Tag

Biden

Browsing

La decisión, adelantada el martes por la Casa Blanca, se hará efectiva antes del 11 de septiembre, fecha en que se cumplen 20 años de los atentados de la red islamista Al Qaeda contra las Torres Gemelas.

El presidente Joe Biden anunciará este miércoles formalmente la retirada de todas las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre, al tiempo que dará detalles sobre el cronograma de repliegue y su visión sobre el futuro del país asiático.

La decisión, adelantada el martes por la Casa Blanca, se hará efectiva antes del 11 de septiembre, fecha en que se cumplen 20 años de los atentados de la red islamista Al Qaeda contra las Torres Gemelas de Nueva York y el edificio del Pentágono.

Los ataques con aviones comerciales secuestrados del 11 de septiembre de 2001 motivaron la invasión estadounidense de Afganistán que derrocó a los talibanes, luego de que este movimiento islamista se negara a entregar a los líderes de Al Qaeda.

Biden presentará su visión para el futuro de Afganistán y detallará el cronograma de retirada de las tropas durante una intervención en la Casa Blanca a las 14.15 (las 15.15 de Argentina), informó la Casa Blanca.

La decisión de retirar las tropas en el otoño del hemisferio norte incumple el plazo del 1 de mayo pactado en un acuerdo de paz alcanzado el año pasado entre los insurgentes talibanes y el Gobierno de Trump
Luego se dirigirá al Cementerio Nacional de Arlington para honrar el sacrificio de los estadounidenses que pelearon y murieron en Afganistán en estos 20 años de guerra, la más prolongada de todas las que ha peleado Estados Unidos.

La decisión de la retirada

La decisión de retirar las tropas en el otoño del hemisferio norte incumple el plazo del 1 de mayo pactado en un acuerdo de paz alcanzado el año pasado entre los insurgentes talibanes y el Gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump. Sin embargo, la retirada será definitiva y no dejará lugar a ninguna extensión de la presencia de las tropas, dijeron funcionarios.

El secretario de Estado, Antony Blinken, dijo que había llegado el momento de que las fuerzas estadounidense regresasen «a casa», y que Washington elaboraría un plan de retirada «coordinado» con sus aliados de la OTAN, informó la agencia de noticias AFP.

«Juntos hemos alcanzado los objetivos que nos propusimos. Y ahora es el momento de traer a casa a nuestras tropas», dijo Blinken antes de mantener conversaciones con sus socios de la OTAN en Bruselas.

El acuerdo de febrero de 2020 del Gobierno de Trump con los talibanes establecía que la retirada se haría a cambio de la promesa de los insurgentes de no respaldar a Al Qaeda
La ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, aseguró que la OTAN probablemente se unirá a Estados Unidos en la retirada de sus tropas para septiembre. «Siempre dijimos: iremos juntos, nos iremos juntos», declaró a la televisión pública ARD.

Y según el periódico británico The Times, el Reino Unido también retirará sus aproximadamente 750 soldados. El Gobierno no desmintió la información.

El acuerdo de febrero de 2020 del Gobierno de Trump con los talibanes establecía que la retirada se haría a cambio de la promesa de los insurgentes de no respaldar a Al Qaeda y a otros extremistas extranjeros, la razón que llevó a la invasión estadounidense de 2001.

Hace una década, Estados Unidos tenía unos 100.000 soldados en Afganistán. Al final de la presidencia de Trump, la cifra se había reducido a 2.500.

La retirada comenzará en mayo y el retraso se explica en gran medida por razones logísticas, aunque las tropas posiblemente salgan de Afganistán mucho antes del 11 de septiembre
Según funcionarios, la retirada comenzará en mayo y el retraso se explica en gran medida por razones logísticas, aunque las tropas posiblemente salgan de Afganistán mucho antes del 11 de septiembre.

La decisión de Biden coincide con el anuncio de Turquía de acoger del 24 de abril al 4 de mayo una conferencia de paz respaldada por Estados Unidos que reunirá al Gobierno afgano, a los talibanes y a socios internacionales.

Su objetivo es lograr algún tipo de acuerdo político y el «fin del conflicto», según el Ministerio de Relaciones Exteriores turco.

Pero Mohammad Naeem, vocero de la oficina de los talibanes en Qatar, dijo que los insurgentes no participarán en ninguna conferencia «antes de que todas las fuerzas extranjeras se hayan retirado por completo».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, mantuvo una conversación telefónica con su par ruso Vladimir Putin en la que lo invitó a celebrar una cumbre en un tercer país para procurar mejorar las relaciones bilaterales, informó la Casa Blanca en un comunicado.

«El presidente Biden reafirmó su meta de construir relaciones estables y predecibles con Rusia, consistentes con los intereses de EEUU, y propuso una cumbre en un tercer país en los próximos meses para discutir toda la gama de temas», señala el texto.

Según la Casa Blanca, los mandatarios también discutieron en su conversación telefónica esfuerzos para promover un diálogo estratégico en una amplia gama de temas relacionados con control de armas y seguridad, indicó la agencia de noticias Sputnik.

El Kremlin, por su parte, informó que ambos mandatarios dialogaron sobre «los problemas principales relacionados con la seguridad global».

«Ambas partes expresaron su disposición de continuar el diálogo sobre los principales temas relacionados con la garantía de la seguridad global, algo que corresponde no solo a los intereses de Rusia y EEUU, sino además de toda la comunidad internacional», destaca el comunicado emitido por Moscú.

En la conversación, según Washington, Biden también pidió a Putin reducir las tensiones en Ucrania, en relación a la anexión que realizó Moscú en 2014 de la estratégica península de Crimea.

Biden «hizo énfasis en el inquebrantable compromiso de EEUU con la soberanía e integridad territorial de Ucrania», señala el comunicado.

El asistente especial del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y director senior para el Hemisferio Occidental, Juan González, y la subsecretaria interina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung, viajarán del 11 al 15 de abril a Colombia, Argentina y Uruguay para interactuar con funcionarios gubernamentales.

Así lo informó el sitio oficial de la Casa Blanca y precisó que en Bogotá los funcionarios «debatirán sobre recuperación económica, seguridad y desarrollo rural, la crisis migratoria venezolana y el liderazgo climático regional de Colombia».

Además, señaló que en Argentina y Uruguay, González y Chung «debatirán las prioridades regionales, incluido el abordaje de los desafíos de la crisis climática y la pandemia de COVID-19 y las amenazas a la democracia, los derechos humanos y la seguridad en nuestro hemisferio y en todo el mundo».

La Administración del presidente Joe Biden enfrenta un récord histórico con la llegada en marzo pasado a la frontera de EE.UU. con México de 18.890 inmigrantes menores de edad solos, la cifra máxima para un solo mes desde que la actual autoridad migratoria empezó a contabilizar esos datos en 2009.

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), el número de pequeños interceptados en marzo dobla el total de febrero, cuando esa agencia detuvo 9.271 pequeños.

La administración de Biden lanzó una campaña para justificar por qué necesita aumentar los impuestos a las corporaciones para financiar su plan de infraestructura de US$ 3 billones, que ya enfrenta una gran oposición. Sin embargo, el miércoles el presidente Joe Biden también dejó la puerta abierta para negociar una de las disposiciones más polémicas: subir la tasa del impuesto corporativo al 28%.

«Estoy muy abierto, pero tenemos que pagar por esto», dijo Biden a periodistas tras sus declaraciones sobre el Plan de Empleo de Estados Unidos. «Hay muchas otras formas en las que podemos hacerlo. En mi opinión, he presentado la mejor forma, la más racional, la forma más justa de pagar por ello. Pero también hay muchas otras formas, y estoy abierto», dijo.

El presidente invitó a republicanos y a otras personas a que se reúnan con él, aunque advirtió que no aceptará una definición limitada de infraestructura que incluya solo elementos como carreteras y puentes.

Tiempo atrás, el presidente realizó una invitación similar a propósito de su plan de alivio frente al covid-19 de US$ 1,9 billones. Sin embargo, no hizo ningún cambio a la propuesta tras su encuentro con un grupo pequeño de legisladores del Partido Republicano que planteaban una versión del proyecto de unos US$ 600.000 millones. El miércoles, Biden dijo que podría haber trabajado con ellos si hubieran apoyado una versión más amplia, pero «no se movieron ni un centímetro». El Congreso finalmente aprobó el paquete de estímulo sin el apoyo de los republicanos.

La secretaria del Tesoro defiende el plan
La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, señaló el miércoles que la recaudación de impuestos a las corporaciones ha caído a su nivel mínimo desde la Segunda Guerra Mundial. Yellen dijo que la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos (TCJA, por sus siglas en inglés) de 2017 de los republicanos no atrajo nueva producción o inversiones a Estados Unidos. Por el contrario, le dio incentivos a las empresas para enviar trabajadores y ganancias al extranjero.

Además, otros países bajaron sus tasas corporativas en respuesta a la rebaja de Estados Unidos, dijo en una llamada telefónica con periodistas.

«La TCJA no solo perpetuó esta carrera al fondo, también puso a Estados Unidos en desventaja en la carrera», dijo Yellen sobre los recortes de impuestos de los republicanos. También expuso sus argumentos en un artículo de opinión en el Wall Street Journal el miércoles.

Yellen argumentó que la propuesta de la administración —denominada plan fiscal «Hecho en Estados Unidos»— haría que el país sea más competitivo y eliminaría los incentivos para operar en el extranjero. De esta manera quedarían más ingresos en Estados Unidos que pueden usarse para financiar los US$ 2 billones que Biden quiere invertir en carreteras, puentes, banda ancha, energía limpia, atención a los adultos mayores y otras medidas.

En términos generales, como resultado de los recortes de impuestos de años anteriores, EE.UU. recauda ahora solo alrededor del 16% del PIB en ingresos fiscales federales. Esto supone un descenso de cerca de cuatro puntos porcentuales en las últimas dos décadas.

¿En qué podría ceder el Gobierno?
Sin embargo, la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, señaló el miércoles que el presidente está dispuesto a llegar a un acuerdo sobre la propuesta de aumento de la tasa de impuesto corporativo al 28%, pero igual pidió al Congreso que «actúe en grande».

Biden había encargado al gabinete que «trabajara con la oposición y de manera bipartidista» para pagar el plan, dijo. Si bien la administración propone invertir durante ocho años y reembolsar el dinero en 15 años, Raimondo dijo que los funcionarios están abiertos a discutir el reembolso en 20 años y elevar la tasa a una cifra inferior al 28%.

«Lo que le imploro a la comunidad empresarial que no haga es decir: ‘No nos gusta el 28%. Nos vamos, no lo vamos a discutir’. Eso es inaceptable «, dijo. «Vengan a la discusión y resuelvan el problema con nosotros para elaborar un plan razonable y responsable», agregó.

Raimondo pidió una «discusión» con los líderes del Congreso y encargó a los opositores que digan «cuál creen que es un plan alternativo razonable», siempre y cuando no «perjudique a Estados Unidos».

El presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció este martes que adelantó la fecha límite para que los estados extiendan la elegibilidad de vacunas contra el covid-19 a todos los adultos del país. El nuevo plazo está casi dos semanas antes del previsto inicialmente.

En este momento, todos los estados han abierto la elegibilidad al público o han anunciado cuándo planean hacerlo. Bajo ese marco, Biden anunció que cada adulto en el país será elegible para ser vacunado desde el 19 de abril, en lugar de la fecha límite anterior que fijó el mandatario el 1 de mayo.

Joe y Jill Biden alientan a los estadounidenses a vacunarse durante el mensaje de Pascua
En declaraciones desde la Casa Blanca después de visitar un centro de vacunación en Alexandria, Virginia, Biden dijo que se han administrado 150 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus en sus primeros 75 días en el cargo, en línea con el objetivo declarado de 200 millones de inyecciones para su día 100 de gestión.

Si bien el presidente estaba satisfecho con el progreso, enfatizó que Estados Unidos debe continuar intensificando los esfuerzos para combatir la pandemia.

«Sabemos lo que tenemos que hacer. Tenemos que impulsar todo un enfoque gubernamental que movilice a todo el país y nos ponga en pie de guerra para vencer realmente a este virus. Y eso es lo que hemos estado haciendo, obteniendo suficiente suministro de vacunas, movilizando más vacunadores, creando más lugares para vacunarse, y ahora estamos administrando un promedio de 3 millones de inyecciones por día, más de 20 millones de inyecciones por semana», dijo Biden.

Biden destacó que EE.UU. reportó más de 4 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus administradas en un solo período de 24 horas el fin de semana pasado. Ese récord se produjo al mismo tiempo que los funcionarios federales pusieron a los empleados de Johnson & Johnson a cargo de una instalación de Baltimore, que impidió fabricar otra vacuna de AstraZeneca después de que un error de ingrediente arruinara potencialmente 15 millones de dosis de una sola inyección.

La semana pasada, Biden señaló que el 90% de los adultos serán elegibles para recibir la vacuna contra el coronavirus antes del 19 de abril. Además de contar con un sitio de inmunización a 8 kilómetros de donde viven. El presidente dijo que el número de farmacias que participan en el programa federal de vacunación aumentaría de las 17.000 ubicaciones actuales a 40.000.

En ese momento, el mandatario indicó que su administración abriría 12 sitios adicionales de vacunación masiva administrados por el gobierno federal. La semana pasada se anunciaron nuevos lugares en Tennessee, Wisconsin, Maryland, Carolina del Sur, Colorado y Minnesota.

En EE.UU., 17% de población está completamente vacunada 

CNN reportó anteriormente que los 50 estados ya anunciaron cuándo planean extender la vacunación a todas las personas elegibles, si es que aún no lo han hecho. Nueva Jersey, Dakota del Sur y Nebraska proyectaron ampliar la elegibilidad a los mayores de 16 años antes de la nueva fecha límite de Biden. Y actualmente otros estados planean abrir la elegibilidad para el 1 de mayo. Se espera que el presidente reconozca el esfuerzo de los gobernadores para cumplir con su plazo anterior.

Biden tiene programado visitar este martes un sitio de vacunación en Alexandria, Virginia. Y luego se espera que, desde la Casa Blanca, ofrezca declaraciones sobre el estado de la vacunación. Y sería en ese momento que mencionaría que se han administrado 150 millones de dosis de la vacuna contra el covid-19 dentro de sus primeros 75 días en el cargo. Lo que está en línea con el objetivo de 200 millones de inyecciones para su día número 100 en el cargo.

Biden promocionará cómo EE.UU. reportó más de 4 millones de dosis de vacunas administradas en un período de 24 horas el fin de semana pasado. Ese récord ocurrió al mismo tiempo que funcionarios federales pusieron a trabajadores de Johnson & Johnson a cargo de una instalación de Baltimore e impidieron al lugar fabricar otra vacuna de AstraZeneca, después de que un error de ingredientes arruinara potencialmente 15 millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson.

Biden anuncia que el 90% de los adultos será elegible para la vacuna en tres semanas

Mientras otras naciones piden más vacunas, incluidas las de EE.UU., Biden también planea decir este martes que este es el primer país en administrar 150 millones de inyecciones. Según Our World in Data, EE.UU. había administrado más de 165 millones de dosis hasta la noche de este lunes. Mientras, China en segundo lugar había administrado un poco menos de 140 millones de vacunas.

El presidente afirmará que más del 75% de las personas mayores de 65 años recibieron una dosis y más del 55% de ellos están completamente vacunados. Esto según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). En comparación, esa cifra era del 8% cuando Biden asumió el cargo.

El anuncio llegará mientras la administración de Biden continúa aumentando su esfuerzo nacional de vacunación. Justamente, con el enfoque de distribuir las vacunas de manera equitativa en todo el país a las áreas en riesgo y desatendidas.

Biden ha utilizado fondos federales para crear nuevos centros comunitarios de vacunación en todo el país. También para inaugurar clínicas móviles de vacunación y asociaciones de proveedores que permitan llegar a áreas urbanas y comunidades rurales desatendidas.

Recientemente, su administración también lanzó una campaña nacional de promoción de vacunas. Es esfuerzo busca alentar a los estadounidenses que están dudosos sobre vacunarse con fondos de su paquete de ayuda económica por covid-19 de US$ 1,9 billones.

Biden cumple objetivo de aplicar 100 millones de vacunas
Mientras más y más estadounidenses se vacunan, el gobierno de Biden se dispone a crear un conjunto de estándares para que las personas demuestren que han sido inmunizadas contra el covid-19, ha reportado CNN.

Un funcionario le dijo previamente a CNN que están trabajando con una variedad de empresas en dichos estándares. Entre ellas, organizaciones sin fines de lucro y empresas de tecnología, explicó. También dijo que es probable que aún falten semanas para que se finalicen.

Biden ha enfatizado que el país está vacunando a un número récord de estadounidenses. Sin embargo, insiste en que la batalla contra el covid-19 está «lejos de ganarse», pues que los casos están aumentando de nuevo.

El presidente ha pedido a todos los gobernadores, alcaldes y líderes locales que mantengan, y en algunos casos restablezcan, el uso obligatorio de mascarillas. Su petición ocurre mientras algunos estados suspendieron los requisitos de máscaras y ahora permiten que los negocios vuelvan a su capacidad total. Todo lo cual está en contra de las pautas de los expertos en salud pública.

Más de 555.600 estadounidenses han muerto por covid-19 hasta el martes por la mañana, según la Universidad Johns Hopkins. Se han administrado aproximadamente 167 millones de vacunas, según los CDC.

El nuevo presidente de los Estados Unidos expresa una actitud más distante hacia Pyongyang que su antecesor. Télam dialogó con especialistas para analizar el cambio de estrategia de la Casa Blanca.

Si en algo busca diferenciarse Joe Biden de Donald Trump es en su relación con Corea del Norte, ya que el presidente estadounidense no piensa reunirse con el líder norcoreano Kim Jong-un, a quien el magnate neoyorquino solía adular para que detenga su programa nuclear.

Esta semana, cuando se le preguntó a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, si Biden se sentaría a dialogar con el presidente Kim, como hizo Trump en el pasado, respondió: «Yo pienso que su enfoque sería completamente diferente, esa no es su intención».

Desde que asumió la Presidencia, el pasado 20 de enero, Biden ha mostrado una actitud «fría» hacia Pyongyang, aunque se manifestó partidario de la vía diplomática, si este país elige el camino de la desnuclearización nuclear.

Las declaraciones de Psaki ocurrieron después de que el país asiático lanzara dos nuevos tipos de misiles balísticos, de corto alcance, lo que provocó que Washington pidiera una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

Durante sus primeros pasos en política exterior, Biden no solo se mostró distante con el Gobierno norcoreano, un aliado de China en la región, sino también con Rusia y su presidente Vladimir Putin, a quien el mandatario calificó recientemente de «asesino», durante un reportaje con la cadena ABC News.

Al respecto, el líder ruso dijo brevemente: «Quien lo dice, lo es».

«La lógica indica que Biden tiene una posición más demócrata, lo cual significa mayor liberalismo. O sea que está en un camino diferente con los Gobiernos no democráticos. Y Corea del Norte pasa a formar parte de este nuevo eje contrario a la democracia junto a China», dijo a Télam el analista Sebastián Vigliero.

El profesor de política internacional de la Universidad de Buenos Aires (UBA), señaló que Rusia «a veces se comporta del lado de EEUU, y otras veces apoya a China, con mucho pragmatismo y cierto equilibrio de poder».

El presidente estadounidense, Joe Biden, prometió este lunes que para el próximo 19 de abril el 90 % de los adultos de Estados Unidos podrán pedir cita para vacunarse contra la covid-19, gracias en parte a medidas para distribuir la vacuna a muchas más farmacias en el país.

Menos de tres semanas después de anunciar que todos los adultos del país podrán reservar cita para vacunarse como muy tarde el primero de mayo, Biden quiso establecer una meta aún más optimista, espoleada por el rápido ritmo de vacunación en muchos estados.

Mientras los desacuerdos entre la Argentina y los Estados Unidos se hacen más visibles, el gobierno de los Estados Unidos evalúa volver a apelar a la Enmienda 232, que le otorga facultades al Presidente a modificar aranceles de importación invocando cláusulas de seguridad nacional para reponer los aranceles a la Argentina que gravaban con 10% al aluminio y 25% al acero. En el caso del aluminio, la presión de los productores de ese país, y la intención de eventualmente favorecer a Canadá en detrimento de la Argentina, podría hacer más probable el movimiento.

Inclusive, el cupo actual de 180.000 toneladas anuales de importación podría ser reducido con el fin de promover la sustitución de aluminio importado hacia proveedores locales o canadienses. Si bien la economía norteamericana se recupera a pasos acelerados de la crisis de Covid-19, el empleo sigue en niveles deprimidos y en ese marco, la administración demócrata busca acelerar la recuperación de puestos de trabajo apelando a una moderada protección de su industria manufacturera.

La negociación entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional está trabada por ahora, a pesar de los esfuerzos del ministro Martín Guzmán, quien goza de una mejor imagen que la del Gobierno en general. El ministro viajó esta semana a los Estados Unidos para intentar convencer a Kristalina Georgieva de reprogramar los próximos vencimientos de deuda.

Sin embargo, desde el Poder Ejecutivo norteamericano envían señales negativas a la administración argentina. Por un lado, está confirmado que la Secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen no recibirá a Guzmán en su visita a Washington DC. Eso se suma al traspié del ministro en el Banco Mundial, en donde no fue recibido por su Presidente, David Malpass y donde tuvo que interceder Alberto Fernández para conseguir una audiencia por zoom. Difícilmente esto se modifique en relación al BID, donde tampoco habría interés de su Presidente Claver-Carone de reunirse con el ministro.

Además, uno de los principales asesores de la Secretaria Yellen es David Lipton, ex número 2 de Christine Lagarde en el Fondo, quien dejó claro en las últimas horas su malestar por la postura agresiva hacia los Estados Unidos y el FMI del Gobierno argentino.

Desde hace muchos años los aranceles de importación para el aluminio y el acero en los Estados Unidos se situaban en 0%. Durante la administración Trump, en marzo del 2018, y mediante la resolución 232 que invocaba razones de seguridad nacional, los aranceles fueron elevados al 10% y al 25% respectivamente. Gracias a negociaciones bilaterales llevadas adelante por la administración del ex presidente Macri, Argentina logró quedar exenta de la medida. Ahora, con la intención de dar un mensaje político, no solo a la administración de Alberto Fernández, sino también a toda la región, Biden considera reimponer los aranceles tanto al aluminio como al acero.

Fuente: Cronista

El embajador de Rusia en Estados Unidos aterrizó este domingo en Moscú tras ser llamado a consultas para revisar la relación con Washington luego de que el presidente Joe Biden fuera consultado si su par ruso Vladimir Putin era un asesino y respondiera que «sí».

Putin respondió insinuando que el asesino era Biden y enrostrando a Estados Unidos su pasado y presente de violencia, incluyendo los bombardeos atómicos sobre Japón, las masacres de pueblos originarios y la esclavitud.

Este cruce de reproches dañó todavía más unas ya tensas relaciones entre Moscú y Washington por las acusaciones de injerencia electoral y la decisión de las autoridades rusas de encarcelar al opositor Alexey Navalny.

El embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antonov, aterrizó en el aeropuerto moscovita Sheremetievo por la mañana, informaron las agencias de noticias rusas Tass y Sputnik, tras ser llamado a consultas.

Antes de despegar de Nueva York, el diplomático dijo a las agencias que estaría en Moscú «el tiempo necesario» y que tenía previstas varias reuniones.

Biden hizo su polémica declaración la semana pasada durante una entrevista con la cadena ABC

«La parte rusa siempre ha subrayado que estamos interesados en el desarrollo de las relaciones ruso-estadounidenses en la misma medida en que nuestros pares de Estados Unidos lo están», dijo Antonov, según TASS.

La última vez que Moscú llamó a consultas a un embajador en Estados Unidos fue en 1998 por una campaña de bombardeos occidentales en Irak.

Biden hizo su polémica declaración la semana pasada durante una entrevista con la cadena ABC.

La entrevista tuvo lugar luego de que la inteligencia de Estados Unidos desclasificara un informe en el que afirma que Putin autorizó operaciones para ayudar a Donald Trump a derrotar a Biden en las elecciones de noviembre de 2016.

Putin «pagará un precio» por haber hecho eso, dijo Biden.