Tag

Coronavirus

Browsing

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, aseguró que las medidas que restringen la circulación a la madrugada en el marco de la pandemia de coronavirus no implican un toque de queda y aclaró que las fuerzas policiales «no tienen la atribución de la penalidad» sino que «siempre interviene la Justicia».

Al ser consultada en un reportaje con el diario La Nación si las medidas impuestas por el Gobierno nacional para reducir los contagios de la Covid-19 implican un toque de queda, la funcionaria respondió: «No, para nada».

En ese sentido, en la entrevista publicada hoy agregó: «La prohibición de circulación tiene excepciones. Y, sobre todo, las fuerzas policiales no tienen la atribución de la penalidad. Interviene siempre la Justicia y define qué criterio adoptar».

Precisó que se dialogó «con los juzgados que tienen jurisdicción en AMBA y en todos los casos el criterio es que cuando hay un infractor se le labra un acta de compromiso de no reincidencia».

«La persona debe volver a su casa y comprometerse a no volver a cometer la infracción. Si reincide, se podría determinar el secuestro del vehículo, alguna multa o eventualmente una probation», completó la titular de la cartera de Seguridad.

También fue consultada qué harán las fuerzas sociales si detectan un encuentro social en una casa particular y en ese sentido subrayó que «eso es responsabilidad de las provincias y de los municipios, las fuerzas federales no tienen intervención».

«Estoy promoviendo el uso del 911 para que la gente denuncie esas situaciones. Pero para que esta medida sea realmente efectiva necesita de la responsabilidad individual. El presidente Alberto Fernández hizo un llamado a la solidaridad y pidió un sacrificio menor al que se hizo el año pasado», dijo Frederic.

También fue consultada si dialogó con el secretario de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, con quien tuvo varias discusiones sobre el manejo del área, y al respecto dijo que «no, no hablé».

«En este operativo no hay necesidad de coordinación con provincia. Sí estamos trabajando para que los 4000 efectivos federales que tenemos en 31 distritos del conurbano controlen el cumplimiento . Y ahí la coordinación más eficiente es con los intendentes», agregó la funcionaria nacional.

Asimismo, remarcó que «el problema no es Berni y Frederic» y dijo que «falta que los periodistas vean el cuadro completo».

«En julio del año pasado el Presidente me pidió que coordine con el gobernador y el ministro bonaerense el despliegue de 4000 efectivos para la seguridad ciudadana en el conurbano. Los efectivos fueron a los controles que la provincia decidió», destacó.

Y agregó: «Sobre el comienzo de este año, nosotros propusimos hacer mesas tripartitas con los intendentes, pero eso la provincia no lo quiso. Hace tres semanas el Presidente dijo ‘así ya no’. Me ordenó que la coordinación sea directa de Nación con los intendentes y así lo estamos haciendo».

Sobre las criticas de Berni a su gestión, Frederic señaló: «Me importan poco los insultos de Berni. Yo fui designada por el Presidente para cumplir esta tarea y él me ha indicado cuáles son las líneas de trabajo. Mi deber no es concentrarme en la relación con uno o con otro y no creo que haya implicada una dimensión personal».

La campaña de vacunación contra el coronavirus que lleva adelante el Gobierno nacional alcanzó ayer un nuevo récord al lograr la aplicación de 245.445 dosis en un solo día en todo el país, lo que permitió alcanzar la cifra de 4.478.948 personas que ya cuentan con la primera dosis.

Entre el lunes y el viernes fueron inoculadas un total de 755.851 dosis, con una tendencia creciente que empezó el 5 de abril con 143.367 vacunas, siguió el martes con 167.644, el miércoles subió a 199.395, el jueves fueron 184.809 y se logró un nuevo máximo ayer.

De acuerdo a los datos del Monitor Público de Vacunación, que instrumentó el Ministerio de Salud para transparentar todo el proceso, ya se aplicaron 5.201.468 dosis, de las cuales 4.478.948 corresponden a la primera aplicación y las restantes 722.520, a la segunda.

El mismo registro muestra que desde el comienzo del plan de inmunización se distribuyeron a todas las jurisdicciones 7.051.596 vacunas y restan ser aplicadas 1.850.128.

En general, la llegada del invierno nos obliga a cambiar los hábitos para resguardarnos de las inclemencias del clima, especialmente en determinada etapa de la vida, en la que nuestras defensas no son suficientes para lidiar con la enfermedad de temporada: la gripe.

Desde siempre, la tos, la fiebre, el resfrío, el dolor muscular y de cabeza, por ejemplo, son síntomas que nos pueden estar indicando que nos estamos engripando. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 nos obligó a afinar la autoobservación, empezar a distinguir manifestaciones físicas más específicas y someternos a testeos, aislamientos e hisopados para descartar o confirmar que contrajimos el virus.

Para protegernos tanto de los virus de la gripe como del Sars CoV-2 (coronavirus), se utiliza una herramienta: la vacuna (una para cada tipo de infección). Y mientras la ciencia sigue trabajando en la creación de nuevos y más efectivos escudos contra el COVID-19 (las antigripales hace mucho que circulan en el mercado) empezamos a conocer una batería de inoculaciones, de orígenes y nombres diversos, que prometen convertirse en nuestra mejor arma a la hora de generar la inmunidad que nos resguarde del nuevo enemigo invisible. Pero también empezó a circular cierta duda, casi existencial: ¿bajo el reinado del coronavirus y de sus antídotos, ¿cuándo y cómo vacunarnos contra la gripe?

El doctor Omar Sued, presidente de la Asociación Argentina de Infectología, nos ayuda a despejar esta duda dándonos pautas actualizadas de la manera correcta de recibir la vacunación contra el coronavirus y la gripe:

La vacuna contra el COVID-19 se aplica con dos semanas de separación de otras vacunas, antes o después. Pero siempre es mejor priorizar la del coronavirus.

Si la persona recibió la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, tiene que esperar dos semanas para aplicarse otra vacuna.

Si la persona ya recibió las dos dosis de vacuna de COVID-19, dos semanas después se puede volver a vacunar para lo que sea.

Recordar que los mayores de 65 años y las personas con comorbilidades (VIH, obesidad, etcétera), además de la vacuna de la gripe (se da hasta el final del invierno), tienen que tener la de pneumonía 13 y pneumonía 23 serotipos, dos vacunas complementarias.

La pneumonía 13 se da una sola vez en la vida y se puede recibir con la de la gripe.

La pneumonía 23 se da 8 semanas después de haber recibido la 13, y a los 5 años se aplica la segunda dosis.

Los que esperan la segunda dosis

La duda puede presentarse en aquellos pacientes que ya se dieron la primera dosis contra el coronavirus y están esperando a ser llamados para la segunda. Lo que los profesionales recomiendan es darse la vacuna contra la gripe al menos 15 días después. En el caso de ser llamados para la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 antes de las dos semanas después de dado el antídoto contra la gripe, hay que pedir la postergación de la citación.

Esta posibilidad cobró mayor vigencia con la disposición del gobierno de la provincia de Buenos Aires, que actualizó su metodología para los turnos vencidos. Antes, las personas tenían 72 horas para acercarse a los centros vacunatorios y reclamar su dosis contra el coronavirus. Pero ahora, todos los mayores de 60 años, con turno vencido y sin importar la fecha, podrán acercarse al lugar asignado para recibir la inoculación, según le confirmaron desde el gobierno provincial a TN.com.ar. Las personas deberán acudir al establecimiento con una captura de pantalla que acredite el turno asignado.

La importancia de la vacunación

En 1796, el médico inglés Edward Jenner desarrolló la primera vacuna de la historia para resguardar a la población de Europa de la viruela –una enfermedad mortal– y, desde entonces, se crearon múltiples inoculaciones que se utilizan para enfrentar distintos tipos de patógenos (organismos que causan enfermedades).

Fuente: Tn

Uruguay registró este viernes 88 fallecimientos por coronavirus en 24 horas, la cifra diaria más alta desde el inicio de la pandemia.

El récord tiene lugar en un momento crítico, con los hospitales saturados en Montevideo, según informaron en las últimas horas medios locales y las propias autoridades. La cifra que se informó inicialmente era de 52 decesos, que igualmente marcaba un récord, y en las últimas horas se ajustaron datos.

El récord anterior de fallecimientos se había registrado el lunes y martes, con 45 muertes. A su vez, ayer se consignaron 3786 nuevos casos y el total suma 137.946 desde marzo de 2020. La pandemia se ha cobrado ya 1363 vidas.

También se registró un récord de casos activos, con 32.342 personas cursando la enfermedad, y de pacientes en cuidados intensivos, con 453.

Uruguay vive en las últimas semanas un significativo aumento de contagios, personas en cuidados intensivos y muertes por covid-19. El país utiliza, de momento, la vacuna china Sinovac, de 50 por ciento de efectividad.

La demanda de camas de cuidados moderados en las áreas covid de los centros hospitalarios aumentó en los últimos días y el sistema sanitario en la capital, Montevideo, se saturó, de acuerdo a lo informado por el diario El País.

«Hay pacientes en puertas de urgencia de centros de salud esperando hace más de 24 horas para ser trasladados a hospitales y más de 20 en puertas de hospitales y otros lugares esperando cuidados intensivos e intermedios», indicó un médico al matutino montevideano.

El jueves el presidente, Luis Lacalle Pou, declaró que el país atraviesa «los peores tiempos de la pandemia» desde su inicio.

Casos confirmados nuevos reportados en el día de la fecha:
Cincuenta y dos (52) de Comodoro Rivadavia- Rada Tilly.
Treinta y siete (37) de Esquel .
Tres (3 ) de Sarmiento.
Nueve (9) de Puerto Madryn.

Siete (7 ) de Trelew.
Uno (1) de Gualjaina
Uno (1) de Rawson.
Nueve (9 ) de Gobernador Costa .
Cinco (5) de Trevelin.
Cinco (5) de El Maitén.
Uno ( 1) de El Hoyo.
Dos ( 2) de Epuyén.
Quince (15) de Lago Puelo.
Cinco (5) de Cushamen.
Tres ( 3) de Río Pico.
Diez (10) de Corcovado

Reporte de Fallecidos con COVID19 en el día de la fecha:
Un fallecido varón de 76 años de la localidad de Trevelin con comorbilidades.

Fuente: El Chubut

Chubut acumula a la fecha 55.491 casos positivos y 912 muertes. En tanto, son 53.521 los recuperados de coronavirus desde el comienzo de la pandemia.

Nuevos casos positivos de Covid-19
52 de Comodoro Rivadavia- Rada Tilly.

37 de Esquel .

3 de Sarmiento.

9 de Puerto Madryn.

7 de Trelew.

1 de Gualjaina

1 de Rawson.

9 de Gobernador Costa .

5 de Trevelin.

5 de El Maitén.

1 de El Hoyo.

2 de Epuyén.

15 de Lago Puelo.

5 de Cushamen.

3 de Río Pico.

10 de Corcovado

Reporte de fallecidos
Un fallecido varón de 76 años de la localidad de Trevelin con comorbilidades.

Una mujer de Concordia, Entre Ríos, le confesó a sus amigas en un audio de WhatsApp que se vacunó sin turno contra el coronavirus. “En este país tan trucho hice uso de la truchez”, dijo la señora que revela su verdadera  edad y el contexto en el que se terminó por aplicar la primera dosis de la inmunización.

“Hola grupete; les aviso que estoy vacunada. Lo fui a acompañar a mi marido y llegado el momento pidieron los dos documentos, porque primero a la entrada habían dicho que no estaba en la lista; cuando llegó el turno de vacunar pidieron los documentos y nos anotaron en una planilla y uno de cada lado nos vacunaron. Buenísimo, no duele nada. Dice que hay que tomar paracetamol cada 12 horas por algo de fiebre y algo de dolores. Así que ya tengo la primera dosis”, se escucha decir a la mujer.

“Sí, yo tengo 66 y bueno, más vale que no estaba anotada en la planilla. Pero en este país tan trucho hice uso de la truchez. Cuando llegamos al centro vacunatorio nos pidieron documento, el mío y el de él. Nos anotaron en una planilla, no controlaban. Y cuando quise acordar me dijo: ‘Levante la remera’. Así que buenísimo”.

Luego de que la mujer confesara el hecho a sus amigas, el intendente de Concordia, Alfredo Francolini, dijo a los medios locales que encararon una investigación, pero que la señora estaba anotada en la lista y que en los próximos días estaba programada su cita para vacunarse sin necesidad de ninguna “avivada”.

Fuente: La Nación

Sergio Ongarato, intendente de Esquel, realizó una entrevista a través de La Cien Punto Uno para conversar sobre el escenario del Covid-19 y las nuevas medidas que deberán tomarse.

Recordó que “el relajamiento venia hace tiempo. Nosotros estábamos atentos desde las fiestas de fin de año y las medidas que tomamos en ese momento, las cuales dieron sus frutos. Ahora, nos hemos relajado y aparecen las consecuencias”.’

En ese sentido, mencionó que “una ordenanza que no tiene sanciones o multas, es complicada que se lleve a cabo. No es obligatorio que haya alguien que te esté persiguiendo para que cumplas las normas y protocolos. Confiamos que los ciudadanos van a respetar”.

Sobre la situación hospitalaria, Ongarato detalló que “la situación del hospital de Esquel, es compleja. De un día para otro aumentaron los casos y las ocupaciones en las terapias intensivas. Contamos con: 6 camas de terapia intensiva 4 camas de Clínica privada, y estamos viendo que insumos tenemos”.

Durante la entrevista remarcó que “todo paciente que no sea Covid y necesite una cama de terapia intensiva, queríamos derivarlos a una Clínica privada. Pero no hubo un acuerdo todavía para llevarlo a cabo”.

Declaraciones

Un total de 23.683 contagios de coronavirus en Argentina se registraron en las últimas 24 horas, lo que generó una vez más un nuevo récord en la cifra diaria de casos, al tiempo que se reportaron 290 muertes, según informó el Ministerio de Salud de la Nación.

Con estas nuevas cifras, hasta el momento y desde el inicio del brote suman 2.473.751 las personas contagiadas y 57.122 las víctimas fatales.

De acuerdo al reporte de este jueves, del total de casos, 2.188.983 son pacientes recuperados y 227.646 permanecían activos.

En las últimas 24 horas se realizaron 94.991 testeos y desde el inicio del brote ya suman 9.361.097 las pruebas diagnósticas para esta enfermedad.

Fuente: Minuto Uno

 El presidente de Argentina, Alberto Fernández, fue claro cuando el COVID-19 golpeó por primera vez el país a principios del año pasado: salvar vidas a toda costa más allá de las preocupaciones económicas.

Ahora, con una segunda ola de infecciones, el país sudamericano ha ajustado su estrategia y empezó a priorizar la protección de su frágil economía, que arrastra una larga recesión con inflación.

Con una mayor experiencia con el coronavirus, un prematuro programa de vacunación y confinamientos cortos y regionalizados está intentando mantener el virus controlado.

La segunda ola llega en un momento delicado para el gobierno peronista de centroizquierda, que buscará en las elecciones legislativas de octubre defender su mayoría en el Congreso, pese a que su popularidad fue dañada por la larga cuarentena del año pasado y por sus consecuencias sobre la economía.

El país, uno de los mayores exportadores de alimentos del mundo, también está en negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para renovar 45.000 millones de dólares en créditos que no puede pagar. Los acreedores buscan señales de recuperación luego de la reestructuración de la deuda soberana del año pasado.

La gestión de Fernández quiere evitar un confinamiento general y, en su lugar, usar datos sobre el número de casos para establecer restricciones localizadas a corto plazo, reforzar las medidas sanitarias y mantener los controles sobre las fronteras, explicó una fuente del gobierno.

Fernández informó el miércoles que a partir del viernes y hasta el 30 de abril en las zonas de mayor riesgo epidemiológico se prohibirá la circulación entre las cero y las 6 de la mañana, los bares y restaurantes atenderán hasta las 11 de la noche y se cerrarán los casinos, bingos y salones de baile y de fiestas, entre otras medidas.

«En estos meses queremos cuidar la salud, cuidar la recuperacion economica y cuidar todo lo que sea posible la presencialidad en las escuelas», sostuvo en un mensaje televisado.

«Si priorizamos esto es necesario que juntos llevemos adelante una serie de acciones para bajar la velocidad de la transmisión», agregó.

El presidente busca acelerar su programa de vacunación atrasado por la falta de dosis, con el objetivo de tener todo el personal de salud y las personas de riesgo vacunadas antes del invierno.

Con una contracción cercana al 10% el año pasado -el tercer año seguido de recesión-, el ministro de Economía, Martín Guzmán, alertó que la economía “no podría soportar” otro cierre total. La pobreza llegó a niveles del 42% en la segunda mitad del año pasado.

“La economía está recuperándose y queremos cuidar esa recuperación”, agregó la fuente oficial.

El país ha registrado alrededor de 2,4 millones de casos de coronavirus y 56.500 muertes, y la segunda ola está creciendo, según muestra un recuento de datos oficiales de Reuters. El martes, Argentina informó un nivel récord de 20.870 casos diarios.

Fernández, vacunado en enero, se infectó con el virus el sábado, aunque se mantiene en buen estado de salud.

“La segunda ola y la incidencia de casos podría ser peor cuando las nuevas variantes tomen lugar”, dijo Tomás Orduna, un especialista que asesora al gobierno, refiriéndose a la variante “brasileña” P1 y a otras que acechan a la región.

LUCES DE ADVERTENCIA

El infectólogo argentino Martín Hojman afirmó que el invierno y la reapertura de actividades seguirían potenciado la segunda ola.

Agregó que el ritmo de vacunación –que por el momento es de 4,3 millones de dosis en una población de alrededor de 45 millones– no fue lo suficientemente rápido.

Leda Guzzi, especialista en enfermedades infecciosas, dijo que hubo un salto sustancial de casos en el último mes y marcó la tasa de incidencia, que mide la transmisión del virus en áreas específicas.

“Cuando ese índice da mayor a 1,2 quiere decir que los casos se están acelerando de manera preocupante y se debe prender la luz de alerta… Esto está pasando en varias jurisdicciones y varios departamentos”, dijo.

A pesar de eso, las escuelas y los restaurantes en la mayoría de los distritos están abiertos y muchos argentinos dicen que no quieren otro cierre estricto.

“Creo que debe haber un punto medio en donde no se caiga la economía y no cierren los locales y se quede tanta gente en la calle y sin trabajo”, dijo Ambar Rujal, estudiante de 19 años de Buenos Aires.

El analista político Jorge Giacobbe dijo que el gobierno no quiere arriesgarse a irritar a los votantes tan cerca de las elecciones legislativas de octubre.

“Restricciones va a haber, pero el Gobierno entiende que no puede volver a hacer restricciones duras porque el clima social no se lo va a permitir después de haber sufrido una cuarentena tan estricta en 2020”, señaló.

(Reporte de Agustín Geist, con reporte adicional de Eliana Raszewski; Editado por Adam Jourdan, Rosalba O’Brien y Nicolás Misculin)

Fuente: Infobae