Tag

Empleos

Browsing

La plataforma argentina Mercado Libre, un gigante del comercio electrónico, duplicará su cantidad de empleados en 2021, con 16.000 nuevas contrataciones, anunció la empresa que se ubica como una de las mayores de América Latina, y la séptima mundial en su ramo.

Hasta ahora, Mercado Libre emplea a 15.510 personas principalmente en Argentina, Brasil, Uruguay, México, Colombia y Chile. La empresa está presente en 18 países de América Latina y el Caribe. Con las nuevas incorporaciones su plantilla será de casi 32.000 personas.

“Un 70% de los nuevos empleos serán en los centros de almacenamiento y un 25% en los equipos de tecnología de cada país, que desarrollan mejoras continuas en el servicio y la experiencia de pequeñas y medianas empresas, comercios y consumidores”, indicó un comunicado.

Fundada en 1999 por el empresario Marcos Galperín, Mercado Libre vio dispararse sus operaciones en 2020, en medio de los confinamientos por la pandemia del coronavirus y el alza del comercio electrónico.

Los ingresos netos de la empresa pasaron de 2.296 millones de dólares en 2019 a 3.973 millones de dólares en 2020.

Fuente: BioBioChile

Un reciente estudio de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA, próxima al gobierno de Alberto Fernández) estimó que hacia septiembre de este año se habían perdido 220.000 empleos privados registrados, pese a ser éste el tipo de empleo más protegido por las regulaciones del gobierno.

Según un informe reciente, la pérdida llegó a 4 millones en el peor momento de la pandemia. El efecto de suspensiones y paritarias sobre los salarios.

Las pérdidas totales fueron mucho más amplias; el estudio señala que en el segundo trimestre del año, el peor momento de la crisis, se perdieron en total casi 4 millones de empleos, sumando la reducción cercana a los 1,3 millones de asalariados no registrados (en negro) que perdieron sus trabajos, los 2,6 millones de no asalariados (fundamentalmente, cuentapropistas) y los empleados privados en blanco, donde las pérdidas fueron mucho más reducidas.

El informe, elaborado por Mariana González y Cecilia Garrig para Cifra, un centro estudios y formación de la CTA, se concentra en el empleo privado registrado, donde se dispone de más información, cuyos salarios reales, calcula, continuaron este año, a pesar de un breve respiro inicial, la caída que tuvieron durante el gobierno de Mauricio Macri. Según el estudio, el ingreso real promedio de este sector era, hacia septiembre, 15,5% inferior al promedio de 2015 (Gráfico).

Según el trabajo, al principio del gobierno de Fernández se insinuó “un proceso de recuperación” de los salarios privados registrados, gracias al decreto del gobierno que impuso un aumento “mínimo y uniforme” de $3.000 en enero y de $1.000 en febrero, a absorber durante las negociaciones paritarias. Pero el escenario, prosigue, se modificó con la pandemia y los salarios privados en blanco llegaron en mayo a tener una baja real del 10% respecto de febrero, debido tanto a la inflación como a las suspensiones acordadas, con reducción salarial, en el marco de la pandemia y de la cuarentena que forzó al cierre de centenares de miles de empresas consideradas “no esenciales”.

Paritarias demoradas

La pérdida del poder adquisitivo en el sector privado en blanco, dice el estudio, tuvo que ver con la “demora extraordinaria en los cierres de las paritarias”. En un marco de gran incertidumbre, estas negociaciones establecieron acuerdos de corto plazo, a menudo con sumas no remunerativas transitorias para mejorar en especial los sueldos más bajos, como ocurrió en las paritarias de Comercio, Sanidad y Textiles.

Los aumentos empezaron a generalizarse recién en julio/agosto, con acuerdos de revisión que se extienden hasta el primer trimestre de 2021. “Los aumentos anuales en general se ubican por debajo de la inflación; existen también acuerdos vencidos donde aún no se ha podido cerrar una negociación”, dice el trabajo. El trabajo cita un estudio del ministerio de Trabajo según el cual 84% de los trabajadores encuadrados en convenios “de elevada cobertura” (que cubren a más de 10.000 empleos) había tenido aumentos, pero 70% de ellos había sido “parcial”, no para el año completo, y 43% había sido con aumentos de suma fija.

Fuente: Infobae

En un 2020 marcado por la pandemia y la consecuente crisis que generó en distintos ámbitos, desde el gobierno municipal que encabeza el intendente Juan Pablo Luque se puso especial énfasis en distintas acciones tendientes al sostenimiento y la generación de empleo en nuestra ciudad. Esto se ve reflejado en los últimos números del INDEC, que informan que Comodoro Rivadavia es la ciudad con menor tasa de desocupación del país.

Desde el inicio de la actual gestión municipal, una de las grandes prioridades es que todos los comodorenses puedan vivir de forma digna y, para ello, es fundamental la cuestión laboral. En ese sentido, se viene avanzando en medidas que favorezcan el sostenimiento y la generación de puestos de trabajo, como los créditos a pymes y la ejecución de obra pública; pero también en la inserción laboral de los jóvenes, mediante el programa Comodoro Trabaja. De esta manera, se constituyen tres grandes ejes que persiguen estos objetivos.

En ese contexto, cumple un rol esencial esta última propuesta, que se desarrolla desde la Oficina de Empleo de la Municipalidad, dependiente de la Secretaría de Coordinación de Gabinete que encabeza Gustavo Fita, y sigue la línea del programa “Jóvenes con Más y Mejor Trabajo” del Ministerio de Trabajo de la Nación.

Durante este año, la propuesta brindó capacitaciones a más de 400 jóvenes de 18 a 24 años, tanto en modalidad presencial como virtual, al decretarse la emergencia sanitaria. Asimismo, esta tarea se replicó en 10 asociaciones vecinales, mediante un cronograma que continuará desarrollándose durante el año próximo.

Entre las temáticas que se abordan en estos cursos se encuentran seguridad e higiene; Ley de Contrato de Trabajo; riesgos, derechos y obligaciones; calidad de servicios; integridad psíquica, física y mental; relación de dependencia; beneficios sociales; mejoras de procesos; calidad de vida laboral; e inteligencia emocional, entre otras. Además, se capacita, potencia y acompaña a emprendedores.

Desde inicios del 2020 y hasta la fecha, se firmaron convenios con 57 empresas, comercios y entidades de diversos rubros, mediante los cuales se realizaron más de 130 acciones de entrenamiento, derivando en un número que supera los 50 jóvenes que fueron efectivizados en su puesto de trabajo. Del mismo modo, se logró incluir a personas con discapacidad en el ámbito laboral, de la mano con las políticas de inclusión que se promueven desde el Ejecutivo local.

En ese sentido, se gestiona permanentemente para continuar sumando firmas al programa, lo que marca la importancia de la labor conjunta entre organismos públicos y empresas privadas, al generarse una interacción entre quienes buscan cubrir puestos de empleo y aquellos jóvenes que necesitan insertarse en el mercado laboral y adquieren los conocimientos necesarios.

Entre los objetivos del área para el año 2021, se incluyen la continuidad y el incremento de capacitaciones, llevando esta tarea a los distintos barrios de Comodoro Rivadavia, y multiplicar la cantidad de personas que obtengan su oportunidad de desempeñarse en el ámbito privado. Por ello, se enriquece la propuesta, sumando las herramientas que se ofrecen a quienes se suman a esta iniciativa.

Comodoro, la ciudad con menor tasa de desempleo del país

El reciente informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) sobre el mercado laboral, publicado este jueves, muestra al conglomerado Comodoro Rivadavia-Rada Tilly como el de menos desocupación en Argentina, con una tasa del 2,2%, marcando una diferencia importante con los números que se registran a nivel nacional, cuya cifra asciende al 11,7%.

Estos números reflejan la incidencia de las acciones que se llevan a cabo desde la Municipalidad, como los créditos a pequeñas y medianas empresas a través de la Agencia Comodoro Conocimiento, que permitió el sostenimiento de más de 400 puestos de trabajo durante la emergencia sanitaria.

Asimismo, la gran cantidad de obras de infraestructura que se están ejecutando en los distintos barrios no sólo le están cambiando la cara a nuestra, sino que también aportaron más de 800 nuevos empleos hasta el momento, número que continuará creciendo con el constante aumento de proyectos que se licitan.

Es a través del Programa “Jóvenes con más y mejor trabajo”, que depende de Nación. La Oficina de Empleo de la Municipalidad hace de nexo entre los beneficiarios y las empresas y comercios locales que participan.  

La referente de la Oficina de Empleo de Gaiman, Elisa Ávalos, informó los avances del Programa “Jóvenes con más y mejor trabajo”, e indicó que actualmente más de 40 jóvenes realizan entrenamientos laborales en comercios de diferentes rubros bajo el programa que inició meses atrás.

Con el importante número de participantes, Ávalos valoró la predisposición de los comerciantes que se sumaron al programa: “Durante este último tiempo se sumaron empleadores nuevos, de comercios abiertos recientemente a los que se les ofreció el programa y nos encontramos con una muy buena relación laboral con ellos y los más de 40 jóvenes que están en entrenamiento”.

Al mismo tiempo, la funcionaria agradeció la oportunidad que se les brinda a estos jóvenes y lamentó no poder agasajarlos con una ceremonia presencial y entrega de reconocimientos por la situación epidemiológica de COVID-19.

El programa

“Jóvenes con más y mejor trabajo” depende del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.

La Municipalidad de Gaiman, a través de la Oficina de Empleo, hace de nexo entre los interesados y el programa. El mismo está dirigido a personas de entre 18 y 24 años de edad que no hayan finalizado sus estudios secundarios.

Este programa les permite a los jóvenes realizar un entrenamiento laboral de lunes a viernes con un total de 20 horas semanales, a razón de 4 horas diarias, en el ámbito privado, señaló Radio Chubut.

Un grupo de laboratorios prevé invertir el año próximo unos US$ 650 millones en investigación y desarrollo de medicamentos en la Argentina, con el objetivo de exportar al mundo, generar divisas para el país y crear miles de nuevos puestos de trabajo.

«Estamos trabajando fuerte en un plan para aumentar las inversiones en investigación clínica. Es un plan pospandemia para que Argentina se convierta en un cluster regional de investigación clínica», indicó a Télam, el director de Asuntos Públicos de la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme), Fernando Giannoni.

Señaló que «la industria farmacéutica es el sector número uno en investigación y desarrollo a nivel país, con el 27% del total de lo que se destina a este rubro», y precisó que «las inversiones alcanzan los U$$ 300 millones anuales».

«Buscamos duplicar la inversión. Esto generaría un crecimiento fuerte del empleo calificado de científicos, biólogos, bioquímicos», destacó Giannoni, quien insistió con que «el país puede ser un polo de investigación clínica para exportar a todo el mundo».

Remarcó que «el país tiene las condiciones para serlo», porque destacó que «con tres premios Nobel, posee una tradición fuerte como para generar medicamentos nuevos para todo el mundo».

«El país puede ser un polo de investigación clínica para exportar a todo el mundo.»
FERNANDO GIANNONI – CAEME

Explicó que «la investigación clínica genera 6.000 empleos al año», pero estimó que «ese número podría crecer fuertemente si se duplica la cantidad de protocolos mundiales de desarrollo de medicamentos con los que cuenta la Argentina».

Precisó que «en este momento, Argentina tiene el 1,2% de los protocolos mundiales de desarrollo de medicamentos», pero subrayó que «en 2006 llegó a ser 2,4%, y queremos volver a ese nivel, buscar la forma que Argentina atraiga inversiones y protocolos».

«El plan lo presentamos al Presidente (Alberto Fernández), quien nos pidió que lo sigamos con los ministerios de Desarrollo Productivo, de Salud y de Ciencia», concluyó Giannoni.

Por su parte, el presidente de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras, precisó a esta agencia que la compañía incrementó su dotación «en alrededor de 50 personas, que representa un aproximado del 10 % de la plantilla de la compañía» durante la pandemia.

Destacó asimismo que la empresa está «recomenzando la construcción de una nueva planta farmacéutica para la producción de medicamentos de alta potencia para el mercado local y sobre todo para exportación».

«Proyectamos una inversión de USS 43 millones para los próximos dos años, tanto en la producción como en el desarrollo de nuevos productos», puntualizó Figueiras, quien abogó por «estar a la altura de las circunstancias para lo que nuestro país necesite, aportando para salir de ésta crisis que nos deja la pandemia».

El empresario se mostró «convencido de que el país empieza a crecer desde el año que viene», y consideró que «para eso tenemos puestos todos los esfuerzos en hacer lo que sabemos, crear productos que aseguren la accesibilidad de los pacientes a tratamientos de calidad y dar trabajo».

Sector salud

En tanto, el gerente comercial de Grupo Gestión, José María Giraudo, señaló a Télam que «la pandemia ha generado una situación tan extraordinaria que no hay punto de comparación entre años anteriores en lo que se refiere a la demanda de empleo en el sector de la salud».

Indicó que «esta inesperada situación generó nuevas oportunidades para diferentes áreas relacionadas a la salud, como centros médicos y hospitales, laboratorios de análisis clínicos, productores de fármacos, de insumos médicos y elementos de protección personal, así como también para los institutos y organizaciones científicas especializadas en Investigaciones».

«En este sentido, desde el inicio de la Pandemia en Argentina, estamos recibiendo una inusual demanda de distintos perfiles relacionados a la salud», afirmó el ejecutivo, quien precisó que «actualmente, en lo que va del año, estamos empleando a más de 1.000 trabajadores, entre profesionales y técnicos especializados. Y las perspectivas para los próximos meses es que la demanda continuará creciendo».

Indicó que «los servicios de salud, en poco tiempo, han debido reforzar sus equipos profesionales en todas las áreas críticas, como en los sectores de terapia intensiva, donde los médicos son vitales y posiblemente sean cada vez más requeridos en distintos puntos del país».

Por su lado, Jorge Colina, economista de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados (Adecra) y la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento (Cedim), indicó a Télam que «el sector salud siempre tiene crecimiento de empleo, incluso cuando en el resto de la economía no lo hay», porque explicó que «es un sector muy mano de obra intensiva».

Colina precisó que «en un hospital privado, el 75% de su presupuesto es gasto en recursos humanos», y señaló que «durante la pandemia, obviamente todo lo que es el manejo de camas y de terapia intensiva fue muy demandada y se creó mucho empleo».

Los datos surgen de un informe oficial del Ministerio de Trabajo de la Nación, en base al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). Según ese registro, en enero había 97.000 empleos registrados en la provincia, mientras que en junio la cifra bajó a 91.200. Es uno de los indicadores del impacto de la cuarentena en el sector privado de la provincia, pero también del estancamiento de la economía de Chubut.

Para el economista Facundo Ball, no hay dudas de que la caída en el empleo en blanco de la provincia refleja con precisión los efectos de la pandemia, pero además encierra otro problema más inquietante, vinculado al largo plazo.

“En abril, que fue el primer mes, se cayeron más de 4.000 empleos en blanco, lo que es un dato histórico”, señaló en una entrevista para ADNSUR TV. La referencia se da en base a los registros del Ministerio de Trabajo de la Nación. Mientras en marzo había 95.600 trabajadores registrados, en abril bajó abruptamente hasta 91.800.

En términos de evolución histórica, el nivel más bajo de empleo registrado en Chubut se alcanzó en mayo, cuando la cifra se redujo hasta 91.100 empleos en blanco. Estos dos meses, mayo y junio, son los más bajos de la última década, ya que para encontrar números por debajo de este indicador hay que remontarse hasta enero de 2010, con 89.800 empleos registrados.

Economía estancada, más allá de la pandemia

El valor más alto de la serie se alcanzó en diciembre de 2015, con 101.800 empleos registrados.

“Lo que indican estos números es que hace 10 años que el empleo privado no crece en Chubut –analizó Ball-, porque más allá de algunos picos en el 2015, la serie muestra que se mantiene estable desde hace 10 años. Es el mejor indicador del estancamiento de la economía de la provincia, porque aunque no hubiera caído como cayó en abril, por la pandemia, mantenerse en torno a estos números en toda una década implica que no hay crecimiento”.

Casi la mitad de los estadounidenses cuyas familias experimentaron un despido durante la pandemia de coronavirus ahora creen que esos trabajos se perderán para siempre, muestra una nueva encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research.

El optimismo inicial de los estadounidenses en abril pasado indicaba que, el 78% de los hogares donde hubo pérdida de empleo consideraban que la situación seria temporal.

“No estoy sorprendida”, dijo Marjorie Connelly, Miembro Senior de Asuntos Públicos e Investigación de Medios de NORC. “En abril muchos creían que quizás todo pasaría en un mes y regresarían pronto al trabajo, pero ahora muchos se han dado cuenta de los recortes que se han hecho en diversas compañías; por eso hay menos gente optimista”.

Ahora, con el resurgimiento de nuevos casos de covid-19 en numerosos estados del país, el 47% de los encuestados piensa que el trabajo perdido probablemente no volverá.

“Me despidieron en marzo y he estado sobreviviendo del desempleo y el subsidio de $600”, dijo Evelyn Mundo, de 22 años, quien trabajaba para una compañía de renta de limusinas en Los Ángeles, California. “No he buscado otro trabajo porque dijeron que reabrirían y me llamarían de nuevo; pero hasta ahora no lo han hecho”.

Los efectos de la pandemia están teniendo efectos negativos en el bienestar económico de los estadounidenses. Para algunos, el virus ha significado pérdida de ingresos o dificultades para pagar las cuentas a tiempo, especialmente entre los latinos y afroestadounidenses más jóvenes.

Estancamiento de la economía y pronóstico de recuperación

“Definitivamente, muchos trabajos, sobre todo de oficinas, restaurantes, de negocios al menudeo y de atención al público no regresarán”, expresó el economista Carlos Guamán, presidente de la Corporación “El Triunfo”, de Santa Ana, California. “Hay un estancamiento en la economía y esos grupos de personas no tendrán más opción que buscar formas de ingreso apelando a los beneficios de desempleo, estampillas de comida y servicios sociales para sustentarse y, al menos, poder pagar la renta para su sobrevivencia”.

 

La Asociación de Hoteles de Turismo (AHT) advirtieron sobre los números, producto de la crisis de la industria y piden que el ATP continúe hasta diciembre.

A más de 120 días del cierre de la industria, la Asociación de Hoteles de Turismo (AHT) alertó que su industria se encuentra en una situación crítica, sin generar ingresos y enfrentando enormes costos fijos como impuestos, sueldos de los recursos humanos y servicios públicos. crisis

El sector espera de que se sancione un proyecto de ley para reactivar la industria a través de un programa de preventa de paquetes y servicios de turismo cuando

El programa se encuentra incluido en el proyecto para la recuperación del turismo que obtuvo un dictamen de mayoría de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados y que contempla una inversión estatal de hasta $16.000 millones en algunos rubros.

El proyecto de Ley que analiza la Cámara de Diputados incluye a todos los prestadores turísticos sin diferenciar su dimensión.

La pandemia de Covid-19 dejará una factura grave en la economía latinoamericana, con más de 2,7 millones de empresas cerradas y la pérdida de 8,5 millones de empleos en los próximos seis meses, que afectará principalmente a las micro y pequeñas empresas. Así lo ha desvelado un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL), presentado este jueves por su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena.

El organismo con sede en Santiago de Chile ha explicado que, por tamaño, las micro y pequeñas empresas serán las más afectadas por este duro golpe. En concreto, las previsiones para las microempresas apuntan al cierre de 2,6 millones establecimientos y la pérdida de 6,8 millones de empleos.

Por su parte, cerrarán en torno a 98.000 empresas pequeñas, con la pérdida de 1,5 millones de puestos de trabajo, mientras que los pronósticos apuntan al cierre de 5.943 empresas medianas, con la pérdida de 390.155 empleos; y el cierre de 406 empresas grandes que conllevaría la pérdida de 231.724 trabajos.

Por sectores, los más afectados han sido aquellos que requieren un contacto físico más intensivo, como es el caso del turismo, hoteles y restaurantes, industria cultural, comercio, reparación de bienes o la moda. En concreto, en el caso de estos sectores el impacto del empleo podría conllevar a una pérdida de hasta el 34,2%.

En concreto, la CEPAL indica que el comercio perderá 1,4 millones de empresas y 4 millones de empleos, mientras que el turismo, uno de los sectores más golpeados por la crisis, por lo menos cerrará 290.000 empresas y perderá un millón de trabajos.

Otros sectores que han sufrido un impacto significativo son la minería, los servicios empresariales, la industria química, la electrónica o la electricidad, gas y agua, en los que se podría observar una pérdida del empleo del 47,6%.

El informe explica que la crisis también ha golpeado de manera severa a aquellos sectores industriales con mayor dinamismo tecnológico y ha avisado que la pandemia profundizará sus problemas estructurales.

En esta línea, Bárcena ha advertido que esto produce una «elevada probabilidad» de un cambio estructural regresivo con reprimarización, lo que supone la pérdida del valor agregado.

Respecto al despliegue de medidas de crédito por parte de las autoridades de la región, la secretaria ejecutiva ha destacado el 11,5% del PIB desplegado por Chile, el 8% de Colombia o el 7,6% de Perú.

Sin embargo, Bárcena ha afirmado que las medidas anunciadas son insuficientes, ya que suponen que las empresas generarán ‘utilidades’ o beneficios con las que devolverían los créditos y pagarían los impuestos diferidos y otras deudas, lo que implica que las perspectivas económicas se tornarán lentas, con un plazo de al menos dos años para la recuperación.

Desde la CEPAL proponen cuatro propuestas concretas para aliviar el impacto de la crisis económica en la región, que son las extensión de los plazos de medidas de apoyo a liquidez y el acceso al crédito, el cofinanciamiento a las nóminas salariales, las transferencias en efectivo a trabajadores autónomos y el apoyo financiero a las empresas de todo tamaño.

Según la OIT, la caída de los empleos es tan marcada que ni siquiera una recuperación en la segunda mitad de 2020 sería suficiente para volver a los niveles de empleo previos a la crisis.

La pandemia de coronavirus provocó una caída del 14% de las horas de trabajo en el mundo durante el segundo trimestre de 2020, lo que equivale a 400 millones de empleos a tiempo completo (48 horas semanales), casi cien millones más de lo que se había estimado anteriormente.

El dato surge de un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que agregó que la caída es tan marcada, en comparación con el último trimestre de 2019, que ni siquiera una recuperación en la segunda mitad de 2020 -por otra parte «altamente incierta»-, sería suficiente para volver a los niveles de empleo previos a la crisis sanitaria.

Lo más probable, es que las pérdidas de trabajo se ahonden en los próximos meses, dependiendo de la evolución de la pandemia, de las medidas nacionales que tomen los gobiernos y de la cooperación internacional funcione o no, resume el último análisis de la OIT sobre el impacto de la Covid-19 en el mercado laboral global.

Hace poco más de un mes, el organismo técnico de la ONU había estimado que la pérdida de horas de trabajo equivaldría al 10,7% (305 millones de empleos menos), pero la rápida expansión de la crisis dejó rezagado a ese pronóstico, informó la agencia de noticias EFE.

La evaluación de la OIT expone el agravamiento de la situación del empleo en las últimas semanas y por regiones, siendo América el continente más afectado, con una pérdida total de horas de trabajo del 18,3% hasta el momento.

Europa, que fue el mayor foco infeccioso entre marzo y abril, así como los países de Asia Central llegan como el segundo grupo de países más perjudicados, con una reducción el 13,9 % de horas de trabajo, apenas 0,4% más que China y el resto de Asia.

Fuente: Télam