Tag

transmisión

Browsing

A las medidas de higiene personal y de distancia social ya conocidas por la población desde la epidemia de gripe de 2009, el nuevo coronavirus sumó una nueva preocupación a muchos de quienes intentaban prevenir el contagio de la enfermedad: la limpieza sistemática –casi obsesiva– de picaportes, controles remotos, llaves de luz y demás superficies del hogar, además de todo lo que ingresa a él proveniente de grandes supermercados o comercios de cercanía.

Es que, según se sabía, el SARS-CoV-2 era capaz de sobrevivir en las superficies por varias horas y desde ellas, ingresar al organismo por boca o nariz por ejemplo, desde las manos de las personas.

Pero ahora, luego de analizar la evidencia científica disponible, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA es su sigla en inglés) y el Departamento Norteamericano de Agricultura (USDA) aseguraron que el nuevo coronavirus no se transmite a las personas a través de los alimentos o de los envases alimenticios.

“Nuestra confianza en la seguridad del suministro de alimentos se mantiene firme. Los consumidores deben estar seguros, tras la información científica actual y en base a un abrumador consenso científico internacional, de que es muy poco probable que los alimentos que se consumen y los envases de los mismos propaguen el coronavirus”, señalaron el secretario interino del USDA, Kevin Shea, y la comisionada interina de la FDA, Janet Woodcock.

En este punto, ambos recordaron que el COVID-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite de persona a persona, a diferencia de los virus gastrointestinales o los transmitidos por los alimentos, como el norovirus y la hepatitis A. Si bien hay relativamente pocos informes de detección del virus en alimentos y envases, la mayoría de los estudios se centran principalmente en la detección de la huella genética del virus, en lugar de en la evidencia de la transmisión del virus a las personas.

“Dado que la cantidad de partículas de virus que, teóricamente, podrían ser recogidas al tocar una superficie es muy pequeña y la cantidad necesaria para la infección por inhalación oral sería muy alta, las posibilidades de infección al tocar la superficie de los envases o comer alimentos son extremadamente bajas”, aseguraron.

Además, considerando los millones de casos de COVID-19 que se produjeron en todo el mundo, los organismos estadounidenses comentan que no se vio evidencia epidemiológica de que los alimentos o los envases que los contienen sean una fuente de transmisión del coronavirus. De hecho, no se notificó ningún caso de contagio por esta causa.

Fuente: Infobae

El coronavirus puede permanecer en los pomos de las puertas y otras superficies, pero estas no son una fuente importante de infección, advierte una investigación publicada en la revista científica Nature.

Cuando Emanuel Goldman fue a su supermercado local del estado de Nueva Jersey en marzo pasado, no se arriesgó. Los informes de casos de COVID-19 estaban apareciendo en todo Estados Unidos, por lo que se puso guantes para evitar superficies contaminadas y usó una máscara para evitar inhalar pequeñas gotas cargadas de virus de otros compradores. En ese momento, no se recomendaban guantes ni máscaras.

Luego, a fines de marzo, un estudio de laboratorio mostró que el coronavirus SARS-CoV-2 podía persistir en plástico y acero inoxidable durante varios días. Eso provocó titulares sorprendentes y una gran cantidad de consejos sobre cómo descontaminar todo, desde pomos de puertas hasta comestibles. También pareció confirmar la guía emitida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en febrero que el virus que causa COVID-19 puede propagarse a través de superficies contaminadas, conocidas como fómites.

En mayo, la OMS y las agencias de salud de todo el mundo recomendaban que las personas en entornos comunitarios comunes (casas, autobuses, iglesias, escuelas y tiendas) limpiaran y desinfectaran las superficies, especialmente aquellas que se tocan con frecuencia. Las fábricas de desinfectantes trabajaban las veinticuatro horas del día para satisfacer la gran demanda.

Pero Goldman, un microbiólogo de la Facultad de Medicina de Rutgers New Jersey en Newark, decidió analizar más de cerca la evidencia en torno a los fómites. Lo que encontró fue que había poco que apoyara la idea de que el SARS-CoV-2 pasa de una persona a otra a través de superficies contaminadas. Escribió un comentario mordaz para The Lancet Infectious Diseases en julio, argumentando que las superficies presentaban relativamente poco riesgo de transmitir el virus. Su convicción solo se ha fortalecido desde entonces, y Goldman hace tiempo que abandonó los guantes.

Muchos otros llegaron a conclusiones similares. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EEUU aclararon su guía sobre la transmisión superficial en mayo, indicando que esta ruta “no se cree que sea la forma principal de propagación del virus”. Ahora establece que la transmisión a través de superficies “no se cree que sea una forma común de propagación de COVID-19”.

A medida que la evidencia se ha ido acumulando durante el curso de la pandemia, la comprensión científica sobre el virus ha cambiado. Todos los estudios e investigaciones de los brotes apuntan a que la mayoría de las transmisiones ocurren como resultado de que las personas infectadas arrojan gotas grandes y pequeñas partículas llamadas aerosoles cuando tosen, hablan o respiran. Estos pueden ser inhalados directamente por personas cercanas. La transmisión superficial, aunque posible, no se considera un riesgo significativo.

Pero es más fácil limpiar superficies que mejorar la ventilación, especialmente en invierno, y los consumidores esperan protocolos de desinfección. Eso significa que los gobiernos, las empresas y las personas continúan invirtiendo una gran cantidad de tiempo y dinero en los esfuerzos de limpieza profunda. A fines de 2020, las ventas mundiales de desinfectantes de superficies totalizaron USD 4.500 millones, un aumento de más del 30% con respecto al año anterior. La Autoridad de Tránsito Metropolitano de Nueva York (MTA), que supervisa el metro y los autobuses y perdió miles de millones de dólares en ingresos por pasajeros en 2020, gastó 484 millones de dólares el año pasado en su respuesta al COVID-19, incluida una limpieza y desinfección mejoradas, según un portavoz.

Parte del problema es que los especialistas no pueden descartar la posibilidad de transmisión de fómites, y la orientación de muchas agencias de salud sobre cómo tratar las superficies no ha sido clara a medida que la ciencia ha cambiado. En noviembre, las autoridades chinas introdujeron directrices que exigen la desinfección de los envases de alimentos congelados importados. Y el CDC dirige a las personas a una lista completa de agentes que matan al SARS-C0V-2 y dice: “La desinfección frecuente de superficies y objetos tocados por varias personas es importante”.

Los expertos dicen que tiene sentido recomendar el lavado de manos, pero algunos investigadores están rechazando el enfoque en las superficies. En diciembre, la ingeniera Linsey Marr de Virginia Tech en Blacksburg coescribió un artículo de opinión para The Washington Post implorando a la gente que redujera los esfuerzos de limpieza. “Está claro que la transmisión por inhalación de aerosoles, las gotitas microscópicas, es un modo de transmisión importante, si no dominante,” dice Marr, quien estudia la transmisión de enfermedades transmitidas por el aire. La atención excesiva en hacer que las superficies sean impecables requiere un tiempo y recursos limitados que se gastarían mejor en la ventilación o la descontaminación del aire que respira la gente, advierte.

El ARN del virus puede inducir a error

El enfoque en los fómites, en lugar de aerosoles, surgió al comienzo del brote de coronavirus debido a lo que la gente sabía sobre otras enfermedades infecciosas. En los hospitales, los patógenos como el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, el virus sincitial respiratorio y el norovirus pueden aferrarse a los rieles de la cama o hacer autostop de una persona a otra en un estetoscopio médico. Entonces, tan pronto como las personas comenzaron a enfermarse por el coronavirus, los investigadores comenzaron a limpiar las habitaciones de los hospitales y las instalaciones de cuarentena en busca de lugares donde el virus podría estar al acecho. Y parecía estar en todas partes.

En las instalaciones médicas, los artículos personales como lentes para leer y botellas de agua dieron positivo en busca de rastros de ARN viral, la principal forma en que los investigadores identifican la contaminación viral. También lo hicieron las barandillas de la cama y las salidas de aire. En los hogares en cuarentena, los lavabos y las duchas albergaban el ARN, y en los restaurantes, se descubrió que los palillos de madera estaban contaminados. Y los primeros estudios sugirieron que la contaminación podría durar semanas. Diecisiete días después de que el crucero Diamond Princess fuera desocupado, los científicos encontraron ARN viral en las superficies de las cabinas de los 712 pasajeros y miembros de la tripulación que dieron positivo por COVID-19.
Pero la contaminación con ARN viral no es necesariamente motivo de alarma, reconoce Goldman. “El ARN viral es el equivalente al cadáver del virus”, dice. “No es contagioso”.

Para abordar esa parte de la ecuación, los investigadores comenzaron a probar si las muestras de coronavirus dejadas durante días en varias superficies podrían infectar células cultivadas en laboratorio. Un estudio realizado en abril encontró que el virus seguía siendo infeccioso en superficies duras como plástico y acero inoxidable durante 6 días; en billetes de banco, duró 3 días; y en mascarillas quirúrgicas, al menos 7 días. Un estudio posterior anunció que el virus viable estuvo presente en la piel hasta por 4 días, pero en la ropa sobrevivió menos de 8 horas. Y otros encontraron virus infecciosos en libros de biblioteca encuadernados en cuero natural y sintético después de 8 días.

Condiciones poco realistas

Aunque este tipo de experimentos demuestran que el coronavirus puede sobrevivir en superficies, esto no significa que las personas lo contraigan de superficies como pomos de puertas. Goldman y otros advierten contra la lectura excesiva de los estudios de supervivencia de virus, porque la mayoría no prueba las condiciones que existen fuera del laboratorio. “Fueron experimentos que comenzaron con cantidades enormes de virus, nada que se pueda encontrar en el mundo real”, subraya. Para el experto, otras pruebas han utilizado saliva simulada y condiciones controladas como la humedad y la temperatura, todo lo cual amplía la brecha entre las condiciones experimentales y las del mundo real.

Solo unos pocos estudios han buscado virus viables fuera del laboratorio. Tal Brosh-Nissimov, que dirige la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Assuta Ashdod en Israel, y sus colegas limpiaron artículos personales y muebles en las unidades de aislamiento del hospital y en las habitaciones de un hotel de cuarentena. La mitad de las muestras de dos hospitales y más de un tercio de las muestras del hotel de cuarentena dieron positivo para ARN viral. Pero ninguno de los materiales virales fue capaz de infectar células, informaron los investigadores.

De hecho, los investigadores han luchado por aislar virus viables de cualquier muestra ambiental, no solo de fómites. En el único estudio que tuvo éxito, los investigadores cultivaron partículas de virus a partir de muestras de aire de hospitales recolectadas al menos a 2 metros de una persona con COVID-19.

Sin embargo, los científicos advierten contra sacar conclusiones absolutas. “El hecho de que no se pueda demostrar la viabilidad no significa que no hubo un virus contagioso allí en algún momento”, destaca el epidemiólogo Ben Cowling de la Universidad de Hong Kong.

Los estudios de exposición humana a otros patógenos proporcionan pistas adicionales sobre la transmisión por fómites de virus respiratorios. En 1987, investigadores de la Universidad de Wisconsin — Madison colocaron voluntarios sanos en una habitación para jugar a las cartas con personas infectadas con un rinovirus del resfriado común. Cuando a los voluntarios sanos se les sujetó los brazos para evitar que se tocaran la cara y evitar que transfirieran el virus de las superficies contaminadas, la mitad se infectó.

Un número similar de voluntarios que no estaban sujetos también se infectaron. En un experimento separado, las cartas y fichas de póquer que habían sido manipuladas y tosidas por voluntarios enfermos se llevaron a una habitación separada, donde se les indicó a los voluntarios sanos que jugaran al póquer mientras se frotaban los ojos y la nariz. El único modo de transmisión posible era a través de tarjetas y chips contaminados; ninguno se infectó. La combinación de experimentos proporcionó una fuerte evidencia de que los rinovirus se propagan por el aire. Pero tales estudios se consideran poco éticos para el SARS-CoV-2, porque puede matar.

Aunque probablemente sea raro, dice Cowling, no se puede descartar la transmisión a través de superficies. “Simplemente no parece suceder tanto, por lo que sabemos”.

Las estimaciones de transmisión basadas en los niveles de ARN viral que persisten en el medio ambiente parecen confirmarlo. De abril a junio, la ingeniera ambiental Amy Pickering, entonces en la Universidad de Tufts en Medford, Massachusetts, y sus colegas tomaron muestras semanales de superficies interiores y exteriores alrededor de una ciudad en Massachusetts. Sobre la base de los niveles de contaminación por ARN y la frecuencia con la que las personas tocaban superficies como pomos de puertas y botones en los cruces de peatones, el equipo estimó que el riesgo de infección al tocar una superficie contaminada es menos de 5 en 10.000, más bajo que las estimaciones para el SARS -Infección por CoV-2 a través de aerosoles, y menor que el riesgo de transmisión superficial de influenza o norovirus.}

“La transmisión de fomite es posible, pero parece ser poco común”, dice Pickering, quien ahora trabaja en la Universidad de California, Berkeley. “Muchas cosas tienen que encajar en su lugar para que suceda esa transmisión”.

Eso podría explicar por qué una comparación global de las intervenciones gubernamentales para controlar la pandemia en sus primeros meses encontró que la limpieza y desinfección de superficies compartidas calificó como una de las menos efectivas para reducir la transmisión. El distanciamiento social y las restricciones de viaje, incluidos los encierros, funcionaron mejor.

Fuente: El Comodorense.

Lo aseveró la doctora Teresa Strella, directora de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Provincia en la presentación de la herramienta Detectar, este miércoles en la Municipalidad de Trelew. Recalcó que “detectar no es testear en masa o hisopar a toda la comunidad, sino buscar casos sospechosos y hacer las intervenciones en terreno”. En tanto, el intendente Adrián Maderna aseguró que “estamos en un momento delicado, pero todavía no desbordados”.

El intendente Maderna encabezó la presentación en el Salón Histórico del Palacio Municipal junto al subsecretario de Programas de Salud, Mariano Cabrera y la doctora Strella.

“Apelamos a la responsabilidad individual y social, estamos en un momento delicado, pero todavía no desbordados. No podemos tomar decisiones que contradigan las indicaciones de las autoridades de la Salud, es la prioridad, aunque tenemos que seguir adelante con las diferentes actividades comerciales”, planteó Maderna en la presentación oficial.

“Todos los organismos públicos han sido muy claros en las medidas de prevención y sólo pedimos el esfuerzo para cumplirlas”, demandó.

“Hoy tenemos que resignar juntarnos o visitar a la familia para cuidar al otro”, insistió el intendente.

Por su parte, el subsecretario de Salud, el doctor Mariano Cabrera señaló que “estamos en una situación epidemiológica compleja, es el momento de extremar las medidas y hacer un llamado a la responsabilidad social”.

Es imposible cualquier estrategia sanitaria sin el acompañamiento de la sociedad en su conjunto. Nos gusta estar en familia, tener actividades y salir, pero todo eso representa un gran riesgo”, fundamentó.

CONTROL DEL FOCO EN EL LUGAR

“La estrategia Detectar no es ni más ni menos que el trabajo que se ha venido haciendo desde los inicios, cuando aparecieron los primeros casos, aunque a esta altura esperamos otro impacto”, explicó la doctora Strella.

“Es una combinación de tareas que incluye el rastrillaje en el territorio de los casos sospechosos, de las personas sintomáticas para Covid-19, casa por casa, barrio por barrio, tratando de abarcar la mayor área posible de la ciudad”, precisó.

“No sólo identificándolos sino derivándolos al lugar de evaluación sanitaria, ahí se hace el “triage”, comprobar quien es caso sospechoso y quien no, y también identificar contactos estrechos de pacientes ya positivos”, puntualizó.

“Con el caso sospechoso vamos a utilizar el test rápido que incorpora la herramienta Detectar y de esa manera hacemos el control de foco en el lugar, y fundamentalmente cortando las cadenas de transmisión, es el objetivo fundamental. No vamos a salir a testear en masa o hisopar a toda la comunidad”, recalcó Strella.

“El test rápido de antígenos es una herramienta más que complementa la tarea de epidemiología en la identificación de los casos, el aislamiento de los casos confirmados y sus contactos estrechos y en el seguimiento de esas personas para cortar los eslabones de las cadenas de transmisiones y evitar la multiplicación”, refrendó.

“La situación de Trelew difiere claramente de situaciones de los otros dos grandes conglomerados como los de Comodoro y Madryn, pero si no comenzamos a trabajar de esta manera estaríamos en iguales condiciones, por supuesto cada uno con sus particularidades”, advirtió.

“Detectar no es testear, es buscar casos sospechosos y hacer las intervenciones en el terreno”, insistió.

Reabrir las economías y las sociedades sin tener control sobre la transmisión del coronavirus es una “receta para el desastre” advirtió hoy el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante su conferencia de prensa habitual de los lunes.

Tedros Adhanom Gebreyesus aseguró que, a ocho meses del comienzo de la pandemia, “la OMS comprende que las personas están cansadas y anhelan continuar con sus vidas, así como los países quieren que sus economías vuelvan a funcionar”.

“Eso es lo que también quiere la OMS, y agregó que su organización apoya plenamente los esfuerzos de reapertura.

“Queremos que los niños regresen a la escuela y las personas que regresen al lugar de trabajo, pero queremos que se haga de manera segura”, explicó.

Tedros recalcó que ningún país puede simplemente fingir que la pandemia terminó porque “la realidad es que este coronavirus se propaga fácilmente, puede ser fatal para personas de todas las edades y la mayoría de las personas siguen siendo susceptibles de contagiarse”.

Y agregó que “si los países se toman en serio la apertura, deben tomar en serio la supresión de la transmisión y la importancia de salvar vidas. Esto puede parecer un equilibrio imposible, pero no lo es, se puede hacer y se ha hecho. Pero solo se puede conseguir si los países tienen el control de la transmisión. Cuanto más control tengan sobre el virus, más se pueden abrir. Reabrir sin tener el control es una receta para el desastre”, dijo.

Y para dominar el control de la transmisión, Tedros especificó cuatro cosas esenciales: “Evitar los eventos que expanden el contagio del virus, reducir las muertes, tener responsabilidad y encontrar casos, testear, aislar, rastrear y poner en cuarentena”.

En el marco del fortalecimiento de las políticas de salud, a través de la cartera de salud Municipal se convoca para el próximo 22 de agosto a la realización de estudios gratuitos y totalmente confidenciales de HIV, Sífilis y Hepatitis, destinada a toda aquella población mayor de 13 años. Además, habrá consejería en anticoncepción y consulta ginecológica. Ya están abiertas las inscripciones de forma telefónica.

A partir de este lunes ya comenzaron las inscripciones para la jornada que será el 22 de agosto, con dos semanas de anticipación a los fines de brindar los turnos de forma ordenada por el contexto epidemiológico que atraviesa la ciudad.

Los interesados podrán solicitar su turno al número 4461150 de lunes a viernes de 7:30 a 13:00 horas, con el objetivo de asistir el 22 de agosto a la Secretaría de Salud, ubicada en calle Sarmiento N° 680, de 11:00 a 18:00.

Las Jornadas de ITS son para personas mayores de 13 años en adelante y se gestiona con suma confidencialidad tanto el resultado como el tratamiento, en caso de ser necesario el mismo. Desde la Secretaría se brindan los medios necesarios para tratar los resultados positivos según las patologías. Por ejemplo, en cuanto a la sífilis se completa el tratamiento en su totalidad desde el área de salud; mientras que para el HIV y Hepatitis que es más complejo, la Municipalidad hace de nexo para acompañar a los pacientes.

Cabe recordar que este fin de semana se reanudaron los programas habituales de la Secretaría, con la entrega de medicamentos solidarios, para los cuáles se inscribieron previamente y se acercaron a retirar casi 100 personas a los cuáles se les garantiza el acceso a medicación para sus enfermedades crónicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) revisó sus criterios sobre las vías de transmisión del nuevo coronavirus y admitió que, a pesar de que no existen pruebas científicas sólidas, los contagios podrían producirse por el aire a una distancia superior a los dos metros.

El asunto fue expuesto este miércoles en una rueda de prensa por la coordinadora del departamento de Prevención de Infecciones de la OMS, Benedetta Allegranzi.

«Sobre la posible ruta de transmisión aérea hay nuevas evidencias, pero no definitivas, y esa posibilidad se ve especialmente en condiciones muy específicas, como lugares con mucha gente y poco ventiladas», dijo Allegranzi.

La experta respondió así a la carta publicada el lunes en el diario The New York Times por 239 científicos que pidieron a la OMS que tome más en serio la hipótesis sobre una transmisión aérea del coronavirus y subrayaron que los estándares de distancia social recomendados eran insuficientes.

La experta agregó que la OMS sigue recomendando evitar reuniones en lugares cerrados o participar en actos con un gran número de gente, además del mantenimiento de adecuadas condiciones de ventilación, el distanciamiento social y el uso de mascarillas cuando éste último sea difícil.

La jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, María Van Kerkhove, aseguró, según la agencia EFE, que muchos de los firmantes de la carta en The New York Times son expertos con los que ya está colaborando el organismo con sede en Ginebra desde hace varios meses.

«Mantenemos relación con este grupo de científicos desde abril, a través de distintas redes, y damos la bienvenida a la colaboración con científicos de todo el mundo», aseguró.

Añadió que muchos de los firmantes son ingenieros, cuyos aportes puede ser muy importante especialmente en la adopción de medidas de ventilación de recintos.

Aunque la OMS considera que el principal medio de transmisión de la Covid-19 es a través de pequeñas gotas (expelidas por los enfermos, por ejemplo, al toser o al estornudar), Van Kerkhove aclaró que se siguen estudiando otros medios de transmisión, incluyendo el contagio de animales al ser humano y de madres a hijos en el embarazo.

Por su parte el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, subrayó que la pandemia se está acelerando, como muestra el creciente número de casos diarios, aunque se estabilizó su letalidad, ya que «muchos países han logrado reducir el número de muertes».

«Se tardaron 12 semanas (los tres primeros meses de 2020) para alcanzar 400.000 casos de Covid-19, y sólo el pasado fin de semana ya hubo ese mismo número de nuevos casos en el mundo», ejemplificó Tedros en rueda de prensa.

El máximo responsable de la OMS subrayó que este organismo sigue considerando a la COVID-19 «un enemigo público número uno, porque combina su rápida transmisión con su carácter letal», así que reiteró su llamada a la unidad global, por encima de las divisiones políticas, en la lucha contra esta enfermedad.

El secretario de Gobierno de Rada Tilly, Juan José Rivera, se refirió este martes a las nuevas medidas que comenzarán a regir a partir de hoy en la ciudad, con el fin de «bajar la circulación en un 40 por ciento», luego de que se decretara la transmisión comunitaria con predominancia de conglomerado en Comodoro, Rada Tilly y Sarmiento.

Con respecto a los controles y la circulación, Rivera manifestó que «vamos a realizar controles exhaustivos en la circulación según la terminación par o impar del DNI y habrá una fuerte campaña para recordarle a la gente sobre la obligatoriedad de usar barbijo, de mantener el distanciamiento social y realizar la sanitización correspondiente al ingresar o salir de la casa».

«La circulación entre Comodoro y Rada Tilly será normal y se deberá hacer según la terminación de documento», además dijo que se llevarán a cabo «fuertes controles internos, en los ingresos y egresos a la localidad». En cuanto a los permisos para los trabajadores, dijo que son los mismos que estaban vigentes.

Rivera reiteró la importancia de «lavarse las manos, saludarse con el codo, no tomar mate, no compartir el mismo vaso y utensilios». Tambipen, reiteró que «no están autorizadas las reuniones familiares ni las actividades grupales, pero sí individuales como caminar, correr o andar en bicicleta».

En cuanto a los gimnasios, señaló que abrieron este mertes sólo para actividades individuales: «Tienen nuevos protocolos y sólo están habilitados para musculación, será con terminación de DNI», dijo.

Por último, aseguró que «para no volver a fases anteriores hay que bajar la circulación en un 40 por ciento diario, eso nos ayudaría a controlar el brote, después si hay que ser mas restrictivos, lo vamos hacer».

Fuente: ADNSur.

Se trata de una clasificación de la Organización Mundial de la Salud, donde se ubica a nuestra ciudad en la Fase 3 debido a la presencia de un «brote activo» de casos de coronavirus. Además, los especialistas indicaron que Comodoro suma 72 casos positivos y una gran cantidad de contactos estrechos en aislamiento.

En la mañana de este martes, se llevó a cabo una conferencia de prensa del Comité de Crisis de Comodoro Rivadavia. Allí se brindaron detalles acerca de la situación epidemiológica que vive la ciudad con 72 casos de coronavirus hasta el momento.

Virginia Roca, epidemióloga del Hospital Regional, confirmó que Comodoro fue calificada como ciudad con “transmisión en conglomerado” de coronavirus, según se indicó en el Boletín Oficial que emitió el Gobierno Nacional.

La especialista indicó que se trata de una clasificación por fases de la Organización Mundial de la Salud para cualquier pandemia. “La fase 3 (transmisión por conglomerado) dice que el brote que ocurrió hace más de 15 días sigue activo, sigue habiendo casos que se desprenden, todos con mismo nexo y muchas familias que viven en barrios determinados, y no respetaron la distancia social”, detalló. Asimismo, indicó que todos los casos positivos de la ciudad, están todos relacionados con el mismo nexo.

Durante la conferencia de prensa de este martes. Foto: ADNSUR

A partir de los anuncios de Nación, Chubut ingresó en le etapa de distanciamiento social: “Se adoptan las medidas pertinentes, teniendo diferencias en cada localidad en esta ciudad. En Comodoro los casos siguen activos, ayer se confirmaron 7 casos nuevos”, dijo. Mientras recordó que somos la ciudad de la provincia con más casos de coronavirus “y hay muchísimas personas en aislamiento por ser contacto estrecho”.

Por su parte, la epidemióloga Verónica Cortes aclaró que Comodoro se encuentra con un brote activo “y hay nexo en común para el contagio de todas esas personas, pasaríamos a circulación comunitaria si hubiera casos que no puedan encontrar el nexo, que es lo que pasó con Trelew”, afirmó.

El parte epidemiológico del Hospital Zonal Trelew “Dr. A. Margara” indica que Trelew continúa con un solo caso de coronavirus activos. De los 23 contabilizados hasta el momento en la ciudad, 21 ya han sido recuperados.

Sobre el paciente con Covid-19, el Director Asociado del Hospital Zonal de Trelew, Matías Castiñeira informó: “Es un joven de mediana edad, conviviente del último paciente positivo de coronavirus, actualmente asintomático. Se trata de un contacto estrecho que esperábamos”.

El Boletín Oficial del Gobierno Nacional establece que todos los departamentos de la provincia del Chubut se encuentran alcanzados por distanciamiento social y preventivo. El comunicado emitido el día de hoy indica que “las ciudades de Bariloche, Trelew y Córdoba lograron disminuir la transmisión comunitaria, presentando un predominio de transmisión por conglomerados”. En las próximas horas se espera la adhesión del gobierno provincial al decreto que advierte que Trelew dejó de tener circulación comunitaria del virus.

“Hoy técnicamente cumplimos 28 días desde el ultimo foco, es decir los dos ciclos epidemiológicos para terminar la circulación comunitaria. Pudimos contener esos cinco focos que tuvimos en la ciudad. Continuamos con el distanciamiento social, si eso no se cumple habrá un nuevo pico en 14 días”, agregó Castiñeira.

El texto oficial señala que al día de hoy 84 se ecuntran cumpliendo el asilamiento obligatorio bajo control sanitario, y que, de los casos confirmados hasta momento, “el 73,91% se notificó en varones y el 26,09% en mujeres. La mayor proporción de casos confirmados, un 26,09%, se observa en los grupos etarios de 25 a 34 años y de 45 a 65 años”.

La ciudad de Trelew dejó de ser incluida desde este lunes entre las zonas del país con transmisión comunitaria de Covid-19 e ingresa en una fase de distanciamiento social. El anuncio fue dado a conocer por el Ministerio de Salud de la Nación en su reporte matutino.

Durante el reporte, la secretaría de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, anunció que Trelew es una de los zonas que pasará a una fase de distanciamento social.

«Los departamentos que estaban en ASPO ((Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio) y pasan a DISPO (Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio) son la ciudad de Trelew, en el departamento de Rawson, en la provincia del Chubut, la ciudad de Córdoba y su aglomerado urbano y la ciudad de Bariloche, en Río Negro, además de cinco municipios de la provincia de Buenos Aires: Brandsen, Campana, Cañuelas, Zárate y Exaltación de la Cruz», dijo Vizzotti.

Desde el primer día de junio, Trelew había sido incluida por el Ministerio de Salud entre las zonas con circulación comunitaria y, por ende, se encontraba en una etapa de aislamiento social. Tras 28 días, las autoridades nacionales dijeron esta mañana que la ciudad está en condiciones de pasar a la fase de distanciamiento social.