Tag

Guzman

Browsing

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que el país tiene «un sistema de subsidios energéticos que es pro-ricos», y planteó la necesidad de focalizar los recursos donde más hacen falta», al participar junto al presidente Alberto Fernández en una reunión del Consejo Federal Argentina Contra el Hambre.

«Hoy tenemos un sistema de subsidios energéticos que es pro-rico. En un país con 57% de pobreza infantil, estamos gastando en subsidiar el consumo de luz y de gas en una parte de nuestra población que hoy no es prioritario que reciba esos subsidios, barrios en donde vive gente de altos ingresos, cuando esos recursos tienen que ser utilizados para aquellos que más necesitan», subrayó el ministro.

Guzmán dijo que el compromiso es «agilizar la gestión y poder también, desde el punto de vista de las inversiones del Estado, dedicar los recursos a aquello que más vale».

Guzmán hizo referencia al volumen de subsidios energéticos en momentos en que el Gobierno nacional define los incrementos tarifarios de los servicios de electricidad y gas natural por debajo de los dos dígitos, para evitar el impacto en el presupuesto de las familias y en la recuperación de su poder adquisitivo.

La idea por la focalización de los subsidios se viene planteando desde que la Secretaría de Energía, a cargo de Darío Martínez, pasó a la órbita del Ministerio de Economía, bajo el concepto de segmentación tarifaria que permitiría identificar a los sectores de la población que podrían pagar una tarifa plena.

El Presupuesto 2021 tiene proyectado para el corriente año en materia de subsidios a la energía y al transporte partidas por un total de $805.855 millones, que equivale a 2,2% del Producto Interno Bruto (PIB).

De ese total, el 77,4% deberá ser destinados a subvencionar al sector de gas y electricidad,

De acuerdo con la precisión del Ministerio de Economía, desde 2017 las subvenciones a la energía crecieron 0,5% del PBI y en 2021 se ubicarán en 1,7%, es decir que pretende mantener el mismo ratio respecto a 2020.

En el encuentro, Guzmán planteó que es necesario «ser autocríticos» respecto en el tema de los subsidios energéticos «en los cuales se gasta una parte importante del presupuesto» y que reconoció se presenta en estos días como «un debate público importante» .

«Nuestro compromiso es poder agilizar la gestión y poder también entonces, desde el punto de vista de las inversiones del Estado, dedicar los recursos aquellos que más vale», dijo sobre el mismo tema.

Guzmán también consideró que «la política es el instrumento para la transformación de realidades, y seguimos el liderazgo del Presidente que marca una línea, sana para la Argentina, para tranquilizar a nuestra sociedad y a la economía argentina».

Según el ministro, «parte de los consensos y los acuerdos como el lugar sobre el cual construir de forma colectiva, entendiendo que hay veces que el conflicto es inevitable y que lo que importa es cómo se administra, se maneja ese conflicto, manejándolo con respecto, responsabilidad».

En ese sentido, el ministro consideró importante «focalizar los recursos en aquello que más hace falta, en aquello que más sano es desde el punto de vista del desarrollo social».

«Eso es proveer asistencia para una situación alimentaria más robusta en los niños y niñas de nuestro país; o poder proveer asistencia para proteger a quien no hoy tiene las condiciones de acceso al mercado de trabajo que se dan en tiempos más normales», enfatizó.

Para poder hacer todo esto, «hace falta financiamiento, tener recursos; la consistencia de la economía, de la macroeconomía, algo que suena muy técnico, es algo que afecta de forma directa la vida de la gente, la vida de los argentinos y argentinas», afirmó.

«Cuando no se actúa de forma consistente es cuando los problemas se vuelven más profundos y se agravan», aclaró, y puso como ejemplo «lo que pasó a partir de abril del 2018, cuando el esquema de políticas macroeconómicas de Juntos por el Cambio reveló ser de una brutal inconsistencia».

Para Guzmán, «es muy importante entender cuáles son las prioridades, definir esas prioridades y actuar en consecuencia de una manera más consistente».

Por eso, propuso «tratar de contar con más recursos para que el Estado en una situación crítica en el mundo pueda asistir a quienes debe asistir y usar de forma racional los recursos que ya contamos».

«Nuestro compromiso es seguir trabajando para tener cada día una sociedad con más oportunidades, distribuidas en forma más equitativa», concluyó el titular del Palacio de Hacienda.

Con Martín Guzmán en Europa buscando la semana pasada respaldo a su estrategia para la deuda y el gobierno nacional intentando contener con más controles la explosión de los precios en la Argentina, las discusiones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) pasaron a un segundo plano. Pero Kristalina Georgieva y los principales funcionarios del staff dejaron definiciones en las últimas dos semanas, durante la Reunión de Primavera del organismo, que por segundo año seguido fue virtual, que mostraron la mirada que predomina sobre los problemas del país y el futuro del nuevo acuerdo.

  1. La inflación está suelta

Durante la presentación del panorama económico mundial del Fondo, la economista jefe del organismo, Gita Gopinath, ofreció un diagnóstico lapidario sobre la economía al indicar que las expectativas inflacionarias “no están bien ancladas” –lo que suele anticipar un mayor problema con los precios en el futuro– y todavía resta mucho por hacer para terminar de estabilizar la economía.

“Por supuesto, persisten los desafíos. La inflación se mantiene alta, las expectativas de inflación no están bien ancladas”, advirtió Gopinath, al responder una pregunta sobre la Argentina durante la presentación del informe insignia del Fondo. “Entonces, claramente hay mucho más por hacer en términos de estabilización macroeconómica. El gobierno claramente está trabajando muy duro en ello, y estamos en una estrecha colaboración con la Argentina para ayudar a construir un marco social y económico sólido”, agregó.

  1. Falta un programa para controlar los precios

Alejandro Werner, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, sigue las negociaciones entre el staff y Guzmán en segunda fila. Werner es el único funcionario del Fondo que participó de las discusiones con el gobierno de Mauricio Macri y sigue involucrado, aunque en la primera línea aparecen Julie Kozack y Luis Cubeddu. Al presentar los pronósticos del Fondo para América latina, Werner dijo que la Argentina necesita avanzar en un programa de políticas públicas para domar la inflación, un reclamo compartido por varios economistas, quienes advierten que los controles de precios son insuficientes para frenar el alza del costo de vida.

“Claramente una economía con inflación elevada sí genera preocupación, y la inflación en la Argentina es elevada y ha sido elevada durante los últimos cuatro años y es un reto importante bajarla”, indicó Werner. “Y para bajar la inflación es importante llevar a cabo la implementación de un marco macroeconómico y de políticas macroeconómicas conducentes a una inflación más baja y también a medidas que ayuden a la coordinación de expectativas con respecto a un nivel más bajo de inflación”, insistió.

  1. La fecha del acuerdo depende del Gobierno

Desde principios de este año, la expectativa anclada en Estados Unidos y en la Argentina es que el Gobierno prefiere postergar un nuevo acuerdo con el Fondo hasta después de las elecciones legislativas para evitar pagar el costo político de un ajuste mayor. Desde la Casa Rosada y el Ministerio de Economía niegan una postergación adrede, y prefieren, en cambio, indicar que buscan el mejor acuerdo posible y eso lleva tiempo. Guzmán puso como plazo tentativo mayo o junio, pero a la vez ató el nuevo acuerdo a la construcción de “consensos políticos”, dentro y fuera de la Argentina. La negociación no tiene fecha.

Ante ese escenario, Werner se preocupó por remarcar que el Fondo está en condiciones de avanzar “muy rápidamente” hacia un nuevo programa, y dijo que “la decisión de cuándo está mucho más del lado de las autoridades argentinas que de nuestro lado, y ellos decidirán de manera clara el entorno en el cual se toman estas decisiones cuál es el mejor momento. Si hay demoras, están en Buenos Aires. El enviado de Biden a la Argentina, Juan González, dejó un mensaje similar en Buenos Aires cuando afirmó que la Argentina determinará “dónde terminan las negociaciones con el FMI”.

Werner había dicho antes en un seminario con inversores organizado por S&P Global que la interpretación en el FMI es que el Gobierno siente que es mejor encarar el tramo final de la negociación después de las elecciones legislativas de octubre, y que parecen existir “diferencias significativas” en el oficialismo sobre el rumbo a seguir.

  1. Es difícil que prosperen los pedidos de Cristina Kirchner

El Gobierno quiere mejorar las condiciones que ofrece el Fondo para refinanciar la deuda de Macri. Más plazo y menos tasa. Ese reclamo, que surgió primero del cristinismo y luego se convirtió en bandera oficial, demanda una cruzada diplomática que el presidente Alberto Fernández equiparó a la ofensiva que lanzó el gobierno de Cristina Kirchner contra los fondos “buitres”, que terminó en una declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas favorable a la postura argentina.

Prolongar el plazo del acuerdo que negocia la Argentina de 10 a 20 años –algo que debería ocurrir para todos los países, no solo para la Argentina– está fuera de la agenda del FMI. Pero este año sí habrá una revisión del costo de los préstamos del organismo . El Gobierno quiere eliminar la sobretasa que paga por haber tomado un crédito de “acceso excepcional”. La directora del FMI, Kristalina Georgieva, la defendió.

“El Fondo está haciendo su revisión periódica de nuestros cargos. Y ese es el momento en que se pueden discutir este tipo de cuestiones”, respondió Georgieva.

Hay una razón por la que el Fondo ha introducido en el pasado recargos por el acceso excepcional, y es crear un incentivo para que los países ingresen y salgan de los programas de la manera más eficaz y rápida posible. Dado que el Fondo es una institución que concede préstamos a los países la mayoría de las veces cuando se enfrentan a dificultades, eso plantea un alto riesgo y, por lo tanto, requiere que el Fondo también construya para la membresía, no para la administración, para la membresía, solidez a través de equilibrios preventivos”, indicó.

  1. La recuperación será modesta

Los números duros del organismo sobre la economía argentina hablan de un rebote, cuanto menos, modesto. El Fondo mejoró casi todos sus números para la economía global, incluidos los de la Argentina. La economía se recuperará un 5,8% este año. Pese a la mejora del panorama, el Fondo prevé que el rebote se desinfle con una magra expansión del 2,5% el año próximo, y volvió a advertir por el alza del costo de vida y los desequilibrios de la economía. Guzmán cree que la reactivación será un poco más vigorosa, cercana al 7 por ciento.

A pesar de que la recuperación del país está por arriba de las expectativas de unos meses atrás, la reactivación será más débil a la de otras economías emergentes, e incluso a la de algunas potencias que pudieron desplegar más recursos para enfrentar el golpe del coronavirus, y accedieron más rápido a las vacunas aprobadas contra el virus. Para el FMI, la recuperación quedó atada a la carrera entre las nuevas variantes y las vacunas, a las que el país ha accedido con enormes dificultades.

El Fondo también advirtió por el impacto de las restricciones y la ausencia de clases América latina es la región que más clases perdió debido a la pandemia, señaló el FMI. Si la pérdida de clases no se compensa, eso genera una pérdida de bienestar futuro. Werner y su equipo indicaron que es difícil cuantificar las pérdidas de aprendizaje, pero un análisis concluyó que el ingreso de los estudiantes de entre 10 y 19 años podría ser, en promedio, “un 4% más bajo a lo largo de su vida si no se compensan los días de clase perdidos en 2020″.

Los cinco mensajes del FMI al país

  • La inflación está suelta. “La inflación se mantiene alta, las expectativas de inflación no están bien ancladas”, advirtió la economista jefe del organismo, Gita Gopinath.
  • Falta un programa para contener los precios. “Para bajar la inflación es importante llevar a cabo la implementación de un marco macroeconómico”, dijo Alejandro Werner, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI,
  • La fecha del acuerdo depende del Gobierno. “La decisión de cuándo está mucho más del lado de las autoridades argentinas que de nuestro lado”, dijo Werner.
  • Es difícil que prosperen los pedidos de Cristina Kirchner.
  • La recuperación será modesta. Según el FMI, el PBI argentino crecerá un 5,8% este año, luego de la caída del 9,9% de 2020.

Fuente: La Nación

El raid de reuniones del ministro de Economía comenzó el domingo pasado en Berlín y luego continuó por Roma, Madrid y París, con el objetivo de conseguir el respaldo de los países del Viejo Continente en las negociaciones que la Argentina con ambos organismos.

En el gobierno nacional consideran positiva la gira que el ministro de Economía, Martín Guzmán, comenzó el domingo pasado en Berlín y que luego continuó por Roma, Madrid y París, con el objetivo de conseguir el respaldo de los países del Viejo Continente en las negociaciones que la Argentina encarará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por un nuevo programa de financiamiento y en la deuda con el Club de París.

Antes de partir con destino a Moscú, en el último tramo de la gira que inicialmente concluía en París, Guzmán se reunió con su par francés Bruno Le Marie y con el presidente del Club de París, Emmanuel Moulin.

«Seguimos edificando consensos sobre las relaciones de la Argentina con el FMI y el Club de París, uniendo esfuerzos por un multilateralismo más sano para el mundo», resumió el ministro argentino luego de ambos encuentros,

Sobre la reunión con Moulin, Guzmán dijo que «se acordó trabajar de forma constructiva para que el país pueda tener una capacidad sostenible de cumplir con sus compromisos».

El funcionario argentino mantuvo, durante su gira por Europa, encuentros con los ministros de Economía y Finanzas de Alemania, Italia, España y Francia, y obtuvo apoyo para avanzar en la renegociación del programa argentino con el FMI y la deuda con el Club de París, aunque no trascendieron detalles de las negociaciones políticas.

«La gira por Europa consistió en buscar apoyos. En ese sentido las reuniones que se obtuvieron fueron muy buenas; y esto se ratificó en el excelente encuentro que tuvo Guzmán con su par francés», expresaron fuentes del entorno del ministro a Télam.

La sorpresa en la gira de Guzmán fue que la misma se extendió hasta Rusia, donde el ministro «dialogará con las autoridades rusas sobre las negociaciones con el FMI y sobre la necesidad de avanzar en reglas para que haya un aumento en la liquidez global del cual se beneficien los países de ingresos medios», indicaron desde la cartera económica.

«La confirmación de las reuniones con los funcionarios rusos llegó durante la gira y es una buena noticia», consideraron desde el entorno de Guzmán.

Las reuniones con las autoridades rusas se pautaron para el lunes y a la mismas se sumará la asesora presidencial Cecilia Nicolini, con quien avanzarán en la profundización de la relación de cooperación estratégica con Rusia.

Además, Guzmán mantendrá un encuentro con su par de Finanzas ruso, Anton Siluanov, y con representantes de la Cancillería.

En este raid de reuniones, Guzmán buscará también avanzar en el impulso a inversiones para la producción de la vacuna Sputnik V en la Argentina.

Las negociaciones con el Fondo

En el aspecto técnico de las negociaciones con el FMI, las negociaciones alcanzaron «un nivel de entendimiento» para avanzar en un acuerdo.

Así lo confirmó el jueves último el director del Departamento Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, quien expresó que la relación se da «de manera muy constructiva y se están llevando a cabo negociaciones concretas y ponen al Gobierno en una posición de cerrar un acuerdo en cuanto el Gobierno lo crea conveniente».

«En términos técnicos hemos avanzado», señaló el directivo del FMI durante un contacto con la prensa al ser consultado sobre el estado de las negociaciones.

Sobre el momento en que sería posible un acuerdo, respondió: «El cuándo (de un acuerdo) está más del lado de las autoridades argentinas que de nuestro lado, y ellos decidirán de manera clara el entorno de cual es el mejor momento».

La Argentina y el FMI negocian la reprogramación de 45.000 millones de dólares de deuda, en el marco de un año electoral y de pandemia de coronavirus.

Guzmán resaltó durante la gira que «la construcción de consensos entre los accionistas del FMI sobre el valor de los fundamentos del programa que estamos diseñando desde Argentina es necesaria para lograr un acuerdo», dijo.

El presidente Alberto Fernández resumió la semana pasada el pedido argentino al Fondo Monetario de «revisar» las tasas y los «tiempos» de los créditos, en medio de la crisis por el coronavirus.

«Aspiro a que se revise todo, que se revisen las tasas y los tiempos para pagar la deuda», sostuvo el Presidente desde la residencia de Olivos, donde participó virtualmente del encuentro del Consejo Económico y Social mientras se recuperaba de la Covid-19.

Al respecto, el Comité del FMI avanzó en estas discusiones, donde se definió una hoja de ruta con medidas «históricas» que beneficiarán a todos los países, en esta crisis sin precedentes.

El mayor consenso fue el de avanzar con una emisión excepcional de la moneda del FMI (DEG) para incrementar las reservas mundiales por US$ 650.000 millones, y en una reasignación de esos DEG adicionales para países más vulnerables.

La titular del FMI, Kristalina Georgieva, sostuvo que esta iniciativa «proporcionará un impulso de liquidez sustancial a todos nuestros miembros, especialmente a los más vulnerables».

Para la Argentina significarán más de US$ 4.354 millones adicionales en reservas.

El director del Departamento para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner, sostuvo que la elevada inflación en la Argentina genera preocupación y limita la recuperación del empleo.

“Claramente una economía con inflación elevada genera preocupación, ha sido elevada durante los último 4 años. Para bajarla hay que implementar políticas macroeconómicas conducentes y medidas que ayuden a la coordinación de expectativas a un nivel más bajo”, dijo Werner ante una pregunta de Infobae en una conferencia de prensa virtual que brindó desde Washington.

“Parte de las discusiones con el Banco Central y la secretaría de Hacienda giran en torno de estas medidas para avanzar en que Argentina avance a una inflación mas baja y a un sector financiero más estable, tasas más bajas y que esto permita una recuperación más dinámica del empleo”, indicó, sin mencionar medidas como las que adoptó ayer el Gobierno para que los inspectores de la AFIP controlen la suba de precios, que ya fracasaron en el pasado.

En relación con las medidas de restricción a la circulación anunciadas ayer por el gobierno, dijo que en el pronóstico del país “incorporamos que los niveles de contagio serían elevados. Hemos visto en Argentina y otros países son peores que lo esperado; veremos cómo estas medidas de distanciamiento afectan la economía, pero representan un riesgo a la baja. Hay que ser prudente y esperar, porque a la vez las economías se adaptaron mejor a la pandemia mejor que lo que creíamos”.

Sobre el cierre de la negociación con el Gobierno para lograr un nuevo acuerdo, explicó que “la negociación y el trabajo técnico han avanzado en forma muy importante y se puede cerrar en la medida que se decida ahora el momento es una decisión del gobierno argentino. Ellos decidirán cuándo es el mejor momento”

La negociación y el trabajo técnico han avanzado en forma muy importante y se puede cerrar en la medida que se decida ahora el momento es una decisión del gobierno argentino. Ellos decidirán cuándo es el mejor momento (Alejandro Werner)

En cuanto al uso de los derechos especiales de giro (DEGs) adicionales que emitirá el FMI, que le permitirán al Gobierno contar con unos USD 4300 millones este año, indicó que “van a complementar las reservas de los bancos centrales”, por lo que podrían ser utilizadas para repagar la deuda con el organismo.

El funcionario argentino-mexicano aseguró que América latina sufrió la peor caída del mundo en términos regionales en 2020, con una caída del 7% frente al -3,3% global, mientras que este año se prevé un rebote del 4,6% para la región, aunque la pobreza sumará a 20 millones de personas y el PBI per cápita previo a la pandemia recién se recuperará en 2024.

Por otra parte, dijo que la suba en la tasa de interés registrada hasta ahora en Estados Unidos por ahora no afectó la recuperación de la región, a diferencia de lo que ocurre con la segunda ola de la pandemia en términos sanitarios y socioeconómicos.

Cabe recordar que la semana pasada Werner expresó que “siempre hay al menos dos patas en cualquier reestructuración. Una es cómo se cambian los términos de los contratos de deuda, la otra es cómo se cambian las políticas para que la nueva deuda sea sostenible. Y creo que en esa segunda etapa es donde tenemos mucha incertidumbre”.

En un seminario de la calificadora Standard & Poor’s, dijo que se trabaja “para estar listos cuando el Gobierno quiera finalizarlo y acelerarlo. Creo que estamos en condiciones de hacerlo, pero es cierto que las negociaciones se han alargado más de lo que quizás pensábamos… para estar listos en la primera mitad de este año”.

Gira por Europa

En este contexto, el ministro Martín Guzmán se reunió hoy en Madrid con el Jefe de Gabinete del gobierno de España, Iván Redondo, y con su par de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y Vicepresidenta Segunda del Gobierno español, Nadia Calviño.

Por la mañana, el titular del Palacio de Hacienda mantuvo un encuentro de más de una hora con Redondo, en el cual dialogaron sobre las negociaciones internacionales de la Argentina, las relaciones bilaterales entre ambas naciones, la situación política y social en América Latina y Europa y las cuestiones que afectan a la producción y distribución de vacunas en el mundo. Además acordaron continuar los esfuerzos conjuntos para mejorar la arquitectura financiera mundial.

“Gracias al Jefe de Gabinete de España, Iván Redondo por los apoyos. Desde nuestros lugares en América Latina y Europa, trabajando juntos y con la contribución de la nueva generación política, vamos a poder avanzar hacia un mundo con más oportunidades, equitativo y sustentable”, afirmó Guzmán tras la reunión.

Más tarde, Guzmán se reunió con su par española Nadia Calviño por más de una hora, en la cual se repasaron temas de la agenda común bilateral en relación al G20 y los procesos de negociaciones que Argentina está llevando adelante con FMI y la situación con el Club de París.

Tras el encuentro, el ministro resaltó que “la construcción de consensos entre los accionistas del FMI sobre el valor de los fundamentos del programa que estamos diseñando desde Argentina es necesaria para lograr un acuerdo”. “Con la vicepresidenta segunda y ministra de Economía, Nadia Calviño, avanzamos en esa dirección”, añadió.

Guzmán terminará mañana su gira europea en París, donde se reunirá con su par de Finanzas francés, Bruno Le Maire, y con el Director General del Tesoro y presidente del Club de París, Emmanuel Moulin, “con quienes dialogará sobre la renegociación de la deuda argentina”, indicó el Palacio de Hacienda.

Durante su visita a Francia, Guzmán también participará en una reunión con representantes de seis compañías de ese origen en la embajada argentina, en donde expondrá sobre los pilares para la recuperación de la economía del país, como ocurrió ayer en Roma.

“La visita del titular del Palacio de Hacienda a Francia se da en el marco de su gira por el continente europeo, donde mantuvo y desarrollará encuentros con los ministros de Economía y Finanzas de Alemania, Italia, España y Francia, para dialogar sobre la renegociación del programa argentino con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la deuda con el Club de París, entre otros puntos de interés común”, concluyó. En la capital francesa se le pedirá que haya un acuerdo con el FMI para renegociar el pasivo con el Club, que el próximo mes presenta un vencimiento de USD 2400 millones.

Fuente: Infobae

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunirá este miércoles con el papa Francisco en el Vaticano como parte de su visita a Roma, donde llegará esta noche en el marco de su gira europea.

Guzmán visitará al pontífice el miércoles a las 11 (6 hora de Argentina) en la Biblioteca Privada del Palacio Apostólico, en la que el Papa suele encontrar a jefes de Estado, según la agenda semanal de Francisco a la que accedió Télam a través de fuentes vaticanas.

La reunión con el Papa será una de las actividades previstas del ministro en Roma, a donde llegará este martes noche desde Berlín encabezando una delegación que también integran el director ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos, y la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

“Gesto importante” del Vaticano hacia la Argentina(

La agenda de Guzmán, que en su gira europea tiene como tema central la renegociación con el FMI para alcanzar un nuevo acuerdo, iniciará el miércoles a las 9 de la capital italiana con una reunión con el presidente de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, el economista italiano Stefano Zamagni.

La reunión, considerada por las fuentes vaticanas como un «gesto importante» de la Santa Sede para escuchar en boca de Guzmán la posición argentina sobre la deuda, será en la Casina Pio IV, dentro de los jardines del Vaticano, y el mismo edificio en el que el ministro expuso el 5 de febrero de 2020 junto con la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

Tras las reuniones con Zamagni y con Francisco, Guzmán encabezará un encuentro en la embajada argentina ante Italia con empresas italianas radicadas en Argentina que organizó el embajador Roberto Carlés.

Luego del encuentro con las empresas, entre ellas algunas de peso como Ghella y Leonardo, Guzmán tendrá una bilateral con su par italiano, Daniele Franco, en la sede del Ministerio de Economía del país europeo.

En busca de consensos y apoyo del G7 y G20

Durante la gira, que inició en Alemania y seguirá en España y Francia, el principal objetivo del funcionario es construir consensos y entendimientos sobre lo que la Argentina necesita para estabilizar su economía.

La Argentina renegoció exitosamente el año pasado con los acreedores internacionales la deuda externa privada logrando un importante ahorro financiero, y las autoridades buscan ahora avanzar en un acuerdo con el FMI de una nuestra estructura de pagos de la deuda con el organismo.

Con sus reuniones en el Viejo Continente, Guzmán busca conseguir los apoyos necesarios de los accionistas del FMI (especialmente G7 y G20) para concretar un programa que le sirva a la Argentina

Papa Francisco, por «una reducción significativa de la deuda»

La semana pasada, Francisco pidió al FMI y al Grupo Banco Mundial (GBM) una «reducción significativa de la deuda» a países pobres, en lo que consideró «un gesto profundamente humano».

«Un espíritu de solidaridad mundial también exige al menos una reducción significativa de la carga de la deuda de las naciones más pobres, agravada por la pandemia», planteó el pontífice en un mensaje enviado para las denominadas reuniones de Primavera de los organismos que se desarrollan de forma virtual.

Durante el encuentro, los funcionarios dialogaron «sobre el proceso de estabilización de la economía argentina y los avances en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París, y las restricciones que enfrentan los países de ingresos medios para una recuperación económica sostenible en el contexto de la pandemia», consignó el Ministerio de Economía en un comunicado.

Luego del encuentro, Guzmán agradeció a los funcionarios “por tan productiva jornada de trabajo en Alemania y por todo el apoyo de los últimos 16 meses en procesos internacionales clave para la estabilización macroeconómica de Argentina”.

“Importante estar juntos siempre, y más aún en tiempos difíciles”, agregó.

Por su parte, Schmidt, quien estuvo acompañado por el secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores, Niels Annen. destacó el “intercambio fructífero con el ministro de Economía, Martín Guzmán”, y coincidió en la necesidad de “permanecer juntos en tiempos difíciles”.

En la misma línea, Niels Annen resaltó la “excelente reunión con Martín Guzmán junto a Wolfgang Schmidt”, e hizo hincapié en que “sigue la exitosa cooperación entre Alemania y Argentina para fortalecer crecimiento económico y la promoción de las energías renovables”.

La visita del titular del Palacio de Hacienda a Alemania se da en el marco de su gira al continente europeo, donde desarrollará encuentros con los ministros de Economía y Finanzas de Alemania, Italia, España y Francia, para dialogar sobre la renegociación del programa argentino con el FMI y sobre la deuda con el Club de París.

En este sentido, Guzmán tiene previsto arribar mañana a la ciudad de Roma, donde mantendrá una reunión con su par italiano, Daniele Franco, y con el papa Francisco.

Además, el ministro participará en un encuentro en la embajada argentina en Italia con empresas italianas radicadas en Argentina, organizada por el embajador Roberto Carlés.

La gira europea del titular del Palacio de Hacienda continuará el jueves en la ciudad de Madrid, donde se desarrollará una reunión con la ministra de Economía y vicepresidenta segunda del Gobierno español, Nadia Calviño.

En tanto, el próximo viernes Guzmán arribará en París, donde mantendrá un encuentro con su par de Finanzas francés, Bruno Le Maire.

Acompañan a Guzmán en su viaje el director ante el FMI por la Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos, y la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

El ministro de Economía se reunió con su par alemán, Peter Altmaier, en el comienzo de su gira por Europa, durante la cual buscará avanzar en los acuerdos con el FMI y el Club de París.

El ministro Martín Guzmán se reunió el domingo 11 de abril en Berlín con el ministro Federal de Asuntos de Economía y Energía de Alemania, Peter Altmaier, en el inicio de su gira por Europa destinada a avanzar rumbo a los acuerdos por la deuda con el FMI y el Club de París.

«Argentina y Alemania tienen complementariedades estratégicas en economías del conocimiento y energías sustentables», destacó Guzmán y expresó que ambos países seguirán «trabajando para profundizar los vínculos bilaterales en estas áreas» y calificó como «muy enriquecedor» al encuentro con su par alemán.

Guzmán y Altmaier repasaron la marcha de las relaciones comerciales entre ambos países y el desarrollo de las energías renovables, así como los vínculos entre América latina y la Unión Europea. A su vez, dialogaron sobre el rol de los organismos multilaterales en la recuperación de la economía global en el contexto de la pandemia del COVID-19.

Ambos ministros repasaron las metas del Acuerdo de París 2050 para combatir el cambio climático y acelerar las acciones e inversiones necesarias para un futuro ambiental sostenible, según informó el Palacio de Hacienda.

La comitiva que acompaña a Guzmán incluye al director ante el FMI por la Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos; la titular de la Unidad de Coordinación y Gestión de Asuntos Internacionales, Maia Colodenco; y la jefa de Gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace.

La agenda de Guzmán en Europa
En el marco de la gira europea que arrancó en Alemania, y que incluye también Italia, España y Francia, el ministro Martín Guzmán tiene agendado este lunes, también en Berlín, un encuentro con Lars Hendrik Roller, Director General de Política Económica y Financiera de la Cancillería, entre otros funcionarios. El martes, en tanto, se reunirá con el secretario del Ministerio Federal de Finanzas, Wolfgang Schmidt.

La agenda del titular del Palacio de Hacienda continuará en Roma, donde el ministro tiene previsto reunirse con su par de Economía y Finanzas de Italia, Daniele Franco.

La gira apunta a construir entendimientos, en busca de concepciones comunes en relación al rol de los organismos multilaterales de crédito, en el marco de la emergencia provocada por la pandemia global, explicó Economía.

Martín Guzmán busca sumar los apoyos necesarios de los accionistas del FMI (especialmente G7 y G20), para concretar un programa que le sirva a la Argentina, indicaron fuentes del Palacio de Hacienda. También se reunirá con representantes de la sociedad civil y sector privado.

Internas por «ajuste» en el presupuesto
El director del Banco Nación Claudio Lozano expresó que el presupuesto 2021 encierra un ajuste del gasto en línea con la negociación con el FMI y mostró un desacuerdo con el ministro Martín Guzmán, en una entrevista con El Diario.Ar.

«El gobierno se propuso mejorar el poder adquisitivo y no lo logró. Esos supuestos no caminan y hay que rectificarlos. Hay que ser firme con el Fondo para evitar condicionamientos», continuó el funcionario.

Acerca de los aumentos en las tarifas de energía, Lozano determinó que esta medida «no es algo que ayude» en este contexto. «No me parece razonable recomponer tarifas, cuando venimos de aumentos que cambiaron la ecuación doméstica durante la gestión macrista», lanzó el economista de la CTA.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, partirá rumbo a Europa con la mira puesta en encarar las negociaciones bilaterales necesarias para lograr un acuerdo con el FMI, que permita refinanciar la deuda por US$ 45.000 millones con el organismo y, por otro lado, también el endeudamiento con el Club de París.

El ministro aterrizará en Berlín, en un periplo que durará cinco días en el viejo continente, donde también visitará las capitales de Italia, España y Francia, para entrevistarse con sus pares en pos de lograr las condiciones solicitadas por la Argentina, y teniendo en cuenta que a fin de mes vence el plazo para el último pago al Club de París, y que luego entra a correr una mora de 60 días antes de un eventual incumplimiento.

El presidente Alberto Fernández resumió el último jueves el pedido argentino al Fondo Monetario de «revisar» las tasas y los «tiempos» de los créditos, en medio de la crisis por el coronavirus.

«Aspiro a que se revise todo, que se revisen las tasas y los tiempos para pagar la deuda», sostuvo el Presidente desde la residencia de Olivos, donde participó virtualmente del encuentro del Consejo Económico y Social mientras se recupera de la Covid-19.

El mayor consenso fue el de avanzar con una emisión excepcional de la moneda del FMI (DEG) para incrementar las reservas mundiales por US$ 650.000 millones
Al respecto, el Comité del Fondo Monetario avanzó en estas discusiones, donde se definió una hoja de ruta con medidas «históricas» que beneficiarán a todos los países, en esta crisis sin prececentes.

El mayor consenso fue el de avanzar con una emisión excepcional de la moneda del FMI (DEG) para incrementar las reservas mundiales por US$ 650.000 millones, y en una reasignación de esos DEG adicionales para países más vulnerables.

La titular del FMI, Kristalina Georgieva, sostuvo que esta iniciativa «proporcionará un impulso de liquidez sustancial a todos nuestros miembros, especialmente a los más vulnerables». Para la Argentina significarán US$ 3.354 millones adicionales en reservas.

Asimismo, continuó Georgieva, «la innovación que perseguimos es que algunos de nuestros miembros más acomodados puedan asignar sus DEG con el propósito común de llevar a los miembros más vulnerables a una posición más sólida», expresó.

Georgieva aclaró que en las discusiones por delante se incluirá el tema de sobrecargos de tasas de los pŕéstamos
El Comité también dio mandato para revisar el mecanismo de financiamiento, y Georgieva aclaró que en las discusiones por delante se incluirá el tema de sobrecargos de tasas de los pŕéstamos

El comunicado del Comité del Fondo efectuó «un llamado al FMI para que explore la forma de brindar más apoyo a los países vulnerables de ingresos bajos y medios de conformidad con su mandato», indicó el texto oficial a tono con el planteo conjunto de Argentina y México ante el G20, quienes fueron específicos al solicitar también estas medidas para países de ingreso medio.

El Comité también dio mandato para revisar el mecanismo de financiamiento, y Georgieva aclaró que en las discusiones por delante se incluirá el tema de sobrecargos de tasas de los pŕéstamos, una de las iniciativas que solicitó el ministro Guzmán.

«Cuando miramos el punto que el ministro Guzmán está haciendo sobre las tasas de interés, tenemos que reconocer dos cosas: en primer lugar, que está trayendo este punto en el momento en que el Fondo pasará por una revisión periódica de nuestros cargos y ése es el momento en que se pueden discutir este tipo de cuestiones», afirmó Georgieva, quien remarcó por otro lado que «estamos comprometidos de manera muy constructiva con Argentina» en las negociaciones en curso.

Fernández también quiere poner sobre la mesa la renegociación de los plazos. «No debería ser tan complicado revisar los plazos de pago. Es un debate que merece ser dado, no por Argentina, solamente», enfatizó.

«La pandemia debe obligar a los organismos de crédito a revisar las lógicas que han imperado hasta el momento», evaluó el jefe de Estado.

En ese sentido agregó: «No quiero que le den una solución a la Argentina, quiero que los organismos de crédito encuentren una solución no sólo para los países pobres, sino a los de renta media, que tienen, como nosotros, un 40 por ciento de pobreza, pero que somos tratados como países ricos, que no somos», apuntó.

En tanto, el economista de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs, que también disertó en el Consejo Económico y Social, se mostró en sintonía con los dichos del Presidente y del ministro, al considerar que, dada la profundidad de la actual crisis, es necesaria una nueva Conferencia de «Bretton Woods» aggiornada, que sume China en su rol protagónico actual en la economía mundial.

La Conferencia de Bretton Woods, realizada apenas finalizó la Segunda Guerra mundial, el 1 de julio de 1944, tuvo a Estados Unidos e Inglaterra con un rol protagónico y creó la actual arquitectura financiera internacional donde nacieron el FMI y el Banco Mundial.

Sachs fue también más allá del planteo argentino, al considerar que el Club de París debería perdonarle al país casi toda la deuda que tiene con los acreedores oficiales.

En cinco días, Martín Guzmán tiene previsto ver a sus pares de Alemania, Italia, España y Francia; antes, hablará en la asamblea del organismo multilateral para insistir con sus ideas de bajar el costo de los créditos y lograr más recursos de los países ricos.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, insistirá hoy en la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la necesidad de aliviar el costo de los créditos del organismo, antes de partir este fin de semana para avanzar en la negociación de un acuerdo para postergar el pago a ese organismo y al Club de París.

Se trata de unos USD 7.000 millones en vencimientos de capital para este año. Mientras tanto, Guzmán logró, con otros pares de los países emergentes, que se empiecen a discutir dos cuestiones trascendentes, pero que no serán sencillas de lograr.

El primer punto es la idea de que, de la nueva emisión de derechos especiales de giro (DEGs) por USD 650.000 millones, se relocalice desde los países más ricos hacia los ingresos medios, como lo solicitaron ayer Argentina y México. La intención es que, si hay recursos ociosos en los tesoros de los países del G7, se puedan prestar a través de un “fondo común” a los que más lo necesitan.

Ante este planteo, con toda su diplomacia, ayer la directora gerente Kristalina Georgieva respondió que el tema se discutirá “arduamente en los próximos meses” -junto con la ampliación en sí de los DEGs, que solo llegarían a partir de septiembre-, pero aclaró que, a la discusión global por la “relocalización” de estos recursos le deberá seguir necesariamente una en cada uno de los países que potencialmente aporten a ese fondo. Nada para esperar en el corto plazo.

Cabe recordar que Georgieva dijo que la ampliación de los DEGs se debatirá en junio en el directorio y que luego habrá una demora de unos cuatro meses.

La segunda cuestión trascendente que Guzmán logró “colar” entre sus pares es la posibilidad de reducir las sobretasas de interés que el Fondo cobra por sus préstamos. En el caso argentino, se trata de una discusión de 1455 millones de dólares, entre 952,87 millones en el caso de los sobrecargos y de 502 millones en intereses anuales, según precisaron fuentes oficiales.

Sin embargo, ahí también Georgieva le puso un freno al entusiasmo del ministro al aclarar que esos sobrecargos se aplicaron para que el Fondo resguarde la sanidad de su cartera y, además, para que no se incentive en forma excesiva buscar dinero en el organismo en lugar de tratar de obtenerlo en el mercado.

Ninguna de las dos cuestiones parece insalvable, pero sí muy compleja, dado que una mayoría importante de los 190 miembros del FMI, entre ellos Argentina, deberían ponerse de acuerdo sobre ambas. Por lo tanto, la conclusión es que el Gobierno no tendrá recursos para afrontar todos los pagos de capital de la deuda de este año sin un acuerdo de postergación para postergar el pago de la deuda de USD 45.000 millones con el Fondo que contrajo el país en la administración de Mauricio Macri.

Cuatro países en cinco días

Parte de estas cuestiones también serán discutidas por Guzmán desde el lunes en Europa, así como también la postergación del pago del Club de París del mes próximo por 2400 millones de dólares.

En la gira, informaron en el Palacio de Hacienda, “tiene previsto mantener reuniones con ministros de Economía y Finanzas, funcionarios y sector privado”. El ministro estará cinco días en el viejo continente, donde visitará Alemania, Italia, España y Francia y se entrevistará con sus pares de esos países. Partirá mañana, pero tiene previsto comenzar sus reuniones el lunes 12 en Berlín con Olaf Scholz, seguirá por Roma con Daniele Franco, en Madrid con María Jesús Montero y finalizará con Bruno Le Maire el 16 en París, donde justamente tiene su sede el Club de París.

Con ellos, debatirá “la renegociación con el FMI para alcanzar un nuevo acuerdo y la deuda con el Club de París”. El objetivo será “construir entendimientos sobre lo que la Argentina necesita para estabilizar su economía”; Guzmán dejó en claro que para esta estabilización, necesita un nuevo acuerdo.

“El objetivo es conseguir los apoyos necesarios de los accionistas del FMI, especialmente G7 y G20, para concretar un programa que le sirva a la Argentina”, aclararon.

El costo de postergar el pago con el Club de París es más bajo que acordar con el FMI en términos financieros, ya que en el pasado la Argentina estuvo en default con sus acreedores oficiales y no tuvo grandes consecuencias, porque tampoco tenía grandes créditos bilaterales.

El costo de firmar con el FMI parece más político que financiero, ya que, con el cuadro de situación global que ayer describió Georgieva, es muy posible que el organismo no le pida ajuste adicional al Gobierno para este año, más allá del que ya hizo al ponerle un tope al aumento a los jubilados y reducir la asistencia a empresas e individuos, al menos por ahora, más el aumento de los ingresos tributarios.

Fuente: Infobae

“Es una discusión de carácter geopolítico que no hay tiempo suficiente si uno quiere tener un acuerdo pronto” afirmó, Martín Guzmán.

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, señaló que la renegociación de un programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para pagar el préstamo de US$45.000 millones no va a suceder en mayo o junio.

Cambiar los términos de un programa anterior requeriría del apoyo de países como Estados Unidos, China, Alemania, Japón y Francia, dijo el ministro en una entrevista con CNN Español.

El gobierno argentino no puede pagar al FMI los US$45.000 millones entre septiembre de 2021 y 2024, señaló.

Discusión geopolítica
“No es una negociación técnica que se da entre el staff del Fondo Monetario Internacional y el gobierno argentino”, dijo Guzmán.

“Es una discusión de carácter geopolítico que no hay tiempo suficiente si uno quiere tener un acuerdo pronto” afirmó.

Los comentarios se producen poco después de las reuniones que sostuvieron funcionarios argentinos y del FMI el mes pasado.

Los negociadores Luis Cubeddu y Julie Kozack señalaron en un comunicado que habían encontrado un “entendimiento común con Argentina en áreas como la inflación, las exportaciones y el desarrollo de los mercados nacionales de capital.

“Lo peor de todo sería hacer un acuerdo apurado basado en premisas que le hagan mal a la Argentina”, señaló Guzmán.

Fuente: La Tercera