Tag

Precio

Browsing

El Gobierno estableció que los sujetos que integran la cadena de producción, transporte, distribución y acarreo de oxígeno líquido medicinal a granel o en tubo, no podrán aumentar sus precios de venta y prestación de servicios por 90 días.

Lo hizo a través de la Resolución Conjunta 6/2021 de los ministerios de Salud y de Desarrollo Productivo, publicada este jueves en el Boletín Oficial, que precisa que se considerará precio máximo de venta del oxígeno líquido el vigente en este día.

Asimismo, la normativa intima a las empresas que forman parte integrante de la cadena de producción, distribución y acarreo de oxígeno líquido, a incrementar su producción hasta el máximo de su capacidad instalada y a arbitrar las medidas conducentes para asegurar su transporte, distribución y comercialización en todo el país durante el período que dure la emergencia sanitaria.

También determina para todos los sujetos productores de oxígeno líquido en el territorio nacional, el abastecimiento de la demanda de los establecimientos asistenciales y productivos del sector de la salud con carácter exclusivo.

Además, la norma crea la Comisión de Monitoreo de Insumos Críticos para la atención de Covid-19 que estará integrada por los ministros de Salud y de Desarrollo Productivo.

Esta comisión podrá requerir mediante resolución fundada información a los sujetos alcanzados por la presente medida y a los establecimientos de salud de todo el país, para el cumplimiento de sus finalidades públicas.

También podrá instruir a las empresas productoras y distribuidoras de oxígeno líquido medicinal, la provisión constante e ininterrumpida en el territorio nacional a los establecimientos de salud sin perjuicio de contratos preexistentes con otro destino.

Del mismo modo, estará en condiciones de convocar a aquellos organismos públicos y cámaras, empresas productoras y distribuidoras del sector que se consideren necesarios.

Por otro lado, la normativa establece que la Secretaría de Comercio Interior fiscalizará el cumplimiento de la presente medida.

Las cotizaciones de la soja y el maíz superaron en el mercado de Chicago los US$ 576 y US$ 267 la tonelada, respectivamente, los valores más altos en casi ocho años.

El precio de la oleaginosa sumó la décima jornada consecutiva en alza, al marcar un incremento de US$10,75 en US$ 576,51 la tonelada.

Por su parte, el maíz ganó 3,81% (US$ 9,84) y se ubicó en US$ 267,90 la tonelada, su mejor registro desde el 12 de julio del 2013 cuando había finalizado en US$ 276,17.

Con esta cotización, la soja marca un avance de US$ 93,25 en lo que va de 2021 y mantiene la tendencia alcista iniciada a fines de agosto del año pasado.

Al tomar como base el precio de agosto de 2020, la oleaginosa marca un fenomenal incremento superior al 70%, con una suba de US$ 226 respecto a la cotización del 31 de agosto del año pasado.

En declaraciones a Télam, el analista de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), Juan Pablo Giana, indicó que la crecida de las cotizaciones se debe fundamentalmente “al fuerte crecimiento de la demanda internacional de granos traccionada por la recuperación de las principales economías -especialmente China cuyas importaciones se sitúan en récords históricos-”.

Además, Giana señaló que “en un marco de mayor debilidad del dólar, los fondos especulativos aumentan su posición comprada presionando sobre las subas de los precios”.

dounidense, se va a estar compitiendo por obtener los últimos granos disponibles. Mientras tanto, el mercado se encuentra atento a la situación climática que va a definir si la nueva cosecha será suficiente para recomponer los stocks”, concluyó el analista de la BCBA.

La tendencia positiva en el precio de los granos es una buena noticia para el sector agroindustrial local y para la macroeconomía del país, ya que aumentaría en unos US$ 9.000 millones las proyecciones exportadoras, según estimó Giana.

“Desde el aspecto microeconómico, los mayores precios favorecen la decisión de siembra e inversión en tecnología en el inicio de una nueva campaña agrícola en Argentina”, explicó Giana.

Días atrás, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó que los principales complejos agroindustriales, con el sojero a la cabeza, podrían realizar exportaciones por US$ 33.613 millones, US$ 10.000 millones más que en 2020.

Esta proyección se encuentra sujeta a que se mantengan los precios actuales, como así también, a que se cumplan las proyecciones de cosecha, que ubican en 50 millones de toneladas a la de maíz y en 45 millones de toneladas a la de soja.

Fuente: Telam

A comienzos de esta semana las carnicerías recibieron – por parte de los productores – un aumento del 6% a 7% en la carne vacuna, ese incremento ya se ve reflejado en algunas carnicerías desde este viernes.

El precio de la carne vacuna en Comodoro Rivadavia aumentó entre 60 y 70 pesos, así lo pudo confirmar ADNSUR en la recorrida por algunos comercios. Por lo que ahora el kilo de asado con hueso cuesta $750.

Según informaron, la semana pasada costaba $600 y este viernes llegó a $750 el kilo. Los incrementos se dieron en algunos cortes de carne vacuna. Mientras que el pollo y cordero mantienen sus precios habituales.

La carne vacuna ya había aumentado un 19,9% en diciembre en Argentina, y casi 75% durante todo el 2020.

Este nuevo incremento se da en distintas partes del país, al respecto el presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) Daniel Urcía, explicó que el aumento de precios «es el residual que había quedado pendiente de la suba de hacienda en pie».

«A nivel faena no aumentaron los precios pero no hay capacidad de costo de absorción de materia prima», dijo y aseguró: «Todo esto es efecto de la inflación».

El Gobierno nacional planteó cinco ejes de trabajo que permitan corregir los «aumentos injustificados» que se advirtieron en distintos eslabones de la cadena de la industria alimenticia, en el encuentro que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, mantuvo con empresarios y sindicalistas del sector, en el marco del diálogo para avanzar en un acuerdo de precios y salarios.

«Esta mesa no es para buscar culpables sino para encontrar soluciones», dijo el ministro Kulfas en la apertura del encuentro que se desarrolló en la sede de la cartera de Desarrollo Productivo, el primero de una serie que continuará con el sector de la construcción y productores de electrodomésticos.

La amplia convocatoria reunió a los representantes de cámaras y empresas de toda la cadena de valor alimenticia, de supermercados, representantes de la mesa del trigo, del maíz y de la carne y a los sindicatos que nuclean a los trabajadores del sector.

El encuentro comenzó con una presentación del ministro Kulfas, quien estuvo acompañado por sus pares de Trabajo, Claudio Moroni; el de Agricultura, Luis Basterra; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el presidente del BCRA, Miguel Pesce; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca y el secretario de Política Económica, Fernando Morra.

El objetivo de esta mesa es trabajar en coordinar una expectativa inflacionaria que pueda converger con las metas establecidas en el presupuesto, explicaron las fuentes consultadas sobre el contenido del encuentro, y que refirieron que «es un mecanismo de trabajo que contribuye a lograr los objetivos planteados».

Por ello, en la reunión se planteó avanzar en un esquema de trabajo sobre cinco grandes ejes que abarcan los insumos alimenticios, en línea con lo que ya se viene trabajando en las mesas de trigo y maíz, y los insumos no alimenticios tanto del agro como los de la industria.

También formarán parte del análisis conjunto los costos de logística, el funcionamiento del Programa de Precios Máximos y la productividad, algo más vinculado con la negociación salarial, se precisó.

Kulfas aseguró que «la alimentación es un eje central, por la relevancia que tiene en la mesa de los argentinos y las argentinas, y por el peso que tiene en la formación de precios».

En ese sentido, analizó que el funcionamiento integral de la cadena de alimentos no fue homogénea: «En el 2020 cerramos con una inflación del 36,5%, pero los productos frescos subieron mucho más, por ejemplo».

Sobre esas declaraciones de Kulfas, las fuentes consultadas precisaron que «se detectaron aumentos en insumos, tanto en la fase primaria, como agroquímicos, como en la fase industrial», al agregar que algunos aumentos «no encuentran justificativo razonable y son los que se quieren «poner sobre la mesa para trabajar sobre eso».

A la vez es intención del Gobierno «establecer compromisos cruzados, donde cada sector haga su aporte y entre todos converjan a los objetivos macroeconómicos», se adelantó en el encuentro.

Uno de los planteos del Gobierno es que en 2020 hubo insumos que aumentaron por encima de los precios finales, por lo que se advirtió que este año se deben armonizar intereses para que este año se de «en sentido inverso».

El secretario de Política Económica, a su turno, remarcó la necesidad de alcanzar los objetivos de inflación planteados por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en las reuniones con empresarios y con trabajadores.

Al respecto, Morra destacó que «la inflación es parte de la inestabilidad y desbalances históricos de la economía argentina y tiene distintas causas, que incluyen elementos de política económica y de adaptación de comportamientos a entornos muy volátiles».

«No es posible corregir esto de un momento a otro. Necesitamos construir una narrativa donde prime la consistencia y la confianza. La política de desinflación es una parte de la política macroeconómica que incluye la política productiva, fiscal, cambiaria, monetaria y financiera», dijo.

Amplia participación

Por el sector privado participaron ejecutivos de las firmas productoras de alimentos de Arcor, AGD, Molinos Ríos de la Plata, Nestlé, Ledesma, Danone, Granja Tres Arroyos, Paladini, Cabrales, Quilmes, Mastellone, Molinos Cañuelas, Bunge, Casamen, Morixe Hermanos, Mondelez.

También participaron representantes de la Sociedad Rural Argentina, de la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol; Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines; Cámara de Armadores de Pesqueros Congeladores de la Argentina; Centro de Empresas Procesadoras Avícolas; la Cámara Argentina de Productores Avícolas; el Centro de Industria Lechera y la Cámara de Industriales de Productos Alimenticios, entre otras.

El encuentro contó con representantes de la Asociación Supermercados Unidos, de ABC Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas; la Federación Argentina de la Industria Molinera; la Federación Argentina Del Citrus; la Federación de Molineros de Yerba; la Federación de Industrias de Productos Alimenticios y Afines y la Cámara De La Industria Aceitera De La República Argentina y la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios.

El sector sindical estuvo representado por la Confederación General del Trabajo (CGT), la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA), entre otros gremios de las distintas ramas del sector.

El barril de la variedad WTI cerró en 62 dólares con una suba de 0,4% mientras que el tipo Brent aumentó 0,8% para concluir en 65,80 dólares, según datos proporcionados por la agencia Bloomberg.

Los operadores consideran que el avance de las vacunas está ayudando a volver rápidamente a bajar las restricciones al movimiento de las personas, lo que se traduce en una recuperación de la demanda mundial.

Los inversores sostienen que las perspectivas de una vuelta a la normalidad apuntalan los precios del crudo.

Goldman Sachs espera que los precios del Brent alcancen 70 dólares el barril en el segundo trimestre 2021, desde los 60 dólares que estimaba antes, y 75 dólares para el tercer trimestre, desde el cálculo previo de 65 dólares.

Morgan Stanley espera que los precios del petróleo Brent asciendan a 70 dólares en el tercer trimestre 2021.

Los productores y refinerías del sur de los Estados Unidos están reanudando lentamente la producción después de la tormenta invernal de la semana pasada.

La navegación estaba volviendo lentamente a la normalidad. Sin embargo, no se esperaba que la producción se reiniciara por completo y menos aún en los yacimientos de no convencionales debido a las necesidades de agua, en medio de la ola polar.

El mercado está aguardando dos datos claves. Por un lado, la evolución de los inventarios en los EEUU y por otro lado, los resultados de la reunión de los ministros de energía del nucleamiento OPEP+, el próximo 4 de marzo.

En tanto, el oro concluyó con una leve baja de 0,2% para cerrar en 1.805 dólares la onza.

El precio del bitcóin ha superado este lunes los 46.000 dólares, según datos del portal Coindesk. El valor máximo de la criptodivisa en las últimas 24 horas ha sido de 46.724,21 dólares, lo que supone un aumento del 19,6% desde la apertura de la sesión.

Tesla, el fabricante de automóviles eléctricos declaró este lunes que decidió apostar por el bitcóin después de actualizar su política de inversión el mes pasado para permitir que la empresa invierta en activos digitales. «Esperamos comenzar a aceptar el bitcóin como forma de pago para nuestros productos en un futuro cercano, sujeto a las leyes aplicables e inicialmente de forma limitada», anunció la compañía.

Tras alcanzar niveles históricos a principios del 2021, el bitcóin sufrió una caída del 30%. Sin embargo, desde hace 10 días viene recuperando posiciones en el mercado, impulsado por una mayor demanda institucional y minorista.

Fuente: RT

El petróleo subió al nivel más alto en más de un año debido a la escasez de suministros mundiales provocada por el inicio de los recortes unilaterales dispuestos por Arabia Saudita de un millón de barriles diarios, que se extenderán durante febrero y marzo.

El barril de la variedad WTI subió 2,4% para cerrar en 54,80 dólares mientras que el tipo Brent escaló 2,2% y concluyó en 57,60 dólares, según datos de la agencia Bloomberg.

El crudo subió de manera constante desde fines del año pasado a medida que las vacunas contra el coronavirus y las restricciones de suministro de los productores aumentaron las expectativas de un mercado más ajustado, comenta EL Chubut.

La OPEP y sus aliados esperan drenar un superávit de petróleo a mediados de año,pero mientras tanto, sigue habiendo signos de fortaleza en el mercado de barriles físicos de petróleo, con Shell compitiendo por más cargamentos de crudo del Mar del Norte.

Las ofertas se producen un día después de que la petrolera realizara las compras más importantes de una sola empresa desde al menos 2008.

El repunte de los precios del crudo general y las compras compulsivas en los mercados físicos se producen en medio de una estructura marcadamente más ajustada en la curva de futuros del petróleo este año.

La decisión del ministro de Energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salman, de recortar la producción en un millón de barriles diarios ha entrado en vigencia.

Mañana habrá una reunión del Comité Conjunto de Monitoreo Ministerial, para evaluar las perspectivas del mercado.

En Estados Unidos, los analistas esperan una reducción de los inventarios domésticos cuando se conozcan las cifras oficiales del gobierno.

En tanto, el oro cayó 1,5% para cerrar en 1.837 dólares la onza.

Fuente: El Comodorense.

El índice de precios al consumidor subió 4% en diciembre y de esta forma acumuló un incremento del 36,1% a lo largo de 2020, lo que determinó una baja de 17,7 puntos porcentual respecto al 53,8% de 2019, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Los distintos rubros

En diciembre, el rubro “Alimentos y bebidas no alcohólicas” resultó el de mayor incidencia en la suba del Nivel general para todas las regiones con un incremento del 4,4%.

En ese segmento, se destacaron especialmente los incrementos en Carnes y derivados, con una incidencia más elevada en las regiones donde tienen mayor ponderación.

Entre las carnes, los aumentos fueron desde un 10,9% en el precio de la carne picada común, hasta el 28% en el caso del asado.

También se registraron subas en Frutas y Verduras que alcanzaron al 15% en la lechuga, 10% en la batata, 22% en la naranja; 14,8 % en el limón y 7,4% en la manzana.

Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por bajas en los precios de Verduras, tubérculos y legumbres, entre las que se destacaron los tomates (-61,1%) y cebollas (-9,2%).

Otras de las divisiones que marcaron una sensible suba en diciembre fueron «Salud» y “Recreación y cultura”, ambas con un avance de 5,2%.

En el primer caso, principalmente debido a incrementos en productos farmacéuticos y en los planes de medicina prepaga, mientras que en el segundo caso incidieron los Servicios recreativos y culturales, de marca estacionalidad relacionados con el fin de año y el inminente inicio de las vacaciones estivales.

En el rubro Transporte, el alza del 4,9% estuvo impulsada por los incrementos en la adquisición de vehículos, combustibles, y pasajes aéreos y ómnibus de larga distancia.

En la división Vivienda, agua, electricidad y otros combustibles, el alza del 3% estuvo signada por la suba en “Alquiler de la vivienda y gastos conexos”, producto del pago del bono no remunerativo a encargados de edificios –particularmente en la región GBA–, mientras que en “Equipamiento y mantenimiento del hogar” el alza del 2,4% incidió el incremento en los servicios domésticos y para el hogar.

 

Los factores estacionales

Desde el Ministerio de Economía destacaron que la inflación del 4%, la mayor del 2020, se explicó “en parte, por factores estacionales”.

Al respecto, destacaron que los pasajes de larga distancia y aéreos, luego del cierre de estos servicios a fines de marzo pasado, se ajustaron «sobre un atraso relacionado con la pandemia», lo que constituye «una dinámica específica, no una tendencia”.

En el caso del incremento en el precio de la carne, obedeció al consumo estacional y aumento de precios internacionales que aumenta el costo de producción.

A esto se le sumaron incrementos en la cuota de la medicina prepaga y en las tarifas de hoteles y restaurantes.

“La aceleración de la inflación en diciembre (luego del 3,2% de noviembre) responde a cuestiones particulares del mes, que por su naturaleza no es esperable que se mantengan durante los próximos meses”, dijeron desde la cartera que dirige Martín Guzmán.

Las cifras anuales

Además, la inflación del 36,1 % de 2020, fue la menor de los último tres años debido a que en 2019 fue de 53,8% y la de 2018 se ubicó en 47,6%.

En 2020, los rubros que presentaron mayores aumentos fueron “Alimentos y Bebidas” con el 42,1%; Prendas para vestir 60%; Equipamiento y mantenimiento del hogar 37,7%; Recreación y cultura 48%; Transporte, 34,2%, entre otros.

()El anticipo de Guzmán(S)
Antes de que el Indec diera a conocer los resultados, el ministro Guzmán anticipó que la inflación de diciembre fue de 4% y que el año cerró en torno al 36%.

“Vamos a terminar con una inflación interanual, diciembre 2019-diciembre 2020, de alrededor del 36%, lo cual implica una baja de más de 17 puntos porcentuales respecto de la inflación 2019 y hay que seguir transitando ese camino de reducción”, dijo Guzmán en la ciudad de Paraná, durante una visita a la provincia de Entre Ríos.

El ministro, en ese marco, dijo en los último meses de 2020 “se fueron relajando ciertas regulaciones, que es importante también para mantener los incentivos adecuados para la producción”.

“Entendíamos que la combinación de relajamiento de ciertas regulaciones en temas de precios, más cuestiones estacionales, más lo que se viene viviendo en términos a la evolución de los precios internacionales y cómo eso afecta a los commodities y a los valores de la cadena productiva iba a generar una inflación en los niveles en los cuales se cerrará, más alta en el último trimestre de 2020”, subrayó el titular del Palacio de Hacienda.

De cara al año en curso, el ministro dijo que “sería un error extrapolar eso para 2021, nosotros lo que hemos planteado es un esquema macro integral en el que se busca que la inflación siga reduciéndose, aproximadamente alrededor de cinco puntos porcentuales por año, de una forma consistente”.

Telam

El precio de la tonelada de maíz trepó 1,4% (u$s2,8) este miércoles hasta los u$s206,4, el valor más elevado desde desde junio de 2013 en el Mercado de Chicago. De esta manera, acumuló un alza del 71,6% en los últimos ocho meses.

«Los aparentemente interminables recortes del USDA (Departamento de Agricultura de EEUU) a los suministros de G&O (granos y semillas oleaginosas) continuaron este mes, y con los depósitos de soja y maíz particularmente vacíos, parece sólo una cuestión de tiempo antes de que los recortes se desplacen a la demanda», dijo la entidad financiera Rabobank en una nota.

La previsión de cosecha para Argentina se ubicó en 360,2 millones de toneladas, 8,3 millones menos que las calculadas en diciembre y 7,4 millones de toneladas por debajo de lo estimado por los operadores.

«No se veía semejante baja en las proyecciones de maíz de noviembre a enero desde 1974», señaló la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Además, la entidad bursátil marcó que «la industria de los biocombustibles estadounidense presiona con fuerza para que el presidente electo Joe Biden reduzca las exenciones de corte a las refinerías pequeñas, dando más lugar a los biocombustibles, y por lo tanto a la demanda de maíz. De esta manera, se apuntalarían aún más los precios del grano amarillo».

Por el contrario, la tonelada de soja cayó 0,8% (u$s4) hasta los u$s518,6 producto de una toma de ganancias por parte de los fondos de inversión tras las fuertes subas que se produjeron en la jornada previa.

El martes el poroto registró una suba de más de u$s17 hasta los u$s522,5 la tonelada, tras que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimara un recorte de un millón de toneladas en la producción de Argentina hasta las 112,5 millones de toneladas, al mismo tiempo que se produjo un ajuste en los stocks y un aumento en la proyección de exportaciones.

Sus subproductos acompañaron la baja de esta rueda, con un retroceso del 1,9% (u$s9,7) en el valor de la harina hasta los u$s509,7 la tonelada, mientras que aceite cayó 1% (u$s9,9) para concluir la jornada a u$s940,9 la tonelada.

Por último, el trigo descendió 0,9% (u$s2,1) y se posicionó en u$s242,2 la tonelada, por el cierre de posiciones por parte de los fondos especulativos.

Fuente: Ambito

El precio del Bitcoin subió más de 4% y alcanzó un valor de US$ 24.661, en una rueda en la que la criptomoneda marcó un nuevo récord.

El creciente interés de empresas e inversores indica que Wall Street comenzó a ver al Bitcoin como un refugio seguro y un activo antiinflacionario, en un momento de incertidumbre causado por la nueva ola de coronavirus.

En base al tablero de cotización de la página especializada CoinMarketCap, el precio de la criptomoneda más famosa-Bitcoin- alcanzó los US$24.661 hoy, un valor equivalente a algo más de $2,1 millones tomando como parámetro la cotización oficial del Banco Nación para realizar el cálculo.

Especialistas coinciden en que la compra y venta de cirptomonedas -como Bitcoin, Ether, Litecoin y Bitcoin Cash (BCH)- a través de la plataforma de PayPal es uno de los disparadores de este interés en Estados Unidos, a partir de que la empresa comenzó a comercializarlos en noviembre pasado.

En lo que va del año, los fondos y productos de criptomonedas ya acumularon entradas por US$ 5.240 millones, de acuerdo a Finance Magnates.

El repunte de este viernes llevó su ganancia anual hasta casi el 300%, creciendo casi cinco veces desde sus mínimos de marzo.

Así, se calcula que el valor de todos los Bitcoin en circulación es de alrededor de US$ 452 mil millones.