un efecto sustancial en la reducción del riesgo de ingreso al hospital con una sola dosis de vacuna», agregó.

El directivo instó a todos los que se le ofreció ya la vacuna a que se vacunen e indicó que continuarán con la evaluación de la que esperan poder describir los beneficios que siguen a la segunda dosis.

En tanto, Josie Murray, consultora de salud pública del mismo organismo, explicó que estos datos muestran una promesa real de que las vacunas pueden proteger de los efectos severos del virus.

Sin embargo, alertó que se deben respetar las pautas de salud pública, como lavarse las manos con frecuencia, mantener la distancia a dos metros de los demás, y aislarse y realizar una prueba si existen síntomas.

«También todos debemos protegernos a nosotros mismos, a nuestras familias y amigos tomando la segunda dosis de la vacuna cuando se ofrece», recordó.

A su vez, el investigador principal, el profesor Aziz Sheikh, director del Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, sostuvo que este resultado es muy alentador.

«Ahora tenemos evidencia nacional, en todo un país, de que la vacunación brinda protección contra las hospitalizaciones por coronavirus. El lanzamiento de la primera dosis de la vacuna ahora debe acelerarse a nivel mundial para ayudar a superar esta terrible enfermedad», sugirió.

El estudio fue dirigido por el Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, que es uno de los cinco centros de innovación basados ​​en datos como parte del acuerdo de la región de la ciudad de Edimburgo y el sudeste de Escocia.

Cuatro semana después de recibir la primera dosis de la vacuna de Oxford, las hospitalizaciones se reducen hasta en un 94%. En el caso de la vacuna de Pfizer, el riesgo de ser ingresado en el hospital disminuye hasta en un 85% después del mismo período, según una investigación realizada en Escocia.

El trabajo, que aún no ha sido revisado por pares, fue realizado por equipos de las universidades de Edimburgo, Strathclyde, Aberdeen, Glasgow y St Andrew’s, y Public Health Scotland, como se le llama al servicio público de salud. Es la primera investigación de su tipo y mide la efectividad de la vacuna en todo un país.

En la cuarta semana después de recibir la dosis inicial, se demostró que las vacunas Pfizer y Oxford-AstraZeneca reducen el riesgo de hospitalización por coronavirus hasta en un 85% y 94%, respectivamente.

El Reino Unido ya ha vacunado con una primera dosis a más de 17,5 millones de personas y estima que, para el 31 de julio, toda la población adulta estará cubierta con la vacuna.

Los datos se recopilaron entre el 8 de diciembre y el 15 de febrero y, durante este período, se administraron 1,14 millones de vacunas y el 21% de la población escocesa había recibido una primera dosis, informó el Public Health Scotland. Los investigadores compararon los resultados de quienes ya tenían una dosis con los que no.

Según el estudio, entre las personas de 80 años o más -uno de los grupos de mayor riesgo-, la vacunación se asoció con una reducción del 81% en el riesgo de hospitalización en la cuarta semana cuando se combinaron los resultados de ambas vacunas.

En ese sentido, Jim McMenamin, director nacional de Incidentes de Coronavirus del Public Health Scotland, dijo que estos resultados son importantes a medida que se pasa de la expectativa a la evidencia firme del beneficio de las vacunas. “En toda la población escocesa, los resultados mostraron un efecto sustancial en la reducción del riesgo de ingreso al hospital con una sola dosis de vacuna”, agregó.

El directivo instó a todos los que se les ofreció ya la vacuna a que se vacunen e indicó que continuarán con la evaluación de la que esperan poder describir los beneficios que siguen a la segunda dosis.

En tanto, Josie Murray, consultora de salud pública del mismo organismo, explicó que estos datos muestran una promesa real de que las vacunas pueden proteger de los efectos severos del virus.

Sin embargo, alertó que se deben respetar las pautas de salud pública, como lavarse las manos con frecuencia, mantener la distancia a dos metros de los demás, y aislarse y realizar una prueba si existen síntomas.

“También todos debemos protegernos a nosotros mismos, a nuestras familias y amigos tomando la segunda dosis de la vacuna cuando se ofrece”, recordó.

A su vez, el investigador principal, el profesor Aziz Sheikh, director del Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, sostuvo que este resultado es muy alentador.

“Ahora tenemos evidencia nacional, en todo un país, de que la vacunación brinda protección contra las hospitalizaciones por coronavirus. El lanzamiento de la primera dosis de la vacuna ahora debe acelerarse a nivel mundial para ayudar a superar esta terrible enfermedad”, sugirió.

El estudio fue dirigido por el Instituto Usher de la Universidad de Edimburgo, que es uno de los cinco centros de innovación basados en datos como parte del acuerdo de la región de la ciudad de Edimburgo y el sudeste de Escocia.

Fuente: Télam

Los resultados prometedores de los ensayos de las vacunas contra el coronavirus van confirmando sus efectos en la vida real, como lo indican dos informes favorables, en este caso, vinculados con el fármaco desarrollado por Pfizer y BioNTech.

Los dos socios solicitaron al organismo regulador de la salud de Estados Unidos que flexibilice los requisitos de almacenamiento a temperaturas ultrabajas de su vacuna, lo que podría permitir su conservación en los congeladores de las farmacias, dijeron este viernes las compañías.

Las empresas presentaron nuevos datos de temperatura a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para respaldar una actualización del etiquetado, lo que permitiría almacenar las vacuna entre -25 y -15 grados centígrados durante dos semanas.

Hasta el momento, uno de los contratiempos de la vacuna de Pfizer era la necesidad de almacenamiento a temperaturas ultrafrías, entre -60°C y -80°C, lo que significa que debe enviarse en contenedores especialmente diseñados, un verdadero dolor de cabeza a nivel logístico.

Muchos países y regiones no cuentan con la infraestructura para semejante despliegue. Tanto es así que los requisitos de almacenamiento en frío de la vacuna desencadenaron una lucha por el hielo seco entre estados de Estados Unidos al principio de la campaña de vacunación.

La aprobación por parte de la FDA podría enviar una fuerte señal a otros organismos reguladores de todo el mundo y facilitar la distribución de la vacuna en los países de bajos ingresos.

Al mismo tiempo, un anuncio llegado de Israel reforzó el optimismo con la vacuna de Pfizer, en este caso no sobre su temperatura de almacenamiento sino sobre su grado de eficacia en las personas inoculadas. La primera dosis es eficaz en un 85% dos a cuatro semanas después de su administración, según el estudio israelí, que invita no obstante a no renunciar a la segunda dosis.

Israel lanzó el 19 de diciembre una gran campaña de vacunación tras un acuerdo con Pfizer que le permitió a Israel obtener rápidamente millones de dosis a cambio de suministrar datos biomédicos sobre el efecto de la vacuna.

Hasta ahora 4,23 millones de israelíes (47% de la población) recibieron al menos la primera dosis de la vacuna y, de estos, 2,85 millones (32%) ya tuvieron la segunda, según el Ministerio de Salud.

Recientes estudios israelíes cifraron en 95% la eficacia de la vacuna una semana después de la segunda dosis y este nuevo estudio del hospital Sheba, publicado por la revista científica The Lancet, la considera eficaz ya en un 85% entre dos y cuatro semanas después de la primera dosis.

“De dos a cuatro semanas después de la (primera) dosis hay ya un fuerte índice de eficacia, con una reducción del 85% de los casos sintomáticos”, resumió Gili Regev-Yochay, coautora del estudio israelí.

Fuente: La Nación

Las compañías Pfizer y Moderna informaron que en pruebas de laboratorio realizadas con suero de pacientes que recibieron sus vacunas contra el coronavirus los anticuerpos fueron menos efectivos contra virus -fabricados in vitro- que tenían las mutaciones correspondientes a la variante de Sudáfrica, lo que según especialistas «no significa que necesariamente ya no sean eficaces».

Las conclusiones, que son informes preliminares, fueron publicadas ayer en la revista especializada New England Journal of Medicine.

Pzifer informó que su estudio se realizó con muestras de 15 pacientes 2 y 4 semanas después de la administración de la segunda dosis que fueron probadas en laboratorio frente a virus creados in vitro que contenían las mutaciones encontradas en la proteína spike del coronavirus de la variante B.1.1.7 (Reino Unido) y la variante B.1.351 (Sudáfrica).

Lo que encontraron fue que la neutralización del virus fue similar frente a las mutaciones de la variante del Reino Unido pero dos tercios más débil frente al virus que contenía las mutaciones de la variante sudafricana.

No obstante, el estudio advierte que “no está claro qué efecto tendría” esa disminución en la neutralización.

Por su parte, la compañía Moderna informó que realizó una prueba de laboratorio con muestras de suero obtenidas siete días después de que los pacientes recibieran la segunda dosis de su vacuna.

La neutralización se midió en un pseudovirus basado en el virus de la estomatitis vesicular recombinante (rVSV) que incorporó las mutaciones en la proteína spike presentes en las variantes de Reino Unido y Sudáfrica.

“Detectamos reducciones por un factor de 1.2 en los títulos de anticuerpos neutralizantes contra la variante B.1.1.7 (Reino Unido) y por un factor de 6.4 contra la variante B.1.351”, informó el estudio.

Fuente: Télam

El papa Francisco recibió hoy la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus de la empresa Pfizer-BioNTech, informaron a Télam fuentes del Vaticano.

El pontífice, de 84 años, completó este miércoles el ciclo de vacunación requerido para lograr la inmunización con el fármaco de la empresa estadounidense. Francisco se había dado la primera dosis el 13 de enero pasado.

Jorge Bergoglio fue uno de los primeros habitantes del Vaticano en recibir la segunda dosis de la vacuna, dentro de la campaña que la Santa Sede lleva adelante en el Aula Pablo VI, a metros de la Plaza San Pedro.

Así, el Papa llegará inmunizado al viaje que tiene previsto hacer a Irak del 5 al 8 de marzo.

Autoridades vaticanas informaron también hoy a Télam que el próximo domingo el Papa volverá a recitar el tradicional Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico, con presencia de fieles en la Plaza San Pedro.

A causa de la pandemia de coronavirus, el Papa había interrumpido los Ángelus desde la tradicional ventana, para evitar la conglomeración de fieles en la Plaza, y desde el 20 de diciembre recitaba la oración en la Biblioteca Privada, con televisación en directo en streaming.

Fuente: El Patagónico.

Los laboratorios Pfizer y BioNTech informaron que su vacuna contra el coronavirus conserva prácticamente toda su eficacia frente a las variantes británica y sudafricana del virus del covid-19.

Los test in vitro realizados con el virus original y las mutaciones registradas «no demostraron la necesidad de una nueva vacuna», aclararon los dos laboratorios, que seguirán sin embargo «vigilando estas variantes y están listos para reaccionar» si alguna de ellas finalmente resiste a la vacuna.

Pfizer y BioNTech se basan en un estudio de investigadores de la universidad de Texas y de un experto de Pfizer, apoyado por los dos laboratorios y publicado en la página especializada bioRxiv.

Los autores enfrentaron los anticuerpos generados por 20 personas vacunadas con las dos dosis Pfizer-BioNTech durante los ensayos clínicos a tres mutaciones del virus SARS-CoV-2 creadas en un laboratorio y que incluían las principales mutaciones de las variantes británica y sudafricana del virus.

Estas mutaciones se sitúan en la proteína Spike (espícula) del coronavirus, esas puntas tan características que están en su superficie y le permiten adherirse a las células humanas para penetrarlas.

«El plasma de los individuos que recibieron la vacuna Pfizer-BioNTech neutralizó todas las variantes del virus SARS-CoV-2 probadas», subrayaron las compañías, aunque reconocieron que la neutralización fue «ligeramente más débil» en las tres mutaciones de la variante sudafricana que en las tres mutaciones de la variante británica.

Un estudio precedente de investigadores sudafricanos, publicado la semana pasada, ya señaló esta mayor resistencia de la variante sudafricana.

Los dos laboratorios subrayaron que van a seguir adelante con sus estudios de estas mutaciones, sobre todo la sudafricana, y que «vigilarán la eficacia de la vacuna en el mundo» frente a la emergencia de nuevas variantes.

De todas maneras, creen que la «flexibilidad de la vacuna, basada en la tecnología del ARN mensajero», que inyecta en el cuerpo hebras de instrucciones genéticas que dicen a las células qué hacer, es «apropiada para desarrollar nuevas versiones de la vacuna si es necesario».

Las vacunas de BioNTech/Pfizer y del laboratorio estadounidense Moderna, que recibieron el visto bueno en varios países del mundo, permiten, gracias al ARN mensajero, una adaptación más rápida. El laboratorio alemán BioNTech aseguró que podría producir una nueva vacuna para hacer frente a las variantes, en un plazo de seis semanas.

Fuente: Página 12