Tag

Tierra

Browsing

Se realizaron trabajos de mantenimiento y repaso de calles de tierra en barrios de la ciudad.

Claro está que buena parte del casco urbano carece de asfalto, y las calles requieren un mantenimiento y acondicionamiento constante para que puedan ser transitables.

Ante el pedido de vecinos, la Subsecretaría de Servicios Públicos realizó trabajos de acondicionamiento a lo largo de las calles Juan XXIII, Villarino, Muzzio y O’Higgins, que requerían el paso de máquinas niveladoras, para mejorar la circulación.

Con un diámetro de casi un kilómetro y a una velocidad de 124 mil kilómetros por hora, un inmenso asteroide llegará este domingo cerca de Argentina a su punto más cercano a la Tierra, según informó la NASA.

Se trata del 2001 FO32, el asteroide más grande que a lo largo de este año circulará cerca de la Tierra y que «brindará a los astrónomos una oportunidad única de ver bien una reliquia rocosa que se formó en los albores de nuestro sistema solar», de acuerdo a la información de la agencia espacial de los Estados Unidos.

Al igual que cualquier otro asteroide con un diámetro de más de 140 metros y cuyo acercamiento sea inferior a 19,5 veces menos que esa distancia, el 2001 FO32 está calificado por los especialistas como «potencialmente peligroso».

Sin embargo, la NASA aclaró «no existe amenaza de una colisión con nuestro planeta ahora o en los siglos venideros».

«Conocemos la trayectoria orbital de 2001 FO32 alrededor del Sol con mucha precisión, ya que fue descubierto hace 20 años y se ha rastreado desde entonces,» aseguró Paul Chodas, director del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS), que se gestiona por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

«No hay posibilidad de que el asteroide se acerque a la Tierra más de 2 millones de kilómetros», agregó el científico.

De acuerdo a las estimaciones, el asteroide llegará a 2.016.158 kilómetros de distancia de la Tierra mientras viaja a una velocidad «más rápido que la mayoría de los asteroides» que orbitan cercanos a nuestro planeta.

Después de su paso cercano a la Tierra, 2001 FO32 continuará su viaje solitario y no volverá a acercarse tanto a nuestro planeta hasta 2052, cuando pasará a unas siete distancias lunares, o 2,8 millones de kilómetros.

Ninguno de los grandes asteroides del catálogo tiene ninguna posibilidad de impactar contra la Tierra durante el próximo siglo, y es extremadamente improbable que alguno de los asteroides de este tamaño que quedan sin descubrir puedan impactar contra la Tierra.

Aún así, continúan los esfuerzos para descubrir todos los asteroides que podrían representar un peligro de impacto.

Cuanta más información se pueda recopilar sobre estos objetos, mejor podrán prepararse los diseñadores de misiones para desviarlos si alguno amenazara a la Tierra en el futuro.

El 1 de enero de 1801, fue descubierto Ceres, el primer asteroide cercano a la Tierra desde un observatorio en Palermo (Italia). Desde entonces, los astrónomos de todo el mundo buscan catalogar este tipo de cuerpos.

La NASA informó que más del 95% de los asteroides cercanos a la Tierra del tamaño de 2001 FO32 o más grandes han sido descubiertos, rastreados y catalogados.

El mayor asteroide que se acercará a la Tierra en 2021 tendrá este domingo la mayor aproximación al planeta de su recorrido, sin riesgo de colición, y permitirá que los astrónomos estudien este objeto celeste.

Bautizado 2001 FO32 y de menos de un kilómetro de diámetro, pasará a 124.000 km/h, “más rápido que la mayoría de los asteroides” que circulan cerca de la Tierra, según la NASA.

El cuerpo rocoso alcanzará su punto de mayor aproximación a nuestro planeta este domingo a las 16.02 GMT. Entonces estará a 2.016.158 kilómetros de la Tierra, lo que equivale a unas cinco veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna.

(Shutterstock)

“No hay riesgo de colisión con nuestro planeta”, explicó la agencia espacial estadounidense. Su trayectoria es “suficientemente conocida y regular” para descartar cualquier peligro, garantizan los expertos del Observatorio de Paris-PSL.

Sin embargo, el gran cuerpo rocoso está clasificado como “potencialmente peligroso”, como todos los asteroides cuya órbita se sitúa a menos de 19,5 veces la distancia entre la Tierra y la Luna y cuyo diámetro es superior a 140 metros.

Astrónomos de todo el mundo “persiguen incansablemente” esta categoría para elaborar el inventario más exhaustivo posible, subraya el Observatorio, recordando que el primer asteroide (y el más grande), Ceres, fue descubierto en 1801.

El asteroide “2001 FO32” fue descubierto en marzo de 2001 y su trayectoria está siendo seguida desde entonces. Pertenece a la familia de asteroides geocruceros “Apolo”, que dan la vuelta al Sol en al menos un año y pueden cruzar la órbita terrestre.

“Actualmente, sabemos poco sobre este objeto, así que este encuentro tan próximo nos da una oportunidad increíble para aprender mucho” sobre él, valoró Lance Benner, científico del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, del que depende el Centro de Estudios de Objetos Próximos de la Tierra (CNEOS).

La órbita del asteroide 2001 FO32 por el sistema solar

La razón del acercamiento inusualmente rápido del asteroide es su órbita muy inclinada y alargada (o excéntrica) alrededor del Sol, una órbita que está inclinada 39 grados con respecto al plano orbital de la Tierra. Esta órbita lleva al asteroide más cerca del Sol que Mercurio y dos veces más lejos del Sol que Marte.

A medida que 2001 FO32 realiza su viaje al interior del sistema solar, el asteroide gana velocidad como un patinador que rueda por un halfpipe y luego se ralentiza después de ser arrojado al espacio profundo y girar hacia el Sol. Completa una órbita cada 810 días.

Según el CNEOS, “los astrónomos amaterus en el hemisferio sur y en las bajas latitudes norte deberían poder verlo”, usando telescopios de tamaño moderado. “Deberíamos ver un punto blanco que se desplaza como un satélite”, agregó el astrónomo.

La trayectoria no tiene nada que ver con la de las estrellas fugaces, asteroides muy pequeños que forman una línea luminosa que divide el cielo en una fracción de segundo.

Ninguno de los grandes asteroides catalogados tiene opciones de estrellarse contra la Tierra en el próximo siglo.

El encuentro de este domingo una oportunidad para que los astrónomos obtengan una comprensión más precisa del tamaño y el albedo del asteroide (es decir, qué tan brillante o reflectante es su superficie) y una idea aproximada de su composición. Esto se logra, en parte, con el uso de la Instalación del Telescopio Infrarrojo (IRTF) de la NASA, un telescopio de 3,2 metros sobre el Mauna Kea de Hawai que observará el asteroide en los días previos al acercamiento con su espectrógrafo infrarrojo, SpeX. “Estamos tratando de hacer geología con un telescopio”, dijo Vishnu Reddy, profesor asociado del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona en Tucson.

Bautizado como 2021 EQ3, y con una longitud de unos 21 metros, equivalente a la de un avión, un asteroide pasó este martes cerca de la Tierra a una velocidad de 43.000 kilómetros por hora, según la página web del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

La roca espacial es aproximadamente del mismo tamaño que el meteoro que en 2013 explotó por fricción atmosférica sobre la ciudad rusa de Cheliábinsk, donde dejó 1.500 heridos y daños en casi 7.000 edificios.

El 2021 EQ3 pasó a una distancia de 278.000 kilómetros de nuestro planeta, lo que equivale a a 0,72 veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

Sin embargo, ese no fue el único asteroide en aproximarse a la Tierra este martes. En la misma jornada se dieron los acercamientos del 2021 EJ3, de 10 metros de largo, que pasó a solo 759.610 kilómetros; del 2021 EW3, de 16 metros, a 2,4 millones de kilómetros; y del 2021 DT, de 34 metros, a poco más de siete millones de kilómetros.

Por otro lado, estas aproximaciones serían solo un ‘preludio’ de la inminente visita del 2001 FO32, el asteroide más grande que previsiblemente pasará este año cerca de la Tierra, y que estará a su distancia mínima de nuestro planeta el próximo 21 de marzo.

Un asteroide sobrevolará cerca de la Tierra entre el viernes y el sábado, según EarthSky. Apophis, un asteroide que se extiende más de 399 metros, estará a más de 16 millones de kilómetros de nuestro planeta o 44 veces más lejos que la Luna, el 5 de marzo a las 8:15 de la noche hora de Miami.A diferencia de la conjunción (alineación) de planetas este viernes, es probable que no sea visible a simple vista, señaló Beatty. Los observadores de estrellas pueden ver el sobrevuelo del asteroide en línea de forma gratuita a través del Proyecto del Telescopio Virtual en Roma.

Cuando el asteroide fue descubierto por primera vez en 2004, los científicos creían que el asteroide tenía una pequeña posibilidad de chocar con la Tierra en 2029, comentó Beatty.

Había una posibilidad entre 10.000 de que el asteroide chocara con la Tierra, pero dado el daño que causaría, «una en 10.000 es inaceptable desde nuestro punto de vista de la humanidad», agregó.

Afortunadamente, el sobrevuelo de Apophis en 2013 permitió a los científicos recopilar mejores mediciones y los nuevos números muestran que las posibilidades son extremadamente bajas, añadió Beatty.

Dijo que el gran asteroide aún pasará cerca en 2029, a unos 38.000 kilómetros de la Tierra, según EarthSky, y será más fácil de ver en el cielo en comparación con el sobrevuelo de 2021.

Alineación planetas
En la mañana del viernes, los planetas más grandes y más pequeños del sistema solar se alinearon.

Mercurio y Júpiter aparecieron en conjunción justo encima del horizonte, según la NASA.

Una conjunción es cuando dos objetos aparecen muy juntos en el cielo, pero en realidad pueden estar separados por millones de kilómetros, según Thomas Beatty, astrónomo asistente del Observatorio Steward de la Universidad de Arizona en Tucson.

Es similar a un tiovivo, dijo, con ciertos animales alineándose mientras giran alrededor del centro de la atracción.

Lluvias de meteoritos
Hay que esperar un poco hasta la próxima lluvia de meteoritos, las populares Líridas en abril. Las Líridas alcanzarán su punto máximo el 22 de abril y se verán mejor en el hemisferio norte. La Luna estará llena en un 68%, según la Sociedad Estadounidense de Meteoros.

Las Eta Acuáridas les siguen al poco tiempo, alcanzando su punto máximo el 5 de mayo cuando la Luna está llena en un 38%. Esta lluvia se ve mejor en los trópicos del sur, pero aún producirá una lluvia media para aquellos al norte de la línea ecuatorial.

Descubren una familia de estrellas en la Vía Láctea
La Vía Láctea vista desde el Glacier Point Trailside en el Parque Nacional Yosemite, California.

Las Delta Acuáridas también se ven mejor desde los trópicos del sur y alcanzarán su punto máximo entre el 28 y el 29 de julio, cuando la Luna esté llena en un 74%.

Curiosamente, otra lluvia de meteoritos alcanza su punto máximo en la misma noche: los Alfa Capricornidos. Aunque esta es una lluvia mucho más débil, se sabe que produce algunas bolas de fuego brillantes durante el pico. Y será visible para aquellos a ambos lados de la línea ecuatorial.

La lluvia de meteoros de las Perseidas, la más popular del año, alcanzará su punto máximo entre el 11 y el 12 de agosto en el hemisferio norte cuando la Luna esté llena solo en un 13%.

 La lluvia de meteoros de las perseidas
Aquí está el calendario de la lluvia de meteoros para el resto del año, según el pronóstico de la lluvia de meteoritos de EarthSky.

8 de octubre: Dracónidas
21 de octubre: Oriónidas
4 al 5 de noviembre: Táuridas del Sur
11 al 12 de noviembre: Táuridas del Norte
17 de noviembre: Leónidas
13 al 14 de diciembre: Gemínidas
22 de diciembre: Úrsidas
Eclipses solares y lunares
Este año, habrá dos eclipses de Sol y dos eclipses de Luna, y tres de ellos serán visibles para algunos en América del Norte, según The Old Farmer’s Almanac.

Un eclipse total de Luna ocurrirá el 26 de mayo, mejor visible para aquellos en el oeste de América del Norte y Hawai desde las 4:46 hasta las 9:51 de la mañana hora de Miami.

FOTOS | Así se vio el eclipse total solar
El 10 de junio se producirá un eclipse anular de sol, visible en el norte y noreste de América del Norte desde las 4:12 hasta las 9:11 de la mañana hora de Miami. El Sol no estará completamente bloqueado por la Luna, así que asegúrese de usar anteojos de eclipse para ver este evento de manera segura.

El 19 de noviembre verá un eclipse parcial de Luna, y los observadores del cielo en América del Norte y Hawai pueden verlo entre la 1 y las 7:06 de la mañana hora de Miami.

Y el año termina con un eclipse total de sol el 4 de diciembre. No se verá en América del Norte, pero los de las Islas Malvinas, el extremo sur de África, la Antártida y el sureste de Australia podrán detectarlo.

Planetas visibles
Los observadores del cielo tendrán múltiples oportunidades para detectar los planetas en nuestro cielo durante ciertas mañanas y noches a lo largo de 2021, según la guía planetaria Farmer’s Almanac.

Es posible ver la mayoría de estos a simple vista, con la excepción del distante Neptuno, pero los binoculares o un telescopio proporcionarán la mejor vista.

Mercurio se verá como una estrella brillante en el cielo de la mañana del 28 de febrero al 20 de marzo, del 27 de junio al 16 de julio y del 18 de octubre al 1 de noviembre. Brillará en el cielo nocturno del 3 de mayo al 24 de mayo, del 31 de agosto al 21 de septiembre y del 29 de noviembre al 31 de diciembre.

Venus, nuestro vecino más cercano en el sistema solar, aparecerá en el cielo occidental en las tardes al anochecer del 24 de mayo al 31 de diciembre. Es el segundo objeto más brillante de nuestro cielo después de la Luna.

Marte hace su aparición rojiza en el cielo de la mañana entre el 24 de noviembre y el 31 de diciembre y será visible en el cielo de la tarde entre el 1 de enero y el 22 de agosto.

Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema solar, es el tercer objeto más brillante de nuestro cielo. Estará en exhibición en el cielo de la mañana entre el 17 de febrero y el 19 de agosto. Búscalo en las noches del 20 de agosto al 31 de diciembre, pero estará más brillante del 8 de agosto al 2 de septiembre.

Otros planetas: Saturno, Urano y Neptuno
Los anillos de Saturno solo son visibles a través de un telescopio, pero el planeta en sí todavía se puede ver a simple vista las mañanas del 10 de febrero al 1 de agosto y las tardes del 2 de agosto al 31 de diciembre. Estará en su punto más brillante entre el 1 y el 4 de agosto.

Los binoculares o un telescopio lo ayudarán a detectar el resplandor verdoso de Urano en las mañanas del 16 de mayo al 3 de noviembre y las tardes del 1 de enero al 12 de abril y del 4 de noviembre al 31 de diciembre, Su punto más brillante será entre el 28 de agosto y el 31 de diciembre.

Y nuestro vecino más distante del sistema solar, Neptuno, será visible a través de un telescopio las mañanas del 27 de marzo al 13 de septiembre y las tardes del 14 de septiembre al 31 de diciembre. Será más brillante entre el 19 de julio y el 8 de noviembre.

El asteroide 99942 Apophis, conocido como “Dios del caos”, fue fotografiado por el Virtual Telescope Project. Para lograr la imagen, se utilizó la unidad del telescopio robótico Elena con una única exposición de 300 segundos del cielo.

El 99942 Apophis pasará cerca de nuestro planeta el próximo 6 de marzo. Virtual Telescope Project logró tomarle una foto.

El Apophis es el asteroide potencialmente más peligroso para la Tierra. Su tamaño real se estima en unos 340 metros de ancho y una colisión sería devastadora para la Tierra.

Este asteroide llamó la atención de los astrónomos en 2004, cuando se pensaba que existían chances de colisión para 2029. Sin embargo, con el paso del tiempo esa hipótesis fue descartada y ahora se cree que será una gran oportunidad para estudiarlo.

“El acercamiento de Apophis en 2029 será una oportunidad increíble para la ciencia. Observaremos el asteroide con telescopios ópticos y de radar. Con las observaciones de radar, podríamos ver detalles de la superficie”, manifestó la científica de la NASA Marina Brozovi.

Según estimaciones, el 13 de abril de 2029, el “Dios del caos” pasará a unos 31.000 kilómetros de la Tierra. Se trata de una distancia inferior a varios dispositivos que orbitan nuestro planeta.

Por lo pronto, el próximo 6 de marzo volará a 15 millones de kilómetros de la Tierra. De esta manera, será más brillante para los telescopios, sin representar ningún tipo de peligro.

La Tierra perderá para siempre en los primeros días de febrero su miniluna 2020 SO, que el pasado mes de noviembre comenzó a orbitar nuestro planeta, informa el portal EarthSky.

El pequeño objeto, de apenas entre 6 y 14 metros de diámetro, fue descubierto en septiembre de 2020. Los expertos de la NASA calcularon que se desplazaba a 3.025 km/h, una velocidad demasiado baja para un asteroide.

El pasado 1 de diciembre alcanzó su punto más cercano a la Tierra, pasando a tan solo 50.000 kilómetros de nosotros, o el equivalente al 13 % de la distancia lunar. Entonces fue identificado como el cohete propulsor Centaur, lanzado hacia la Luna con la misión Surveyor 2 a mediados de los años 60 del siglo pasado.

La NASA descubre un exoplaneta de 10.000 millones de años, un 50 % más grande que la Tierra

El próximo 2 de febrero la miniluna hará un último acercamiento a nuestro planeta, pasando en esta oportunidad a 220.000 kilómetros (el 58 % de la distancia entre la Tierra y la Luna).

Para el mes de marzo se alejará para siempre de su órbita terrestre y se convertirá en otro de los objetos que orbitan alrededor del Sol.

Y para darle una despedida, el proyecto del Telescopio Virtual en Roma mostrará en vivo el último acercamiento de 2020 SO a través de una transmisión que comenzará a las 22:00 GMT del 1 de febrero (16:00 en Ciudad de México, 17:00 en Bogotá, 18:00 en Caracas, 19:00 en Buenos Aires y 23:00 en Madrid).

Nuestro planeta está girando cada vez más rápido según lo que detectaron los relojes atómicos y cada año tiene una menor duración.

Tras la creación en 1960 de relojes atómicos de alta presión que tienen la capacidad de leer, los científicos lograron determinar la verdadera rotación del planeta tierra y durante este último año la variación de milisegundos fue 1.4602, un verdadero desfase temporal, indicó Filo News.

Cada milisegundo es menos tiempo para los días, esto quiere decir que los años duran cada vez menos y para el 2021 se espera que suceda lo mismo. Desde 1973 que no se repetia que un año rote tan velozmente alrededor del sol y el día más rápido del pasado 2020 fue el 19 de julio, cuando la Tierra rotó 1,4602 milisegundos por debajo de lo normal.

Según explicaron varios científicos, se espera que este año el promedio de duración de los días baje 0,05 milisegundos. Si bien es una cifra indescriptible para los humanos, tiene un gran impacto porque los satélites y los equipos de comunicaciones se basan en la alineación del tiempo real con el tiempo solar.

“Ciertamente es correcto que la Tierra esté girando más rápido ahora que en cualquier momento de los últimos 50 años. Es muy posible que se necesite un segundo intercalar negativo si la tasa de rotación de la Tierra aumenta más, pero es demasiado pronto para decir si es probable que esto suceda”, explicó el científico investigador principal del grupo de frecuencia y tiempo del Laboratorio Nacional de Física, Peter Whibberley.

La temperatura de la Tierra alcanzó o se acercó a niveles récord en 2020, informaron grupos meteorológicos globales el jueves.

Mientras la NASA y otras organizaciones dijeron que el 2020 superó a 2016 o al menos empató como el año más caliente desde que se llevan registros, la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA por sus siglas en inglés) y otras agencias sostuvieron que el año pasado ocupó un cercano segundo o tercer puesto.

“Mientras sigamos generando la contaminación con carbón, prevemos que el planeta se calentará”, dijo el climatólogo Michael Mann, quien no participó de las mediciones. “Y es precisamente lo que vemos”.

Los científicos dijeron que bastaba mirar al exterior: “Vimos las olas de calor. Vimos los incendios. Vimos el (derretimiento del) Ártico”, dijo el climatólogo jefe de la NASA, Gavin Schmidt. Pronosticamos más calor y es exactamente lo que sucedió».

NOAA dijo que la temperatura promedio de 2020 fue de 14,88 grados Celsius, unas centésimas de grado por debajo de 2016. La NASA dijo que 2020 estaba esencialmente empatado con 2016. El grupo europeo Copérnico coincidió que estaban empatados como el año más caliente, con una diferencia de una fracción insignificante. La agencia meteorológica de Japón halló que 2020 fue más cálido que 2016, pero otros científicos japoneses dijeron que ocupó un cercano tercer puesto detrás de 2016 y 2019. La Organización Meteorológica Mundial, la agencia meteorológica británica y el equipo de Berkeley Earth dieron el récord a 2016.

Primero o segundo tiene poca importancia, “pero el hecho crucial a tener en cuenta es que las tendencias a largo plazo de la temperatura son muy claramente arriba, arriba y arriba”, dijo Schmidt, jefe del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, que rastrea las temperaturas. “Estamos en una situación en la que expulsamos el sistema climático de los límites dentro de los cuales se ha encontrado durante decenas de miles o quizás millones de años”.

Todas las agencias coinciden que los seis años más cálidos desde que se llevan registros son los transcurridos desde 2015. Los 10 más cálidos han sido desde 2015, y los científicos dicen que el calentamiento es provocado por el uso de carbón, petróleo y gas natural.

Las temperaturas de los últimos seis o siete años “indican verdaderamente una aceleración en el ascenso de las temperaturas globales”, dijo Russ Vose, de los Centros Nacionales de Información Ambiental de NOAA. Aunque el aumento de las temperaturas evidentemente se ha acelerado desde la década de 1980, todavía no se puede discernir una aceleración más reciente, dijo Schmidt.

El calor excepcional del año pasado “es un recordatorio más del avance implacable del cambio climático, que destruye vidas y medios de vida en todo el planeta”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en un comunicado. “Hacer las paces con la naturaleza es la tarea crucial del siglo XXI”.

Fuente: El Nuevo Herald

Una estimación realizada por el Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (IERS), prevé que el 2021 sea el año más corto en décadas.

Según los cálculos, un día promedio en 2021 será 0,05 milisegundos menos que 86.400 segundos, por lo que a lo largo de todo el año, los relojes atómicos habrán acumulado un desfase de unos 19 milisegundos, algo que no ocurre desde 1937.

ROTACIÓN ACELERADA DE LA TIERRA

La duración de un día solar promedio puede variar en milisegundos (1 milisegundo equivale a 0,001 segundos). Esto depende de la velocidad de rotación de la Tierra, que varía constantemente debido al complejo movimiento de su núcleo fundido, océanos y atmósfera, además de otros efectos.

Para determinar la duración real de un día, los científicos del IERS calculan la velocidad exacta de la rotación de la Tierra midiendo los momentos precisos en que una estrella fija pasa por una determinada ubicación en el cielo cada día. Esta medida se expresa como Tiempo Universal (UT1), un tipo de tiempo solar.

Antes del año 2020, el día más corto registrado desde 1973 fue el 5 de julio de 2005, cuando la rotación de la Tierra tomó un total de 1,0516 milisegundos, es decir, menos de 86.400 segundos.

Sin embargo, a mediados de 2020, la Tierra logro batir ese récord no menos de 28 veces. El día más corto llegó el 19 de julio, cuando la Tierra completó su rotación en 1,4602 milisegundos menos de 86.400 segundos. Según las estimaciones, en 2021 se volverá a batir ese récord.

Fuente: Telefe