Tag

Segunda Ola

Browsing

Lo admitió la subsecretaria de Salud de la Municipalidad luego del encuentro que mantuvo con las autoridades sanitarias de la provincia. A su entender “con las nuevas restricciones, en dos semanas tendría que bajar el número de contagios”.

En diálogo con FM La Petrolera, la subsecretaria de Salud de la Municipalidad, Gabriela Simunovic admitió que tras reunirse con el Ministro y las autoridades de Salud de la provincia se analizó que “la situación epidemiológica la ciudad está llegando a rojo por la cantidad de casos que fueron aumentando en las últimas dos semanas. Esto se desprende de un registro que señala que estamos en el límite entre el amarrillo y el rojo, en el semáforo, por eso se han tomado las restricciones de los últimos días”.

En este sentido, la funcionaria municipal aseguró que “Cuando se indaga desde el Área de Epidemiologia se determina que los contactos estrechos salen de las reuniones sociales y en muchas veces superan el límite de las 10 personas que están estipuladas”.

Por otro lado, opinó que “Con las restricciones se supone que en dos semanas tendría que empezar a bajar el número de casos”.

Según Simunovic “Cuando una persona nos da positivo es muy importante que nos mencionen a los contactos estrechos así estas personas se aíslan y cortamos con la cadena con contagio”.

La ministra de Educación del Chubut, Florencia Perata, confirmó que la presencialidad en las escuelas de Chubut alcanza el 83 por ciento. Y afirmó que aún no hay decisiones tomadas sobre la continuidad o no de las clases presenciales en Comodoro, ante el aumento de casos de coronavirus en las últimas semanas, con 17 «burbujas aisladas» y 198 contactos estrechos.

El Consejo Federal de Educación votó por mayoría la resolución 394 que ratifica en su artículo primero “el derecho a la educación y a la presencialidad cuidada”. La ministra de Educación del Chubut, Florencia Perata, confirmó el apoyo a la decisión del gobierno de Alberto Fernández de mantener la presencialidad en las escuelas, bajo la modalidad mixta, siempre y cuando las condiciones epidemiológicas lo permitan.

“Acompañamos la decisión nacional de mantener las escuelas abiertas siempre que el panorama epidemiológico lo permita. De hecho, se habló de preservar la presencialidad y el cuidado de la vida. Hay que aplicar los protocolos de modo estricto. La decisión principal tiene que ver con ratificar la ‘presencialidad cuidada”, señaló la funcionaria.

Asimismo, se refirió a la situación de Comodoro Rivadavia, que ha comenzado a incrementar su curva de contagios de coronavirus en las últimas semanas, con 17 «burbujas aisladas» y 198 contactos estrechos. Y afirmó que se está evaluando la situación con respecto a las clases presenciales.

“Todavía no tenemos una decisión del ministerio de Salud que vaya en el sentido de cerrar las escuelas en Comodoro Rivadavia. También –en el Consejo Federal- se habló de restringir las actividades extra-escolares porque hay que cuidarse antes y después de la escuela. Necesitamos cuidarnos más que nunca para que las escuelas puedan seguir abiertas”, afirmó.

La ministra además señaló que “Para nosotros, en Chubut, el regreso a clases presenciales es un proceso que aún continúa. Hoy tenemos un 83% de presencialidad promedio en la provincia» , y precisó que «en las escuelas de la región noroeste, el 100 % de las escuelas están con ‘presencialidad cuidada’.

Asimismo, indicó a Radio 3 Cadena Patagónica, que «En el otro extremos, está la región de Comodoro Rivadavia donde existe un 55% de presencialidad. Todavía necesitamos una fuerte intervención para que las escuelas estén abiertas. En la región IV que abarca al Valle, la meseta y Paso de Indios, se creció bastante esta semana y se alcanzó el 81%. Todavía falta que comiencen 30 escuelas”.

Finalmente, aclaró que en caso de suspender la presencialidad: «No se incluyó la dispensa por el cuidado de hijos en los decretos y nos complicaría más el funcionamiento general porque ya existen las licencias por el Covid y demás. Tampoco hubo adhesión en otras provincias patagónicas”.

 

La segunda ola de contagios es una amenaza en Comodoro Rivadavia ante el incremento de casos de Covid positivo. Los efectos ya se hacen notar a pesar que los casos son pocos a comparación de octubre pasado. La diferencia radica en la demanda de otros servicios médicos ante el cambio de panorama entre un año y otro. En este escenario la pregunta que surge es qué sucederá con los niños, una franja etaria que en 2020 estuvo prácticamente guardada.

Aulas vacías, plazas cerradas, bicicletas y picaditos suspendidos. El 2020 fue un año atípico para todos, pero mucho más para los niños, que tuvieron que quedarse guardado en sus casas, muchos sin ni siquiera visitar a tíos y abuelos.

Este 2021 muestra una postal diferente. Los niños ya ocupan las plazas bajando y subiendo al tobogán, asisten al jardín previo ingreso con alcohol en gel en manos y registro de la temperatura, y en los descampados es habitual ver rodar la pelota o girar las ruedas de la bicicleta.

En este 2021, segundo de pandemia, la flexibilización también llegó a los más pequeños y frente a este escenario el gran interrogante es qué sucederá con los niños y el Covid.

Soledad Mussini, es pediatra e infectóloga del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Hace dos años llegó a la ciudad y en plena pandemia comenzó a trabajar en el nosocomio, cabecera de la región sur de Chubut.

La especialista aseguró que los efectos de este cambio ya se hacen notar en un simple factor, la forma de contagio. “Lo que pasaba antes era que los chicos estaban encerrados, entonces se contagiaban de la familia, un contagio intrafamiliar. Esto sigue siendo así, pero ahora que empezaron las actividades presenciales y las actividades recreativas hay más contagios primarios en niños, y después aparecen los adultos convivientes. Eso es algo que estamos viendo”.

Frente a este escenario Mussini aclara que de todas formas los chicos siguen siendo la menor proporción de contagios, tanto en Chubut como el resto del país. “Son menos que los mayores de 80, y esas dos franjas son en las que hay menos cantidad de casos, entonces es poca la proporción todavía”.

El funcionamiento de las escuelas es un tema candente por estos días, en esta grieta Covid que pone a unos de un lado y a otros del otro. Para Mussini “los protocolos están pensados para que no haya contagios dentro de las escuelas. Son lugares cerrados pero se propone que haya ventilación continúa, por ahí va la mitad del curso y mayores de 6 años tienen que ir con tapabocas. Está todo dado para que no haya contagios en el aula. La mayoría de los chicos que sigo yo se contagiaron fuera del colegio, en alguna actividad recreativa, o desconocen el lugar, pero está más relacionado con eso, y son más bien chicos adolescentes de entre 10, 12 y 13 años. Por lo menos ese es el panorama de los chicos que yo sigo ahora”, explicó.

La buena noticia es que los casos en chicos no suelen ser graves, a diferencia de lo que sucede con los adultos. “En toda la población pediátrica los síntomas son leves, muchos son asintomáticos, pero en general son similares a los adultos. Los chicos chiquitos, menores de un año, pueden tener en general fiebre, mocos, catarro, tos, dolor abdominal, tal vez diarrea y vomito; y los chicos más grandes, más cercanos a la adolescencia pérdida del olfato. Hay que tener en cuenta que en un contexto de congestión también puede perder el olfato pero en forma repentina, y no ser secundario a la congestión nasal que en 48 se resuelve, pero en general los chicos no tienen neumonía ni requieren internación, a veces es como un resfrío común”, dice.

En los adultos la pérdida del olfato y el gusto suelen ser frecuentes, aunque sea uno de los dos síntomas. En los chicos esto no sucede, aunque como en todo hay excepciones, como también se registraron algunos casos más graves, pero fueron pocos y siempre había factores de riesgo asociados.

Lo cierto es que la situación de los chicos es solo un primer muestreo de lo que puede suceder ante un incremento de casos. Es que una segunda ola incrementará los contagios en menores por haber circulación social, pero no solo de coronavirus sino también de otros cuadros gripales, algo que saben los profesionales, quienes tienen un año de ventaja respecto a lo que sucedía en 2020, tal como dice Mussini.

«Ahora tenemos mayor experiencia también, pero vamos a ver este año como se comporta el virus en chicos que tienen predisposición a tener broncoespasmos, porque el año pasado no hubo chicos con Covid, pero tampoco hubo circulación viral, cuando en esta época muchas veces las terapias están llenas. La realidad es que nos falta todo este año de experiencia para ver cómo se comporta el virus en esos chicos que tienen predisposición a tener broncoespasmos. Pero si un niño tiene predisposición a tener broncoespasmo se puede desencadenar una crisis, y tiene mayor gravedad”, explicó.

Ante este panorama, la infectóloga recomienda ir a lo básico, usar el barbijo o tapabocas bien usado, evitar las reuniones sociales y mantener el distanciamiento. “Eso es responsabilidad social, pero también hay que continuar con el calendario de vacunación y los controles. Está todo dado para que los chicos puedan continuar con sus controles y su vacunación, porque es importante prevenir otras infecciones”, sentenció.

El Gobierno nacional definirá este viernes las medidas que regirán durante las próximas dos semanas en el marco de la segunda ola de la pandemia que atraviesa al país.

En ese sentido, se espera la emisión de un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que comenzará a regir a la hora 0 del sábado, informaron fuentes oficiales a la agencia Télam.

En ese marco, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, planteó la necesidad de «bajar la curva de coronavirus» y «no sólo lograr que dejen de crecer» los contagios.

En un vacunatorio en el Parque de la Cervecería Quilmes, junto a la intendenta local Mayra Mendoza, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, destacó la importancia del encuentro en el que estuvo ayer con el presidente Alberto Fernández y contó que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, les explicó «de manera muy cruda que la situación es muy preocupante».

Kicillof subrayó que hay que «recudir la velocidad de contagio, no sólo de aplanar la curva» y remarcó que «30 mil casos, significa una cantidad de enfermos graves y fallecidos».

Analizó que «no nos podemos resignar a la que la gente se contagie», recordó que «ya una parte del sistema de salud de la Capital desbordó» y planteó que así «no hay sistema que aguante».

También contó que el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, explicó que la Ciudad Autónoma «tiene ocupado el 84% de las camas del sistema de salud público y el 88% del privadas», con lo cual la capacidad «ya está llena» y analizó que «con esos márgenes no se pude brindar atención».

Y planteó que «CABA tiene el sistema más robusto de la Argentina, con 33 hospitales municipales que antes eran nacionales» y se preguntó: «Si eso está colmado, ¿qué le queda al resto el país?».

«Hace falta bajar la curva, lo dijo hasta el propio jefe de Gobierno (porteño), Horacio Rodríguez Larreta», expresó Kicillof y apuntó que desde el Gobierno se busca «coordinar con la Ciudad».

En tanto, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires analiza restringir el horario comercial, reforzar los controles en el transporte con cierres de pasos vehiculares con el Conurbano e incorporar la educación virtual para alumnos de la secundaria.

Las nuevas restricciones fueron examinadas en la sede del Ejecutivo porteño, en el barrio de Parque Patricios, por distintos funcionarios de la gestión que encabeza Horacio Rodríguez Larreta. No obstante, serán definidas mañana luego de los anuncios que se esperan den a conocer desde el Gobierno nacional, indicó la agencia Télam.

Entre el martes y ayer, Fernández habló por videoconferencia con los mandatarios de las 24 jurisdicciones y sostuvo que la premisa «es bajar la cantidad de contagios».

Alta transmisión del virus y de la circulación de personas -aunque en descenso en la última semana epidemiológica-, con fuerte impacto en los jóvenes, la población más expuesta, y un sistema de salud tensionado son las claves que describen la segunda ola de coronavirus en el país, según fuentes oficiales.

El principal cambio observado respecto de la primera ola es «el aumento de contagios en personas menores de 60 años, especialmente en los rangos de 20 a 29 años y de 30 a 39» a la vez que también crece «en la franja de 0 a 9 años».

A mediados de marzo, a partir de la semana epidemiológica 11, los casos comenzaron a aumentar, según datos de la Dirección Nacional de Epidemiología e Información Estratégica.

Los datos epidemiológicos

En esa semana los casos positivos fueron 52.266, un 14% más que la semana anterior, cuando hubo 45.808 casos; en la semana 12 fueron 71.836 (una suba del 37%); en la 13, 103.143 (44% más y casi el doble de la semana 12); en la 14, 149.313 (un crecimiento del 45%).

La semana 15, advirtió el área de Epidemiología nacional, se registró un 13% menos de casos, con un total de 129.904, descenso que se registró luego de las últimas medidas de restricción de circulación tomadas de manera focalizada en el AMBA.

Datos sobre la segunda ola de coronavirus en el país by Télam on Scribd

En este contexto preocupan los datos de camas críticas libres, reflejados por la Sociedad de Terapia Intensiva (SATI): en el AMBA, sumando el sistema de salud público y el privado es bajo, de apenas el 3,92%.

En la misma región se advierte que es alta (78,2%) la cantidad de personas que requieren una asistencia de mayor complejidad por necesitar Asistencia Respiratoria Mecánica (ARM).

Además, los datos disponibles exhiben el impacto de la circulación de coronavirus en la población más joven, que es la más expuesta.

Cifras oficiales indican que hasta el 22 de abril el porcentaje de adultos internados en los hospitales nacionales en unidades de terapia intensiva o intermedia es mayor en el grupo de entre 40 y 60 años: el 44% de ellos están en unidades de terapia intensiva (UTI) y el 50,7% en unidades de terapia intermedia (TI).

El 5,4% de los internados tienen una dosis y el 1,1% cuentan ya con las 2 dosis, «lo cual demuestra el beneficio de la vacunación»

Del grupo de más de 60 años, el 43,8% se encontraban en UTI y el 40% en TI, y los que se ubican en el rango de entre 15 y 40 años, el 11,5%, estaba en UTI y el 9,3% en TI.

«Las camas están comenzando a ser ocupadas por pacientes más jóvenes, por lo cual el tiempo de ocupación de cada cama es más largo y la denominada rotación de ocupación es más lenta. Mas contagios, más internaciones prolongadas, un sistema más saturado», indicaron fuentes del ministerio de Salud.

El impacto de las vacunas

Por otro lado, el informe de la SATI demuestra que los pacientes que no fueron vacunados son los que ocupan mayoritariamente (93,5%) las camas UTI de todo el país.

El 5,4% de los internados tienen una dosis y el 1,1% cuentan ya con las 2 dosis, «lo cual demuestra el beneficio de la vacunación», ponderaron las fuentes.

Por otro lado, se destacó el «importante nivel de cobertura» con la vacuna contra el coronavirus, según información del Registro Federal de Vacunación Nominalizado (NoMiVac)

Al 26 de abril, el grupo de 70 a 79 años ya alcanza el 77,3% de la población estimada para ese rango etario; en los de 80 y más años es el 71,3%; y entre los que tienen de 60 a 69 años es del 46,4%.

Una consecuencia positiva de esta cobertura es que desde que se inició la vacunación «se observa una tendencia al descenso en número de personas infectadas en los grupos de mayor riesgo de enfermar gravemente y morir, los mayores de 70 años».

El análisis oficial se completa con que «hasta el momento» se logró morigerar el colapso del sistema de salud, fortalecido el año pasado luego las primeras medidas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO).

Sin embargo, dado que los casos de la segunda ola ya superaron superaron al peor momento del pico en agosto y septiembre de 2020, el crecimiento sostenido y acelerado de los contagios en el AMBA provoca una «mayor saturación del sistema sanitario» y «el riesgo concreto de sobrepasar la posibilidad» que el sistema de salud dé respuesta.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, habló sobre la situación epidemiológica y manifestó su preocupación por las personas con síntomas que no van al médico «no avisan a sus contactos para que se aíslen, el virus circula «. Y destacó que “Comodoro está con una meseta alta pero se ha amesetado”.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, brindó un panorama sobre la situación epidemiológica en Chubut, con restricciones vigentes y aumento de casos por la segunda ola de coronavirus.

“Hoy en la cordillera los casos se han estabilizado las últimas dos semanas. Los casos han ido descendiendo”, señaló tras indicar que “Comodoro está con una meseta alta pero se ha amesetado”. No obstante, sí confirmó un continuo aumento de casos en Puerto Madryn, Madryn, Trelew y Rawson.

Más allá de esta situación, valoró que la semana anterior se habían superado los 2 mil casos positivos, sin embargo, el último recuento registró 1.247 casos.

«Hubo un descenso de los casos diagnosticados. Si me preguntan si me da tranquilidad, no me da tranquilidad porque hemos notado que hay mucha gente que no concurre a la consulta, al diagnóstico, se queda en su casa y no notifican”.

Y explicó que si estas personas no notifican síntomas, y no avisan a sus contactos para que se aíslen, el virus circula. “Nosotros incentivamos a que las personas que tengan síntomas es preferible que hagan una consulta para quedarse sin saber que pasa. Una persona infectada es una fuente de contagio”.

Los encuentros sociales siguen siendo los lugares donde se la mayoría de los contagios. “Todo es a partir de eventos donde uno se relaja y pierde la capacidad de cuidado”, reconoció en diálogo con LU20.

Puratich señaló que a la fecha la terapia intensiva en los hospitales públicos se está atendiendo lo habitual y además pacientes covid pero con un sistema sanitario que “esta en condiciones de atender”, no obstante, señaló que “siempre donde estamos al borde es en la terapia intensiva de Esquel” por la amplía jurisdicción que comprende en la zona.

La segunda ola de la covid-19 en Argentina sigue afectando a todo el país, acercándose a los tres millones de casos desde que comenzó la pandemia, y dejando nuevos récords casi diarios de fallecimientos. El pico de contagios se concentra en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), pero las provincias también sufren, en distintos niveles, los efectos del crecimiento de la curva epidemiológica.

Córdoba. La segunda ola impacta en casi todos sus pueblos y ciudades, y los casos detectados aumentaron un 102% en el último mes. La Capital cordobesa es la que reporta la mayor cantidad de infectados: concentra el 40% del total de la provincia, 5423 contagios en los últimos ocho días. En el interior, el primer lugar lo ocupa ahora San Francisco, seguido por Río Cuarto y Villa María.

Santa Fe. La provincia litoraleña es de las que presentan cifras diarias más altas, con 2.016 contagios nuevos registrados el viernes, y 1777, el sábado. El total de casos asciende a 263.979 desde que comenzó la pandemia, siendo la tercera provincia con más positivos de Covid-19 acumulados.

Catamarca. Atraviesa su momento más duro con un récord de contagios y de muertes. Ante esta situación, el gobierno provincial decidió extender la Etapa Roja hasta el viernes 30 y dispuso la realización obligatoria de testeos a toda persona que ingrese a la provincia.

Entre Ríos. El gobernador Gustavo Bordet anunció nuevas medidas para reducir la circulación de personas y preocupa que más del 50% de las internaciones en terapia intensiva corresponde a personas menores de 50 años. El sistema de salud presenta una saturación progresiva aunque, según Bordet, la provincia ya vacunó a 170 mil entrerrianos.

Río Negro. La provincia patagónica registró 310 nuevos contagios y dos fallecidos, pero preocupa el nivel de ocupación de terapia, que supera el 80%. Bariloche concentra más de la mitad de los casos diarios y tiene casi el 93% de camas UTI ocupadas.

Mendoza. La curva de contagios crece, y la fallecidos casi se duplicó en una semana: de 59 a 95. En las últimas 24 horas, Mendoza registró 730 casos nuevos y 20 muertes, el número más alto en lo que va del año.

San Luis. Superó los 1.100 casos diarios de coronavirus el viernes. Alberto Rodríguez Saá advirtió que el sistema de salud está al borde del colapso.

Tucumán. Otra provincia que atraviesa un momento crítico: superó la barrera de los cien mil contagios desde que comenzó la pandemia, superada solo por Córdoba, Santa Fe, Ciudad de Buenos Aires y Buenos Aires.

Corrientes. Con el riesgo que implica su frontera con Brasil, sumó 398 casos nuevos y seis fallecimientos en las últimas 24 horas, rozando los 40 mil contagios acumulados desde que inició la pandemia y un total de 621 muertes.

La Pampa. Dos mujeres menores de 50 años fallecieron y preocupa la ocupación de camas UTI. En las últimas 24 horas, la provincia registró 240 nuevos casos, con un índice de positividad del 18,1%.

Neuquén. Hasta el momento, en la provincia se registraron 70.138 positivos y 1.261 fallecidos desde el inicio de la pandemia. En las últimas 24 horas tuvieron 180 nuevos contagios y la ocupación de camas UTI está en un 77,5%.

Con 275 casos nuevos en los últimos dos días, Chubut supera los 50 mil casos desde que inició la pandemia; mientras que Santa Cruz y Santiago del Estero se aproximan a los 30 mil contagios. Salta registró en los últimos diez días casi un cuarto de los contagios totales de año, con 2.040 casos y 30 muertes. San Juan es otra provincia que se suma a récord de casos durante la segunda ola.

Chaco, por su parte, alcanzó la cifra total de 1.015 personas fallecidas por coronavirus. Y Misiones, con más de 15 mil contagios, continúa vacunando al sector educativo. Mientras que La Rioja reportó 118 casos el sábado, superando los trece mil positivos y las 500 muertes; Tierra del Fuego también presentó un nuevo aumento de casos; y Formosa acumula la menor cantidad de casos en todo el país, con un total de 4.086.

Fuente: Página 12

La segunda ola del COVID-19 está haciendo estragos en las urbes de la Argentina y desató una disputa política entre el oficialismo nacional y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  El dirigente comodorense José Glinski, director nacional de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, lamentó el posicionamiento de la oposición y les pidió tranquilidad junto a la responsabilidad para afrontar la segunda ola.

“La situación que estamos viviendo en la Argentina cuesta dimensionarla en el nivel de gravedad que tiene” porque “hay dirigentes políticos en la Ciudad de Buenos Aires que nos intentan convencer que la situación no es tan grave” criticó el funcionario nacional. Pese a ello, remarcó que “a mí me preocupa mucho la situación actual” dijo en referencia a la curva ascendente de casos y la ocupación de camas que se registran.

Ante las medidas establecidas por el gobierno nacional la PSA redobló sus acciones dado que “aumentamos los controles” porque “la situación es preocupante a nivel país y con algún grado de irresponsabilidad de algunos dirigentes de la oposición que violentan las normas constitucionales de la Argentina”.

Junto a ello, el funcionario de la administración de nacional fue contundente al explicar que “estamos muy atentos a las normas que dicte el presidente Alberto Fernández y si tenemos que cerrar vamos a cerrar porque tenemos que ser muy conscientes de que la administración de la pandemia requiere de idas y vueltas”.

En paralelo, enfatizó Glinski que “no podemos relajarnos y me parece que hay una idea equivocada en dirigentes que intentan convencernos que no pasa nada. Tenemos que transmitir tranquilidad y seriedad al momento de transmitir decisiones”.

El Comité de Crisis avanza en acciones para prevenir una segunda ola de Covid tanto en la ciudad petrolera como en Rada Tilly, en ese marco se decidió avanzar en la apertura de los anexos que funcionaron para alojar a pacientes positivos de coronavirus. Además, se analiza armar otro puesto del Plan Detectar en la zona sur.

Este miércoles el Comité de Crisis de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly se reunió para avanzar en acciones que permitan prevenir una segunda ola de coronavirus.

El encuentro se realizó en el Centro Cultural, encabezado por Miryám Monasterolo, directora del Área Programática Sur, y contó con la presencia de María Eugenia Medina, secretaria de Desarrollo Social de Rada Tilly; Carlos Catalá, secretario de Salud de la Municipalidad, y autoridades del sanatorio La Española y los hospitales Regional y Alvear.

Allí abordó la situación epidemiológica de ambas ciudades, la disponibilidad de camas y la articulación entre las distintas instituciones. En ese sentido, se habló sobre una posible reapertura de anexos hospitalarios, el fortalecimiento de las estrategias de vacunación, la necesidad de realizar un diagnóstico oportuno con el Plan Detectar, y la posibilidad de armar otra posta en zona sur.

Myriám Monasterolo, adelantó al respecto. “Ya iniciamos contactos para reabrir el anexo hospitalario de Comodoro en las próximas semanas”.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, aseguró que si bien se mantiene un número de casos positivos en la zona sur » no lo hemos podido bajar en las últimas semanas” , y por ello, junto a la cordillera son las regiones que el Ministerio de Salud se encuentra monitoreando. Y confirmó el aumento de casos de Covid19 en las últimas semanas.

Los casos de coronavirus comenzaron a aumentar en las últimas semanas en el marco de la segunda ola que ya se registra en el país. En Chubut, la cordillera y la zona sur son las regiones donde el Ministerio Salud tiene la mirada. Hasta el momento no se ha registrado el ingreso de nuevas cepas.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, confirmó el aumento de casos de Covid19 en la provincia en las últimas semanas. “Es sabido que empezó lentamente a aumentar la cantidad de casos”, indicó este lunes tras señalar que “ los dos lugares donde hoy por hoy siguen aumentando son la cordillera y estamos mirando con atención la zona sur,donde persistentemente se mantiene un número que no es tan importante, pero elevado y que no lo hemos podido bajar en las últimas semanas”.

“Estos son los sectores donde estamos más enfocados y el resto de la provincia mantiene una cantidad baja, pero claramente van apareciendo casos que no era lo que estaba pasando en las últimas 12 semanas epidemiológicas”, dijo en diálogo con Cadena Tiempo.

Sobre la llegada de la segunda, el ministro indicó que sigue la “dinámica de la enfermedad”, primero llega a los grandes aglomerados urbanos y posteriormente se va esparciendo por el resto de la Argentina. Y si bien lo vivimos en la primera ola, Puratich aseguró donde estuvimos casi más de dos meses. “La llegada va a ser más temprana”, por que se mantienen las conectividades.

Y sobre la posibilidad de volver a una fase 1 o 2, el ministro reconoció que no es algo que pueda concretarse, y por eso apeló a la responsabilidad individual y colectiva de la población. “Nadie quiere cerrar nada, ni decisiones que entorpezcan la vida económica y financiera de las ciudades ni de las provincias, pero para eso necesitamos que todos colaboremos” con los cuidados individuales y colectivos.

Finalmente, el titular de la cartera sanitaria indicó que hasta el momento no se han identificado las nuevas variantes de Coronavirus, y explicó que «Lo que se hace es que se están enviando muestras al Instituto Malbrán. Todavía no hemos recibido ninguna notificación. Así que hay que estar atentos y en cuanto tengamos algún dato del Instituto Malbrán lo vamos a hacer público”, concluyó.