Tag

Comarca

Browsing

Una interesante iniciativa para ayudar a los vecinos afectados por los incendios en la Comarca Andina lanzó la CAI Solidaria. El objetivo es reunir la mayor cantidad posible de alimentos no perecederos y materiales de construcción para llevar a las familias afectadas por los siniestros.

La finalidad es ayudar a las familias de esa zona a reconstruir sus viviendas y lugares de trabajo. Las pérdidas en algunos casos fueron totales, con lo que están necesitando toda la ayuda posible para volver a levantar sus hogares.

Cuando se vive un incendio lo primero que te dan es ropa, y está bien, pero llega un momento que hay mucho de eso y se necesitan otras cosas para poder retomar su vida, su trabajo. Por eso la idea de reunir materiales y entre todos vamos a poder hacer una gran cruzada solidaria”.

¿Con qué se puede ayudar?

Al ser consultado con qué se puede ayudar, agregó: “estamos pidiendo como primordial materiales de construcción como clavos, alambre, cemento, ladrillos, chapas, maderas, tornillos, tarugos, tenazas, serruchos, guantes y botines de trabajo.

A ello se le suman colchones, camas, muebles, cocinas y termotanques. Les pedimos a las empresas petroleras caños tubing, ya que todo esto será utilizado para que aquellas familias afectadas por los incendios puedan reconstruir sus hogares”.

En este marco, manifestó que “el invierno se avecina y ellos deben levantar sus casas lo antes posible. Cabe destacar que todo lo reunido será entregado en mano, como lo hacemos habitualmente con la CAI Solidaria”.

“El viaje solidario está previsto concretarse a mediados o fines de abril. Cualquier duda o consulta comunicarse al teléfono 297-4354267”, finalizó Guerreiro.

 

El panorama es desolador por la angustiante realidad imperante después del paso de la tormenta de fuego, ocurrida el 9 de marzo, hace exactamente un mes. La desesperación personal y colectiva en la Comarca Andina es inconmensurable. Miles de cordilleranos siguen sin casa, sin luz, sin agua y -lo peor de todo- es que en el horizonte cercano se avecina otro crudo invierno patagónico al que nadie sabe cómo enfrentar habiendo perdido todo. No solamente el panorama actual es crítico: lo peor es la ausencia de futuro para una región que ya estaba olvidada y sufre la incertidumbre total en materia económica y social. Si el Estado -tanto el Nacional como el Provincial- no se toman en serio el problema e invierten todo lo que se necesita urgentemente en los próximos 45 días la bellísima Comarca Andina se transformará por muchos años en una zona de desastre y desolación difícilmente recuperable. Así como un ciprés tarda varias décadas en crecer, las generaciones actuales no volverán a ver lo que conocieron como un prodigio de la naturaleza.

Las penurias en la Comarca Andina Patagónica no se resolvieron obviamente con la inmensa solidaridad inmediata del pueblo o con los anuncios, muchos de ellos formales, que hicieron los gobernantes. El fuego destruyó mucho de lo material pero también parece haber derretido el futuro de una de las zonas más maravillosas que tiene Chubut y el país.

Hoy reina la desorganización en una especie de sálvese quien pueda y como pueda. Miles de personas y familias afectadas se las ingenian por su cuenta para encontrar algunas soluciones de transición hacia diferentes direcciones que les imponen los múltiples problemas a resolver.

Los más perjudicados se quedaron sin casa y perdieron todo, literalmente. No tienen un techo ni tampoco las cosas imprescindibles para sobrevivir. La solidaridad, como sucede siempre frente a las catástrofes, llegó casi de manera inmediata y hasta sobrepasó la cobertura de las necesidades urgentes. Hasta sobró ropa enviada desde distintos puntos del país y ahora se piensa en usarla entre medio de los miles de paredes que quedan por levantar. Lo que falta es otra cosa: una inversión medida en millones.

Los problemas de la Comarca van mucho más allá de lo que un pueblo solidario puede donar o lo que los voluntarios pueden ir a hacer con sus manos a la hora de limpiar el desastre o ayudar a levantar parte de lo devastado.

Reconstruir tras los incendios no es una tarea que pueda depender de la solidaridad, sino del Estado en sus diferentes niveles, porque desde lo personal ya es muy difícil vivir sin una catástrofe en un panorama de crisis agravado por el Coronavirus.

Solamente hay que imaginar lo trágico que puede ser intentar levantarse con la miseria, la inflación, los sueldos atrasados, sin trabajo o con ingresos que cada vez rinden menos a la hora de tan solo subsistir.

Lo que hace falta de manera imperiosa son viviendas e infraestructura para recomponer y mejorar los raquíticos servicios públicos que había desde antes del incendio y que ahora están desaparecidos.

Las casas de emergencia pueden ayudar para encontrar un techo para dormir, pero se viene el invierno y vaya a saber si alguien puede subsistir en un container enfrentando crudo frío, las lluvias y las nevadas de un invierno que está por llegar y se extenderá por varios meses. Ni qué hablar de lo que implica intentar pasar no uno, sino varios inviernos en una casilla de chapa.

Son más de 500 las casas afectadas, 392 de maneta total y 102 parcial, aunque cálculos no oficiales llevan el número hasta las 1000 viviendas. Por eso, no alcanza para encarar las soluciones de fondo con las viviendas modulares. Con ellas se logrará tener un techo, pero jamás una vivienda digna. Para tener un panorama justo basta preguntarle a los comodorenses que también perdieron todo y cuatro años después siguen alquilando por su propia cuenta e inclusive intentan subsistir en un trailer.

Concretar las obras de infraestructura del tendido eléctrico, plantar postes y cables que lleven la luz e internet parece una misión casi imposible cuando el Estado se muestra paquidérmico en sus movimientos. Además, hace falta imperiosamente el aprovisionamiento de redes de agua potable y cloacas para que la higiene sea una tarea cumplida en el devenir de lo cotidiano en tiempos de pandemia.

Fuente: El Extremo del Sur

La reunión entre funcionarios provinciales y los sindicatos de la Educación volvió a quedar trunca en la jornada de hoy. Los gremios reclamaron el pago de los rangos 3 y 4 correspondientes a marzo, pero el Gobierno provincial respondió que no está saldando la deuda de docentes porque se encuentra «atendiendo la emergencia ígnea» en la Comarca Andina Patagónica. Tampoco hubo solución al pedido de apertura de paritarias.

Gusto a fracaso tuvo nuevamente el encuentro entre los representantes del Gobierno provincial y los sindicatos docentes de Chubut que se llevó a cabo hoy en Rawson. Participaron las organizaciones sindicales, el ministro de Economía (Oscar Antonena), el ministro de Gobierno (José Grazzini) y la ministra de Educación (Florencia Perata).

La reunión había quedado postergada de la semana pasada por la ausencia de Grazzini y Antonena, pero su presencia en el cónclave de hoy tampoco sirvió para encontrar soluciones al reclamo docente sobre los salarios adeudados y la apertura de paritarias para los años 2020 y 2021.

Cuando los sindicalistas hicieron sus planteos, la respuesta oficial en boca de Grazzini fue que «se debieron afectar recursos económicos propios de la Provincia a los gastos de la emergencia ígnea, postergando de esta manera la solución de las otras cuestiones».

En ese marco, el ministro de Gobierno agregó que «se esta trabajando en una propuesta integral para activos y pasivos, una vez concluido el plan estratégico de la reconstrucción de la Comarca».

Tras solicitarle a los sindicatos un plazo hasta el 21 de abril para hacer algún anuncio vinculado a la apertura de paritarias, el ministro Antonena expresó que «como consecuencia de los incendios, hoy se suma la reconstrucción de la infraestructura eléctrica y agua»; para luego agregar que «se están llevando adelante negociaciones con el Gobierno nacional para que permita un instrumento económico que aporte solución».

De los dichos de Antonena se desprende que se estaría solicitando una autorización para un nuevo endeudamiento que permita pagar los salarios atrasados a docentes, el resto de los estatales y los jubilados provinciales.

Vecinos de la Comarca Andina se juntaron para presentar un recurso de amparo pidiendo por la vuelta de los servicios básicos a la zona de desastre.

Pasados ya 25 días, remarcan que aún no tienen respuestas por parte de los organismos de servicios públicos, que han aparecido en la zona para hacer ‘relevamientos’, pero la solución aún no llegó,

En este sentido, en las últimas horas se autoconvocaron en el marco de una junta de firmas con el fin de presentarse ante la Justicia, exigiendo respuestas concretas a las autoridades municipales y provinciales.

La abogada de El Hoyo al frente del amparo de los vecinos, Susana Monti, explicó el alcance de la iniciativa a El Diario, y sostuvo que «estamos viendo de que, por medio del Poder Judicial y entre los vecinos, los servicios lleguen a la gente que hace más de 25 días está sin luz ni agua».

Ya se reunieron más de cien firmas en la zona

En este sentido, María Amelia, vecina de El Hoyo, remarcó que «hay gente insulino-dependiente que tiene que llevar la insulina a la carnicería para que la conserven».

!Se prendió fuego todo, ¿qué están esperando?», se preguntó Rodolfo Lombardelli, residente de El Hoyo, quien recalcó que «alguien tiene que dar explicaciones de lo que pasó, con tres muertes y pareciendo como si nadie investigara nada».

Por su parte, Mario Fernández, el vecino de Las Golondrinas que comenzó a reunir firmas para presentar el recurso de amparo, remarcó que «aquí el Estado somos los vecinos que nos movemos. Esto que nos pasó era una catástrofe, la crónica de una muerte anunciada, cualquiera sabía que iba a pasar en algún momento».

Así lo manifestó el médico Matías Schudel, quien habló de la situación habitacional que padecen los habitante que sufrieron los incendios en La Cordillera. «El panorama es desesperante», destacó el profesional.

Matías Schudel, médico de El Hoyo, participó en Tarde Para Miles y habló de la situación que atraviesan los habitantes que quedaron a la deriva luego de que los incendios consumieran sus viviendas.

En sus declaraciones a La Cien Punto Uno, Schudel señaló que la situación es «desesperante, los niños tienen pesadillas, personas mayores que se sienten sin espíritu para retomar. Es muy duro todo», sentenció.

El médico rural señaló que, más allá de la tragedia, la situación en Salud es crítica. «En una provincia muy golpeada económicamente y con las instituciones publicas achicadas en todos sus aspectos, en insumos, funcionamiento, personal», sostuvo en primer lugar el médico rural que actualmente está trabajando en la zona del desastre.

«Lo que veíamos mas allá de toda la destrucción es un daño muy grande a la Salud. No cualquiera está en Salud, hay que tener vocación y eso está destruido por mucho roce interno, por trabajar en condiciones precarias. Todo está oxidado», graficó Schudel.

Sobre esta misma línea, Matías sostuvo que el desgaste en el personal de salud comenzó con la asunción de Arcioni, «donde prometió cosas que no cumplió, desde prometer un funcionamiento de las instituciones y comenzar con el achique».

«Cuando renuncia uno, no se repone el puesto; cuando alguien es trasladado ese puesto no se repone. Con lo que tenés, hay que hacer el mismo trabajo», continuó el médico.

Respecto al impacto de las afectados, Matías Schudel sostuvo, «el panorama es desesperante, se ve en todos los estados, en niños con pesadillas, personas mayores que se sienten sin el espíritu de retomar. Los jóvenes fueron muy golpeados, mucha decepción, se dan cuenta que no tienen forma de salir adelante».

«Uno de nuestros reclamos fue ir a lo básico, volvamos a tener luz y agua. Ayudar a la gente a hacer un baño. Lo que necesitamos es madera, nylon, clavos», planteó el profesional en La Cien Punto Uno.

«Vino el Presidente y participó en una reunión con Arcioni, preguntó si estaban los terrenos para reubicar a los afectados», comentó Matías, sin embargo dejó en claro que «hasta ahora se vio una especie de relevamiento».

Finalmente, el médico de El Hoyo expresó, «el reclamo de la gente es que se necesitan respuestas ya». Y sentenció, «no hay una respuesta concreta, no está la solución tangible, está en el aire».

El intendente Héctor Cano Ingram, junto a sus pares de la comarca se encuentra en Buenos Aires para realizar gestiones en conjunto y en particular para Trevelin. Lo acompaña el diputado nacional Santiago Igon.

El intendente mantuvo encuentros con los ministros de Obras Públicas, Ambiente, Turismo y Desarrollo Social, así como funcionarias de PAMI y ANSES.

En su segunda jornada en Buenos Aires, Héctor Ingram mantuvo junto a sus pares de la comarca andina, una serie de encuentros que fueron aprovechados por el Jefe Comunal para avanzar en gestiones ya iniciadas o darle impulso a nuevas presentaciones.

Los encuentros de la jornada de hoy fueron con Matías Lammens, ministro de Deporte y Turismo de la Nación; Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas; Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social.

La agenda se completó con encuentros con las titulares de PAMI, Luana Volnovich y de ANSES Fernanda Raverta. “Fueron reuniones muy positivas porque por un lado está la asistencia a los vecinos afectados por los incendios en el Paralelo 42.

Pero algunas de las acciones o programas que el gobierno de Alberto Fernández ha decidido implementar, con una fuerte inversión, van a tener un alcance también a Trevelin para dar respuestas a necesidades que si bien no son de la emergencia, si requieren urgentes soluciones”, adelantó Ingram.

Maximiliano Soto, Federico Funez y Pablo Pereira de Trelew formaron parte del grupo de jóvenes que viajaron a la Comarca Andina y que partieron desde Rawson el viernes 19, con el objetivo de ayudar en la reconstrucción de viviendas en los parajes donde se perdió todo.

Ellos respondieron a la convocatoria efectuada a través del Facebook y, luego de estar seis días en Eco Aldea, del paraje Las Golondrinas, retornaron a Trelew con la intención de seguir recaudando materiales y herramientas para volver y seguir ayudando.

Soto, Funez y Pereira forman parte del grupo «Héroes sin nombre» y si bien viajaron respondiendo a la convocatoria de los jóvenes rawsenses, llegaron a la redacción de EL CHUBUT y dejaron en claro que las cuadrillas que están organizando ahora son de Trelew y que volverán a la Comarca por su cuenta.

 

«NO FUE FACIL ESTAR ALLA»

En seis días, en la cuadrilla de 7 personas de la que formaron parte en la Comarca «pudimos levantar una cabaña. Luego nos volvimos, pero queremos volver una vez que juntemos materiales y podamos trasladarlos», dijeron.

«No fue fácil estar allá, todos fuimos instalados en carpas dentro de un predio. Al no haber servicios, estuvimos incomunicados y durmiendo en colchones de cenizas; al igual que la gente que perdió todo. Ahora comienza el frío y hay que seguir trabajando.

Nosotros nos volvimos, porque no había materiales y no se hicieron las cosas en forma organizada. Vamos a volver allá, esperamos este fin de semana, para ayudar a construir una vez que tengamos los materiales y herramientas, además conseguimos lugar en donde quedarnos mientras hagamos nuestro trabajo», explicaron.

Y para diferenciarse de otros grupos, aclararon que forman parte del grupo «Héroes sin nombre».

MAS DONACIONES

«Nosotros somos albañiles, especializados en durlock, carpintería y pintura», señalaron, para indicar que varios voluntarios retornaron y no van a volver a la Comarca, pero ellos sí porque asumieron el compromiso con los vecinos de Eco Aldea de seguir ayudando y acompañando en el proceso de reconstrucción.

«Pensamos volver el sábado. Necesitamos de todo: materiales, herramientas, mamelucos, botines de trabajo y para llevar ropa de abrigo y alimentos para los vecinos de allá», indicaron para señalar que ya consiguieron un camión que llevará lo que necesiten, cuentan con depósitos para juntar los elementos acá en Trelew y están necesitando ayuda para viajar, previendo volver para la Comarca este fin de semana.

Mientras estuvieron en Lago Puelo, dijeron, «ninguna autoridad del Municipio se acercó a ver qué se necesitaba. Todo el grupo de arregló como pudo, se nos hizo dificultosa la estadía, todos dormimos en carpa después de trabajar duro. Y la gente que perdió todo nos ayudaba, pero ellos tampoco pueden ayudar y dar refugio a 10 persona o más… sólo nos ayudó la iglesia Bethel, de Lago Puelo».

Las donaciones las están recibiendo en Mitre Norte 263 entre Costa Rica y Nicaragua y en Costa Rica 325 entre Mitre y Pasaje San Luis del barrio Oeste; y al teléfono (0280) 154-681732, sólo llamadas, para ir a retirar lo que se necesite.

Intendentes de la Comarca Andina chubutense se reunieron hoy en Casa Rosada con funcionarios y funcionarias del Ministerio del Interior de la Nación y otros dirigentes del Gobierno Nacional para planificar en conjunto la reconstrucción de los pueblos tras el incendio.

Del encuentro, encabezado por el ministro del Interior Pedro “Wado” De Pedro, participó el intendente de El Hoyo, Pol Huisman y sus pares de Lago Puelo, Epuyén, El Maitén, Cholila y Trevelin; como también el subsecretario de Relaciones Municipales, Pablo “Tato” Giles, el diputado Santiago Igón y el titular de la PSA, José Glinski.

A lo largo de una extensa reunión, los funcionarios dialogaron sobre la necesidad urgente de resolver el problema de los servicios públicos en la zona, cuya deficiencia estructural está relacionada con la falta de respuestas del Gobierno Provincial, según coincidieron los jefes comunales.

También avanzaron en la concreción del plan de viviendas para paliar la situación de quienes perdieron todo en el incendio y en programas para la recuperación del sector productivo.

Además, conversaron sobre políticas públicas como la planificación territorial, que, una vez puestas en marcha, evitarán nuevas catástrofes de este tipo.

En la reunión, el ministro De Pedro también estuvo acompañado por la secretaría de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis; la directora de Capacitación Municipal, Sofía Castellano; subsecretaria de Asuntos Políticos del Ministerio, Victoria Tesoriero y el director Nacional de Relación con los Municipios, Joaquín Bezi.

Continúa el operativo de control del fuego en el incendio Las Golondrinas que sigue con actividad principalmente en sectores de difícil acceso en el cañadón del arroyo La Catarata, en el arroyo El Pedregoso, en la Cantera y en Puesto del Medio.

Continúa el operativo de control del fuego en el incendio Las Golondrinas que sigue con actividad principalmente en sectores de difícil acceso en el cañadón del arroyo La Catarata, en el arroyo El Pedregoso, en la Cantera y en Puesto del Medio.

El humo se mantiene en el área sin circulación debido a que un centro de alta presión afecta la región, limitando la posibilidad de trabajo con medios aéreos. Este domingo, 52 combatientes trabajaron en la detección y el enfriamiento de puntos calientes con herramientas manuales, equipos de agua y el apoyo de camionetas equipadas y un helicóptero con helibalde.

Los combatientes pertenecen al SPMF, a brigadas del SNMF de Patagonia y NOA, y a parques nacionales. Colaboran el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, el Servicio Meteorológico Nacional, la Dirección de Defensa Civil de Chubut, la Policía de Chubut, la Agencia Provincial de Seguridad Vial, el Ejército Nacional, bomberos voluntarios de El Hoyo, los hospitales de El Hoyo, Lago Puelo y El Bolsón, los municipios de El Hoyo y Lago Puelo, y la Escuela N° 81.

El Boquete

El incendio El Boquete está siendo monitoreado para realizar tareas de control sobre puntos calientes, ayer registraba poca actividad.

Cañadón de las Vacas

El incendio “Cañadón de las Vacas”, cercano a Atilio Viglione y a Río Pico, se encuentra activo en un área sin camino de acceso que de acuerdo a las últimas estimaciones alcanza las 33 hectáreas. Combatientes del SPMF lograron circunscribir la mayor parte del incendio; hoy trabaja una cuadrilla de las bases de Río Pico y Río Senguer con herramientas manuales en el enfriamiento de puntos calientes y en la construcción de fajas alrededor de un foco en el que se observa actividad. Colaboran el SNMF, el SMN, la municipalidad de Río Pico y la asociación de bomberos voluntarios de la comuna Atilio Viglione.

Así definió el senador Alfredo Luenzo a la etapa de reconstrucción que atraviesa la Comarca tras los incendios. Hubo movilizaciones por falta de luz y detalló que hay solo cinco operarios trabajando para restablecer el servicio en toda la zona, trabajadores con salarios caídos. Pidió compromiso al gobernador Mariano Arcioni.

«Le pedí al gobernador Arcioni que instrumente todos los medios al alcance para dotar a Servicios Públicos de un plantel de operarios para solucionar el tema de la energía eléctrica, tenemos postes tirados, redes eléctricas caídas. Hay cinco trabajadores recuperando toda la comarca, trabajando a reglamento, con salarios caídos es una decisión de carácter político», dijo Luenzo en diálogo con La Posta Radio.

En este orden relató: «ayer hubo una manifestación en El Hoyo porque hay familias sin agua, es muy difícil recuperar toda la trama de la energía eléctrica, es una situación delicada, más allá del enorme esfuerzo que hacen los intendentes se necesita un compromiso mayor del gobierno de la provincia, hay muchas empresas contratistas en Comodoro que podrían sumar y dar una mano a lo que esta necesitando la Comarca. Tenemos muchos planteles con una capacidad extraordinaria, hay que trabajar todos juntos para salir lo más rápido posible. Lo que no se hace ahora, luego tardará el doble o el triple, le tengo miedo a la reconstrucción porque se han asumido compromisos con plazos y lo peor es no cumplir, hay que tener cuidado porque no se puede jugar con las expectativas de la gente. De otro modo, todo lo que se pueda hacer con intendentes y ministros del gobierno provincia, que lo reconocemos porque están a disposición acá en la Comarca. Hablamos de dar respuesta extraordinaria en una situación extraordinaria».

En cuanto, al esfuerzo puesto por Nación recordó que se invirtieron «700 millones de pesos hasta el momento, realmente el trabajo que están haciendo es encomiable, pero nos faltan algunos factores, no podemos con cinco personas reconstruir las redes eléctricas ahí hay algo que esta fallando, porque avanzado el invierno va a ser más difícil solucionar los problemas».