Tag

Londres

Browsing

Las ratas se vuelven más seguras a medida que tienen menos personas alrededor. En general, también están aumentando de tamaño y no es raro encontrar ratas que miden hasta 40 cm. Esto significa que se tiene que usar trampas más fuertes y más veneno.

Las estrictas medidas de confinamiento en Londres han causado un aumento en la actividad de las ratas en la ciudad según revela la Asociación Británica de Control de Plagas (BPCA).

La Asociación, que representa a 700 cazadores de ratas en todo el país, dijo a la BBC ​​que sus miembros informaron un aumento del 51% en la actividad de roedores durante la primera contingencia y un aumento del 78% en noviembre.

Aún no han calculado las cifras para el tercer encierro que comenzó en enero, pero dicen que la evidencia muestra que los avistamientos de ratas han aumentado nuevamente.

Esto es un problema de salud pública con el cual muchos londinenses tienen que luchar por cuenta propia, ya que la ciudad no tiene un plan general de control de ratas.

Según los controladores de plagas, el cierre de muchos restaurantes obligó a las ratas a migrar a áreas más residenciales en busca de comida. Al pasar más tiempo en sus casas, las familias producen más basura, algo que está atrayendo a las ratas a las viviendas suburbanas.

Las ratas se vuelven más seguras a medida que tienen menos personas alrededor. En general, también están aumentando de tamaño y no es raro encontrar ratas que miden hasta 40 cm. Esto significa que se tiene que usar trampas más fuertes y más veneno.

Las estimaciones varían en cuanto a cuántas ratas hay en Londres. Se dice que son 20 millones pero la pandemia habría permitido que se reprodujeran 30 millones de ratas más. Una única pareja de ratas puede procrear 1.250 nuevos animales en un año.

Los eliminadores de plagas recomiendan a la gente que los desperdicios de alimentos se eliminen correctamente. Las salidas de aire y otros puntos de entrada a una casa deben sellarse con malla de acero y las grietas deben rellenarse.

El Gobierno del Reino Unido, que ya contabiliza 3 millones 300 mil casos de coronavirus, exigirá desde el lunes a viajeros de todos los países la presentación de una prueba negativa de Covid-19 y el sometimiento a cuarentena, decisión con la que anula de hecho los llamados corredores aéreos por el surgimiento de nuevas cepas.

Debido «al riesgo de nuevas cepas procedentes del extranjero debemos tomar medidas adicionales para evitar que entren en el país, así que el jueves anunciamos que prohibíamos los vuelos procedentes de Sudamérica y Portugal», explicó el primer ministro, Boris Johnson, en una conferencia de prensa.

La medida sobre esos vuelos apunta a evitar la entrada de una nueva variante del virus originada en la Amazonía brasileña, y tras ser anunciada el jueves, entró en vigencia.

«También cerraremos temporalmente todos los corredores aéreos a partir de las 4 (la 1 en Argentina) del lunes», agregó, según la agencia de noticias AFP.

La nueva disposición implica que quien quiera viajar al Reino Unido tendrá que presentar antes de embarcar un test de Covid-19 negativo realizado en las 72 horas anteriores, y aislarse totalmente 10 días o realizar un nuevo test en el día quinto de cuarentena que le permita salir si el resultado es negativo.

Según las cifras oficiales, las muertes confirmadas por coronavirus -ocurridas en los 28 días posteriores a un resultado positivo en el test- aumentaron casi un tercio en la última semana, y ubican en 87.295 el número de fallecidos desde el inicio de la pandemia en el Reino Unido, el más alto de toda Europa. De hoy son 1280 de esas muertes.

Aunque el país superó los 3,3 millones de casos positivos, existe una baja del 14 por ciento en los contagios de la última semana, según el ministerio de Sanidad.

El Reino Unido atraviesa su tercer confinamiento nacional, que incluye el cierre de escuelas, y que únicamente permite salir a los ciudadanos para hacer compras cotidianas, ir al médico, trabajar si es imprescindible y hacer ejercicio físico

El Reino Unido atraviesa su tercer confinamiento nacional, que incluye el cierre de escuelas, y que únicamente permite salir a los ciudadanos para hacer compras cotidianas, ir al médico, trabajar si es imprescindible y hacer ejercicio físico «localmente» acompañado de una única persona.

Como el fin de semana plazas y parques mostraron cierto relajamiento de las prevenciones, Johnson instó a los británicos a actuar como si tuvieran coronavirus y pudiesen infectar a otros sin darse cuenta.

«Por favor, piénselo dos veces antes de salir de casa este fin de semana y hágalo solo si es absolutamente necesario», exhortó, y aunque resaltó que «ya se vacunó a ciento de miles de personas más que cualquier otro país de Europa, hasta que ese trabajo esté terminado tenemos que mantener el virus bajo control».

Aún con ese cuadro, las últimas cifras mostraron un pequeño alivio, en principio efecto de las nuevas medidas.

El Ministerio de Sanidad, que actualiza diariamente los datos, tiene registrados 3.316.019 casos y los 87.295 fallecidos ya mencionados. Hay 37 mil pacientes permanecen ingresados en hospitales, unos 3.600 de ellos con respiración asistida.

Sin embargo, deberán pasar semanas antes de que pueda aliviarse la presión hospitalaria y el Gobierno teme que los datos sigan empeorando hasta febrero, según la agencia de noticias DPA.

El diario The Guardian dijo que la situación en Londres llegó al punto que algunos pacientes debieron ser llevados a Newcastle, a casi 500 kilómetros de la capital.

El austríaco Dominic Thiem, campeón del US Open, y el griego Stefanos Tsitsipas, defensor del título, jugarán el partido que dará comienzo al ATP Finals, torneo que reunirá en Londres a los ocho mejores tenistas del año y que tendrá la participación de Diego Schwartzman, lo que dotará al Masters de una presencia argentina luego de siete años para competir con los favoritos Novak Djokovic y Rafael Nadal, los dos mejores del planeta.

El certamen que tendrá como escenario el estadio cerrado O2 de Londres por última vez, ya que desde 2021 y hasta 2025 se mudará a Turín, comenzará este domingo a las 11 (hora de la Argentina) con el partido entre Thiem, tercero del ranking mundial, y Tsitsipas, sexto, y a continuación se medirán por la misma zona el español «Rafa» Nadal (2) y el ruso Andrey Rublev (8), en partidos que serán televisados por la señal ESPN.

Estos cuatro tenistas integran el grupo denominado Londres 2020, en alusión a que será la despedida del torneo en la ciudad que lo albergó desde 2009, cuando conquistó el título el ruso Nikolay Davydenko tras imponerse en la final sobre el tandilense Del Potro.

En la otra zona, denominada Tokio 1970 en alusión al año en que comenzó a jugarse el Masters, estarán el «Peque» Schwartzman (9), el serbio Djokovic (1), el ruso Daniil Medvedev (4) y el alemán Alexander Zverev (7).

Schwartzman, quien debutará en el Nitto ATP Finals y también por primera vez es ‘top ten’, jugará el lunes no antes de las 11 nada menos que ante Djokovic, cinco veces campeón del Masters y máximo favorito a quedarse con la actual edición, por su mejor adaptación a la superficie rápida y bajo techo que albergará el torneo, siendo que Nadal nunca pudo conquistarlo durante su brillante carrera, que incluye 13 títulos en Roland Garros.

El argentino, de 28 años, perdió con «Nole» las cinco veces que se enfrentaron, la última este año en la final del Masters 1000 de Roma, y también tiene historial desfavorable con Medvedev (0-4), mientras que está igualado con el teutón Zverev (2-2).

Los dos mejores de cada grupo se cruzarán en semifinales y la final del certamen, con premios por 5.700.00 euros, está programada para el domingo 22 de noviembre.

Schwartzman, quien tiene como entrenador a Juan Ignacio Chela, comenzó el año con un acceso a la final en Córdoba (perdió con el chileno Cristian Garín) y a las semifinales del Argentina Open en Buenos Aires, luego llegó el receso en el circuito a raíz de la pandemia de coronavirus y volvió a competir en agosto para lograr los mejores resultados de su carrera.

El ‘Peque’ fue finalista en el Masters 1000 de Roma y en Colonia (cayó ante Zverev), y descolló en Roland Garros, donde venció a tenistas del calibre del austríaco Dominic Thiem y quedó eliminado en semifinales ante «Rafa» Nadal, luego campeón.

Schwartzman participará de un torneo que tuvo a un compatriota por última vez en 20013, cuando participó el tandilense Juan Martín Del Potro, y que a lo largo de la historia tuvo a dos campeones argentinos: Guillermo Vilas en la edición de 1974 jugada en Melbourne, y David Nalbandian en 2005, con sede en Shanghai.

El tenista surgido en el Club Náutico Hacoaj no será el único argentino en Londres, ya que el marplatense Horacio Zeballos competirá en dobles junto a su compañero catalán Marcel Granollers.

Zeballos, tercero del mundo en dobles, y Granollers (11), ganaron este año el Argentina Open, el ATP 500 de Río de Janeiro y el Masters 1000 de Roma.

El marplatense Zeballos, tercero del mundo en dobles, y el catalán Granollers (11) debutarán el lunes desde las 9 contra el australiano John Peers y el neocelandés Michael Venus.

Zeballos y Granollers fueron incluidos en el Grupo Bob Bryan, junto a los mencionados Peers y Venus y otras dos parejas, las compuestas por el croata Mate Pavic y el brasileño Bruno Soares (los máximos favoritos al título) y el austríaco Jurgen Melzer y el francés Edouard Roger-Vasselin.

En el otro grupo de dobles, denominado Mike Bryan, competirán el estadounidense Rajeev Ram con el británico Joe Salisbury; los alemanes Kevin Krawietz y Andreas Mies, el neerlandés Wesley Koolhof y el croata Nikola Mektic y el polaco Lukasz Kubot con el brasileño Marcelo Melo (8).

Para «Zebo» será su primer Masters, mientras que el catalán Granollers lo ganó en la edición 2012 junto a su compatriota Marc López.

El tenista argentino Diego Schwartzman se clasificó por primera vez en su carrera para el ATP Finales de Londres, que reunirá desde el 15 de noviembre a los ocho mejores jugadores del año, gracias a la victoria del español Rafael Nadal sobre su compatriota Pablo Carreño Busta en el Masters 1000 de París.

El «Peque» Schwartzman, ubicado en el noveno puesto del ranking mundial, había quedado eliminado hoy más temprano en París tras perder en los cuartos de final frente al ruso Daniil Medvedev (5) por 6-3 y 6-1.

Sin embargo, Nadal (número 2 del mundo) superó a Carreño Busta (15) por 4-6, 7-5 y 6-1 y dejó al asturiano sin chances de arrebatarle al argentino el lugar en Londres 2020, para lo que necesitaba no solamente vencer a Nadal sino también salir campeón de París Bercy.

«Londres, allá vamos», tuiteó Schwartzman, que tiene como coach a Juan Ignacio Chela, luego del triunfo de Nadal.

Diego será el único argentino en el torneo de Maestros de fin de año y el octavo compatriota en meterse entre los mejores ocho tenistas en una temporada. Los siete anteriores fueron Guillermo Vilas, José Luis Clerc, David Nalbandian, Guillermo Coria, Gastón Gaudio, Mariano Puerta y Juan Martín Del Potro.

Para el ATP Finales de Londres ya estaban clasificados el serbio Novak Djokovic (número 1 del mundo), Nadal, el austríaco Dominic Thiem (3), Medvedev (5), el griego Stefanos Tsitsipas (6), el alemán Alexander Zverev (7) y el ruso Andrey Rublev (8).

Schwartzman, surgido en Náutico Hacoaj, protagonizó un año inolvidable con su acceso a las finales de Córdoba, el Masters 1000 de Roma y el ATP alemán de Colonia, y en su mejor torneo a las semifinales de Roland Garros, donde perdió con Rafa Nadal, luego campeón por 13ra. vez.

La justa recompensa a su gran temporada, en la que accedió por primera vez el «top ten» y se ubicó octavo luego de su actuación en Bois de Boulogne, es esta clasificación al Masters de Londres, algo que un argentino no consigue desde hace siete años, cuando participó el tandilense Del Potro en la edición de 2013.

Schwartzman, de 28 años y en el mejor año de su carrera, cayó hoy en apenas una hora y cuatro minutos de juego ante el ruso Medvedev, quinto del ranking.

El ‘Peque’, vencedor en las rondas previas del torneo que se juega en el Palais Omnisport de París-Bercy del francés Richard Gasquet (56) y el español Alejandro Davidovich (63), fue una sombra ante Medvedev, un tenista que lo incomoda con su velocidad de pelota y así perdió las cuatro veces que lo enfrentó, las anteriores en Tokio 2018, Queen’s 2019 y este año en el abierto de Australia.

El ATP Finals de Londres ya tenía asegurada la presencia de un argentino pero en el cuadro de dobles: el marplatense Horacio Zeballos, quien competirá junto al catalán Marcel Granollers, con quien se coronó campeón este año en Buenos Aires, Río de Janeiro y el Masters 1000 de Roma.

En París, Zeballos jugó en dupla con el colombiano Robert Farah, ya que Granollers se recupera de una lesión y Juan Sebastián Cabal (compañero de Farah) había dado positivo en coronavirus.

Uno de los puntos más turísticos de Londres, Inglaterra, es Trafalgar Square . Lugar que este domingo amaneció con sangre, pero no se trató de un crimen sino de una activación de militantes veganos que tiñeron la emblemática fuente para manifestarse en contra del consumo de animales.

La agrupación Animal Rebellion dedicó esta oportunidad para poner el foco sobre la pandemia que, según ellos, está ligada a la industria ganadera en Londres. Además de generar un impacto visual, los manifestantes veganos se metieron en la fuente y expusieron sus ideas respetando el distanciamiento social. Dos personas fueron arrestadas.

Con carteles como «el gobierno tiene sangre en sus manos», los activistas se refirieron al coronavirus como una alerta que puede servir a cambiar hacia hábitos más sustentables para el medio ambiente y menos crueles: «El gobierno tiene que empezar una transición hacia un sistema de alimentación basado en plantas o arriesgarse a otra pandemia zoonótica de proporciones catastróficas».

Cabe recordar que una de las teorías más fuertes sobre el origen del coronavirus tiene que ver con el consumo de carne de murciélago, que hizo que una infección de los animales pasara a los humanos.

Un grupo que protestaba en las cercanías de Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, se enfrentó con la policía al intentar abrirse paso a través de un área restringida.

Manifestantes que marcharon por segundo día consecutivo en el centro de Londres pidiendo justicia para George Floyd, asesinado por un oficial de la policía en Minneapolis, volvieron a enfrentarse con la policía que custodiaba los edificios públicos que rodean la Plaza del Parlamento, en Westminster.

Después de un día de manifestaciones mayormente pacíficas contra el racismo en todo el Reino Unido, un grupo que protestaba en las cercanías de Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, se enfrentó con la policía al intentar abrirse paso a través de un área restringida.

Empujaron de forma violenta a los agentes que custodiaban la zona, dispararon bengalas y bombas de humo.

A su vez, en la Plaza del Parlamento, la estatua de Winston Churchill, fue pintada con grafitis y se le colgó un letrero con la consigna del movimiento Las Vidas Negras Importan (Black Lives Matter).

Ayer unos 14 agentes resultaron heridos después que decenas de manifestantes se concentraron en la puerta de Downing Street y arrojaron, bengalas, botellas y hasta bicicletas, contra los oficiales de la policía montada.

La comisaria de la Policía Metropolitana, Cressida Dick, informó hoy a los medios británicos. que veintinueve personas fueron detenidas y que 14 policías resultaron heridos, dos de ellos de gravedad.

Dijo que la cantidad agresiones a los agentes de policía en las protestas contra el racismo es «escandaloso e inaceptable».

Por la tarde, el epicentro de la protesta fue frente a la embajada de Estados Unidos en Londres.

Allí se les entregó tapabocas, guantes y gel de manos para protegerse durante de los contagios de coronavirus y se les pedía por parlantes que mantuvieran la distancia social.

En ese sentido, el ministro Salud, Matt Hancock, alertó que sin duda existe un riesgo de que haya un aumento en los casos de coronavirus después de las protestas de este fin de semana.

Mientras tanto, en la ciudad Bristol, al suroeste de Inglaterra, una multitud marchó por el centro de la ciudad y mantuvieron un silencio de ocho minutos para marcar la cantidad de tiempo que el oficial de policía, Derek Chauvin, se arrodilló en el cuello de Floyd antes de morir el 25 de mayo en Minnesota y un grupo de manifestantes derribó la controvertida estatua de bronce del comerciante de esclavos del siglo XVII Edward Colston.

Hace solo dos días, el ministro salud británico Matt Hancock salió a desmentir una publicación del diario «The Telegraph» en la que se afirmaba que el primer ministro, Boris Johnson, volvería este lunes a tomar las riendas del Gobierno tras haberse recuperado de Covid-19. No obstante, un portavoz de Downing Street confirmó hoy que la información era precisa: el «premier» está listo para volver a su puesto, que desde que fuera ingresado el 5 de abril había sido ocupado por el ministro de Exteriores y primer secretario de Estado, Dominic Raab. Según la fuente oficial, Johnson está «ansioso por empezar», aunque ya aprovechó toda esta semana para ponerse al día sobre la situación del país con respecto a la emergencia.

Johnson regresará en un momento convulso, en el que las críticas contra su Ejecutivo van en aumento desde varios frentes y cuando 20.732 personas han fallecido por causa del virus en los hospitales, lo que convierte al Reino Unido en el quinto país en superar la cifras de los 20.000 muertos, tras España, Italia, Francia y Estados Unidos y a sabiendas de que el número real podría ser hasta un 50% mayor si se toman en cuenta los decesos en viviendas particulares y residencias.

Además, las quejas por la lenta respuesta del gobierno al inicio del brote y su supuesto coste en vidas humanas, la falta de test y la escasez de equipo de protección para el personal sanitario del NHS (el sistema nacional de salud) se unen a la exigencia de la oposición y de algunas voces dentro del Partido Conservador de que el Gobierno aclare cuál será la estrategia para que la población salga del confinamiento en el que se encuentra desde el pasado 23 de marzo. Por si este panorama no fuera suficiente, una nueva polémica se encendió tras conocerse, por una revelación de «The Guardian», que el principal asesor de Johnson, considerado no solo su mano derecha sino quien mueve los hilos tras bastidores, participó en algunas reuniones del grupo de expertos científicos para emergencias (SAGE) que asesora al gobierno sobre las medidas necesarias para luchar contra la pandemia.

El Partido Laborista considera que la presencia de Cummings en las reuniones pone en duda la credibilidad de las decisiones tomadas por el gobierno y los liberal demócratas han pedido la apertura de una investigación y han exigido «transparencia», ya que la presencia del político no tiene razón de ser en un grupo independiente de especialistas.

Durante las tres semanas que Johnson ha estado ausente, tras pasar siete días ingresado en un hospital de Londres, tres de ellos en la unidad de cuidados intensivos, muchos han destacado la falta de un liderazgo claro dentro del Ejecutivo, que coincide además con la creciente frustración de la población por las medidas impuestas y sin tener una idea de cómo se van a suavizar ni cuándo; y con desconfianza sobre las decisiones venideras considerando que las metas anunciadas hasta ahora no se han cumplido. Por ejemplo, hace solo un mes el principal asesor científico del Gobierno Patrick Wallace aseguraba que «20.000 muertes sería un “buen resultado” de la gestión de la epidemia», pero el número ya ha sido superado, y también el Gobierno prometió que para finales de abril estaría realizando cien mil test diarios, pero a día de hoy no se ha llegado ni a la mitad.

Fuente: ABC.es

El Excel Center albergará 4.000 camas y dos morgues por si continúa aumentando el número de muertos en el país, que ayer alcanzó los 1.415.

El Servicio Nacional de Salud británico (NHS por sus siglas en inglés) está finalizando los últimos preparativos para poner en funcionamiento esta semana al primer hospital de emergencia de la ciudad de Londres para tratar a miles de enfermos de coronavirus.

El NHS Nightingale, como se lo denominó, se construyó en tiempo récord en el Excel Center, el principal centro de exposiciones y conferencias de Londres, alberga 4.000 camas y cuenta también con dos morgues por si continúa aumentando el número de muertos en el país, que ayer alcanzó los 1.415 y más de 22.000 contagios detectados.

Para acelerar la construcción, intervino el Ejército, se convocaron además a miles de enfermeras y médicos jubilados y se capacitó en primeros auxilios al personal de las aerolíneas británicas EasyJet y Virgin que estaban sin trabajar debido a la crisis de las compañías aéreas, que redujeron la mayor parte de sus operaciones por la pandemia.

Los trabajadores cambiarán las camas, realizarán otras tareas no clínicas y ayudarán a los médicos y enfermeras que trabajan en las salas, informó el NHS.

En declaraciones a la BBC, el director del NHS de Inglaterra, Simon Stevens, dijo que los servicios estarían listos para absorber un aumento de pacientes esta semana.

«Hoy hay más de 9.000 pacientes con coronavirus positivos en hospitales de toda Inglaterra y sabemos que ese número va a aumentar», afirmó.

Según Stevens, este fue un esfuerzo extraordinario por parte de enfermeras, médicos, terapeutas y farmacéuticos en todo Londres, pero también de voluntarios, paramédicos y personas que regresan para ayudar.

Agregó también que se están adaptando otros hospitales de campaña en el centro de Conferencias Central de la ciudad de Manchester y posiblemente en el centro de exposiciones escocés en Glasgow.

Como parte del esfuerzo para combatir el coronavirus, el gobierno británico informó hoy que extendió las visas a los médicos, enfermeras y paramédicos extranjeros sin cargo, durante un año.

La extensión se aplicará a alrededor de 2.800 médicos, enfermeras y paramédicos inmigrantes, empleados por el NHS cuya visa vence antes del 1 de octubre.

La medida también se aplicará a los miembros de su familia, y para obtener más médicos y enfermeras, el Ministerio del Interior levantó la restricción sobre la cantidad de horas que los estudiantes de enfermería y médicos pueden trabajar en el NHS, señaló Télam.

Desde este jueves cierran 40 estaciones de subterráneos y reduce sustancialmente su servicio para intentar contener la propagación de la pandemia.

El metro de Londres, la red de subterráneos más importante de Europa, cierra desde este jueves 40 estaciones y reduce sustancialmente su servicio para intentar contener la propagación del coronavirus, según informó el operador de la red de transporte de la ciudad, Transport for London (TfL).

La medida coincide con el aumento de las medidas de seguridad tomadas por el gobierno británico ante la rápida expansión de la enfermedad en el Reino Unido, donde Londres registra el mayor número de infectados.

Además del metro, TfL dispuso una reducción del servicio de autobuses de la ciudad, mientras que no se descarta, según los medios, que las autoridades dispongan el cierre de la ciudad, informó la agencia de noticias EFE.

Las últimas cifras oficiales indican que fueron detectaron hasta ahora 2.626 casos en ese país, de los cuales 900 corresponden a Londres. En tanto, la cifra de muertos por la enfermedad ya alcanzan los 104, 34 de ellas registradas en la ciudad capital.

En este marco, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, le pidió a la población que no viaje a menos que sea esencial.

«Los londinenses deberían evitar la interacción social a menos que sea absolutamente necesario, y eso implica que deberían evitar utilizar la red del transporte», insistió el gobernador de la capital británica en un comunicado.

Para contener la expansión del coronavirus, el gobierno británico dispuso el cierre de las escuelas al término de la jornada escolar de mañana viernes y le pidió a la población que evite el contacto con otras personas a menos que sea «esencial». También, solicitó que no acudan a cafeterías, clubes, cines ni teatros, señaló Télam.

Una recién nacida resultó positivo para una prueba de coronavirus en un hospital de Londres y se trata de la persona más joven infectada en Gran Bretaña y en todo el mundo.

La madre de la niña dio positivo de covid-19 tras el parto y había sido ingresada en un hospital en el norte de la capital británica unos días antes de dar a luz con una neumonía.

El viernes por la noche, ella y su bebé estaban siendo tratadas en hospitales separados, según detalló este sábado la prensa británica. La madre fue examinada en el Hospital North Middlesex, pero su resultado positivo solo se conoció después del nacimiento y entonces se realizaron inmediatamente estudios a la bebé.

Los médicos están tratando de determinar si el bebé se infectó durante el parto o si contrajo el virus en el útero, un dato que podría entregar revelaciones científicas claves para eventuales tratamientos y prevenciones.