Tag

Ajuste

Browsing

La candidata a senadora nacional por el Frente de Izquierda y de Trabajadores, Gloria Sáez, sufragó esta mañana en la Escuela 741 de Puerto Madryn.

En diálogo con la prensa, sostuvo que «el voto masivo y la participación en las urnas va a reflejar un posicionamiento político necesario por las luchas que se están desarrollando en Chubut, por eso llamamos a todos a participar en el día de hoy» y planteó que «sabemos que después de las elecciones se viene una avanzada en el ajuste a los trabajadores».

«Vemos crecimiento, porque en estas elecciones generales aumentamos la cantidad de fiscales generales que están cuidando los votos en toda la provincia», analizó la referente de la izquierda, quien advirtió que «los que gobiernan la provincia tienen una agenda ‘anti obrera’ pero no lo pueden manifestar».

A nivel nacional «tenemos una expectativa muy grande de superar las PASO, donde quedamos como tercera fuerza nacional», indicó Sáez.

Los trabajadores de salud realizaron una nueva jornada de protesta frente al hospital y anticiparon un nuevo paro para la semana próxima, así como retención de servicios. Reiteran el reclamo salarial y denuncian un “ajuste”.

Este jueves los trabajadores de Salud de Puerto Madryn realizaron una nueva jornada de protesta en el Hospital Ísola, donde volvieron a reclamar por el pago de haberes y deudas, así como para denunciar un “ajuste” en el sector.

Bajo la consigna “el silencio no es Salud”, reiteraron el reclamo por las diferencias salariales de la paritaria de 2019, el retroactivo de las categorizaciones desde enero de 2020 a junio de 2021, y las correspondientes a este 2021.

En este contexto, se anticipó que el miércoles próximo habrá un nuevo paro general de 24 horas además de retención de servicios en los días previos.

“Hay nuevos cargos para nuevos actores de la nueva intervención. Así se cumple otra clásica receta, el ajuste se hace primeramente sobre los trabajadores y continúa la reducción de atenciones especializadas y el sostenimiento del nuevo Hospital Modular sin personal ni equipamiento”, denunciaron.

Lo afirmó el líder de la Corriente Clasista Combativa en Comodoro, Fernando García quien reclamó “bolsones de alimentos, más planes sociales y un salario de 30.000 pesos”.

Este miércoles, la CCC acompañó a los trabajadores de la Educación en una convocatoria para marchar por el centro de la ciudad. Fernando García sostuvo “Vamos a estar marchando en defensa de la Educación Pública, por aumento y recomposición del salario, por escuelas dignas, seguras, porque somos padres de chicos que van a las escuelas públicas”.

“A eso le agregamos nuestro reclamo por el salario social complementario y nuevos cupos. Esta unidad que hoy estamos convocando entre estudiantes, padres, docentes y auxiliares de la Educación contra el ajuste de Arcioni” reclamó el dirigente social.

Según García “Esta unidad entre los gremios y nosotros desde la CCC la tenemos que seguir fortaleciendo porque como padres vemos el ajuste que sufren los trabajadores de la Educación”.

Luego dijo “Vamos a ir al Municipio a entregar un petitorio por algunos reclamos y también al gobierno provincial de Arcioni que no ha respondido a nuestros reclamos”.

Para el dirigente de la CCC local “La unidad se tiene que expresar en las elecciones junto al Frente de Todos para que el macrismo no vuelva, porque quiere volver a ajustar al pueblo. Arcioni es un ajustador con su Ministro de Seguridad”.

Además, insistió “Invitamos a toda la comunidad a movilizarse por la Educación Pública, le sumamos nuestros reclamos por más cupos del salario social complementario porque está en 11.280 pesos y no alcanza para nada. Los compañeros trabajan como corresponde todos los días 4 horas”.

Finalmente, Fernando García manifestó “Al Municipio le planteamos que necesitamos más alimentos para los comedores, porque no estamos recibiendo alimentos frescos ni secos. No estamos recibiendo bolsones y necesitamos por lo menos 600 bolsones todos los meses para nuestros compañeros, porque no todos cobran los planes sociales. Muchas veces hacemos sorteos para poder comprar herramientas para trabajar en los edificios públicos”.

El Presupuesto 2021 de Arcioni en Chubut contempla un fuerte ajuste en salarios, jubilaciones y recortes en áreas como salud y educación. La única partida que crece por encima de la inflación es el pago de intereses de la deuda.

La Legislatura de la provincia tratará hoy (y probablemente apruebe) el proyecto de Presupuesto 2021 que presentaron el gobernador Mariano Arcioni y su ministro de Economía, Oscar Antonena.

Tomando los parámetros del presupuesto nacional, el proyecto provincial estipula una inflación del 29% y el tipo de cambio a $ 102,4 para diciembre de 2021. Aún así el proyecto provincial contempla un fuerte ajuste real en salarios y jubilaciones, así como también un recorte en áreas como salud y educación. A continuación analizamos los aspectos que consideramos más importantes.

Lo primero que hay que decir es que la confección de esta “ley de leyes” escatima información acerca de la ejecución presupuestaria del corriente año. Apenas se menciona que la recaudación efectiva hasta agosto se ubicó 18 puntos por debajo de lo que se había presupuestado, presumiblemente por impacto económico de la pandemia. Pero no hay información acerca de la ejecución de los gastos del corriente año y tampoco mayores detalles acerca de las fuentes de financiamiento. No por nada Chubut encabeza el ranking de las provincias con menor transparencia presupuestaria.

Si tomamos como parámetro la comparación entre los presupuestos 2020 y 2021, podemos observar que los ingresos corrientes apenas crecen un 20%, es decir, 9 puntos por debajo de la inflación. Pero por el lado de los gastos corrientes, el gobierno espera apretar aún más el torniquete ajustando las partidas salariales, con un aumento nominal del 6%, es decir, 23 puntos por debajo de la inflación proyectada. Un nuevo año de congelamiento salarial y fuerte pérdida de poder adquisitivo para los estatales.

Además se contempla una reducción de la planta de empleados públicos (permanentes y temporarios) que pasa de 41.983 a 40.251 cargos, es decir, una destrucción de 1732 puestos de trabajo. Esto puede ser el resultado de jubilaciones o despidos. De cualquier modo, la provincia no cubrirá las vacantes y eso redundará en una mayor carga laboral para los efectivos.

Para los jubilados y pensionados se proyecta un aumento que apenas llegaría al 19%, diez puntos por debajo de la inflación estimada.

La única partida que crece muy por encima de la inflación (46%) es la que se refiere al pago de la deuda provincial. En 2021 se pagarán 11.092 millones de pesos. Esto equivale a tres veces el presupuesto destinado al Instituto Provincial de la Vivienda, estipulado en 3.327 millones de pesos. Una clara muestra de las prioridades de un gobierno que no duda en sacrificar derechos humanos elementales, como el derecho a la vivienda, en el altar de la especulación financiera. Aun así, el proyecto de presupuesto estipula una nueva ronda de endeudamiento por 13.767 millones de pesos. Es decir que la provincia se endeuda más rápido de lo que cancela.

Cabe destacar que esta proyección se hizo incluso tomando en cuenta el reperfilamiento de la deuda pública. Es decir que a pesar de la renegociación de los vencimientos se espera pagar más, y no menos que en 2020.

Recordemos que en noviembre, el gobernador anunció el acuerdo con los tenedores de bonos provinciales en moneda extranjera atada a las regalías. Un acuerdo más que generoso, sin quita de capital y prácticamente sin quita la tasa de interés (7,5% anual a partir de 2022, casi duplica la que ya generosa tasa que cerró Guzmán con los acreedores de la deuda argentina). El acuerdo consistió apenas en un estiramiento en los vencimientos (y el negocio), que pasan de 2026 a 2030.

Tampoco se pueden descartar escenas de menemismo explícito, como podría ser un nuevo un aumentazo por decreto para toda la casta política, algo que Arcioni ya hizo en plena pandemia, triplicándose el sueldo para convertirse en el gobernador con la dieta más alta del país. Este aumentazo naturalmente no estaba contemplado en el presupuesto 2020 y mucho menos en plena pandemia, mientras congelaba salarios y pagaba en forma escalonada a los docentes y trabajadores de la salud.

Aunque los presupuestos no se cumplen a rajatabla y tienden a estar elaborados en función de parámetros poco realistas, marcan el rumbo general de la política gubernamental. El presupuesto de Arcioni para 2021 anticipa la voluntad de alcanzar un superávit primario y reducir a la mitad del déficit financiero. Para ello en vez de aumentar la carga impositiva sobre las grandes empresas, se prevé un fuerte ajuste en los salarios y de las partidas destinadas a áreas de primera necesidad. Aun así la deuda seguirá siendo un pesado lastre que el año próximo se llevará casi el 10% de los ingresos corrientes de la provincia.

Al margen de los rasgos más infames de esta administración, lo cierto es que el plan de Arcioni está en sintonía con las políticas de ajuste del gobierno de Alberto Fernández y la hoja de ruta que marca el FMI para los próximos años. Hay que exigir a los sindicatos que rompan la tregua y rechazar en las calles este nuevo ataque a las condiciones de vida de las amplias mayorías.

Fuente: La Izquierda Diario

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que «el ajuste esta vez no lo van a pagar los más humildes», al encabezar un anuncio de inversión de 187 millones de dólares de frigoríficos exportadores de carnes.

Fernández, quien habló por videoconferencia mientras cumple un aislamiento preventivo por haber estado en contacto estrecho con Gustavo Beliz, quien dio positivo por coronavirus, dijo que «la seguridad esta vez es que el ajuste no lo van a pagar los más humildes sino los que especularon».

«Ése sigue siendo mi compromiso», aseveró el mandatario, quien afirmó que, si se compara el Presupuesto 2019, hoy vigente, con el proyecto Presupuesto 2021 -que recibiría sanción definitiva mañana en Diputados- «el único ajuste está en intereses de la deuda»

«En el Presupuesto crece la inversión en infraestructura, en salud, en educación y en ciencia y tecnología», enumeró el Presidente en el marco del discurso que pronunció en el marco del acto.

«Que no nos confundan», pidió el Presidente, y agregó que el Estado estará «para ayudar a estos empresarios a generar las condiciones para que produzcan, den trabajo y exporten».

Tras los discursos de Kulfas, Kicillof y de Mario Ravettino, titular del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), Fernández señaló: «Estamos muy convencidos de cuál es el rumbo, y vamos a llevar a la Argentina a ponerse de pie con todos los argentinos adentro y no con algunos».

En otros tramos de su discurso, el mandatario pidió que «lo que la Argentina produce genere valor, que se exporte y se generen divisas para comprar insumos y generar reservas, que es algo que nos está haciendo falta».

"Es necesario garantizar cortes (de carne) a precios locales", aseguró el presidente.

«Tratar de buscar el lugar que la Argentina tuvo muchos años, cuando fue el primer exportadora de carnes del mundo, para nosotros es una aspiración muy grande», continuó.

«Que empresarios están dispuestos a invertir más de 120 millones de dólares en dos ejercicios para generar más de 4.500 puestos de trabajo, y podamos multiplicar al cabo del tiempo por dos las exportaciones son todas buenas noticias y debemos celebrarlas», sostuvo el Presidente.

El Presidente conversó con los empresarios del sector sobre que este proceso debe realizarse «preservando el mercado interno», para que los argentinos puedan acceder a la carne en el mercado local «no a los precios internacionales sino al precio de producción argentino».

Al respecto, el Presidente agregó: «Celebro sinceramente que este sea el ánimo de los productores de carne en la Argentina, porque nos servirá mucho como país».

«Es tiempo -continuó- en que nos pongamos a pensar en la reconstrucción de Argentina, cuya economía era frágil en diciembre y la pandemia la hizo más frágil».

Tras considerar que «el endeudamiento ha determinado un daño enorme para la economía», Alberto Fernández se refirió a a la carta que los senadores del Frente de Todos dirigieron a la misión del Fondo Monetario Internacional actualmente en la Argentina.

«Nos permite ver lo que le dije al Fondo en la campaña, cuando me visitaron, y les recordé cómo vulneraron los estatutos parta financiar la especulación y la salida de capitales», dijo el mandatario.

Un grupo de trabajadores de la educación provincial, entre ellos docentes y auxiliares, se movilizaron en Puerto Madryn exigiendo el «cese del ajuste» por parte del Gobierno Provincial. La convocatoria tuvo lugar en las inmediaciones de la delegación local de la Supervisión Administrativa, dependiente de la cartera de Educación de Chubut, y continuó por las calles de la ciudad del Golfo.

«Pedimos la derogación de estas resoluciones», esgrimió una de las trabajadoras que participó de la movilización, en relación a la decisión del Ejecutivo Provincial de eliminar aquellos cargos docentes que se desempeñaban bajo la modalidad de suplencia, medida que alcanzó a unos 1.000 estatales «que quedarían sin salario o con una importante disminución del mismo, teniendo en cuenta que la pandemia está, en nuestra provincia, en la máxima curva», consignó al leer la nota que sería luego presentada ante las autoridades.

Además, solicitaron «que se deje sin efecto la Resolución 168/20» y que «la ministra de Educación (por Florencia Perata) se expida al respecto» y consideraron necesario «que la autoridad de competencia y equipos directivos suspendan la aplicación de dicha

Resolución, hasta la respuesta en firme del recurso presentado, no informando el cese de los docentes».

En diálogo con El Diario WEB, una de las participantes de la protesta sostuvo que «hoy nuestros compañeros iban a dejar un recurso de ‘reconsideración’ al Ministerio de Educación y ver si podían hablar con la ministra en Rawson, pero no nos está recibiendo últimamente» y mencionó que «fue una sorpresa la Resolución, aunque con este Gobierno ya no hay sorpresas sino que siempre están pegándole palos a los trabajadores, y ahora están quedándose muchas personas sin trabajo».

Sobre la situación de otros sectores que dependen de la Provincia, la auxiliar pidió «que le paguen a todos en tiempo y forma, porque todos los estatales estamos iguales y no podemos más, y si le pagan a Salud porque tienen que hacerlo, que lo hagan con nosotros también».

El vicegobernador Ricardo Sastre consideró que no es momento para aplicar un ajuste a los estatales con el tope salarial y agregó que «es mejor esperar a que mejore la situación». En una nueva desavenencia con el gobernador, aseguró que desconoce el proyecto impulsado por Mariano Arcioni.

Afirmó que no conoce el proyecto de ley de un tope salarial para los empleados públicos que, según anunció el gobernador Mariano Arcioni, Sastre le consultó al presidente del Superior Tribunal de Justicia, Mario Vivas, quien tampoco conversó el tema con el Ejecutivo.

«Hacer ajustes en un contexto de crisis, cuando está la patronal en falta con el empleado, es una situación muy difícil. Es mejor esperar que mejore la situación, como para poder hacer algún tipo de ajuste o entablar algún diálogo con la clase trabajadora», dijo Sastre a Jornada.

Sobre la iniciativa del tope salarial, consideró que son «temas sensibles, y lo digo por experiencia propia, pero tal vez la medicina que aplicamos a un conflicto similar a algunos les da resultados y a otros no».

Entorno del conflicto con el SOMU en Puerto Madryn y los dichos del intendente, su hermano Gustavo, sobre que Arcioni no le atiende el teléfono, explicó que «lo viví en carne propia, fue una semana de varios conflictos y la verdad lo escucho a Gustavo hablar, me hace acordar los primeros meses de gestión y tiene mucha razón».

«No siempre en los cargos que ocupamos tenemos la posibilidad de solucionar los conflictos, pero es importante abordarlos, ser nexos», agregó.

Consideró que los conflictos del SOMU y la UTA son nacionales pero eso no impide intervenir. En las ciudades, explicó, lo debe abordar el intendente y tratar de ser nexo entre los involucrados, además de velar por el mantenimiento de la paz social. En la protesta del SOMU «Gustavo se dirigió al gobernador y él sería bueno que se dirija al Ministro de Trabajo de la Nación. Son desencuentros que molestan, como lo dijo Gustavo».

Finalmente remarcó que «no vemos a la sociedad y la gente tres meses antes de una elección para golpear la puerta. A la gente se le atiende todos los días los 4 años de gestión. Es lo que hacemos, por eso nuestro estilo es distinto».

El secretario general de la CTA de los trabajadores de Chubut, Tomás Montenegro, cuestionó las dilaciones del gobierno con respecto al pago del aguinaldo y su intención de poner un tope salarial.

El ministro de Economía de Chubut, Oscar Antonena, confirmó este lunes que el medio aguinaldo de los trabajadores estatales será pagado en seis cuotas. Sin embargo, no dio más precisiones.

Tampoco se sabe cuándo se terminará de abonar mayo y cuándo comenzarán los turnos de junio, lo cual generó críticas de diversos sectores. Los gremios de la administración pública consideraron que si la gestión de Mariano Arcioni avanza en esta modalidad de pago atentaría contra un derecho histórico.

“Hay otra salida, pero lamentablemente el Gobierno no toma esos caminos y la única alternativa que va encontrando es recortar el salario de los trabajadores porque hay que revisar nuestra historia de cómo hemos construido nuestros derechos, nuestras conquistas y el aguinaldo es una de ellas. Es una conquista de los trabajadores que el gobierno pretende pagarlo en seis cuotas”, advirtió el secretario general de la CTA de los trabajadores de Chubut, Tomás Montenegro.

En diálogo con El Patagónico, el dirigente gremial cuestionó medidas como el proyecto de tope salarial, que “son para la tribuna” y no atacan el problema de fondo. “No van a generar ingresos a la arcas del Estado; es un argumento para resolver nada. Son medidas demagógicas que no resuelven las cuestiones de fondo. Es como dijo el gobernador en su momento, que no iba a cobrar su sueldo pero nunca lo hizo o no sabemos por cuánto tiempo lo hizo”, criticó.

“El gobierno hace declaraciones demagógicas y da vueltas porque no quiere tratar el tema de fondo que es la distribución de la riqueza. Venimos proponiendo cuestiones de fondo que nunca son tratadas como la Ley de Emergencia Tributaria, que a nivel nacional también se propuso. Se trata de que aquellos sectores que ganan millones y millones hagan un aporte extraordinario al Estado para empezar a tener ingresos genuinos y no tener que acudir a un endeudamiento. También propusimos trabajar sobre la deuda; que se audite porque no lo vemos en ningún organismo del estado y estaría bueno que digan en qué fue a parar todo ese dinero que hoy estamos pagando todos los chubutenses”, agregó.

“Queremos que haya un plan de gobierno. Que el gobierno le proponga a la comunidad una determinada idea y que marque qué es lo que va a hacer. Queremos que haya una proyección de una idea, pero la verdad es que lo que vemos es un tropiezo tras otro”, destacó.

Ahogado por la deuda, la cuarentena y los atrasos salariales, el gobernador Mariano Arcioni busca avanzar en una nueva arista del ajuste sobre los empleados públicos, aunque ahora le apunta a los que más ganan. Habrá recortes salariales y congelamiento de ingresos hasta fin de año. Según adelantó el ministro Grazzini ningún integrante del Estado provincial podrá ganar más que el gobernador, que tiene un sueldo de 243 mil pesos.

Luego de la frustrada sesión en la Legislatura, trascendieron medidas salariales que estaría a punto de decidir el gobernador Mariano Arcioni y que afectaría sobre todo a quienes perciben altos haberes en la administración pública. Se argumenta por ejemplo que entre el presidente y el gerente de Lotería suman un millón de pesos por mes.

El ministro de Gobierno, José María Grazzini, dijo que el ajuste se haría sobre quienes más cobran, aunque el congelamiento salarial que de hecho existe desde que se declaró la pandemia por el Coronavirus afecta a todos los estatales por igual.

El mazazo más grandes lo recibirían los empleados de la Legislatura y los judiciales, donde una porción importante se encuentran encajados en el cuarto rango con salarios que superan los 150.000 pesos mensuales.

Grazzini enfatizó en declaraciones a la emisora 100.1 que «es necesario que la oposición se presente en las sesiones para tratar el proyecto de reestructuración, y lograr que a través de las comisiones y el trabajo se puedan hacer todos los cambios que consideren pertinentes para aprobarlo».

«No hay una obligación de generar este reperfilamiento a través de la Ley, pero el gobernador así lo ha entendido para ser transparente ante la sociedad», acotó el ministro.

Luego, aclaró que «la Constitución habilita la reducción salarial por tiempo determinado»; y en una declaración posterior comentó que «desde el gobierno se encuentran trabajando en un tope salarial y en un tope jubilatorio que debería ser instruido a través de una Ley».

Grazzini afirmó que desde el Ejecutivo ya están avanzando en esta medida y adelantó que «estamos confeccionando un borrador, y lo vamos a presentar cuando el gobernador lo decida».

El proyecto contemplaría que ningún agente puede percibir mensualmente haberes superiores a los del gobernador. Según los datos oficiales de la página que informa sobre los sueldos en la Administración Pública, el gobernador Mariano Arcioni percibe un salario mensual de 243.602,09 pesos por mes y ese sería el tope para el conjunto de los funcionarios y empleados públicos.

Según indican, el Gobierno Provincial les adeuda las cláusulas gatillo del 2º y 3º trimestre del año, que debían ser abonadas con los haberes de octubre de 2019 y enero del 2020. Asimismo, se les adueda un retroactivo del ajuste del 1º trimestre.

El Consejo de Bienestar Policial reclama el cumplimiento del acta compromiso firmada el pasado 15 de noviembre, y que establecía el pago de los ajustes salariales correspondientes, en función de índice de variación de precios que establece el INDEC.

En la nota elevada el pasado 11 de mayo al Jefe de la Policía del Chubut, Miguel Gómez, los representantes del Consejo de Bienestar Policial piden su intervención ante el Ministerio de Seguridad, a fin de que se cumplan con los compromisos salariales.

Según indican, los empleados policiales de Chubut aún no han cobrado las cláusulas gatillo del 2º trimestre (julio, agosto y septiembre) que debían ser percibidos con los haberes de octubre, como tampoco la correspondiente al 3º trimestre (octubre, noviembre y diciembre) que deberían ser cobrados junto a los haberes de enero de este año.

Asimismo, se adeuda el retroactivo de la cláusula gatillo del 1º trimestre de 2019, según consta en el acta compromiso firmada.

Remarcan que según lo establecido por la Ley 650 en su artículo 5º, en relación al aumento para el personal policial establece «un ajuste al sueldo básico vigente por aplicación del ast.1 y 2 de la presente, sobre cada una de las jerarquías, agrupaciones comando y servicios (anexo 1 y 2), para el segundo, tercer y cuarto trimestre de 2019, a ser percibidos con los haberes de los meses de julio y octubre de 2019, y de enero de 2020, calculado en base al acumulado del INDEC Zona Patagónica».