Tag

Mercosur

Browsing

Alberto Fernández, el precandidato a presidente del Frente de Todos, se expresó en contra del acuerdo comercial alcanzado hoy en Bruselas entre el Mercosur y la Unión Europea.

En la misma línea que el precandidato a Gobernador de su fuerza, Axel Kicillof, el exjefe de Gabinete escribió: «No queda claro cuáles serían los beneficios concretos para nuestro país. Pero sí queda claro cuáles serían los perjuicios para nuestra industria y el trabajo argentino».

«Un acuerdo así no genera nada para festejar sino muchos motivos para preocuparnos», agregó Fernández pocas horas después del anuncio del histórico acuerdo comercial entre los dos bloques de países.

Un par de horas antes, Kicillof había definido al tratado como una «tragedia».

En lugar de explayarse y explicar por qué consideraba así al acuerdo, el precandidato a gobernador bonaerense por el Frente de Todos, compartió el link de una nota publicada 11 días antes que se firmara el acuerdo.

Las gestiones por el acuerdo de libre comercio entre los dos bloques se iniciaron en 1999, se congelaron en 2004 y fueron retomadas en 2010. Si se anuncia finalmente el «acuerdo político», se abriría un período de alrededor de seis meses para pulir legalmente el tratado, traducirlo a las más de 20 lenguas de los países firmantes y enviarlo a los parlamentos nacionales, que deben aprobarlo para que entre en vigor.

El pacto permitirá reducir aranceles en sectores como el automotor y el agrícola entre ambos bloques. En algunos casos sería una reducción gradual; en otros, automática. Será el acuerdo más importante en la historia del Mercosur y uno de los más grandes que haya firmado la UE, al crear un mercado total de 770 millones de consumidores. Cálculos privados estiman que el comercio interbloque podría duplicarse a partir de la aplicación. En 2018 el volumen fue de casi 100.000 millones de dólares, con la balanza comercial ligeramente favorable a los europeos.

La Nación

Asi lo confirmaron las cancillerías de Brasil y Argentina. Se buscará dar un mensaje a Venezuela y reformular las barreras arancelarias del bloque.

Bajo el mandato de lanzar juntos una profunda reforma al Mercosur y potenciar las relaciones bilaterales, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro visitará el 6 de junio próximo la Argentina para reunirse con Mauricio Macri en la Casa Rosada.

Así lo confirmaron a Infobae tanto en la Cancillería como el comunicado oficial que emitió Itamaraty, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil, que destacó que «esta visita atestigua la prioridad concedida por Brasil a la relación con Argentina».

El encuentro se producirá tras el viaje del canciller Ernesto Araújo a Buenos Aires, el 9 y 10 de abril, y la llegada a Brasilia de la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, el 12 de abril.

La diplomacia de Brasil destacó en su mensaje oficial que «el encuentro entre los dos mandatarios representa la oportunidad para dar seguimiento a los principales temas tratados durante la visita del presidente Mauricio Macri a Brasilia, el pasado 16 de enero».

Así, se planteó también que esta reunión posibilitará que los dos presidentes den «contornos claros a los nuevos rumbos de la relación y confieran el necesario impulso político a los temas prioritarios de la agenda bilateral».

Y agregaron: «También será una oportunidad para que los mandatarios discutan temas de interés común de la agenda internacional y el actual escenario de la integración regional».

Desde esta perspectiva, en la cancillería recordaron a Infobae que Macri coordinó con Bolsonaro la necesidad de hacer una fuerte reforma en el Mercosur en lo que hace a una baja de aranceles extra bloque. Es decir, los productos importados que se elegirán para dar mayor competitividad a los mercados.

A la vez, Macri planteará en la posterior reunión de jefes de Estado del Mercosur en julio en Santa Fe que se reformulen las estructuras del bloque y se achiquen gastos.

En el plano bilateral, la idea es que Bolsonaro y Macri logren acuerdos en relación a los acuerdos automotrices, fijen nuevas reglas de juego para potenciar el comercio y hay una amplia agenda también en temas de seguridad para controlar las fronteras y la hidrovía en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando.

Además, Macri y su par de Brasil buscarán dar un nuevo mensaje de presión hacia Venezuela para que el régimen de Nicolás Maduro restituya la democracia.

 

Infobae

El presidente Mauricio Macri afirmó hoy que hay una “profunda coincidencia (con Brasil) en acelerar la integración del Mercosur y abrir” ese bloque económico, al comentar su encuentro con su par brasileño, Jair Bolsonaro, en un contacto con la prensa después de la reunión de gabinete celebrada esta mañana en la Casa Rosada.

“Tuvimos una profunda coincidencia en acelerar la integración del Mercosur y abrirlo, tendiendo como agenda inmediata lo que se ha logrado avanzar con la Unión Europea, y después vendrá el Nafta y Canadá”, explicó el primer mandatario.

“Eso ya es el 25 % del movimiento económico del mundo, sería un paso gigantesco para el Mercosur”, evaluó el jefe del Estado, quien habló -en forma sorpresiva- antes de que lo hagan los ministros de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, y de Seguridad, Patricia Bullrich, quienes oficiaron de voceros de la reunión.

Macri explicó también que con Bolsonaro se intentará “generar un abordaje del mundo en conjunto para intentar abrir más mercados y reducir aranceles para las exportaciones, tanto de la Argentina como de Brasil, y del Mercosur en general».

“Volvimos estusiasmados porque tenemos una agenda de trabajo muy coincidente», explicó Macri, quien reiteró que «acordamos una visita del presidente Bolsonaro para abril, veremos en qué fecha porque tengo varias visitas pendientes a Europa, para continuar esta nueva etapa de relación, que creo tomará una dinámica distinta”.

El Presidente destacó además los acuerdos en materia de “crimen organizado” y “barrabravas», teniendo en cuenta que se jugará en el Brasil la Copa América, en junio próximo, y que están también las copas Libertadores y Sudamericana.

En otro orden, recordó que esta semana estuvo en Tierra del Fuego, Santa Cruz y Chubut, y destacó a la Patagonia como “un lugar maravilloso para visitar”, a la vez que pondero que “haya tanta cantidad de extranjeros”.

Macri enfatizó que el turismo “está en pleno crecimiento” y que la temporada en la Patagonia “es un éxito”.
Asimismo, mencionó su visita de ayer a zonas inundadas del Chaco y que acordó con el gobernador Domingo Peppo “continuar haciendo las obras” hídricas y “seguir avanzando en conjunto”.

El jefe del Estado lamentó “el nivel de destrozos” causado por las inundaciones en esa provincia y afirmó que se harán “aportes adicionales” para dar ayuda con “ropa y otros elementos”.

Además, prometió “trabajar sobre la emergencia económica sobre las zonas rurales con la AFIP y rentas de la provincia para aliviar la carga de los que sufren” las inundaciones.

Por último, llamó a “hacer cada vez más presupuestos eficientes para ir resolviendo los problemas de la gente”.

El Chubut

El presidente Mauricio Macri llamó hoy a «apostar por el Mercosur» durante la reunión plenaria de la 53ª Cumbre de mandatarios de los países miembros del bloque, y reclamó «la restitución de la democracia en Venezuela».

En su discurso en la apertura de ese foro, Macri instó a «trabajar para la liberación de los presos políticos, el respeto de los derechos humanos y la restitución de la democracia en Venezuela», en una nueva crítica al gobierno de Nicolás Maduro.
Tras señalar que la región enfrenta “una crisis humanitaria”, reclamó aunar esfuerzos inmediatos para resguardar “los derechos de millones de venezolanos que escapan del hambre, la violencia, la falta de oportunidades y de la dura represión de su propio gobierno”.
En ese contexto, subrayó que el régimen de Maduro “llevó a cabo un proceso electoral fraudulento, destruyendo la democracia bajo banderas populistas que tanto daño le han hecho a nuestra región”.

En otro tramo de su discurso el Presidente realizó una defensa del Mercosur, y dejó sentados algunos de los ejes que guiarán este semestre, bajo la presidencia pro tempore de la Argentina.

“En este momento desafiante del mundo, de cambios veloces, debemos ver una oportunidad para repensarnos como bloque de cara al futuro”, sostuvo.
“Tengo la convicción que a través del diálogo vamos a poder afrontar los principales desafíos regionales y globales”, dijo el jefe de Estado en su discurso, luego de que le diera la palabra su par de Uruguay Tabaré Vázquez, que hoy deja la presidencia pro tempore en manos del argentino.

El Presidente insistió en “el compromiso absoluto de Argentina con el Mercosur”, convocó a “redoblar los esfuerzos para una agenda externa” y evaluó que “en estos años avanzamos como nunca en el acuerdo con la Unión Europea”.

“Realmente –puntualizó- estamos más cerca de lo que estuvimos nunca antes, pero no es el único, tenemos varias negociaciones en curso, con bloques y con países, y tenemos múltiples opciones para proyectar nuestra inserción internacional y el Mercosur es la plataforma que elegimos para salir juntos al mundo”.

En ese plano, expresó que “por eso, una vez más los invito a dejar atrás cualquier improductivo debate existencial y focalizar todos nuestros esfuerzos en modernizarlo para que sirva mejor a los tiempos en que vivimos”.

Al respecto, Macri analizó que “queda mucho trabajo por delante y tenemos que continuar avanzando sobre las cuestiones concretas de nuestra integración de manera franca y sin vacilaciones para alcanzar resultados que beneficien a la gente”.
De esa forma, evaluó, habrá capacidad para “adaptarse a los cambios regionales y globales”.

Macri consideró que «reflejo de esto son los avances en la convergencia con la Alianza del Pacífico, que nos van a permitir construir una región productiva con costas sobre dos océanos y ser uno de los polos de crecimiento más dinámicos del mundo”, poniendo como ejemplo ese proceso emprendido por el bloque regional.

Fuente: El Chubut

La victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro en Brasil supondrá unareconfiguración de las relaciones comerciales con la Argentina. El futuro ministro de Economía de Brasil Paulo Guedes fue contundente: “El Mercosur no será prioridad”, anticipó, en lo que será uno de los ejes económicos del país vecino, socio estratégico de la Argentina.

Guedes aclaró que Bolsonaro “no romperá ninguna relación comercial”, pero calificó al bloque fundado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay como una “prisión cognitiva” porque impide comerciar unilateralmente con otras regiones.

En esta línea, dijo en conferencia de prensa que no comerciarán sólo con los países de Latinoamérica, sino que apuestan a “negociar con el mundo”.

Según informó TN, el futuro ministro de Economía de Brasil dijo que no serán “prisioneros de relaciones ideólogicas” sino que harán “comercio”.Explicó que la relación con la Argentina tampoco será “prioridad” e insistió en que lo esencial será comerciar “con todo el mundo”, ante una consulta de Clarín.

Anunció una serie de medidas de ajuste fiscal y de privatizaciones, para la gestión que arrancará el próximo 1° de enero de 2019. Explicó que el objetivo será llevar a cero el déficit, que actualmente se ubica en U$S 40.000 millones, y que la primera gran acción será avanzar con la reforma jubilatoria.

“Para atacar el segundo ítem de los gastos públicos haremos privatizaciones y para el tercero será necesario una reforma del Estado para bajar los gastos en la máquina publica, reducir impuestos y generar en tres años 10 millones de empleos nuevos”, anticipó.

“Brasil tiene 30 años de expansión de gastos públicos descontrolados. Ese modelo corrompió la política, hizo subir los impuestos, los intereses e hizo crecer la deuda como bola de nieve”, dijo Guedes en conferencia de prensa en un hotel en Rio de Janeiro.

Economía con desempleo y pobreza

Bolsonaro recibirá un país que todavía busca el camino de la recuperación, después de sufrir la crisis económica y política más importante de su historia. Los últimos números recién empiezan a mostrar una incipiente reactivación, que se verá desafiada por un programa de Gobierno opuesto al de las administraciones del Partido de los Trabajadores y que profundizará el camino de reformas iniciado por Michel Temer.

Entre 2015 y 2017, Brasil sufrió la recesión más fuerte de su historia, lo que precipitó la crisis institucional que terminó con el juicio político y la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff.

La asunción de Temer implicó una renovación de la confianza de los mercados internacionales hacia el país, pero todavía se siente el impacto del retroceso económico.

Los datos económicos más frescos comenzaron a reflejar una tímida recuperación de la actividad y una mínima reducción de las tasas de desempleo.

Los analistas privados hablan de la necesidad de implementar una serie de reformas que estimulen la productividad y la consolidación fiscal.

 

 

 

ADN Sur