Tag

Alemania

Browsing

El presidente Alberto Fernández fue recibido por el canciller de Alemania, Olaf Scholz, en el complejo de Schloss Elmau, en Múnich, donde tendrá lugar la reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno del G7, el foro que nuclea a las economías más poderosas del mundo.

Luego de la recepción protocolar, el mandatario argentino Alberto Fernández formó parte de la tradicional foto de familia de los líderes del G7, para la cual fue ubicado entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro británico, Boris Johnson.

El presidente de la Nación mantendrá una serie de encuentro bilaterales y formará parte de las reuniones plenarias del foro político.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que integra la comitiva oficial, destacó que «para Argentina es muy importante estar sentada en el G7», en declaraciones a Radio 10.

«Que Argentina esté sentada en esta mesa tiene que ser visto como un reconocimiento y como una enorme oportunidad a futuro», remarcó el titular de la Cámara baja.

Como parte de su participación en el G7, el presidente Fernández mantendrá a las 17.45 (hora de Alemania) una reunión bilateral con el primer ministro británico, Boris Johnson, un encuentro que concita especial atención luego de la reciente resolución del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas que instó a la reanudación de las negociaciones por la soberanía de las Islas Malvinas.

La reunión fue «solicitada por el Reino Unido». En la cumbre del G7, en tanto, se prevé un debate sobre los efectos de la guerra en Ucrania y la crisis alimentaria derivada de ese conflicto.

Miles de personas conmemoraron hoy en diversos lugares de Alemania el 77mo. aniversario de la liberación del nacionalsocialismo y el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, con la sombra de la guerra en Ucrania sobre muchos de los actos convocados, informó la prensa local.

En este contexto, el jefe del gobierno, el canciller federal Olaf Scholz, subrayó la responsabilidad histórica de Alemania de apoyar a Ucrania ante la invasión rusa y se mostró convencido de que Rusia no ganará la guerra.

«Hemos aprendido una lección central de la catastrófica historia de nuestro país entre 1933 y 1945; nunca más guerra, nunca más un genocidio, nunca más tiranía, defendemos la ley y la libertad, del lado de los atacados», enfatizó en un discurso televisado.

«Apoyamos a Ucrania en la lucha contra el agresor, Ucrania prevalecerá», remarcó, según la agencia de noticias alemana DPA.

También justificó el rumbo político adoptado en el conflicto y recordó que por primera vez en la historia del país se enviaron armas a una zona de guerra.

Pero aclaró: «Al mismo tiempo, no nos limitamos a hacer todo lo que unos y otros exigen en este momento», alegando que había jurado su cargo para evitar el daño al pueblo alemán.

En paralelo, solo en Berlín estaban programadas decenas de ceremonias y concentraciones conmemorativas por el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

La policía desplegó un gran contingente para prevenir posibles conflictos y hasta las primeras horas de la tarde no se habían reportado incidentes importantes.

Durante esta mañana, varios cientos de personas depositaron flores y homenajearon a los caídos en el monumento soviético del Parque Treptow de Berlín.

Muchas personas también acudieron pacíficamente esta mañana a otro monumento soviético, ubicado en el barrio de Mitte, donde colocaron coronas de flores, precisó un vocero policial, informó DPA.

La ministra de Interior, Nancy Faeser, que había anunciado previamente que se impediría que fuese glorificada la guerra en Ucrania, expresó que estaba «muy agradecida a la policía por el fuerte despliegue los días 8 y 9 de mayo para impedir acciones que glorifican la guerra de agresión rusa y los crímenes de guerra rusos», en declaraciones al grupo de medios RND.

En Berlín, la policía impuso algunas restricciones en 15 lugares conmemorativos, como la prohibición de enarbolar banderas rusas y ucranianas.

El embajador ucraniano, Andrij Melnyk, depositó una corona de flores en el monumento soviético del Tiergarten de Berlín en memoria de los soldados ucranianos muertos en la Segunda Guerra Mundial, donde también hubo arreglos florales de organismos oficiales y asistieron veteranos y miembros del ejército ucraniano.

Unas decenas de personas clamaron repetidamente «Melnyk fuera», durante la hora que duró la visita del embajador, y otros manifestantes respondieron con cánticos de apoyo en ucraniano.

A pesar de la prohibición de portar banderas, en Berlín se exhibieron algunas banderas ucranianas, incluso una de 25 metros de largo, o rojas con referencias soviéticas, y los policías intervinieron en varias oportunidades.

Si bien diplomáticos y veteranos de la Segunda Guerra Mundial estaban exentos de la disposición, la restricción fue criticada por Melnyk, asociaciones ucranianas y miembros de la oposición.

Por su parte, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, describió la guerra en Ucrania como una «ruptura de época» que obliga a los europeos a tomar dolorosas decisiones.

Durante un congreso nacional de la federación de sindicatos alemanes DGB celebrado en Berlín, agregó: «Estábamos demasiado seguros de que la paz, la libertad y la prosperidad eran algo natural».

«Esta guerra nos deja brutalmente claro que debemos proteger y defender nuestra democracia, ¡interna y externamente!», exclamó.

«No se debe permitir que el nacionalismo, el odio a las naciones y la manía imperial dominen el futuro de Europa. Debemos evitarlo», manifestó sobre una de las lecciones que dejó el 8 de mayo de 1945, que marca un día de liberación y de recuerdo.

En Colonia, en el oeste de Alemania, miles de personas estaban convocadas a salir a la calle por la paz hoy por la tarde.

La asociación Cruz Azul-Amarilla inscribió a 10.000 participantes en una convocatoria de manifestación bajo el lema «Solidaridad con Ucrania» y se calcula que un millar de personas expresaron su apoyo a Rusia. Unos 150 motociclistas desfilaron por los alrededores de Colonia y en algunas motos se hicieron ondear banderas soviéticas.

El 9 de mayo, Rusia celebra tradicionalmente la victoria soviética sobre la Alemania nazi, por lo que se prevén más actos conmemorativos.

En su viaje oficial, el jefe de Estado se reunirá con los dos mandatarios y tendrá una ronda con empresarios para buscar un mayor nivel de inversiones en el país, así como también potenciar las exportaciones argentinas en esos mercados.

El presidente Alberto Fernández viaja este lunes a Europa para iniciar una breve gira por España y Alemania, donde se reunirá con los mandatarios de esos países y tendrá una ronda con empresarios para buscar un mayor nivel de inversiones en el país, así como también potenciar las exportaciones argentinas en esos mercados.

El Presidente partirá a las 17 de este lunes desde el aeropuerto de Ezeiza en un vuelo charter de Aerolíneas Argentinas, acompañado por el canciller Santiago Cafiero; la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca; y la portavoz Gabriela Cerruti, como parte de la comitiva confirmada hasta el momento.

Según informaron a Télam fuentes oficiales, el mandatario argentino concretará el martes un nuevo encuentro bilateral con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, quien estuvo en Buenos Aires en junio del año pasado; y también se encontrará con el rey Felipe VI.

En tanto, entre miércoles y jueves Alberto Fernández será recibido en Alemania por Olaf Scholz, el socialdemócrata que meses atrás reemplazó a Angela Merkel en el Gobierno germano.

La gira del jefe de Estado argentino se produce en momentos en que Europa se encuentra aún atravesada por las consecuencias de la guerra en Ucrania, por lo que el tema será un eje excluyente de las conversaciones que mantenga con las autoridades de esos países.

En esos países Fernández también tiene previsto encabezar una ronda de encuentros con empresarios en búsqueda de un mayor nivel de inversiones y de potenciar las exportaciones argentinas en esos mercados.

Además, como presidente pro-témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), el mandatario argentino tiene como meta alentar el diálogo con el bloque de la Unión Europea.

Atravesada por las complejas condiciones que deja la guerra, Argentina busca mostrarse también como una proveedora de alimentos y energía para el Viejo Continente.

El viaje fue confirmado el jueves pasado por Cerruti en su habitual ronda de prensa, donde precisó que el mandatario visitaría España y Alemania para reunirse “con jefes de Estado y con empresarios”.

La secretaria de Comunicación señaló que se trata de un “viaje que estaba programado” y sobre el que la Cancillería que encabeza Cafiero ultima por estas horas los detalles de la agenda oficial.

El presidente de Ucrania Volodimir Zelenski se pronunció en las redes sociales tras la decisión de su par ruso Vladimir Putin de invadir el país e indicó en su cuenta oficial que «Rusia atacó nuestro Estado en la mañana, como lo hizo la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial».

«Rusia atacó vilmente nuestro Estado en la mañana, como lo hizo la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy, nuestros países se encuentran en lados diferentes de la historia mundial. Rusia está en el camino del mal, pero Ucrania se defiende y no renunciará a su libertad, sin importar lo que piense Moscú», manifestó Zelenski.

Además, informó que Ucrania rompió relaciones diplomáticas con Rusia y pidió: «Para todos aquellos que aún no han perdido la conciencia en Rusia, es hora de salir a protestar contra la guerra con Ucrania. Daremos armas a cualquiera que quiera defender el país. Prepárate para apoyar a Ucrania en las plazas de nuestras ciudades».

«Levantaremos las sanciones a todos los ciudadanos de Ucrania que estén dispuestos a defender nuestro país como parte de la defensa territorial con las armas en la mano», escribió el mandatario ucraniano.

Las autoridades de Alemania confirmaron este miércoles un nuevo máximo diario de casos de coronavirus con más de 208.000, con lo que el país supera la barrera de los 10 millones de contagios, en un momento en el que la incidencia semanal acumulada sigue al alza.

El Instituto Robert Koch, el ente gubernamental de control de enfermedades infecciosas, indicó en su página web que durante las últimas 24 horas se registraron 208.498 positivos y 196 muertos, lo que sitúa los totales en 10.186.644 y 118.170, respectivamente.

La cifra de casos supera así el anterior máximo, contabilizado el 27 de enero, cuando las autoridades confirmaron 203.136 contagios, recogió la agencia de noticias Europa Press.

El organismo manifestó que la tasa de incidencia acumulada durante los últimos siete días es de 1.227,5 casos por cada 100.000 habitantes, con 1.020.757 positivos durante la última semana.

Esta cifra superó el martes el millón por primera vez desde el inicio de la pandemia.

El Instituto Robert Koch subrayó además que en la actualidad hay cerca de 2.278.900 casos activos y fijó el número de personas recuperadas de la Covid-19 en unas 7.789.600, incluidas alrededor de 84.600 altas médicas durante las últimas 24 horas.

Por ello, el portavoz del Gobierno, Steffen Hebestreit, manifestó ayer que es prematuro iniciar una reducción de las restricciones.

«En el momento en que consideremos que podemos relajarnos de forma responsable, este Gobierno federal y todos los gobiernos de los estados (federados) darán exactamente ese paso», dijo.

Las autoridades sanitarias alemanas reportaron 112.323 casos de coronavirus en la última jornada, superando por primera vez desde el inicio de la pandemia la barrera de los 100.000 contagios.

En los últimos días, Alemania ha registrado un aumento exponencial de los positivos, pasando de 34.000 hace dos días, a los más de 74.400 ayer y, ahora, más de 112.000.

Así se desprende del balance elaborado por el Instituto Robert Koch (RKI), el ente gubernamental encargado del control de enfermedades infecciosas en el país, que además informó del fallecimiento de 239 personas a causa del virus.

Con estas nuevas cifras actualizadas, Alemania se acerca ya a los 8,2 millones de positivos, mientras que el total de fallecidos es de 116.081.

La semana pasada, el Gobierno aprobó unas nuevas reglas sanitarias según las cuales las personas que hayan recibido una dosis de refuerzo de la vacuna de coronavirus ya no tendrán que guardar cuarentena en caso de ser contacto estrecho de una persona infectada.

Por otro lado, el proceso de vacunación en Alemania sigue adelante y ya se ha superado el 72% de población inmunizada, por lo que el país se acerca al objetivo fijado por el Gobierno de alcanzar a finales de enero el 80% de población con al menos una dosis.

Sin embargo, miles de personas todavía rechazan inocularse.

La policía informó hoy que detectó 12.000 certificados falsos de vacunación en todo el país, informó la agencia de noticias Europa Press.

El estado de Baviera se sitúa a la cabeza, con más de 4.000 casos y 5.500 pasaportes Covid y certificados de vacunación incautados.

«Desgraciadamente, tenemos que asumir que hay un gran número de casos no denunciados», informó el Gobierno regional en Múnich.

En segundo lugar se sitúa Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado de Alemania, con más de 3.500 casos.

Alemania superó los 100.000 muertos por coronavirus y registró casi 76.000 nuevas infecciones en las últimas 24 horas, una cifra sin precedentes en medio de un fuerte rebrote a casi dos años de la llegada de la pandemia al país, informaron este jueves las autoridades.

El organismo de epidemiología alemán, el Instituto Robert Koch (RKI), dijo que en la última jornada hubo 351 nuevos decesos, por coronavirus, lo que elevó el total en Alemania a 110.119.

Se trata del quinto país de Europa en superar la marca de los 100.000 muertos después del Reino Unido, Francia, Rusia e Italia.

El RKI notificó además 75.961 infecciones, un nuevo récord diario para la primera economía de la zona euro, superando al del miércoles de casi 67.000.

La incidencia también alcanza un nuevo récord con 419,7 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, informó la agencia de noticias AFP.

La pandemia emerge como el principal desafío para la nueva coalición gubernamental que debe tomar las riendas en diciembre tras un acuerdo anunciado ayer entre socialdemócratas, Verdes y liberales.

«La situación es grave», admitió el líder socialdemócrata Olaf Scholz, que debe convertirse en el futuro jefe de Gobierno de Alemania y relevar a la canciller conservadora Angela Merkel tras 16 años en el poder.

El brote se extiende por todo el continente, actualmente la región del mundo más castigada por la pandemia con más de 2,5 millones de casos y casi 30.000 fallecidos en una semana.

Y la situación empeora, especialmente en los países con tasas de vacunación más bajas como es el caso de Alemania o su vecina Austria, donde el Gobierno reintrodujo el confinamiento de la población.

Aunque el número de casos diarios en Alemania es mayor que en la ola del pasado invierno de 2020-2021, hay menos muertes diarias en relación a los contagios, y los expertos atribuyen esto a las vacunas, que reducen el riesgo de casos graves.

De todos modos, los hospitales en ciertas regiones ya enfrentan «una sobrecarga aguda» que hace necesario el traslado de pacientes, advirtió esta semana Gernot Marx, presidente de la federación alemana de médicos de cuidados intensivos.

En el caso alemán, el porcentaje de población completamente vacunada se sitúa alrededor del 69%, por debajo de otros grandes países europeos como España, Francia o Italia.

Por ahora, la futura coalición de Gobierno descarta la idea de un confinamiento nacional y apuesta por la generalización de un certificado sanitario en los transportes y restricciones de acceso para los no vacunados a ciertos lugares.

Scholz indicó también que Alemania tenía que «estudiar» una eventual «extensión» de la obligación de vacunarse, actualmente en vigor en el ejército y en los establecimientos sanitarios y de cuidados.

Asimismo, se comprometió a desbloquear 1.000 millones de euros (1.120 millones de dólares) para el personal sanitario.

El Gobierno saliente de Merkel, en coalición con los socialdemócratas, prolongó el miércoles hasta abril de 2022 las ayudas acordadas a las empresas afectadas por los cierres y las caídas de ingresos por la pandemia.

La sección de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Europa advirtió que el Covid-19 podía provocar 700.000 muertes suplementarias en el continente hasta la primavera boreal.

La institución atribuye esta ola europea a la combinación de la prevalencia de la variante Delta, de una cobertura insuficiente de las vacunas y de la relajación de las restricciones.

En la Unión Europea, un 67,7% de la población ha recibido al menos dos dosis de la vacuna, aunque las diferencias son notorias. Según cifras del martes, solo 24,2% de los búlgaros están inmunizados, contra 86,7% de los portugueses.

Europa debe tomar «urgentemente» medidas para intentar frenar esta ola, advirtió el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), agencia sanitaria de la UE encargada de las epidemias.

Varios países ya han endurecido sus restricciones, aunque ello ha provocado recientemente protestas en países como Austria, Bélgica o Países Bajos, a veces violentas.

La canciller saliente de Alemania, Angela Merkel, advirtió este miércoles que las actuales restricciones en el país «ya no son suficientes» ante la «dramática situación» provocada por el brote de infecciones de coronavirus y se espera que se declare en las próximas horas una cuarentena nacional y la vacunación obligatoria.

La evolución actual de la pandemia y los sucesivos récords diarios de contagios configuran una situación sanitaria que apunta a ser «peor que todo lo que hemos visto hasta ahora», advirtió Merkel también ante dirigentes de su partido.

Alemania, especialmente las regiones del sur y del este, se está viendo afectada por una nueva ola de infecciones, que los expertos y los políticos atribuyen a una de las tasas de vacunación más bajas (68%) de Europa Occidental.

Ante el resurgimiento del virus, que mató a más de 99.000 personas en el país desde su aparición, la canciller saliente y su probable sucesor, Olaf Scholz, ya decidieron la semana pasada endurecer las restricciones para las personas no vacunadas.

En tanto, Francia busca frenar la quinta ola de Covid-19 y anunciará nuevas medidas para evitar el colapso de la situación sanitaria. En solo una semana, los casos se dispararon un 80% y la tasa de incidencia pasó de 100 a 164 contagios, según informaron las autoridades del país.

Si bien Francia cuenta con un alto porcentaje de vacunados respecto a otros países de Europa, con más del 70% de su población inoculada, desde el Gobierno se anunciarán medidas este jueves para frenar la suba de contagios.

“Si queremos pasar bien el invierno y salvar las fiestas de Navidad, tenemos que movilizarnos de forma colectiva”, sostuvo Gabriel Attal, portavoz del gobierno francés, quien esta semana había reconocido que la quinta ola de Covid-19 comenzó “como un rayo”.

El portavoz del Gobierno indicó que la pandemia está siendo controlada en los hospitales pero que la situación se agravó con una tasa de reproducción del Covid-19 que asciende a 1,6.

Se espera que el jueves el ministro de Salud, Oliver Verán, de una conferencia pública para anunciar las nuevas medidas para detener la quinta ola.

Se estima que las nuevas medidas podrían centrarse en un refuerzo de la campaña de vacunación para la tercera dosis que se aplicaría a los mayores de 40 años, sumado a una mayor exigencia del pasaporte sanitario, que actualmente es obligatorio para ingresar a la mayoría de los sitios públicos.

Este jueves una mujer de 28 años fue condenada a cadena perpetua por el asesinato de cinco de sus seis hijos en septiembre de 2020.

El tribunal de Wuppertal, en el oeste de Alemania, remarcó en la sentencia la especial gravedad del crimen, lo que excluye una eventual puesta en libertad pasados 15 años, como sí se contempla en otros casos de prisión permanente, señalan medios alemanes.

La corte consideró demostrado que la mujer, identificada tan solo como Christiane K., había asfixiado o ahogado a sus tres hijas y a dos de sus hijos en su vivienda en Solingen, en el oeste de Alemania, tras suministrarles sedantes.

Tras acabar con la vida de los pequeños, de edades comprendidas entre uno y ocho años, la mujer trató de suicidarse arrojándose a las vías del tren y conminó a hacerlo también a su hijo mayor, de 11 años, que sin embargo se negó y salió ileso de la tragedia.

De acuerdo con la fiscalía, Christiane K. se decidió a cometer el crimen después de que su marido la abandonara por una vecina, lo que la llevó a escribirle por chat que no volvería a ver a sus hijos.

«Vivía en un mundo de fachadas que se había construido ella misma. Cuando la fachada se derrumbó, los niños perdieron su función,» dijo el fiscal citado por el semanario «Der Spiegel».

Christiane K. sin embargo mantuvo hasta el último momento su inocencia y aseguraba que un desconocido había penetrado en la vivienda y matado a sus hijos, una versión de la cual los investigadores no hallaron ningún tipo de pruebas.

Los cuerpos de los cinco niños fueron encontrados por la policía tapados y en sus camas, después de que la abuela de los pequeños diera la voz de alarma.

Christiane K., que contaba con 27 años en el momento de los hechos, ingresó en prisión preventiva casi de inmediato, mientras que los tres padres de sus hijos no fueron considerados sospechosos por los investigadores.

Europa atraviesa la cuarta ola «masiva» de coronavirus, con un ritmo de transmisión «muy preocupante» que podría provocar medio millón de muertos adicionales de aquí a febrero en el continente, alertó este jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta cuarta ola afecta especialmente a Alemania, que registró durante la jornada un récord de contagios diarios desde que empezó la pandemia, con un total de 33.949 casos en 24 horas, según el instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch.

«Estamos de nuevo en el epicentro», lamentó el director de la OMS Europa, Hans Kluge, en una conferencia de prensa virtual.

«El ritmo actual de transmisión en los 53 países que forman la región europea es muy preocupante (…) Si mantenemos esta trayectoria podríamos tener otro medio millón de muertos por Covid-19 en la región de aquí a febrero», agregó Kluge, según informó la agencia de noticias AFP.

Para la OMS, el aumento de los casos se explica por la combinación de una vacunación insuficiente con una flexibilización de las medidas anticovid.

Según los datos de la OMS Europa, las hospitalizaciones vinculadas al coronavirus «se han duplicado en una semana».

Para frenar la saturación de los hospitales, el Reino Unido, uno de los países del mundo más enlutados por la pandemia, se convirtió hoy en el primer país del mundo en aprobar el molnupiravir, un medicamento en comprimidos contra la Covid-19 elaborado por el laboratorio estadounidense Merck que puede reducir las internacionales en un 50%.

Desde el inicio de la pandemia, en Europa se contabilizaron más de 1,4 millones de muertes del total de más de 5 millones a nivel global.

Pero la OMS estima que si se tiene en cuenta la sobremortalidad vinculada a la Covid-19, de forma directa e indirecta, el balance real de la pandemia podría ser dos a tres veces superior al oficial.

El número de nuevos casos por día está en alza desde hace casi seis semanas consecutivas en Europa y el número de fallecidos diarios sube desde hace siete semanas.

El número de nuevos casos por día está en alza desde hace casi seis semanas consecutivas en Europa y el número de fallecidos diarios sube desde hace siete semanas. Las cifras son en promedio 250.000 nuevos casos y 3.600 decesos por día, informó la agencia de noticias AFP.

El alza se ve impulsada por las cifras de Rusia, cuyos casos no bajan de los 40.000 diarios y que en los últimos siete días registró 8.162 muertos, un 8% más que la semana anterior.

Ucrania tuvo un aumento del 1%, con 3.819 muertos en la última semana, mientras que este jueves informó un nuevo número récord de nuevas infecciones por coronavirus, con 27.377 casos en las últimas 24 horas, alrededor de 500 más que el máximo anterior registrado la semana pasada.

El Ministerio de Salud ucraniano indicó que murieron 699 personas, lo que eleva la cifra total a 70.146 decesos y más de 3 millones de casos en un país de 41 millones de habitantes.

El aumento de infecciones se da en medio de una renuencia generalizada a inmunizarse, pese a que hay cuatro vacunas disponibles en Ucrania: Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Sinovac.

Sin embargo, solo alrededor del 17% de la población está completamente vacunada, la segunda tasa más baja de Europa después de Armenia.

Más de mil personas bloquearon el miércoles las calles en el centro de la capital, Kiev, contra los certificados de la vacuna y otras medidas destinadas a detener la propagación del virus.

En tanto, en Alemania, se registró una media de 19.702 casos diarios en los últimos 7 días, una cifra que no se veía desde finales de abril.

«La situación es grave», dijo en la cadena pública ZDF Helge Braun, cercano colaborador de Angela Merkel en la cancillería.

«Constatamos ya una carga masiva (en los hospitales) en Turingia y Sajonia», ambas en el este del país, insistió.

El número de pacientes con coronavirus ingresados en hospitales por cada 100.000 habitantes en un plazo de siete días -el parámetro más importante para un posible endurecimiento de las restricciones- fue cifrado ayer por el RKI en 3,62, un aumento en comparación al día anterior cuando el valor era de 3,29.

«La mayoría de las personas hospitalizadas que fallecen por Covid-19 hoy en día no están totalmente vacunadas», subrayó Kluge.

El miércoles, el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, alertó que el país «está viviendo una pandemia de no vacunados» y llamó a la población a inocularse.

«No se trata de acoso» contra los no vacunados, sino de «evitar una saturación del sistema sanitario», dijo Spahn.

En promedio, solo el 47% de los habitantes de la región, que incluye países europeos y otros de Asia Central, están totalmente inmunizados, según la OMS.

Para luchar contra la pandemia, la organización pidió continuar con la vacunación, usar tapabocas de forma generalizada y seguir aplicando el distanciamiento social.

«Datos fiables muestran que si seguimos usando en un 95% el tapabocas en Europa y en Asia central, podremos salvar hasta 188.000 vidas del medio millón que corremos el riesgo de perder de aquí a febrero de 2022», dijo Kluge.

Fuente: Télam Digital