Tag

Dolar

Browsing

El dólar blue sostuvo hoy la tendencia alcista y cerró en $316 en la punta vendedora, mientras que los tipos de cambio financieros continuaron subiendo, según los principales indicadores del mercado cambiario.

La divisa paralela saltó un peso respecto de la cotización de ayer, en una rueda con volatilidad en la que había alcanzado los $318, para después retroceder sobre el final de la rueda. Tras la suba de hoy, la brecha cambiaria con el tipo de cambio oficial mayorista se ubicó en el 87,1%.

Las cotizaciones de los dólares financieros alcanzaron nuevos récords nominales pero también recortaron ganancias en el final de la rueda.

En la bolsa porteña el dólar Contado con Liquidación subió hasta los $343 para después bajar hasta los $ 339, mientras que el MEP avanzó hasta los $327, tras escalar hasta los $332.

La brecha del contado con liquidación y el tipo de cambio oficial mayorista quedó en alrededor de 98,9%, mientras que el MEP alcanzó una diferencia del 92,6% con el dólar oficial.

El Banco Central (BCRA) terminó la rueda con compras por unos US$ 71 millones en el mercado cambiario y en el mes acumula compras por unos US$ 354,8 millones.

El dólar Qatar trepó encarece 50 centavos y cotiza a $353,70 y se distanció aún más del blue, mientras que el turista o tarjeta subió 44 centavos y operó entorno a los $309,49.

El ahorro o dólar solidario, que incluye mejoró 41 centavos y se ofreció a $291,80, mientras que el dólar sin impuestos alcanzó un promedio de $177,27 en los bancos privados y en el Banco Nación se ofreció a $ 176. El dólar mayorista, que regula el BCRA, subió 46 centavos hasta los $169,95.

Acuerdan acelerar el pago de las importaciones para frenar los precios. El 80% de las bananas provienen del exterior.

Con el objetivo de frenar la escalada inflacionaria, el Gobierno cerró un acuerdo con los importadores de bananas para fijar el precio en el mercado interno. De este modo surge el “dólar banana” y es el eje del compromiso oficial de reducir el plazo de acceso a los dólares de las reservas para que las empresas puedan “atender la programación de pagos con el exterior”, señalaron a Clarín fuentes oficiales.

La novedad comenzó a circular bien temprano en el Mercado Central, cuando en varios puestos de venta mayoristaaparecieron con la leyenda “Precios Justos”, la caja de 20 kilos de bananas a $ 5.035. Se estima que el 80% de las bananas consumidas en el país son importadas, principalmente de Ecuador, Bolivia, Brasil y Paraguay.

El “dólar banana” no implica un precio especial para los bananeros, sino que el Gobierno (en rigor la secretaría de Comercio, que conduce Matías Tombolini) se compromete a reducir a 30 días el plazo para entregar los dólares a los importadores (en lugar de los 60 a 180 días) “si eso se traduce en un precio razonable” para los consumidores, argumentan.

Cerca de Tombolini creen que si este mecanismo que acordaron con la Cámara de Importadores de Bananas y Afines funciona, esto es adelantar los dólares a cambio de planchar los precios, “se podrían involucrar otro tipo de verduras y hortalizas”, que complementan la oferta local parte con producción local y parte con compras al exterior.

El nuevo precio de la banana, al menos las importadas, comenzó a regir este miércoles por la mañana. “Todavía no tenemos la confirmación oficial, pero es algo que se venía conversando”, dijeron desde una cadena de supermercados, que importa bananas por cuenta propia. Importaciones o dólares por precios es la apuesta principal del Gobierno para frenar la inflación, que este año treparía al 100% según coinciden las consultoras privadas.

Desde que asumió, Tombolini manifestó la intención de reformular Precios Cuidados a través de un acuerdo con los principales proveedores de la industria de consumo masivo. Cerca de 100 empresas accedieron a congelar los precios de unos 1.900 productos durante 4 meses para evitar mayores restricciones para ingresar insumos y maquinarias desde el exterior.

A los productos de consumo básico, el Gobierno avanza también en las negociaciones con el sector calzado, los metalúrgicos y el turismo, en el arranque de la temporada de verano. Bajo este mismo criterio se incluyó la semana pasada a las petroleras, que pactaron subas del 4% al mes en diciembre, enero y febrero y de 3,8% en marzo.

El programa estará vigente hasta el 31 de diciembre y contempla una actualización en la cotización del dólar en base a la evolución de la inflación.

Este lunes comienza a regir la reapertura del Programa de Incremento Exportador (PIE) que establece un tipo de cambio diferencial destinado al complejo sojero de $230 por unidad.

El programa estará vigente hasta el 31 de diciembre y contempla una actualización en la cotización del dólar en base a la evolución de la inflación, tomando como referencia los $200 que rigió en la primera versión implementada en septiembre pasado.

El viernes, al anunciar la medida durante un encuentro con directivos del sector agroindustrial, el ministro de Economía, Sergio Massa, dijo que responde a “la convicción de que tenemos que lograr, al 30 de diciembre, batir el récord de exportaciones argentinas en lo que es el complejo agroindustrial, entendiendo que Argentina es parte de la agenda de la seguridad alimentaria, al igual que el debate y la pelea por las proteínas a nivel global es una de las grandes peleas”.

Asimismo, Massa afirmó que la medida permitirá “fortalecer las reservas y generar mayor nivel de actividad en el sector agropecuario y agroindustrial”.

En esa línea, el secretario de Agricultura y Ganadería, Juan José Bahillo, destacó entonces que “el acuerdo del Gobierno con las cerealeras tiene un piso garantizado y firmado d e US$ 3.000 millones de liquidación hasta el 31 de diciembre próximo”, y aseguró que con lo obtenido por el cobro de derechos de exportación, “se trabajará en el financiamiento de promoción para economías regionales; subsidios a las cadenas de valor avícola, bovina, lechera y porcina para aumentar producción; y un fondo para mantener el valor de las asignaciones familiares”.

En base a datos de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, hasta el 16 de noviembre pasado se habían comercializado 31,9 millones de toneladas de soja de la campaña 2021/2022, y si se tiene en cuenta que la cartera agropecuaria calcula la producción de la campaña en 44 millones de toneladas, la mercadería remanente ronda 12,1 millones de toneladas.

En tanto, la edición anterior del PIE, que tuvo lugar durante septiembre, dejó un saldo de casi 14 millones de toneladas de soja que se comercializaron, y una liquidación que totalizó US$ 8.125 millones.

Subió impulsado por el avance del dólar MEP en la bolsa porteña. Es su máximo nivel desde el pasado mes de julio, donde había alcanzado los 314$.

Este miércoles 23 de noviembre, el dólar blue aumentó $4 y llegó a un máximo de $312. Se dio tras el avance del dólar MEP en la bolsa porteña. Es su máximo precio desde el pasado mes de julio, donde había llegado a los $314.

De esta forma, la brecha cambiaria con el tipo de cambio oficial mayorista se ubicó en el 89,3%.

Cotización del dólar blue en el año

En lo que va del año, el dólar informal avanza $104 después de cerrar el 2021 en los $208.

Durante el año pasado, el dólar blue registró un alza de 25,3% ($42), la mitad respecto de la inflación del período (50,9%). No obstante, vale recordar que en 2020 había mostrado un brusco salto de 111% (frente a una inflación de 36%).

Cabe recordar que el dólar informal subió $2 en octubre (+0,7%) después de bajar en septiembre, al registrar una merma de $2 (-0,7%). Recordemos que en agosto había cedido $6 (-2%).

En el séptimo mes del año, el dólar paralelo había trepado $58 (+24,4%), lo que representa hasta el momento su mayor avance mensual en el año.

Previamente, había aumentado $31 (+15%) en junio, luego de subir en mayo $6,50 ( 3,2%).

El dólar paralelo aumentó 50 centavos en abril, y cedió $11 en marzo, su peor performance en 14 meses. En febrero pasado, bajó $6,50 (-3%), después de ascender en enero $5 ó 2,4%.

¿Qué es el dólar blue?

Este dólar tiene una diferencia sustancial con el dólar oficial, que se adquiere en los bancos y que posee una cotización establecida. La venta del “blue” es en el mercado informal, sin regulaciones ni límites, y por eso se opera generalmente a un valor mayor que el dólar oficial.

El dólar blue opera con una baja de $1 en el mercado paralelo y se vende a $306, mientras que las cotizaciones ligadas a la actividad financiera se acercan a los $340.

El blue suma este viernes su segunda rueda consecutiva en baja, tras haber trepado a los $308 durante la semana y ubicarse en sus máximos de los últimos tres meses.

Tras la baja, la brecha entre el dólar informal con el tipo de cambio oficial se ubica por debajo del 87%.

Por su parte, el dólar contado con liquidación sube fuerte y se vende a $338,65, mientras que el Bolsa o MEP opera en $320,15.

La cotización minorista se vende a un promedio de $169,89, la versión ahorro de la moneda norteamericana se ofrece a $277,68 y el dólar turista se ubica en 338,50.

En la jornada anterior, el Banco Central terminó la segunda rueda consecutiva con compras por apenas US$ 3 millones en el mercado de cambios, que no compensan los US$ 908 millones de saldo negativo que acumula en el mes.

El saldo positivo se debió a una menor demanda por importaciones y un leve incremento de exportaciones.

Este martes, el dólar blue saltó $8 en una sola jornada y volvió a atravesar la barrera de los $300, ya que su precio se ubicó en los $302.

Desde junio de este año, cuando se registró una corrida cambiaria en el marco de la crisis ocasionada por la salida de Martín Guzmán del Ministerio de Economía, que no tocaba estos valores.

Si bien en la actualidad hay un cierto nerviosismo por el mercado de deuda en pesos y la evolución de las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) no es la mejor, el contexto político se ve más estable y el Gobierno venía logrando mantener una cierta calma en el mercado cambiario desde hace tiempo. Esas son señales de que la situación actual no es la de ese momento y todos los analistas buscan las razones para esta suba abrupta del blue.

Lejos de estar sorprendidos, muchos analistas lo ven como algo esperable. Uno de ellos es el director de CyT Asesores Económicos, Camilo Tiscornia, quien señala que “estamos en una situación económica bastante inestable en la que este tipo de movimientos son esperables”. Pero ¿qué elementos lo están haciendo saltar justo en este momento?

El dólar blue se disparó con fuerza hoy y superó el techo de los $300, a $302, hasta tocar su mayor valor desde la corrida de julio producto de la crisis política ante cambios en el Ministerio de Economía.

El Banco Central continúa con el drenaje de divisas: este martes se desprendió de US$ 48 millones y en lo que va de noviembre acumula ventas por US$ 911 millones.

Esto provocó que las reservas perforaran el piso de los US$ 38.000 millones: están en US$ 37.867 millones.

Las reservas cayeron US$ 806 millones en lo que va de noviembre, y el panorama es desalentador para las próximas semanas.
En medio de una fuerte caída de reservas y de un convencimiento en el mercado de que la divisa norteamericana está muy atrasada, las presiones por devaluar se hacen cada vez más fuertes.

En sintonía con la fuerte suba de los tipos de cambio financieros, el dólar paralelo anota su mayor ascenso diario en un mes: escala $8 y alcanza los $302, su máximo nivel desde el 27 de julio pasado, cuando cerró a $314.

De esta forma, la brecha cambiaria con el tipo de cambio oficial mayorista llega al 86,2%.

La semana pasada el blue acumuló un avance de $4, la mitad a la variación que registra este martes.

En lo que va del año, el dólar informal avanza $94 después de cerrar el 2021 en los $208.

El año pasado, el dólar blue registró un alza de 25,3% ($42), la mitad respecto de la inflación del período (50,9%). No obstante, vale recordar que en 2020 había mostrado un brusco salto de 111% (frente a una inflación de 36%).

«La autoridad monetaria debió intervenir nuevamente en el sector donde operan bancos y empresas con ventas que asistieron a las órdenes de compra sin cobertura y fueron acotando la evolución de los valores del dólar. En noviembre la autoridad monetaria lleva once ruedas consecutivas con pérdidas de reservas y de a poco se encamina a terminar el mes superando la mayor pérdida registrada en julio de este año», alertó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

En tanto, el dólar sin los impuestos ganó 56 centavos a $169,18, según el promedio que surge de los bancos del sistema financiero local. En tanto, el billete en el Banco Nación avanzó $1 a $168,50.

En el mercado paralelo, el blue salta $7, su mayor valor desde la corrida de julio. Así, la brecha con el oficial alcanza el 86,3%.

El dólar blue se dispara con fuerza este martes 15 de noviembre y toca su mayor valor desde la corrida de julio, producto de la crisis política del Gobierno ante los cambios en el Ministerio de Economía.

En sintonía con la fuerte suba de los tipos de cambio financieros, el dólar paralelo anota su mayor ascenso diario en un mes: escala $6 y alcanza los simbólicos $300, su máximo nivel desde el 27 de julio pasado, cuando cerró a $314.

Cabe remarcar que la semana pasada el blue acumuló un avance de $4, menor a la variación que registra este martes.

En lo que va del año, el dólar informal avanza $92 después de cerrar el 2021 en los $208.

Durante el año pasado, el dólar blue registró un alza de 25,3% ($42), la mitad respecto de la inflación del período (50,9%). No obstante, vale recordar que en 2020 había mostrado un brusco salto de 111% (frente a una inflación de 36%).

Cabe recordar que el dólar informal subió $2 en octubre (+0,7%) después de bajar en septiembre, al registrar una merma de $2 (-0,7%). Recordemos que en agosto había cedido $6 (-2%).

En el séptimo mes del año, el dólar paralelo había trepado $58 (+24,4%), lo que representa hasta el momento su mayor avance mensual en el año.

Previamente, había aumentado $31 (+15%) en junio, luego de subir en mayo $6,50 ( 3,2%).

El dólar paralelo aumentó 50 centavos en abril, y cedió $11 en marzo, su peor performance en 14 meses. En febrero pasado, bajó $6,50 (-3%), después de ascender en enero $5 ó 2,4%.

¿Qué es el dólar blue?

El valor del dólar blue tiene una diferencia sustancial con el dólar oficial, que se adquiere en los bancos y que posee una cotización establecida. Su venta es en el mercado informal, sin regulaciones ni límites, y por eso se opera generalmente a un valor mayor que el dólar oficial.

¿Por qué se llama dólar blue?

No está claro el origen de dólar blue como denominación para la operación del billete en el mercado informal. Pero hay teorías.

Una explicación sobre su denominación señala que se llama así porque en inglés, «blue», además de nombrar al color azul, remite a algo «oscuro».

Otra teoría lo relaciona con las operaciones de compra a través de bonos o acciones de compañías conocidas como «blue chips». También lo vinculan con el color aproximado que aparece cuando se aplica un fibrón para detectar billetes falsos.

A nadie le gusta imaginarse viejo. Sin embargo, millones de personas suben fotos a aplicaciones como AgeingBooth y FaceApp que usan inteligencia artificial para “envejecer” un rostro.

Más allá de las temidas canas y arrugas, estas imágenes nos invitan a ponderar otras incógnitas. ¿Cuál será mi situación económica en 20 o 30 años? ¿Tendré acceso a buenos servicios de salud? ¿Habrá quién me ayude en mi rutina diaria? Y fundamentalmente, ¿estos factores se complementarán para darme una buena calidad de vida?.

Según un nuevo estudio basado en un análisis profundo de la situación en 26 países de América Latina y el Caribe, el futuro de la vejez podría ser muy promisorio, pero sólo si acometemos reformas conjuntas a los sistemas de pensiones, salud y atención a la dependencia para personas mayores.

La buena noticia es que a pesar del pesimismo que suele rodear este tema, la calidad de vida de las personas mayores muestra una fuerte tendencia a mejorar. Durante las últimos dos décadas, por ejemplo, el tiempo promedio que una persona de 65 años puede anticipar que vivirá en buena salud y sin pobreza aumentó de 7,1 a 9,7 años en América Latina y el Caribe. En Argentina, el panorama es aún mejor, alcanzando un promedio de 11,3 años en comparación a los 9,4 años hace 2 décadas.

A estas buenas noticias hay que sumarle un giro profundo en las percepciones sobre la vejez. El debate sobre cómo proporcionar buenos cuidados a las personas mayores—prácticamente inexistente hace 20 años—hoy está en el centro de la agenda pública. Y en vez de pensar sobre la tercera edad como un lastre, hoy se la percibe como una oportunidad. Se trata de la denominada “economía plateada” de productos y servicios demandados por un segmento del mercado que crece más que cualquier otro.

Pero el estudio también señala que para muchos países será difícil satisfacer las expectativas de las personas mayores en el futuro cercano. Algunos sistemas de pensiones, por ejemplo, carecen de cobertura o de prestaciones adecuadas para grandes segmentos de la población. Aunque la cobertura de servicios de salud es bastante amplia, la calidad en muchos casos es bajísima. Y los sistemas de atención a la dependencia son prácticamente inexistentes en la región, excepto para personas de muy altos ingresos.

Los gobiernos también tendrán serias dificultades para financiar los sistemas de pensiones, salud y atención a la dependencia para personas mayores. En la Argentina, el gasto en salud y pensiones para los mayores de 65 años pasará de 13,2% del PIB en 2020 a 21,3% en el 2050.

Además, el mercado espera suba de tasas de interés para estirar el “carry trade”. El lanzamiento de “Precios Justos” coincidió con un aumento del precio de los alimentos que impactará en la inflación de noviembre.

Mañana se conocerá la inflación de octubre y se prevé que se acercará al 7%, mientras que el viernes habrá una licitación clave de la Secretaría de Finanzas para renovar la deuda del Tesoro y se definirá si habrá una remake del dólar soja a alrededor de 225, según publica Infobae.

Se estima que hay un remanente de 12 millones de toneladas sin liquidar que podrían aportar USD 7.000 millones según estimaciones de la consultora Ecolatina.

Por supuesto, el costo será la elevada emisión de pesos que impactará en la inflación, justo después del lanzamiento del programa Precios Justos. A cuenta de ese programa, los consumidores han visto aumentar el precio de los alimentos en los últimos días que impactarán en la inflación de noviembre.

Asimismo, las últimas licitaciones del Tesoro marcaron que el mercado invierte cuando la tasa es de 116% efectiva anual contra 107% actual.

La prolongación del carry trade -invertir en pesos para más adelante tomar la ganancia en dólares- depende de esta decisión porque comenzó la dolarización de activos y hay señales notables en el mercado.

Sin anotar grandes números, la suba de los dólares alternativos es diaria y se siente cuando se mira el aumento acumulado. Por otra parte, el retraso del dólar contado con liquidación es de una proporción considerable. El analista financiero Christian Buteler calculó el stock de pesos contra el contado con liquidación y le dio un valor de 350,44 pesos.

Además, el Banco Central continuó comprando Bonos indexados con vencimiento entre 2023 y 2024 no solo para financiar a los organismos, sino para mantener la paridad. Debido a esto, el viernes hizo una fuerte compra de $49,5 millones de Bontes TX24 a 48 horas a $286,35 y los vendió a $286,50.

El Central está comprando todo lo que le ofrecen y le da salida a lo que el mercado llama “precios cuidados”.

Pero en el resumen final, termina como comprador. Desde el 12 de octubre hasta el presente lleva emitidos caso $200 mil millones para llevar adelante estas operaciones que incluyen Bontes 2023 y 2024, los que el sector privado no quiere.

Luego del fallido canje para seguir hacia adelante los vencimientos de noviembre y diciembre -casi todas las ofertas fueron del sector público- deberá renovar este mes $464.625 millones y $466.490 millones en diciembre.

Estos números eran accesibles de renovar hace unos meses, pero ahora parecen gigantescas.

Situación reservada

El tema de las reservas no es menor. El Gobierno está acelerando la devaluación a 6,7% mensual, pero no consigue dólares a estos precios. El campo le liquida apenas USD 48 millones diarios de promedio contra USD 150 millones de agosto, que no alcanzan para satisfacer la demanda de los importadores. Por eso cada día es vendedor.

El viernes se deshizo de UDS 50 millones. En lo que va del mes perdió 25% de lo que recaudó con el dólar soja.

Respecto al dólar para los turistas comienzan a hacer efecto en la salida de divisas. Según Ecolatina en los primeros 5 días hábiles del mes se fueron USD 161 millones contra USD 202 millones del mismo lapso en octubre.

Pero la preocupación se ubica en que siguen bajando las estimaciones de la cosecha de trigo y hasta el momento, los cálculos más conservadores estiman una caída de ingresos de USD 2 mil millones.

Igualmente, no son estimaciones finales y se anticipan más recortes. Estos dólares que van a faltar son lo que hacían transitable el camino sin ingreso de dólares del agro entre diciembre y marzo.

Ese camino ahora, es un desierto insalvable que explica el recalentamiento de los dólares financieros.

A lo que se suma que en el primer trimestre de 2023 vence deuda del Tesoro por $3,5 billones que son el resultado de haber renovado los vencimientos anteriores hacia los plazos que tolera el mercado. El mayor vencimiento lo tendrá en julio con $1,7 billones.

En octubre, mes de las elecciones los vencimiento son de apenas 9 mil millones. El mercado de la deuda es una pantalla donde se puede intuir el futuro político.