Tag

vacaciones

Browsing

Los funcionarios de salud pública observan con horror cómo millones de personas llegan a las playas y estaciones de esquí durante las vacaciones de primavera en Estados Unidos.Sí, la cifra de personas que ya se vacunaron crece de manera sostenida en Estados Unidos. Sin embargo, en este momento es fundamental redoblar los esfuerzos para reducir la cantidad de casos de covid-19, dicen los expertos. Eso significa permanecer en casa, usar una mascarilla y evitar las multitudes.

Una persona puede desarrollar covid-19 después de haber completado su vacunación. Esta es la razón
A los médicos les preocupa que, dado que todavía no hay suficientes personas protegidas contra el covid-19 —solo cerca del 13,5% de la población de Estados Unidos está completamente vacunada— el virus continuará propagándose rápidamente. Eso le dará más oportunidades de mutar y, por tanto, aumentará el riesgo de que surja una nueva variante que pueda hacer que la vacuna sea menos efectiva.

Los funcionarios de salud pública instan a los estadounidenses a retrasar los viajes, pero las personas están saliendo a las carreteras de todas maneras. La Administración de Seguridad en el Transporte monitoreó a más de 1,5 millones de personas en los aeropuertos de todo el país el domingo. Se trata de un nuevo récord desde que comenzó la pandemia y el 11º día consecutivo en el que controla a más de un millón de personas. Mientras tanto, algunos estados siguen levantando las restricciones, incluso cuando el número de casos sigue siendo alto.

Directora de los CDC advierte sobre «otro aumento evitable» de los casos de covid-19

La directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Dra. Rochelle Walensky, dijo que la Casa Blanca está instando a los gobernadores, así como al sector privado, a mantener o reimponer las restricciones por coronavirus.

«Debemos actuar ahora y me preocupa que, si no tomamos las acciones correctas, tendremos otro aumento evitable, tal y como estamos viendo en Europa ahora mismo y justo cuando estamos ampliando agresivamente la vacunación», dijo.

Lo que está sucediendo en Europa es una advertencia. Varios países en todo el continente están abrumados con nuevas varias de la enfermedad más infecciosas e impusieron nuevos confinamientos.

Esta mañana, la canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo que extenderá el confinamiento del país hasta el 18 de abril en medio de un fuerte aumento de los casos de covid-19.
A nivel mundial los casos están aumentando. La Organización Mundial de la Salud dijo ayer que el número de infecciones nuevas había crecido por quinta semana consecutiva.

 

El impacto del turismo por la temporada de verano en los contagios de coronavirus fue mucho menor de lo esperado, ya que el promedio de nuevos casos reportados a nivel nacional pasó de 11.530 diarios de mediados de enero a 5.493 esta semana, con un descenso de 53%, lo que funcionarios y especialistas consideraron una consecuencia de que «la gente comprendió que debía seguir cuidándose aún de vacaciones».

«La situación estuvo controlada. Más allá de fotos que se vieron en alguna playa o balneario particular, en líneas generales la gente que vino de turista y los que vivimos acá entendimos que teníamos que seguir respetando los protocolos si queríamos transitar la temporada medianamente tranquilos», dijo a Télam Viviana Bernabei, secretaría de Salud de General Pueyrredón.

Bernabei señaló que entre el 6 y el 8 de enero Mar del Plata superó los 300 nuevos casos por día por primera vez desde el 21 de octubre, día que marcó el máximo de notificaciones desde el inicio de la pandemia.

«Solo hubo dos días con algún alerta respecto de las internaciones en cuidados críticos, pero en ningún momento llegamos a estar complicados respecto de las internaciones»
VIVIANA BERNABEI

«Luego de eso se estabilizó en un número de contagios que para nosotros era aún alto -con 200 y 250 por día-, porque si se producía un brote íbamos a estar complicados. Pero ese brote no se produjo, la situación estuvo bajo control. Solo hubo dos días con algún alerta respecto de las internaciones en cuidados críticos, pero en ningún momento llegamos a estar complicados respecto de las internaciones», detalló la funcionaria.

Asimismo, sostuvo que tras la estabilización de casos, «comenzó a bajar la tasa de positividad», que en la primera semana de enero había sido de 45 por ciento, y durante el resto de la temporada osciló entre el 31 y el 35 por ciento.

«Es cierto que no tuvimos un flujo de visitantes propio de otras temporadas, pero duplicamos la población y no se produjeron brotes», marcó a modo de balance y alertó que «si bien vemos una tendencia a la baja que se viene sosteniendo, hay que ver qué sucede la semana que viene tras el fin de semana largo (por los feriados de Carnaval) y con mal clima que tuvimos».

 

En el mismo sentido, Eduardo D’Agostino, secretario de Salud de Pinamar, indicó que «la percepción actual es que salió todo bien», aunque aclaró que se tendrá una radiografía más fiel del impacto de la pandemia sobre el cierre de febrero o inicio de marzo.

«Tenemos que terminar de ver qué impacto pueden llegar a tener en grupos de riesgo los contagios de personas más jóvenes que se hayan confirmado en los últimos días», explicó.

D´Agostino señaló que en el partido disminuyó tanto el número de contagios como la positividad en las últimas semanas, en la que los casos activos pasaron de 432 en el arranque del mes a 278 tras los feriados por Carnaval, «pero la calidad del número depende del impacto o no en personas de riesgo».

De acuerdo a los últimos reportes, el 95 por ciento de los positivos corresponden a menores de 65 años.

La evolución de los positivos en Mar del Plata y Pinamar es una muestra de lo que pasó en la Costa Atlántica y también en casi todo el país, donde a nivel nacional los casos comenzaron a descender a razón de un 14 por ciento semanal desde que se alcanzó un promedio máximo de notificaciones diarias la semana del 14 de enero con 11.530 pacientes con Covid.

Desde entonces, el promedio nacional de notificaciones diarias descendió en forma constante. «La semana del 21 de enero fue de 10.337 casos; la semana del 28 de enero de 8.921; la del 4 de febrero de 8.016; la del 11 de febrero de 6.673 y esta semana fue de 5.493», detalló a Télam la docente e investigadora Soledad Retamar.

La especialista, que integra el Grupo de Investigación en Bases de Datos (GIBD) de la Facultad Regional Concepción del Uruguay, dependiente de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), sostuvo que «el incremento de principio de año pudo verse impulsado por las reuniones sociales de fin de año, las fiestas, la apertura del turismo, las movilizaciones; luego creo que las personas retomaron los cuidados y la posibilidad de hacer actividades al aire libre mejoró la situación».

Otra forma de medir el impacto del movimiento turístico es el testeo que realiza la ciudad de Buenos Aires a quienes vuelven de vacaciones, lo que hasta el viernes reportó 620.231 pruebas, de las cuales 11.407 resultaron positivas, con una tasa de positividad de los últimos 7 días de 0,99%.

De acuerdo a los últimos reportes, el 95 por ciento de los positivos corresponden a menores de 65 años.
De acuerdo a los últimos reportes, el 95 por ciento de los positivos corresponden a menores de 65 años.

«Comenzamos a realizar estas pruebas el 8 de diciembre. Durante todo este período, como conclusión general, encontramos que el residente que se iba a vacacionar tenía tres veces más riesgo de contraer el virus que el que se quedaba», señaló a Télam Gabriel Battistella, subsecretario de Atención Primaria, Ambulatoria y Comunitaria de la Ciudad.

Para el funcionario, esto se debe a que «cuando uno se va de vacaciones tiene más contactos sociales y disminuyen un poco los cuidados».

Los test que se realizan para este fin son de antígenos, con excepción de los que se practican a personas mayores de 60 años.

«El test tiene un poco menos de sensibilidad que la PCR pero a nivel poblacional permite una detección rápida y más sencilla; no obstante, en el caso de los mayores de 60 se realiza la PCR porque queremos estar seguros de que no se nos escape ningún caso porque tienen posibilidad de evolucionar a cuadros graves», detalló.

Finalmente, Battistella apuntó que «el impacto fuerte de aumento de casos lo tuvimos en las dos primeras semanas de enero, después de las fiestas y encuentros de fin de año; luego, si bien el riesgo era más alto entre quienes vacacionaban, la situación no se desbordó; tal vez ese incremento de principio de año asustó un poco y la gente volvió a cuidarse, también acompañó el testeo al regreso de las vacaciones».

Organizadas por la Secretaría de Deportes y Recreación de la Municipalidad de Trevelin y Sus Parajes, se desarrolla desde el pasado lunes, la “Colonia de Vacaciones 2021”.

Cabe mencionar que para llevar adelante la actividad se elaboró un protocolo preventivo de COVID-19 teniendo en cuenta las recomendaciones de autoridades sanitarias que implicará entre otras medidas el trabajo con grupos reducidos.

La primera etapa se realizará del 1 al 15 de febrero y está dirigida a niños y niñas entre 4 y 11 años. Se conformarán dos turnos: de 09:00 a 12:00 horas y el otro en el horario de 14:00 a 17:00.

“La Colonia de Vacaciones está conducida por profesores y profesoras quienes han planificado diversas actividades recreativas entre ellas juegos acuáticos, actividades expresivas, vida en la naturaleza, caminatas, bicicleteadas, visitas a lugares de interés y ecojuegos”, se informó desde la cartera que conduce el profesor Carlos Sainz.

Los parajes

También se organizó la actividad de colonia de Vacaciones en los parajes Aldea Escolar, Los Cipreses; Sierra Colorada y Lago Rosario. En Aldea Escolar y Sierra Colorada, las actividades iniciaron el lunes. En el caso de Aldea Escolar, los horarios son lunes y miércoles 17:30 en el Playón Deportivo; martes 18:00 horas en el Centro Comunitario y jueves 18:00 horas en el Playón Deportivo.

En Sierra Colorada, las actividades se realizan en el marco del programa Actividades Recreativas Infantiles que inició el año pasado. Se comparten juegos y una merienda saludable, destinada a niños, niñas y jóvenes en el predio de la Escuela Nº 208.

En tanto, ya se iniciaron las colonias de Los Cipreses, los días martes y jueves de 17 a 18:30 en la Escuela Nº 98 y lo propio ocurre en Lago Rosario los días martes y jueves de 16 a 18 horas en la canchita de fútbol.

Más de 80 niños y niñas de entre 4 y 11 años de edad, divididos en pequeños grupos, disfrutan de las actividades que prepararon los profesores de la Secretaría de Deportes y Recreación de la Municipalidad de Trevelin.

Ramiro Urdapilleta, coordinador de la Colonia de Vacaciones, destacó el trabajo de planificación que realizaron los profesores, “que debieron adaptar las actividades (a los protocolos vigentes), tomando medidas como por ejemplo la reducción de cupos”.

Éste lunes, el cuerpo de docentes mantuvo una reunión con los padres para explicar la modalidad de trabajo, “y tuvimos muy buena recepción”, señaló Urdapilleta.

“Los 80 chicos están divididos en dos turnos. Y en cada turno hay grupos los que no tienen contacto entre si”, agregó el coordinador.

Son tres horas diarias para cada chico en que las actividades implican juegos acuáticos, actividades expresivas y recreativas, vida en la naturaleza, caminatas, bicicleteadas, visitas a lugares de interés y ecojuegos.

Fuente: El Chubut

Las vacaciones de verano ya están más que avanzadas y muchos recursos se agotan. Entre las tantas actividades para disfrutar en el tiempo libre, leer un libro siempre es una buena opción. Aquí una selección de diez títulos con las últimas novedades de la literatura infantil y juvenil.

*Las Ovejas (Limonero): Se sabe que muchos chicos cuentan ovejas para poder dormir. Pero poco y nada se sabe de cómo logran conciliar el sueño las propias ovejas. Y de allí parte precisamente el argumento de este atractivo libro álbum, escrito por Micaela Chirif e ilustrado por Amanda Mijangos, que ofrece en cada página un diseño artístico que complementa el contenido literario. Pensado para todas las edades, pero especialmente para los más pequeños.

*Caperucita y el temible y terrorífico Lobo (Quipu): La protagonista de esta historia -al igual que la original- atraviesa el bosque para visitar a su abuela, y en el camino se cruza con un lobo a quien confunde con un perro. Desde ese momento, la niña busca adoptarlo como amigo y mascota, aunque el animal no parece muy convencido con esa elección. En esta versión libre del clásico Caperucita Roja, la escritora Jaquelina Romero y la ilustradora Nana González construyen una historia tan tierna como disparatada. Recomendada a partir de los 5 años.

*El mundo se dio vuelta como una media (Ralenti): “¿Y si el mundo empezara a girar de otra manera?”. Con ese disparador, la autora Analía Sivak escribió este libro de poesía que invita a pensar a los más chicos sobre la vida en cuarentena y las transformaciones profundas que sacudieron por completo su rutina. Con bellas ilustraciones de María Sivak, este título es de imprescindible lectura para ponerle palabras a las emociones. Edad recomendada: de 3 a 11 años.

*Así es mi familia (Unaluna): Andrea tiene una familia muy grande, con un papá, una mamá y hermanos, pero también con un padrastro, madrastra, hermanastros y abuelastros. Y aunque al principio le costó un poco adaptarse, luego fue descubriendo que no hay nada extraño en resignificar los vínculos y conocer nuevos amores. Paz Corral Yagnam es quien escribe este libro, para aportar su granito en la comprensión y aceptación de las familias diversas. Con ilustraciones de Susi Maquieira y sugerido a partir de los 5 años.

*Alan Ventura y el Misterio de la Pirámide (AZ): En esta segunda entrega de la saga escrita por Jó Rivadulla e ilustrada por Iván Zigarán (después de Alan Ventura y el Código Ninja), el joven protagonista de estas historias se embarca en una nueva aventura. En esta ocasión, unas sorpresivas vacaciones en el Caribe mexicano serán el escenario que lo llevará a conocer una antigua pirámide maya y a enfrentarse con monstruos mitológicos, antiguas profecías y enemigos poderosos y así resolver el misterio que allí se esconde. Para lectores desde los 8 años.

*50 cuentos para leer con alegría (Sigmar): Relatos con forma de poema, canciones e historias con magos, extraterrestres y fantasmas. Libros que se doman como mascotas, abuelas que tejen bufandas larguísimas y mares que guardan secretos. Todo eso, y un poco más, se descubre en estos cuentos de Eduardo Abel Giménez, acompañados por los dibujos de Aldo Tonelli, pensados para chicos desde los 4 años. Un libro que ofrece 50 chances para comprobar que “leer es una forma de estar contento”.

*Burundi: De falsos perros y verdaderos leones (Catapulta): Un perro salchicha que cree ser un león. ¿O un león que parece perro? Para conocer la versión correcta, habrá que leer este libro de simpáticos animales nacidos de la pluma y el arte del talentoso Pablo Bernasconi. Pero mientras, el protagonista de este cuento seguirá intentando convencer al conejo, al ciervo y a la cebra de que él es el verdadero rey de la selva. Para niñas y niños lectores desde los 5 años. Y -claro- también para madres y padres.

*La Fábrica de sueños (Chirimbote): En esta novela escrita por el periodista, escritor y psicólogo con perspectiva de género Facu Soto, e ilustrada por Pitu Saá, se podrán conocer diversas historias de chicas, chiques y chicos que atraviesan el tramo final de la educación primaria y comienzan a experimentar los cambios propios de la adolescencia. La cotidianidad del aula, con sus peleas y amistades, el bullying y las diversas formas de vivir y explorar la sexualidad son parte de las temáticas abordadas en este título que integra la Colección Juventudes Libres. Lectura recomendada desde los 10 años.

*¿Lobo está? (Del Naranjo): “Juguemos en el bosque mientras el lobo no está. ¿Lobo está?”. Eso cantan un cerdito, un zorrino, una oveja y una ardilla mientras esperan impacientes que el lobo salga a jugar con ellos. Pero el animal, toda una celebridad en aquel lugar, tiene muchas cosas que hacer antes. Un lindo cuento de Jaquelina Romero, con ilustraciones de Laura Aguerrebehere, para enseñarles a los más chicos el popular juego infantil que se convirtió en canción. Recomendado desde los 4 años.

*¿Por qué? Mi Mundo (Yoyo Books): Se sabe que “¿por qué?” es la pregunta más recurrente entre los más pequeños. Y este libro está pensado, precisamente, para dar respuesta a algunas de esas infinitas inquietudes como ¿Por qué las personas tienen apellidos? ¿Por qué un año tiene 365 días?, ¿Por qué lloramos cuando cortamos cebollas? y ¿Por qué tengo que cruzar por la senda peatonal? Con sólo levantar las más de 30 solapas que se encuentran en estas páginas, los lectores de 5 años en adelante y sus familias podrán descubrir más sobre el mundo que los rodea.

Fuente: Página 12

Luego de la primera quincena de enero con 40% de ocupación en Esquel, muchos turistas siguen llegando para pasear y descansar.

Días atrás se dio a conocer que la primera quincena de enero tuvo un 40% de ocupación turística en Esquel. En estas jornadas se puede observar que muchos turistas siguen llegando para pasear y descansar en la ciudad y alrededores. Cabe recordar que el secretario de Turismo, Gustavo Simieli, pronosticó un febrero «no tan bueno» debido a que el 50% de los visitantes proviene de Buenos Aires, provincia que en ese mes comenzará las clases.

En diálogo con EQSnotas.com, una pareja de turistas llegados justamente desde Buenos Aires el domingo, contó cómo están pasando estos días en la ciudad y sus planes para los próximos días.

Señalaron que su viaje fue en avión hasta Bariloche y luego siguieron su recorrido en colectivo, pasando unos días en El Bolsón, Lago Puelo hasta llegar a Esquel. «Viajamos a todos lados cumpliendo protocolos y respetando también todos los cuidados propios», destacaron y aseguraron que lo mejor son las actividades al aire libre, «que son las más seguras».

Por otra parte indicaron que cuentan con la aplicación Cuidar y que por ahora no se la pidieron, salvo en el ingreso a la ciudad de Esquel.

Por otra parte, una pareja llegada desde Cipolletti también eligió Esquel y sus alrededores para pasar unos días de vacaciones en la segunda quincena de enero. Contaron que viajaron en auto desde Cipolletti y no tuvieron mayores controles hasta que ingresaron a Esquel, donde los paró el control policial.

«Tuvimos que pasar a la oficina a que tomaran nuestros datos y controlar que tengamos todo en regla», detallaron. También recordaron que en su ciudad de origen el año fue complicado debido a la pandemia de Covid. «Hubo un momento de mucho encierro por la gran cantidad de casos», indicaron.

Por la pandemia y en un contexto de aumento significativo de casos en las últimas semanas, este verano se adoptaron nuevas formas recreativas y de vacacionar entre las que sobresalen los mates y viandas propias, el disfrute en parques y otros espacios públicos, una menor sociabilidad en las playas y alquiler de casas quintas con piletas.
Los rosarino Milagros y Gregorio, mucho alcohol en gel, poca sociabilidad

Milagros Gallardo Lescano tiene 28 años, vive en Rosario y acaba de regresar de sus vacaciones en la ciudad costera de Necochea, en la provincia de Buenos Aires, donde estuvo una semana con dos amigas y en donde, según dijo, «por suerte, no hubo mucha gente».

A pesar de que el clima no las acompañó en sus días de playa, Milagros consideró que «las nubes y la lluvia serían algo malo en otro contexto pero, esta vez, nos pareció una suerte, para no cruzarnos con tanta gente».

La joven explicó a Télam que eligieron esas playas «porque son muy amplias y no viene tanta gente como en otras de la Costa Atlántica», lo que les permitió «respetar el distanciamiento y reducir el peligro de contagio por coronavirus».

«La gran diferencia en estas vacaciones en pandemia -señaló- es que socializamos menos, porque en vacaciones uno busca conocer gente y charlar, pero esta vez preferimos no hacerlo», señaló.

La pandemia hizo que muchos prefirieran quedarse en casa.

Otro cambio que adoptaron las jóvenes, fue llevar «siempre y a todos lados, varios tapabocas y alcohol en gel en las mochilas».

Gregorio Pérez Roldán, de 36 años, también oriundo de Rosario, decidió quedarse allí, «ante la incertidumbre de la pandemia».

«Me tomé mis vacaciones, a pesar de no haber planeado ningún viaje, para cortar un poco la nueva rutina de home office, que tiene sus ventajas pero también agobia un poco», reflexionó ante Télam.

Durante su primera semana de vacaciones, Gregorio se dedicó a «estar al aire libre, fui a los parques que tenemos y son muy lindos y aproveché la costa del río Paraná, ahora que está habilitada la actividad náutica», destacó.

 

Los mendocinos, entre quedarse en casa y pasear por bodegas

 

El contexto de pandemia impidió que los mendocinos pudieran viajar a los principales destinos elegidos usualmente, como los de la costa del Pacífico chileno, así como el rebrote de casos en las últimas semanas consolidó la decisión de que se decidieran por alquilar casas con pileta en zonas de Luján de Cuyo y Maipú o en villas cordilleranas, como Potrerillos.

«El alquiler de casas de fin de semana o para vacacionar fue explosivo, hasta el punto que la gente que la alquilaba para residencia permanente, dejó de hacerlo y empezó a ofrecerlas por día, fin de semana, 7, 15 días o un mes», detalló a Télam el martillero Juan Caparrós, quien trabaja con alquileres de casas en localidades mendocinas como Chacras de Coria, Vistalba,y Las Compuertas.

 

Entre las nuevas formas recreativas sobresalen los mates y viandas propias y el disfrute en parques.

El agente inmobiliario explicó que desde principios de diciembre «ya no se conseguía prácticamente nada porque estaba todo reservado hasta marzo», lo que provocó que los valores de los alquileres «se duplicaran y, en muchos casos, hasta se triplicaran».

En ese sentido, Estanislao Puelles, presidente del Colegio de Inmobiliarios de Mendoza, coincidió con Caparrós en que la gran suba del valor para alquilar casas se debe a que muchos mendocinos «prefirieron quedarse cerca, en el contexto de la pandemia», pero también influyó el hecho de que quienes antes ofertaban casas de fin de semana, «este año prefirieron pasar el verano en ellas, por lo que la oferta disminuyó drásticamente».

Los valores se incrementado un 30 por ciento en relación a la temporada pasada: Hoteles de 3 estrellas, base doble, se ofrecen desde los 4.200 pesos; los de 2 estrellas, desde $3.200; 1 estrella, a partir $2.100; Apart Hotel, desde $3.500; cabañas, base cuádruple, desde $3.200 a $8.000 y Campings, un promedio de $250.

En tanto, Claudia Yanzón, titular del Bus Vitivinícola, un micro que realiza diferentes recorridos por bodegas, con la modalidad ‘Hop on-Hop off’, remarcó a Télam una notable rebaja de precios en sus paquetes turísticos, destinados al público local.

«Nuestro servicio era de turismo receptivo pero cuando volvimos a trabajar, los clientes que apoyaron la iniciativa fueron los mendocinos y las bodegas comenzaron a ofrecer servicios con precios muy bajos, por ejemplo, un almuerzo en bodega con excelentes vinos, a un promedio de 1.500 pesos», contó.

 

Los veraneantes lamentan que por las restricciones se conozca menos gente.

 

Las vacaciones anticipadas de la porteña Laura y su pareja

 

«Necesité vacaciones anticipadas y supe que diciembre sería un buen mes para evitar la ‘locura’ que traería enero. Fui con mi pareja a Colón, Entre Ríos, a vacacionar y luego pasé unos días en Córdoba para visitar familiares», señaló Laura Beltrami, para quien el 2020 fue «un año duro a raíz de los cambios de hábitos que debimos adoptar por causa de la pandemia y, también, por las medidas que fueron tomadas para combatirla».

Actriz, gestora cultural y periodista, Laura contó a Télam que «al clásico repelente, protector solar y reposera, sumé en esta ocasión el infantable barbijo. Me resultó una estampa particular ver a mujeres en bikini en la playa y con barbijo».

«Pero -añadió esta vecina del barrio porteño de Colegiales- pude llevar adelante mi vacaciones de modo normal, que era lo único que me interesaba luego de un año tan duro».

 

Pese a las restricciones, la pausa de las vacaciones es más necesaria que nunca.

 

Ena la provincia de Buenos Aires, un cambio inesperado: chau valijas, hola parques

 

«Si hay un hábito veraniego que modifiqué es hacer las valijas e irme con mi hijo a vacacionar a algún lugar y adoptar, en contraposición, a los parques y plazas como lugares nuevos de esparcimiento en familia y con amistades, tanto mías como de él», relató Paula Fráncica, residente en la localidad bonaerense de Florida y madre de Santos, de 7 años.

«Como no trabajo en forma presencial -dijo Paula-, elegí una colonia de verano cerca de casa y de media jornada que me facilitara hacer home office y al mismo tiempo compartir unas horas con mi hijito, a diferencia del verano anterior, que lo mandaba durante toda la jornada porque yo debía salir muy temprano de casa y regresaba al final de la tarde cuando trabajaba en microcentro».

Contadora pública y empleada bancaria, Paula señaló que está aprovechando «todas las opciones que brindan los espacios públicos, desde compartir meriendas, andar en bicicleta, consumir en los negocios aledaños, disfrutar del verano y entre el verde, siempre tan necesario».

Pese a tener un «departamentito» en Mar del Plata, este verano ella decidió no ir a esa ciudad balnearia porque -dijo- «no quiero incurrir en mayores riesgos y no está claro cómo es la atención en caso de sufrir un contagio» de coronavirus.

 

En Córdoba, los Martínez apostaron por una cabaña y las viandas propias

 

La familia Martínez, residente de la provincia de Córdoba, disfrutó por estos días de su estadía en una cabaña de la localidad de Potrero de Garay, al tiempo que eligió salir lo menos posible del lugar, «solo para hacer paseos en auto o comprar alimentos».

«Siempre venimos a la zona a vacacionar pero este año, por ejemplo, fuimos de paseo a La Cumbrecita y a Villa General Belgrano y elegimos un día de semana, para evitar la masividad», dijo a Télam Jorge Martínez, junto a su esposa y dos hijos, quienes agregaron que prefieren «no sentarnos a comer en bares ni restaurantes».

La familia contó también que recorrieron la playa del río Golpe de Agua y llevaron su propia comida, además de «mantener un constante lavado de manos con alcohol diluido en agua».

 

En Mar del Plata, la burbuja podrá ser compartida, pero el mate jamás

 

Marisa Civitate, oriunda del barrio porteño de Boedo, veranea desde hace décadas en Mar del Plata y al igual que cada temporada, la Playa Bristol es su base de operaciones, y para no faltar a la cita de cada temporada con el grupo de amigas que se consolidó con los años frente al mar, debieron adaptarse a los protocolos y aplicar el modo burbuja.

«Venimos temprano y ahora cada una trae su sombrilla, así ocupamos más espacio para no estar apretadas. De la casa, a la burbuja en la playa, cada una viene con barbijo y se terminaron las rondas de mate: cada una tiene el propio y su termo», contó a Télam Civitate.

El grupo de amigos que la acompaña está integrado también por Milagros y Mariana, de la localidad bonaerense de Berisso; Francis, de San Justo y Miguel y Norma, de Marcos Paz, mientras que otra familia de San Juan, que formaba parte de las vacaciones playeras, prefirió no encarar el viaje a la Costa.

Civitate comentó que el último verano, cuando el gobierno nacional declaró el aislamiento social, preventivo y obligatorio, a causa de la pandemia, ella se encontraba de vacaciones en Mar del Plata, a pocos días de su fecha de regreso prevista.

«Me tuve que quedar hasta el 12 de mayo y finalmente logré volver después de que me rebotaran cinco veces el permiso», contó.

La Colonia de Vacaciones del Sindicato de Empleados de Comercio (SEC) continúa con sus actividades en el camping de dicho gremio y ayer recibieron la visita del secretario general, Alfredo Béliz, que estuvo viendo cómo se desarrollan las actividades.

En diálogo con EL CHUBUT, Alfredo Béliz, indicó que cuando llegaron vieron a los niños con mucha alegría disfrutando de las actividades de la colonia y añadió que la semana pasada estuvieron en Trelew.

“Es un gremio que ha suspendido muchas actividades recreativas, deportivas y también festivales que hacíamos con los chicos. Siempre hemos sido pioneros en eso, entonces esa sensación que veo de los chicos, es que quieren continuar y seguir divirtiéndose en esta colonia”, destacó Béliz.

En ese sentido, Beliz dijo que los padres de los niños, les pidieron que la colonia continúe en febrero, por lo que van a analizar esta propuesta  y lo van a decidir en los próximos días.

“Siempre buscamos que el protocolo nos habilite todas las cosas que se están haciendo. A comparación del año pasado, había almuerzo, traslado, piletas y cosas que no se pudieron hacer ahora pero estamos conformes porque es un número importante y además el gremio de comercio  es el  más grande de las entidades sindicales y sociales”, finalizó Béliz.

Este lunes, Mariano Arcioni reasumió sus funciones como Gobernador de Chubut. Lo hizo luego de finalizar sus vacaciones, periodo en el cual había delegado sus responsabilidades al vicegobernador, Ricardo Sastre.

El pasado 23 de diciembre fue el inicio de las vacaciones de Arcioni, día en el que había brindado una extensa entrevista televisiva donde repasó temas de interés provincial.

Finalmente, este lunes 11 de enero regresó a la actividad oficial y encarará el inicio del año con la expectativa de lograr que las clases en Chubut sean brindadas de manera presencial, entre otros propósitos.

Además, se espera que esta vez asuma su rol con mayor compromiso y responsabilidad, ofreciendo soluciones a los trabajadores estatales que aún se les adeudan meses de salario y aguinaldo.

La necesidad de cortar con el estrés cotidiano que implica una pandemia y, al mismo tiempo, lidiar con el trabajo, las tareas del hogar, el cuidado de familiares y otras responsabilidades, llevó a miles de personas a planificar sus vacaciones o el uso de su tiempo libre, situaciones que siempre «conllevan emociones positivas», ya que suelen ser «fuentes de nuevas experiencias», aseguraron especialistas en salud mental.

Unas dos millones de personas aprovecharon el cambio de año para vacacionar desafiando los potenciales peligros que presenta una pandemia. Pese a que para muchos «no son una alternativa viable», especialmente en este momento, pusieron de relevancia su rol e importancia «para alcanzar el bienestar físico y mental».

«Es evidente que las vacaciones nos permiten a la mayoría de nosotros cortar con el estrés cotidiano asociado a nuestras obligaciones laborales y familiares. Se supone que las vacaciones inducen emociones positivas o al menos así las buscan», dijo María Roca, subdirectora operativa del Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco).

Para la especialista, salir de vacaciones en este momento «nos enfrenta a nuevos ambientes, lo que es importante para la salud cerebral».

Uno de los destinos más elegidos para vacacionar fue la Costa Atlántica bonaerense, cuyas playas estuvieron llenas de turistas el fin de semana largo de Año Nuevo debido a que, según fuentes del Ente Municipal de Turismo (Emtur), llegaron unos 600.111 visitantes, que fueron los que tramitaron el Certificado Verano hasta el 2 de enero.

Ineco destacó que «hay evidencia científica sólida que demuestra el rol de las vacaciones», y destacó que «si uno no puede trasladarse grandes distancias, al menos puede tomarse esos días libres para contar con mayor tiempo disponible para uno mismo y disfrutar del sol, las actividades al aire libre, el ejercicio físico y de la posibilidad de relacionarse con otras personas».

Un reciente estudio publicado por la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, señala que planificar un viaje «fomenta el optimismo».