Tag

Malvinas

Browsing

El intendente de Trevelin, Héctor Ingram, recibió a Gustavo Lefipán y Jorge Fernández, integrantes del Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas de Esquel y Zona Oeste.

En el encuentro, el grupo de excombatientes le plantearon al Jefe Comunal la posibilidad de construir una fuente de agua en el ingreso a Trevelin, en conmemoración de los 40 años del conflicto bélico en el Atlántico Sur.

«La idea es construir una fuente de agua en la rotonda ubicada en el ingreso a Trevelin, viniendo desde Esquel, que esté iluminado y adornarla con tulipanes. Hacer algo que además ayude al ordenamiento del tránsito», explicó Fernández.
Lo cierto es que el ingreso a Trevelin está dentro del proyecto de repavimentación de la ruta nacional 259 tramo Esquel – Trevelin y la continuidad del asfaltado hasta el paso fronterizo Futaleufú. Ingram indicó que analizará con su equipo y técnicos de Vialidad Nacional el proyecto en el que trabaja el organismo vial, para ver si es posible esa propuesta o construirla en otro lugar.

Los excombatientes plantearon que una segunda opción es la plazoleta en la que está erigido un monumento a los Héroes de Malvinas, en la avenida San Martín.

El jueves pasado, los veteranos excombatientes de Malvinas, quienes son padrinos de la escuela 201, hicieron posible que la bandera vuelva a flamear al restaurar el mástil del patio externo. El mismo se había deteriorado, durante las vacaciones de verano, por lo  que era imposible izar la enseña patria.

La comunidad educativa de la escuela 201, ubicada en el barrio Los Aromos, agradeció a sus padrinos «que están siempre acompañando a la institución».

Fuente: El Chubut

El cohete chino que estaba fuera de control cayó fuera de órbita el sábado por la noche y volvió a entrar en la atmósfera de la Tierra, según la agencia espacial de China.

El cohete portador Long March 5B tenía un área de aterrizaje estimada de 72,47 ° E de longitud y 2,65 ° N de latitud, justo al oeste de las Maldivas en el océano Índico, dijo la Agencia Espacial Nacional de China en una publicación en WeChat.

La mayor parte del cohete fue «destruido» al reingresar a la atmósfera, indicó la agencia espacial.

El cohete, que medía unos 30 metros de alto y pesa casi 22 toneladas, puso en órbita una pieza de una nueva estación espacial china el 29 de abril. Después de que se agotó el combustible, el cohete se dejó caer sin control por el espacio hasta que la gravedad de la Tierra lo arrastró de vuelta al suelo.

Exastronauta: China debería bajar cohetes sin peligro 4:01
Generalmente, la comunidad espacial internacional intenta evitar tales escenarios. La mayoría de los cohetes que se utilizan para elevar satélites y otros objetos al espacio realizan reentradas más controladas que apuntan al océano, o quedan en las llamadas órbitas de «cementerio» que los mantienen en el espacio durante décadas o siglos. Pero el cohete Long March está diseñado de una manera que «deja grandes piezas en órbita baja», dijo Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard.

En este caso, era imposible tener la certeza exacta de cuándo o dónde aterrizaría el propulsor.

La Agencia Espacial Europea había predicho una «zona de riesgo» que abarcaba «cualquier porción de la superficie de la Tierra entre aproximadamente 41,5 N y 41,5 S de latitud», que incluía prácticamente todas todo el continente americano al sur de Nueva York, toda África y Australia, partes de Asia, al sur de Japón y España, Portugal, Italia y Grecia.

La amenaza para las áreas pobladas de tierra no era del todo insignificante, pero por fortuna la gran mayoría de la superficie terrestre está ocupada por océanos, por lo que las probabilidades de evitar un encuentro catastrófico eran escasas.

El cohete es uno de los objetos más grandes en la memoria reciente que haya golpeado la Tierra después de caer fuera de órbita, luego de un incidente de 2018 en el que una parte de un laboratorio espacial chino se rompió sobre el océano Pacífico y la reentrada en 2020 de un cohete Long March 5B.

A pesar de los esfuerzos recientes para regular y mitigar mejor los desechos espaciales, la órbita de la Tierra está plagada de cientos de miles de piezas de basura no controladas, la mayoría de las cuales tienen menos de 10 centímetros.

Los objetos que caen constantemente fuera de órbita, aunque la mayoría de las piezas se queman en la atmósfera de la Tierra antes de tener la oportunidad de impactar en la superficie. Pero partes de objetos más grandes, como este cohete Long March, pueden aguantar l regingreso y amenazar estructuras y personas en el suelo.

«Se han establecido normas», dijo McDowell.

«No hay una ley o regla internacional, nada específico, pero la práctica de países de todo el mundo ha sido: ‘Sí, para los cohetes más grandes, no dejemos nuestra basura en órbita de esta manera’».

Tuvo que esperar 23 años entre que se aprobó el beneficio que le fue denegado, el reclamo en la Justicia, las apelaciones y ahora el fallo de la Sala II de la Cámara de la Seguridad Social para se determinara que “la Sra. Alicia Mabel Reynoso cumple con las condiciones suficientes” para ser considerada una auténtica “Veterana de Guerra” de Malvinas.

Alicia Mabel Reynoso fue enfermera de la Fuerza Aérea Argentina, y fue la única mujer entrerriana que participó en la guerra de Malvinas brindando atención y contención en Comodoro Rivadavia y otros lugares a los soldados heridos en combate.

Así, los jueces Nora Dorado, Walter Carnota y Juan Fantini resolvieron que le corresponde a Reynoso cobrar una “bonificación especial” o plus salarial aprobada en 1998 para los ex combatientes que participaron en las acciones bélicas desarrolladas en el Atlántico Sur entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982.

Reynoso es una de las “mujeres olvidadas” de Malvinas. Enfermera de la Fuerza Aérea, junto a decenas de otras mujeres atendieron a los combatientes argentinos que murieron o resultaron heridos. La colega Mariana Iglesias contó en Clarín, el pasado 27 de marzo, la dramática historia de estas mujeres que esperan ser consideradas Veterana de Guerra.

LA FUERZA ÁEREA Y LA VETERANA DE GUERRA

Como tantas otras, Reynoso solicitó que se le pagara una bonificación especial (decreto 1244/1998) por los servicios prestados durante la Guerra de Malvinas. La Fuerza Aérea le negó ese derecho. En 2010, fue a la Justicia de la Seguridad Social y obtuvo un fallo favorable en 2018. La Fuerza Aérea lo apeló.

En junio de 2019, el expediente ingresó en la Sala II de la Cámara y ahora, con el voto de los tres camaristas, la sentencia de primer grado quedó confirmada y, además, abre las puertas para que accedan a ese beneficio el resto de las enfermeras y para que se les otorgue la Pensión Honorífica de Veteranos de Guerra.

Para rechazar el reclamo de Reynoso, la Fuerza Aérea argumentó que las enfermeras no participaron en acciones bélicas dentro del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur.

Por eso, en la sentencia, los camaristas dicen que el “punto clave radica en decidir si el personal militar enfermería de la Fuerza Aérea Argentina, por sus servicios prestados en el hospital de campaña reubicable de Comodoro Rivadavia, reviste o no la condición de ex combatiente por su participación en el conflicto bélico de Malvinas, con derecho al beneficio”.

Los camaristas recuerdan que para el otorgamiento de las pensiones, el decreto 886/05 señala que deben otorgarse a “los soldados conscriptos, oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas y de Seguridad que hayan estado destinados en el Teatro de Operaciones Malvinas (TOM) o entrado efectivamente en combate en el área del Teatro de Operaciones del Atlántico Sur (TOAS) y a los civiles que se encontraban cumpliendo funciones de servicio y/o apoyo en los lugares antes mencionados”.

En consecuencia, los camaristas sostienen que resulta “discriminatorio” que se excluya a las enfermeras del beneficio porque “es posible en el caso de un civil enfermero” que se le reconozca el beneficio “por simple hecho de haber desarrollado tareas de apoyatura “ y que “a la Alferez enfermera Reynoso, quien fuera oficial en actividad de la Fuerza Aérea Argentina al momento del conflicto, le impone la exigencia extra de haber tenido que entrar efectivamente en combate, requisito que es de imposible cumplimiento. No solo debido a la especial protección que reviste el personal sanitario sino a que expresamente se los excluye del derecho a participar directamente en las hostilidades”.

Fuente: El Clarín

 

Para Patricia Bullrich, el Gobierno «podría haberle dado» las Islas Malvinas al laboratorio. «Pfizer no pidió cambio a la ley, lo único que pidió fue un un seguro de caución, como se lo pidió a todos los países del mundo, que es algo razonable», aseguró la exministra de Seguridad y presidenta del PRO.

La exministra de Seguridad y presidenta del PRO, Patricia Bullrich, consideró que el Gobierno nacional «podría haberle dado» las Islas Malvinas al laboratorio estadounidense Pfizer para acordar la provisión de vacunas contra el coronavirus, al señalar que las demandas de esa empresa farmacéutica son «razonables», y tales expresiones generaron fuertes repudios de altos funcionarios, como el canciller Felipe Solá.

«Pfizer no pidió cambio a la ley, lo único que pidió fue un un seguro de caución, como se lo pidió a todos los países del mundo, que es algo razonable», evaluó Bullrich sobre la falta de acuerdo del Estado nacional con el laboratorio norteamericano para la compra de vacunas contra el coronavirus.

En declaraciones al canal La Nación+, la exfuncionaria planteó que Pfizer «no pidió los hielos continentales», aunque añadió que «las Islas Malvinas se la podríamos haber dado».

Luego, en Twitter, intentó aclarar sus palabras y dijo: «Frente a las mentiras por la cual no se compraron vacunas, ejemplifiqué que el Gobierno dijo cualquier cosa: hasta que podíamos entregar las Malvinas o los glaciares. Si me expresé mal, ratifico mi posición a favor de nuestra completa soberanía sobre las Islas Malvinas».

Rechazo a los dichos de Bullrich

El canciller Solá le salió al cruce con un tuit en el que sostuvo que «la frase brutal de Bullrich sobre Malvinas es coherente con lo que hizo su gobierno. Política de entrega y sumisión, desprecio por nuestras causas nacionales. Olvido imperdonable del sacrificio de los 649 héroes argentinos que quedaron allá».

Y se preguntó: «¿Bullrich no tiene Patria?».

El secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, afirmó que la dirigente macrista «desconoce nuestra Constitución Nacional y le falta el respeto a 45 millones de argentinos/as, especialmente a quienes dieron su vida por defender las Islas».

Tras sostener que fueron «declaraciones de gravedad sin precedentes», Bullrich «propone entregar nuestros derechos de soberanía sobre las Islas Malvinas a cambio de las vacunas Pfizer. Es el mejor ejemplo de las políticas de entrega de la soberanía nacional que aplicaron Mauricio Macri y Cambiemos».

El gobernador de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Gustavo Melella, expresó su «rechazo y total repudio a los dichos expresados por Bullrich, que nos vuelve a mostrar la peor cara del proceso desmalvinizador que debimos soportar en los cuatro años de Mauricio Macri».

«Decir que Argentina ‘tranquilamente’ podría ‘entregar’ las islas Malvinas es de un grado de irresponsabilidad pocas veces visto y una falta de respeto a la memoria de los Caídos en la Guerra de 1982», enfatizó.

Melella sostuvo que «personalmente le exijo a Patricia Bullrich que pida disculpas al pueblo argentino, en especial al pueblo fueguino, a nuestros Veteranos de Guerra y a las familias de los héroes que descansan en el Cementerio de Darwin».

La agrupación La Cámpora también se pronunció y aseveró que «no hay palabras que sirvan para describir el repudio y el rechazo que generan las declaraciones de Bullrich».

«La presidenta del PRO ofreciendo las Malvinas Argentinas a una farmacéutica. Muestra gratis de lo que hubiese sido esta pandemia si gobernaran ella, (el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez) Larreta y Macri», dijo en Twitter.

El veterano de la guerra de Malvinas y director del Museo Malvinas, Edgardo Esteban, manifestó su «total repudio» a las declaraciones y afirmó: «Bullrich propone entregar los derechos soberanos sobre nuestras islas Malvinas, enviciada por defender los intereses de Pfizer. Demuestra su política de entrega y desmalvinización. Lamentable».

La exministra de Seguridad macrista viene llamando la atención en el último tiempo con sus intervenciones contra la política sanitaria del Gobierno nacional para contener la segunda ola de coronavirus.

Una de sus acciones más recientes fue la presentación de un amparo contra el DNU 241/21 que estableció nuevas medidas de restricción en la circulación y varias actividades para reducir los contagios.

Los países iberoamericanos renovaron este miércoles su respaldo al reclamo argentino en la cuestión Malvinas, con un llamado a la reanudación de las negociaciones entre Buenos Aires y Londres para lograr una «pronta solución» a la disputa de soberanía sobre el archipiélago, en los términos de las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y otros organismos multilaterales.

En el marco de la XXVII Cumbre Iberoamericana y a través de un comunicado especial sobre la cuestión de las Islas Malvinas, los países del foro apoyaron además el rechazo del Gobierno argentino a las acciones unilaterales de exploración y explotación de los recursos renovables y no renovables por parte del Reino Unido, y su condena al aumento de la presencia militar británica en esa área, informó el Palacio San Martín, en un comunicado.

De esta manera, la Cumbre Iberoamericana «profundizó su respaldo a la posición de nuestro país incorporando los aspectos que hacen a la defensa de los recursos que el Reino Unido explota en el Atlántico Sur», señala el documento.

En relación a las acciones unilaterales de exploración y explotación de recursos renovables y no renovables que el Reino Unido lleva adelante en el área en disputa, las jefas y los jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica recordaron «los llamamientos de la comunidad internacional de abstenerse a adoptar decisiones que entrañen modificaciones unilaterales en la situación de las Islas Malvinas, de conformidad con la resolución 31/49 de las Naciones Unidas».

Además, señalaron que el refuerzo de la presencia militar en el área en disputa resulta «incompatible con la política de apego a la búsqueda de una solución por la vía pacífica de la controversia territorial entre los Gobiernos de la República Argentina y el Reino Unido».

En ese sentido, destacaron las sucesivas resoluciones de la ONU que instan al Secretario General a llevar adelante gestiones de buenos oficios a fin de que se reanuden las negociaciones bilaterales para encontrar a la mayor brevedad posible una solución pacífica a la disputa de soberanía, como así también «la permanente actitud constructiva y disposición del Gobierno argentino para alcanzar por la vía de las negociaciones una solución definitiva a esta especial y particular situación colonial, tal como es definida por las Naciones Unidas».

Durante la Cumbre el presidente Alberto Fernández y el canciller Felipe Solá agradecieron el «apoyo unánime» de los gobiernos iberoamericanos en la cuestión Malvinas y reiteraron la vocación de diálogo de la Argentina para reanudar, a la brevedad posible, las negociaciones sobre soberanía con el Reino Unido.

Fernández expresó su agradecimiento a las jefas y jefes de Estado iberoamericanos por «el respaldo continuo al llamado a la reanudación de las negociaciones entre el gobierno argentino y el Reino Unido, para encontrar una pronta solución a la disputa de soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, y los espacios marítimos circundantes».

En el mismo sentido, el Secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, Daniel Filmus, destacó «el permanente apoyo de los países iberoamericanos a la necesidad de que el Reino Unido retome el diálogo con Argentina para dar cumplimiento con el deber impuesto por el Derecho Internacional de resolver pacíficamente la disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur, los espacios marítimos circundantes para poner fin a una situación colonial, anacrónica en el Siglo XXI.»

Filmus subrayó, en un comunicado, la importancia de que los países iberoamericanos hayan recordado -en relación con las acciones unilaterales de exploración y explotación de recursos renovables y no renovables que el Reino Unido ha venido llevando adelante- «el llamamiento de la comunidad internacional a abstenerse de adoptar decisiones que entrañen modificaciones unilaterales en la situación de las Islas Malvinas, de conformidad con lo establecido por las Naciones Unidas».

Remarcó también el señalamiento por parte de este foro de que «el refuerzo de la presencia militar en el área de disputa, no sólo vulnera lo establecido por las Naciones Unidas, sino que además resulta incompatible con la política de apego a la búsqueda de una solución pacífica de la controversia territorial entre los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido».

Fuente: Telam

La cuenta de Twitter Soccept, conformada por artistas que generan camisetas de concepto (es decir, no oficiales) presentó un nuevo diseño de la camiseta de la Selección Argentina que se volvió tendencia por la indignación que generó en las redes.

Este rechazo generalizado se debe a que en una parte de la prenda se lee la palabra «Falklands» para referirse a las Islas Malvinas.

«Celebrando más de 200 años de la independencia de Argentina. El oro viste a la república. La brújula guió el pasado y ahora el futuro de la selección nacional», fue el texto publicado desde la cuenta.

Al notar el error en una camisa diseñada para la Selección Argentina, los usuarios de las redes sociales rápidamente expresaron su descontento con la creación.

«Vas a tener que borrar esto, son las Malvinas, no Falklands», «si no fuera por eso es maravillosa», «Malvinas por siempre», «como un pequeño detalle te puede arruinar horas de trabajo», fueron algunos de los mensajes que se pudieron leer en respuesta al tweet.

 

El Honorable Concejo Deliberante de Esquel, en la última sesión ordinaria rindió homenaje a los Veteranos de Malvinas y definió declarar Ciudadanos Ilustres a los Ex Soldados Combatientes en el conflicto bélico que tuvo lugar -entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982- en el Teatro de Operaciones Malvinas.

La distinción en cuestión será tratada durante una ceremonia especial, acorde a los protocolos correspondientes y establecida por la Presidencia de este Cuerpo Legislativo, a la cual serán invitados los homenajeados y familiares.

El Gobierno nacional expresó su «enérgico rechazo» a las maniobras militares y el lanzamiento de misiles que hará el Reino Unido en el área de la Islas Malvinas, y advirtió que la «alegada condición defensiva de la base militar británica en el Atlántico Sur no solo es totalmente injustificada, sino también representa una amenaza para toda la región».

«La República Argentina rechaza en los términos más contundentes la realización de maniobras militares y el lanzamiento de misiles en particular, en territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido», expresó el Palacio San Martín en un comunicado.

La cartera que encabeza el canciller Felipe Solá consideró que esos ejercicios militares «constituyen una injustificada demostración de fuerza y un deliberado apartamiento de los llamamientos de las numerosas resoluciones de las Naciones Unidas y de otros organismos internacionales, que instan tanto a la Argentina como al Reino Unido a reanudar las negociaciones a fin de encontrar una solución pacífica y definitiva a la disputa de soberanía que involucra a ambos países en la Cuestión de las Islas Malvinas».

«El Ministerio de Relaciones Exteriores británico informó a nuestra Embajada en Reino Unido la realización por parte del Gobierno británico de ilegítimos ejercicios militares en el área de las Islas Malvinas, en los próximos días, los que incluirán el lanzamiento de misiles Rapier. Inmediatamente después de la recepción de la comunicación, el Gobierno argentino remitió al Gobierno británico una contundente nota de protesta», detalla el documento de Cancillería.

«La República Argentina rechaza en los términos más contundentes la realización de maniobras militares y el lanzamiento de misiles en particular, en territorio argentino ilegítimamente ocupado por el Reino Unido»

En su protesta, el Gobierno argentino remarcó que la «persistencia del Reino Unido en la realización de ejercicios militares en el Atlántico Sur contraviene específicamente la resolución 31/49 de la Asamblea General de Naciones Unidas que insta a ambas partes (la Argentina y el Reino Unido) a que se abstengan de adoptar decisiones unilaterales que entrañen la introducción de modificaciones en la situación mientras las Islas están atravesando por el proceso de negociación por ella recomendado».

El documento enfatiza además que «la presencia militar, y el lanzamiento de misiles, contradice también la resolución 41/11 de la Asamblea General (Zona de Paz y Cooperación en el Atlántico Sur) que entre otras disposiciones, exhorta a los Estados de todas las demás regiones, en especial a los Estados militarmente importantes, a que respeten escrupulosamente la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación, en particular mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en dicha región».

En ese sentido, afirma que «la alegada condición defensiva de la base militar británica en el Atlántico Sur no sólo es totalmente injustificada sino también representa una amenaza para toda la región».

Asimismo, adelanta que «en el marco de las obligaciones y responsabilidades de nuestro país en materia de seguridad de la navegación en el Atlántico Sudoccidental, una vez que se cuente con la información precisa sobre la fecha del referido lanzamiento, el Servicio de Hidrografía Naval emitirá un radioaviso náutico informando sobre el desarrollo del ejercicio».

«A su vez, el Gobierno argentino denunciará la situación al Secretario General de las Naciones Unidas y al Secretario General de la Organización Marítima Internacional», concluye el comunicado.

Según fuentes oficiales, la situación viene repitiéndose de manera regular en los últimos años bajo el argumento de la “asistencia humanitaria”.

El Gobierno argentino presentó una queja ante Uruguay por la colaboración prestada por ese país a un avión militar británico de transporte estratégico y reaprovisionamiento que hizo escala en Montevideo para operar entre Gran Bretaña y la base militar de la ocupación en las Islas Malvinas.

Fuentes oficiales confirmaron a Télam que el Poder Ejecutivo argentino le transmitió al Gobierno uruguayo una queja formal a través de la Cancillería por la colaboración prestada a las fuerzas de ocupación británica en las islas, situación que, dijeron, viene repitiéndose de manera regular en los últimos años bajo el argumento de la “asistencia humanitaria”.

El vuelo de un Airbus A330 MRTT (acrónimo en inglés de Multi Role Tanker Transport, “Avión de transporte/cisterna multipropósito”) había despegado desde Malvinas y voló sobre aguas internacionales hasta Montevideo, donde hizo escala para reaprovisionarse en su regreso, una práctica que contradice los acuerdos alcanzados por Argentina con sus países limítrofes para que la asistencia a la ocupación británica se limite a “cuestiones humanitarias”.

El 21 de julio de 2020 el canciller argentino Felipe Solá había recibido al embajador uruguayo en Argentina, Carlos Fernando Enciso Christiansen, a quien le solicitó “información sobre la situación de los vuelos con destino a Malvinas que aterrizan en Uruguay”.

En esa ocasión, Solá también agradeció al Gobierno de Luis Lacalle Pou el voto favorable de Uruguay en el respaldo del Mercosur al reclamo argentino por la soberanía de las Islas Malvinas.

En febrero de 2020, durante la presentación de sus pliegos en el Senado como embajador argentino en Uruguay, Alberto Iribarne apuntó que durante el último año de gobierno de Mauricio Macri “ha habido 13 vuelos militares desde Uruguay a las Islas Malvinas, lo cual viola una suerte de acuerdo tácito” porque, reiteró, “la única posibilidad de abastecer aviones británicos en Uruguay era cuando se trataba de cuestiones de emergencia”.

El Airbus A330 MRTT es un avión cisterna de reabastecimiento en vuelo fabricado por la compañía Airbus Military y basado en el modelo civil Airbus A330-200 de transporte de pasajeros.
Conocidos como KC 2 Voyager según la designación que les asignó la Royal Air Force (RAF), los Airbus A330 MRTT son indispensables para sostener la operación en las Islas Malvinas del escuadrón de aviones de combate Eurofighter Typhoon, que protegen la base británica incrementado su alcance a través del reabastecimiento, y también para sostener un puente aéreo que abastece las necesidades logísticas de una guarnición que ocupa un territorio a más de 12.000 kilómetros de Londres.

Las Fuerzas Británicas Islas del Atlántico Sur (BFSAI) inauguraron a mediados de marzo su cuenta de Twitter e ilustraron su primera publicación con la fotografía de un A400M, un avión turbohélice de transporte estratégico que, de acuerdo a ese organismo militar, se despliega de manera regular en misiones de vigilancia marítima en el Atlántico Sur.

En julio del año pasado, la Cancillería argentina había denunciado ejercicios militares en las Islas Malvinas de los que participaron el buque patrullero HMS Forth, la compañía de infantería británica A y la aeronave A400M, junto a los cazas Typhoons de la 1435 Flight de la RAF que “forman parte del despliegue de ocupación ilegal del Reino Unido”.