Tag

Alemania

Browsing

Alemania le ganó 4-2 a Costa Rica en el cierre de la fase de grupos del Mundial de Qatar 2022, pero no le alcanzó y al igual que en Rusia 2018 quedó eliminado en primera ronda. Quienes avanzaron a octavos de final fueron Japón (1°) y España (2°).

El campeón de Brasil 2014 necesitaba ganarle a los “Ticos” y que España no perdiera con Japón, algo que ocurrió y sorprendió a más de uno de los fanáticos que siguen el Mundial. De esta manera, los españoles terminaron segundos y evitaron quedar del lado de Argentina y Brasil en el cuadro de la segunda ronda.

Los alemanes comenzaron ganador con gol de Serge Gnabry. En el inicio del complemento los centroamericanos lo dieron vuelta gracias a Yeltsin Tejeda y Juan Pablo Vargas, pero rápidamente el conjunto “Teutón” pasó al frente a través del doblete de Kai Havertz. Niclas Füllkrug selló el triunfo sobre el final, pero la reacción de España nunca llegó y se despidieron de la competencia.

El conjunto nipón consiguió un triunfo histórico por 2-1 sobre Alemania en su primer partido del mundial y las redes sociales estallaron con los memes.

Este miércoles, Japón le dio vuelta el partido sobre el final a Alemania y le ganó 2 a 1. Gündogan había adelantado a los teutones a los 33´, pero Doan (75´) y Asano (83´) anotaron para el delirio de todos los nipones en el estadio Internacional Khalifa.

La Selección alemana posó ante los fotógrafos tapándose la boca en la previa del partido ante Japón, en el inicio del grupo E del Mundial, en protesta por la prohibición de la FIFA al uso de la cinta de capitán con el lema One Love contra la discriminación LGTBIQ+ en Qatar.

El capitán y arquero alemán, Manuel Neuer, quien en varias ocasiones salió a jugar con la cinta con los colores del arcoíris, fue notificado por la FIFA que no podía usar el distintivo a favor de la comunidad LGTBIQ+ e inclusive antes del encuentro los árbitros le revisaron con cuidado el brazalete.

De todos modos, el arquero salió a jugar con esos colores en sus botines y fue uno de los promotores de la foto del equipo con las manos sobre la boca, en clara señal de la falta de libertad de expresión.

El seleccionado de Alemania recurrió al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) por la decisión de la FIFA de prohibir el uso del brazalete arcoíris One Love en Qatar.

En ese contexto, Stefan Simon, portavoz de la Federación alemana de fútbol, reveló en declaraciones al diario Bill que ya han puesto en marcha acciones legales contra la FIFA tras su rechazo a que el capitán germano, Manuel Neuer, llevara el brazalete arcoíris.

“Queremos aclarar si su procedimiento es realmente legítimo”, destacó Simon, ante los reproches del organismo que preside Gianni Infantino que aseguró que llevar ese brazalete sería similar al de llevar «uno político”.

Las selecciones de Inglaterra, Gales, Bélgica, Dinamarca, Países Bajos, Alemania y Suiza se vieron obligadas esta semana a renunciar a portar el distintivo tras las amenazas que la FIFA hizo a los capitanes de cada equipo.

En el comunicado conjunto que emitieron los siete países se informaba que la FIFA les aseguró que, en caso de portar el brazalete arcoíris, los futbolistas se podrían enfrentar a “sanciones deportivas”.

La iniciativa de las mencionadas selecciones y varios jugadores para protestar contra la discriminación del colectivo LGTBI en Qatar generó polémicas en la FIFA y ahora la decisión final la tiene el TAS.

La parte sur del glaciar Schneeferner, en los Alpes bávaros, se derritió a un ritmo acelerado durante este verano especialmente caluroso en Europa y perdió definitivamente su estatus de glaciar, anunció este lunes la Academia de Ciencias de Baviera.

El espesor del hielo ya no es ni siquiera de dos metros en muchos lugares y no llega a seis metros en los lugares más profundos, según las mediciones del radar de penetración terrestre realizadas en septiembre.

En 2018, seguía siendo de diez metros, dijo la academia en un comunicado, según un cable de AFP.

«Deducimos que el resto del hielo se habrá derretido por completo en uno o dos años», añadió.

«Al mismo tiempo, la superficie del glaciar se ha reducido a menos de una hectárea, que es aproximadamente la mitad de lo que era en 2018», señaló.

El gobierno regional había advertido hace dos años en un informe que los glaciares se estaban derritiendo más rápido de lo previsto y que el último podría desaparecer por completo en una década, mientras que las estimaciones anteriores fijaban la fecha fatídica en 2050.

«El cambio climático está afectando duramente a los glaciares de Baviera», había declarado entonces el ministro de Medio Ambiente local, Thorsten Glauber.

El derretimiento de los glaciares en los Alpes y en otros lugares del mundo, atribuido al calentamiento global, se sigue de cerca desde principios de la década de 2000.

Hace dos años, un estudio publicado en la revista Nature reveló que el rápido deshielo de los glaciares en los últimos 20 años contribuye a más del 20% del aumento del nivel del mar.

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció hoy el suministro de nuevas armas modernas a Ucrania en las próximas semanas, abogó por que su país asuma «una responsabilidad especial» en la ayuda militar que brinda a Kiev y prometió que ese apoyo se mantendrá «el tiempo que haga falta».

“En las próximas semanas y meses Ucrania recibirá de nosotros nuevas armas modernas, sistemas de defensa antiaérea, sistemas de radar, drones de inteligencia”, dijo el jefe de Gobierno durante una intervención en la Universidad Carolina de Praga.

El dirigente socialdemócrata defendió que las potencias occidentales organicen su apoyo a Kiev según un plan de trabajo “fiable y a largo plazo”, informó la agencia rusa de noticias Sputnik.

Scholz insistió en que, dentro de ese marco, imagina que “Alemania asumirá una responsabilidad especial a la hora de reforzar las capacidades de la artillería y la defensa antiaérea de Ucrania”.

“Nuestro objetivo es disponer de unas fuerzas armadas ucranianas modernas, capaces de defender su país de manera duradera”, insistió el canciller alemán, que impulsa más “planificación y coordinación” entre los aliados.

El canciller, acusado a menudo de tibieza en su política de apoyo militar a Ucrania, anunció recientemente que su país entregaría armamento nuevo a Kiev por valor de 500 millones de euros, incluyendo sistemas de defensa antiaérea Iris-T.

El 25 de octubre está prevista en Berlín una conferencia de expertos sobre la reconstrucción de Ucrania, en la que participará entre otros la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Numerosos países condenaron la invasión militar iniciada por Rusia el 24 de febrero en Ucrania.

Rusia argumenta que el Gobierno de Kiev venía cometiendo crímenes contra los habitantes de dos provincias rusoparlantes y orientales en la región del Donbass a las que, previamente, Moscú había reconocido como Estados independientes.

El reclamo del Kremlin incluye la violación por parte de Ucrania de los Acuerdos de Paz de Minsk, de 2014 y 2015, que obligaban a Kiev a darle a esas regiones -Lugansk y Donetsk, que en sendos referendos votaron por separarse de Ucrania- autonomía y posibilidades de elegir sus propias autoridades.

En abril pasado, Rusia envió notas de protesta a los países que suministran armas a Ucrania y su canciller, Serguei Lavrov, advirtió que cualquier cargamento con armas para Kiev se convertirá en un blanco legítimo para las Fuerzas Armadas rusas.

Paralelamente, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, comentó que los intentos de saturar a Ucrania de armamento no favorecen las conversaciones ruso-ucranianas y tendrán un efecto negativo.

El Gobierno de Alemania reimpuso hoy la obligación de usar tapabocas en ciertas circunstancias como parte de un nuevo paquete de medidas para hacer frente a un posible rebrote de coronavirus en el otoño o invierno europeo.

«Tenemos que prepararnos para una situación como la que presumiblemente puede producirse en otoño o invierno», dijo el ministro de Justicia, Karl Buschmann, después de que el gabinete aprobara las nuevas normas.

En declaraciones a la prensa, el ministro describió las medidas, que son de aplicación obligatoria en todas los estados federados del país, como «un buen protocolo, moderado y mesurado».

El ministro de Salud, Karl Lauterbach, por su parte, indicó que habría «una amplia gama de instrumentos» disponibles.

Los planes aprobados por el Ejecutivo prevén, entre otras cosas, la obligación de utilizar tapabocas FFP2 en los aviones y trenes de larga distancia.

En los hospitales y las residencias de ancianos, también en toda Alemania, será obligatorio el uso de barbijos y se exigirá una prueba negativa de coronavirus para el acceso.

Los estados federados también podrán imponer más requisitos a partir de octubre.

Entre ellos se incluye la obligatoriedad de las mascarillas en el transporte público y en zonas interiores de acceso público, informó la agencia de noticias alemana DPA.

Buschmann reconoció que muchos ciudadanos se preguntan: «¿No va a terminar todo esto?», pero justificó las nuevas medidas porque «el virus no ha desaparecido».

Básicamente, agregó, el Gobierno federal solo introduce normas más estrictas en las residencias geriátricas.

«Todo lo demás que prevemos son bases puramente legales, es decir, opciones a las que los estados federados pueden recurrir, pero no tienen que hacerlo» obligatoriamente, explicó.

Agregó que podría introducirse la obligatoriedad de protectores faciales en interiores, no obstante lo cual los estados federados tendrían la potestad de eximir a los recién vacunados o recuperados de una infección.

Si la pandemia lo hiciera necesario, las autoridades regionales podrían poner en marcha una segunda etapa.

Entonces, podría entrar en vigor la obligatoriedad de las mascarillas en interiores, pero sin excepciones, así como la de mantener la distancia interpersonal o la limitación de aforo en lugares cerrados.

«Espero que no tenga que aplicarse en su totalidad, pero debe ser posible utilizarla», refirió Lauterbach sobre la la normativa actualizada.

Por último, dejó claro «que no habrá más confinamientos ni cierres de escuelas», algo que Buschmann también subrayó.

Alemania, que en junio registró un fuerte aumento de contagios, suma 31.8 millones de casos y 147.000 muertes desde el inicio del flagelo en febrero de 2020, según los datos actualizados de la cartera sanitaria.

El presidente Alberto Fernández fue recibido por el canciller de Alemania, Olaf Scholz, en el complejo de Schloss Elmau, en Múnich, donde tendrá lugar la reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno del G7, el foro que nuclea a las economías más poderosas del mundo.

Luego de la recepción protocolar, el mandatario argentino Alberto Fernández formó parte de la tradicional foto de familia de los líderes del G7, para la cual fue ubicado entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro británico, Boris Johnson.

El presidente de la Nación mantendrá una serie de encuentro bilaterales y formará parte de las reuniones plenarias del foro político.

En tanto, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, que integra la comitiva oficial, destacó que «para Argentina es muy importante estar sentada en el G7», en declaraciones a Radio 10.

«Que Argentina esté sentada en esta mesa tiene que ser visto como un reconocimiento y como una enorme oportunidad a futuro», remarcó el titular de la Cámara baja.

Como parte de su participación en el G7, el presidente Fernández mantendrá a las 17.45 (hora de Alemania) una reunión bilateral con el primer ministro británico, Boris Johnson, un encuentro que concita especial atención luego de la reciente resolución del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas que instó a la reanudación de las negociaciones por la soberanía de las Islas Malvinas.

La reunión fue «solicitada por el Reino Unido». En la cumbre del G7, en tanto, se prevé un debate sobre los efectos de la guerra en Ucrania y la crisis alimentaria derivada de ese conflicto.

Miles de personas conmemoraron hoy en diversos lugares de Alemania el 77mo. aniversario de la liberación del nacionalsocialismo y el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, con la sombra de la guerra en Ucrania sobre muchos de los actos convocados, informó la prensa local.

En este contexto, el jefe del gobierno, el canciller federal Olaf Scholz, subrayó la responsabilidad histórica de Alemania de apoyar a Ucrania ante la invasión rusa y se mostró convencido de que Rusia no ganará la guerra.

«Hemos aprendido una lección central de la catastrófica historia de nuestro país entre 1933 y 1945; nunca más guerra, nunca más un genocidio, nunca más tiranía, defendemos la ley y la libertad, del lado de los atacados», enfatizó en un discurso televisado.

«Apoyamos a Ucrania en la lucha contra el agresor, Ucrania prevalecerá», remarcó, según la agencia de noticias alemana DPA.

También justificó el rumbo político adoptado en el conflicto y recordó que por primera vez en la historia del país se enviaron armas a una zona de guerra.

Pero aclaró: «Al mismo tiempo, no nos limitamos a hacer todo lo que unos y otros exigen en este momento», alegando que había jurado su cargo para evitar el daño al pueblo alemán.

En paralelo, solo en Berlín estaban programadas decenas de ceremonias y concentraciones conmemorativas por el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial.

La policía desplegó un gran contingente para prevenir posibles conflictos y hasta las primeras horas de la tarde no se habían reportado incidentes importantes.

Durante esta mañana, varios cientos de personas depositaron flores y homenajearon a los caídos en el monumento soviético del Parque Treptow de Berlín.

Muchas personas también acudieron pacíficamente esta mañana a otro monumento soviético, ubicado en el barrio de Mitte, donde colocaron coronas de flores, precisó un vocero policial, informó DPA.

La ministra de Interior, Nancy Faeser, que había anunciado previamente que se impediría que fuese glorificada la guerra en Ucrania, expresó que estaba «muy agradecida a la policía por el fuerte despliegue los días 8 y 9 de mayo para impedir acciones que glorifican la guerra de agresión rusa y los crímenes de guerra rusos», en declaraciones al grupo de medios RND.

En Berlín, la policía impuso algunas restricciones en 15 lugares conmemorativos, como la prohibición de enarbolar banderas rusas y ucranianas.

El embajador ucraniano, Andrij Melnyk, depositó una corona de flores en el monumento soviético del Tiergarten de Berlín en memoria de los soldados ucranianos muertos en la Segunda Guerra Mundial, donde también hubo arreglos florales de organismos oficiales y asistieron veteranos y miembros del ejército ucraniano.

Unas decenas de personas clamaron repetidamente «Melnyk fuera», durante la hora que duró la visita del embajador, y otros manifestantes respondieron con cánticos de apoyo en ucraniano.

A pesar de la prohibición de portar banderas, en Berlín se exhibieron algunas banderas ucranianas, incluso una de 25 metros de largo, o rojas con referencias soviéticas, y los policías intervinieron en varias oportunidades.

Si bien diplomáticos y veteranos de la Segunda Guerra Mundial estaban exentos de la disposición, la restricción fue criticada por Melnyk, asociaciones ucranianas y miembros de la oposición.

Por su parte, el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, describió la guerra en Ucrania como una «ruptura de época» que obliga a los europeos a tomar dolorosas decisiones.

Durante un congreso nacional de la federación de sindicatos alemanes DGB celebrado en Berlín, agregó: «Estábamos demasiado seguros de que la paz, la libertad y la prosperidad eran algo natural».

«Esta guerra nos deja brutalmente claro que debemos proteger y defender nuestra democracia, ¡interna y externamente!», exclamó.

«No se debe permitir que el nacionalismo, el odio a las naciones y la manía imperial dominen el futuro de Europa. Debemos evitarlo», manifestó sobre una de las lecciones que dejó el 8 de mayo de 1945, que marca un día de liberación y de recuerdo.

En Colonia, en el oeste de Alemania, miles de personas estaban convocadas a salir a la calle por la paz hoy por la tarde.

La asociación Cruz Azul-Amarilla inscribió a 10.000 participantes en una convocatoria de manifestación bajo el lema «Solidaridad con Ucrania» y se calcula que un millar de personas expresaron su apoyo a Rusia. Unos 150 motociclistas desfilaron por los alrededores de Colonia y en algunas motos se hicieron ondear banderas soviéticas.

El 9 de mayo, Rusia celebra tradicionalmente la victoria soviética sobre la Alemania nazi, por lo que se prevén más actos conmemorativos.

En su viaje oficial, el jefe de Estado se reunirá con los dos mandatarios y tendrá una ronda con empresarios para buscar un mayor nivel de inversiones en el país, así como también potenciar las exportaciones argentinas en esos mercados.

El presidente Alberto Fernández viaja este lunes a Europa para iniciar una breve gira por España y Alemania, donde se reunirá con los mandatarios de esos países y tendrá una ronda con empresarios para buscar un mayor nivel de inversiones en el país, así como también potenciar las exportaciones argentinas en esos mercados.

El Presidente partirá a las 17 de este lunes desde el aeropuerto de Ezeiza en un vuelo charter de Aerolíneas Argentinas, acompañado por el canciller Santiago Cafiero; la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca; y la portavoz Gabriela Cerruti, como parte de la comitiva confirmada hasta el momento.

Según informaron a Télam fuentes oficiales, el mandatario argentino concretará el martes un nuevo encuentro bilateral con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, quien estuvo en Buenos Aires en junio del año pasado; y también se encontrará con el rey Felipe VI.

En tanto, entre miércoles y jueves Alberto Fernández será recibido en Alemania por Olaf Scholz, el socialdemócrata que meses atrás reemplazó a Angela Merkel en el Gobierno germano.

La gira del jefe de Estado argentino se produce en momentos en que Europa se encuentra aún atravesada por las consecuencias de la guerra en Ucrania, por lo que el tema será un eje excluyente de las conversaciones que mantenga con las autoridades de esos países.

En esos países Fernández también tiene previsto encabezar una ronda de encuentros con empresarios en búsqueda de un mayor nivel de inversiones y de potenciar las exportaciones argentinas en esos mercados.

Además, como presidente pro-témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), el mandatario argentino tiene como meta alentar el diálogo con el bloque de la Unión Europea.

Atravesada por las complejas condiciones que deja la guerra, Argentina busca mostrarse también como una proveedora de alimentos y energía para el Viejo Continente.

El viaje fue confirmado el jueves pasado por Cerruti en su habitual ronda de prensa, donde precisó que el mandatario visitaría España y Alemania para reunirse “con jefes de Estado y con empresarios”.

La secretaria de Comunicación señaló que se trata de un “viaje que estaba programado” y sobre el que la Cancillería que encabeza Cafiero ultima por estas horas los detalles de la agenda oficial.

El presidente de Ucrania Volodimir Zelenski se pronunció en las redes sociales tras la decisión de su par ruso Vladimir Putin de invadir el país e indicó en su cuenta oficial que «Rusia atacó nuestro Estado en la mañana, como lo hizo la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial».

«Rusia atacó vilmente nuestro Estado en la mañana, como lo hizo la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. A día de hoy, nuestros países se encuentran en lados diferentes de la historia mundial. Rusia está en el camino del mal, pero Ucrania se defiende y no renunciará a su libertad, sin importar lo que piense Moscú», manifestó Zelenski.

Además, informó que Ucrania rompió relaciones diplomáticas con Rusia y pidió: «Para todos aquellos que aún no han perdido la conciencia en Rusia, es hora de salir a protestar contra la guerra con Ucrania. Daremos armas a cualquiera que quiera defender el país. Prepárate para apoyar a Ucrania en las plazas de nuestras ciudades».

«Levantaremos las sanciones a todos los ciudadanos de Ucrania que estén dispuestos a defender nuestro país como parte de la defensa territorial con las armas en la mano», escribió el mandatario ucraniano.