Tag

niño

Browsing

A pocos días de la celebración del Día del Niño, hay quienes aún buscan opciones para poder comprar una regalo pero sin gastar tanta plata. Los productos importados están cada vez más caros en medio de un cepo restrictivo.

En medio de la inflación acelerada y a cinco días de la celebración para los más chicos, muchas familias buscan aprovechar las promociones bancarias y descuentos para poder hacer frente a un gasto promedio que se presume estará en $5500.

La inflación el cepo importador llegó a las jugueterías, impactando en las compras por el Día del Niño 2. Muchas familias buscan aprovechar las promociones bancarias y descuentos para poder hacer frente a un gasto promedio que, se estima, estará en los $5500. Esta cifra es 3,5 veces más que en 2021.

La consultora Focus Market relevó precios para las diferentes categorías. De acuerdo con el informe, este año se podrán conseguir:

Juegos de memoria desde $6500; pizarras mágicas por $7500 y juegos de mesa desde $750.

En la categoría de juguetes electrónicos, en cambio, tiene otros precios. Un drone con luz cuesta alrededor de $15.000; un auto a batería promedia los $90.000, y un robot con sonido y movimiento se ubica cerca de los $6000.

Las muñecas importadas también están cada vez más caras y pueden costar arriba de $100.000. En una reconocida cadena de jugueterías, se puede comprar una camioneta para las LOL Surprise por $109.900.

El “señor Cara de Papa”, personaje de Toy Story, se vende por $12.890 en su versión que baila y canta. El bebote “Sweet Baby”, también importado, se consigue cerca de los $9900.

Emmanuel Poletto, presidente de la Cámara Argentina del Juguete, los juguetes nacionales aumentaron un 50% desde el Día del Niño 2021, con algunas categorías como slimes y masas que subieron un 20%. En cuando a los rangos de precios, hay una amplia variación.

“Entre los productos de fabricación nacional, los destacados son los juegos de mesa como los clásicos juego de la oca, ludo o damas a $1200 y rompecabezas por menos de $1000. En el caso de las masas de modelar, se pueden encontrar a $609 y en el de los slimes, a $449 las dos unidades», detalló.

Para los bebés -los artículos de primera infancia, que concentran el 40% de la oferta de juguetes- se puede conseguir un pack de sonajero y mordillo por $700, indicó TN.

“Los clásicos bebotes rondan los $2000 y los camiones medianos se pueden adquirir por $1200 pero también se pueden conseguir autitos de plástico por $229. Para salir a dar una vuelta, hay disponibilidad de monopatines y triciclos por $3000 y $4500 respectivamente, productos que prácticamente no aumentaron en el año”, añade el ejecutivo juguetero.

Se realizaron tres allanamientos, dos en la ciudad de Esquel y otro en Lago Puelo, en el marco de la investigación por la obra realizada en la Escuela de El Maitén.

El Fiscal Omar Rodríguez, quien solicitó las diligencias de allanamiento que se llevaron adelante esta mañana, informó que se realizaron un total de tres, de manera simultánea. Fueron en las oficinas de la Dirección Regional de Obras Públicas de la provincia y el domicilio del Delegado, en la ciudad de Esquel, y también otro en Lago Puelo.

En cuanto al allanamiento en la localidad de la Comarca Andina, detalló que tiene que ver con una persona que está presuntamente relacionada, y es materia de investigación, respecto de «una suerte de cartelización de distintas obras que se hicieron en la cordillera a través de la dirección de Obras Públicas».

EQS Notas publicó que explicó que la medida se dictó a los fines de buscar documentación y secuestraron soportes electrónicos, en el marco de una investigación que se origina a partir de la denuncia que hizo el gobernador Marino Arcioni, en función de lo ocurrido en la Escuela de El Maitén.

«Me toca investigar la parte que tienen que ver con la eventual responsabilidad de funcionario público, en orden a los delitos de corrupción», indicó. Amplió que en la denuncia estaba identificado el contratista que hizo la obra en la escuela de El Maitén, a partir de ahí buscó información relacionada, antecedentes y detectó «algunas cuestiones que resultaron sospechosas» y amplió el objeto de investigación.

En esa línea, busca determinar «las causas, razones por las que se selecciona a determinado contratista para llevar adelante la refacción de la escuela de El Maitén». A partir de los antecedentes de esa persona -responsable de la obra- detectó que existen otras obras que también le fueron adjudicadas de manera directa.

En víspera del que habría sido el cumpleaños número seis de Lucio Dupuy, su padre, Christian, escribió una emotiva carta para recordar a su hijo y le pidió perdón por no poder salvar su vida. Por su asesinato, siete meses atrás, fueron detenidas la madre del menor y la pareja de la mujer.

Bajo ese marco, expresó: «Me rompe el alma pensar, mañana deberías estar disfrutando de tus 6 añitos, que injusto todo esto. Todavía no puedo aceptarlo, hijo. Cada vez más fuertes se hacen mis deseos de volver a abrazarte bien fuerte».

Respecto a la carta que compartió a través de sus redes sociales, Christian Dupuy sostuvo: «Mañana muchos van a encender una velita. Mañana muchos van a tener el corazón un poco frío por tu ausencia, ese frío con el que vivo desde un 26 de noviembre del 2021».

Y agregó: «Un frío que jamás volverá a cesar porque me falta el calor de tu amor. Lucio todavía sigo buscando las explicaciones de por qué el destino quiso que fuese así, por qué me toca vivir de esta manera».

Sobre el final de su carta, Christian le pidió disculpas a su hijo, al lamentar que «no llegó» para salvarle la vida.

«No haber podido haber hecho nada, me remueve las tripas. Papito aún siento que estás enojado con papá, de solo pensar que en tus últimas horas quizás me estabas llamando, pidiendo por favor que aparezca para salvarte y sacarte de ahí. Y nunca llegué, entre estas lágrimas te digo hijo que me perdones, perdoname papito. Te amo Lucio, hijo mío, espero que puedas perdonar todo lo que no pudimos hacer por vos», redactó las sentida carta.

Caso Lucio Dupuy

Lucio fue asesinado el pasado 26 de noviembre en la localidad de Santa Rosa, La Pampa, tras sufrir reiteradas golpizas.

En ese sentido, la madre de la víctima permanece acusada de “homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”.

En tanto, a Páez se la imputó por el delito de “homicidio doblemente agravado por ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado”.

Ramón, el abuelo paterno de Lucio Dupuy contó que las pericias arrojaron que el nene de 5 años asesinado en La Pampa «gritaba gráficamente» por ayuda.

Después de que las pericias psicológicas en la madre y la madrastra de Lucio Dupuy arrojaran que ellas tenían “rasgos de perversidad”, la Justicia pidió examinar los dibujos que el niño hacía en la escuela para probar si era víctima de violencia mientras convivía con las acusadas.

Las pericias determinaron que el nene se expresaba en lo que dibujaba aunque “no encontró interlocutores que descifraran lo que decía”.

“La semana pasada salieron los análisis de los dibujos de Lucito, del jardín, y los que tenía en la casa”, indicó Ramón.

El abuelo remarcó que “los dibujitos de Lucio eran sin ojo porque vio algo que no tenía que ver” e indicó que Lucio Dupuy realizaba figuras humana que tenían “las piernas cortadas, sin piernas”.

“El significado de eso todavía no lo tengo, pero aparentemente puede llegar a ser porque lo hayan atado o por las violaciones que sufrió durante mucho tiempo”, expresó Ramón.

Con los resultados de estas pericias, podría agravarse la situación de las dos acusadas Magdalena Espósito Valenti y Abigail Páez.

“Hacia dibujitos sin piernas y sin ojos. La maestra se tendría que haber dado cuenta, ahora ya es tarde. Nadie se dio cuenta que un nene de 5 años se expresaba así con los dibujos”, dijo el abuelo de Lucio Dupuy.

La Fiscalía de Investigaciones Administrativas inició sumarios para analizar algún tipo de responsabilidad a las maestras de Lucio.

La psicóloga Lorena Ruggero, especializada en psicología jurídica, fue quien realizó las pericias y uno de los peritos oficiales de la causa.

“El informe da cuenta que los dibujos son de un niño sufriente y gritando gráficamente, que no encontró interlocutores que lo escuchen o descifren en lo que sí decía dibujando”, indicó el abogado de la familia José Mario Aguerrido.

A casi cuatro meses del asesinato de Lucio Dupuy en la provincia de La Pampa, se conocieron las pericias psicológicas a las que fueron sometidas su madre y la novia, y una de las conclusiones a la que arribaron los profesionales fue que el crimen del niño ocurrió porque «interfería en la convivencia de la pareja».

Por el asesinato están presas Magdalena Espósito Valenti, mamá de Lucio, y su pareja Abigail Páez, que fueron imputadas por el delito de «homicidio triplemente calificado por el vínculo y con ensañamiento y alevosía; en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante por su duración y formas concretas de realización y con acceso carnal vía anal, triplemente agravado por ser la guardadora al momento de los hechos, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia con la víctima menor de 18 años, como delito continuado».

Aunque ninguna de las mujeres declaró o confesó el asesinato, las pericias y las historias clínicas de los ingresos a los hospitales dejaron en evidencia el calvario que padeció el menor.

En este sentido el análisis señala que el chico «interfería en la convivencia de la pareja» y que su condición de ser varón generaba desprecio por parte de ambas.

Las pericias terminaron siendo concluyentes para la causa, ya que los signos de violencia que Lucio mostraba en su cuerpo fueron muestras importantes para agravar la condena que podría alcanzar la prisión perpetua.

Lucio Dupuy murió el 26 de noviembre de 2021 en La Pampa luego de haber sufrido violencia doméstica en reiteradas veces por parte de la mamá y su pareja.

En las historias clínicas se confirmó que el menor de 5 años ingresó a diversos hospitales en cinco oportunidades en pocos meses y que todas las heridas eran de gran magnitud.

Según la autopsia, Lucio se desvaneció y murió antes de llegar al hospital producto de «múltiples golpes», sumado a marcas de mordeduras y quemaduras de cigarrillo.

Además, la autopsia determinó que el niño había sido víctima de abusos sexuales.

Durante una audiencia en la que participaron las acusadas y la querella, Magdalena Espósito Valenti cuestionó a Cristian Dupuy, su expareja; la querella pide que las acusadas no tengan contacto entre sí en la cárcel.

La madre de Lucio Dupuy, el nene de cinco años asesinado a golpes en Santa Rosa, La Pampa, apuntó contra el padre del menor en el marco de una audiencia que se realizó en las últimas horas por el crimen.

Magdalena Espósito Valenti criticó a Cristian Dupuy, su expareja y padre del niño. “Quiero aclarar que el término de víctima al progenitor [de Lucio] no le queda nada bien”, dijo la mujer, imputada por homicidio agravado por el vínculo.

Espósito Valentín y su pareja, Abigail Páez, están alojadas dentro del Complejo Penitenciario 1 de San Luis, donde fueron trasladadas después de una serie de incidentes en la comisaría de La Pampa donde estuvieron presas en un primer momento.

La familia paterna de Lucio pidió a través del abogado que representa la querella, José Mario Aguerrido, que las acusadas no mantengan diálogo, aunque el juez Daniel Ralli rechazó la moción. Las acusadas están en celdas separadas y en pabellones distintos, pero igualmente pueden hablar a través de las rejas.

En declaraciones públicas, el abogado querellante adelantó que apelará ante el Tribunal de Impugnación Penan (TIP) la decisión del juez Ralli. Aguerrido consideró que si se les permite mantener comunicación, Espósito Valenti y Páez podrían darse una coartada mutua, lo que significaría un riesgo para el avance de la investigación.

“Habíamos hecho un pedido concreto con adhesión de fiscalía y la Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes: el juez no hizo lugar porque no estaba en el origen del proceso y porque no habría disponibilidad en el penal donde están para asegurar una prohibición de contacto absoluto entre ellas”, dijo Aguerrido al diario pampeano La Arena.

“Fue una decisión que sorprendió. Nosotros lo pedimos a título preventivo, porque hay que hacer todo para que no se genere daño al resultado de la investigación, y en contacto entre ellas puede existir una obstaculización. Ahora vamos a recurrir y resolverá el Tribunal de Impugnación Penal”, agregó.

En cuanto a la diatriba de Espósito Valenti contra el padre de Lucio, fuentes judiciales explicaron a LA NACION que se produjo cuando el juez, en la audiencia virtual, les preguntó a las acusadas si querían expresar algo con relación al caso. Abigail Páez dijo que no, pero su pareja sí tomó la palabra.

Cuando la madre de Lucio dijo “quiero aclarar que el término de víctima al progenitor no le queda nada bien”, Ralli la interrumpió inmediatamente. La reconvino porque lo dicho “no se refería a la cuestión” por la que había sido convocada la audiencia” -relacionada con el pedido de los querellantes por las condiciones de detención- y le advirtió que “solo podía emitir una manifestación relativa a este trámite”.

El caso

Lucio fue asesinado a golpes el 26 de noviembre último y por el hecho fueron detenidas su madre y la pareja.

Tras su muerte se determinó que el niño había sido asistido al menos cinco veces en un lapso de tres meses por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa, aunque no había denuncias de profesional alguno al respecto, como así tampoco de las autoridades del jardín de infantes al que asistía.

Por tal motivo se inició una investigación administrativa a nivel gubernamental para establecer responsabilidades de funcionarios en la omisión de denuncias que pudieron haber evitado este desenlace.

“La familia quiere que se investigue el rol de cada una de las áreas del Estado que intervinieron y no denunciaron, como la de Salud. Entiendo que el protocolo ante la intervención con un menor no establece que la situación queda sujeta al criterio del médico, sino que se tiene que denunciar la situación objetiva, que es que un menor ingresa traumatizado. Se denuncia, se informa y el área de Minoridad averigua si fue un accidente o una situación de maltrato; eso no se hizo”, detalló el letrado en diálogo con Télam.

Por su parte, el abogado de Cristian Dupuy aseguró que pedirá agravar la calificación y considerar el caso como “crimen de odio de género”.

El juez de control Néstor Ralli fijó una audiencia para el próximo lunes. Por la muerte del nene de cinco años están detenidas su madre, Magdalena Espósito, y su pareja, Abigail Páez.

En el marco de la causa penal que investiga la muerte de Lucio Dupuy, el nene de cinco años que fue asesinado a golpes en La Pampa, el juez de control Néstor Ralli, fijó una audiencia el próximo lunes para revisar las condiciones de detención de la madre del menor, Magdalena Espósito (24) y su pareja, Abigail Páez (27), imputadas por la muerte.

Crimen de Lucio Dupuy: cómo son los días de las detenidas en el penal
Las mujeres fueron retiradas de La Pampa y trasladadas bajo total hermetismo al Complejo Penitenciario N°1 de San Luis, para resguardar su integridad física, donde están alojadas en un pabellón, que sólo comparten con otra detenida, acusada del mismo delito que las pampeanas: el crimen de su hijo.

Sin embargo, aunque están en celdas separadas, pueden hablar entre ellas.

De acuerdo al protocolo del penal, las internas cumplen siete días de aislamiento cuando ingresan. En esa etapa le explican la vida en la cárcel y se las mantiene sin contacto con el resto de la población. Pero esto no implica una incomunicación.

Como ya superaron ese período, ahora pueden recibir visitas de 9 a 13. Esta semana, Páez recibió en San Luis a su madre, Érica Frydlender.

No obstante, ambas detenidas están representadas por diferentes defensas. La madre del chico es patrocinada por el defensor oficial Pablo Di Biasi, mientras que a Páez la representa la defensora oficial Silvina Blanco. Esta última advirtió que ambas “podrían” tener acusaciones cruzadas por el caso.

Cómo ocurrió el crimen de Lucio Dupuy que conmocionó al país

Lucio Dupuy murió el viernes 26 de noviembre, entre las 21.30 y las 22, según reveló la autopsia.

Páez fue la que llevó al nene a una posta sanitaria: Lucio tenía sangre en la boca, según dijeron los testigos de la escena. Pero esa salita estaba cerrada, entonces se cruzó a una comisaría, donde los policías se negaron a atenderlo. Aunque un joven le hizo RCP, el nene no reaccionó. Luego intercedió una enfermera profesional: Lucio vomitó y mostró movimientos. Una mujer lo llevó en un auto, junto a la pareja de la madre del chico, al hospital Evita de la capital pampeana, donde confirmaron su muerte.

Lucio era víctima de maltrato infantil desde hacía tiempo. Tras su muerte, se conoció que una vecina que vivía al lado de la casa de Lucio el pasado 25 de agosto había llamado a la Policía para dar aviso que el nene estaba siendo golpeado. “Sacale la ropa y cagalo a palos. Dejalo marcado porque lo mato yo”, escuchó la vecina. Sin embargo, el jefe de la Policía pampeana, Daniel Guinchinau, aseguró que, en realidad, la fuerza no acudió al llamado porque les “pasaron mal la dirección”.

Pablo González -hermano de la vecina y quien llamó al 101- desmintió la versión policial y lamentó el fallecimiento del nene.

Gabriel Fernández tenía 8 años y murió en 2013 en Estados Unidos. Su historia llegó a Netflix.

El cruel asesinato del pequeño Lucio Dupuy por parte de su madre y la novia de ésta en La Pampa trajo a la memoria el filicidio Gabriel Daniel Fernández, un niño de 8 años de Palmdale, California, Estados Unidos, que murió el 24 de mayo de 2013.

El pequeño fue alimentado con comida para gatos, golpeado y torturado hasta la muerte. Los responsables de estos abusos fueron su mamá, Pearl Fernández, y su novio, Isauro Aguirre.

Un caso estremecedor
Un llamado al 911 puso en alerta a las autoridades. Era el 22 de mayo de 2013. Una mujer llamó diciendo que su hijo no respiraba. Sin embargo, al llegar al hospital, los médicos advirtieron que tenía múltiples huesos rotos, entre ellos, el cráneo y las costillas. Además, estaba cortado, quemado, lastimado y había sufrido todo tipo de abusos.

Gabriel murió dos días después como resultado de estas heridas.

El niño había sufrido este flagelo durante un lapso de ocho meses. Además de los golpes, lo habían quemado con cigarrillos, lo habían encerrado en un ropero y lo habían obligado a ingerir alimento para gatos.

Estas semejanzas lo vinculan al caso de Lucio Dupuy. El pequeño que vivía en La Pampa recibió torturas físicas y abusos por parte de su madre y su pareja durante dos años. Además, en ninguno de los casos hubo un seguimiento oficial de la situación que ambos menores vivían en sus casas.

Su historia fue relatada en «Justicia para el pequeño Gabriel», un documental de Netflix que se estrenó en marzo 2020. El menor había sido criado por la familia materna porque ella no estaba interesada en hacerse cargo de él.

Pero en 2012 la historia cambió: su madre y su padrastro, se lo llevaron con ellos para recibir la ayuda social del estado.

En su nuevo colegio, por ejemplo, el pequeño habló con Jennifer García, una maestra, a quien le confesó que lo castigaban pegándole con un cinturón. La docente denunció el caso en múltiples oportunidades porque veía que la situación se agravaba, pero servicios sociales nunca acudió en ayuda del pequeño.

En la serie documental de la plataforma se muestran los padecimientos que sufrió Gabriel de parte de Fernández y Aguirre, quienes en un principio negaron las acusaciones y armaron un relato completamente falso.

La muerte del niño y, luego, la detención de su madre y el novio no llamaron la atención de los medios sino hasta que una fuente anónima publicó en Internet datos confidenciales del Departamento para Niños y Familias de Los Ángeles.

Esta denuncia reveló documentos que demostraban que a pesar de las múltiples notificaciones de familiares y maestros, el abuso del pequeño Gabriel había sido ignorado por los trabajadores sociales.

Por ello, cuatro trabajadores sociales también fueron acusados de abuso infantil y falsificación de archivos públicos.

En una de las audiencias del juicio, una testigo dio duros detalles del macabro estado en el que vio el cuerpo del pequeño. “Recuerdo que parecía que le habían quemado la garganta. Además, tenía moretones y cortes por toda la cara”, relató.

Aguirre, el novio de la madre, recibió la pena de muerte aunque aún no tiene fecha para la ejecución. Pearl Fernández fue condenada a cadena perpetua sin posibilidad de liberación anticipada.

Brian Knappenberger, el director de la serie sobre la vida de este niño, sostuvo en una entrevista con Time: «Nadie escuchó a Gabriel cuando estaba vivo. Mucha gente le falló y hay muchas razones por las que esto pasó. Pero cuando llegas al final, la pregunta es: ¿cómo quieres tratar a los niños?».

La dramática historia de Lucio Dupuy
El asesinato de Lucio Dupuy conmociona a la Argentina. La muerte del pequeño de 5 años ocurrió el viernes 26 de noviembre por la noche y se debió a los golpes que recibió por parte de su madre y la novia de ella.

La autopsia reveló que el niño de La Pampa fue maltratado en reiteradas ocasiones e, incluso, también fue víctima de abuso sexual. Los ataques fueron recientes, pero además de «larga data», indicaron los forenses en el informe.

En la Zona de Treorcky, cerca de las 16 horas, en una chacra del lugar el padre del menor junto al resto de la familia se encontraba realizando trabajos en la huerta, cuando el hijo de este, un menor de 11 años se dirigió a la chacra vecina para dejar unas bolsas, es atacado por un perro raza Pitbull.

Resultado del ataque el menor quedo con graves heridas en el hombro, brazo, ante brazo y mano.

Al ver la situación el padre lo traslada de forma urgente al Hospital de Trelew.

Hasta el momento no se tiene un parte médico porque está siendo intervenido quirúrgicamente por la gravedad de sus heridas.

Según relato el padre a la policía el medico habría informado que existía el peligro de la pérdida de su mano.

Fuente: El Chubut

Agentes de la Unidad de Infantería de Marina de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos hallaron inconsciente al menor que tuvo que ser trasladado a los Servicios Médicos de Emergencia, pero no respondió y fue declarado fallecido.

Un niño de nueve años murió al intentar cruzar junto a su madre y su hermano de tres años la frontera entre México y Estados Unidos, informó la Patrulla Fronteriza estadounidense, en medio de una creciente crisis inmigratoria en la zona limítrofe.

Agentes de la Unidad de Infantería de Marina de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos hallaron inconsciente al menor, a su madre y a su hermano el pasado 20 de marzo, dijo la noche del jueves la Patrulla Fronteriza en un comunicado.

Los tres miembros de esta familia se encontraban varados en una isla del lado mexicano del Río Grande, por lo que los agentes procedieron a su rescate.

Mientras los transportaban a la costa, intentaron reanimarlos con técnicas de primeros auxilios, con lo que la madre, procedente de Guatemala, y otro menor de tres años, de México, recuperaron la conciencia.

La crisis se convirtió en una prueba temprana para Biden mientras busca romper con su predecesor Donald Trump, quien realizó un amplio esfuerzo para reducir significativamente la inmigración regular e irregular

Sin embargo, el niño de nueve años tuvo que ser trasladado a los Servicios Médicos de Emergencia del Departamento de Bomberos de Eagle Pass. El menor no respondió y fue declarado fallecido por los médicos, según el comunicado de la Patrulla Fronteriza.

«Extendemos nuestro más sentido pésame a la familia y amigos de este pequeño niño», ha expresado el jefe de patrulla del sector de Del Río, Austin Skero II, informó la agencia de noticias Europa Press.

La crisis se convirtió en una prueba temprana para Biden mientras busca romper con su predecesor Donald Trump, quien realizó un amplio esfuerzo para reducir significativamente la inmigración regular e irregular.

Muchos de los migrantes que se encuentran son niños no acompañados, algunos de seis o siete años y en su mayoría de Centroamérica, detalló la semana pasada el secretario de Seguridad Interior estadounidens Alejandro Mayorkas.

El funcionario admitió que el aumento en el número de niños es un desafío para la Patrulla Fronteriza y otras agencias en medio de la pandemia de coronavirus, pero rechazó una política de la era Trump de enviarlos inmediatamente de regreso.

El jefe de la Casa Blanca reconoció que las instalaciones fronterizas para migrantes en tránsito en el estado de Texas habilitadas para ellos son «totalmente inaceptables» y ha avanzado que sacarán «rápidamente» de allí a 1.000 de ellos

En su primera conferencia de prensa desde que llegó al cargo, Biden insistió el jueves en que su Gobierno está devolviendo a México la «abrumadora» mayoría de los migrantes adultos pero que no dejará que los niños no acompañados retornen solos, «sin ayuda».

El jefe de la Casa Blanca reconoció que las instalaciones fronterizas para migrantes en tránsito en el estado de Texas habilitadas para ellos son «totalmente inaceptables» y ha avanzado que sacarán «rápidamente» de allí a 1.000 de ellos.

Desde el inicio del año fiscal 2021, el pasado 1 de octubre, los agentes de la Patrulla Fronteriza del Sector de Del Río han rescatado a más de 500 migrantes que intentaban ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Todos los días llegan más 500 menores no acompañados a la zona fronteriza. El Departamento de Salud y Servicios Humanos y el de Seguridad Nacional han actualizado la cifra de niños no acompañados en la frontera, para detallar que hasta el miércoles había casi 12.000 niños migrantes solicitantes de asilo en centros de atención administrados por el Gobierno.

Además de 5.000 bajo custodia de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, que esperan en instalaciones no adecuadas para niños a ser trasladados a otros centros.