Tag

Deuda

Browsing

El ministro de Economía, Facundo Ball, compartió en su cuenta de X sobre la polémica con Nación por la refinanciación de la deuda del Fondo Fiduciario, exponiendo que «la conducta del Gobierno Nacional está rompiendo los principios constitucionales de federalismo, de concertación, de buena fe y de lealtad federal. Esto es, cuando una de las partes decide intempestivamente vulnerar a la otra, en este caso Nación a Chubut».

«Tal como lo está haciendo Nación, su postura inicial fue dilatar las respuestas a todas nuestras propuestas, todas han sido mostrando voluntad de pago, hemos solicitado refinanciaciones, canje de deuda, cancelación total, Ignacio Torres ha liderado este proceso desde el inicio», declaró.

«Incluso la cancelación total era una propuesta que el Gobierno Nacional, no tiene forma racionalmente económica de negarse a aceptar, pero para esto necesitábamos la autorización del BCRA para la colocación de nuevos títulos en el mercado, destinados a cancelar deuda con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo de las Provincias».

Por último, dijo que «no llegó y deciden de un día para otro, no enviar los fondos de coparticipación de Chubut, eso es violar los principios constitucionalistas del federalismo y desfinanciar a una provincia. Por esto Ignacio Torres, con el apoyo de todos, está defendiendo decididamente los intereses de Chubut».

Desde septiembre del 2022 no se depositó los aportes de los trabajadores de la Legislatura. Esto afecta a 161 jubilados. El vicegobernador de la provincia anunció que designaron a dos representantes del palacio legislativo para que dialoguen con el instituto con el fin de determinar el monto adeudado, cercano a los 140 millones de pesos, y cómo pagarlo.

Este martes por la mañana el vicegobernador de Chubut, Gustavo Menna, llevó a cabo una conferencia de prensa en el Auditorio de la Legislatura.

«La convocatoria fue con el fin de exponer una presentación que se llevó a cabo en la Legislatura el 7 de diciembre, el penúltimo día de la dirigencia del Instituto de Seguridad Social y Seguros, en donde la entidad reclama una deuda con la caja en concepto de aportes y contribuciones previsionales de casi 137 millones de pesos, conceptos de aportes de contribuciones jubilatorias y de obra social que la Legislatura había dejado de hacer», dijo Menna.

«A raíz del rastreo se constató que desde el mes de septiembre del 2022 se había dejado de aportar y contribuir sobre un concepto de los trabajadores de la Legislatura que es el fondo solidario».

«El convenio colectivo de la Legislatura establece que los aumentos de sueldo que se determinen en base a las partidarias, ese primer incremento se destina al sindicato, a dicho fondo».

«Esa deducción aportó a la caja y a la obra social. En septiembre del 2022, en base a un dictamen, se dejó de hacer eso. Se pasó a transferir ese 100% a la entidad sindical, pero se dejó de destinar lo que correspondería a la caja».

«Yo charlé con el ex vicegobernador, Ricardo Sastre, y él no avaló esto. No hay ningún acto administrativo que convalidara esta decisión. Durante 14 meses la anterior conducción del ISSyS no se le debería haber escapado esta deuda y, llamativamente, el 4 de diciembre hay una primera manifestación de esto y el 7 hubo un dictamen legal».

«Esto compromete a la caja, las prestaciones de salud y un perjuicio para los 161 jubilados legislativos. Cada vez que había un aumento, al no estar reflejados los aportes, ellos en ese mes no cobraban la parte proporcional, en función de la movilidad jubilatoria, de esos incrementos»

Durante el mes de enero, se emitió un dictamen para que se deje este procedimiento «irregular e ilegal de no hacer aportes» y se designó dos representantes de Legislatura para que, con dos representantes del instituto, determinen la deuda, cómo pagarla y quién lo tiene que hacer.

«Es un hecho grave, contrario a todo lo que manifestamos de la defensa de la caja jubilatoria», concluyó Menna.

El proyecto para el repago de deuda y obras de infraestructura fue aprobado en forma general con 18 votos, 7 negativos y un ausente en la Cámara.

En la sesión también se aprobó la ley de ejercicio tributario para 2024.

Por la bancada oficial quien defendió el refinanciamiento fue la diputada Jackeline Caminoa, quien sostuvo que muchas de las obras a las que fue asignada la vieja deuda deberán revisarse.

Expuso que los vencimientos más pesados le caerán a la actual administración, causando problemas para las finanzas.

Sostuvo que por el Bocade colocado en 2016 la provincia debe hoy 496 millones de dólares, con lo que tan sólo se ha pagado un 23% de las acreencias en los últimos 7 años.

Caminoa además repasó los fuertes vencimientos que habrá en 2024 con 7 millones trimestrales del bono Tidech y la deuda con el Fondo Fiduciario por 70 mil millones de pesos, que se ajusta por inflación.

El diputado Luis Juncos, por otro lado, habló de no esquivar la responsabilidad y otorgar la herramienta financiera al Gobierno de Ignacio Torres.

Explicó que si se hubiesen encontrado las cuentas en cero hubiera sido muy distinto, para hubo endeudamientos generados por gestiones anteriores que han ido complicando el escenario económico y financiero.

El vicepresidente primero de la Legislatura marcó que Chubut fue la provincia que mayor deuda tomó del Fondo Fiduciario.

Y expuso que se está frente a una “bomba financiera” que si no se brindan las herramientas financieras para desactivarla estallará en el mes de enero.

Afirmó que uno de los principales cuestionamientos de la oposición viene por el lado de la obra pública.

Sin embargo, explicó que las ejecuciones vienen paradas en la provincia desde julio.Por lo que pidió que confíen en el Gobierno entrante que las obras comprometidas se van a llevar a cabo.

El diputado por el PJ, Emanuel Coliñir, solicitó previo a la votación que el proyecto de la deuda pase a Comisión, aunque la moción fue rechazada.

Afirmó que desde su sector mostraron siempre buena voluntad, pero hubo muy poco tratamiento en Comisión, y se mantuvo el informe técnico dentro de un oscurantismo.

También Gustavo Fita se sumó a las críticas, y marcó que no se tiene la información suficiente.

Apuntando al gobernador Torres, marcó que el gobernador conocía que tenía que continuar con lo que venía y debe estar predispuesto a solucionar los problemas.

Asimismo, solicitó conocer cuál será el destino de la nueva obra que se buscará encarar.

Afirmó que desde el Gobierno existe un discurso de demagogia barata, donde se pone en tela de juicio si los diputados tratarán los temas importantes.Ratificó que no serán una escribanía del Ejecutivo y pidió respeto hacia la oposición.

El número lo reveló el Ministro de Economía este miércoles, al informar que Chubut es la Provincia que más le debe a Nación, por los aportes del Fondo Fiduciario. Detalló «cómo se armó la bomba financiera» y atribuyó esto en parte al bajo índice de transparencia que «permite que pasen estas cosas».

Desde Comodoro Rivadavia, este miércoles en conferencia de prensa, el Ministro de Economía, Facundo Ball, dio detalles de la situación económico-financiera actual de Chubut y detalló como se componen los pagos que debe aprontar la Provincia en los próximos meses.

«413 millones de dólares, ese es el total de vencimientos de deuda de 2024», subrayó Ball.

Informó que «780 millones es la deuda total equivalente en dólares (sumando la deuda en pesos). Chubut es la segunda provincia más endeudada«, informó el Ministro, acotando que «nos lleva el 22% de los ingresos».

«Como administradores de fondos estamos en un contexto en que administramos la escasez más que nunca, administramos la escasez más que nunca porque nos podemos escapar que hay restricción presupuestaria», definió. El Ministro informó en este contexto que «Chubut es la última en índice de transparencia -y esto- es importante este índice porque al estar con este índice hay más lugar a que pasen ciertas cosas que no corresponden».

Ante este panorama, explicó que «el stock no es el problema, el problema no los vencimientos, sino que la concentración de vencimientos como están concentrados en 2024 y 025 sí es un problema».

Ball sostuvo que «hubo una renegociación irresponsable de la deuda, pero no por el stock, sino por concentrar los vencimientos en la siguiente gestión. Se oxigenó la gestión anterior concentrando los vencimientos en la próxima gestión».

En cuanto al monto total de la deuda, Ball detalló que se compone de la renegociación del BOCADE de 2016, la emisión de un bono (TIDECH) en 2021, el crecimiento de emisión de letras del tesoro y el ajuste por inflación de los fondos del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial. El titular de la cartera de Economía puntualizó en el Fondo Fiduciario y remarcó que «si bien la tasa era del 0%, ajustaba capital por inflación».

«Es deuda tomada con Nación -y- la deuda de Chubut con el Fondo es la primera, somos los que más le debemos al Fondo».

Retomando la cuestión de los vencimientos en los próximos meses, Ball explicó que en los primeros 6 meses los vencimientos en pesos superan los 100.699 millones, mientras que los vencimientos en dólares superan los 89 millones. «Así está estructurada la bomba financiera», cerró.

El Presidente de Chubut Deportes Milton Reyes afirmó a través de FM DEL LAGO que recibe un organismo con una deuda cercana a los 400 millones de pesos, con un parque automotor destruido y un área devastada, “estamos en un proceso de mucha tarea, intentando empezar a ordenar la casa, una casa que recibimos mucho peor de lo que pensábamos, con mucha deuda, con un parque automotor devastado, con una residencia con dificultades, esto es la realidad de lo que estamos recibiendo, pero con un recurso enorme y conocimiento acabado del área, estamos conformando un gran equipo de trabajo, es una decisión del gobernador de trabajar mucho en el territorio”, indicó.

“Las deudas rondan unos 400 millones de pesos, esa deuda se generó en la gestión y hay algo pendiente de la gestión anterior, una pileta de 230 mil dólares, hay que sentarse y ver cada detalle, pero además de eso donde tenemos 6 colectivos que no funciona ninguno, con una sola camioneta funcionando, micros fundidos, volcados, lo vamos a visibilizar porque lo puedo contar, no me interesa sentarse a criticar, porque tenemos que poner energías y empezar a caminar, pero si no le contamos esto a nuestros deportistas es muy difícil dar respuestas”, detalló el presidente de Chubut Deportes.

Respecto a la abultada deuda que dejó la gestión anterior, indicó “Hay que certificar que la deuda sea real, las deudas hay que honrarlas, habrá que sentarse con el equipo económico de la provincia para ver de qué manera afrontar esto, hay muchos dirigentes que están necesitando respuestas, vamos a tener que utilizar el ingenio, comprometernos, pero primero diciendo la verdad”.

Destacó a pesar de todo, el acompañamiento del personal de Chubut Deportes, y afirmó que la delegación en Esquel permitirá gestionar y proyectar más para la cordillera, “el personal tienen las capacidades suficientes, terminar con la lógica de terminar con esto de que te dan un puesto traes a los amigos, cuando tenes personal, queremos presencia en el territorio, en Esquel tenemos una delegación y así poder gestionar en la cordillera, es una mano importante del intendente Taccetta, vamos a tener un empleado municipal con una adscripción, vamos a evaluar las necesidades, hay que sostener las instituciones porque es una situación compleja, escuchar a los deportistas élite, estamos diagramando una planificación y un proyecto de trabajo innovador, esto nos va a permitir escuchar a los deportistas destacados”.

“queremos que el estado esté cerca, vamos a armar un trabajo de capacitación de talentos en cordillera que será un trabajo conjunto con la residencia deportiva en Esquel, con acompañamiento integral, con profesionales, esto nos va a dar una proyección, esto después se va a ir trasladando a distintos lugares de la provincia”, expresó Reyes.

“me siento muy cómodo y agradecido con cada uno de los equipos de trabajo, con predisposición y con la camiseta del organismo, hacer el trabajo que tienen que hacer, se cobra un sueldo para estar a disposición del área, todos queremos que sean parte de un equipo de trabajo, muchos tienen mucha experiencia y conocimiento y no se les habían dado oportunidades”, afirmó al concluir el diálogo.

El stock de pasivos remunerados de la entidad monetaria disminuyó casi $2 billones el jueves 30 de noviembre. El stock de las Letras de Liquidez del BCRA se achicó. Qué hicieron los bancos con ese dinero.

En los últimos días creció el debate acerca del voluminoso stock de deuda que emite el Banco Central, los pasivos remunerados bajo las Leliq y los Pases Pasivos que indexan al ritmo de la tasa de política monetaria, hoy en el 133% nominal anual o un 253% anual según la tasa efectiva, al renovar capital e intereses a lo largo de un año.

El 29 de noviembre, dicho stock alcanzó un nuevo récord. Los Pases pasivos (a un día de plazo) se ubicaron en los $14,6 billones ($14.641.698 millones), de los cuales $4,2 billones estaban constituidos por FCI (Fondos Comunes de Inversión); las Leliq (Letras de Liquidez a 28 días) se situaron en $9,5 billones ($9.524.633 millones), mientras que las Nobac (Notas del BCRA a 90 días) sumaron 115.851 millones de pesos. Esto totaliza unos $24,3 billones ($24.282.182 millones), a los que podrían adicionarse el equivalente a cerca de USD 5.200 millones en concepto de Lediv, que son Letras del BCRA a tasa 0%, pero que están atadas a un eventual aumento del tipo de cambio oficial.

No obstante, los pasivos remunerados registraron un muy importante descenso de casi 2 billones de pesos el jueves 30 de noviembre. Los Pases pasivos contabilizaron $14,7 billones ($14.699.956 millones); las Leliq, unos $7,5 billones ($7.529.063 millones) más Nobac por 115.066 millones de pesos. Componen un total de $22,3 billones ($22.344.085 millones), es decir un recorte de $1.938.097 millones o un 8% en solo día.

La pregunta que surge entonces es ¿a dónde fue a parar esa enorme masa de pesos?

Un estudio de la consultora EcoGo precisó que “desde la semana previa al balotaje (10/11/23), los bancos están empezando a ver un deterioro de su fondeo, con salidas en términos reales del 28,6% de las cuentas remuneradas y de 13,6% de los fondos mayoristas. La caída en los depósitos a plazo fijo minoristas es significativamente menor (9,1% acumulado), aunque el retroceso acumulado en el último año es mucho mayor (35,3% versus 24,4% de las empresas)”.

¿A dónde va el flujo de fondos? “La mayor parte se destinó a FCI que han incrementado fuertemente las colocaciones en Pases en el BCRA, pasando de $0,6 billón ($600.000 millones) el 10 de noviembre a $4,2 billones en la actualidad. Otra parte fue destinada a Lediv, que aumentaron $0,7 billón ($700.000 millones) en el mismo período, hasta que el BCRA cortó la cobertura”, indicaron desde EcoGo.

“Por otro lado, los bancos ya están completamente corridos de las Leliq, que pasaron de $14,2 billones antes del balotaje a tan solo $7,5 billones la semana última. Además en la última semana ni siquiera destinaron el fondeo a Pases, aunque una parte podría haber sido alocada en la nueva licitación del Tesoro, donde sin vencimientos or delante y con una buena cantidad de pesos en los depósitos, Finanzas logró conseguir $915.000 millones de financiamiento neto que irán directo a financiar el déficit elevado de diciembre. De esta manera, el Tesoro acumula en los depósitos cerca de $2 billones que serán suficientes para financiar las necesidades remanentes de este año y que incluso sobrará para los primeros meses de este año”, acotaron los expertos de la consultora dirigida por Mariana Dal Poggetto y Sebastián Menescaldi.

Por último, es relevante el crecimiento de la Base Monetaria -el dinero con el que funciona la economía- a partir del 10 de noviembre pasado, cuando totalizó $7,7 billones ($7.719.679 millones), hasta los $8,1 billones ($8.141.499 millones) el 28 de noviembre, que implica un alza de $421.840 millones o un 5,5 por ciento.

¿Qué hacer con la deuda del BCRA?

El crecimiento exponencial de los títulos de deuda que emite el BCRA fue una constante durante la administración de Alberto Fernández, que contó con la conducción de Miguel Pesce al frente de la autoridad monetaria. Hoy el stock de Leliq y Pases Pasivos representa casi tres veces la Base Monetaria y unos USD 62.000 millones al tipo de cambio oficial que también casi triplican las reservas internacionales brutas de la entidad.

Cómo abordará el gobierno de Javier Milei el difícil manejo de este excedente de pesos que amenaza con volcarse al mercado -con gran repercusión sobre la inflación y el precio del dólar- es otra gran pregunta que tratan de responder los analistas financieros.

Un estudio de GMA Capital reseñó que “una de las urgencias a tratar según Milei, además del ajuste fiscal sin gradualismo, es el desarme de las Leliq. La próxima gestión recibirá un stock de pasivos remunerados superior a $24 billones, es decir, 9,6% del PIB. Según el propio Milei, este cuadro debería ser corregido antes de liberar el mercado de cambios. En caso contrario, el riesgo de una hiperinflación sería inminente”.

“No obstante, más que la cifra nominal, es clave tener en cuenta la tasa real que estos pasivos devengan. Y es que en 29 de los 47 meses de gestión actual la tasa de política monetaria fue negativa una vez descontada la inflación. De cara a los próximos meses, hay consenso de que la nominalidad se aceleraría -producto de la corrección de precios relativos-, por lo que la tasa vigente probablemente siga siendo negativa”, añadieron desde GMA Capital. “Por ahora, los pesos están encapsulados en los balances de los bancos. Si desarmaran pases (por ejemplo, motivado por una salida de depósitos), en cambio, esto sería monetariamente expansivo, algo que haría que los pesos girasen más rápidamente en la economía y la caída de la demanda de pesos tomara envión. Como resultado, podríamos ver mayores presiones sobre la inflación y el dólar”, puntualizó el informe.

“Por el lado monetario, la magnitud alcanzada por los pasivos remunerados del BCRA y el bajo nivel de reservas imponen un límite a la idea original de dolarización. En este sentido, parecería haberse adoptado un camino más moderado, buscando reestructurar dichos pasivos para poder romper rápidamente con la dinámica endógena y devolver grados de libertad a la política monetaria. El mantenimiento inicial de algún tipo de restricción al acceso al mercado de cambios -probablemente para ciertos pasivos con el exterior como servicios, deuda de importadores, dividendos, etcétera- harán que por un tiempo se mantenga algún tipo de desdoblamiento del mercado de cambios. La magnitud de la brecha y duración de la situación dependerá del punto de partida y de la cuantía de las restricciones, pero fundamentalmente, de la generación de confianza y de expectativas de convergencia. La consistencia del programa fiscal juega aquí un rol central”, consideró José María Segura, economista Jefe de PwC Argentina.

Germán Fermo, estratega en mercados internacionales del Grupo IEB (Inverir en Bolsa), subrayó que “los pasivos remunerados sí son un problema y hay que pegarle fuerte a ese problema. Recordemos que los intereses que devengan esos pasivos representan el 8% del PBI, por lo tanto es una bomba que hay que desactivar si uno quiere corregir ese problema. Si no se liquidan rápidamente esos pasivos no veo manera de resolver rápidamente -unos dos años- el problema de la inflación. Muy probablemente lo que se decida en los próximos días con los pasivos remunerados del central va a definir el éxito o el fracaso del Presidente. Si no se soluciona el drama de estos pasivos es imposible aniquilar la inflación. Y sin ello ni aniquilás la inflación . Y sin aniquilar la inflación te termina comiendo toda la dinámica de la economía argentina, como le paso a Mauricio Macri.

“Las Leliqs son un problema derivado del déficit fiscal financiado con emisión monetaria. De allí que un eventual alivio en la carga de intereses de los pasivos del Central no debería verse como un sustituto del ajuste fiscal. No es la dinámica de las Leliq a lo largo de 2023 la que explica la aceleración inflacionaria. Son otros los factores que la determinan: a) la falta de financiamiento genuino del déficit fiscal, cubierto por emisión directa e indirecta del Banco Central; b) la sostenida caída de la demanda de dinero -aumento de la velocidad de circulación-, que achica la base imponible del ‘impuesto inflacionario’”, evaluaron los economistas Jorge Vasconcelos y Maximiliano Gutiérrez, del IERAL de la Fundación Mediterránea.

El último informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA mostró los avances y retrocesos del país en materia socioeconómica. Además de la radiografía actual, dio algunas precisiones de lo que vendrá en 2024.

En el cierre del año, a pocos días del cambio de gobierno, la UCA dio a conocer su informe anual, en el que observó que la Argentina tiene un 44,7% de pobreza y un 9,6% de indigencia. Es decir que en la actualidad, más de 20 millones de argentinos no cumplen con las necesidades básicas de salarios, salud, educación y alimentación.

Este martes, la Universidad Católica Argentina (UCA) presentó el informe “Argentina siglo XXI: deudas sociales crónicas y desigualdades crecientes. Perspectivas y desafíos”, en el que dio a conocer los números de la pobreza en el país, que han tenido un leve avance respecto al 2022.

El trabajo fue realizado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA, que año tras año desde 2004, viene reflejando las variaciones en los indicadores socioeconómicos de la población.

Este trabajo va en paralelo al que realiza, de manera oficial, el INDEC. Por eso, sirve como complemento para el análisis de la radiografía que muestra cuál es la situación de la clase media y baja en el país.

Pobreza e indigencia en la Argentina: las cifras de 2023

En principio, el informe de ODSA que acaba de salir a la luz refleja datos del segundo semestre de 2023, muy contundentes, respecto al panorama social y económico de la población de los aglomerados urbanos de 5.760 hogares en la Argentina.

Los datos son concluyentes: al día de hoy, el 44,7% de la población está en la pobreza y no logra cubrir la Canasta Básica Total (CBT) de bienes y servicios. Esto se traduce en unos 18.700.000 personas aproximadamente. Hubo un leve avance respecto a 2022, cuando ese guarismo dio 43,1% (1,6%+).

Respecto a la indigencia, el número también tuvo un leve aumento, ya que este año arrojó un 9,6%. Traducido en personas, se trata de un estimado de 4.000.000 de argentinos que no logran cubrir la Canasta Básica Alimentaria (CBA). En 2022, esta cifra fue del 8,1% (1,5%).

De este modo, en la Argentina hoy, unas 22 millones de personas viven debajo de la línea de la pobreza y tienen al menos alguna carencia, ya sea en la asistencia social, educación y salud.

Según Agustín Salvia, director de ODSA, “estamos viendo un fin de ciclo socioeconómico que arrancó en los ´90 con la convertibilidad” y que tras la crisis de 2001, “hubo expansión del consumo mientras subió la inflación, en contrapartida no hubo generación de empleo ni inversiones” para mover el sistema productivo laboral, explicó.

Este combo de caída de la inversión, estancamiento del empleo pleno y el fuerte gasto público (especialmente en materia social) es el que disparó en los últimos años los niveles de pobreza.

Pobreza e indigencia: el impacto de la cobertura de los planes sociales

La ayuda social, especialmente la que ofrece el Estado a través de programas y planes, se ha constituido como el gran elemento de contención de la pobreza y la indigencia en el país.

De acuerdo a los números de ODSA de 2023, la tasa de indigencia treparía del 9,6% observado al 20,1% si no tuviera la cobertura de planes sociales como AUH, pensiones no contributivas ni otro tipo de apoyo.

En lo que respecta a la pobreza, el 44,7% estimado se convertiría en un 49,1% si no tuviera la contención de la AUH y otros programas sociales y pensiones no contributivas. Esto además fomenta una retracción del mercado del empleo formal y un avance del empleo informal e inestable, es decir, las “changas” o tareas temporales que permiten generar algún ingreso de subsistencia.

“La pregunta ya no es por qué aumenta la pobreza, más bien deberíamos preguntarnos cómo es que no aumentó aún más la pobreza”, consideró Salvia, en el diagnóstico de la situación socioeconómica.

Por otra parte, el empleo pleno, aquel que le genera a la persona una remuneración fija y en blanco con todos los beneficios, se mantuvo en el 40,4%. Mientras que el empleo precario fue del 26,5%.

Asimismo, el subempleo inestable (las changas) tuvo un leve ascenso y alcanzó el 24,3%, sumado al 8,8% del desempleo.

De este modo, en 2023, el 33,1% de las personas ocupadas tienen ingresos por debajo de la línea de pobreza, de los cuales se suma también que el 32,5% viven en hogares pobres. “No hay un gobierno más responsable que el otro, no es cuestión de color político el aumento de la pobreza. Tampoco es cuestión de si es un modelo pro mercado o pro Estado. La gente se defiende creando su propio trabajo”, remarcó Agustín Salvia, como el fenómeno de la informalidad en el mundo del empleo, como forma de subsistencia ante la crisis.

Para 2024, el diagnóstico desde ODSA indica que la tendencia a la suba de la pobreza seguirá. Advierten que, a partir de un período de ajuste y saneamiento de la macroeconomía del país habrá un crecimiento de este factor aunque no será un salto importante en las cifras. Para Salvia, “los más afectados serán aquellos que forman parte del 30/40% de la población socioeconómica más vulnerable, a los que habrá que prestarle atención”, aclaró.

El vicegobernador de Chubut, Ricardo Sastre emitió su votó en la mañana de ayer en la ciudad de Puerto Madryn. Destacó la participación de los chubutenses y con una elección más consciente en base a la Argentina que se vendrá luego de las elecciones.

El domingo 22 se eligió nuevamente a los candidatos a ocupar el sillón de Rivadavia por los próximos cuatro años en el país, y al igual que los casi 78 mil madrynenses habilitados para emitir su sufragio el ex intendente y actual vicegobernador votó en la Escuela Provincial Nº 158 “Padre Juan Muzzio” de la zona sur de la ciudad del Golfo Nuevo.

Consultado respecto a una nueva jornada democrática en la provincia, la cuarta para algunas ciudades, el vice gobernador y ex candidato por Arriba Chubut, comentó: “Hoy es en acto democrático muy importante elegir autoridades nacionales, y más, en el contexto actual. Lo primordial es que sea una jornada ejemplar y cívica”.

Respecto al desdoblamiento de las elecciones entre Nación y las provincias, incluso localidades del interior de Chubut, Sastre indicó: “No es malo que cada uno pueda elegir sus autoridades en su propia ciudad o pueblo, independientemente de lo nacional. Una muestra clara fue lo que ocurrió en las elecciones provinciales y después en las Paso nacionales. Hubieran sido elecciones totalmente distintas, por querer elegir un candidato, pero el arrastre de otra figura hubiese perjudicado a la voluntad que pueblo quería elegir.  Lo índices de corte de boletas siguen siendo los mismo, y a la gente le cuesta mucho”.

Puntualmente sobre cómo afrontaba la participación de la gente en las elecciones, indicó que “se ha analizado mucho en estos días después de las Paso, creo para rever lo expresado en su primera instancia. Es un voto a consciencia de un país  que tienen que normalizarse lo antes posible, y las personas lo aprovechara para votar lo que realmente necesite”.

Transición ordenada

A menos de dos meses para la nueva asunción de las autoridades electas en Chubut, encabezado por Ignacio Torres y Gustavo Menna en el Poder Ejecutivo, el vicegobernador provincial destacó que se está “tratando de hacer un transición lo más ordenada posible, en mi caso en la Legislatura con el Dr. Gustavo Menna, con quien tenemos un muy buena relación de hace muchos años. El poder legislativo no tiene deuda, está ordenado, administrativa y legislativamente. Sin inconvenientes y disfrutando de los últimos días de la gestión y pensando en lo que vendrá”.

El futuro ministro de Economía de Chubut, Facundo Ball, aseguró en diálogo exclusivo con ADNSUR que “la deuda que deja el gobierno de Arcioni es prácticamente la misma” que había en 2019, al detallar que si se suman los vencimientos en dólares y en pesos, supera los 900 millones de dólares. En 2019, restaba afrontar el capital de los 650 millones de dólares del BOCADE, más los intereses, con una cifra similar a la de hoy.

De este modo, el economista elegido por Ignacio Torres refutó los argumentos del actual gobierno, ya que tanto Mariano Arcioni como Osar Antonena aseguran que en su gestión  “se redujo la deuda a la mitad”.”

Ball, en cambio, recordó que además de los vencimientos en dólares del BOCADE, se debe considerar también la deuda en pesos, que presenta vencimientos por 70.000 millones de pesos a valores de hoy, pero que se actualiza por inflación y deben afrontarse en su totalidad durante el próximo año.

Se trata de los préstamos otorgados por Nación, a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, además de las letras en pesos y en dólares que la actual gestión utilizó para financiarse.

“No tomar en cuenta la deuda en pesos es creer que no hay que pagarla, pero no es así -aclaró Ball-. En su momento se subestimó esta deuda, porque se tomaba con el Estado nacional y era en pesos, pero se actualiza por CER (coeficiente que toma en cuenta la inflación) y por ley debe pagarse antes de que termine 2024”. “

Por eso, advirtió que una de las metas en el corto plazo, a poco de asumir la gestión, será renegociar esos vencimientos con Nación, ya que afrontar la totalidad del pago durante el año próximo, “desfinanciaría fuertemente a la provincia”.

Para eso será necesario esperar una modificación de la ley que creó aquel fondo, ya que en principio prevé su extinción en 2025, lo que significa que los pagos no podrían exceder del año próximo.

EL ESCENARIO DE DICIEMBRE

Pocos días antes de que termine el actual gobierno, entre el 5 y 6 de diciembre, hay vencimientos por alrededor de 20 millones de dólares, en letras del tesoro colocadas en su momento para poder funcionar.

“Las primeras decisiones serán para tratar mejorar horizonte de vencimientos en el mediano plazo –evaluó Ball, frente a ese panorama-. En el corto plazo, tendremos que buscar los mejores instrumentos, para poder pagar no sólo sueldos sino también aguinaldos. Recordemos que en mayo de este año, el gobierno tuvo que recurrir a incrementar la deuda para pagar el aguinaldo de junio, con una deuda de 14.000 millones de pesos del Fondo Fiduciario, para sueldos y gastos corrientes”.

En cuanto al vencimiento de letras, estimó que la gestión actual resolverá cómo afrontarlo en acuerdo con el gobierno entrante, ya que se debe calzar la decisión con el pago de salarios y aguinaldos, que insumirán algo más de 40.000 millones de pesos.

En referencia a la refinanciación que se pedirá a Nación para reprogramar los vencimientos de los préstamos en pesos, reconoció que no será sencillo, pero advirtió:

“En cualquier caso, será mejor negociar con funcionarios del gobierno que con otro tipo de acreedores”, diferenció, en referencia a la discusión que podría encararse también con los tenedores de títulos del BOCADE.

«El vencimiento de la deuda de Chubut, es lo más preocupante, pero creo que lo vamos a poder solucionar», indicó el Gobernador electo, Ignacio Torres.

El Gobernador electo de Chubut, Ignacio «Nacho» Torres, se refirió a la transición en el Gobierno Provincial. «Quiero un gabinete de personas que sean idóneas, no de amigos, poniendo un voto de confianza a algunos funcionarios a quienes vemos a acompañar», sostuvo.

En este sentido, señaló -en diálogo con FM Sol- que «lo más importante de la agenda es la reunión con los Intendentes electos porque ahí puntearemos las obras más importantes para incluir en el presupuesto nacional».

«También analizaremos la posibilidad de avanzar en una demanda por el estado de la Ruta 40, trataremos el tema de la hidroeléctrica Futaleufú y armaremos un acuerdo sobre distintos puntos que son importantes para Chubut», dijo.

Asimismo, aclaró que «vamos a ver cuáles son las medidas que queremos tomar rápido, ganando tiempo con los Intendentes que están en transición y el equipo económico».

«En cuanto a la situación económica de la Provincia, huy mucha incertidumbre y la incertidumbre paraliza. Hay variables que atentan contra las arcas provinciales como el precio del barril criollo de petróleo», indicó.

En este marco, destacó que «más allá de conformar un presupuesto lo más realista posible, tenemos que avanzar en una reestructuración del Gobierno Provincial».

«En Chubut no podemos perder un minuto más, hay que ganar tiempo en lo que hace al vínculo entre el Gobierno Provincial y los Gobiernos Municipales», expresó.

A su vez, añadió que «las prioridades las vamos a evaluar entre todos. Son más las coincidencias que las diferencias, acá tenemos el problema de la Ruta 40, el aeropuerto y el problema del tendido de la red eléctrica».

«Si no se desactiva la bomba financiera del vencimiento de deuda, se pone en jaque todo el funcionamiento del Estado provincial, es lo más preocupante, pero creo que lo vamos a poder solucionar», afirmó.

Finalmente, Torres concluyó que «quiero un gabinete de personas que sean idóneas, no de amigos, poniendo un voto de confianza a algunos funcionarios a quienes vemos a acompañar».