Tag

criptomonedas

Browsing

Las criptomonedas registran nuevos retrocesos a causa de la caída de las bolsas en China, ocasionadas por las protestas contras las restricciones que el país asiático lleva adelante para controlar una nueva ola de Covid.

Las bajas que exhiben las monedas digitales llegan hasta el 10%, encabezadas por Dogecoin (-10%), y seguidas por Ripple (-6%) y Binance Coin (-5%). Bitcoin, por su parte, pierde un 2%, mientras que Ethereum un 3,5%. A pesar de los retrocesos, ambas criptomonedas líderes del mercado sostienen el soporte obtenido en US$16.000 y US$1100 respectivamente.

Los mercados de valores chinos operaron a la baja en el inicio de la semana, con el índice Hang Seng de Hong Kong cayendo un 4% en la apertura y cerró con un 1.57%. El Índice Compuesto de Shanghái cerró con una caída del 0.75%, mientras que el índice Nikkei 225 de Japón perdió un 0.42%.

Las protestas en China se desataron el viernes tras un incendio que se cobró la vida de al menos 10 personas en un edificio de Urumqi, en la región noroccidental de Xinjiang. Según los informes, muchas personas fueron encerradas dentro de sus hogares debido a la política de cero covid de China y no pudieron escapar.

Los disturbios en China y el encierro que dispuso el Gobierno genera el riesgo de que se incrementen las restricciones en la cadena de suministro mundial, y esto perjudique el combate contra la inflación. En ese caso aumentaría el riesgo de que los bancos centrales suban los tipos más de lo previsto, lo que sería negativo para las criptomonedas, así como para todos los activos especulativos.

El precio de Bitcoin (BTC) perforó esta tarde los US$ 15.500, el más bajo en los últimos dos años, de la mano de un récord de retiro de criptomonedas de las plataformas centralizadas hacia billeteras con custodia de los propios usuarios.

La caída sostenida del precio de las criptomonedas se da luego del pánico desatado por la quiebra de FTX hace dos semanas y del temor a un posible efecto cascada a otras empresas del sector.

Los datos de la última semana mostraron que, en promedio, se retiraron 172.700 unidades de BTC en el último mes de las plataformas de intercambio cripto hacia las carteras de los inversores de casi todos los tamaños, eclipsando el pico anterior establecido luego de la venta masiva de junio de 2022.

Asimismo, el total de transacciones confirmadas experimentó un repunte en las últimas dos semanas, tras alcanzar un máximo de varios meses de 246 000 transacciones confirmadas por día, según datos de Glassnode, empresa dedicada al análisis de datos y métricas en blockchain.

De este total, alrededor del 29,2% fueron transferencias de retiro de cambio relacionadas (77.100 retiros) y el 18,2% fueron transferencias de depósitos de cambio (48,1k depósitos).

En ese sentido, el predominio de las transacciones de depósito o retiro de intercambio ha estado relacionado con «eventos de liquidación de alta volatilidad», señaló Glassnode en su último informe semanal.

La crisis de retiros de fondos y la posterior quiebra de FTX el pasado 8 de noviembre desató un efecto dominó entre numerosas empresas cripto que tenían en FTX como acreedor o proveedor de liquidez.

La especulación en el mercado sobre si la caída de FTX es sólo el principio de un efecto dominó que arrastre consigo a otras empresas prestadoras de fondos u operadoras de derivados de la industria cripto ha sido el disparador del derrumbe en el mercado.

En total, la capitalización del mercado cripto alcanzó esta tarde los US$ 729.000 millones, el nivel más bajo desde diciembre de 2020 y un 75% por debajo del récord de US$ 3 billones que había alcanzado apenas un año atrás, en noviembre de 2021.

La plataforma de intercambio cripto FTX US, la firma de préstamos de riesgo Alameda Research y otras 130 firmas afiliadas comenzaron el proceso comprendido dentro del Capítulo 11 del Código de Quiebras de los Estados Unidos en el distrito de Delaware, se anunció hoy.

En un comunicado -difundido a través de la cuenta que posee la plataforma en Twitter- se señala que el fundador y CEO, Sam Bankman-Fried, renunció a su rol en la empresa nombrando a John J. Ray III como nuevo director ejecutivo. Bankman-Fried colaborará para realizar una “transición ordenada”.

“El Capítulo 11 le permitirá a FTX Group la oportunidad de analizar su situación y desarrollar un proceso para maximizar las recuperaciones para sus accionistas”, afirmó Ray, quien prometió a cada empleado y accionista que se hará este proceso con “diligencia, minuciosidad y transparencia”.

El artículo en cuestión de la ley estadounidense permite a las empresas que no pueden pagar a sus acreedores, declararse en quiebra mientras continúan operando, dándoles una oportunidad para reorganizarse y negociar un plan para pagar dichas deudas en acuerdo con los acreedores.

La empresa enfrenta un déficit de alrededor de US$ 8.000 millones; previo al anuncio y tras la caída de la adquisición por parte de la plataforma rival Binance, FTX buscó cubrir su agujero buscando financiamiento, sin éxito.

La crisis se sembró luego de que medios especializados difundieran la semana pasada que Alameda Research tenía la mayor parte de sus activos en FTT, el token nativo de FTX, con el que se recompensa a sus usuarios por permanecer y operar en la plataforma.

Esto el mercado lo tomó como una evidencia de una gran fragilidad ante cambios en su precio y como consecuencia, el FTT se derrumbó y los usuarios salieron en masa a retirar sus depósitos de la plataforma.

FTX estaba siendo investigada por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés), la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos y el Departamento de Justicia estadounidense por el manejo de los fondos de los clientes y violaciones de las reglamentaciones vigentes.

“Pido disculpas. Eso es lo más importante. La jodí, y debería haber hecho mejor las cosas”, dijo ayer Bankman-Fried en su cuenta de Twitter.

La plataforma –creada en 2019- era junto con Binance, los líderes de las plataformas de depósito e intercambio de criptomonedas, y registró en 2021 ingresos de US$ 1,02 mil millones.

El nombre de la misma pasó a ser rápidamente asociado con el furor cripto, pagando por publicidades en el Super Bowl e incluso estableciendo acuerdos de sponsoreo.

Su logo pasó a adornar el estadio del equipo de la NBA, Miami Heat (en un acuerdo por 19 años) y el equipo Mercedes de la Fórmula 1, apareciendo la marca en los autos y uniformes de los pilotos Lewis Hamilton y George Russell.

La cotización perforó los US$ 17.000 por unidad, su valor más bajo desde noviembre de 2020. El mercado especula con la bancarrota definitiva de FTX, uno de los tres mayores plataformas de intercambio del sector.

El Bitcoin (BTC) perforó hoy los US$ 17.000 por unidad, su valor más bajo desde noviembre de 2020, afectado por el desplome generalizado del mercado cripto que especula con la bancarrota definitiva de FTX, uno de los tres mayores plataformas de intercambio del sector.

El anuncio de Binance -la plataforma de intercambio número uno del mercado- que compraría la compañía y su posible retractación en apenas 24 horas, según informaron fuentes de la compañía a Bloomberg, trajeron una enorme agitación y temor al mercado que reaccionó con una fuerte presión vendedora.

A raíz de estos hechos BTC acumula una caída de casi 18% desde ayer, cuando comenzó la corrida contra los fondos depositados en FTX, mientras que otras criptomonedas del top 10 del mercado sufren caídas aún más abruptas.

Ether (ETH), la segunda de mayor capitalización del mercado, cotizaba esta tarde a US$ 1.150 por unidad, lo que implica una caída de 25% desde la mañana del martes, mientras que otras cripto del top 10 como XRP, Cardano (ADA), Polygon (MATIC) y Polcadot (DOT) mostraban bajas de entre el 15 y 35% en los últimos dos días, según datos del portal CoinMarketCap.

El caso más agudo es el de FTT, el token del exchange FTX, que esta tarde se vendía a US$ 3,50 por unidad, un 85% por debajo de los US$ 22 a los que se ofrecía el martes por la mañana, luego de que su fundador anunciara la venta de la empresa a su principal competidor, Binance, en medio de una «crisis de liquidez».

Entre las más afectadas por este suceso está la criptomoneda Solana (SOL), que esta tarde se cotizaba a US$ 15, una caída de 50% en las últimas 36 horas y del 95% en comparación al máximo de US$ 260 que había alcanzado hace exactamente un año.

Solana había sido apoyada fuertemente por Sam Bankman-Fried, fundador de FTX, para ayudarle a ganar tracción y visibilidad, a tal punto que es la segunda mayor participación de Alameda Research, una tienda de negociación fundada por Bankman-Fried, que representa aproximadamente el 10% de la capitalización de mercado de Solana.

El mecanismo será interoperable: los usuarios podrán elegir con qué criptomonedas hacer el pago o si prefiere hacerlo con los pesos que tiene de saldo en su cuenta.

El sistema de pagos con códigos QR interoperables de la Argentina sumará, a partir del próximo 27 de septiembre, la posibilidad de abonar con criptomonedas en cualquier comercio físico o virtual que acepte QR como medio de pago.

Se trata de la primera experiencia de este tipo en América Latina y permitirá hacer pagos no sólo con pesos argentinos, sino también con los llamados «dólares digitales» o stableblecoins -USDC, USDP, BUSD y DAI- y con la dos principales criptos del mercado: Bitcoin y Ether.

El desarrollo está a cargo de la plataforma Bitso, cuya aplicación para celulares tiene más de 1 millón de usuarios en el país, y será interoperable, por lo que el cliente podrá abonar con su saldo en la app escaneando el QR de cualquier billetera virtual o banco que esté habilitado por el Banco Central.

«Estamos acostumbrados a pensar en cripto como una opción de ahorro a medio o largo plazo. Pero ahora, al sumar una solución de pago QR a nuestra plataforma, estamos permitiendo a los argentinos protegerse de la inflación y de la devaluación, y gastar en cripto en su día a día, con el mejor tipo de cambio disponible en el país. De esta manera, extendemos los beneficios de las cripto al dinero de bolsillo de todos los días», destacó Julián Colombo, Head of Public Policy de Bitso.

En ese sentido, si bien ya hay empresas que ofrecen tarjetas físicas para pagar con criptomonedas, la propuesta de Bitso -aseguraron desde la empresa en una presentación a la prensa- busca que el cliente «pueda salir a la calle sólo con su celular y no tenga que llevar su billetera».

A la hora de efectuar el pago, la aplicación da al usuario la posibilidad de elegir con qué criptomoneda hacer el pago o si prefiere hacerlo con los pesos que tiene de saldo en su cuenta.

En el caso de elegir una criptomoneda, la aplicación informará cuál será el monto a pagar de acuerdo al tipo de cambio del momento y hará una conversión automática a pesos argentinos, para luego hacer la conciliación del pago al comerciante en pesos.

Los pagos que se hagan con criptomonedas tendrán un recargo del 0,6% de la operación, mientras que si se elige abonar directamente con pesos, no aplicará ningún cargo.

La empresa pretende que la nueva función se habilite de forma progresiva a los usuarios a partir del 27 de septiembre de 2022 y que «en las próximas dos o tres semanas» ya esté disponible para cualquier que se descargue la aplicación.

Argentina, líder regional en uso de QR

La decisión de ofrecer pagos con códigos QR responde a que Argentina es el país de la región donde el uso de esta forma de pago es más extendida.

De hecho, el 59% de los argentinos utilizaron pagos QR en el último año, frente al 34% de media en la región, y el 83% prevé pagar con QR en el próximo año, muy por encima del 63% de América Latina, según un informe de New Payments Index de Mastercard.

En mayo de 2022, la compañía habilitó la función Bitso+, una herramienta de inversión que permite obtener hasta un 8% de rendimiento anual sobre el saldo en criptomonedas elegibles, cuyos intereses deposita a sus usuarios todos los lunes.

«Combinando ambos servicios, todos los usuarios argentinos de Bitso podrán preservar el valor de su dinero y vivir en cripto, ratificando nuestro compromiso de hacer las cripto útiles para la vida de las personas», concluyó Colombo.

Según los últimos datos disponibles, los pagos con transferencia iniciados a través de códigos QR interoperables alcanzaron los 2,9 millones de operaciones en julio en el país, el registro más alto desde su lanzamiento a fines de noviembre del año pasado.

La adopción de este medio de pago muestra una tendencia al alza sostenida, luego de haber registrado 1,5 millones de operaciones en febrero; 1,7 millones en marzo; 1,9 millones en abril; 2,0 millones en mayo; 2,3 millones en junio; y 2,9 millones en julio.

El régimen talibán que gobierna el país detuvo además, a través de diversas redadas, a los responsables de las plataformas de intercambio de criptomonedas.

La prohibición fue dispuesta por el Banco Central de Afganistán y derivó en 13 detenciones en operaciones realizadas en la provincia de Herat, en el oeste del país, según indicaron las agencias de noticias Europa Press y Bloomberg.

«El Banco de Afganistán nos ha hecho saber por carta que el comercio de divisas digitales ha causado muchos problemas y está estafando a la gente, por lo que es necesario cerrarlo», explicó por televisión el jefe de la Unidad contra el crimen de la Policía de Herat, Sayed Shah Sadat.

La Policía de dicha ciudad –la tercera más grande del país y un epicentro de minado e intercambio de criptomonedas- liberó bajo fianza a la mayoría de los detenidos, al tiempo que clausuró a 20 empresas y negocios vinculados con estas monedas digitales.

El banco central afgano ya había prohibido el mes pasado el intercambio de divisas extranjeras a través de plataformas virtuales, al no haber “ninguna instrucción en la ley islámica que lo apruebe”.

La medida de este viernes representa un golpe para quienes recurrieron a las criptomonedas en el país, el cual, debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados desde que retornaron al poder los talibanes en agosto del año pasado, se encuentra desconectado del sistema bancario internacional Swift.

El país, además, dejó de recibir asistencia humanitaria por los organismos internacionales –el cual representaba, antes del golpe talibán de agosto de 2021, un 40% del PBI-, no puede acceder a US$ 9.000 millones en reservas internacionales tras ser bloqueadas por Estados Unidos y los bancos locales se ven impedidos de otorgar préstamos.

En ese marco, las criptomonedas se habían convertido para los afganos en una herramienta de preservación del valor y para mover dinero dentro y fuera del territorio afgano, pese a que el acceso a internet –necesario para su uso- representaba una barrera para su uso.

La búsqueda local del término “crypto” a través de Google se había acelerado fuertemente desde los meses previos a la toma de los talibanes, según indican los datos de Google Trends; mientras que la firma de investigación Chainalysis clasificó en un informe a Afganistán como uno de los veinte principales países del mundo en términos de adopción de criptomonedas.

Pese a que el Gobierno, en febrero último, indicó que estaba bajo análisis permitir su uso, la decisión de los talibanes no resultó inesperada: algunos académicos llevaban tiempo anticipando que las criptomonedas iban a ser prohibidas por tener elementos de “apuesta e incertidumbre”, contrarios al fundamentalismo islámico que pregonan.

No obstante, otros países de mayoría musulmana han adoptado un enfoque más permisivo, como es el caso de Bahréin y el de los Emiratos Árabes Unidos, país que permite el comercio de criptomonedas en la zona franca de Dubai.

La regulación de las criptomonedas varía entre los países: mientras naciones como Estados Unidos y el Reino Unido se encuentran aplicando y analizando un marco regulatorio, pocos países –como China y Bolivia- dispusieron una prohibición total de las transacciones hasta el momento.

La caída generalizada en el mercado de criptomonedas produjo una salida de más US$ 200 mil millones en su capitalización en las últimas 24 horas, según la agencia de noticias Bloomberg y el portal CoinMarketCap.

Una venta masiva de tenencias de criptomonedas produjo una salida de capitales de US$ 200 mil millones en dicho mercado en el último día y el bitcoin perdió mas del 11% regresando a los niveles de 2020, en un contexto de desprendimiento de los activos de riesgo frente a la suba de tasas por parte de los principales bancos centrales.

Por su parte, el bitcoin, la criptomoneda más utilizada en el mundo, cayó 11,3% en las últimas 24 horas y se situó en alrededor de US$ 28.000, alcanzando por momentos valores inferiores a los US$ 27.000, borrando casi un año de ganancias y ubicándose en el nivel más bajo desde diciembre de 2020.

En tanto, otras de las principales criptomonedas registraban descensos aún más profundos como Ehter (-20%), Solana (-30%) y Dogecoin (-25%).

Uno de los principales motivos de las bajas es la salida de capitales de los activos de riesgo en general por las perspectivas económicas negativas y la suba en las tasas de interés, que produjo caídas que ascienden a más del 15% y 30%,en bolsas como el S&P 500 y el Nasdaq, respectivamente,

Pero, además de ello, las criptomonedas se vieron particularmente afectadas por las corridas de los últimos días en las denominadas “stablecoins”, que generó una pérdida de confianza en las monedas digitales en general.

Las “stablecoins” son monedas digitales utilizadas como reserva de valor cuyo valor está atado en una relación de paridad al precio de otra moneda o activo, generalmente (y de allí su nombre) más estables, como el dólar, el oro u materias primas; pretendiendo eliminar, de esta forma, la volatilidad intrínseca que poseen las criptomonedas.

Entre las principales “stablecoins”, cuyo valor de mercado asciende a más de US$ 100.000 millones, se destacan Tether y TerraUSD las cuales, en los últimos días y frente a una corrida, perdieron ambas la paridad uno a uno que poseían con el dólar.

En el caso de TerraUSD, la tercera de mayor volumen en el mercado, su valor cayó hasta 80%, ubicándose a menos de 30 centavos por dólar para luego recuperarse hasta los 62 centavos, mientras que Tether, la más utilizada, bajó ligeramente a 97 centavos por dólar.

Uno de los motivos del desplome es el creciente escepticismo acerca de si estas monedas poseen las suficientes reservas como para poder sostener la paridad con el dólar.

El Banco Central les prohibió hoy a las entidades del sistema financiero operar con criptomonedas, luego de que el Banco Galicia y el Brunbank anunciaran días atrás que comenzarían a venderlas con el aval de la entidad que preside Miguel Pesce.
Fuentes del Banco Central indicaron que el directorio decidió esta prohibición en la reunión habitual que lleva a cabo los jueves, pese a que días atrás se había indicado que la operación no estaba prohibida. La Comisión Nacional de Valores (CNV) analiza una medida similar, indicaron fuentes del organismo que lidera Adrián Cosentino.

Por la tarde, el Central informó que “las entidades financieras no podrán realizar ni facilitar a sus clientes la realización de operaciones con activos digitales, incluidos los criptoactivos y aquellos cuyos rendimientos se determinen en función de las variaciones que ésos registren, que no se encuentren regulados por autoridad nacional y autorizados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA)”.

“La medida dispuesta por el Directorio del BCRA procura mitigar los riesgos asociados a las operaciones con estos activos que podrían generar para las personas usuarias de servicios financieros y para el sistema financiero en su conjunto. El BCRA recordó que la actividad de las entidades financieras debe estar orientada a financiar la inversión, la producción, la comercialización, el consumo de los bienes y servicios requeridos tanto por la demanda interna como por la exportación”, indicó.

“Los distintos actores implicados en las operaciones con estos activos pueden no encontrarse establecidos en el país, lo que podría generar apartamientos a la normativa general”, consideró el BCRA.
“En mayo de 2021, el Banco Central de la República Argentina y la Comisión Nacional de Valores (CNV) publicaron una alerta a efectos de proveer información sobre eventuales implicancias y riesgos que los criptoactivos pueden acarrear, así como recomendar una actitud prudente a fin de mitigar una eventual fuente de vulnerabilidad para las personas usuarias e inversores”.

En esa publicación, se destacó que “los criptoactivos pueden definirse como una representación digital de valor o de derechos que se transfieren y almacenan electrónicamente mediante la Tecnología de Registro Distribuido (Distributed Ledger Technology, DLT) u otra tecnología similar”.

Además, “”se mencionaron algunos de los riesgos asociados a este tipo de operaciones: su elevada volatilidad, los riesgos asociados a las disrupciones operacionales y a los ciberataques, al lavado de activos/financiamiento del terrorismo y al potencial incumplimiento a la normativa cambiaria, a la ausencia de salvaguardas e información completa que la regulación vigente prevé para las personas usuarias de servicios financieros y al carácter transfronterizo de las operaciones”.

Hace 48 horas, el Banco Galicia informó que lanzaba “un nuevo e innovador servicio para sus clientes, ofreciendo la compra, venta y custodia de criptomonedas de una manera simple, segura y en un solo lugar. Los clientes podrán operar con Bitcoin (BTC), Ether (ETH), USD Coin (USDC) y Ripple (XRP), criptomonedas con la que inicia este proyecto, aunque no descarta ampliar el abanico de monedas digitales en un futuro”.

El bitcóin ha registrado una fuerte tendencia a la baja durante este jueves, siguiendo una tendencia similar en los mercados de valores en medio de una huida de los inversores de los activos riesgosos hacia opciones más seguras a raíz de la escalada entre Rusia y Ucrania.

La moneda virtual más popular del mundo llegó a descender un 11 % en las últimas 24 horas, situándose por debajo de los 35.000 dólares. Si bien la divisa electrónica registró posteriormente una leve corrección hacia valores cercanos a los 36.000 dólares, en términos semanales se ha depreciado en torno al 15 %, según consta en los registros del sitio CoinMarketCap.

El resto de las principales criptodivisas acompañó la caída, con el ethereum perdiendo por momentos más del 10 % y batiendo la marca de 2.400 dólares, y una caída porcentual similar del XRP, que llegó a valer menos de 0,64 dólares por unidad.

La escalada del conflicto entre Moscú y Kiev ha provocado agitación en los mercados financieros globales. La posibilidad de una guerra a gran escala entre ambas partes ha suscitado temor entre los inversores, quienes se apresuraron a deshacerse de activos más arriesgados —entre ellos acciones y criptomonedas— para resguardarse en opciones tradicionalmente consideradas más seguras tales como el oro y las monedas estables.

Según el analista, cuando los criptoentusiastas tienen predicciones bajistas, es hora de iniciar la compra de bitcóin.

El experto en criptomonedas Peter Brandt descubrió una señal única para comprar bitcoines.

Brandt destacó este domingo que la mayoría de los participantes de la rápida movilización ‘ojos láser’ están convencidos de que el precio del bitcóin caerá por debajo de los 30.000 dólares en un futuro próximo.

«Me parece fascinante que muchos (no todos) de los que usaron en las redes sociales ojos de láser en marzo o abril y predijeron una subida del bitcóin en noviembre, ahora estén pronosticando que se pasará bajo el nivel de 30.000 dólares», escribió el analista en su cuenta de Twitter.

Así, esto podría ser una señal para empezar a comprar la criptomoneda, ya que muchos criptoentusiastas tienen un sentimiento bajista, según Brandt. «Cuando los toros llevan ‘ojos láser’, es hora de vender. Cuando los toros se convierten en osos, es el momento de comprar», destacó.

El ‘flashmob’ ‘ojos láser’ se lanzó en las redes sociales el pasado febrero. Entonces, los entusiastas de la criptomoneda pusieron en sus avatares los ojos rojos, como si fuera un láser, para hacer énfasis en el aumento de precio y poder de estos activos.