Tag

Biden

Browsing

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par de China, Xi Jinping, abordaron «con sinceridad» algunos de los temas que tensaron su agenda bilateral en los últimos años, como Ucrania y Taiwán, y coincidieron en la necesidad de «encontrar la dirección correcta» para evitar un «conflicto», durante un encuentro en Bali, en el marco de la cumbre del G20.

Con banderas de ambos países de fondo, los mandatarios se dieron un apretón de manos para las cámaras presentes antes de mantener el encuentro, el primero en persona desde la llegada del demócrata a la Casa Blanca.

Biden le dijo a su homólogo chino que «no hay sustituto» para las reuniones cara a cara y que estaba comprometido a «gestionar las diferencias para evitar que la competencia se convierta en conflicto».

Por su parte, Xi instó a «encontrar la dirección correcta» para las relaciones bilaterales.

«El mundo está una encrucijada» y «espera que China y Estados Unidos gestionen de forma adecuada su relación», añadió.

Ambos mandatarios «subrayaron su oposición» al uso de armas nucleares en la guerra de Ucrania, señaló la Casa Blanca en un comunicado al concluir la reunión.

 

El presidente estadounidense Joe Biden advirtió este jueves que el huracán Ian puede haber sido el «más letal» en la historia de Florida y afirmó que viajará al lugar «cuando las condiciones lo permitan».

“Este podría ser el huracán más letal en la historia de Florida”, dijo después de una visita a los locales de la agencia a cargo de los desastres naturales (FEMA) en Washington, consignó la agencia AFP.

“Los números aún no están claros, pero recibimos informaciones que dan cuenta de una sustancial pérdida de vidas” por el huracán, que devastó partes de este estado del sureste de Estados Unidos.

El mandatario dijo que “cuando las condiciones lo permitan, iré a Florida”, y añadió que también prevé visitar el territorio insular caribeño de Puerto Rico, que todavía se recupera del huracán Fiona.

Ian, degradado a tormenta tropical, tocó tierra el miércoles por la tarde como huracán de categoría 4 (en una escala de 5) en el suroeste de Florida, antes de continuar su paso por el estado, con fuertes vientos y lluvias torrenciales.

Todavía es demasiado pronto para hacer una evaluación, pero algunos daños materiales ya eran visibles unas horas después del paso del huracán.

En el puerto de Fort Myers, algunas embarcaciones quedaron parcialmente sumergidas y otra encalló en la orilla.

La mañana de este jueves, más de 2,6 millones de viviendas o comercios permanecían sin luz, de un total de 11 millones, según el sitio especializado PowerOutage.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció hoy un paquete de ayuda militar para Ucrania de casi 3.000 millones de dólares, justo cuando se cumplen seis meses de la invasión rusa y cuando la exrepública soviética conmemora el aniversario de su independencia en 1991.

“Estoy orgulloso de anunciar nuestro mayor tramo de asistencia de seguridad a la fecha: aproximadamente 2.980 millones de dólares en armas y equipos a ser entregados a través de la Iniciativa de Asistencia de Seguridad de Ucrania”, dijo Biden en un comunicado.

Biden agregó que este nuevo paquete permitirá a Ucrania adquirir sistemas de defensa aérea, sistemas de artillería y municiones, sistemas aéreos no tripulados y radares para garantizar que pueda seguir defendiéndose “a largo plazo”.

El paquete es aparte de la Autoridad Presidencial de Retiro (PDA), es decir que las armas no saldrán de los inventarios estadounidenses sino que provendrá de contratos con fabricantes de armas, dijo un funcionario a medios estadounidenses.

El viernes pasado, Biden ordenó el último paquete bajo el PDA, que consistió en una transferencia de misiles, armas, artillería, municiones antiblindaje y una flota de vehículos armados para la remoción de minas por 775 millones de dólares.

El funcionario, que habló con los medios bajo condición de anonimato, dijo que el nuevo paquete está destinado a ayudar a Ucrania a asegurar su defensa en el mediano y largo plazo, informó la cadena CNN.

Los anteriores envíos estuvieron centrados en las necesidades inmediatas de armas y municiones de Ucrania e incluyeron material que el Pentágono ya tenía en stock y que podía enviarse rápidamente.

Además de anunciar el envío de ayuda militar, Biden aprovechó la ocasión para felicitar a Kiev por los 31 años de independencia y destacó la resistencia del país que ha “inspirado al mundo”.

“Seis meses de ataques implacables solo han fortalecido el orgullo de los ucranianos en sí mismos, por su país y por sus 31 de independencia”, expresó el mandatario.

“Hoy y todos los días, estamos junto al pueblo ucraniano”.

Los líderes de Estados Unidos, Francia, Alemania y Reino Unido pidieron hoy «contención» militar alrededor de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, la más grande de Europa, después de que en las últimas semanas Moscú y Kiev se acusaran mutuamente de ataques cerca de la planta, ocupada por fuerzas rusas.

El presidente estadounidense Joe Biden y el francés Emmanuel Macron, el canciller alemán Olaf Scholz y el primer ministro británico Boris Johnson pidieron en una conversación telefónica conjunta el envío «rápido» al lugar de una misión de inspectores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), según un comunicado común.

En la charla, los cuatro dirigentes occidentales también «convinieron que se mantiene el apoyo a Ucrania en su defensa ante la agresión rusa», consignó la agencia AFP.

El recrudecimiento de los combates alrededor de la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de ucraniana, hizo resurgir los temores de una catástrofe nuclear y fue objeto la semana pasada de una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El viernes, el OIEA había reiterado su llamado «urgente» a rusos y ucranianos para que actúan con «máxima contención» en la central de Zaporiyia y dijo que mantenía contactos para poder enviar «cuanto antes» una misión de expertos.

El director general de la agencia, el argentino Rafael Grossi, reconoció la voluntad de Kiev y Moscú de aceptar la llegada de este equipo, pero dijo que ahora espera que estos gestos permitan que una misión del organismo pueda alcanzar la mayor central nuclear de Europa.

«Hay una necesidad urgente de rebajar las tensiones y dar los pasos necesarios para garantizar la seguridad nuclear y prevenir cualquier efecto radiológico para la población y el medio ambiente», señaló Grossi en un comunicado, recogido por la agencia Europa Press.

La agencia ya pudo visitar la central nuclear de Chernobil tras el inicio de la ofensiva rusa, pero por ahora no logró acceder a la de Zaporiyia.

Las tropas rusas tomaron el control de esta planta el 4 de marzo, poco después del inicio de la invasión de Ucrania, el 24 de febrero.

Desde fines de julio Moscú y Kiev se vienen acusando mutuamente de bombardear la zona, aunque ambos bandos coinciden en que los niveles de radiación continúan normales, algo que fue ratificado por Grossi, que sin embargo calificó la situación de «alarmante».

Los sucesivos ataques obligaron la agencia ucraniana Energoatom, que todavía gestiona la planta, a apagar cuatro de los seis reactores que alimentan de energía unos 4 millones de hogares ucranianos.

El jefe del OIEA alertó que las acciones militares en la zona entrañan «un peligro muy real de catástrofe nuclear».

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se refirió a las versiones de que Rusia podría utilizar armas químicas e incluso montar una operación de «falsa bandera» para profundizar la avanzada sobre territorio ucraniano.

Consultado en conferencia de prensa sobre esto último, el mandatario fue consultado sobre la existencia de evidencia de que el ejército ruso planeara usar armas químicas contra la población de Ucrania, y fue contundente al advertir que Estados Unidos podría responder militarmente ante el uso de armas químicas: «No voy a hablar sobre (informes de) inteligencia, pero Rusia va a pagar un precio severo si utiliza armas químicas», aseguró.

Días atrás, trascendió que las tropas rusas emplearon bombas de fósforo contra soldados ucranianos en la localidad de Popasna: “Es lo que los nazis llamaban una ‘cebolla ardiente’, eso es lo que los ‘rusistas’ están soltando en nuestras ciudades. Sufrimientos indescriptibles e incendios”, expresó el alcalde de dicha ciudad, Oleksi Biloshytsky.

Desde 1980, el fósforo blanco está prohibido por las Convenciones de Ginebra en las zonas habitadas por civiles, ya que puede causar graves quemaduras a las personas ubicadas dentro su radio de alcance. La exposición al mismo puede causar quemaduras e irritación, y daño al hígado, los riñones, el corazón, los pulmones y los huesos y puede además, provocar la muerte.

El presidente estadounidense, Joe Biden, fustigó este martes a Vladimir Putin por la invasión a Ucrania durante el discurso sobre el Estado de la Unión que brindó ante el Congreso, en el que aseguró que su par ruso «debe pagar» por sus acciones y que está «más aislado que nunca».

«A lo largo de nuestra historia hemos aprendido esta lección: cuando los dictadores no pagan un precio por su agresión, provocan más caos. Siguen avanzando. Y los costes y las amenazas para Estados Unidos y el mundo siguen aumentando», señaló al inicio del discurso ante las dos cámaras del Congreso, cuya primera parte dedicó principalmente al conflicto en Ucrania antes de abordar temas locales.

«La guerra de Putin fue premeditada y no provocada. Rechazó los esfuerzos de la diplomacia. Pensó que Occidente y la OTAN no responderían. Y pensó que podría dividirnos aquí en casa. Putin se equivocó. Estábamos preparados», apuntó Biden, que dijo que las fuerzas de su país no combatirán con las de Rusia en Ucrania.

«Permítanme ser claro: nuestras fuerzas no participan ni participarán en el conflicto con las fuerzas rusas en Ucrania», dijo.

Las tropas estadounidenses fueron desplegadas en Europa no para luchar en Ucrania, «sino para defender a nuestros aliados de la OTAN en caso de que Putin decida seguir avanzando hacia el oeste», aseguró el mandatario.

Biden anunció asimismo que prohibió los vuelos rusos en el espacio aéreo de Estados Unidos, una medida adoptada previamente por la Unión Europea y Canadá.

«Cuando se escriba la historia de esta época, la guerra de Putin contra Ucrania habrá dejado a Rusia más débil y al resto del mundo más fuerte»

«Esta noche anuncio que nos uniremos a nuestros aliados para cerrar el espacio aéreo estadounidense a todos los vuelos rusos, aislando aún más a Rusia y añadiendo una presión adicional a su economía», manifestó.

«Nosotros, los Estados Unidos, estamos con el pueblo ucraniano», expresó Biden, que se mostró conmovido por las imágenes de ciudadanos que bloqueaban tanques rusos con sus cuerpos en Ucrania y dijo que el coraje y la determinación del pueblo ucraniano, entre ellos el presidente Volodimir Zelenski, «inspiran al mundo».

Los congresistas aplaudieron de pie a la embajadora ucraniana en Estados Unidos, Oksana Markarova, que estaba presente por invitación de la primera dama, Jill Biden.

El presidente estadounidense elogió a su vez la capacidad de varios países de unirse para hacer frente a la invasión en Ucrania.

«Nos mantuvimos unidos», dijo. «Contrarrestamos las mentiras de Rusia con la verdad, y ahora que ha actuado, el mundo libre le está pidiendo cuentas», manifestó.

«Putin está ahora más aislado del mundo que nunca», expresó el presidente.

«Cuando se escriba la historia de esta época, la guerra de Putin contra Ucrania habrá dejado a Rusia más débil y al resto del mundo más fuerte», añadió.

Biden anunció asimismo que Estados Unidos irá contra los «oligarcas» que apoyaron a Putin y que el Departamento de Justicia formará un grupo de trabajo para investigar «los crímenes de los oligarcas rusos».

«Esta noche, les digo a los oligarcas rusos y a los líderes corruptos que se llevaron miles de millones de dólares con este régimen violento: no más», expresó.

Ante el impacto que han tenido las sanciones contra Rusia, Biden dijo que Estados Unidos liberará 30 millones de barriles de petróleo de su reserva estratégica como parte de un esfuerzo internacional para estabilizar el mercado y agregó que Washington está «listo para hacer más, si es necesario».

El presidente ucraniano había instado hoy a su par estadounidense a transmitir un mensaje fuerte y «útil» contra la invasión rusa de Ucrania en el discurso del Estado de la Unión.

«Él es uno de los líderes del mundo y es muy importante que el pueblo de Estados Unidos entienda (que) a pesar de que la guerra es en Ucrania… es (una) guerra por los valores de la democracia, libertad», dijo el gobernante ucraniano en una entrevista exclusiva con la cadena estadounidense CNN.

Esta noche, frente al Congreso, Biden dijo que la Covid-19 «ya no debería controlar» las vidas de los estadounidenses, mientras en la mayoría del país el uso de barbijo ya es opcional.

«Seguiremos luchando contra este virus como lo hacemos con otras enfermedades», prometió, pero advirtió sobre la posibilidad de que la enfermedad mute y por eso llamó a «estar en guardia».

Tras 14 meses en el cargo, los índices de confianza en el presidente entre la opinión pública se sitúan en torno al 40% y se pronostica que los republicanos se queden con el control del Congreso en las elecciones de medio mandato de noviembre próximo.

Pese a una economía fuerte, la inflación bate récords nunca vistos en cuatro décadas, desmoralizando a la población.

Por eso, Biden dijo que controlar la inflación es una prioridad mayor en su gobierno.

«Mi principal prioridad es controlar los precios», aseguró, y agregó que su plan reduciría los costos y el déficit.

Para ello, señaló que planea tener más productos «hechos en Estados Unidos» en lugar de estar «a merced de las cadenas de suministro extranjeras».

Por otra parte, dijo que el derecho al aborto en Estados Unidos está «bajo ataque como nunca antes».

«Promover la libertad y la justicia también requiere proteger los derechos de las mujeres», señaló. «Si queremos avanzar, no retroceder, debemos proteger el acceso a la atención médica, para preservar el derecho de la mujer a elegir», afirmó.

Por otra parte, pidió al Congreso que apruebe «de una vez por todas» una reforma migratoria que incluya una vía a la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país, una promesa que quedó relegada de la época de Barack Obama.

En respuesta a este pedido, las legisladoras Marjorie Taylor Greene y Lauren Boebert gritaron «construyan el muro», una frase que solía repetir el expresidente Donald Trump durante su mandato.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó este jueves que su par ruso, Vladimir Putin, «eligió la guerra y enfrentará las consecuencias», a la vez que anunció nuevas sanciones económicas frente a lo que calificó como un «asalto brutal» contra Ucrania.

En una declaración en la Casa Blanca, el mandatario precisó en la mañana de este jueves que Moscú movilizó 175.000 soldados a su país vecino para un ataque que «estaba planeado hace meses».

Por la noche, Biden afirmó que «hay una ruptura total en este momento en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia si continúan en el camino en el que están», y subrayó que la posibilidad de sancionar a Putin «está sobre la mesa».

En tanto, la vocera presidencial, Jen Psaki, dijo en conferencia de prensa, que Washington no veía «ninguna amenaza mayor» de que Rusia vaya a utilizar armas nucleares en la invasión a Ucrania.

La funcionaria subrayó que la Casa Blanca estaba «en contacto» con el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, y «trabajando para brindarle apoyo», en lo que pareció una respuesta al mandatario, que minutos antes se había quejado de que su país quedó en soledad ante el ataque porque «todo el mundo tiene miedo».

Psaki aseguró también que Estados Unidos estaba preparado para recibir refugiados ucranianos, aunque reflexionó que probablemente «la mayoría quiera ir a Europa, a los países vecinos».

Biden había dicho en su primer mensaje que “los militares rusos iniciaron un brutal asalto contra el pueblo de Ucrania, sin provocación, sin justificación y sin necesidad; es un ataque premeditado, Putin lo viene planeando hace meses”.

«Hace semanas vinimos advirtiendo que esto iba a pasar», añadió y apuntó que Moscú «rechazó todas las posibilidades que le dieron Estados Unidos y sus socios para acercar, a través del diálogo, nuestras mutuas preocupaciones de seguridad».

Tras repasar algunos hechos recientes sobre la escalada de tensiones en el este de Ucrania, Biden calificó de «violación flagrante del derecho internacional» la decisión de Putin de reconocer como Estados independientes a Donetsk y Lugansk.

«Putin es el agresor, eligió la guerra y ahora enfrentará las consecuencias», manifestó, dijo que no tiene planes de conversar con él y aseguró que el mandatario ruso se convertirá en «un paria en la escena internacional».

«Sus ambiciones son mucho más grandes que Ucrania; quiere, de hecho, restablecer la antigua Unión Soviética, de eso se trata esto”, explicó al responder preguntas de los periodistas.

«La vasta mayoría del mundo está en oposición total a lo que está haciendo (Putin), desde Asia a Sudamérica, pasando por Europa y el resto del mundo; va a ser un día frío para Rusia, no hay mucha gente que esté saliendo a defenderlo», indicó.

El demócrata aseguró que la invasión va a representar «un costo severo para la economía rusa, tanto de inmediato como con el tiempo», a la hora de anunciar las sanciones «diseñadas para maximizar un impacto a largo plazo en Rusia y minimizar el impacto en Estados Unidos».

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, acusó al líder ruso, Vladimir Putin, de lanzar un ataque «no provocado e injustificado» contra Ucrania y señaló al mandatario de Rusia por apostar por una «guerra premeditada» que provocará pérdidas «catastróficas».

«Solo Rusia es responsable de la muerte y destrucción que traerá este ataque y Estados Unidos y sus aliados y socios responderán de manera unida y decisiva. El mundo hará que Rusia rinda cuentas», indicó Biden en un mensaje que difundió en su cuenta de la red social Twitter.

Biden anunciará este jueves las «consecuencias» para Rusia de lo que considera como un «ataque injustificado», según informó en un comunicado, en el que también precisó que se reunirá ese mismo día con sus pares del G7.

El presidente estadounidense tiene agendada una reunión virtual a puertas cerradas con los líderes del G7 (Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Estados Unidos) a las 14 (GMT) del jueves y más tarde dará un discurso público.

 

El presidente de EE.UU., Joe Biden, afirmó que es «muy probable» que un nuevo ataque al aeropuerto de Kabul ocurra en las próximas 24-36 horas.

«Este ataque [de EE.UU. contra el Estado Islámico] no fue el último. Continuaremos persiguiendo a cualquier persona involucrada en aquel ataque atroz y hacerles pagar por ello», declaró en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

Biden destacó que «la situación en el terreno sigue siendo extremadamente peligrosa y la amenaza de un ataque terrorista al aeropuerto [de Kabul] sigue siendo alta». «Nuestros comandantes me informaron que un ataque es muy probable en las próximas 24-36 horas», señaló en ese contexto, agregando que les dio instrucciones «para tomar todas las medidas posibles para priorizar la protección de los efectivos y garantizar que tengan todas las autoridades, recursos y planes para proteger a nuestros hombres y mujeres en el terreno».

Asimismo, hizo hincapié en que Washington continuará evacuando a los civiles de Afganistán.

Este viernes, EE.UU. llevó a cabo un ataque con drones contra un «lugarteniente» del Estado Islámico en el este de Afganistán, un día después del atentado terrorista a las afueras del aeropuerto de Kabul que acabó con la vida de más de 170 personas, entre ellas 13 soldados estadounidenses.

El presidente de estadounidense, Joe Biden, declaró que su país «no perdonará» a los autores de los atentados y prometió que «los cazará y les hará pagar».

En ese contexto, el mandatario dijo que ordenó preparar ataques contra líderes y objetivos del Estado Islámico. Además, prometió aprobar un aumento del contingente militar de su país en Afganistán si es necesario.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tiene previsto anunciar este lunes que su país suministrará 20 millones de dosis de vacunas anticovid adicionales a países que están luchando contra la pandemia, con lo que el total enviado al exterior rondará los 80 millones de dosis, informó la Casa Blanca.

«Estados Unidos enviará a fines de junio 20 millones de dosis autorizadas para su uso en Estados Unidos con el fin de ayudar a países que luchan contra la pandemia», dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, reportó la agencia AFP.

La funcionaria adelantó que Biden comunicaría formalmente la medida en un discurso televisado en el curso de esta jornada.

El anuncio ocurre cuando se ha incrementado la presión sobre la administración Biden para que use su gran excedente de inmunizantes para ayudar a otros países, ya que la campaña de vacunación en Estados Unidos ha logrado un avance significativo.

Psaki declinó comentar qué países serían los receptores prioritarios de los envíos, pero Biden ha señalado que Washington hará todo lo posible para ayudar a India a hacer frente al recrudecimiento de la pandemia.

Las primeras 60 millones de dosis serán todas de AstraZeneca, una vez que la vacuna obtenga la aprobación de las autoridades sanitarias estadounidenses. Las inyecciones desarrolladas por la farmacéutica anglosueca aún no se han utilizado en Estados Unidos y parece cada vez más improbable que se necesiten.

Psaki no especificó a cuál vacuna corresponderían las 20 millones de dosis adicionales, y solo declaró que serían «otras dosis de vacunas aprobadas».

La portavoz dijo que la cifra de 80 millones multiplica por cinco «la mayor cantidad de dosis donada por cualquier país del mundo».