Tag

síntomas

Browsing

La nueva variante del Coronavirus mantiene en alerta mundial, y en algunos países ya han comenzado a tomar medidas para evitar el ingreso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó de riesgo alto a la nueva variante «ómicron» , que surgió de una mutación del Covid19 en Sudáfrica y por la cual hay una alerta mundial.

Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica Sudafricana, afirmó que -por ahora- los pacientes sólo presentan «síntomas suaves y leves» y no necesitan hospitalización para su tratamiento. E indicó que en los últimos 10 días se han recibido 30 casos, en su mayoría hombres menores de 40 años y que poco menos de la mitad estaban vacunados.

Sobre los síntomas, precisó que «hay síntomas poco habituales » porque además de la enorme fatiga, «sufren dolores musculares, una tos seca o picazón en la garganta. Y en varios casos apareció una fiebre muy baja», explicó al canal Enca.

Coetzee fue quien alertó el pasado 18 de noviembre las autoridades sanitarias respecto a este «cuadro clínico que no coincide con lo que se conocía como variante Delta», que es la predominante en Sudáfrica. Y que días después los investigadores anunciaron como la variante B.1.1.529, denominada al día siguiente Ómicron, que se cree que puede ser más contagiosa que la variante Delta.

La nueva variante Ómicron ya se espació a distintas partes del hemisferio Norte. Sobre todo en algunos países de Europa y también en China

«Tenemos que ser cautos con los informes tempranos de que todos los casos de esta variante son suaves», puntualizó a través de las redes sociales, Richard Lessells, especialista en enfermedades contagiosas.

Con la demora temporal (necesaria) para que las infecciones progresen hacia la enfermedad severa y la hospitalización, solo podríamos esperar ver el impacto en las hospitalizaciones en las próximas semanas», aclaró el experto según publica Clarín.

El avance en la definición de síntomas permite adecuar el tratamiento para la enfermedad “post-Covid” que padecen cientos de individuos.

La Organización Mundial de la Salud determinó los síntomas de la enfermedad “post-Covid” tras una consulta mundial donde se acordó la primera definición clínica oficial de la afección. De esta manera, el avance en la publicación del documento ayuda en el tratamiento tanto de la enfermedad como de los síntomas que afecta a cientos de individuos.

De esta manera, la jefa de gestión clínica de la agencia de la ONU, Janet Díaz, explicó que, la enfermedad que también se puede denominar “COVID-19 de larga duración”, puede aparecer tres meses luego de contagiarse del virus. Luego, afirmó en su intervención en la sede de la ONU en Ginebra “Los síntomas duran al menos dos meses y no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo”.

En este sentido, entre los síntomas se encuentran fatiga, dificultad para respirar y disfunción cognitiva, según la OMS. “Pero también otros que generalmente repercuten en el funcionamiento cotidiano” indicó Janet Díaz, y agregó que los síntomas “post-Covid” pueden fluctuar o también puede haber recaídas con el tiempo.

En cuanto a las personas que pueden padecer la enfermedad “post-Covid”, manifestó que se produce en aquellos que tienen antecedentes de contagio por coronavirus o probabilidades de haber cursado la enfermedad. Por lo tanto, afirmó que pueden persistir desde que la persona se contagió del virus o ser “de nueva aparición tras la recuperación inicial de un episodio agudo”.

Es entonces que Díaz reconoció que la definición de la OMS sobre el “post-Covid” se trata de “un importante paso adelante” para identificar a las personas que padecen la enfermedad y continuar con un tratamiento adecuado. Así, aunque existen avances en la detección del coronavirus, desde el organismo señalaron que todavía no se encontraron cuáles son las causas de la afección posterior.

Además, la OMS destacó que los casos de la enfermedad “post-Covid” se presentan con mayor frecuencia entre las mujeres, personas de mediana edad y los individuos que mostraron más síntomas desde el momento en que se contagiaron.

La pandemia de coronavirus obligó a científicos de todo el mundo a estudiar un virus desconocido hasta el momento. De esta manera, a los largo del 2020 la información disponible sobre la enfermedad y su forma de transmisión fue variando.

Hoy en día, mientras la segunda ola de contagios azota a varios países del mundo, la información es más precisa, por lo que es necesario conocerla para cuidarse mejor.

¿Cuánto dura el periodo de incubación del Covid-19?

Una vez que el virus ingresa en el cuerpo, pueden pasar varios días hasta que aparezcan los primeros síntomas de la enfermedad. Ese tiempo es lo que se llama “período de incubación” y según los datos disponibles oscila entre uno y 14 días, y en promedio alrededor de seis días.

Por esta razón se les pide a las personas que podrían haber estado en contacto con un caso confirmado que se aíslen por 14 días.

Los síntomas más comunes en caso de contagio son: fiebre de 37,5°C, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, dolor muscular, cefalea, diarrea y/o vómitos y pérdida brusca de gusto u olfato.

En otros casos, el coronavirus provocó infartos y accidentes cerebrovasculares (ACV) en personas jóvenes e insensibilidad a los efectos de la falta de oxígeno, que se conoce como “hipoxia feliz”.

Coronavirus: cómo prevenir los contagios

Distanciamiento social: es importante mantenerse a 2 metros de distancia de otras personas y evitar las reuniones en lugares cerrados.

Por otro lado, es necesario mantener la higiene de las manos lavándolas regularmente con agua y jabón o colocando alcohol en gel.

Además, hay que limpiar las superficies y los objetos que se usan todos los días, así como también ventilar los ambientes de tu casa y de los espacios de trabajo.

Por último, es importante usar tapaboca o barbijo casero si tenés que salir de tu casa.

Fuente: Radio Mitre

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, habló sobre la situación epidemiológica y manifestó su preocupación por las personas con síntomas que no van al médico «no avisan a sus contactos para que se aíslen, el virus circula «. Y destacó que “Comodoro está con una meseta alta pero se ha amesetado”.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, brindó un panorama sobre la situación epidemiológica en Chubut, con restricciones vigentes y aumento de casos por la segunda ola de coronavirus.

“Hoy en la cordillera los casos se han estabilizado las últimas dos semanas. Los casos han ido descendiendo”, señaló tras indicar que “Comodoro está con una meseta alta pero se ha amesetado”. No obstante, sí confirmó un continuo aumento de casos en Puerto Madryn, Madryn, Trelew y Rawson.

Más allá de esta situación, valoró que la semana anterior se habían superado los 2 mil casos positivos, sin embargo, el último recuento registró 1.247 casos.

«Hubo un descenso de los casos diagnosticados. Si me preguntan si me da tranquilidad, no me da tranquilidad porque hemos notado que hay mucha gente que no concurre a la consulta, al diagnóstico, se queda en su casa y no notifican”.

Y explicó que si estas personas no notifican síntomas, y no avisan a sus contactos para que se aíslen, el virus circula. “Nosotros incentivamos a que las personas que tengan síntomas es preferible que hagan una consulta para quedarse sin saber que pasa. Una persona infectada es una fuente de contagio”.

Los encuentros sociales siguen siendo los lugares donde se la mayoría de los contagios. “Todo es a partir de eventos donde uno se relaja y pierde la capacidad de cuidado”, reconoció en diálogo con LU20.

Puratich señaló que a la fecha la terapia intensiva en los hospitales públicos se está atendiendo lo habitual y además pacientes covid pero con un sistema sanitario que “esta en condiciones de atender”, no obstante, señaló que “siempre donde estamos al borde es en la terapia intensiva de Esquel” por la amplía jurisdicción que comprende en la zona.

Una de las características distintivas del virus SARS-CoV-2 es que infecta a un gran porcentaje de personas que cursan la enfermedad de forma asintomática. Muchos se preguntan si tuvieron en algún momento coronavirus, y una conjunción de síntomas de las denominadas secuelas pueden advertirnos que fuimos portadores de la afección.

A pesar de que existe un test específico para determinar si una persona cuenta en ese momento con anticuerpos (IgG e IgM), se trata de una prueba de laboratorio bastante costosa, que no baja en la Argentina de los $2.500, publica Infobae. Hoy, a poco más de un año de los primeros casos documentados en el país, sabemos que existen efectos a mediano y largo plazo que el COVID-19 puede causar tanto en aquellos que tuvieron síntomas en la fase aguda como en los que no manifestaron ninguno de ellos.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), al día de hoy los síntomas más habituales son fiebre, tos seca, cansancio; mientras que menos comunes las molestias y dolores corporales, dolor de garganta, diarrea, conjuntivitis, dolor de cabeza, pérdida repentina del sentido del olfato o gusto y/o erupciones cutáneas o pérdida de la coloración en los dedos de las manos o de los pies. Entre los más graves, resaltan la dificultad para respirar o sufrir una sensación de falta de aire, dolor o presión en el pecho y la incapacidad para hablar o moverse.

En diálogo con Infobae, el epidemiólogo Hugo Pizzi explicó: “Entre los asintomáticos hay un 30% que quedan con cronicidad COVID-19. De ese 30% hay un porcentaje que le afecta el corazón fundamentalmente con arritmia, a nivel cerebral con irritabilidad e insomnio y a nivel pulmonar quedan pequeñas zonas de fibrosis que no vuelve a ser el mismo órgano”.

“Esto se manifiesta fundamentalmente con un cansancio marcado, e incide en la actividad física que habían tenido previamente. Conozco de muchos casos de personas que realizaban ejercicio físico y deportes de manera habitual, tuvieron la enfermedad hace seis o siete meses y ahora no pueden subir escaleras, presentan astenias -debilidad o fatiga general- muy marcadas, les cambió la vida completamente”, precisó. Y advirtió: “Ni los sintomáticos ni los asintomáticos pueden muchas veces evitar las secuelas por COVID-19”.

Entre los asintomáticos hay un 30% que quedan con cronicidad COVID-19

En definitiva, no existe al día de hoy un examen preciso, económico y simple para saber si en el pasado se tuvo coronavirus. El diagnóstico por PCR ofrece una fotografía del momento, e indica si el SARS-CoV-2 está presente en el preciso momento del hisopado nasofaringueo.

La anosmia o pérdida del olfato es uno de los signos que indica la presencia de la enfermedad por COVID-19, ya sea síntoma o secuela.
Laura Palermo, doctora en virología y profesora de la Universidad Hunter y en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, detalló: “Lo que se observa cuando se analizan personas que se infectaron pero que no tuvieron síntomas son características anormales en los pulmones y en el corazón. Por ejemplo, en una tomografía de pulmón de un paciente que tuvo COVID-19 asintomático se pueden observar sectores con otra coloración, debido a la presencia de un proceso inflamatorio. Esto es similar a lo que se ve en aquellos que presentaron síntomas, aunque menos severo”.

“Lo que hay que recalcar que la mejor situación para todos es prevenir los contagios e inmunizar a toda la población”, recomendó.

Según estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), hasta el 40% de las personas no presentan ningún síntoma de la enfermedad. De todas formas, los expertos coinciden en que una serie de síntomas manifestados como secuelas pueden indicar exposición pasada al virus:

La fatiga o cansancio extremo es un síntoma presente en asintomáticos que padecieron la afección sin saberlo.

Cuadro de resfrío

Puede ser difícil distinguir entre una gripe convencional y una forma leve de COVID-19 sin un test diagnóstico específico de laboratorio. Pero dependiendo de los síntomas que se experimentan, se puede determinar que generalmente los resfriados no causan dificultad para respirar, dolores de cabeza severos o síntomas gastrointestinales, como sí lo hace el nuevo coronavirus.

Fatiga

Es uno de los mayores efectos persistentes, según varios estudios. De acuerdo a una investigación de JAMA, un 53% de pacientes manifestaron tener una intensa fatiga unos 60 días después de mostrar los primeros síntomas por COVID-19.

Los científicos aún no están seguros de por qué este cansancio permanece por tanto tiempo y creen que podría ser la forma en la que el sistema inmunológico de una persona reacciona frente al virus o la forma en la que el virus afecta al cuerpo.

Sin embargo, mostrar signos de cansancio extremo también puede deberse a otros factores como no dormir bien, por lo cual el síntoma por sí solo no es indicador suficiente para pensar en que la persona tuvo coronavirus.

Muchos deportistas sufren la secuela que se manifiesta fundamentalmente con un cansancio marcado, e incide negativamente en la actividad física que habían tenido previamente.

Daños al corazón

Existen varios registros de pacientes que experimentaron problemas cardíacos después de contraer el virus. Un estudio de 100 personas que se recuperaron de COVID-19 publicado en Jama Cardiology realizó resonancias magnéticas en ellos y halló que el 78% tenía algún tipo de anomalía cardíaca independiente de cualquier condición preexistente.

Tos persistente

Es uno de los indicadores informado por muchos de los participantes del estudio de JAMA. La tos a menudo es seca, sin presencia de flema. Según datos de los CDC, el 43% de las personas que tenían COVID-19 todavía tenían tos de 14 a 21 días después de salir positivos en un test PCR.

Existen varios registros de pacientes que experimentaron problemas cardíacos después de contraer COVID-19.

Pérdida de gusto y olfato

Esta falta repentina de percibir lo que se huele y el sabor de lo que se come es el gran sello destintino del nuevo coronavirus. Si bien no sucede en todos los casos, está demostrado fuertemente su incidencia ante el SARS-CoV-2. Datos preliminares de la Academia Estadounidense de Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello (AAO-HNS) encontraron que en los pacientes con COVID-19 que perdieron el sentido del olfato, el 27% tuvo alguna mejoría en aproximadamente siete días, mientras que la mayoría mejoró en 10 días.

Aunque también es posible perder estos sentidos temporalmente con otras enfermedades respiratorias, como un resfriado o alergias estacionales, la gran diferencia con el coronavirus es que este síntoma puede permanecer por mucho tiempo, incluso tras meses de recuperarse de la enfermedad.

Pérdida de cabello

Muchos pacientes que se recuperaron del virus informan problemas de pérdida de cabello.

En este sentido, el doctor Jorge Larrondo, dermatólogo de Clínica Alemana, advirtió: “Hemos visto que desde la aparición del COVID-19 han aumentado progresivamente las causas por caída de cabello, lo que se debe a múltiples factores, como la presencia de estrés fuera de lo habitual”.

Es poco probable perder más cabello de lo habitual sin tener otros síntomas, como tos o fiebre, por lo que ese puede ser un muy buen indicador de que alguna vez tuvo la enfermedad.

Existen pacientes que, durante el proceso del coronavirus, presentan conjuntivitis.
Conjuntivitis

De acuerdo a lo explicado a Infobae por Pablo Wainberg, jefe médico de Oftalmología del Centro Médico Ambulatorio de Swiss Medial Gorup, (MN 77968), “existen pacientes que, durante el proceso del coronavirus, tienen conjuntivitis. Suele presentarse en la fase media de la enfermedad. Es más frecuente en esa etapa que en la fase inicial. Pero aún, en esa fase de la enfermedad, la frecuencia es baja. Es una minoría”.

“Incluso, en las personas que ya fueron diagnosticadas con coronavirus -que estaban internadas hace varios días- la probabilidad de encontrar el virus es baja. Esas personas pueden tener conjuntivitis o pueden tener congestión ocular, por ejemplo, con otros signos que afectan a la conjuntiva y que se pueden dar en algunos pacientes, cuando están internados y con respirador. Es decir, el paciente que está internado y tiene un respirador, recibe algunas medicaciones para poder soportar a éste último, que provocan sequedad en el ojo y hacen que ese órgano no se cierre completamente. Eso provoca que el ojo se ponga rojo y que sea, también, una conjuntivitis pero no infecciosa”, precisó.

Compartí

En los casos graves, los pacientes presentan una neumonía que les afecta ambos pulmones, sin embargo los síntomas que se presentan pueden ser leves.

Algunos de los pacientes graves de coronavirus suelen desarrollar neumonía bilateral. “La enfermedad se origina por la afección directa del virus en la célula del pulmón”, explicó el médico infectólogo Ricardo Teijeiro en diálogo con La Nación. El especialista explicó que el Covid-19 tiene la característica de “tomar de forma bilateral, es decir, ambos pulmones, produciendo destrucción de las células” y que la magnitud de la neumonía depende de la respuesta del paciente.

“La obstrucción de la parénquima pulmonar hace que no se pueda oxigenar la sangre, ni las células”, detalló el médico que se desempeña en el Hospital Pirovano. Es decir, la parte de la membrana que produce el intercambio de oxígeno con el dióxido de carbono que se debe eliminar, genera una dificultad para oxigenar. “Obviamente que el adulto mayor o pacientes con enfermedades crónicas respiratorias, bronquitis crónica, EPOC, fumadores y asmáticos graves presenta más complicaciones, porque su pulmón se defiende menos”, detalló al respecto. Asimismo, resaltó que el 90% de los jóvenes evoluciona positivamente.

Además, insistió en que la evaluación sobre la enfermedad la debe hacer siempre un médico. “Es sumamente importante el diagnóstico temprano, porque permite la asistencia inmediata, y eso marca la evolución del paciente”, aclaró quien forma parte de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Por otro lado, su colega Lautaro De Vedia indicó que en los casos leves de coronavirus por lo general el compromiso es de las vías áreas con dolor de garganta, falta de olfato y fiebre. En cambio, los síntomas comienzan a ser más relevantes cuando afectan a los pulmones.

Si bien la mayoría de los pacientes se recupera después de tener la infección por coronavirus, en algunas personas persisten síntomas como cansancio, trastorno de atención, dolor de cabeza o muscular, problemas respiratorios y cardíacos hasta tres meses -e incluso más-, en tanto que para aquellos que estuvieron con respirador artificial los plazos para volver a una buena calidad de vida son mayores.

«Los primeros registros de síntomas que persistían después de la etapa aguda de la infección fueron presentados por los italianos, eran pocos casos y los que mencionaban eran cansancio, dolores musculares y de cabeza, lenta recuperación del olfato y del gusto; un tiempo después los ingleses también publicaron casos y los definieron como «long-Covid», dijo a Télam la médica infectóloga Elena Obieta, integrante de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI).

Se trata de consecuencias que «no tienen que ver con que la actividad viral persiste, sino con la inflamación que causó el virus en el organismo», precisó.

Obieta, que trabaja en el Hospital de Boulogne, señaló que en el servicio de pos Covid del centro de salud tienen 200 pacientes en seguimiento.

«En base a esta experiencia lo que observamos es que a algunos pacientes les cuesta hasta tres meses recuperar la calidad de vida previa a la infección por coronavirus», aseguró, e indicó que aun no se sabe lo que estos pacientes tienen en común, pero si que ocurre más allá de la gravedad del cuadro de Covid-19 que hayan atravesado.

En este grupo de pacientes con síntomas persistentes «hay un poco más de prevalencia en mujeres que en varones, pero aquí no sabemos si tiene que ver con que las mujeres plantean con más facilidad si experimentan molestias que los varones», señaló.
Los síntomas más frecuentes
Entre los síntomas más frecuentes, Obieta identificó «cansancio, dolores en articulaciones y músculos a nivel que no podés tender la cama porque te agotás, y en menor medida presentan confusión, lo que se denomina ‘niebla mental’, lentitud de pensamiento e insomnio, entre otros.»

«Lo que aprendimos en este año es que este virus tiene manifestaciones extrapulmonares, puede dar vómitos, diarrea, manifestaciones en la piel, puede dar arritmia, miocarditis, accidentes cerebrovasculares y hasta hay cuadros de encefalitis», describió la infectóloga, que es también Jefa del Servicio de Enfermedades Transmisibles y Emergentes de la Municipalidad de San Isidro.

«Por eso, hay que estar alerta cuando la gente joven piensa: ‘ya fue, si me contagio es una gripe’, porque las consecuencias pueden ser muy molestas, ¡hay que estar tres meses con agotamiento o dolor en las articulaciones!», remarcó.

En el momento de dar el alta se le explica a el o la paciente que algunos síntomas pueden persistir dos a tres semanas, como una sensación de picazón en la garganta, por lo que no tienen que asustarse ni realizar una consulta.

Sin embargo, hay algunos otros síntomas «por los que sí deben acercarse al médico como sensación de falta de aire o dificultad respiratoria, fiebre o arritmia; también si después de varios meses persiste el cansancio, los dolores musculares o tienen fobia a salir o insomnio», explicó, y agregó que en esos casos el médico clínico debe evaluar la situación de cada paciente y derivar a un especialista.

«El que quedó con broncoespasmo deberá ir a un neumonólogo; el que tiene arritmia, al cardiólogo; si se tiene insomnio deberá consultar con salud mental», ejemplificó.

Un reciente metanálisis de varios estudios, que todavía no fue publicado en una revista con revisión de pares, estimó que hay al menos «55 efectos a largo plazo» después de la etapa de infección por coronavirus y que el 80% continuaban con uno o más síntomas luego de la etapa aguda de la enfermedad.

En este trabajo se incluyeron 21 estudios y 47.910 pacientes, el tiempo de seguimiento varió de 14 a 110 días después de la infección viral y la edad de los participantes del estudio osciló entre 17 y 87 años.

Los cinco síntomas más comunes fueron fatiga (58%), dolor de cabeza (44%), trastorno de atención (27%), caída del cabello (25%) y disnea (24%).
Pacientes de UTI
En los pacientes con Covid-19 que estuvieron en terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica (ARM), la recuperación es más lenta y muchas secuelas persisten a lo largo de varios meses.

«El promedio de estadía de los pacientes con coronavirus en UTI es de 21 días, aunque algunos llegan a estar hasta 16 semanas. En este tiempo además de la traqueotomía que se hace para colocar el respirador, la persona recibe sedantes y relajantes para sostenerlo», dijo a Télam el licenciado Martín Previgliano, coordinador general de la Sala de Rehabilitación Intensiva Pos terapia intensiva (SaRIP) que funcionan en los hospitales Fernández y Pirovano.

El especialista señaló que «una vez que sale del respirador, la persona presenta una debilidad muscular muy marcada, trastornos de deglución y neurocognitivos».

Fuente: El OnceSintomas, PostCovid.

Sí, el nuevo coronavirus lleva más de un año propagándose por el mundo y cobrando millones de vidas, pero aún hay muchos aspectos que no conocemos del todo sobre el covid-19, incluidos los efectos a largo plazo en nuestro cuerpo y todos los síntomas que pueden persistir. Es un virus engañoso y nuevo en muchos sentidos.

Pero una investigación publicada el 19 de febrero en la revista médica JAMA Network Open arroja algo de luz sobre este enigma que se ha denominado «covid largo», «covid continuado», «síndrome pos-covid» o «síndrome pos-covid agudo». De manera simple, las personas contagiadas de coronavirus pueden sufrir síntomas o efectos a largo plazo… Sin importar la gravedad de la enfermedad que atravesaron cuando se contagiaron. «En algunas personas, algunos síntomas pueden persistir o volver a aparecer por semanas o meses luego de la recuperación inicial. Esto también puede ocurrirle a personas con una enfermedad leve», indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un documento publicado en septiembre de 2020. Además, la OMS detalló que la persistencia de los síntomas puede ocurrir independientemente de si se ha necesitado o no atención hospitalaria.

Entonces, ¿qué señales o síntomas indican que ya tuviste coronavirus y por cuánto se pueden prolongar? Esto es lo que sabemos hasta ahora.

Fatiga y dificultad para dormir

La fatiga es uno de los síntomas más comunes de la infección por coronavirus y también uno de los que más perdura, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). Una investigación publicada el 19 de febrero en la revista Jama Network Open encontró que más del 30% de los 177 participantes que siguió por 9 meses reportaron síntomas persistentes. La fatiga fue lo más común, junto a la pérdida del olfato o gusto. Todas las personas que participaron en este estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Washington, tuvieron covid-19 confirmado por pruebas de laboratorio. El 30% también informó una peor calidad de vida, en comparación con el momento anterior a contraer el nuevo coronavirus. Y el 8% de los participantes indicó que tenía problemas para realizar al menos una actividad cotidiana, como tareas diarias en la casa.

De manera similar, un estudio que siguió a más de 1.700 pacientes de covid-19 en Wuhan, el epicentro original de la pandemia en China, registró que el 76% sufrió al menos un síntoma meses después de ser dados de alta del hospital. ¿Los más comunes? Fatiga y dificultades para dormir, con el 63% y 26%, respectivamente, de los pacientes reportándolos medio años después de su diagnóstico inicial de covid-19.

«Cuando miramos a los síntomas a largo plazo… las grandes cosas que vemos son fatiga, letargo y trastornos del sueño. Y eso representa probablemente más de la mitad de lo que vemos», señaló anteriormente el Dr. Christian Sandrock a CNN. Sandrock es profesor de medicina en cuidados intensivos pulmonares y enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Califonia en Davis, California. También advirtió que muchos pacientes experimentan múltiples síntomas, y que estos pueden ser intermitentes.

Confusión o «niebla» mental

Los pacientes que sufren de efectos a largo plazo del covid-19 enfrentan, en gran medida, una condición que se conoce como confusión o «niebla» mental, apuntó el Dr. Alfonso Hernandez-Romieu, miembro de los CDC, en conversación con CNN en enero. Esta confusión mental «se define como un deterioro cognitivo subjetivo leve, aproximadamente cuatro semanas después de la enfermedad aguda», explicó. En la misma línea, la Dra. Allison Navis, profesora asistente en la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai en Nueva York, señaló que la confusión mental «es un síntoma, no un diagnóstico. Y significa muchas cosas distintas para diferentes personas. Con frecuencia es una combinación de problemas de memoria a corto plazo, concentración o dificultad para expresarse».

Y hay otro asunto relevante, según Navis. Esta confusión mental no parece tener una relación clara con la gravedad de la infección por covid-19, la edad u otros factores de riesgo. Según explicó, los médicos han observado estos síntomas en pacientes jóvenes ––tanto niños como adolescentes––, que tuvieron un coronavirus leve y eran sanos.

Dificultad para respirar, tos y pérdida del olfato o gusto

Estos síntomas también son unos de los más indicativos de una infección de covid-19 y suelen persistir en los pacientes, tiempo después del diagnóstico inicial. En el estudio publicado en JAMA Network Open, la dificultad para respirar fue uno de los más comunes. Mientras que la tos y la pérdida del olfato o gusto aparecen en lo alto de las listas de la OMS y los CDC sobre los síntomas que pueden persistir.

«Nuestro análisis indica que la mayoría de los pacientes continúan viviendo con al menos algunos de los efectos del virus después de salir del hospital. Por lo que destaca la necesidad de atención después del alta, en especial para aquellos que experimentan infecciones graves. Nuestro trabajo también subraya la importancia de realizar estudios de seguimiento más prolongados en poblaciones más grandes», dice el comunicado del estudio que siguió a 1.700 pacientes de covid-19 en Wuhan.

Señales en la piel

Un análisis del Hospital General de Massachusetts, publicado en octubre de 2020, encontró que algunas personas contagiadas de covid-19 tuvieron síntomas relacionados con la piel tiempo después de su infección inicial. Esas señales en la piel se podían extender por hasta 60 días o más.

El equipo evaluó casi 1.000 casos de pacientes con diversas manifestaciones de covid-19 en la piel, como erupciones de urticaria, papuloescamosas e inflamación de manos y pies. La persistencia de estas condiciones se extendió desde los 12 hasta los 130 días, dependiendo del caso. «Nuestros hallazgos revelan un subconjunto no reportado previamente de pacientes con síntomas cutáneos de larga duración por covid-19, en particular aquellos con ‘pies de covid’», dijo el hospital en un comunicado. Y añadieron: «La piel es una ventana visible potencial a la inflamación que podría estar ocurriendo en el cuerpo».

En abril 2020, un estudio publicado en el British Journal of Dermatology por investigadores españoles describió las lesiones en la piel de 375 pacientes con covid-19. La más frecuente en la serie estudiada, con el 47% de los casos, fue el de unas ronchas de forma y extensión muy variables, algunas parecidas a las que salen cuando nos pican los mosquitos o las pulgas, otras como múltiples manchitas rojas diseminadas, según explicó el Dr. Elmer Huerta, especialista en salud pública y colaborador de CNN.

Efectos psicológicos duraderos

El estudio que siguió a 1.700 pacientes de covid-19 en China por seis meses también encontró que el virus podría tener complicaciones psicológicas duraderas, con ansiedad o depresión en el 23% de los participantes. En ese sentido, los hallazgos de esta investigación sobre fatiga, dificultades para dormir y ansiedad o depresión encajan con estudios anteriores sobre pacientes que tenían un coronavirus relacionado que causó el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2003 y 2004, según los investigadores chinos. Además, la depresión fue uno de los síntomas a largo plazo que registraron los CDC sobre el covid-19.

Otros síntomas que pueden persistir tras tener coronavirus

Como el coronavirus aún representa un enigma para la ciencia, hay síntomas a largo plazo sobre los que no se ha indagado en profundidad como los ya mencionados. Según la OMS, los CDC y la Clínica Mayo a la lista se suman:

Dolores de cabeza y cuerpo
Dolor en las articulaciones
Diarrea, náuseas
Dolor de pecho o abdominal
Latidos rápidos o fuertes del corazón
Erupciones o pérdida del cabello

Lo primero, por supuesto, es buscar ayuda médica y confirmar el diagnóstico de covid-19, en caso de que no lo hayas hecho. Por otro lado, el Dr. Sandrock, de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en Davis, habla de un tratamiento que es consistente: el cuidado de apoyo. Según dice, esto involucra vivir mejor y una mayor calidad de vida. «Significa que realmente necesitas dormir. Dormir va a importar muchísimo», aseguró. Y añadió que la reducción del estrés, la meditación y el yoga también pueden ayudar.

Sandrock dijo que los pacientes necesitan ajustar su vida a un ritmo menos estresante y más calmado para permitir que el cuerpo sane. «Queremos que las personas sean realmente pacientes consigo mismos, que sepan que va a tomar mucho tiempo trabajar en eso», recomendó.

En la misma línea, la Dra. Allison Navis, del Mount Sinai, detalló que los pacientes deben dormir lo suficiente y cuidar su salud mental. También advirtió que para quienes experimentan fatiga, deben tomarse el ejercicio con calma. «No hagas nada que lleve a que te sientas peor después».

Problemas a largo plazo a los que debes prestar atención

Los CDC señalan que las «complicaciones más graves a largo plazo parecen ser menos comunes, pero se han notificado algunos casos». Justamente porque el covid-19 no solo afecta los pulmones, sino que apunta a varios órganos del cuerpo. Estas son las condiciones que enumeran los CDC:

Cardiovasculares: inflamación del músculo cardiaco
Respiratorias: anomalías en la función pulmonar
Renales: lesión renal aguda
Dermatológicas: sarpullido, pérdida de cabello
Psiquiátricas: depresión, ansiedad, cambios de humor
Neurológicas: gusto, olfato, problemas para dormir, concentrarse y memoria
Sin embargo, la agencia señaló que aún «se desconoce lo que implican estos efectos en el largo plazo» y se necesita mayor investigación. «Hay estudios en curso que durarán varios años para investigar en mayor profundidad», indicó. Un punto en el que también insistió la OMS, pues explicó que se conoce «muy poco sobre la evolución en el tiempo de las personas afectadas por el covid-19».

A las condiciones a largo plazo que puede causar el covid-19 en los órganos, la Clínica Mayo suma efectos en el cerebro como «accidentes cardiovasculares, convulsiones, y el síndrome de Guillain-Barré, una afección que causa parálisis temporaria». Además, señaló la institución, el covid-19 puede aumentar «el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson y la de Alzheimer». Así mismo, el virus puede llevar a que sea más posible que se formen coágulos en la sangre y generen problemas de los vasos sanguíneos. «Mientras que los coágulos grandes pueden causar ataques al corazón y accidentes cardiovasculares, se piensa que mucho del daño al corazón causado por el covid-19 viene de coágulos muy pequeños que bloquean los diminutos vasos sanguíneos (capilares) en el músculo del corazón», explicó la Clínica Mayo. Y añadió que los coágulos pueden afectar otras partes del cuerpo como pulmones, hígado, riñones y piernas.

«Todavía no se sabe mucho sobre cómo el covid-19 va a afectar a la gente con el tiempo. Pero los investigadores recomiendan que los médicos vigilen de cerca a las personas que han tenido el covid-19 para ver cómo están funcionando sus órganos después de su recuperación», dijo la Clínica Mayo.

Sí, el nuevo coronavirus lleva más de un año propagándose por el mundo y cobrando millones de vidas, pero aún hay muchos aspectos que no conocemos del todo sobre el covid-19, incluidos los efectos a largo plazo en nuestro cuerpo y todos los síntomas que pueden persistir. Es un virus engañoso y nuevo en muchos sentidos.

Pero una investigación publicada el 19 de febrero en la revista médica JAMA Network Open arroja algo de luz sobre este enigma que se ha denominado «covid largo», «covid continuado», «síndrome pos-covid» o «síndrome pos-covid agudo». De manera simple, las personas contagiadas de coronavirus pueden sufrir síntomas o efectos a largo plazo… Sin importar la gravedad de la enfermedad que atravesaron cuando se contagiaron. «En algunas personas, algunos síntomas pueden persistir o volver a aparecer por semanas o meses luego de la recuperación inicial. Esto también puede ocurrirle a personas con una enfermedad leve», indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un documento publicado en septiembre de 2020. Además, la OMS detalló que la persistencia de los síntomas puede ocurrir independientemente de si se ha necesitado o no atención hospitalaria.

Entonces, ¿qué señales o síntomas indican que ya tuviste coronavirus y por cuánto se pueden prolongar? Esto es lo que sabemos hasta ahora.

Fatiga y dificultad para dormir

La fatiga es uno de los síntomas más comunes de la infección por coronavirus y también uno de los que más perdura, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés). Una investigación publicada el 19 de febrero en la revista Jama Network Open encontró que más del 30% de los 177 participantes que siguió por 9 meses reportaron síntomas persistentes. La fatiga fue lo más común, junto a la pérdida del olfato o gusto. Todas las personas que participaron en este estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Washington, tuvieron covid-19 confirmado por pruebas de laboratorio. El 30% también informó una peor calidad de vida, en comparación con el momento anterior a contraer el nuevo coronavirus. Y el 8% de los participantes indicó que tenía problemas para realizar al menos una actividad cotidiana, como tareas diarias en la casa.

¿Cómo diferenciar síntomas de una gripe y el covid-19?

De manera similar, un estudio que siguió a más de 1.700 pacientes de covid-19 en Wuhan, el epicentro original de la pandemia en China, registró que el 76% sufrió al menos un síntoma meses después de ser dados de alta del hospital. ¿Los más comunes? Fatiga y dificultades para dormir, con el 63% y 26%, respectivamente, de los pacientes reportándolos medio años después de su diagnóstico inicial de covid-19.

«Cuando miramos a los síntomas a largo plazo… las grandes cosas que vemos son fatiga, letargo y trastornos del sueño. Y eso representa probablemente más de la mitad de lo que vemos», señaló anteriormente el Dr. Christian Sandrock a CNN. Sandrock es profesor de medicina en cuidados intensivos pulmonares y enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Califonia en Davis, California. También advirtió que muchos pacientes experimentan múltiples síntomas, y que estos pueden ser intermitentes.

Confusión o «niebla» mental
Los pacientes que sufren de efectos a largo plazo del covid-19 enfrentan, en gran medida, una condición que se conoce como confusión o «niebla» mental, apuntó el Dr. Alfonso Hernandez-Romieu, miembro de los CDC, en conversación con CNN en enero. Esta confusión mental «se define como un deterioro cognitivo subjetivo leve, aproximadamente cuatro semanas después de la enfermedad aguda», explicó. En la misma línea, la Dra. Allison Navis, profesora asistente en la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai en Nueva York, señaló que la confusión mental «es un síntoma, no un diagnóstico. Y significa muchas cosas distintas para diferentes personas. Con frecuencia es una combinación de problemas de memoria a corto plazo, concentración o dificultad para expresarse».

En Wuhan, tres cuartas partes de los hospitalizados por covid-19 todavía tenían síntomas 6 meses después, según estudio
Y hay otro asunto relevante, según Navis. Esta confusión mental no parece tener una relación clara con la gravedad de la infección por covid-19, la edad u otros factores de riesgo. Según explicó, los médicos han observado estos síntomas en pacientes jóvenes ––tanto niños como adolescentes––, que tuvieron un coronavirus leve y eran sanos.

Dificultad para respirar, tos y pérdida del olfato o gusto
Estos síntomas también son unos de los más indicativos de una infección de covid-19 y suelen persistir en los pacientes, tiempo después del diagnóstico inicial. En el estudio publicado en JAMA Network Open, la dificultad para respirar fue uno de los más comunes. Mientras que la tos y la pérdida del olfato o gusto aparecen en lo alto de las listas de la OMS y los CDC sobre los síntomas que pueden persistir.

«Nuestro análisis indica que la mayoría de los pacientes continúan viviendo con al menos algunos de los efectos del virus después de salir del hospital. Por lo que destaca la necesidad de atención después del alta, en especial para aquellos que experimentan infecciones graves. Nuestro trabajo también subraya la importancia de realizar estudios de seguimiento más prolongados en poblaciones más grandes», dice el comunicado del estudio que siguió a 1.700 pacientes de covid-19 en Wuhan.

Síntomas de covid-19 pueden durar meses 0:40
Señales en la piel
Un análisis del Hospital General de Massachusetts, publicado en octubre de 2020, encontró que algunas personas contagiadas de covid-19 tuvieron síntomas relacionados con la piel tiempo después de su infección inicial. Esas señales en la piel se podían extender por hasta 60 días o más.

El equipo evaluó casi 1.000 casos de pacientes con diversas manifestaciones de covid-19 en la piel, como erupciones de urticaria, papuloescamosas e inflamación de manos y pies. La persistencia de estas condiciones se extendió desde los 12 hasta los 130 días, dependiendo del caso. «Nuestros hallazgos revelan un subconjunto no reportado previamente de pacientes con síntomas cutáneos de larga duración por covid-19, en particular aquellos con ‘pies de covid’», dijo el hospital en un comunicado. Y añadieron: «La piel es una ventana visible potencial a la inflamación que podría estar ocurriendo en el cuerpo».

Síntomas del coronavirus: 10 indicadores clave y qué hacer
En abril 2020, un estudio publicado en el British Journal of Dermatology por investigadores españoles describió las lesiones en la piel de 375 pacientes con covid-19. La más frecuente en la serie estudiada, con el 47% de los casos, fue el de unas ronchas de forma y extensión muy variables, algunas parecidas a las que salen cuando nos pican los mosquitos o las pulgas, otras como múltiples manchitas rojas diseminadas, según explicó el Dr. Elmer Huerta, especialista en salud pública y colaborador de CNN.

Efectos psicológicos duraderos

El estudio que siguió a 1.700 pacientes de covid-19 en China por seis meses también encontró que el virus podría tener complicaciones psicológicas duraderas, con ansiedad o depresión en el 23% de los participantes. En ese sentido, los hallazgos de esta investigación sobre fatiga, dificultades para dormir y ansiedad o depresión encajan con estudios anteriores sobre pacientes que tenían un coronavirus relacionado que causó el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2003 y 2004, según los investigadores chinos. Además, la depresión fue uno de los síntomas a largo plazo que registraron los CDC sobre el covid-19.

El Director del Área Programática Esquel de Salud, describió cuáles son los síntomas que muchas veces no se tienen en cuenta y que tienen relación con el COVID

De acuerdo a lo que se informó por el Área Programática, entre el miércoles 17 y el viernes 19 se dará continuidad al Plan Detectar en Esquel, estrategia sanitaria de identificación de personas con síntomas de Covid.

Cabe recordar que esta estrategia se lleva a cabo con el objetivo de fortalecer la búsqueda de aquellas personas que presenten síntomas compatibles con la enfermedad y para evitar la propagación del virus.

Con respecto a cuáles son los síntomas a tener en cuenta para la detección del COVID, el Dr. Roberto Alonso, Director del Área Programática Esquel señaló «la gente está muy pendiente del cuadro febril, pero muchas veces no es el síntoma que predomina».

«Puede haber erupciones en la piel, vómitos diarrea, dolores musculares, decaimiento, rinitis, cefalea, que son los síntomas más comunes y que pueden darse acompañados de una fiebre no muy elevada (37.5° a 38°)», explicó Alonso. También destacó que si una persona tiene un síntoma compatible con COVID, no debe presentarse a trabajar y concurrir a un centro de salud donde se hacen los testeos. «El hecho de ir a trabajar siendo sintomático es un error, porque después todo el ambiente laboral tiene que ser aislado», señaló al respecto.

El Plan Detectar en Esquel

El Centro Operativo del Plan Detectar en Esquel funcionará esta semana en instalaciones del Centro de Encuentro del Barrio Badén (frente a la Escuela Provincial N° 210), durante los días miércoles 17, jueves 18, y viernes 19 de febrero, desde las 09:00 hasta las 13:00 horas. Las personas que tengan uno o más síntomas compatibles con la enfermedad deben acercarse a dicho lugar, donde el equipo de salud local realizará la prueba de diagnóstico específica para la determinación de la enfermedad. Es necesario que las personas asistan con barbijo o tapaboca/nariz y que respeten las medidas de bioseguridad indicadas por el personal sanitario.

Síntomas compatibles con COVID

  • fiebre de 37.5° o más
  • tos
  • dolor de garganta
  • dificultad para respirar
  • dolor muscular
  • pérdida del gusto u olfato
  • dolor de cabeza intenso
  • diarrea
  • vómitos

Fuente: Esqnotas